Lingüística

Gramática española. Lenguaje. Morfología y Sintaxis. Morfemas. Unidades funcionales. Estructura sintáctica de la oración. Categorías léxicas. Pragmática. Coherencia y cohesión. Sustitución. Teoría de la relevancia. Cortesía. Metáfora

  • Enviado por: Takekualpimpon
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 139 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Tema 1: EL LENGUAJE Y LAS LENGUAS

1.1. LENGUAJE, LENGUA Y HABLA. DELIMITACIÓN DE CONCEPTOS. TEORÍAS Y CRÍTICAS.

Lenguaje: capacidad propia de los seres para comunicarse por medio de signos orales o escritos.

Lengua: sistema de signos que emplean los seres humanos para materializar (hacer física) esa capacidad general que es el lenguaje. Por tanto, es común a todos los miembros de una misma comunidad lingüística.

Habla: materialización individual, espontánea y concreta de una lengua.

*La Real Academia de la Lengua Española fue fundada en 1713 y la primera Gramática realizada en 1771. El director actual de ésta es Víctor García de la Concha. El último integrante de ésta: Arturo Pérez Reverte.

DISTINTAS CONCEPCIONES:

Fernando Lázaro Carreter (antiguo director y actual miembro de la RAE)

Tiene la siguiente versión sobre “lenguaje”:

“Facultad que el hombre posee de poder comunicar sus propios pensamientos”.

Welte

Expone que el “lenguaje” es un fenómeno extremadamente complejo y pluridimensional que se puede analizar atendiendo a :

1. Sus funciones: -Comunicativa (la primordial)

-Social (introducirnos en la sociedad y hacernos partícipes de ella)

2. Estructura interna: -Morfológica

-Sintáctica, etc.

3. Manifestaciones materiales

F. de Saussure

Su obra destacada se titula “Curso de Lingüística General” (1916). Este individuo tiene un enfoque estructural sociolingüístico que responde al siguiente esquema:

-Langue (Lengua) De su suma resulta

-Parole (Habla) le langage

-Langage (Lenguaje)

Manifiesta que “el lenguaje tomado en su conjunto es multiforme y heteróclito (irregular) a caballo en diferentes dominios, a la vez que físico, fisiológico y psíquico, y pertenece tanto al dominio individual como al social”.

L. Bloomfield (fiel seguidor de Saussure en E.E.U.U, introductor de sus teorías allí).

Su principal obra es “Lenguaje” (1933).

Entiende el lenguaje como “un sistema de hábitos observables como entramado de asociaciones, estímulos, respuestas.” Es por tanto cuestión de hábitos, de entrenamiento.

El punto de vista de este autor es mecanicista, behavionista (behaviour: conducta, comportamiento).

K.Bïhler

Entiende el lenguaje como “un conjunto de instrumentos empleado por un emisor para comunicar a un receptor algo acerca de un objeto o estado de cosas”.

L.Weisgerber

Este autor que está en la línea de un enfoque idealista energético (energético por su concepción dinámica). Expone que el lenguaje hay que entenderlo en función de su esencia, de lo que es más profundamente y no de su uso. Aplica este ejemplo de que tan falsa es la opinión de que el lenguaje es un elemento que sirve para comunicarnos como que el agua es un elemento que sirve para ducharnos.

Se relaciona con la dicotomía planteada por W. von Humboldt, siendo este último de enfoque idealista (corriente de finales del S. XIX).

W. Von Humboldt

Parte de su obra, como hemos comentado antes, se adscribe al idealismo.

Plantea una dicotomía entre ergon y energeia. Mantiene que el lenguaje no es ergon o producto y estático por lo tanto, sino energeia, productividad. En este sentido es como decía Weisgerber que había que estudiar la esencia propia del lenguaje para su mejor entendimiento.

Para él el lenguaje es algo versátil, muy dinámico, en continuo movimiento, de ahí que nosotros no hablemos como lo hacían nuestros padres. Mantiene que una lengua también nace, se reproduce y muere.

Chomsky

Desde su enfoque matemático formal, manifiesta que el lenguaje es algo innato. Su corriente ideológica es el generativismo.

Su programa expone lo siguiente:

“Una lengua es un conjunto de cadenas de símbolos que pueden ser generadas por un determinado algoritmo gramatical (concebido como sistema de reglas formales) a partir de un alfabeto finito dado. Análogamente el conjunto de “oraciones” de cualquiera de los sistemas formalizados de las matemáticas puede ser considerado como la lengua”.

Sus primeros estudios son matemáticos y aborda el lenguaje con las matemáticas, por esto compara la lengua con el álgebra y la oración con la ecuación de éste. Establece unas reglas básicas gramaticales:

-Frase: (SN+SV)

-SN (Det) + N + (Ady) Algoritmo gramatical

-SV…

-S Prep…

Podemos construir a partir de un conjunto finito de fórmulas y de letras cuantos textos y oraciones persigamos y queramos.

1.2. DIMENSIONES DEL LENGUAJE:

El lenguaje lo podemos estudiar en sentido genérico desde dos perspectivas:

1. Social: se necesitan al menos dos personas para que se produzca un proceso de comunicación.

2. Individual: el lenguaje está relacionado con cuestiones de dos tipos:

-Biológico: aparato fonador por ejemplo para producir el sonido.

-Psicológico: estructura mental correcta para poder producir un enunciado.

Eugenio Coseriu

Señala que hay más de dos dimensiones desde las que se puede estudiar el lenguaje; señala 3 planos:

-Plano universal.................se relaciona con...................el lenguaje (capacidad innata del ser humano).

-Plano histórico.................se relaciona con....................la lengua (sistema de comunicación que empleamos).

-Plano individual...............se relaciona con....................el habla (esa lengua que hemos recogido históricamente la podemos materializar de manera individual).

En relación de planos con diferentes tipos de saber:

-Plano universal...........................saber elocucional (elementos generales que todos compartimos).

-Plano histórico............................saber idiomático

-Plano individual..........................saber expresivo

Pongamos algunos ejemplos:

1) Ejemplo : “Los cinco continentes son 4: Europa, Asia y África.

Comentario: es una oración incoherente que ataca directamente al saber elocucional. Hay elementos de carácter general que todos comprendemos.

2) Ejemplo: “Est-ce que tu peux fermer la porte?”

Comentario: la oración ataca claramente al saber idiomático aunque desde el saber expresivo sea correcta.

3) Ejemplo: “Buenas noches” (si nos encontramos en un horario de mañana)

Comentario: desde el punto de vista elocucional estaría bien formulada la oración pues hay un saludo ejecutado educadamente. Sin embargo afecta al saber individual puesto que es el individuo quien confunde franjas horarias.

1.3. EL ORIGEN DEL LENGUAJE. (Artículo)

1.4 EL SIGNO LINGÜÍSTICO. TEORÍAS.

Es una unidad que está formada por una serie de elementos que se escogen y combinan de forma distinta dependiendo del autor y la teoría que los trate.

+ material - material

Representante 1 2

Representado 3 4

Cuadro didáctico o metodológico

• Representante material 1: se refiere al sonido, elemento material o fónico, lo que oímos.

• Representante no material 2 (lo introdujo Saussure a la teoría del signo lingüístico y lo tratan tanto el como sus seguidores): se refiere a la huella psicológica que queda en nuestra mente una vez pronunciada la palabra, es de carácter sincrónico.

• Representado material 3: nos refiere a la cosa, el objeto que representa el signo o la palabra concreta.

• Representado no material 4: el concepto.

A lo largo de la historia ha habido diversas teorías que combinaban algunos de los elementos del cuadro anteriormente expuesto:

TEORÍAS CLÁSICAS: PLATON Y ARISTÓTELES.

ð PLATÓN: postula que el signo lingüístico es la unión de un nombre (1, unidades fónicas, representante material) más un objeto (3, representante material). Su teoría era, por lo tanto, plenamente material, quizás excesivamente material.

ð ARISTÓTELES: el signo lingüístico para el es la unión de un nombre (1, unidades fónicas, representante material) y un concepto, lo que entendemos por unidad mental (4, representante no material). El trataba al signo con una realidad biplánica, material y no material.

TEORÍAS TRIANGULARES.

A partir de los estoicos el concepto de signo ya no va a ser biplánico sino que van a comenzar las teorías triangulares del signo lingüístico. Señalan que este está compuesto por tres elementos:

- Lo significado (4, el concepto).

- Lo que significa (1, el sonido o unidad fónica).

- El objeto (3).

La tradición estoica nos llega a través de San Agustín que también tiene esta concepción triangular, aunque el le da nombres distintos a estos elementos.

1: VERBUM

(palabra, nombre)

3: RES 4: DICIBILE

(cosa) (concepto)

A estas teorías triangulares se les puede criticar el hecho de que incorporan un objeto extralingüístico a la ciencia de la lingüística: la “cosa”, el elemento 3. Este pertenece a la realidad extralingüística, cierto que los signos representan esta realidad, pero este elemento no es necesario para el establecimiento de la teoría lingüística.

Por lo tanto esta teoría tiene posibles fallos que hay que superar con otras teorías.

S. XX: SAUSSURE, su obra “Curso de lingüística general” (1916) contiene un capítulo sobre el signo lingüístico.

“El signo lingüístico une no un nombre y una cosa sino un concepto y una imagen acústica. Esta última no es un sonido material, cosa puramente física, sino la huella psicológica de este sonido.”

Decía por lo tanto que el signo lingüístico era la unión de los elementos 2 (huella psicológica, que no imagen acústica, ya que si no parecería “nombre”, de ahí que el se refiera a significante y significado) y el 4 (que es el concepto).

La teoría Saussureana tiene características que han trascendido:

1. El descubrimiento del cuarto elemento (2, huella psicológica del sonido).

2. La marginación del nombre y la cosa (elementos materiales) definiendo el signo como la unión de dos entidades mentales, no materiales. Él señala que no se pueden mezclar realidad material y no material, ya que en la mente no puede haber otra naturaleza que no sea la mental.

(Estas dos características son exageradamente no materiales).

3. La relación que existe entre el significante y el significado es solidaria, el autor ponía el ejemplo de un folio con dos caras, no se puede romper una sin partir la otra, están íntimamente ligadas (quizás este fue un fallo mal interpretado por otros autores). Además es una realidad biunívoca, es decir, existe un significante para cada significado y viceversa, lo cual hoy en día es rechazado totalmente por fenómenos como la polisemia o la homonimia.

TEORÍA DE L. HJELMSLEV.

Radicalizó la teoría del signo de Saussure. Contempla dos teorías, una más conocida que la otra. Las dos consideran correcta la de Saussure pero señala que habría que matizar algunos puntos.

A) Considera Ste imagen acústica + imagen gramatical

Sdo Significado

Es decir, considera que el significante como imagen acústica no es suficiente, hay que añadir una visión gramatical. Según él el ser humano tiene una información gramatical “innata” (aunque podríamos señalar que lo innato del ser humano es su capacidad para el lenguaje, no posee información gramatical de una lengua porque perfectamente podría aprender otra que no sea la que poseen sus progenitores), aunque él quizás se refiere a las personas que ya poseen una lengua y construyen el signo lingüístico de ésta según unas determinadas reglas gramaticales.

SUSTANCIA

FORMA

FORMA

SUSTANCIA

Plano de la EXPRESIÓN

B) Ste Signo ling.

Sdo con realidad Plano del CONTENIDO

biplánica

Señala que la lingüística se deberá dedicar al estudio no del significante-significado sin más, sino a la relación entre la forma en el plano del contenido y a la forma en el plano de la expresión (lo rojo).

La SUSTANCIA en el plano de la expresión es común a todas las lenguas, es el conjunto de elementos fónicos o la entidad fónica que todos compartimos. Esa masa fónica cada lengua la estructura y combina los elementos escogiendo fonemas, según lo que quiera expresar (FORMA) puesto que cada una pertenecerá a un contexto socio-cultural-geográfico distinto.

¿Por qué? Pues porque cada lengua ve la realidad y organiza su concepto de ella también de forma distinta. Todos partimos de una base común sobre los conceptos de la realidad (SUSTANCIA), pero los organizamos de forma distinta (FORMA).

A la relación entre la forma es a lo que se tiene que dedicar la lingüística.

CONCEPCIONES TRIANGULARES DEL SIGNO (S. XX)

Las concepciones de C. K. Orden y I. A. Richards y ST. Ullmann (1 y 2) son muy similares a la de los estoicos y san Agustín:

- Pensamiento o significado.

- Símbolo o significante.

- Referente u objeto.

La tercera concepción de Kurt Baldinger cambia el uno por el dos, el nuevo elemento que introdujo Saussure al signo lingüístico.

Klaus Heger es discípulo del anterior y respetó muchísimo, quizás demasiado aunque no considera adecuada su teoría triangular por dos razones:

1. No explican convenientemente uno de los principios básicos de Saussure, “el principio o correlación de consustancialidad cuantitativa”, que postula la existencia de un significado para cada significante y viceversa, implicando una relación muy íntima entre ellos. Este principio se ve roto por dos hechos:

o Los fenómenos de:

ð Sinonimia, es decir la existencia un significado para más de un significante.

ð Homonimia: un significante para uno o más significados.

2. Porque existen dos disciplinas que explican la relación entre significado y significante:

- Onomasiología: disciplina que estudia las relaciones que van del significado al significante (codificación).

- Semanología: estudia las relaciones que van del significante al significado (decodificación o proceso por el que percibo el significante y llego al significado.

Tal y como está formulado el principio de Saussure a lo único que puede llegarse es a una única disciplina.

Estas razones son la base de por qué Heder plantea una nueva teoría del signo, quiere introducir estos fenómenos y seguir dando cabida al principio o correlación de consustancialidad cuantitativa, puesto que el entiende que la teoría de Saussure es acertada, tan sólo hay que matizarla (fue exageradamente rígido).

La diferencia entre la teoría de Saussure y de Heger es que éste último desdobla el vértice superior, el significado, puesto que cree que hay que perfeccionarlo.

Para Heger el significado es la conjunción de todas las acepciones o sentidos a los que un significante puede estar asociado. Así el significado sigue siendo único, independientemente de las partes que tenga, salvando así el principio de Saussure. Éste se divide en tres: significado,

- Semema: es la variante combinatoria del significado, es decir, cada una de las acepciones de las que este se compone.

- Noema o sema: es la conceptualización de la realidad con independencia de su formulación en lenguas concretas.

El significado y el semema son elementos lingüísticos mientras que el noema o sema es un elemento extralingüístico que tan sólo se relaciona con los dos anteriores. Cuando yo tengo un significado lo asocio a un determinado semema y pienso en un objeto que tiene unas determinadas características que lo diferencian de otros, eso es el noema, la referencia a la realidad.

Cada uno de los sememas de Heger son el significado en Saussure. (posible pregunta: diferencia entre el significado de Heger y Saussure)

Ejemplo: “bote”

- “recipiente” (semema)

- “tipo de embarcación” (semema)

- “acción o efecto de botar” (semema)

Una crítica a esta teoría pueden ser: ¿Quién me dice que no hay más sememas?, su búsqueda la hacemos de manera intuitiva, por lo que prácticamente esta teoría no puede aplicarse.

Intentando salvar la teoría de Saussure, Heger hizo una nueva sin darse cuenta.

1.5. LENGUA Y USO

Podemos estudiar el lenguaje bajo dos puntos de vista, como unidad (lengua) y como diversidad (habla).

1. F. DE SAUSSURE: lengua/habla

La lengua es única para toda una comunidad de hablantes, de ahí que represente la unidad.

La materialización del sistema abstracto que es la lengua es el habla, por lo tanto, es individual, concreta y espontánea. De ahí que esta represente la diversidad.

2. E. COSERIU (I): sistema/norma/habla.

Plantea el mismo sistema sausseriano pero nos habla de tricotomía en vez de dicotomía:

- Sistema.

- Norma.

- Habla. Habla

Abstracción diversidad

Concreción unidad

El habla es aquello que podemos observar, es individual (como ya decía Saussure). Si nosotros a este sistema individual, a este conjunto de unidades, le quitamos todo lo espontáneo e individual surge la norma, la cual comparten un conjunto de personas. Todos compartimos este esqueleto que es la norma y que por ejemplo en la lengua española lo regula la RAE.

Si a este esqueleto que es la lengua le quito lo individual me quedará un sistema. Por ejemplo en el territorio español podemos coger la norma andaluza que será distinta a la toledana, pero quitándole sus particularidades podemos llegar incluso a los rasgos básicos del español, lo cual sería el sistema.

También podemos realizar el proceso inverso particularizando hasta llegar al habla de cada individuo.

Un ejemplo, choferesa no está dentro de la norma y por lo tanto, esta, como toda norma es prescriptiva y no lo permite, pero sí del sistema, puesto que éste permite la creación de esta palabra añadiendo un sufijo de feminidad a una raíz.

IDEM: venirte, transitivizo un verbo transitivo.

El habla, como individual y espontánea evidentemente si permite estas palabras.

3. LINGÜÍSTICA AMERICANA: idiolecto/sociolecto/dialecto/lengua/tipo/universales lingüísticos

Con la L.A. hablamos de un proceso de concreción hasta un proceso máximo de abstracción en el que lleguemos a los universales lingüísticos.

- Idiolecto: forma particular de expresarse o hablar de un individuo (DIVERSIDAD).

- Sociolectos: conjunto de idiolectos (mucho más abstracto que estos). Se obtiene de los elementos comunes de distintos idiolectos.

- Dialecto (andaluz): conjunto de rasgos comunes a distintos sociolectos (cordobés, sevillano…).

- Lengua: conjuntos de rasgos comunes a distintos dialectos.

- Tipo lingüístico (románico): conjunto de rasgos comunes a distintas lenguas (español, portugués, francés…).

- Universal lingüístico: conjunto de rasgos comunes a distintos tipos lingüísticos (UNIDAD).

4. CHOMSKY (generativista): competencia/actuación.

- Competencia: conjunto de intuiciones lingüísticas que tenemos de nuestra propia lengua. Es el conocimiento implícito sin necesidad del teórico, lo que me hace hablar una lengua y no otra. Son reglas innatas, aunque Chomsky, como todo generativista despreciaba al usuario de la lengua puesto que trataba al hablante-oyente ideal.

- Actuación: selección de esas reglas para producir un enunciado, pero no es el enunciado mismo. La actuación no es la materialización de la competencia puesto que no conlleva una forma fónica y semántica.

Estos dos conceptos no equivalen a lengua y habla en Saussure puesto que la competencia si sería la lengua, las reglas pero la actuación no sería el habla, sería la selección de una o dos reglas para producir un enunciado morfosintáctico, pero sin haberlo producido aún.

Como conclusión el habla de Saussure es el producto de la actuación de Chomsky, puesto que a éste último no le interesa la producción.

5. E. COSERIU (II): lengua histórica/lengua funcional

- Lengua histórica (diversidad): una lengua que se ha constituido a través del tiempo y que está formada por un conjunto de variedades:

o Diatópicas: distintas formas de hablar dependiendo del lugar o la geografía.

o Diastráticas (sociolingüística): distintas formas de hablar dependiendo de la estructura de la sociedad.

o Diafásicas: distintas formas de hablar en función del estilo, del registro lingüístico (culto, popular…).

- Lengua funcional (igual a lengua estándar): es la abstracción de los elementos susceptibles de variación de la lengua histórica (diatópico, diastrático y diafásicos).

Tema 2: LENGUAJE Y COMUNICACIÓN

  • LENGUAJE Y COMUNICACIÓN. DELIMITACIÓN DE CONCEPTOS.

  • Texto 1:.

    “La palabra lenguaje tiene numerosas acepciones más o menos estrictas, y todas hasta cierto punto justificadas. Esta abundancia polisémica se opera ante nuestros ojos en dos direcciones: determinados sistemas (incluso los más inhumanos) recibirán el nombre de lenguaje si su estructura formal se asemeja a la de nuestros lenguajes: tal es el caso del lenguaje del ajedrez… o del lenguaje binario que utilizan las máquinas. En el otro, todo lo que habla al hombre del hombre (aunque sea del modo menos organizado y lingüístico) es sentido como lenguaje: se habla entonces del lenguaje de las flores, de la pintura o incluso del silencio. El campo semántico de la palabra lenguaje parece ordenarse alrededor de estos ejes” (CH. METZ, La semiología).

    El lenguaje lo podemos estudiar desde un sentido muy estricto hasta un concepto muy amplio en el que se llega a confundir con comunicación (por ejemplo cuando se dice “el lenguaje del silencio”).

    Tenemos que distinguir entre lenguaje humano y no humano y, dentro de este, el lenguaje verbal del no verbal.

    Verbal (Algunos autores sólo consideran ésta)

    Comunicación humana

    No verbal

    Comunicación no humana

    El concepto sobre el lenguaje posee muchas definiciones no sólo desde la teoría sino también porque él mismo es su objeto de estudio, puesto que es una realidad multiforme y heteróclita, como decía Saussure.

    Textos 2:

    “el lenguaje es un método exclusivamente humano, y no instintivo, de comunicar ideas, emociones y deseos por medio de un sistema de símbolos producidos de manera deliberada” (SAPIR, estructuralista norteamericano, El lenguaje).

    Para él el lenguaje es sobre todo el proceso de comunicación verbal.

    “… el lenguaje es el instrumento con el que el hombre da forma a su pensamiento y a sus sentimientos (al igual que decía Bühler), a su estado de ánimo, sus aspiraciones, su querer y su actuar, el instrumento mediante el cual ejerce y recibe influencias, el cimiento más firme y profundo de la sociedad humana” (L. HJELMSLEV, Prolegómenos…)

    Este autor tiene una opinión parecida al anterior.

    “la capacidad, propia de la especie humana, para comunicarse por medio de un sistema de signos… que pone en juego una técnica corporal compleja y supone la existencia de una función simbólica, y de centros nerviosos genéticamente especializados” (DUBOIS, Diccionario de lingüística).

    Dubois considera también el lenguaje no verbal puesto que por ejemplo, con una mirada se pueden comunicar muchas cosas.

    “… sistema de signos nacido de las necesidades sociales, especialmente la actividad productiva, impulsado fundamentalmente por el trabajo, que surge y se desarrolla históricamente, estructurado en función del material de los sonidos articulados (significado y significante), que sirve como medio fundamental de comunicación en la sociedad… y como medio en la formación y la expresión de los pensamientos y los contenidos de la conciencia en el proceso del conocimiento…” (Kleines Wörterbuch sprachwissenschaflicher Termini).

    De estas concepciones surgen los criterios que hemos empleado para definir el lenguaje:

  • Lenguaje como sistema de signos o sistema de símbolos.

  • Lenguaje como medio de comunicación.

  • Lenguaje como fenómeno social.

  • Lenguaje como instrumento.

  • Lenguaje como fenómeno característicamente humano.

  • Lenguaje como medio de transmisión de ideas, sentimientos, etc.

  • Lenguaje como fenómeno histórico.

  • Lenguaje como fenómeno psico-físico-fisiológico.

  • De todos ellos los dos más utilizados son:

      • Lenguaje como medio de comunicación social.

      • Lenguaje como sistema de signos y símbolos.

    Por lo tanto conviven distintos puntos de vista, unos más amplios y otros que restringen mucho la significación.

    PERSPECTIVA AMPLIA: CH. MORRIS

    “El término lenguaje es ambiguo, al igual que la mayoría de cuantos se relacionan con los signos, ya que pueden caracterizarse en términos de las diversas dimensiones. Así, los formalistas se inclinan a considerar como lenguaje a cualquier sistema axiomático, independientemente de que existan o no cosas denotadas por él y de que el sistema sea realmente usado por algún grupo de intérpretes; los empiristas se inclinan a subrayar la necesidad de que exista una relación de los signos con los objetos a los que denotan y cuyas propiedades enuncian verdaderamente: y los pragmatistas se inclinan a considerar el lenguaje como un tipo de actividad comunicativa, de origen y naturaleza sociales por medio de la cual los miembros de un grupo social pueden satisfacer más eficazmente sus necesidades individuales y comunitarias” (Ch. Morris, Fundamentación de la teoría de los signos).

    Como podemos comprobar en el texto se dejan ver tres posturas:

      • Formalistas.

      • Empiristas.

      • Pragmáticas.

    Los formalistas y los empiristas tienen una visión del lenguaje de forma inmanente, sin tener en cuenta al usuario (Chomsky, Saussure). Los tres definen el lenguaje pero de manera parcial, bajo su punto de vista, de ahí que sea una definición sesgada. Para Morris lo importante es que tengamos una visión integradora, de ahí la siguiente definición como suma de tres componentes:

    L = L sintáctico + L semántico + L pragmático (relaciona al individuo con el lenguaje)

    PERSPECTIVAS RESTRICTIVAS

  • DUCKOT/TODOROV

  • Señala que la especificidad del lenguaje verbal humano se cifra en tres características:

  • Sistematicidad, no podemos hablar de lenguaje si sólo disponemos de un signo, tenemos que tratar su relación con los otros.

  • Significación: la unión del significante, entendido como sonido, como parte perceptible, más el significado (concepto).

  • Secundariedad: cualidad estrictamente diferencial del lenguaje humano. Significa:

      • Que el lenguaje podemos emplearlo para hablar de él mismo (propiedad metalingüística).

      • Puede producir estructuras que rechazan la denotación. A través del lenguaje verbal podemos mentir, ironizar… ir más allá de lo estrictamente literal con nuestras palabras.

      • La capacidad para producir sentidos o significados de los cuales la comunidad lingüística no tiene conocimiento previo.

  • TEORÍA DE LA DOBLE ARTICULACIÓN DEL LENGUAJE: A. MARTINET

  • El lenguaje está compuesto por dos tipos de unidades básicas:

      • Monemas: unidad significativa, son las unidades mínimas del lenguaje con significado.

      • Fonemas: unidad distintiva, no tiene significado pero sirve para distinguir, son las unidades mínimas del lenguaje pero sin significado.

    La comunicación también tiene múltiples perspectivas de estudio. Desde el punto de vista de la psicolingüística estaría JUAN MAYOR:

    “La comunicación es un fenómeno (acto y/o proceso) de paso de información (transmisión y/o recepción) a través de mensajes (lingüísticos y/o no) significativos (icónicos y/o simbólicos) entre sistemas (fuentes y/o destinatarios) en interacción (unidireccional o transactiva) que, partiendo de algo en común (código y contexto) y usando medios adecuados (uni o multicanales) alcanza el efecto (intencional o no) de afectar dinámicamente (haciendo partícipes y/o unificando) sus respectivos estados (respuestas internas y/o conductas) de forma variable (en mayor o menor medida)” (J. Mayor, Psicología del pensamiento y del lenguaje).

    Como ya hemos mencionado antes, la comunicación se ha estudiado desde diversos puntos de vista. Cada uno presta atención a unos determinados elementos pero esta sería la definición global:

    c (canal)

    (emisor) A B (receptor)

    d (mensaje)

    e (código)

    La lingüística del texto estudia el proceso completo, la pragmática estudia el receptor y el estructuralismo estudia el código.

  • TEORÍAS SOBRE LA COMUNICACIÓN.

  • TEORÍAS BÁSICAS

    Cada una estudia cómo se produce el proceso de comunicación (principalmente la verbal), de interacción.

    SAUSSURE

    Entiende la comunicación lingüística como un acontecimiento social que se percibe a través del acto de habla (la lengua para él es colectiva). Explica su teoría por medio de lo que él denomina circuito de comunicación.

    El proceso de comunicación se produce mente a mente, este autor es totalmente mental (lo que es criticable o no pero tal y como lo explica es coherente), es ahí donde se unen significante (2, huella psicológica, que no imagen acústica, de ahí que el lo denomine significante, para diferenciarlo) con significado (4, concepto).

    Proceso de comunicación: cuando A habla lo primero que tiene que hacer es unir el concepto con la imagen acústica (codificar) y materializar ese signo mediante la fonación; después se expande el sonido y B hace el proceso de audición para luego separar el significante del significado mediante un proceso de decodificación.

    En este circuito hay tres tipos de fenómenos:

  • Psicológico: fenómeno que une el concepto y la imagen acústica, lo que ocurre en nuestra mente.

  • Fisiológicos: uno de fonación y otro de audición en los que intervienen los órganos fisiológicos del ser humano.

  • Físico: el fenómeno de la transmisión del sonido a través de las ondas sonoras.

  • LEONARD BLOOMFIELD

    Pertenece al estructuralismo y adapta las teorías saussureanas en EEUU.

    Explica la comunicación a través de ese fenómeno o perspectiva mecanicista/behaviounista. Para este autor es un proceso al que se llega por entrenamiento, por repetición de hábitos. Compara la comunicación de los animales con la humana:

    Estímulo práctico Respuesta lingüística Estímulo lingüístico Respuesta práctica

    Extral. Ling. Ling. Extral.

    A tiene necesidad de una manzana (E), B realiza la fonación y pronuncia “quiero una manzana” (r), estimula a B que realiza un proceso de audición (e) y entonces coge la manzana (R).

    E…………. r …………… e …………… R COM. HUMANA

    E……………. R COM. ANIMAL

    Los elementos que permiten la audición y la fonación son signos lingüísticos.

    Lo que nos diferencia de los animales es lo rojo, la respuesta lingüística y el estímulo lingüístico, E y R además son extralingüísticos, de ahí que la lingüística como ciencia tan sólo se deba ocupar de los dos elementos de en medio: e………..r, sobre este esquema se realiza la comunicación humana.

    Modelo matemático: SHANNON/WEAVER

    La teoría matemática de la comunicación (1949)

    La comunicación es un proceso mecánico y físico de transmisión de información de un transmisor A, al que ellos llaman fuente transmisora, a otra fuente receptora B, las cuales no tienen que ser personas, por medio de un canal que es el que hace posible la transmisión. Cualquier tipo de perturbación de este proceso se denomina técnicamente en esta teoría ruido, ya sea una mancha de grasa en un texto, ruidos, obstáculos, etc.

    OTRAS FORMULACIONES (se basan en los modelos anteriores)

    K. BÜHLER

    Sostiene que en la comunicación hay tres grandes componentes:

      • Hablante.

      • Destinatario.

      • Realidad externa (a la que se refiere el hablante)

    Se basa en Saussure y en el modelo de organum, que significa instrumento (lenguaje como instrumento para transmitir información). Plantea lo que él denomina “modelo de fenómeno verbal concreto y acabado” o también “modelo de órganon”:

    El signo lingüístico es virtual en el sentido de no real, y así, dependiendo de con quién se relacione se denominará de una forma u otra:

      • Expresión: relación que se establece entre el signo virtual y el emisor o hablante, lo que hace el hablante para materializar ese signo virtual. El signo se llamará aquí indicio o síntoma.

    Ej.: “Qué frío tengo”.

      • Apelación: relación que se establece entre el signo y el receptor o destinatario. El signo virtual sería la señal.

    Ej.: “Cállate”.

      • Representación: relación que se establece entre el signo virtual y la realidad. El signo virtual aquí se llamaría símbolo.

    Ej.: “El agua hierve a cien grados”.

    * En la vida diaria pueden haber estructuras que mezclen estos fenómenos.

    Ej.: “No hables (dirigido al receptor, apelación) que perturbas la clase (se refiere a la realidad, representación)”.

    expresión apelación

    H D

    representación

    Realidad

    JAKOBSON

    Se basa en Bühler y amplía su teoría:

    Canal (teléfono)

    Mensaje (lo que le digo)

    E R

    Código (español)

    Contexto (discoteca ambiental, también

    sería la forma de decirlo)

  • FUNCIONES DEL LENGUAJE. TEORÍAS.

  • En virtud de la relación del lenguaje con los elementos de la comunicación este tendrá unas características u otras:

    BÜHLER (1920)

    Dice que la función primordial del lenguaje es la comunicativa pero además dice que este tiene otras tres más específicas dependiendo de la relación:

  • Expresiva: si expresa algo o en virtud de la relación con el hablante.

  • Apelativa: en virtud de la relación con el destinatario.

  • Representativa: en virtud de la relación con la realidad.

  • S. G. RÉVÉSZ (1940)

    Se pronuncia positivamente con respecto a la teoría de Bühler en relación con la función básica del lenguaje que sería la comunicativa, pero critica el resto de su teoría alegando que es muy psicológica y que los nombres no son adecuados. Establece también tres funciones:

    • Imperativa.

    • Indicativa.

    • Interrogativa.

    Estas funciones son en función de la modalidad lingüística, se guía por el criterio estricto formal, no son las mismas del anterior autor. Un ejemplo sería “Cierra la puerta” (imperativa) o “¿Puede cerrar la puerta?” (interrogativa). En verdad tan sólo hay una función, la apelativa, pero con varias formas de expresión. Esta teoría es demasiado formalista.

    REZNIKOV (1950)

    Hace balance y llega a la conclusión de que las funciones son cuatro:

        • Intelectual o lógico racional………se relaciona con……….. representativa de Bühler.

        • Función de tipo expresivo: a través de la cual expresamos nuestras emociones y pensamientos.

        • Función voluntaria del lenguaje……… se relaciona con……….. apelativa de Bühler. Sirve para ordenar, mandar, realizar llamadas de atención.

        • Estética: cuyo concepto no es propio de Reznikov sino que ya lo teníamos de Mukarovsky de 1935. Es la función básica del lenguaje cuando nos enfrentamos a una obra literaria.

    ANDRÉ MARTINET (1960)

    Establece también cuatro funciones básicas:

  • Comunicativa.

  • De soporte de pensamiento…………. representativa de Bühler.

  • No tiene nombre, es la función que sirve para expresarse el individuo.

  • Función estética.

  • JAKOBSON

    Establecerá seis funciones del lenguaje en virtud de cada uno de los elementos de la comunicación:

  • Referencial: relación con el contexto.

  • Poética: relación con el mensaje.

  • Fática: relación con el canal. No mencionada anteriormente, vela porque el canal siga vigente. Sería por ejemplo el sí, sí, ajá, al hablar por teléfono para que sepa que el canal está bien, que no hay ningún ruido.

  • Metalingüística: relación con el código. El lenguaje sirve para hablar del propio lenguaje.

  • Expresiva: relación con el emisor.

  • Conativa: relación con el receptor.

  • EL LENGUAJE Y OTROS SISTEMAS DE COMUNICACIÓN HUMANA. COMUNICACIÓN VERBAL Y COMUNICACIÓN NO VERBAL.

  • Los aspectos no verbales en la comunicación han sido estudiados recientemente por varias razones:

  • Hay una ausencia de tradición en este tipo de estudios, durante mucho tiempo se ha estudiado tan sólo la comunicación verbal.

  • Las dificultades para recoger el material empírico, por ejemplo, para estudiar las miradas, que son formas de comunicar algo por otros medios no verbales, necesitaremos cámaras de video, aparatos audiovisuales, de ahí que hasta que estos no aparecieron no se pudiera estudiar bien este tipo de comunicación.

  • El empeño de aplicar los criterios de la comunicación verbal a la no verbal. Esto nos lleva a estudios parciales o poco serios puesto que una y otra no tienen nada que ver.

  • Durante mucho tiempo no se tenía aparato teórico para esto y sobre todo se intentaba separar la comunicación verbal de la no verbal, nunca se ha apostado por un estudio integrador. La comunicación verbal no es sólo comunicación verbal, son además los gestos, el tono de voz que utilicemos… Lo mejor es apostar por un estudio integral en el que hagamos una teoría sintáctica verbal y no verbal.

  • ETAPAS EN EL ESTUDIO DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL.

    Existen tres grandes etapas:

  • De la década de los 50 hasta 1965: en ella se configura el objeto de estudio de la disciplina (la comunicación no verbal) y los estudios aparecen muy conectados con estudios de carácter antropológico y psiquiátrico, de ahí que no tengan metodología propia sino la cogida de estos campos.

  • De 1965 a la década de los 80: aparecen gran cantidad de trabajos más especializados y se empieza a separar su aparato teórico (estudio lingüístico) de la antropología y la psiquiatría, por lo que empieza a tener una metodología lingüística en su sentido más amplio. Aparecen las obras de mayor divulgación, por ejemplo la de Flora Davis: La comunicación no verbal, que es un clásico en este tema comparable al de Saussure en el suyo.

  • La época actual: se caracteriza por la revisión de los planteamientos teóricos que se habían establecido en la segunda etapa. Se apuesta por estudios conciliadores, integradores, interdisciplinares, característica que define a la ciencia en la actualidad, de la comunicación verbal y no verbal.

  • CLASIFICACIÓN DE LOS ACTOS NO VERBALES: MARK L. KNAPP

    Establece siete áreas básicas en los estudios sobre comunicación no verbal.

  • Movimiento corporal o cinética: se refiere al estudio del movimiento del cuerpo. Estudio de las extremidades (manos, piernas, pies), la cabeza, incluso expresiones faciales. Tenemos que distinguir cinco apartados:

  • Emblemas: actos no verbales que permiten una transposición oral directa como si se trataran de entradas en el diccionario, por ejemplo el movimiento de frotación de la barriga que indica “hambre” (transposición oral directa a una palabra) o el gesto de adiós.

  • Ilustradores: actos no verbales directamente unidos al habla o que la acompañan y que sirven para ilustrar lo que se dice verbalmente, determinados gestos o actos que sirven para enfatizar. Por ejemplo señalar algo de lo que se está hablando: “Como podemos observar en el techo”…

  • Expresiones de afecto: configuraciones faciales que expresan determinados estados afectivos, también puede hacer referencia al estado general del cuerpo. Podría ser por ejemplo una persona muy muy delgada que inspira tristeza o una muy regordeta que inspire alegría.

  • Reguladores: actos no verbales que mantienen y regulan de principio a fin la naturaleza del hablar y el escuchar entre dos o más sujetos interactuantes. Actos no verbales que indican que te pares, que sigas, que repitas (con la mano).

  • Adaptadores: (él no lo define muy bien) actos o señales no verbales que sirven para indicar la integración de un individuo en la sociedad. Por ejemplo cuando una persona tiene vergüenza se tapa o hace algún gesto para que la gente no le mire, puesto que no le gusta y sabe que no está bien visto en la sociedad, me adapto e intento no hacerlo. También podría ser hurgarme la nariz, que es un gesto estigmatizado socialmente que intentamos o tendemos a neutralizarlo o hacerlo menos frecuentemente.

  • Características físicas: señales no verbales que permanecen más o menos inalterables a lo largo del proceso comunicativo. Sería por ejemplo en un proceso de comunicación el ir vestidos de una manera específica, tener una corpulencia, oler de una forma determinada, rasgos que permanecen igual durante todo el proceso y que comunican algo sin que haga falta que se nos diga por ejemplo “Huelo mal”. También cuando vemos una persona y pensamos que es “pijo/a” aunque luego mediante la comunicación verbal nos demos cuenta de que no lo es.

  • Comportamientos táctiles: (algunos dicen que se puede incluir en la cinética) sería cualquier gesto que se haga con las manos y que produzca comunicación.

  • Paralenguaje: atiende a cómo se dice algo y no a qué se dice. Si bostezo, río, lloro, tengo un determinado tono de voz, etc.

  • Proxémica: es el estudio del uso y percepción del espacio social y personal, la distancia que marcan las personas al hablar pro ejemplo, la diferencia de esta entre los ingleses, moros y españoles, que está relacionada con la cultura. Se denomina también ecología de pequeño grupo, sería también la distribución del espacio, en una clase por ejemplo que el profesor esté situado a una altura mayor que los alumnos.

  • Artefactos: comprende la manipulación de objetos que pueden actuar como estímulos no verbales. El perfume, el maquillaje, la ropa, las gafas, una peluca… podrían ser ejemplos de ellos.

  • Entorno o medio: cualquier tipo de objeto o elemento que encontremos en el entorno comunicativo. Ejemplo: vas a casa de alguien y ves un cenicero lleno de colillas, piensas que esa persona es una fumadora empedernida y esa información te llega por ver el cenicero lleno. También si entras en la cocina y ves cáscaras de naranja por el suelo, platos sin fregar…, pensarías que es una persona sucia, poco limpia. En esa situación podría haber un ilustrador pero de tipo verbal, el que te dijera el dueño: “Perdona, es que no me ha dado tiempo a limpiar”.

  • LENGUAJE HUMANO Y COMUNICACIÓN ANIMAL.

  • Zoosemiótica: disciplina que trata el estudio de la comunicación entre animales. Los investigadores creen que es importante por que:

      • Nos puede dar información sobre cómo nosotros mismos nos comunicamos. Por ejemplo Leonard Bloomfield que decía que la comunicación animal y la humana se trataban de estímulos y respuestas.

      • Si nosotros estudiamos determinado comportamiento entre los monos o primates por ejemplo podemos establecer cómo puede ser que se comunicara en la prehistoria los seres humanos, puesto que descendemos de ellos.

    La comunicación es la clave de la evolución social. Todos los animales, desde los invertebrados hasta los mamíferos  superiores, se comunican entre sí por medio de sustancias químicas, señales ópticas, táctiles, movimientos y sonidos. Además de estos medios de comunicación, el hombre utiliza el lenguaje verbal. Una de las formas más comunes para definir los códigos de comunicación animal, consiste en compararlo con el lenguaje humano. Este es impresionante por varias  causas, entre ellas la cantidad de palabras existentes, así como el potencial para crear otras nuevas que describan cualquier número adicional de objetos e ideas. Entre los animales la comunicación está encaminada a la formación de "alianzas" que les permitan, en última instancia, perpetuar la especie.

    Las abejas como representantes de una comunidad social, poseen medios de comunicación sumamente desarrollados para la transmisión simbólica de información. Estos insectos, al igual que el hombre poseen cinco sentidos y son capaces de ver, oír, palpar, gustar y oler. Pueden además guardar información (memoria) y comunicarla además a sus compañeras. La llamada danza de las abejas, por la que ejecutan "bailes de meneos" para comunicar a otras abejas dónde pueden encontrar alimentos (un baile en redondo indica una fuente cercana de alimentos; uno en forma de ocho indica una fuente distante de alimentos), parece tener varias propiedades  del lenguaje humano. Entre ellas el simbolismo se presenta en forma ritualizada, lo que les permite  generar nuevos mensajes por medio de estos símbolos. Además, el objetivo (fuente de alimento) se describe de una manera abstracta y se convierte en un objeto removido del tiempo y el espacio. Las abejas manejan y combinan dos códigos de comunicación: el tridimensional fuera de la colmena y el bidimensional dentro de ella. Sin embargo, la danza de las abejas, así como todas las formas de comunicación no humana estudiadas hasta ahora, son pobres  si se comparan con el lenguaje verbal humano.

    Tema 3: LA LINGÜÍSTICA

    3.1. LA LINGÜÍSTICA COMO CIENCIA

    La justificación de la lingüística como ciencia es una cuestión que tiene que ver con el estudio tradicional de esta disciplina, desde sus inicios se sigue un método, hay unas teorías que se intentan justificar, aunque cierto es que tuvo una etapa precientífica en la que había mucho de intuición, no tenían método, se basaban en especulaciones.

    En la actualidad existen varios hechos que demuestran que la lingüística es una disciplina científica que trabaja con rigor, aunque también hubiera una gran etapa en la que los valores numéricos como las estadísticas no se tuvieran en cuenta, al contrario que hoy en día en la que estas sirven de fundamentación para las teorías.

    A partir del estructuralismo (1916 con Saussure) se considera que se empieza a configurar la lingüística como ciencia, aunque también se dice (aunque en bastante menor proporción) que empieza en el S. XIX con la lingüística histórico-comparativa.

    El objeto de estudio en sus inicios con Saussure era la lengua, estudiada en sí misma y por sí misma, puesto que esta es la única manera de demostrar que se puede estudiar por sí sola, con su propio método, sin necesidad de tomar el objeto y el método de estudio de otras disciplinas, apostándose así por la autonomía de la lingüística.

    Hoy en día se intenta romper con el estudio histórico de la lengua, por ejemplo Saussure estudió el francés del S. XX, intentándose el estudio de la lengua actual.

    La lingüística paulatinamente durante el S. XX ha ido avanzando y ya no se estudia la lengua como inmanente, independiente de otros estudios, sino que se ha ampliado el estudio con la introducción de otras variables como por ejemplo la social (interacción entre lingüística y sociedad), o la relación de la lengua con la mente (psicolingüística), etc. Por eso algunos teóricos han señalado que la lingüística comprende también otros estudios, como Bunge, que establece que la lingüística es un monstruo de tres cabezas (tres estudios):

    • El estudio de la lengua inmanente (en sí misma y por sí misma).

    • Sociolingüística (relación lengua-sociedad).

    • Psicolingüística (relación lengua-estructuras mentales).

    Sobre estos estudios y algunos menos importantes es sobre lo que se construye la disciplina científica que es la lingüística.

    CLASIFICACIÓN DE LAS DISCIPLINAS CIENTÍFICAS SEGÚN EL OBJETO DE ESTUDIO

    • Ciencias de la cultura, sociales: todo lo referente a lingüística, arte, historia, literatura, derecho, educación, etc.

    • Ciencias de la naturaleza o experimentales: biología, química, etc.

    Esta clasificación molesta a los estudiosos de las segundas por la oposición cultura naturaleza, puesto que ellos también se consideran cultura.

    También se diferencia entre:

    Ciencias formales: especulativas.

    Ciencias empíricas: parten de la realidad (donde incluiríamos a la lingüística).

    Según los objetivos de la disciplina existen dos tipos:

    • Explicativas La lingüística sería estas dos cosas puesto que en un estudio de

    • Descriptivas carácter lingüístico sería necesaria una primera fase de carácter

    descriptivo y otra de carácter explicativo.

    REQUISITOS QUE DEBE CUMPLIR LA LINGÜÍSTICA COMO DISCIPLINA CIENTÍFICA

  • Criterio de sistematicidad, que puede ser:

    • Sintáctico: lo cumple cuando es coherente.

    • Semántico: lo cumple cuando es exacta, es precisa.

  • Criterio de decisión: tiene que tener capacidad explicativa, tiene que saber interpretar los fenómenos, debe ser exhaustiva, tiene que ser una teoría refutable (es refutable cuando se plantea casos contrarios en los que pueda contradecirse, ponernos en otro punto de vista en el que la teoría no se aplique y si los cumple la teoría será válida, si no, tendrá que ser replanteada).

  • Criterio de evaluación: se refiere a que a la hora de elegir entre dos teorías nos quedaremos siempre con la que sea más breve y simple, apostando así por la economía y la simplicidad.

  • 3.2. MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LINGÜÍSTICA

    Existen dos grandes métodos:

    • Método experimental, inductivo o baconiano: parte de la realidad para extraer una serie de conclusiones hasta que se llega a enunciar o formular leyes o principios de carácter general. Dentro hay distintos tipos como por ejemplo:

      • Gramática tradicional: un ejemplo sería partir de un texto (realidad), buscar los sustantivos y establecer reglas sobre el uso de los sustantivos en el texto.

      • Método distribucional o contextual (lingüística estructuralista estadounidense): puesto que esta desconoce las lenguas parte por ejemplo de un texto, lo traduce y aísla las estructuras que se repiten bastantes veces. También se puede ver que ciertas palabras terminan en algo, esto podría ser algún tipo de desinencia. Tras varias comprobaciones en otros textos y diálogos con personas que hablen esa lengua estableceremos unas categorías partiendo del contexto y realizando previamente varias fases.

    • Hipotético-deductivo o kepleriano (gramática generativa, Chomsky): no parte directamente de la realidad, ni de datos, sino de hipótesis que se pretenden demostrar y que se tendrán que comprobar con ellos. Si es válida esta hipótesis se convertirá en axiomas o principios y si no se cambiará o modificará.

    Chomsky señala que para que una ciencia sea madura se tiene que llegar a este método, lo cual no es aceptable puesto que alega que la inducción no es un método científico, lo critica diciendo que es rudimentario. Quizás esto sea por que el utiliza este método y la corriente estructuralista, contraria a la suya el inductivo. Estos métodos no tienen por qué estar enfrentados sino que se podrían utilizar los dos.

    MODELOS QUE SE UTILIZAN EN LINGÜÍSTICA

    Un modelo es una construcción que sirve de analogía con relación a los objetos que he observado. En el caso de la lingüística hay dos modelos fundamentales:

  • Analítico o descriptivo (de caja negra): se corresponde con el método inductivo. Son modelos en que en ningún momento se pretenden explicar los mecanismos internos del individuo para producir el lenguaje. Es el ejemplo de la lingüística estructural o de la el distribucionalismo americano, en el ejemplo que poníamos anteriormente poco importaban lo que ocurría en la mente del ser humano para producir la cadena de sonidos de la lengua indígena. De ahí que le sea necesario partir de la realidad puesto que para nada le interesa lo que ocurra en la mente.

  • Sintético o generativo (de caja translúcida): se relaciona con el método hipotético-deductivo. Interesa lo que ocurre en la mente puesto que necesariamente tiene que partir de una hipótesis.

  • 3.3. CLASIFICACIÓN DE LOS OBJETOS DE ESTUDIO DE LA LINGÜÍSTICA.

    Según el objeto de estudio se puede hablar de divisiones y de ramas de la lingüística. Lyons llama:

    • A las divisiones microlingüística (lingüística interna según Saussure).

    • A las ramas macrolingüística (lingüística externa según Saussure).

    La diferencia entre una y otra es que la microlingüística estudia el funcionamiento interno de las lenguas y la macrolingüística aquellos factores no lingüísticos que inciden en la lengua (social, cultural, mental, etc.).

    Dentro de las divisiones (microlingüística) tenemos las siguientes disciplinas:

    • Sintaxis.

    • Morfología.

    • Semántica.

    • Pragmática (aunque esta estudie también cuestiones no internas).

    • Fonética-fonología.

    Dentro de las ramas (macrolingüística):

    • Psicolingüística: relación entre la mente y la lengua.

    • Sociolingüística: relación entre la sociedad y la lengua.

    • Etnolingüística (Antropología lingüística): relación entre la cultura y la lengua.

    • Filosofía del lenguaje.

    En virtud de la finalidad de la descripción:

    • Según el criterio de la proyección están:

    • Lingüística teórica: estudia el lenguaje por sí mismo sin relacionarlo con ninguna cuestión concreta (el conocimiento por el conocimiento).

    • Lingüística aplicada: reflejo de la lingüística teórica a problemas prácticos (muy revalorizada actualmente).

      • Lingüística educativa: estudio de las relaciones entre la L1 y la L2, enseñanza de segundas y terceras lenguas.

      • Lingüística clínica: se encarga de resolver todos los problemas de patologías del lenguaje.

      • Traductología: establece los principios teóricos que nos llevan al proceso de traducción.

      • Planificación lingüística o político-lingüística: se encarga sobre todo de estudiar la implantación de dos lenguas en un determinado contexto geográfico, cómo relacionarlas e integrarlas en sus estudios.

      • Lingüística forense o lingüística judicial: se encarga de estudiar problemáticas relacionadas con la grafología (a quién pertenece un documento por ejemplo, es para la policía).

      • Lingüística computacional o informática: se encarga de problemas como la traducción por ordenador, síntesis de voz, etc.

    • En función de la extensión:

    • Lingüística general: estudio de aquellos fenómenos que pueden tener alcance universal, que son aplicables a varias lenguas.

    • Lingüística particular: lingüística específica de una lengua.

    • Según la perspectiva:

    • Lingüística descriptiva: estudia las lenguas como sistemas abstractos, homogéneos, que no tienen elementos diferenciadores.

    • Lingüística diacrónica: estudia la evolución de las estructuras lingüísticas a través del tiempo.

    • Lingüística diatópica: estudia los sistemas lingüísticos en función de la geografía.

    • Lingüística diafásica: estudia la lengua en función de los estamentos sociales.

    • Lingüística diastrática: estudia la lengua en función de los usos o registros.

    • Ciencias metalingüísticas:

    • Historiografía lingüística o historia de la lingüística: se encarga de la evolución de las diversas teorías sobre el lenguaje a lo largo de la historia.

    Tema 4: BREVE HISTORIA DE LAS IDEAS LINGÜÍSTICAS

    GRECIA Y ALEJANDRÍA

    La preocupación por el lenguaje tiene su origen en Grecia. Allí se iniciaron las dos tendencias generales que sobreviven a lo largo del tiempo:

    • Teórica o especulativa: trata de indagar sobre la naturaleza del lenguaje.

    • Práctica: estudia lenguas concretas con el fin de establecer sus clases gramaticales o partes de la oración.

    En aquella época la reflexión lingüística se centraba en el origen y la naturaleza de las palabras, pero esta cuestión se incluye dentro de otra más amplia: el origen y la naturaleza de las leyes que regían la vida de la polis. Aparecían para la explicación de estas cuestiones dos corrientes que se encontraban enfrentadas:

    • Naturalista: defiende el origen divino y por tanto la inmutabilidad de las reglas.

    • Convencionalista: defiende que el hombre puede cambiar las leyes.

    Podemos considerar que el comienzo del estudio sistemático de las lenguas tuvo su punto de partida en las primeras clasificaciones de las partes de la oración que se inició en la antigua Grecia, con su capital cultural Atenas, sentando las bases de estudios posteriores.

    Platón y Aristóteles comenzaron el estudio del análisis de la oración pero sin atender a criterios gramaticales para su división sino el juicio lógico.

    En los siglos III y II a. C. Atenas deja de ser capital política y cultural y surgen dos posturas distintas que mantuvieron una disputa más lingüística que la anterior entre naturalistas y convencionalistas.

    • Los analogistas, que defendían el predominio de la regularidad en el lenguaje. Esta corriente se cultivó en Alejandría, cuyos filósofos podemos considerar los primeros gramáticos normativos. El alejandrino Dionisio de Tracia realizó el Arte gramatical, primera gramática de la que tenemos noticias. Es una obra dedicada al estudio de la lengua griega, su objetivo primordial era conocer el griego correcto y literario para poder acceder a los escritos de los clásicos, aún así la gramática no será la parte más importante en el estudio. Esta obra tuvo su prolongación en la Sintaxis de Apolonio Díscolo, obra que establece que las letras son los elementos constitutivos de las sílabas como las palabras lo son de las oraciones gramaticales compuestas principalmente por nombre y verbo.

    • Los anomalistas, que propugnaban el desorden. Esta corriente se dio en Pérgamo, donde enseñaban los filósofos estoicos, preocupados por los problemas de significado.

    ROMA

    Los romanos mayoritariamente se dedicaron a imitar la gramática de los griegos, sin hacer ninguna aportación importante a la descripción gramática dada por estos. Prácticamente sus obras se dedicaron a la traducción de anteriores textos griegos, siendo, por ejemplo, los transmisores de Dionisio de Tracia.

    Esta es una tarea poco agradecida pero que debiera ser muy tenida en cuenta, ya que es gracias a ellos como tenemos testimonio de los trabajos anteriores y autores de siglos posteriores pudieron realizar sus estudios de las obras clásicas y crear las suyas propias.

    Además aumentaron el número de ejemplos en las obras y sistematizaron los paradigmas formales de los griegos, sentando las bases de las obras de siglos posteriores, por ejemplo del Renacimiento, que no habría sido posible sin las traducciones puesto que este movimiento indica el resurgir y la vuelta a lo clásico.

    Varrón fue un lingüista romano contemporáneo de Dionisio de Tracia y por lo tanto no perteneció al movimiento de imitaciones que hubo en Roma más tarde. De lingua latina es su obra más importante y es un ensayo sobre la lengua latina. Sus clasificaciones fueron básicamente formales puesto que consideró tan sólo los fenómenos sistemáticos y estableció cuatro partes de la oración: nombre, verbo, participio y adverbio, las cuales subdividió luego.

    Los gramáticos latinos que influyeron más en la gramática occidental fueron Donato y Prisciano. Donato escribió su Ars Grammatica en el S. IV d. C., obra que fue tratada como libro de texto puesto que favorecía el aprendizaje de la lengua latina, de ahí su popularidad en el medievo. Prisciano escribió en Constantinopla las Instituciones Grammaticae, una de las obras más influyentes en la educación clásica y por lo tanto en la cultura occidental. Se dice que fue seguidor de Dionisio de Tracia y que adaptó su obra a la descripción del latín.

    ÉPOCA MEDIEVAL

    En la época medieval (siglos XIII y XIV) se produjo una eclosión de la reflexión lingüística aunque sabemos que muchos consideran la época medieval como una época oscura culturalmente hablando.

    Los pioneros de la lingüística teórica que caracterizaron definitivamente la lingüística medieval fueron los modistae. Intentaron buscar la universalidad del lenguaje, de ciertos hechos morfológicos, sintácticos y semánticos, señalando que afectan a todas las lenguas, aunque ellos, sólo trataron el latín tal y como lo describía Aristóteles, lo cual le supuso numerosas críticas.

    En la lingüística práctica destacaron: el Anónimo islandés y Dante.

    El Anónimo islandés escribió, cien años antes de la aparición de los modistae, el primer tratado de ortografía ya que era un buen conocedor de la gramática latina. Gracias a su preocupación por la ortografía descubrió la fonología.

    Dante estuvo situado entre la época medieval y el Renacimiento, de ahí que su obra nos permita ver este cambio de mentalidad que existió de una época a otra. Buscaba el modelo ideal de la lengua literaria para poder escribir sus propias obras. Al final escribió su obra en italiano, no sin antes estudiar todos sus dialectos, aportando más al lenguaje con su obra La Divina Comedia que con sus obras propiamente lingüísticas, por ejemplo De vulgari eloquentia, en la que defiende al lenguaje como la facultad exclusiva de los seres humanos cuya finalidad es “expresar a los demás los conceptos de nuestra mente” y señala que la gramática no es más que un intento de plasmar la identidad de una lengua, puesto que esta cambia con el contexto socio-cultural-geográfico.

    RENACIMIENTO

    El Renacimiento, movimiento que comienza a mediados del siglo XV y acaba a mediados del siglo XVII, se caracteriza por la reflexión a partir de los métodos aportados por los anteriores gramáticos latinos sobre los fundamentos del lenguaje utilizando para ello la lengua latina y otras.

    En el primer Renacimiento se intenta la recuperación de la lengua latina antigua, de ahí que se escriban setenta y nueve obras de gramática de esta lengua (así podrán asegurar el paso de las obras clásicas a las siguientes generaciones) y se le otorga un mayor prestigio a las lenguas vulgares.

    La primera gramática renacentista de una lengua románica será la de Nebrija en 1492 y en 1530 Palsgrave escribirá la primera gramática francesa (Esclarcissement de la langue françoyse).

    La obra gramatical será en principio eminentemente práctica y con fin didáctico, para luego surgir otra corriente de concepción teórica que trata de fundamentar la lengua y el lenguaje humano profundizando en la obra de los clásicos. Un buen ejemplo de esta última corriente teórica es La Minerva, obra de Lebrija que superó el análisis de la gramática práctica y anticipó algunas de las tesis chomskianas.

    Otra gramática renacentista es la Grammaire générale et raisonnée de Port-Royal (1660), que no ha tenido su merecido interés hasta que la trató Chomsky en 1966. Sus autores son Claude Lancelot (gramático) y Antoine Arnaul (que es el que hace en la obra las aportaciones lógicas y psicológicas). En esta obra se citan siete lenguas: hebreo, latín, griego, francés, italiano, alemán y castellano, buscando una gramática universal para fundamentar las gramáticas particulares. Para ejemplificar no utilizan ninguna autoridad sino que se inventan sus propios ejemplos. Consideran el lenguaje como la manifestación de las operaciones básicas que realiza la mente humana, dándole prioridad al oral, y tienen una concepción biplánica del signo lingüístico: dimensión material (el sonido) y dimensión espiritual (su significado). Consideran que el hablar no es simplemente expresar tus pensamientos sino que antes juzgamos las cosas que pensamos.

    SIGLO XIX

    LINGÜÍSTICA HISTÓRICO-COMPARATIVA

    Surgió en el siglo XIX. Se llama histórica porque trata de reconstruir y comparativa por la metodología utilizada. Los gramáticos inscritos en esta corriente mantienen la tradicional preocupación por la fundamentación de las lenguas y del lenguaje mismo, aunque se diferencian de los métodos anteriores.

    Este método comenzó su evolución gracias al descubrimiento de W. Jones en 1786 de una lengua antigua en la India, el sánscrito, que mantenía similitudes con alguna de las antiguas y recientes lenguas europeas y, puesto que entre el sánscrito y el latín no ha existido contacto, era necesario apuntar hacia un origen común.

    Con este método, que inició F. Bopp y quedó establecido por J. Grimm y R. Rask, se intenta buscar una lengua común indoeuropea a través de la observación de datos concretos, que en este caso serán los textos escritos, única prueba de la que se puede disponer para el estudio de las lenguas no habladas. Se investigaba para establecer el parentesco genético y sus grados entre ciertas lenguas, evidentemente, las relaciones entre ellas se remontaban a épocas muy antiguas de las que no siempre se disponía de testimonios escritos. Por lo tanto se compara para reconstruir los “eslabones perdidos” y llegar al tronco común del que habían salido las lenguas. Para el comparatismo no sólo son rentables las semejanzas apreciables sino que importan más las diferencias, ampliándose así el campo de investigación.

    Dos de los problemas que presentó este método fueron:

    • Se apoyaba en los datos obtenidos de los textos escritos, lo cual resultaba un problema puesto que estos son testimonio de la lengua culta de un pueblo, ya que la realidad del habla de este es distinta, con lo que resultaba difícil establecer la evolución que había sufrido esa lengua.

    • La insuficiencia de datos.

    Aún así se establecieron ciertas relaciones entre las lenguas comparadas que se manifestaban por medio de “árboles genealógicos” (diagramas de tipo arbóreo) puesto que hubo ramas que gozaban de un mayor número de testimonios escritos que hicieron que los investigadores del S. XIX le prestaron una mayor atención a este método.

    W. VON HUMBOLDT

    W. von Humboldt es un autor original, antecedente de los neogramáticos y de Saussure, que dirige su interés hacia lenguas que no estudiaban otros investigadores. Su preocupación primordial como conocedor de diversas lenguas, de la filosofía y de la literatura, era establecer la teoría del lenguaje y la de la cultura.

    Mantiene que la lengua es un sistema que está en continua evolución, por lo tanto es dinámico, no es ergon (producto) sino energeia (productividad) puesto que este evoluciona con las culturas de los pueblos. Esto y su manera de enfocar el aprendizaje de una lengua como la conquista de una nueva visión del mundo que ya teníamos hacen de él un “pregenerativista”.

    NEOGRAMÁTICA

    Hacia la década de los setenta del siglo XIX se produjo una reacción contra la lingüística comparatista. Dos de los principales motivadores fueron K. Brugmann y H. Osthoff, quienes recibieron, junto con los demás promovedores, el nombre de neogramáticos.

    Intentaron establecer formulaciones más generales que recogieran los cambios en fonética, tema que los comparatistas trataron de forma poca seria según ellos, y se preocuparon de la evolución lingüística de las lenguas, creyendo que estas eran organismos naturales que nacen, crecen y mueren.

    Brugmann y Osthoff, más radicales, formularon una especie de hipótesis que consistía en establecer la universalidad del cambio fonético, rechazando las excepciones. En esta hipótesis se contenían los dos “principios metodológicos de la neogramática”:

  • Las leyes fonéticas eran “ciegas” y no estaban sometidas a excepciones.

  • Cualquier excepción lo era sólo en apariencia y se explicaba el cambio mediante la analogía.

  • ESTRUCTURALISMO

    A lo largo del S. XIX y XX el latín dejó de ser considerada la lengua por excelencia y se pasó al estudio de otras lenguas que necesitaban un modelo de gramática distinto al del latín y el griego. Se desarrolla en esta época el estructuralismo, que nace al mismo tiempo que se realizaban las afirmaciones de los neogramáticos Brugmann y Osthoff. Es un movimiento que constituye una revolución lingüística en el S. XX al presentar una ruptura con dos tradiciones lingüísticas: el historicismo del S. XIX y la gramática tradicional.

    Esta corriente prestaba atención a las lenguas vivas, especialmente a las románicas, y a la “expresión coloquial espontánea”, puesto que de ella dependía la evolución de la lengua, teniendo por ello un enfoque sociologista, puesto que las lenguas no eran independientes de las comunidades que las hablaban. Estudia la estructura de las lenguas sin apelar a elementos extralingüísticos.

    Sassure y Jespersen fueron dos estructuralistas muy destacados, considerándose Saussure el fundador de este movimiento, que determinaron que el lenguaje debe ser estudiado en sí mismo, no como medio para la lectura de textos escritos. De esta forma se entiende que la lingüística como ciencia autónoma, ha de tener sus propios métodos, debiendo estudiar únicamente formas y funciones y clasificando las partes de la oración atendiendo también a las posibles relaciones entre ellas.

    Saussure en su Cours de linguistique générale intenta establecer una metodología propia y específica de la lingüística, explicando también sus objetivos. Señala para ello que el campo de estudio de esta ciencia es el lenguaje, es decir, la lengua como “producto social de la facultad del lenguaje”, no el habla, puesto que ésta es tan sólo la realización individual que cada hablante hace del lenguaje. Entiende la lengua como un sistema articulado en el que sus partes vienen definidas por las relaciones con los otros términos del sistema.

    Jespersen reaccionó contra la gramática tradicional y sus planteamientos. En su método parte de los fenómenos generales para luego ir descendiendo hacia el estudio de las partes de la oración. Señala que los fenómenos lingüísticos se pueden considerar de dos formas:

    • Desde la forma exterior a la función (morfología).

    • Desde la función a la forma exterior (sintaxis).

    Dos estructuralistas también importantes fueron Troubetzkoy y Hjelmslev, seguidores de algunos principios de Saussure.

    El primero se puede considerar el fundador de la fonología, siendo esta su aportación más importante a la lingüística. En su obra Los principios de Fonología se establece la distinción entre el sonido (irrepetible y material, su estudio le corresponde a la fonética) y el fonema (unidad funcional de la lengua que estudia la fonología, imagen acústica del sonido y, por lo tanto, de carácter abstracto).

    Hjelmslev, por su parte, hizo aportaciones a la gramática. Radicalizó las teorías saussureanas, sobre todo, como hemos visto en el tema 1, la de su concepción del signo lingüístico. Como estructuralista en su libro La categoría de los casos, defiende la lengua como sistema añadiendo que sus unidades sólo pueden ser definidas en función del lugar que ocupan en dicho sistema. Posee un método deductivo o analítico de la descripción lingüística, es decir, parte de la consideración del texto para luego ir identificando partes hasta aislar sus componentes mínimos.

    DISTRIBUCIONALISMO

    En EEUU los planteamientos estructuralistas se tuvieron que adaptar debido a las necesidades específicas de la lengua inglesa. Además, en lo que concierne al estudio de las lenguas amerindias tuvieron que partir de cero al no contar con trabajos y estudios previos. De ahí que nazca el distribucionalismo, cuyo método parte necesariamente de la realidad, de los textos, y aísla, siguiendo el principio de identidad (por el que se perciben semejanzas en determinadas corrientes fónicas), las unidades que se repiten recurrentemente puesto que pueden establecerse, tras varias fases y comprobaciones, categorías gramaticales con ellas.

    Leornard Bloomfield, fiel seguidor de Saussure, introdujo sus teorías en EEUU, de ahí que sea considerado la figura fundacional de la lingüística estructural estadounidense. Utiliza para su estudio de la lingüística el método inductivo. Su obra más importante es Lenguaje (1933) y su teoría sobre él se basa en el mecanicismo, mantiene que este es “un sistema de hábitos observables como entramado de asociaciones estímulos-respuesta”, explicando la construcción de enunciados nuevos por simple analogía.

    Con respecto a su estudio del proceso de comunicación, para el que también se basa en el mecanicismo, este señala, después de comparar la comunicación animal y la humana, que deberemos estudiar tan sólo el estímulo y la respuesta lingüística que se produce durante el proceso, dejando atrás el estudio de los fenómenos físicos que se producen y el del significado. Una de las incoherencias de su teoría muy criticada es que, después de rechazar el significado alude a este para establecer la noción de fonema.

    Harris, maestro de Chomsky, representa el fin del estructuralismo. Para su descripción de las lenguas utilizó estrictamente el formalismo sin recurrir al significado, lo que despertó críticas. Quiso que la metodología estructuralista fuera totalmente rigurosa, ateniéndose tan sólo a los datos puramente observables, y al hacerlo fue visible que el método estaba llegando a su agotamiento. Su mayor aportación al estructuralismo fue el concepto de transformación, por el que postuló que “todas las estructuras oracionales son combinaciones o transformaciones de unas pocas estructuras oracionales simples”.

    GENERATIVISMO

    Debido al agotamiento del distribucionalismo surgió el generativismo, que intentó superarlo. Con respecto al método estableció la necesidad de un análisis abstracto en el que se incluyeran las expresiones ambiguas que el anterior método no había podido clasificar convincentemente según ellos. El objetivo primordial de la lingüística según los generativistas era ser la teoría del lenguaje y no sólo dedicarse a la clasificación de la oración.

    Chomsky es el principal generativista. Utilizó para sus investigaciones el método hipotético-deductivo, por el que se parte de hipótesis que se comprueban con datos, que se relaciona con el modelo sintético o generativo, según el cual interesa lo que ocurre en la mente del hablante. Su obra Syntactic Structures de 1957 señala que la teoría lingüística, teoría de la competencia (conjunto de intuiciones lingüísticas que tenemos de nuestra propia lengua, es por lo tanto la lengua de Saussure) de un hablante-oyente-ideal (desprecia totalmente al usuario), ha de suministrar a este los mecanismos que permitan la selección de una gramática de las habidas en una lengua (actuación), proceso que sería orientado por una facultad innata previa al la adquisición de una lengua.

    Su siguiente obra, Aspects of Theory of Syntax (1965), es un cúmulo de todos los trabajos que suscitó la publicación de la anterior. En ella se alcanza la consolidación del generativismo debido a una mayor explicitud de la teoría, rectificaciones técnicas y nuevas aportaciones.

    BLOQUE 2: GRAMÁTICA

    TEMA 5

    5.1. DEFINICIÓN GENERAL DE GRAMÁTICA:

    Según Lewandowsky podemos entenderla desde distintos puntos de vista:

  • Manual o libro de reglas que describe la construcción de una lengua o establece normativamente como válidas ciertas formas de uso (son cuestiones de carácter prescriptito, reglas, normas,…).

  • Parte de la lingüística que investiga la constitución y variación de las palabras, grupos de palabras, frases, etc., pero que no toma en consideración la fonética-fonología ni tampoco la semántica.

  • La construcción lingüística, el sistema de reglas de funcionamiento que subyace al lenguaje (nos dice cómo se usa, cómo funciona el lenguaje).

  • Teoría parcial del lenguaje o teoría lingüística universal (lo que caracteriza a una lengua no es fonética o cómo pronunciar, no es su semántica o vocabulario que posee la persona, si no su morfosintaxis, es lo genuino, lo que la diferencia de otras). Además lo que cambia más frecuentemente es la fonética y la semántica, el esquema morfosintáctico no varía prácticamente y cuando lo hace es un cambio muy importante.

  • En este sentido si comparamos distintas lenguas podemos llegar a una teoría lingüística universal.

    Para Saussure:

    “Descripción del estado de una lengua”, de ahí que él describiera el francés del S. XX).

    Para Chomsky:

    “La descripción de la competencia (saber innato sobre las reglas de una lengua) lingüística del hablante-oyente ideal”.

    El hablante-oyente ideal no existe puesto que él habla de un hablante nativo perfecto y en sus obras actuales (la última es de 1995), se ha dado cuenta de ello e intenta rectificarlo.

    5.2. RELACIÓN ENTRE MORFOLOGÍA Y SINTAXIS

    INTRODUCCIÓN

    Para hablar de ella primero tenemos que hablar de las relaciones entre gramática y semántica. Son relaciones necesarias, no pueden darse individualmente, por eso hoy en día no se sostiene el separar gramática y semántica.

    Chomsky es un autor que ha pasado de separar las dos disciplinas a juntarlas no de forma totalmente explícita. Realiza sus obras más importantes en el 57, 65, 84 y 95 (en la que trata el minimalismo lingüístico y en la que trabaja en la actualidad) y en cada una renueva su teoría y corrige aspectos que considera mejorables o inválidos. Por eso ahora dice que los trabajos anteriores al actual no sirven.

    En el 57 postula que la gramática de una lengua es un conjunto limitado de reglas sintácticas pero se da cuenta en el 65 que hay determinadas estructuras que no se pueden explicar sólo con la sintaxis sino que tiene que aludir al significado.

    Entre el 57 y el 65 los lingüistas plantean otro método teniendo en cuenta el realizado por Chomsky en el 57 pero aludiendo a la semántica. Él recoge este método y reelabora su obra haciendo la del 65, en el que dice que una regla de la competencia es sintáctica pero además tiene un lado de semántica.

    La gramática tradicional era pura semántica.

    RAZONES A FAVOR DE LA UNIÓN DE MORFOLOGÍA Y SINTAXIS Y EN CONTRA.

    La tradicional separación que se viene haciendo entre morfología (disciplina que se encarga de estudiar la estructura interna de la palabra) y sintaxis (disciplina que se encarga de la función y empleo de determinadas categorías dentro de la frase) ha sido ampliamente discutida hasta el punto de que Saussure criticó a los autores que lo hacían dando una serie de argumentos:

  • Morfología y semántica no tienen objeto de estudio distinto, trabajan lo mismo, la lengua, pero aspectos distintos de ella.

  • La relación entre la forma (de la que se ocupa la morfología) y la función (sintaxis) es una relación necesaria y básica. Si esto no debe separarse tampoco se pueden separar morfología y semántica.

  • Por ejemplo, el sustantivo (clase de palabra, morfología) no puede ser núcleo de un S.V. (función, sintaxis) de ahí que estén relacionados.

    En latín por ejemplo, desinencias y función están íntimamente relacionadas:

    Nominativo…… Dominus……S

    Vocativo……….. Domine…….. Aposición

    Apelativo……… Dominum….. O D

    Genitivo………… Domini……… CN

    Dativo…………… Domino……... OI

    Ablativo……….. Domino……... CC

    Seguimos hablando de la relación entre morfología y sintaxis. Cuando hablamos de morfología nos estamos refiriendo a dos cosas fundamentalmente:

  • Modificaciones o variaciones que presenta una misma palabra (género y número en el sustantivo; modo, tiempo, etc., en el verbo…). Tratamos siempre con las mismas palabras.

  • Modificaciones o variaciones de las palabras en relación con otras palabras. Podría ser el caso de los derivativos (libro, librero, librito…) que formo añadiéndoles sufijos a una base léxica. Trato con palabras distintas en este caso, con distinta significación. (herrero, carpintero, etc., sufijo que indica el agente)

  • El primer grupo, en el que se podría incluir la derivación latina, está íntimamente relacionado con cuestiones de carácter sintáctico pero vemos en contrapartida que el segundo grupo no está relacionado con ellas.

    Por lo tanto vemos en la morfología cuestiones internas que están relacionadas con cuestiones de tipo sintáctico pero otras no.

    Además intentamos relacionar la forma en que creamos las palabras y la forma en la que creamos una frase (aspecto en el que se basarán los que defienden una separación entre morfología y sintaxis):

    Tenemos la palabra releer y la frase leer de nuevo, tanto el sufijo re- como el sintagma preposicional sirven como modificadores de un mismo lexema. En el primer caso por un proceso morfológico y en el segundo sintáctico, pero los dos significan “otra vez”.

    En el primer caso tenemos poca libertad para crearla, nos viene dada. En el segundo somos mucho más libres (lo que viene de la idea de que a la hora de crear frases somos bastante más libres que a la hora de crear palabras) de ahí que realmente morfología y sintaxis sean dos procesos distintos que tenemos que separar.

    Podemos rebatir este argumento con un ejemplo: a pies juntillas, una frase hecha y término des-semantizado, es sintaxis pero me viene absolutamente dada, la única variación que podría añadir es a pies juntillos (que es la única que admite). Aquí podemos comprobar que, aunque efectivamente tenemos mayor libertad en la creación de frases, también tenemos limitaciones.

    Hay quien dice que a pies juntillas es una palabra (los que están a favor de la separación), lo cual quiere decir que dependiendo del concepto de palabra que tengamos nos estaremos refiriendo a cuestiones más morfológicas o a cuestiones más sintácticas.

    CONCLUSIÓN

    No podemos establecer una separación, desde el punto de vista teórico y de aplicación, entre la morfología y la sintaxis, tan sólo desde el punto de vista metodológico o didáctico.

    Hay autores que postulan que cuando hablamos de morfosintaxis nos estamos refiriendo a gramática.

    5.3. TIPOS DE GRAMÁTICA

  • Gramática lógica: se trató en el S. XVIII sobre todo y en la Edad Media con los modistae. Hasta hace poco tiempo ha persistido en lingüística el paralelismo lógico-gramatical. Después esta actitud fue abandonada (a partir del S. XIX) tanto en el historicismo positivista como en el estructuralismo posterior. Desde entonces se ha venido defendiendo la independencia de la ciencia lingüística respecto de la lógica. No obstante, en los últimos tiempos se ha retomado la relación, sobre todo de manos de la gramática generativa (que dice que si tenemos bien estructurada la mente podremos construir enunciados correctos).

  • Gramática histórica: paralela al positivismo del siglo XIX a raíz del descubrimiento del sánscrito, tras el abandono de la posibilidad de una gramática general, válida para todas las lenguas en sus principios fundamentales. Nace por que se piensa ya que todos los seres humanos tenemos la misma estructura mental que es igual que la estructura lingüística, no se entiende por qué no existe una gramática general a pesar de las distintas lenguas. La gramática histórica, por tanto, estudia la evolución, los cambios que experimentan las lenguas o sistemas a través del tiempo, su evolución fonética, semántica, etc. No es igual a historia o historiografía de la lingüística, puesto que esta es el análisis de las ideas sobre el lenguaje, el pensamiento lingüístico.

  • Gramática normativa: es tradicional y aspira a la regulación del empleo en una lengua determinada (regular el uso de una lengua). Es propiamente normativa la gramática que, como la de la RAE, persigue esta finalidad de un modo exclusivo. La existencia de una gramática normativa tiene plena justificación, y las necesidades prácticas que satisface le dan derecho a subsistir al lado de la gramática teórica o científica, ya sea de carácter general o descriptivo de una lengua determinada.

  • Gramática comparada: en sentido estricto no existe una gramática comparada, sino, en todo caso, una comparación entre gramáticas diversas, o sea, entre diferentes sistemas lingüísticos que reflejan y describen dichas gramáticas. (distintas gramáticas comparadas)

  • Gramática general (o universal): la anterior dará lugar a una gramática general, esto es, una gramática que, basada en la antigua gramática lógica, aspira a alcanzar principios generales de validez universal, a través de las comparaciones de divergentes sistemas lingüísticos. (sobre un corpus de lenguas concretas que se comparan se intentan buscar principios universales)

  • Gramática contrastiva: también lingüística contrastiva. Método sincrónico-comparativo que contrapone estructuras. El objeto de la gramática contrastiva es el de descubrir y comparar sistemática y sincrónicamente (en lo posible) lo común y diferente entre dos sistemas lingüísticos en los planos fonético-fonológico, sintáctico, morfológico y semántico. (compara lenguas en un punto concreto de la evolución, sincrónicamente)

  • DIFERENCIAS:

    • Gramática histórica: (es parecida a la comparativa, de hecho luego se juntaron). Reconstrucción de lenguas primitivas, no hay sincronía.

    • Tipología lingüística: orientación pancrónica (todo el tiempo) para la clasificación de todas las lenguas conocidas, según criterios morfológicos y fonológicos. No estudia la evolución, ni un punto en concreto sino todo a la vez. Estudiaría por ejemplo la familia del indoeuropeo hasta lo que hablamos hoy.

    • Gramática contrastiva: acentúa su carácter sincrónico y orientado al sistema en funcionamiento de las lenguas.

  • Gramática descriptiva: exponen un determinado estado de las lenguas sin aportar normas lingüísticas o evoluciones históricas. Lo descriptivo se opone, pues, a lo prescriptito, normativo, histórico (no hace normas, no establece la evolución). Coincide con el concepto de lingüística sincrónica de Saussure (incluso él a su forma de hacer lingüística la llama lingüística descriptiva). Analiza, especula desde un punto de vista sincrónico sobre una lengua.

  • Gramática escolar: también gramática pedagógica o didáctica. Gramática que sirve de base a la enseñanza del lenguaje, de acuerdo con criterios pedagógico-didácticos. No es una versión simplificada de una gramática concreta o de un modelo específico. El enfoque distinto de una gramática aplicada a niños, más reducido pero con distinto enfoque además.

  • Gramática generativa: “sistema de reglas que proporciona descripciones estructurales a las frases de un modo explícito y bien definido” (Aspects, 1965, que es la más conocida). El fundador es Noam Chomsky. La GG de una lengua es teoría o serie de afirmaciones que nos dice de modo formal y explícito qué cadenas de elementos básicos del lenguaje se permiten. La GG es una gramática concebida como sistema deductivo (modelo de caja traslúcida, le interesa el conjunto de reglas innatas, deducen esas reglas).

  • Otras: estratificacional, de casos, de valencias, etc.

  • SINCRONÍA: una lengua en un punto determinado (Saussure, francés del siglo XX)

    DIACRONÍA: la evolución de una lengua (no es igual que histórica), sería por ejemplo la evolución del castellano del siglo XVI al XVIII.

    Tema 6: EL MORFEMA

    6.1. TEORÍAS SOBRE EL MORFEMA

    Existen tres grandes teorías en las que se entremezclan cuestiones de concepto con cuestiones de terminología.

  • Ste, el morfema es el significante del signo lingüístico Bloomfield, Lenguaje (1933). Si el morfema es el significante el significado será el semema.

  • Sdo, el morfema es el significado del signo lingüístico J. Lyons, Introducción a la lingüística teórica (1958). Si el morfema es el significado el significante será morfo.

  • Ste = Signo = MORFEMA (El morfema es la combinación de sdo + ste).

  • Sdo lingüístico Lingüística funcional francesa con André Martinet

    a la cabeza.

    La problemática de la teoría de Bloomfield y de Lyons (1 y 2) es que al significado lo llaman semema y morfema y al significante morfema y morfo respectivamente pero no tienen un nombre para el conjunto, mientras que la lingüística funcional si se lo da, puesto que para ella esa unión es el morfema.

    Las tres son teorías excluyentes como podemos observar, de ahí que cada autor defienda tan sólo una de ellas, nunca dos a la vez.

    TEORÍA 1: Bloomfield, el morfema es el significante del signo y el semema el significado.

    Para él el morfema será “la combinación de fonemas que aparece en la mayoría de las palabras y que se encuentra ligada a un significado que se denomina semema, es decir, el morfema es una forma lingüística simple que no presenta parecido o semejanza fonético-semántica con otras formas o unidades de la misma lengua.”

    Dos tipos de morfemas:

    • Complejos: tienen parecido fonético-semántico con otra unidad.

    • Simples: no tienen parecido fonético semántico con otra unidad, son los genuinos.

    Cantando

    Cantaba Morfemas complejos Con (preposición): morfema simple

    Cantado Playing, morfema complejo,

    pero -ing simple terminación del gerundio.

    TEORÍA 2: Lyons. Esta concepción se encuentra en la lingüística anglosajona o post-bloomfeldiana. El morfema sería el significado (léxico no gramatical) y el significante lo que llamamos morfo.

    El morfo sería “la representación fonológica u ortográfica del morfema.

    Ejemplos:

    • Worried worri - ed

    Dos morfos (worri- y -ed) que a su vez tienen dos morfemas:

      • Worri-: “preocupar-se”.

      • -ed: “pasado”.

    • Puellam puella - m

    Dos morfos (puella- y -m) que tienen morfemas:

      • Puella- : “chica” (un morfema)

      • -m: “acusativo” (OD), “singular”, “femenino” (tres morfemas)

    - Cantabas:

    cant-: “cantas”

    -a-: “1· conj.” (vocal temática) 4 morfos

    -ba-: “pret. imperf.” (aspecto), “ind” (modo), “activa” (voz) 7 morfemas

    -s : “2ª pers. sing.”

    El término morfo se lo debemos a Ch. Hockett, representante del estructuralismo norteamericano que estableció rasgos del lenguaje verbal humano o animal para luego quedarse con dos o tres que consideró las específicamente humanas). Según él un morfema es “la unidad gramatical abstracta correspondiente al segmento fonológico u ortográfico mínimo con significado”.

    En relación con el término morfo deberemos introducir dos conceptos:

    • Alolexos: una variante de una raíz o morfema léxico.

    decir, diga, dijera, distintos alolexos, raíz dec-, distintas variantes según el paradigma de este vbo.

    • Alomorfos: una variante de un morfo gramatical.

    Plural: -s, -es, Ø, esas variantes del morfema gramatical de número que indica plural se llaman alomorfos.

    (Alófono, variante de un fonema, alo- “otro”: variante)

    Dos tipos de morfos:

    • Sinónimos: dos segmentos ortográfica o fonológicamente distintos que expresen un mismo significado. Por ejemplo -es y -s para el plural.

    • Homónimos: aquel segmento ortográfico o fonológico que responde a dos significados distintos. Por ejemplo -a indica género femenino y 3· pers. sing. Canto, un canto de piedra, una canción, un verbo, un tipo de jarro…

    TEORÍA 3: considera el morfema como el signo lingüístico mismo. Se la debemos a Troubetzkoy (fundó la fonología y es el descubridor del concepto de fonema), a los autores de la escuela de Praga y al funcionalismo francés (André Martinet), derivación del estructuralismo (aunque ellos lo nieguen).

    André Martinet teniendo en cuenta la problemática sobre los muchos sentidos del término morfema crea el término monema. De ahí que sea la teoría más extendida.

    El morfema para este postulado teórico es “el conjunto de fonemas que figuran en la mayoría de las palabras y que se encuentra ligado a una significación concreta”. Tiene dos caras:

    • El sentido o significado.

    • El significante o forma fónica que está compuesto de fonemas.

    Además en este concepto de morfema no sólo se incluyen como morfemas los afijos (sufijos, prefijos…) sino que también se incluyen aquí palabras que desempeñan funciones parecidos a los de los afijos. Para ellos también serían morfemas los artículos, preposiciones, conjunciones, etc.

    Según el funcionalismo francés los morfemas se pueden dividir en dos grupos:

    Primer grupo:

    • Lexemas: según Bernard Portier, Francisco Marcos Marín y César Hernández Alonso (catedrático de Lengua Española de la Universidad de Madrid).

    • Pleremas: según Luis Hjelmslev y E. Alonso Llorac.

    • Morfemas/Monemas/lexemas: según André Martinet.

    Los lexemas serían la parte de la palabra que aporta el contenido léxico básico de dicha palabra. Sólo tienen lexema los sustantivos, verbos, adverbios léxicos (lejos, cerca) entre otras unidades.

    Segundo grupo:

    • Gramemas: según Bernard Portier, Francisco Marcos Marín y César Hernández Alonso (catedrático de Lengua Española de la Universidad de Madrid).

    • Formantes: según Luis Hjelmslev y E. Alonso Llorac.

    • Morfemas/monemas gramaticales: según André Martinet.

    Hay dos tipos:

    • Independientes o separables de los lexemas, es decir, aquellos morfemas que modifican al lexema pero que no forman parte de él como una unidad total. Son por ejemplo las conjunciones, preposiciones, artículos y formas auxiliares de los verbos (hemos comido).

    • Dependientes o inseparables de los lexemas: morfemas de género, número, tiempo, etc.

    Como ya mencionamos antes, André Martinet aporta un nuevo concepto a la teoría del morfema, el monema, lo hace porque según él hay una serie de dificultades a la hora de establecer que es un morfema.

    Cuando se procede a la segmentación de una palabra, por ejemplo AMICORUM, podemos comprobar que el sufijo -ORUM significa genitivo, plural, masculino; “m” en el indoeuropeo parece ser genitivo y “r” plural, pero, aunque esto fuera así, no puedo dividir el resto del segmento para asignarle un significado.

    Para esta dificultad el creó el concepto de amalgama de significantes, una amalgama es una mezcla, un conjunto de cosas distintas, que en este caso serían significantes que yo no puedo separar, por ejemplo, en el caso de AMICORUM yo tengo que decir que todo el sufijo -ORUM es genitivo plural y masculino, no puedo decir que -O- es tal, -R- es tal, etc., puesto que -ORUM denomina a todo el conjunto.

    Esta dificultad por ejemplo no existiría en NIÑOS, puesto que en esta palabra distinguimos perfectamente la -O, que indica masculino, y la -S que indica claramente plural.

    En esta dificultad se basa la distinción entre:

    • Morfema, en el que no existe la amalgama.

    • Monema, en el que sí existe la amalgama.

    “El monema es el signo mínimo significativo que puede ser identificado como tal aunque no se exige que le corresponda un segmento particular del enunciado”.

    Son AMICORUM un todo significa varias cosas (gen., pl., masc.)

    monemas CANTABAS significa indicativo, imperfecto, etc.

    “El morfema es la unidad mínima significativa que puede ser identificada como tal y que sí implica un segmento formal del enunciado”

    NIÑOS la “o” sería un morfema puesto que no es un amalgama de significantes

    es tan sólo “masculino”, no hay mezcla de significantes.

    * Lo que hacemos en morfosintaxis es gramática tradicional, no distinguimos entre morfema y en sentido estricto no lo es.

    6.2. DISTRIBUCIÓN DE LOS MORFEMAS EN LA PALABRA.

    Según la gramática tradicional tenemos que distinguir entre unos morfemas gramaticales que preceden al lexema o a la base de la palabra (prefijos) y aquellos que siguen al lexema, raíz o base de la palabra, que serían los sufijos. Además nos podemos encontrar el interfijo o infijo, una unidad muy difícil de analizar y delimitar. Esta clasificación de sufijo, interfijo y prefijo tan rigurosa se debe al estructuralismo.

    Prefijos

    G. T. infijos P LEX S

    sufijos

    Infijo o interfijo: unidad que se encuentra entre el prefijo y el lexema o entre el lexema y el sufijo.

    Y. Malkiel (1950) define el infijo como lo siguiente: “es un segmento siempre átono, sin función gramatical y, en muchos casos, sin función significativa (no significa nada) que sirve de enlace entre el prefijo y el lexema y el lexema y el sufijo”.

    ¿Qué es una función gramatical?

    BLANCO adjetivo

    BLANCURA sustantivo, el sufijo -URA no significa nada pero permite cambiar la

    categoría gramatical de la palabra. Esa sería su función.

    Si introducimos el infijo dentro de los morfemas caemos en una contradicción puesto que los infijos no tienen significado y los morfemas son las unidades mínimas significativas. Por lo tanto habrá que hacer una distinción. Por lo general tanto los sufijos como los prefijos tienen significado y/o función gramatical.

    Martínez Celdrán, dentro de lo que llamamos morfemas gramaticales distingue entre:

    • Morfemas constitutivos G.T. : morfemas flexivos

    • Morfemas facultativos G.T. : morfemas derivativos

    Los morfemas constitutivos son morfemas cuya presencia parece obligatoria para que una palabra pueda pertenecer a una determinada categoría lingüística. Serían por ejemplo los morfemas de género y número del sustantivo, que son los que hacen que éste tenga esta categoría gramatical y no otra.

    Los morfemas facultativos son aquellos que pueden aparecer o no modificar al lexema de una palabra, es decir, son morfemas que no son necesarios para que una palabra pertenezca a una determinada categoría. Por ejemplo los diminutivos, aumentativos y despectivos en los sustantivos.

    Teniendo en cuenta esta clasificación hay autores que consideran que los interfijos son segmentos intercalados entre el lexema y un morfema facultativo, o bien entre un morfema facultativo y un lexema.

    Una solución que se ha propuesto es denominar interfijo al segmento de una palabra semánticamente vacío y gramaticalmente inactivo que queda una vez que se han aislado todos los morfemas constitutivos y facultativos de una palabra.

    Hay autores que en este sentido prefieren hablar de morfemas residuales o marginales.

    Los interfijos no habría que incluirlos dentro de la morfología, puesto que ésta estudia los aspectos significativos y este no lo es, si no dentro de la morfonología, puesto que está a caballo entre la morfología (ya que no es una unidad significativa) y la fonología (y tampoco una unidad fonológica).

    MUJER-C-I-TA-S, no podríamos cambiarla por el proceso fonológico de conmutación y lo único que podemos decir de ella es que sirve de enlace entre el lexema y el morfema facultativo.

    6.3. CLASIFICACIÓN DE LOS MORFEMAS

    Estudiaremos aquí dos corrientes teóricas:

  • Lingüística tradicional, que hace distinción entre:

    • Morfemas radicales: pueden coincidir con palabras, se trata de unidades que contienen el elemento significativo básico de la palabra, es decir, partes de la palabra que poseen el significado léxico de una palabra.

    Casa, sol, poeta… coincide el morfema radical con la palabra

    • Morfemas no radicales: se llaman también morfemas trabados ya que suelen ser dependientes de un morfema radical.

    • Flexivos: aquellos que pertenecen a la categoría gramatical en la que se encuentran. Por ejemplo el morfema flexivo de género y número en el sustantivo.

    • Derivativos: aquellos que aparecen en una categoría pero no tienen por qué, por ejemplo los aumentativos en el sustantivo.

    • Funcionalismo francés, que tiene tres clasificaciones de los morfemas:

      • Libres/ligados:

      • Libres: son aquellos que son fruto de la elección voluntaria del hablante en el momento de la enunciación. Por ejemplo si digo “gatos” el haber elegido gat-, -o y -s es porque yo he querido, podría haber elegido otros.

      • Ligados: aquellos que no dependen de la elección voluntaria del hablante, están fijados de manera previa a que el hablante utilice esa forma. Blanco -> blancura, si yo quiero convertir el adjetivo en sustantivo tengo que añadir ese sufijo que está establecido en la lengua.

      • Crítica: si realmente los morfemas libres son tan libres como parece, si yo quiero decir una cosa, por ejemplo veo gatos en mi ventana, no puedo decir perros puesto que si no tergiverso la realidad.

        • Léxicos/gramaticales (igual que los radicales y no radicales). Los léxicos son iguales a la raíz.

        • Funcionales/autónomos/dependientes:

      • Funcionales: aquellos que sirven para indicar al función de otro monema en el enunciado.

      • Ej.: “Lo hice con el martillo” (con indica la función de lo que viene después)

        “Lo hice con ella”

      • Autónomos: monemas que llevan en ellos mismos la indicación de la función.

      • Ej.: ayer, mañana (en ellos mismo está la circunstancia temporal)

      • Dependientes: aquellos que ni sirven para indicar la función de otro ni contienen en sí mismos la indicación de su función.

      • Ej.: “Lo hice con el martillo

        6.4. OPOSICIÓN MORFÉMICA/MORFOLÓGICA

        Hay oposición morfémica entre dos unidades que siendo en lo demás idénticas funcionan como unidades diferentes mediante un rasgo distintivo, diferencial mínimo.

        OPOSICIÓN FONOLÓGICA

        /p/ Bilabial, oclusiva, oral, sorda

        /b/ Bilabial, oclusiva, oral, sonora Entre b y t no habría oposición en sentido

        /t/ Dental, oclusiva, oral, sorda estricto ya que se diferencian en más de un rasgo

        OPOSICIÓN MORFOLÓGICA

        Yo voy al campo Los dos pertenecen al plano de la actualidad: son tiempos de

        Yo iré al campo indicativo, primera persona, pero uno es presente y otro futuro, por lo tanto, entre voy e iré habrá una oposición morfológica.

        * Si hay oposición entre morfema gramatical (género-número, singular-plural…), habrá oposición morfológica, no entre morfemas léxicos, tienen que tener el mismo significado.

        6.5. NEUTRALIZACIÓN MORFÉMICA

        El principio de neutralización morfémica impone una restricción importante en lo que concierne al funcionamiento de las unidades lingüísticas existentes en una lengua. Hablamos de neutralización cuando las oposiciones no funcionan, de manera que la neutralización es la pérdida de una oposición morfémica/morfológica en un contexto específico.

        La alumna obtuvo sobresaliente en lingüística. Oposición

        Las alumnas obtuvieron sobresaliente en lingüística. morfémica

        La mujer afortunadamente se ha incorporado al mercado laboral. Se han incorporado muchas, no funciona la oposición puesto que utilizo un singular para un plural. El singular y el plural no funcionan, puesto que hago uso del singular para el colectivo.

        Este es uno de los tipos de neutralización que estableció E. Coseriu, cuando nos referimos a contenidos generales rompemos la oposición y neutralizándola. Por ejemplo cuando utilizamos el masculino para hablar de los dos géneros: Todos mis alumnos son simpáticos. Aquí vemos que no funciona la oposición masculino-femenino. Cuando utilizamos un elemento morfológico que normalmente tiene oposición y en ese caso no la tiene hablamos de neutralización.

        Según E. Coseriu las neutralizaciones se producen fundamentalmente en tres casos:

      • Cuando la distinción de contenido se considera superflua por ser redundante.

      • Mañana voy al cine El voy no indica presente (pres. con valor futuro, el

        Mañana iré al cine ste. es presente pero el sdo. es futuro). En este caso la oposición presente futuro no está puesto que la suple un adverbio.

      • Cuando no se quiere o no se puede especificar dicho contenido:

      • Qué niño tan guapo Como desconozco el sexo del niño no establezco la oposición masculino-femenino, no lo sé y no puedo especificar la oposición.

      • Cuando lo que queremos es hacer referencia a valores neutros o generalizados.

      • La mujer afortunadamente se ha incorporado al mercado laboral.

        Algo por alguien.

        Todos somos geniales.

        Tema 7: LA GRAMÁTICA. LAS CONSTRUCCIONES.

        1. LAS FUNCIONES SINTÁCTICAS.

        1.1 CONCEPTO DE FUNCIÓN

        Cuando hablamos de construcciones nos referimos a los productos de la actividad lingüística del hablante. Las construcciones implican necesariamente una relación entre signos. Esta relación entre los signos es lo que suele llamarse función sintáctica, función o función semántica.

      • E. ALARCOS (Gramática Estructural) siguiendo a L. HJELMSLEV dice que toda dependencia establecida entre una clase y sus elementos (bien una cadena y sus partes, bien un paradigma y sus miembros) es una “función”, o una dependencia establecida entre los elementos entre sí. Cada uno de los elementos que contraen relación es un “funtivo” (una unidad funcional). Esta de función de función es por una parte demasiado abstracta en el sentido de que no precisa cual es la naturaleza de esa relación.

      • A. MARTINET (Estudios de sintaxis funcional) piensa que las funciones sintácticas representan los procesos mediante los cuales las formas lingüísticas manifiestan las relaciones entre los datos de la experiencia . El número de relaciones posibles entre los elementos de la realidad es prácticamente ilimitado por lo que las relaciones sintácticas pueden englobar relaciones que en la realidad son bastante diferentes. Así señala los ejemplos: The top of the tree, The song of the butcher, The colour of the rose... que en la misma realidad son diferentes pero que sintácticamente son la misma relación

      • También ocurre a veces que un mismo tipo de relación extralingüística se manifiesta mediante formas distintas: Il lit en Espagne, Il lit au Portugar.

        En la lingüística estructural y funcional el término función se opone al término naturaleza. Así en la frase “L`homme marche”, la palabra homme es por sus naturaleza un sustantivo y por su función un sujeto. Esta palabra continúa siendo un sustantivo aunque no aparezca en ninguna frase, pero ya no funcionará como sujeto.

        1.2 CLASES DE FUNCIONES SINTÁCTICAS

        La gramática tradicional siempre ha distinguido 3 grandes grupos de funciones sintácticas:

        -La predicación

        -La coordinación

        -La subordinación

        Dentro de cada una de ellas se han establecido nuevas clases. Esas funciones, naturalmente, se dan siempre entre signos con referencia autónoma.

        En la lingüística estructural ha habido intentos de establecer una clarificación totalmente lógica o formalizada. Pero que esencialmente es la misma que hemos visto en la gramática tradicional. Este es el caso de HJELMSLEV y de E. ALARCOS, que sigue la teoría del danés.

        Para ellos las relaciones entre los términos pueden darse de 3 maneras diferentes:

      • Si ambos término se presuponen de manera que ninguno de los dos puede prescindir del otro, se da una relación de interdependencia.

      • Si un término presupone al otro pero no al revés, se da una relación de determinación.

      • Si no hay ningún tipo de presuposición entre los dos términos, la relación es de constelación.

      • Exactamente esta misma clasificación de las funciones sintácticas es la que propone A. MARTINET en “Estudio de sintaxis funcional” aunque la explique con otros términos y por ello nos limitamos a recoger el esquema mediante el que las representa.

        -Interdependencia A B Predicación

        -Determinación A B Subordinación

        -Constelación A B Coordinación

        1.3 SIGNIFICANTE DE FUNCIONES SINTÁCTICAS

        1) F.R. PALMER (Gramatical roles and relations), es esta obra afirma que básicamente hay 3 fromas para expresar las relaciones sintácticas:

      • El orden de palabras que tiene en unas lenguas más importancia que en otras (The boy hits the man; The man hits the boy)

      • La presencia de marcadores morfológicos como es el caso de los pronombres personales en los que las variaciones formales suelen manifestar diferentes funciones semánticas. Este es también el caso de las lenguas flexivas que declinan los nombres. Los diferentes casos del latín suelen manifestar algún tipo de relación sintáctica.

      • La concordancia que se puede producir entre diferentes elementos dentro de la frase y que se da de manera especialmente regular en la relación entre sujeto y predicado.

      • (Esta clasificación de significantes es la que podemos encontrar en cualquier manual de introducción a la lingüística).

        2) Hay sin embargo, una forma de marcar las relaciones sintácticas que aparece más esporádica, pero que tiene una gran importancia para establecer las relaciones entre los componentes de la frase. La cita de una manera clara A. MARTINET, pero vamos a ver 3 ejemplos del español en los que podemos comprobar que la diferencia de la relación sintáctica depende de la función semántica del complemento:

        -Así en “la casa de pueblo” / “la casa del pueblo”; el complemento de la primera frase sirve para establecer una subclase de aquellas cosas que llamamos “casa”. El complemento se la segunda frase sirve para identificar el objeto designado, pero no añade ningún rasgo significativo al concepto “casa”.

        -De la misma manera, “vinieron de compras” / “vinieron de las compras”. De compras lo interpretaríamos como un C. Suplemento y de las compras como un C.C de lugar.

        *El único rasgo que manifiesta esa diferencia es la distinta función semántica de los dos complementos.

        -También interpretaríamos con funciones distintas los complementos del verbo de las dos frases siguientes:

        “Mis amigos viven en pisos de alquiler” / “Mis amigos viven en aquellos pisos nuevos”.

        Este planteamiento lo apuntaba de manera clara A. MARTINET, también a través de una serie de ejemplos en los que claramente se pone de manifiesto que la función sintáctica depende, al menos en parte, del significado o función semántica de los signo.

        -Hier (ayer), last night, por su propio significado determinan la función que desempeñan. En las construcciones “Une elegante personne”; “Une personne elegante”, siempre interpretaremos que elegante es el complemento o elemento subordinado.

        En latín en los neutros desaparece la oposición sujeto/ objeto. Sin embargo en frases como “Animal gramen pascitur” siempre interpretaremos que animal es el sujeto y gramen en objeto.

        2 CLASES DE CONSTRUCCIONES

        Según GUILLERMO ROJO (Aspectos básicos de sintaxis funcional) las expresiones lingüísticas están articuladas y eso significa que pueden ser analizadas en constituyentes menores que tienen entre sí diferentes tipos de relación. Mediante este proceso de segmentación o análisis podemos llegar hasta las unidades mínimas que ya no son construcciones.

        Este planteamiento de G . ROJO responde a un procedimiento analítico que se realiza mediante segmentación o partición. Planteado como procedimiento sintético o constructivo, el mecanismo consiste en que mediante la combinación de signos podemos producir diferentes tipos de construcción.

        Visto en un nivel jerárquico de menor a mayor, ROJO señala los distintos tipos de unidades lingüísticas:

        -El fonema -La frase

        -El morfema -La cláusula Pertenecen a la sintaxis

        -La palabra -La oración porque son construcciones.

        -El enunciado

        Algunas de estas unidades no interesan a la sintaxis porque no son construcciones. Las que pertenecen a la sintaxis son: la frase, la cláusula y la oración.

        En menor medida el enunciado porque no se corresponde con ningún tipo de construcción.

        Este tipo de clasificación jerárquica es la que aparece en la mayoría de los manuales de lingüística y en algunos se llega a incluir el texto como una unidad lingüística más o menos supraoracional.

        2.1 EL SINTAGMA O FRASE

        El término sintagma es el utilizado normalmente en la lingüística europea y el término frase es el utilizado normalmente en la lingüística americana.

        SINTAGMA...............................LINGÜÍSTICA EUROPEA

        FRASE........................................LINGÜÍSTICA AMERICANA

        La definición más repetida de sintagma es la que lo define como una unidad de función. Esta es la definición de B. Pottier y aunque aparentemente es muy clara no es fácil su aplicación, pues en realidad, todas los signos son una unidad de función: la caracterización del sintagma; J. C MORENO mantiene que el núcleo es el que determina todas las características del sintagma.

        • Desde un punto de vista semántico, los complementos restringen o delimitan al núcleo.

        • Desde un punto de vista sintáctico, los complementos pueden estar exigidos por el núcleo.

        • Desde el punto de vista morfológico el núcleo impone sus rasgos a todo el sintagma.

        • Desde el punto de vista distribucional un sintagma puede aparecer en las mismas posiciones en que puede aparecer el núcleo.

        2.2 CLÁUSULA O PROPOSICIÓN

        La cláusula o proposición es la construcción en la que tienen lugar las funciones primarias, las llamadas de sujeto y predicado. Sin embargo en este análisis suelen incluirse y así lo hace GUILLERMO ROJO, construcciones con infinitivo, gerundio y participio que realmente no debemos interpretarlas como proposiciones. Está relativamente extendida la teoría según la cual sólo tenemos proposición o cláusula cuando tenemos un verbo en forma personal. Así lo podemos ver entre otras en la Gramática de la lengua Española de E. ALARCOS.

        2.3 LA ORACIÓN O ENUNCIADO

        ROJO según hemos visto, distingue como construcciones distintas la oración y el enunciado, pues para él la oración es la categoría en la que se integran las diferentes cláusulas o proposiciones para construir una unidad superior. Sin embargo, en la lingüística actual, oración y enunciado son términos que se utilizan indistintamente y con ellos no se atiende a un tipo de construcción, sino que son definidas como unidades de comunicación. Para tener una unidad de comunicación, lo único necesario es que el signo o construcción tenga:

        - independencia sintáctica,

        - función predicativa

        - y sea satisfactorio informativamente.

        *Desde un punto de vista estrictamente lingüístico lo únicamente necesario para un enunciado es que tengamos un signo o construcción con referencia autónoma.

        2.4. TIPOS DE CONSTRUCCIONES ATENDIENDO A LA FUNCIÓN SEMÁNTICA

        Se trata de una clasificación que trata de explicar para qué sirven las distintas construcciones que realizamos mediante la combinatoria sintáctica.

        2.4.1. CONSTRUCCIONES LÉXICAS

        Es un lugar común afirmar que las lenguas necesitan recurrir a clasificaciones de la realidad que no vienen en el diccionario. En español por ejemplo tenemos palabras como camisa, azul y caminar pero no tenemos palabras para camino de algodón, azul marino o caminar despacio. Los hablantes construimos por lo tanto mediante reglas sintácticas clasificaciones de la realidad más precisas que las que vienen en el diccionario. El procedimiento tiene distintas formas de realizarse pero de una manera simplificada podemos decir que siempre que a un lexema unimos otro lexema, tenemos una construcción léxica y una clasificación de la realidad menos extensa que la del lexema núcleo.

        Este tipo de construcciones aparecen tratadas cada vez con más frecuencia en la lingüística actual y algunos autores como S. Gutiérrez han establecido dos tipos de complementos a los que llaman determinación sémica y determinación de la designación.

        2.4.2. CONSTRUCCIONES NOMINALES

        En la lengua tenemos algunos signos que nos permiten nombrar las cosas a las que nos referimos.

        Partimos del hecho de que una de las cosas que hacemos cuando hablamos es nombrar objetos. Esto lo podemos hacer mediante los nombres propios o mediante los nominales gramaticales que ya hemos visto, pero normalmente ni las cosas tienen un nombre propio ni podemos nombrarlas mediante un signo gramatical.

        Tenemos que recurrir a las construcciones nominales. Esto es lo que hacemos cuando usamos estructuras como la casa o mi amigo.

        Frecuentemente necesitamos añadir nuevas designaciones que precisen el objeto designado como vemos en “La casa de Juan” o “mi amigo Juan”. Todas estas construcciones más o menos extensas tienen la misma función semántica, la casa es una construcción nominal y “la casa de madera que vimos el día en que fuimos a la feria del pueblo de Juan” es también una construcción nominal.

        Tenemos por lo tanto un segundo tipo de construcción, las nominales, uqe trata de explicar otra de las cosas que hacemos cuando hablamos.

        2.4.3. PROPOSICIONES O DESIGNACIONES COMPLEJAS

        Todas las construcciones nominales incluso las más largas que nos podamos imaginar siempre son construcciones designativas simples en el sentido de que son una única unidad de designación. Sin embargo si a un nominal como “Juan” o “la casa” le añadimos “ha venido” o “se ha caído”, los elementos añadidos no precisan la referencia de Juan o la casa, sino que son nuevas construcciones designativas en este caso basadas en un verbo pero el resultado, “Juan ha venido” o “La casa se ha caído”, es una designación compleja.

        3. ESTRUCTURA SINTÁCTICA DE LA ORACIÓN (PROPOSICIONES CLÁUSULA)

        Veremos a continuación las tres interpretaciones que en la lingüística actual tenemos a cerca de las relaciones sintácticas que se dan dentro de la oración o proposición.

        1. GRAMÁTICA TRADICIONAL

        La gramática tradicional, partiendo del concepto de juicio lógico, entiende que toda oración se organiza en un primer nivel en sujeto y predicado, pues para que haya un juicio hay que decir algo de alguien. Esta interpretación continúa vigente en algunos de los más importantes lingüistas del siglo pasado como L. Hjelmslev para quien la relación entre sujeto y predicado es una relación de interdependencia. También la sigue N. Chomsky en su libro Aspects, en el que la primera regla de la gramática es que la oración se compone de frase nominal y frase verbal (O FN + FV) donde debemos entender que FN y FV equivalen a sujeto y predicado respectivamente.

        2. A partir de L. Tesnière (Elementos de sintaxis estructural), surge una interpretación de la estructura de la oración que con diferentes matices viene a decir que el verbo es el núcleo de la oración. Según Tesnière una oración es como un pequeño drama en el que hay actantes y circunstantes, el sujeto es un actante más y el verbo es el elemento vertebrador o aglutinador.

        Esta teoría ha sido valorada muy positivamente por algunos lingüistas como V. Báez que enfatizan el hecho de que se rompe de una vez con la explicación estructural de la oración basada en los juicios lógicos.

        También en la lingüística española hay estudiosos que interpretan que el verbo es el núcleo de la oración, este es el caso de E. Alarcos y su Gramática de la Lengua española. A pesar de que él afirma que mantiene una postura ecléctica, dice que se llama verbo a una clase de palabras que funcionan como núcleo de la oración y pro lo tanto puede aparecer como representante d la oración completa sin necesidad de otros elementos. Para Alarcos todos los elementos que pueden ir con el verbo son los adyacentes (sujeto, CD, suplemento, CI, atributo y circunstanciales).

        Encontramos otra interpretación semejante en S. Gutiérrez (la oración y sus funciones) quien establece una organización jerárquica de la oración con diferentes niveles que gráficamente representa así:

        • Los argumentos están fijados de alguna manera en el propio significado del verbo de manera que unos verbos exigen más argumentos que otros:

        Vivir es un verbo monovalente o gonádico mientras que dar es un verbo trivalente o tricíclico.

        • Los aditamentos no son exigidos por la naturaleza del verbo y desempeñan una complementación o delimitación del conjunto formado por el verbo y sus argumentos.

        • Los circunstantes están situados en una esfera exterior y modifican el conjunto de los elementos de las esferas interiores. En su opinión tienen una función esencialmente incidental y son separados por comas.

        Esta interpretación del verbo como núcleo de la oración es sin ningún tipo de duda la más abundante en la lingüística actual. Toda la gramática funcional sigue este planteamiento y la misma gramática generativa que en etapas anteriores consideraba el sujeto y predicado como equivalentes, en la versión actual, conocida como teoría de la X', interpreta que el verbo es el núcleo de la oración. La lingüística actual de base léxica incorpora al diccionario los esquemas sintácticos y acompañan a los verbos. Esta teoría tiene una base lógica también justificada a partir de la lógica de predicados según al cual los predicados expresan cualidades de los objetos o relaciones entre los objetos.

        3. Hay también una interpretación según la cual el sujeto es el núcleo de la oración. Esta interpretación en la lingüística española es defendida especialmente pro V. Báez San José para quien, siguiendo las teorías lógicas de Husserl, el sujeto representa la entidad, el ser en sí, mientras que el verbo representa un modo del ser y supone lógicamente la existencia del ente antes que la existencia del proceso (para que algo ocurra tiene que ocurrir en algo). Esta teoría surgió por primera vez en la E. Media dentro de la corriente gramatical conocida como los Modistae que basándose en el mismo criterio lógico también defienden la preeminencia del sujeto.

        El problema de esta interpretación tal y como la expone Báez, es que considera que el verbo es un determinante del sujeto.

        4. Todas estas interpretaciones de la oración tienen, según hemos visto un fundamento lógico, pero naturalmente no todas pueden ser verdaderas y será mejor aquella que mejor explique cómo usamos los hablantes este tipo de construcciones.

        Las teorías que estructuran la oración en torno a un núcleo, sea el verbo o el sujeto, no diferencian estas estructuras de lo que llamamos frases o sintagmas, sin embargo, cuando los hablantes insertamos un sintagma dentro de una oración no lo hacemos lo mismo que cuando insertamos una estructura sujeto-predicado.

        Tema 8: LA GRAMÁTICA DEL TEXTO

        1. INTRODUCCIÓN

        La unidad mínima significativa según la tercera teoría sería el morfema y la unidad máxima según la gramática descriptiva sería la oración. A partir de los años 60, 70 (los 70 sobre todo) se desarrollaron estudios en los que de manera muy tímida se intenta superar la convicción de que la oración era la unidad máxima significativa, puesto que nosotros no hablamos por oraciones sino mediante textos. Por lo tanto hay una disciplina, la gramática del texto, que se ocupa de todos aquellos elementos lingüísticos que van más allá de la oración (se habla entonces de la sintaxis transoracional).

        El texto será toda unidad que sirva para comunicarse, entendido como enunciado comunicativo en el sentido más amplio (novela, frase, publicidad, hoja en blanco…). Es una unidad de sentido y de ahí que si partimos sólo de la oración no podamos verlo como unidad.

        PÁG. 39

        2. GRAMÁTICA DEL TEXTO/LINGÜÍSTICA DEL TEXTO

        Tenemos que distinguir entre:

        • Lingüística del texto: tiene por objeto el estudio de los textos en cuanto tales, independientemente del idioma o los idiomas históricos en que los textos se presenten.

        • Gramática del texto: se ocupa del texto como nivel de estructuración de un idioma. Recibe diversas nominaciones (gramática transoracional, análisis transoracional). Su objeto es por tanto la constitución de textos en determinadas lenguas en la medida en que existen reglas específicas idiomáticas que se refieren a ellos.

        Cuando hablamos de “texto” diferenciamos 2 funciones:

        1-.) Textual o también llamada “sentido” (se relaciona con la lingüística del texto). Esta función designa el contenido propio de un texto o de una parte del texto.

        2-.) Idiomática o también llamada “significado” (se relaciona con la gramática del texto).

        La función idiomática es como una materialización de la función textual. Designa el contenido proporcionado por las unidades idiomáticas de una lengua histórica determinada. También se denomina “significado” y hablamos entonces de significado léxico y gramatical.

        Por ejemplo una pregunta, una orden, un sentimiento...tiene diferentes formas de hacerse efectivas :

        Una orden por ejemplo......................se puede hacer de forma “imperativa”

        Se puede hacer de forma “interrogativa”

        Sinonimia: Lo ideal en una lengua sería que existiera un solo significado para un significante y viceversa, pero esto no ocurre, es entonces cuando hablamos de palabras sinónimas, es decir que se suelen utilizar en mismos contextos pero que en realidad no tienen el mismo significado. Con respecto a sinónimos diremos que son términos que significan lo mismo y se utilizan en los mismos contextos, sin embargo no existen 2 términos exactamente sinónimos porque sino uno de ellos tendría que desaparecer al ser los dos idénticos y esto no ocurre; no hay por tanto dos palabras que signifiquen lo mismo, tiene que haber algún aspecto en dichas palabras que difiera, con lo cual mantenemos que no existen los sinónimos.

        Anafórico

        Catafórico

        Endofórico DEIXIS

        Exofórico

        Anafórico: tipo de deixis( referencia) que desempeñan ciertas piezas léxicas para asumir una parte del discurso que ya ha sido dicho.

        Catafórico: tipo de deixis que desempeñan ciertas piezas léxicas para asumir una parte del discurso que se va a decir.

        Ej: Dijo esto: “yo iré al cine” (esto hace referencia a la frase que se expone a continucación)

        Endofórico: elementos que se refieren a unidades léxicas presentes en el texto.

        Exofórico: elementos que se refieren a unidades léxicas NO presentes en el texto.

        EJEMPLOS

        1-.)-“¡Qué calor hace!, es imposible dar clase aquí”

        Tiene valor exofórico puesto que el elemento “clase” al que se refiere no está presente.

        2-.)-“Me encontré un perro suelto por la calle: el chucho había sido abandonado”

        Tiene valor anafórico por exponer una oración y explicarla a continuación y valor endofórico ser un elemento presente en la oración.

        3-.)-“Pedro y María fueron al cine. Ellos se lo pasaron muy bien”.

        Exactamente igual que la oración anterior, tiene valor anafórico y endofórico.

        4-.) “Estás cansado. Tienes que dormir más”

        Tiene valor anafórico y exofórico.

        (*Las partes de un todo, de un verbo por ejemplo: la persona, el tiempo al que pertenece, la conjugación...se denominan merónimos).

        3. PROPIEDADES DEL TEXTO: COHERENCIA Y COHESIÓN

        -La coherencia ataca directamente al saber elocucional

        -La cohesión ataca al saber idiomático.

        Una de las propiedades esenciales de todo texto es la coherencia. Por coherencia se entiende la conexión de las partes en un todo. Esta propiedad implica, pues, la unidad. Para algunos autores como COSERIU, la coherencia representa un caso particular de lo que se denomina congruencia o conformidad de la actividad lingüística con las normas universales del hablar. Estas normas universales del hablar constituyen el denominado saber elocucional, integrado por el conocimiento del mundo y de las cosas, los principios generales del pensar humano, la exigencia de claridad y de no repetición, el no decir lo obvio, lo imposible o extravagante... Y, entre estos principios, se encuentra la coherencia.

        Por otra parte, los citados principios pueden suspenderse intencionadamente cuando el hablante juzga que hay razones suficientes para hacerlo, como un procedimiento más para lograr un determinado sentido en su discurso.

        La cohesión por su parte, está constituida por el conjunto de todas aquellas funciones lingüísticas que indican relaciones entre los elementos de un texto (BEAUGRANDE Y DRESSLER). Esta característica proporciona trabazón entre los constituyentes del texto , pero no garantiza por sí sola la coherencia de tal texto. En efecto, como dice COSERIU “los textos no se elaboran sólo con medios lingüísticos, sino también - y en medida diversa según los casos- con la ayuda de medios extralingüísticos”. Dicho de otra manera: en la construcción de un texto entra en juego no sólo la competencia idiomática del hablante, sino también lo que se denomina, según diferentes autores o escuelas, “competencia expresiva” y “saber elocucional” (COSERIU), “competencia pragmática” (CHOMSKY) o “competencia comunicativa” (HYMES).

        A la cohesión de un texto contribuyen múltiples y variados procedimientos, como la recurrencia (total o parcial) de elementos o estructuras, la paráfrasis, la sustitución (el uso del profesor), la elipsis, así como una serie de recursos para establecer relaciones entre acontecimientos o situaciones en un determinado universo textual, tales como los tiempos verbales, el aspecto, y lo que llamamos marcadores u operadores discursivos (partículas) .

        También contribuye a la constitución del sentido del texto y a su cohesión, el orden de los constituyentes en los enunciados, en función de la importancia o novedad de sus contenidos: se trata de la función informativa o functional sentence perspective (JIMÉNEZ JULÍA). Además , en los textos orales , la entonación reviste una importancia decisiva para la cohesión textual ((BEAUGRANDE Y DRESSLER) . Una gramática del texto no debería omitir el estudio de ninguno de los procedimientos de cohesión que se acaban de enumerar.

        4. PROCEDIMIENTOS DE COHESIÓN TEXTUAL

        4.1. RECURRENCIA

        Es la repetición de un elemento del texto en el texto mismo y se considera como uno de los procedimientos fundamentales de cohesión textual. Existen distintos tipos:

      • Mera recitación léxica. Se repite un elemento léxico en su identidad material y semántica: Juan está jugando con el balón. Es el balón que le regalaron sus padres.

      • Repetición léxica sinonímica. Se reitera el significado de un elemento utilizando un sinónimo léxico. Son raros los casos de sinónimos totales.

      • Repetición léxica de lo designado. Se produce identidad referencial o coincidencia en la designación extralingüística: por ejemplo, la designación del balón en una crónica deportiva mediante los lexemas esférico, pelota, cuero...

      • Mediante hiperónimos. Véase el apartado siguiente.

        • La recurrencia suele ir asociada a determinadas piezas lingüísticas con valor anafórico o catafórico: el artículo, los determinantes, así como elementos tales como tal, semejante, tanto...: Me encontré un perro suelto por la calle. El chucho había sido abandonado por su amo.

        • El artículo que posee relevancia cohesiva es el denominado "uso anafórico asociativo" basado en el conocimiento general del mundo y en el hecho de compartir unos mismos presupuestos culturales: Había un naranjo en el patio. Tenía las ramas algo vencidas por el peso y el tronco ligeramente inclinado. Sabemos que un naranjo tiene tronco y ramas. Ese “las ramas” que se presenta en el texto, esa determinación se produce por el conocimiento que tenemos del mundo, no se dice porque conozcamos el naranjo sino porque sabemos cómo es el naranjo (conceptualización general del naranjo con independencia de los distintos naranjos que ya conocemos); simplemente asumimos que el naranjo tiene ramas.

        • En la anáfora asociativa se comportan de forma diferente el artículo determinado y los demostrativos: He encontrado un libro antiguo; tenía las hojas deterioradas. *He encontrado un libro antiguo; tenía estas (unas) hojas deterioradas.

        4.2. LA SUSTITUCIÓN

        Consiste en la reiteración de una determinada unidad del texto mediante empleo de proformas de contenido muy general, especializadas en esta función sustitutoria. CASADO VELARDE distinguen entre proformas léxicas, pronombres y pro-adverbios.

        • Proformas léxicas son lexemas especializados en la sustitución, pueden tener un valor nominal (palabras baúl) o un valor verbal (verbo hacer, etc.).

        • Ayer colisionaron dos vehículos en la carretera nacional VI. El hecho (palabra omnibus) se produjo a las cuatro de la tarde.

        • Pedro trabaja. Juan hace lo mismo.

          • El verbo hacer puede emplearse también con función catafórica: "¿Qué está haciendo Pedro? Leer/ estudiando". Sólo sustituye a verbos que significan acción pero no a los verbos caracterizados con el significado de estado (parecer, ser...)

          *Antonio está cansado. Y lo mismo hace Andrés.

          • Los hiperónimos es otro caso de sustitución léxica.

          En los alrededores se veían olivos, almendros y naranjos. Todos estos árboles son de plantación reciente.

          Árboles es el hiperónimo de naranjo, pino...

          Naranjo y pino serían los hipónimos de árboles

          • Pronombres personales. Sólo los de tercera persona pueden considerarse sustitutos textuales, es decir, sustitutos de elementos ya aparecidos ( o por aparecer en función catafórica) en el texto:

          Juan y María prepararon bien el examen. Él aprobó, pero ella no pudo presentarse.

          Ayer llegaron Elisa y Luis. Él estaba contento, ella no.

          Las formas él y ella anteriores cumplen una función endofórica: remiten a unidades del texto. A veces pueden referirse a unidades que están fuera del texto; serían unidades exofóricas: ("Él dice que no") pero que resultan identificables por los oyentes.

          • Los pronombres personales de primera y segunda persona se usan siempre con función exofórica, por lo que sólo se consideran sustitutos textuales los de tercera persona. Poseen también función sustitutiva textual los llamados reflexivos, recíprocos, los relativos, indefinidos, posesivos y demostrativos. Ejemplos:

        • Pedro escuchó el despertador y saltó de la cama. A los pocos minutos se había duchado ya.

        • Juan y María pasearon toda la tarde. Al anochecer se despidieron.

        • Se sabe de memoria el libro. Lo cual no quiere decir que lo haya entendido.

        • Los congresistas terminaron sus trabajos a las siete. Algunos fueron al teatro. Otros se marcharon al hotel.

        • Alfonso llegó tarde. Le retuvieron en su oficina.

        • Manifestantes y policía se retiraron poco después. Aquéllos, a sus casas; ésta, a su cuartel.

          • Pueden darse casos de sustitución catafórica: "La solución es esta: te encargas tú".

          • Proadverbios son aquellas formas que pueden emplearse para sustituir unidades lingüísticas del texto con función de complemento circunstancial (en empleo catafórico). "Los encontramos en el monte. Allí estaba también Lola." El uso exofórico carece de relevancia textual, pues nunca sustituye texto sino contexto; Hace frío. Aquí sin embargo se está bien.

          4.3. LA ELIPSIS

          • El término elipsis designa un conjunto de fenómenos lingüísticos bastante heterogéneos. Se puede definir como "figura de construcción" que consiste en omitir en la oración una o más palabras, necesarias para la construcción gramatical, pero no para que resulte claro el sentido. ¿Qué tal?, por ¿Qué tal te parece?. No todo lo que se sobreentiende está elíptico, sino sólo aquello que afecta a la constitución material de la unidad lingüística que se considere. Se trata de ciertas ausencias o supresiones de elementos lingüísticos en un texto. Así ocurre en expresiones como:

        • ¡Fuera!

        • Imposible llegar vuelo previsto enfermedad grave Juan

        • ¿Terminarás el trabajo esta semana? -Quizá

        • Pedro visitó la catedral; María el museo (aquí vemos una clara elipsis verbal pues faltaría “María visitó la catedral”)

          • Existen varios tipos de elipsis. CASADO VELARDE habla de elipsis telegráfica. En ella se suprime sobre todo el contextos lingüístico (determinantes, artículos...) y su comprensión depende en gran medida del contexto extralingüístico. Se ha demandado una mayor atención a este tipo de elipsis pues parte de la competencia lingüística de un hablante consiste en saber hacer uso de la elipsis.

          • HERNANZ Y BRUCART diferencian la elipsis gramatical de la contextual. La elipsis gramatical se produce en el marco de la oración, y está determinada por reglas sintácticas: Ella dijo sí, él no. La elipsis contextual cuenta con el contexto lingüístico, es el caso de las respuestas a preguntas formuladas previamente.

          • La elipsis es un término gramatical de larga tradición, que frecuentemente se ha utilizado de un modo irrestricto. Con respecto a la elipsis oracional, en el marco de la gramática generativa, se ha propuesto un uso restringido. Sólo habrá elipsis si se da el principio de recuperabilidad, esto es, si se puede interpretar el contenido a partir de la información presente.

          Según la terminología de HALLIDAY y HASAN podemos dividir las elipsis en:

          -Nominal

          -Comparativa

          -Verbal

          LA ELIPSIS NOMINAL

          • Se da dentro de los límites del sintagma nominal. En el SN elíptico no se expresa el núcleo, y el sintagma queda representado por los restantes modificadores: "Hoy vienen los alumnos de tercero; mañana los de segundo".

          • El SN elíptico ha de disponer, en el contexto verbal o en el de situación, de la información precisa para llenar la laguna; por lo general la información está presente en el SN precedente. Si este otro SN estuviera en una oración distinta, la elipsis sería cohesiva (MEDEROS).

          • Generalmente, en la elipsis, aparece el núcleo nominal, pero se dan casos como el que sigue: "Tengo dos relojes digitales de cuarzo que me han traído. Te regalo uno".

          En la frase nominal elíptica, “uno” retoma no sólo el núcleo nominal reloj, sino también los adyacentes digital, de cuarzo y que me han traído.

          • No siempre ocurre esto, sin embargo a veces la selección de elementos retomados del sintagma antecedente por el sintagma elíptico depende también de factores extralingüísticos. Por ejemplo en "No, gracias; ya tengo yo otro".

          • HALLIDAY Y HASAN observan una escala de preferencias a la hora de retomar algún elemento no nuclear del antecedente, escala que seguiría el siguiente orden de mayor a menor probabilidad de ser retomado: modificador restrictivo (sintagma preposicional), adjetivo, cuantificador.

          • Todo SN elíptico contiene algo de información nueva que es justamente en lo que se diferencia de su antecedente. A veces el énfasis fónico puede orientar el rechazo de un elemento del SN antecedente: "Te fumaste 20 cigarrillos. -Me fumé 10".

          LA ELIPSIS COMPARATIVA

          •  Se establece generalmente omitiendo el término de la comparación, que enlaza cohesivamente con un segmento precedente para su adecuada interpretación. Siempre, por tanto, que en una estructura comparativa se omite el término de comparación por aparecer éste en el contexto verbal, se entabla un lazo cohesivo.

          LA ELIPSIS VERBAL

          •   Existe elipsis verbal cuando el lugar que en una construcción corresponde a una forma verbal, sola o acompañada de adyacentes, está vacío por presuponerse en el contexto verbal o situacional. Si como contexto actúa una oración contigua, normalmente, la precedente, la elipsis tiene carácter cohesivo. La elipsis verbal puede afectar a formas verbales personales o a formas no personales.

        • Elipsis de formas personales del verbo

        • Generalmente la elipsis de las formas verbales personales se da en respuestas a preguntas por la confirmación o la identidad del verbo en forma no personal. En la elipsis del verbo en forma personal se presuponen determinados elementos de la oración precedente: el propio verbo elidido y consecuentemente la persona y el número, el tiempo y a voz.

          ¿Vas a pasear? -No, a estudiar / ¿Estás estudiando? -No, leyendo

        • Elipsis de formas no personales

        • La elipsis de verbo no personal se encuentra rigurosamente restringida a un conjunto de verbos, tales como deber, pensar, poder, querer, saber, soler, lograr, conseguir...que poseen la particularidad de poder combinarse con infinitivo.

          ¿Sabes tocar la guitarra? -No, no sé

          ¿Piensas ir al concierto? -No, no pienso

          Algunos verbos no admiten ir solos en la respuesta y necesitan un pronombre átono que remite al verbo no personal, como por ejemplo mejorar u odiar.

          ¿Consigues mejorar? -No no lo consigo

          ¿Odias madrugar? -Sí, odio

          4. 4. TOPICALIZACIÓN

          • Consiste en la selección de un elemento como "tópico" o tema de la predicación. En español existen diferentes formas de marcar esa selección: asignando al elemento topicalizado la posición inicial, o bien -si esa posición ya le corresponde- separándolo del resto de la oración por una pausa.

          Ej: Antonio, ¿cuándo vendrás?.

          Ej: Los ancianos, ¡cómo se los discrimina”

          • Existen en español algunos marcadores especializados en la función tematizadora, tales como: en cuanto a, por lo que se refiere a, etc.

          Ej: En cuanto a ventas, vamos bien

          Ej: Por lo que respecta a los ancianos, no hay duda de que se los discrimina.

          • Un procedimiento tematizador frecuente en lengua coloquial es la reduplicación léxica. Es tema aparece en infinitivo y el verbo se repite luego en forma personal:

          Ej: Llegar, llegaron, pero tardísimo. Nevar sí que nevó

          Como tenerlo, lo tiene Leer, leo, pero no escribo

          • Con adjetivos se puede hacer también, consiste el procedimiento en extraer el predicativo y anteponerlo. En este caso sí se mantienen los morfemas de concordancia de género y número:

          Ej: Listo, sí que es listo (Listo, sí que lo es)

          *Cuando el componente tematizado es una frase nominal determinada, no se admite la repetición, sino que debe aparecer un pronombre átono correferencial con la frase:

          Ej: El bacalao, (sí que) lo odia.

          4.5. LOS MARCADORES O CONECTORES DISCURSIVOS.

          • Son elementos lingüísticos (evidentemente, o sea, pues, por ejemplo...) que marcan relaciones más allá de los límites oracionales. Han recibido diversas denominaciones (marcadores textuales o de discurso, operadores pragmáticos, conectores discursivos, enlaces extraoracionales...) MARTÍN ZORRAQUINO aboga por el mantenimiento del término tradicional “partícula”, que tiene la ventaja de resultar apto para referirse a elementos que operan en la gramática de la oración y en la del discurso.

          • Presentan una gran heterogeneidad gramatical (conjunciones, locuciones, etc.) pero, al mismo tiempo, coinciden en su carácter invariable y en su casi total lexicalización. Es pues frecuente, asimismo, la acumulación de partículas pues bien, ni aun siquiera , o sea que, etc...

          • Otro rasgo general de los marcadores consiste en la dificultad de establecer su valor general de lengua, es decir, el significado subyacente a todos los posibles empleos discursivos. Tal dificultad se agrava por la “multifuncionalidad de muchas partículas( su aptitud para operar en un marco transoracional y para servir también de elementos relacionales de distinto tipo en la sintaxis de la oración), lo que determina que no siempre quede claro, para muchas de ellas, si se usan como operadores modales en el discurso o si, simplemente , representan conexiones interoracionales”. (Zorraquino).

          • CASADO VELARDE engloba todas estas formas bajo la denominación general de marcadores de función transoracional y pueden ser:

          ADVERBIOS MODIFICADORES ORACIONALES

          • Se trata de adverbios que presentan una función no identificable con la de complemento circunstancial:

          Ej: Todo terminó, desgraciadamente. En este caso no es posible la sustitución por "así". Es un adverbio modificador oracional porque atañe a toda la oración.

          Todo terminó desgraciadamente . Aquí si es posible decir Todo terminó así.

          Caracterización de los modificadores oracionales

          • Los modificadores no determinan el contenido léxico del verbo, como hacen los adverbios en función de CC, sino que afectan a la oración en su totalidad, introduciendo comentarios relativos a elementos externos a la oración. Cumplen, en suma, un papel contextualizador en virtud del cual el mensaje queda ubicado en una situación comunicativa más amplia. (ÁLVAREZ MENÉNDEZ).

          • Comparten rasgos con adverbios y locuciones adverbiales pero sus características propias son: constituyen una unidad fónica independiente, en general separada de la oración por pausas, y que se desplaza libremente por la oración.

        • "Afortunadamente, ellos previeron las consecuencias".

        • “Ellos, afortunadamente, previeron las consecuencias”

        • “Ellos previeron, afortunadamente, las consecuencias”

        • “Ellos previeron las consecuencias afortunadamente”

        • *No constituyen una respuesta a preguntas encabezadas por como, dado que no son CC de modo.

          Ellos, afortunadamente, previeron las consecuencias.

          ¿Cómo previeron ellos las consecuencias? -Afortunadamente ( no es válido)

          MARCADORES DE FUNCIÓN TEXTUAL

          •  Incluimos un grupo numeroso de piezas lingüísticas, a veces de difícil catalogación en las gramáticas tradicionales (adverbio, preposición, conjunción, interjección).

          • Una característica de los marcadores de función textual aquí considerados es su multifuncionalidad.

          • El adecuado tratamiento científico de estos marcadores reclama un estudio monográfico de cada forma, atendiendo a los diferentes planos de la descripción lingüística: fónico, morfológico, sintáctico, pragmático...

          MULTIFUNCIONALIDAD DE LOS MARCADORES TEXTUALES

          •  En la caracterización lingüística de los marcadores hemos de señalar dos rasgos:

          -  Existe gran dificultad para deslindar el valor general del valor ocasional.

          -Son piezas multifuniconales.

          Veamos estor rasgos en relación con algunos marcadores textuales, que seleccionamos a título de ejemplo.:

          -O SEA -CLARO

          -BUENO -ENTONCES

          El marcador O SEA

          • Tiene un valor general de explicación en el sentido de explicación, de evidenciación. Puede tener otros empleos entre los que destacan:

          A)  Reformulación de lo dicho. Puede tener un carácter de precisión, de rectificación, de eufemismo o de conclusión.

          -Precisión: “Tiene como lengua materna el español un dos por ciento de filipinos, o sea, un millón de personas”

          -Rectificación :"Llegaré a las siete, o sea, a las ocho”.

          -Eufemismo: “Antonio es perito, o sea ingeniero técnico”

          -Conclusión: “Todo el mundo lo dice, o sea, debe ser verdad”.

          B) Explicitación de lo no dicho. El marcador puede explicitar lo presupuesto (por el contexto, situación...y que resulta compartido por el oyente) o lo deducible de algo que se sabe: "Pedro es profesor, o sea, puede participar en el consuro”

          C) Ponderación o intensificación de lo enunciado en el primer segmento del texto mediante la repetición del constituyente remático: "Las guías eran de pena, o sea, de pena".

          El marcador BUENO

          La variedad de sentidos que puede expresar esta forma se encuentra en estrecha dependencia con respecto de la entonación con que sea emitida la frase. Puede emplearse como:

          A) Introductor de un enunciado que cierra el texto. "Bueno, pues creo que hemos terminado".

          B) Indicador de asentimiento o acuerdo, equivalente a una afirmación más o menos fuerte. "¿Te pongo más café?. Bueno."

          C) Corrector o matizador de lo dicho "Serían las cuatro, bueno, y media."

          D) Puede exteriorizar el desacuerdo total a través de la ironía. Esta cualidad es aplicable a gran parte del léxico.

          El marcador CLARO

          Se emplea para manifestar evidencia o pretensión de evidencia, relativa a una aserción o una constatación no verbal, propias o ajenas, previas o previsibles (ZORRAQUINO). Los procedimientos suprasegmentales permiten al hablante matizar en gran medida su actitud acerca de dicha aserción o constatación. Este marcador conoce empleos como los siguientes:

          A) Asertivo, confirmativo: Ej: El número de parados sigue aumentando. -Claro con esta política de gobierno...

          B) Reforzador: puede ir acompañado de que * el adverbio reforzado: Ej: ¿Has visto la exposición?. -Sí, claro que sí / No, claro que no.

          El marcador ENTONCES

          Este marcador asume los siguientes empleos discursivos:

          A) Conclusivo, de inferencia. Se usa con frecuencia con el sentido “por consiguiente”, “por tanto”. Ej: Juan no puede venir. Entonces, no iremos al cine.

          B) Continuativo. Permite al hablante mantener ( o volver a )la línea discursiva, al tiempo que puede contribuir a retener la atención interlocutiva. Ej: Tenía que preparar la maleta antes de marcharme, despedirme de los amigos, reservar el billete...Entonces, llamé a la centralita para pedir línea.

          C) Indicador de cambio de actante . Mediante su uso se indica que, en el enunciado que sigue, será otro el actante, habrá cambio de protagonista (LAMÍQUIZ). Ej: Estábamos hablando tranquilamente y entonces empieza a sonar el timbre. Entonces dice Juan: ¿Quién falta por llegar? Entonces se levanta Pedro para abrir y ... gran sorpresa: era María. Entonces le dice ¡Hombre, María” No te esperábamos.

          BLOQUE 3: SEMÁNTICA (Temas 9, 10 y 11)

          1. VISIÓN HISTÓRICA DE LA SEMÁNTICA. ETAPAS.

          La semántica es la disciplina científica que estudia el significado de las palabras o de las oraciones (semántica oracional).

          Su nombre no ha sido siempre el mismo y tampoco se ha estudiado siempre como en la actualidad, es una disciplina que ha tenido bastantes dificultades hasta que se ha constituido y ha tenido un campo de estudio bien delimitado y autónomo.

          Dentro de la evolución sobre los estudios semánticos tenemos que distinguir cuatro grandes etapas o cuatro tipos de semántica:

          1. SEMÁNTICA CLÁSICA

          En ella tenemos las teorías de especulación semántica de autores como Platón (que trata estas cuestiones en el Crátilo) y Aristóteles. Los estudios aquí eran estudios filosóficos donde se trataba el tema dentro de ellos y aluden a la esencia y naturaleza del significado.

          Dentro de la semántica clásica (que llega hasta finales del XVIII o principios del XIX) tenemos también los trabajos de los Modistae en la Edad Media, representantes de corriente teórica. Se incluirían en esta corriente Dante y el Anónimo Islandés.

          También en el Renacimiento tenemos que señalar estudios pero embrionarios, es decir, poco serios. Destacaría aquí la figura de Juan Luis Vives.

          En el S. XVIII existen estudios de fenómenos como la sinonimia.

          2. SIGLO XIX

          Sin embargo el nacimiento de la semántica como tal comienza en este siglo de la mano de Ch. K Reisig que en 1825 instaura los principios básicos de lo que el denomina semasiología (Bedeutungslehre), disciplina igual a la semántica actual pero con distinto nombre. Este autor encarna el modelo germánico de la llamada semántica histórica. Seguidor de este modelo es también F. Haase.

          De forma paralela pero en Francia se va a constituir el modelo francés de la mano de M. Bréal (que consideran muchos verdadero fundador y precursor de la semántica actual) el cual instaura la semántica (la cual es bastante parecida a lo que definió Reisig como semasiología). En 1987 escribe su obra Ensayos de semántica. Ciencia de las significaciones (conocida como Essai). Verdaderamente es a partir de él cuando se puede hablar de semántica (desde finales del XIX). Sin embargo este hecho está muy rebatido y se puede hacer a través de dos hechos fundamentales:

          • Su modelo se crea de manera paralela al germánico y pueden existir influencias de uno a otro.

          • El término semántica ya se encuentra en autores del S. XVII, esta aparente innovación terminológica no lo es tal. Aunque si bien es cierto que no se refieren a lo que Bréal entiende como semántica.

          Con estos dos modelos se instaura la Semántica Histórica.

          A partir de este momento se empiezan a establecer confusiones entre los términos semántica y semasiología y en el S. XX existirá una batalla entre las dos escuelas que los defienden. Este se intenta solucionar en los años 50 del S. XX.

          En estos años hay varios intentos para adoptar un solo concepto para referirse a la disciplina y tenemos figuras como Store, Guiraud, St. Ullmann, K. Baldinger, Firth...

          Estos autores terminan por decantarse por la semántica y esta permanece para designar la disciplina que se encarga de estudiar el significado en general y la semasiología reduce su objeto de estudio para oponerse a la onomasiología.

          • Onomasiología: disciplina que estudia las relaciones que van del significado al significante (codificación).

          • Semasiología: estudia las relaciones que van del significante al significado (decodificación o proceso por el que percibo el significante y llego al significado.

          A partir de los años 50 la semántica se centra sobre todo en los distintos componentes del signo lingüístico. Aquí podemos incluir a autores de las teorías triangulares del signo del S. XX como CK. Orden, IA Richards… Se preocupan sobre todo por el tipo de relación que hay entre el signo lingüístico y la realidad extralingüística.

          Kurt Baldinger, que fue el que más apostó por una reducción terminológica, propone en el 57 una división de la semántica entendida como disciplina científica. Propone tres etapas:

          • Etapa subterránea: se inicia en 1825 con Reisig y finaliza en 1880 con H. Paul y su obra Principien der Sprachgeschichte (Principios de historia de la lengua).

          • Etapa de desarrollo: desde M. Bréal hasta los años 50. Es una fecha importante puesto que se establece la división entre semántica y la semasiología.

          • Etapa científica: de los años 50 en adelante.

          Se pueden hacer otras divisiones en la última etapa, esta no es una clasificación definitiva, tan sólo es la que realizó Baldinger.

          Semántica preestructural

          Saussure en su Cours de Linguistique Générale estableció ya los principios de lo que denominamos semántica moderna puesto que el consideraba que la lengua era un sistema de signos entre los cuales se mantenía una serie de relaciones y el poder establecer este tipo de relaciones le lleva a crear una nueva forma de estudiar/metodología de la semántica/hecho semántico.

          3. Comienza así lo que podemos llamar ETAPA PRECIENTÍFICA PREESTRUCTURAL. Esta etapa dota a la disciplina de algo que no tenía: metodología, forma de estudio. Tenemos que citar aquí a autores como B. Portier, J. Lyons, E. Coseriu.

          Un hito importante en la historiografía de la semántica lo tenemos en 1957, año en el que se celebra en Oslo el VIII Congreso Internacional de lingüística en el que se discute sobre todo la llamada estructuración del léxico.

          4. Con estos estudios precisamente comienza la última etapa: SEMÁNTICA MODERNA. Como consecuencia de este Congreso y el desarrollo a partir de aquí de la semántica, se produce en los años 60 un importante auge de los estudios semánticos y en general de la semana en tanto que estudio del plano del contenido en su totalidad. Tenemos que destacar aquí seis líneas de trabajo fundamentales:

          • El estudio de los significados de las palabras y las leyes de su evolución semántica, es decir, el estudio de los cambios semánticos y sus causas.

          * Esta primera línea es heredera de lo que llamamos semántica histórica.

          • Análisis de los componentes del signo lingüístico o lo que también se denomina semántica analítica o referencial y donde se estudia qué elementos componen un signo lingüístico y hasta qué punto la realidad extralingüística debe ser parte del signo lingüístico o no.

          • Fundamentos teóricos del acto de comunicación: se estudia el análisis y funcionamiento de dos disciplinas que ya hemos estudiado: onomasiología y semasiología.

          * Las líneas dos y tres son herederas de la llamada semántica tradicional.

          • Estudios sincrónicos y diacrónicos sobre estructuras léxicas, campos semánticos.

          • Determinación y análisis de las diversas relaciones léxicas o semánticas (polisemia y sinonimia).

          * Las líneas 4 y 5 son herederas de la llamada semántica preestructural.

          • Estudios del significado en distintos planos lingüísticos. Aquí tenemos la llamada semántica de la palabra o semántica léxica, semántica oracional y semántica textual.

          2. LOS CAMBIOS SEMÁNTICOS

          2.1. CAUSAS DEL CAMBIO SEMÁNTICO

          CAUSAS DE TIPO LINGÜÍSTICO

          Antoine Meillet señala que muchos de los cambios semánticos se producen por causas de tipo lingüístico, es decir, por asociaciones que tienen las palabras en el discurso:

          Ne…. pas ha sufrido un cambio semántico, ahora indica estructuras de negatividad con ne e incluso sin ne, este le ha contagiado la negatividad.

          CAUSAS HISTÓRICAS

          Por causas históricas hay también palabras que cambian el significado y en cambio conservan el mismo significante.

          La palabra mechero permanece a pesar de que el significado ha cambiado, ya no tiene mecha, igual que la palabra brasero, que a pesar de que ahora los braseros no son de brasa también conserva el mismo significante. También la palabra átomo, que antes significaba no-divisible y, a pesar de que sabemos ahora que si lo es, conserva el significante.

          CAUSAS SOCIALES

          Dos tipos:

          • Por especialización: una palabra restringe su significado original. Por ejemplo la palabra latina laborare, que antes significaba trabajar, ha sufrido una evolución hasta labrar y ha restringido su significado a trabajar sólo el campo.

          • Por generalización: la palabra latina adripare, significa llegar a la orilla sin más y ahora llegar en francés se dice arriver, ha generalizado su significado (dependiendo de la lengua es más o menos preciso).

          CAUSAS PSICOLÓGICAS

          Dos tipos de agentes:

          Factores emotivos: en general los estudiosos como H. Sperber ha estudiado cómo los sentimientos en general son una fuente importante para el cambio semántico. Cuando algo por lo que sea nos preocupa nos ponemos pesados hablando del tema, por eso utilizamos eufemismos con estos temas que en general son fuente de expansión o de atracción de metáforas.

          Por ejemplo, determinadas armas que se utilizaban en la Segunda Guerra Mundial que preocupaban mucho y se utilizaban por primera vez llevo a por ejemplo cambiar tanque por cocina andante o que una mujer que tiene muchos hijos era una “ametralladora”.

          Por ejemplo expresiones que hemos recogido relacionadas con el mundo del coche y que utilizamos para otras cosas: estar averiado o como una moto, no pasar la ITV, dar pistoletazo de salida, mucha marcha…

          Tabú: se refiere a determinados temas que están prohibidos y que nos atraen por ello. Por ello tanto estos hechos y las palabras están prohibidos y se utilizan para dulcificar eufemismos. Tres tipos de tabúes fundamentalmente:

          • Tabú de miedo: serpiente bicha, comadreja en danés novia y cuñada y zorro tía Rosa.

          • Tabú de la delicadeza: loco pirado, desequilibrado mental; basurero colaborador ecológico; enterrador funcionario del ayuntamiento.

          • Tabú de la decencia y el decoro: palabras que pertenecen al tema de los insultos y la actividad sexual, por ejemplo. Caperucita Roja: encarnada, Ensaladilla rusa: imperial…

          POR INFLUENCIA DE OTRA LENGUA

          Por influencia extranjera hay determinadas palabras que en español cambian de significado. Por ejemplo la palabra jugar que en español significa todo lo relacionado con actividades de juego, por influencia del inglés también significa jugar un papel.

          EXIGENCIA DE UN NUEVO NOMBRE

          Esto ocurre siempre en determinados avances científicos donde la lengua no tiene palabras para adoptar, cubrir ese nuevo avance y coge palabras de otra lengua, normalmente de la que se ha creado en el país de origen del avance.

          Por ejemplo en Hispanoamérica se dice computadora del inglés computer, en España hemos sido más puros y le hemos puesto otro nombre, ordenador, mientras que ellos tan sólo lo traducen.

          En relación con el tema de las causas de los cambios semánticos tenemos que citar dos procesos fundamentales:

        • Ennoblecimiento semántico o desarrollo ameliorativo: significa que hay determinadas palabras que a lo largo de la evolución histórica, desde su etimología, han ido cambiando su significado de ser negativo a ser más positivo.

        • Ejemplos:

            • Canciller: del latín cancelarium (“criado o portero”), el que abría las puertas, ahora significa presidente del gobierno alemán (el canciller alemán).

            • Ministro: del latín ministrum, que significa criado, ahora es un cargo de gobierno.

            • Condestable: es un título nobiliario (muy desarrollado en la Edad Media), viene de comites stabulum (encargado de establo).

            • Envilecimiento semántico o desarrollo peyorativo: significa que hay determinadas palabras que a lo largo de la evolución histórica, desde su etimología, han ido cambiando su significado de ser positivo a ser más negativo.

              • Villano: ahora es malvado, cruel, pero antes era simplemente la persona que habitaba en una villa.

              • Retrete: antes Isabel I de Castilla se retiraba al retrete a meditar, era una habitación más o menos acomodada a la que se retiraban los señores a reflexionar.

              • Imbécil: antes significaba simplemente débil, en el siglo XVII la mujer era el sexo imbécil.

              • Pedante: viene de paidós, niño en griego, era un pedagogo.

              • Bárbaro, vándalo: antes eran pueblos prerromanos y ahora tienen carga negativa.

              • 2.2. CLASIFICACIÓN DE LOS CAMBIOS SEMÁNTICOS

                METÁFORA

                ETIMOLOGÍA POPULAR

                METONIMIA

                ELIPSIS

                Significados Significantes

                Semejanza

                Contigüidad

                Posible pregunta: La elipsis, valores gramaticales, semánticos y pragmáticos.

                METÁFORA

                De ella se ha dicho que tiene una gran fuerza creadora, sobre todo en el ámbito de la literatura, sin embargo a nosotros nos interesa no como fuente estilística sino como fuente de creación de palabras y significaciones, de hecho es una fuente importante de una relación léxica que llamamos polisemia, la cual se basa muchas veces en ella.

                Clasificación de los tipos de metáfora en relación con su poder para crear nuevas significaciones:

                  • Antropomórficas: serían por ejemplo pulmones de una ciudad, manecillas del reloj, dos dedos de whisky, cabeza de ajo… El cuerpo humano puede ser fuente de expansión de metáforas (pulmones de una ciudad) o de JKAJKAJA (nuez de la garganta).

                  • Metáforas de animales: nombres de animales que se aplican a planas, objetos o incluso a algunas características del cuerpo (diente de león, patas de gallo, potro de saltar). También podemos decir que una persona es un burro, un cerdo, un fiera, un perro, un ganso, un borrego, un loro, etc.

                  • Metáforas que van de lo concreto a lo abstracto: es decir, para expresar determinadas nociones abstractas tenemos que hacer alusión a cuestiones concretas (“arrojar luz sobre un asunto”).

                  • Metáforas sinestésicas: la sinestesia se produce cuando a una determinada palabra le damos una cualidad perceptible por otro sentido (color chillón, voz cálida, olor dulce) dando un efecto muy visual, muy logrado.

                ETIMOLOGÍA POPULAR

                Es un cruce de dos palabras por desconocimiento de su etimología:

                  • * Esparatrapo: lo asimilamos por la textura.

                  • * Gabina: por el cruce con el nombre propio Gabina.

                  • * Laurita: uralita de los tejados.

                  • * La casa del ruso: La casa Herruzo.

                ELIPSIS

                Se produce cuando una palabra o sintagma desaparece y las palabras que se encuentran al lado de ésta adquieren su significado.

                  • “Café cortado”, por elipsis de café sería “un cortado”.

                  • “Me voy en un automóvil”, en Hispanoamérica se produce elipsis y se queda tan sólo en “auto”.

                  • En las siglas por ejemplo, COU (Curso de Orientación Universitaria).

                METONIMIA

                Desde el punto de vista literario es menos funcional pero desde el semántico es una fuente importante de creación de nuevos significados. En literatura tratamos la:

                  • Metonimia (“el todo por la parte”).

                  • Sinécdoque (“la parte por el todo”).

                Nosotros trataremos la metonimia y a la sinécdoque como uno de los tipos de ésta. Diferenciamos cuatro tipos:

              • Metonimia de lugar:

                  • “Ponme un Montilla”.

                  • “Me regaló un cordobán”.

                  • “¿Me pones un Jerez?”.

                  • Sinécdoque:

                      • “El botones”.

                      • “El barba bellida” (El Cid).

                      • “Los cascos azules”.

                      • Metonimias en las que se establece una relación entre agente-instrumento:

                          • “El espada”.

                          • “Las lanzas” (grupos de guerreros del Cid).

                          • ¿“La pluma”?.

                          • Metáforas de tiempo:

                              • “Fulana hizo su agosto” (se puso las botas).

                              • “Esta tarde voy a hacer el sábado”.

                              • “Me montó un dos de mayo”.

                              • Cuando los profesores se refieren a hacer un “sabático”.

                            3. RELACIONES LÉXICAS

                            3.1. SINONIMIA

                            Lo ideal en una lengua sería un significado para cada significante y viceversa pero no ocurre así, existen distintos significados para un significante (sinonimia) y viceversa (homonimia).

                            Respecto a la controversia sobre si existen o no sinónimos absolutos decir que el profesor piensa que existen sólo en el ámbito de los tecnicismos. Pongamos el ejemplo de oculista y oftalmólogo, el primero es utilizado en un sentido más vulgar y el segundo es de registro más culto, existe una diferencia de uso y por lo tanto no son sinónimos absolutos.

                            Los que están en contra de la existencia de sinónimos absolutos han establecido una serie de parámetros, de reglas para establecer esas posibles diferencias entre elementos sinónimos a través de las cuales pretenden rebatir el que dos palabras se puedan utilizar en un mismo contexto:

                              • Puede que una sea más general que otra (robar y estafar).

                              • Puede que una sea más emotiva que otra (perola y cabeza).

                              • Que una sea más profesional o técnica que otra (cónyuge y esposo).

                              • Que una sea más coloquial que otra (pasta y dinero).

                            En función de la época hay palabras que tienen más sinónimos que otras, por ejemplo en el Romanticismo estaban amor y muerte como palabras más usadas y con más sinónimos.

                            También en función de las palabras tenemos más sinónimos, por ejemplo la palabra morir (estar mascando tierra, ser abono, estirar la pata, etc.) o cabeza (bola de pipis por ejemplo).

                            Hay palabras que en principio no son sinónimos que pero que pueden funcionar como tal, por ejemplo cuando decimos en la mesa “pásame la sal” o “pásame el salero”, se neutralizan las diferencias y se utilizan las dos por igual.

                            3.2. ANTONIMIA

                            Es un tipo de relación léxica en la que se establece una oposición de significados entre las distintas unidades significativas. Dos tipos:

                          • Antónimos gramaticales: son aquellos que se establecen con la ayuda de prefijos. Por ejemplo posible/imposible, conforme/disconforme, par/impar (suele ser por cuestión de evolución histórica).

                          • Antónimos léxicos: es aquel tipo de oposición en la que se utilizan palabras distintas para establecer la oposición. Por ejemplo antes/después, siempre/nunca, delante/detrás, marido/mujer.

                          • 3.3. HOMONIMIA Y POLISEMIA

                            Son dos fenómenos estrechamente relacionados y desde el punto de vista sincrónico son el mismo fenómeno, es decir, un significante con dos o más significados, en cambio, desde la perspectiva diacrónica sí que son dos fenómenos distintos.

                            HOMONIMIA

                            Se habla de homonimia cuando tenemos dos o más palabras que han coincidido fonéticamente en su evolución histórica y es el contenido el que diferencia cuál es una y cuál es otra.

                            [áya] (transcripción fonética) “haya” (verbo haber) del latín “habeas”

                            “halla” (verbo hallar) de “afflare”

                            “aya” (abuela) del gótico “hagja”

                            “haya” (árbol)

                            Existen dos tipos:

                              • Homonimia holográfica: es aquella en la que las palabras se escriben igual. Es el caso de haya del verbo haber y haya (árbol) o de vino de beber y vino del verbo venir.

                              • Homonimia heterográfica: aquella en la que las palabras se escriben de forma distinta. Por ejemplo, haya/halla, valla/vaya…

                            Aparte tenemos un tercer grupo:

                              • Homonimia paradigmática: los tiempos de los verbos que coinciden, como por ejemplo “decía”, primera y tercera persona del presente de indicativo del verbo decir. El paradigma de los verbos hace la misma palabra aunque tengan distintos significados.

                            FUENTES DE LA HOMONIMIA

                            Existen tres causas fundamentales:

                          • Convergencia fonética: es la más habitual, la evolución histórica ha hecho que dos o más palabras confluyan en una misma forma. Se puede hablar de homonimia incluso en las palabras fuego y juego cuando se aspira al f inicial de fuego. También en las palabras valla y vaya el yeísmo permite la homonimia.

                          • Préstamos de otras lenguas: una palabra que procede de lenguas distintas ha dado lugar a significados diferentes. Por ejemplo en determinadas zonas de Hispanoamérica tenemos la palabra “loco”, que en español significa “demente” y allí por influencia del quechua significa “sombrero”.

                          • Divergencia semántica: ocurre cuando dos o más significados de una palabra se separan hasta que llega un momento en el que no llega a verse la relación entre dichos significados. Por ejemplo la palabra latina “pupilam” (“niña”) da lugar en español a pupila (“niña del ojo” y “niña alumna” o “discípula”).

                          • Como podemos observar la homonimia da lugar a numerosas confusiones pero la propia lengua tiene recursos para la ruptura de la colisión homonímica. Algunos de estos recursos pueden ser en primer lugar:

                              • El contexto es una fuente importante de desambiguación, es decir, diferencia, dirime los significados.

                              • La propia grafía también sirve para romper la relación homonímica.

                              • La sustitución léxica, por ejemplo en Andalucía caza/casa pueden confundirse y por eso se dice cacería en lugar de caza.

                            POLISEMIA

                            Es un rasgo característico de la semántica de prácticamente todas las lenguas y muchas veces lo que ocurre es que a una misma palabra con su significado originario poco a poco se le van añadiendo significados mediante metáforas u otros mecanismos estilísticos.

                            FUENTES DE LA POLISEMIA

                          • Especialización de un medio social: por ejemplo la palabra “ascensión” que puede significar subida, nombre propio o algo religioso se concretiza uno de estos significados dependiendo del contexto. También ocurre esto por ejemplo en la palabra interés que dependiendo del contexto, de si este es económico o de relaciones personales, este puede significar una cosa u otra.

                          • Lenguaje figurado: una misma palabra adquiere significados mediante procesos metafóricos u otro tipo de procesos. Se encuentran siempre en el diccionario por la abreviatura Fig..

                          • Influencia extranjera: es una fuente importante de polisemia. La palabra jugar en español además de una actividad lúdica significa también desempeñar un papel por influencia del inglés.

                          • La lengua tiene también recursos para romperlo como el contexto, por ejemplo la palabra Granada que puede significar ciudad, fruta o arma dependiendo del contexto podremos saber qué significado tiene.

                            4. SEMÁNTICA ESTRUCTURAL. TEORÍA DEL CAMPO SEMÁNTICO DE B. POTTIER.

                            Es un estudio que relaciona varias unidades entre sí. En la semántica tradicional se trataban las unidades de forma estructurada pero a partir de la semántica estructural aparecen las unidades de forma relacionada.

                            Está basada sobre todo en el concepto de “valor” de Saussure en su obra Cours de linguistique générale. Está relacionada con la metáfora que utilizaba éste del juego de ajedrez, no a la interpretación que realiza Lyons sino la del mismo Saussure: el valor de cada pieza, o la propiedad que ésta tiene varía en relación con las otras piezas, es decir, en la lengua existe lo plural porque existe lo singular, las unidades se comportan por contraste, son una cosa porque no son otra.

                            El gran iniciador de la semántica estructural es E. Coseriu, el cual se dedica por entero a la semántica en su obra Principios de semántica estructural (1977).

                            También podemos citar como precedente en 1931 a Josh Trier, pero sin duda uno de los autores que más ha señalado los principios de semántica estructural es B. Pottier en su artículo de 1964 “hacia una semántica moderna”.

                            TEORÍA DEL CAMPO SEMÁNTICO (B. POTTIER)

                            Según la teoría de Pottier el campo semántico está formado por lexías que a su vez se subdividen en lexemas/grafemas (clasificación del funcionalismo francés).

                            Sema: rasgo semántico mínimo que puede contener una palabra, unidades mínimas de significado (“para sentarse”, puede haber más de los que tenemos).

                            Semema: conjunto de los semas (“para sentarse”, “para una persona”, “con brazos”…).

                            Archisemema: es el significado de todo el conjunto, el sema común a todas las lexías, el que une a todas las palabras. Conjunto de semas comunes a varios sememas (“para sentarse”). Puede haber más de uno pero lo ideal es sólo uno.

                            Archilexema: significante que engloba a todas las unidades, la formalización del archisemema o su significante (“asiento”).

                            Por lo tanto se establece la relación porque hay un sema que las une y pertenecen por lo tanto a un mismo campo semántico.

                            La semántica de Pottier una vez establecidos los semas escribe un signo más o menos dependiendo de si la lexía contiene o no ese sema. Si un sema tiene los dos signos es porque puede tenerlo o no. Habría que señalar los semas positivos y los negativos puesto que las unidades se definen también en función de lo que no tienen.

                            Distinga el concepto de semema entre Heger y Pottier.

                            BLOQUE 4: LA PRAGMÁTICA

                            LA PRAGMÁTICA

                            1. INTRODUCCIÓN

                            1.1 EL CONCEPTO DE “PRAGMÁTICA”

                            Se entiende por “pragmática” el estudio de los principios que regulan el uso del lenguaje en la comunicación, es decir, las condiciones que determinan tanto el empleo de un enunciado concreto por parte de un hablante concreto en una situación comunicativa concreta, como su interpretación por parte del destinatario.

                            La “pragmática” es, por tanto, una disciplina que toma en consideración los factores a los que no puede hacer referencia un estudio puramente gramatical: nociones como:

                            - las del emisor,

                            -destinatario,

                            -intención comunicativa,

                            -contexto verbal,

                            -situación o conocimiento del mundo van a resultar de capital importancia.

                            *Todo aquello que va más allá de la gramática y que tiene en cuenta el contexto responde a la pragmática.

                            *La pragmática estudia el uso de la lengua.

                            *La pragmática se sitúa en un terreno similar al de la gramática del texto.

                            *A la pragmática le interesa insertar las oraciones dentro de un contexto, no le interesa las funciones que las palabras desempeñan dentro de ellas (oraciones).

                            *Diferencias entre Gramática y Pragmática:

                            GRAMÁTICA PRAGMÁTICA

                            Hablante Emisor

                            Oyente Destinatario

                            Mensaje Enunciados

                            Gramática: se sitúa en una perspectiva abstracta sin tener en cuenta el contexto.

                            Pragmática: si sitúa en un punto concreto teniendo muy presente el contexto.

                            2. TRES PROBLEMAS DE PRAGMÁTICA

                            2.1 EL PROBLEMA DEL SIGNIFICADO NO CONVENCIONAL

                            Solemos dar por sentado que las lenguas naturales funcionan como códigos, como sistemas que emparejan signos y mensajes de una manera constante: la lengua establece una relación diádica, convencional y arbitraria entre representaciones fonológicas (significantes) y representaciones semánticas (significados).También habitualmente partimos de la base de que, cuando nos comunicamos por medio del lenguaje, lo que hacemos es simplemente codificar información, esto es, elegimos las representaciones fonológicas que corresponden al contenido que deseamos trasmitir.

                            Estas 2 ideas:

                            -La de que las lenguas son códigos

                            -La de que comunicarse consiste en codificar y descodificar información

                            pueden resultar útiles en algunos momentos y para algunos propósitos concretos, pero dibujan sólo un esquema muy simplificados de la comunicación. La realidad se encarga de demostrar que las cosas no son tan sencillas. Observemos estos textos:

                            A) Cuando un diplomático dice sí, quiere decir “quizá”

                            Cuando dice quizá, quiere decir “no”

                            Y cuando dice no, no es un diplomático.

                            Cuando una dama dice no, quiere decir “quizá”

                            Cuando dice quizá, quiere decir “sí”,

                            Cuando dice si, no es una dama

                            Comentario: se hace evidente la importancia del contexto en este caso (con lo cual el sentido pragmático es máximo) y la interpretación de cada persona.

                          • -Aquí tienes una gloria.

                          • -No sé que quiere usted decir con una gloria -dijo Alicia

                            -Por supuesto que no lo sabes..., a menos que yo te lo diga. He querido decir, “Aquí tienes un argumento bien apabullante”

                            -¡Pero gloria no significa argumento apabullante!

                            -Cuando yo uso una palabra, esa palabra significa exactamente lo que yo decido que signifique ..., ni más ni menos.

                            -La cuestión es si uno puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes.

                            -La cuestión es, simplemente , quién manda aquí.

                            Comentario: estamos ante la presencia de un texto absurdo, sin sentido, totalmente irreal.

                            *Podría decirse que ambos casos tiene en común el presentar usos “no convencionales” de algunas palabras:

                            En A, “quizá” significa “no” en una ocasión y “sí “ en otra.

                            En B “gloria” se emplea con el significado de “argumento bien apabullante” (no siendo este su significado real).

                            Sin embargo, es fácil darse cuenta de que existe un claro contraste entre los dos textos. El segundo resulta inaceptable y absurdo, y no reproduce una posibilidad existente en la “vida real”; todos sabemos que una persona no puede cambiar arbitrariamente el significado de las palabras .

                            2.2 SINTAXIS Y CONTEXTO

                            Sabemos que existen lenguas que tienen un orden de palabras en la frase relativamente libre, mientras que el de otras es más bien fijo. En general, la explicación más extendida que suele darse a este fenómeno se funda en el tipo y en el grado de caracterización formal de las relaciones de dependencia estructural entre los constituyentes. Se parte del supuesto de que las lenguas tienen al menos 2 maneras de marcar estas relaciones:

                            -El orden de palabras.

                            -La morfología

                            Cada lengua decanta sus preferencias hacia uno de esos procedimientos. Se establece entonces la siguiente correlación: cuanto mejor caracterizadas estén desde el punto de vista morfológico las relaciones sintácticas, menor necesidad habrá de marcarlas con el orden de palabras. Con estas ideas en mente se dice, por ejemplo, que el latín era una lengua con orden de palabras libres porque las desinencias de caso y de concordancia marcaban suficientemente las relaciones gramaticales; el inglés suele citarse en cambio, como prototipo de lengua en que las relaciones de dependencia estructural vienen indicadas por medio de un orden de palabras relativamente fijo.

                            • En latín da igual que los términos de la oración cambien de posición puesto que el significado de la oración no varía.

                            Caius amat Liviam Amat Caius Liviam

                            Caius Liviam amat “Cayo ama a Livia”

                            • En inglés no da lo mismo cambiar el orden sintáctico de las palabras dado que obligatoriamente cambiaría el significado.

                            John loves Mary Juan ama a María

                            Mary loves John María ama a Juan

                            • Por ejemplo en el siguiente ejemplo que observaremos a continuación, a primera vista diríamos que las frases son equivalentes, ya que describen siempre el mismo estado de cosas, de modo que no se puede decir que es una verdadera y las otras son falsas sin incurrir en una grave contradicción.

                            Juan ama a María

                            A María la ama Juan

                            Juan a María la ama

                            Si fueran totalmente equivalentes deberían poder intercambiarse en todos los contextos; pero esto no es así:

                            No la odia

                            Juan ama a María No Pedro

                            No a Rosa

                            No la odia

                            A María la ama Juan No Pedro

                            No a Rosa

                            No la odia

                            Juan a María la ama No Pedro

                            No a Rosa

                            Desde el punto de vista semántico las 3 oraciones son iguales pero su interpretación dentro de un contexto puede variar.

                            Lo que estos contrastes muestran es que cada uno de los diversos órdenes de palabras trata cada constituyente oracional de forma diferente desde el punto de vista comunicativo.

                            En resumen, si contemplamos los hechos desde un punto de vista general, resulta evidente que incluso algunos aspectos típicamente gramaticales, como el orden de palabras, están determinados por factores de tipo contextual o situacional, especialmente en lo que se refiere al contraste entre:

                            • la información que se presenta como compartida por los interlocutores

                            • y la que se considera nueva.

                            La cuestión no puede, pues, plantearse exclusivamente en términos de corrección gramatical , sino también discursiva. Y puesto que para explicar los contrastes existentes vuelve a ser necesario recurrir a conceptos como los de interlocutor, situación contexto o conocimiento compartido, parece que sólo un enfoque pragmático podrá dar cuenta de manera completa de las condiciones que regulan la elección entre las diversas variantes.

                            2.3 REFERENCIA Y DEIXIS

                            Desde el punto de vista de la comunicación, comprender una frase no consiste simplemente en recuperar significados, sino también en identificar referencias. No basta con entender las palabras; hay que saber a qué objetos, hechos o situaciones se refiere.

                            Ejemplo: “Si no cierras la puerta, Kiko se escapará”

                            Comentario: esa persona a la que va dirigida la oración debe saber identificar bien los objetos del mundo a los que alude la frase para no llevar a cabo una acción equivocada. La asignación de referencia constituye un paso previo e imprescindible para la adecuada comprensión de las frases.

                            Todas las lenguas tienen formas especiales para hacer referencia a los diferentes elementos de la situación: son los deícticos. Entre ellos se encuentran no sólo los pronombres personales de primera y segunda persona en todas las formas, los demostrativos, los posesivos y muchos adverbios de lugar y de tiempo; debemos contar también los morfemas de tiempo de la flexión verbal y las fórmulas de tratamiento. Además habría que añadir todas las formas anafóricas y catafóricas , es decir, aquellas que se usan en el discurso para hacer referencia a algunas partes del propio discurso.

                            *Una vez más nos encontramos con una parte importante de la interpretación de un gran número de enunciados depende decisivamente de los factores extralingüísticos que configuran el acto comunicativo:

                            • conocer la identidad del emisor o del destinatario

                            • conocer las circunstancias de lugar y tiempo de emisión

                            ambos factores son requisitos imprescindibles para conseguir una interpretación plena.

                            *Resulta evidente que sólo desde una perspectiva pragmática se podrá tener acceso al tipo de información necesaria para lograr este objetivo.

                            3. LA NECESIDAD DE LA PRAGMÁTICA

                            La pragmática se entiende como necesaria dado que únicamente adoptando una postura de este tipo (pragmática), puede darse una interpretación completa de los enunciados.

                            La perspectiva pragmática aporta diversas ventajas:

                            1-.) Complementa y matiza de un modo altamente eficaz las consideraciones gramaticales.

                            2-.) Si se distinguen con nitidez los dos puntos de vista :

                            -gramatical

                            -pragmático

                            contribuye no sólo a dar una visión más precisa de la compleja realidad lingüística, sino sobre todo a simplificar notablemente la descripción del nivel estructural.

                            CONCEPTOS BÁSICOS DE PRAGMÁTICA

                            El modelo de análisis pragmático que se presenta a continuación consta de 2 clases de elementos:

                            1-. De naturaleza material, “física”, en cuanto que son entidades objetivas, descriptibles externamente.

                            2-. De naturaleza inmaterial, ya que se trata de los diferentes tipos de relaciones que se establecen entre los primeros.

                            1. LOS COMPONENTES MATERIALES

                          • El emisor: con este nombre se designa a la persona que produce intencionalmente una expresión lingüística en un momento dado, ya sea oralmente o por escrito. Se refiere a un sujeto real con sus conocimientos, creencias y actitudes, capaz de establecer toda una red de diferentes relaciones con su entorno. La condición del hablante es de carácter abstracto, la del emisor es mucho más concreta y está en función de una situación y tiempo precisos.

                          • El destinatario: con este nombre se designa a la persona a la que el emisor dirige su enunciado y con la que normalmente suele intercambiar su papel en la comunicación de tipo dialogante. Frente a receptor, la palabra destinatario sólo se refiere a sujetos y no a a simples mecanismos de descodificación. Se opone a oyente; oyente es todo aquel que tiene la capacidad de comprender un determinado código lingüístico; el destinatario es la persona a la que se ha dirigido un mensaje.

                          • El enunciado: es la expresión lingüística que produce el emisor. Se opone a mensaje; mensaje puede designar cualquier tipo de información transmitida por cualquier tipo de código, el término enunciado se usa específicamente para hacer referencia a un mensaje construido según un código lingüístico. Sus límites no están fijados, dependen del emisor. Algunos autores han querido establecer un paralelismo entre oración y enunciado, pero esta visión es claramente inadecuada. Las diferencias entre “oración” y “enunciado” pueden resumirse en el siguiente esquema:

                          • Oración: -entidad abstracta, teórica, no realizada

                            -se define dentro de una teoría gramatical, con arreglo a criterios de naturaleza gramatical.

                            -unidad de la gramática

                            -su contenido semántico depende de su estructura, no de sus usos posibles

                            -se evalúa en términos formales: es correcta o incorrecta

                            Enunciado: - secuencia lingüística concreta, realizada por un emisor en una situación comunicativa.

                            -se define dentro de una teoría pragmática, de acuerdo con criterios discursivos.

                            -unidad del discurso

                            -su interpretación depende de su contenido semántico y de sus condiciones de emisión (contexto)

                            -se evalúa según criterios pragmáticos: es adecuado o inadecuado, efectivo o inefectivo.

                          • El entorno: es el soporte físico, el “decorado” en el que se realiza la enunciación. Incluye como factores principales las coordenadas de tiempo y lugar. La situación espacio-temporal es un factor determinante: las circunstancias que imponen el “aquí y ahora” influyen decisivamente en toda una serie de elecciones gramaticales y quedan reflejadas en la misma forma del enunciado, y a la vez, constituyen uno de los pilares en que se fundamente su interpretación. COSERIU habla de contexto extraverbal para referirse aun conjunto de “circunstancias no lingüísticas que se perciben directamente o que son conocidas por el hablante”.

                          • El siguiente esquema resume lo anteriormente tratado:

                            2. LOS COMPONENETES RELACIONALES

                            Más significativos que los propios elementos son las relaciones que entre ellos se establecen. Veamos los siguientes componentes relacionales:

                            2.1. LA INFORMACIÓN PRAGMÁTICA

                            Es el conjunto de conocimientos, creencias, supuestos, opiniones y sentimientos de un individuo en un momento cualquiera de la interacción verbal. Emisor y destinatario, poseen una serie de experiencias anteriores relativas al mundo, a los demás, alo que le rodea... Hay una interiorización de la realidad objetiva. Pero no se trata sólo de conocimientos; la información pragmática comprende todo lo que constituye nuestro universo mental, desde lo más objetivo a las manías más personales.

                            Los interlocutores comparten una parcela de información pragmática, conocida como “hipótesis del conocimiento mutuo”, que fue criticada por SPERBER Y WILSON quienes propusieron sustituir la hipótesis por “entorno cognoscitivo compartido”, según la cual los interlocutores comparten un conjunto de hechos cuya representación mental dan como verdadera por ser perceptible directamente. También esta teoría resultó ser demasiado restrictiva, porque no da cabida a todo el ámbito de información pragmática que se comparte y que puede ponerse en juego en una interpretación.

                            Puede aceptarse entonces que los interlocutores comparten una parcela de información pragmática de dimensiones variables según los casos y que, además, cada uno construye una hipótesis sobre dicha parcela y sobre dicha información del otro.

                          • LA INTENCIÓN

                          • Se trata de la relación entre el emisor y su información pragmática de un lado, y el destinatario y el entorno, del otro. Se manifiesta siempre como una relación dinámica, de voluntad de cambio. En este sentido se ha hablado mucho de las relaciones entre intención y acción; es decir, de las marcas y resultados de la acción se deduce la intención. Es legítimo tratar de descubrir qué actitud hay detrás de un determinado acto, es decir, preguntarse cuál es la intencionalidad de los actos y decisiones.

                            La comunicación humana tiene como finalidad fundamental el alcanzar ciertos objetivos en relación con otras personas: hablamos con una determinada intención.

                            * La intención funciona como principio regulador de la conducta en el sentido de que conduce al hablante a utilizar los medios que considere más idóneos para alcanzar sus fines.

                            Ahora bien , lo expuesto anteriormente hace referencia directa al punto de vista del emisor. No obstante debemos contemplar la intención desde el punto de vista del destinatario: en este sentido éste debe reconocer la intención de su interlocutor, lo que constituye un paso ineludible en la correcta interpretación de los enunciados. No basta con comprender los enunciados, se trata de descubrir la intención con que fueron emitidos.

                            2.3. LA RELACIÓN SOCIAL

                            Se trata de la relación existente entre los interlocutores por el mero hecho de pertenecer a una sociedad. Su papel en la comunicación es fundamental ya que el emisor construye su enunciado a la medida del destinatario . Uno de los factores que deben tenerse en cuenta es el grado de relación social entre ambos.

                            LO DICHO Y LO IMPLICADO: EL MODELO DE GRICE

                            1. EL PRINCIPIO DE COOPERACIÓN

                            La teoría de Grice alude a la confianza que tenemos en nuestros interlocutores aun siendo estos desconocidos, sabemos que, normalmente este va a prestarnos atención si le dirigimos la palabra y probablemente va a contestarnos. Esto es así según este autor porque entre los hablantes hay un acuerdo previo de colaboración en la tarea de comunicarse, el principio de cooperación, que es el principio que guía a los interlocutores en la conversación. Debemos comportarnos así porque es lo que los demás esperan de nosotros y nosotros de los demás.

                            2. MÁXIMAS

                            El principio de cooperación comprende ciertas categorías que Grice llama máximas, que a su vez contienen submáximas, principios básicos para que se pueda cumplir:

                            Máxima de cantidad

                          • Que su contribución sea todo lo informativa que requiera el propósito de la conversación.

                          • Que su contribución no sea más informativa de lo requerido.

                          • Máxima de cualidad: que su contribución sea verdadera.

                          • No diga nada que crea falso.

                          • No diga nada de cuya verdad no tenga pruebas.

                          • Máxima de relación: sea relevante, es decir, que lo que diga venga al caso.

                            Máxima de manera: sea claro.

                          • Evite la oscuridad de expresión.

                          • Evite la ambigüedad.

                          • Sea breve.

                          • Sea ordenado.

                          • 3. LA IMPLICATURA

                            Lo que queremos comunicar con lo que decimos depende del contenido de lo dicho y de otro tipo de factores. La implicatura es un significado adicional comunicado por el hablante e inferido por el oyente. Esto, el comunicar sin decir y contar con que el oyente va a inferir lo implicado, es posible siempre y cuando los hablantes descuenten el cumplimiento del principio de cooperación, sino no habría implicaturas y quizás ni conversación.

                            La implicatura se produce en los siguientes casos:

                          • Cuando el hablante obedece a las máximas: obediencia a las máximas (requieren menos cálculo por parte del oyente).

                          • Situación: Antes de ir a clase me doy cuenta de que se me ha aflojado un botón del abrigo, y lo comento con la secretaria. Si ella me dice:

                                • Yo tengo aguja e hilo

                            entiendo que me los está ofreciendo, es decir, saco la implicatura de que me los está ofreciendo ya que no sería cooperativo que los mencionara para no hacerlo.

                          • Cuando parece violarlas pero no las viola, dando lugar a implicaturas (puesto que el oyente presupone que el hablante obedece a las máximas o al menos respeta el principio de cooperación): violación aparente.

                          • Situación: Una carta de recomendación para ingresar en un programa doctoral de filosofía que contiene información insuficiente sobre el recomendado, se le alaban ciertas capacidades pero no habla de sus cualidades para la filosofía, violando así la máxima de cantidad. De lo que se dice el destinatario saca la implicatura de que el recomendado no sirve para ingresar en el programa.

                          • Cuando tiene que violar una para no violar otra a la que concede mayor importancia: choques entre máximas.

                          • Situación: A veces no podemos dar una información sin mentir porque no la sabemos, por lo que damos información aproximada violando la máxima de cantidad para no violar la de calidad. Si me preguntan dónde queda la biblioteca y no lo sé con exactitud, diré por ejemplo:

                            Queda más al sur, pasando el parque

                            Le contesto aunque no lo sepa para que la persona que me pregunta no piense que no quiero colaborar.

                          • Cuando viola una máxima deliberada y abiertamente: violación ostentosa.

                          • Podemos también calcular implicaturas si advertimos que el interlocutor está violando las máximas con deliberación. Imagínese un diálogo como el siguiente:

                            Niño (por décima vez): -¿Cuándo comemos, mamá?

                            Madre: -Cuando esta señora que ahora está escribiendo termine de hacer su trabajo y se levante de esta silla y vaya a la cocina y ponga a calentar la cena…

                            Viola la máxima de manera extendiéndose demasiado en su respuesta para que el niño infiera la actitud de la madre ante su insistencia.

                            3.1. TIPOS DE IMPLICATURAS

                            Particularizadas

                            Convencional Conversacional

                            No convencional Generalizadas

                            No conversacional

                            IMPLICATURAS CONVENCIONALES Y PRESUPOSICIONES

                            Las implicaturas convencionales forman parte del contenido de ciertas expresiones lingüísticas, significados adicionales que vienen incorporados en el contenido de las expresiones y por lo tanto están implícitos. En:

                            María logró terminar la tesis

                            la idea de esfuerzo o dificultad está implícita en la construcción lograr + infinitivo, esa es la implicatura convencional.

                            Se diferencian de las conversacionales en que no requieren ningún contexto específico, ya que están adheridas a las construcciones lingüísticas, además no ejercen ninguna influencia sobre el valor de verdad de la oración (María terminó la tesis tiene el mismo valor veritativo que la anterior frase).

                            Las presuposiciones se diferencian de las anteriores en que cuentan para evaluar la verdad de la oración. Por ejemplo en: Gutiérrez dejó de llamarme la expresión dejar de + infinitivo acarrea una proposición presuposuesta: Gutiérrez me llamaba, la cual debe ser cierta para que la anterior frase sea verdadera.

                            Las presuposiciones y las implicaturas convencionales no se pueden eliminar del contexto sin que el hablante se contradiga:

                            María logró terminar la tesis, pero no la terminó

                            Gutiérrez dejó de llamarme, pero nunca me llamó

                            Si se formula la oración de otra manera la presuposición no desaparece, no es separable:

                            Luis dejó de fumar (presuposición: “antes fumaba”)

                            Luis ya no fuma (presuposición: “antes fumaba”)

                            Luis no fuma más (presuposición: “antes fumaba”)

                            Si se formula la oración de otra manera la presuposición desaparece, por lo tanto, es separable:

                            Son pobres pero honrados (implicatura convencional: si se es pobre no se puede ser honrado).

                            Son pobres y honrados (el sdo sigue siendo el mismo pero ya no implica que si se es pobre no se es honrado).

                            IMPLICATURAS CONVERSACIONALES PARTICULARIZADAS

                            Dependen de un contexto específico y por lo tanto, pueden cancelarse o anularse, por ejemplo, en el caso de la carta de recomendación si el profesor que la escribe añade al final: y además es bueno en filosofía para anular la implicatura, si cambio el contexto o añado frases ya la cancelo.

                            La implicatura no es separable puesto que si cambio la expresión la implicatura sigue vigente. Por ejemplo en la carta si el profesor escribiera de otra forma las cualidades del alumno la implicatura no sirve para la filosofía sigue vigente.

                            IMPLICATURAS CONVERSACIONALES GENERALIZADAS

                            Por ser conversacionales y depender del contexto se pueden cancelar, pero a diferencia de las anteriores, no dependen de un contexto específico. En el ejemplo:

                            Marta va a encontrarse con un hombre esta noche

                            se deduce que no conoce a ese hombre debido al uso de un ya que este, en muchos de sus usos, implica que no hay una relación cercana entre la entidad a la que se refiere el artículo y el individuo del contexto. Lo mismo sucede en:

                            Entré en una casa

                            del que se deduce que no es una casa conocida.

                            Además la implicatura generalizada, al igual que la particularizada, no es separable puesto que si cambio la expresión la implicatura sigue vigente.

                            LO DICHO Y LO IMPLICADO: LA TEORÍA DE LA RELEVANCIA

                            1. EL CONCEPTO DE RELEVANCIA

                            La teoría de la relevancia, expuesta por sus autores, Dan Sperber y Deirdre Wilson, en un libro publicado en 1986 (Relevance. Communication and cognition), no fue muy bien recibida por el establishment de la pragmática. Sin embargo, hoy en día, puede considerarse, junto con el modelo neogriceano, una de las dos teorías más influyentes en pragmática.

                            La relevancia es el principio que explica todos los actos comunicativos lingüísticos: porque descontamos que nuestro interlocutor es relevante le prestamos atención.

                            A cambio del esfuerzo de dedicar atención, tiempo, memoria, para entender lo que nos dicen, recibimos, o, por lo menos, descontamos que siempre vamos a recibir “efectos cognoscitivos”, es decir, una modificación o enriquecimiento de nuestro conocimiento del mundo, sin exigirnos un esfuerzo desmedido de interpretación, porque tendemos a equilibrar ganancia y esfuerzo. Cuantos más efectos cognoscitivos produzca un enunciado, y menos esfuerzo de interpretación exija, más relevante será.

                            En nuestro entorno cognoscitivo hay información que no necesita ser procesada, y hay información totalmente desconectada, que exigiría un gran esfuerzo de procesamiento, quizá en buena parte inútil. Un tercer tipo de información es nueva pero conectada con la que ya tenemos: la conexión provoca más información nueva, que no se hubiera podido inferir sin la conexión. Esta información es la más relevante, pues produce un efecto de multiplicación, con menos de coste de procesamiento.

                            Los resultados de esta multiplicación se llaman “efectos contextuales” y pueden ser de dos tipos:

                          • La información nueva permite reforzar información ya existente en la memoria;

                          • La información nueva contradice o debilita información anterior.

                          • El concepto de relevancia no es absoluto: hay grados de relevancia. La relevancia puede representarse como una fracción:

                            Efectos cognoscitivos

                            Relevancia =

                            Esfuerzo de procesamiento

                            Según la teoría de la relevancia, lo que quiere decir el hablante está determinado por su intención de ser relevante, y la interpretación del oyente está guiada exclusivamente por la presunción de que lo que se dice es relevante.

                            Sperber y Wilson consideran que la pragmática es la teoría de la interpretación de los enunciados. Entender un enunciado tiene dos aspectos: por un lado, se descodifican los signos lingüísticos; por otro, se salta el escalón que va entre lo dicho y lo implicado, y esto no se hace mediante más descodificación, sino mediante inferencias. A Grice se le debe la primera elaboración de un modelo del proceso inferencial. Sperber y Wilson han querido explicar la comunicación mediante el principio de relevancia. Este principio, por ser cognoscitivo, puede postularse como universal.

                            El principio de relevancia no admite ser seguido o ser violado: los hablantes no “respetan” el principio de relevancia, ni lo pueden violar por más que quieran, ni tienen que conocerlo, ni aprenderlo: se aplica a todos los actos de la comunicación intencional.

                            2. INFERENCIAS Y CONTEXTO

                            La inferencia es un proceso de razonamiento deductivo. Se parte de ciertas premisas para llegar a una conclusión que se sigue lógicamente de esas premisas. Lo interesante es cómo seleccionamos las premisas en nuestro trabajo interpretativo, que es una búsqueda de la relevancia. Ejemplo:

                          • A. - ¿Vais a comprar el diccionario?

                          • B.- Gasté todo el dinero que tenía.

                            Según la teoría de la relevancia, para interpretar la respuesta de B, A construye un contexto, que es, más o menos, el que B esperaba que construyera. En este contexto figuran ciertos conocimientos y creencias, por ejemplo, que se necesita cierta cantidad de dinero para comprar un diccionario y que B no tiene dinero. De estas premisas B saca la implicatura “A no va a comprar el diccionario.

                            De toda la información que está a su disposición, el hablante selecciona el subconjunto de conocimientos que le sirve para interpretar lo que dice B. Y esto es así porque A sabe que B quiere ser relevante, y al única interpretación consistente con el principio de relevancia es que B no puede comprar el diccionario.

                            Este ejemplo puede tener otras implicaturas (que a B no le alcanza el dinero, o que B es una persona derrochona, etc.

                            El contexto en la teoría de la relevancia, se define en términos psicológicos, no sociales, culturales o discursivos. Las creencias operativas que forman el contexto de cada interacción pueden derivar de la percepción inmediata de la situación, de lo que se ha dicho antes, o provenir de la memoria. Lo importante es que los interlocutores comparten o creen compartir una versión parecida del contexto. La comunicación exitosa depende de cierto conocimiento mutuo.

                            3. LA EXPLICATURA

                            Grice es consciente de que lo dicho no está determinado por el contenido semántico de la oración. Hay elementos de lo dicho que adquieren significado solamente al emitirse la oración en una situación concreta del habla.

                            En la teoría de la relevancia se considera que lo dicho está formado no solamente por los significados convencionales, sino por el resultado de la asignación de referencias, la desambiguación y el enriquecimiento de algunas expresiones. Podemos distinguir tres niveles de significado:

                            NIVEL 1 : el significado convencional de la oración.

                            NIVEL 2: lo dicho (significado convencional + asignación de referencia + desambiguación y el enriquecimiento de una posible estructura. No hace falta que estén todos). Esto más la implicatura es lo cominicado.

                            NIVEL 3: lo comunicado (lo que se quiere decir).

                            La teoría de la relevancia se centra en el paso del nivel 1 al nivel 2 (mediante un proceso de inferencial). En esta teoría, lo dicho es la explicatura del enunciado, es decir la proposición completa que expresa el hablante.

                            EJEMPLO:

                            A: ¿Quién es?

                            B: Soy yo

                            C: Pasa

                            NIVEL 1: Lo que significan las palabras en el diccionario

                            NIVEL 2: Explicatura: soy María

                            NIVEL 3: Soy María abre la puerta Implicatura: abre la puerta

                            4. LA RELEVANCIA DE LAS METÁFORAS

                            Según la teoría de Sperber y Wilson, para comunicarse lo que importa es ser relevante, y no, en cambio, decir la verdad literal. Supóngase la siguiente situación. Yo vivo en un suburbio de Chicago, Evanston, exactamente a una manzana de distancia de la calle que marca el límite de la ciudad. No hay ninguna diferencia entre mi calle y la siguiente, que ya forma parte de Chicago, pero yo tengo otro código postal, otro prefijo telefónico, etc. Una persona que acabo de conocer en Madrid, digamos que Julia, me pregunta dónde vivo. Mi respuesta normal sería la siguiente:

                            (2) Vivo en Chicago

                            Si dijera la verdad literal (que vivo en Evanston), Julia no podría obtener efectos contextuales. Mi respuesta es relevante porque lo que quiero comunicar a Julia es un subconjunto de implicaciones acarreadas por (2): que vivo en Estados Unidos, que hago vida de ciudad, que puede ir a visitarme a Chicago. Lo que garantizo es la verdad de esas implicaciones, no la verdad literal del enunciado. Si fuera, en cambio, a registrarme para votar, y me preguntaran lo mismo, mi respuesta sería “Vivo en Evanston”, pues en este caso la verdad literal es lo relevante.

                            El enunciado (2) es un ejemplo de lo que Sperber y Wilson llaman lenguaje aproximado. Las metáforas son, según estos autores, un subtipo del lenguaje aproximado, y pueden analizarse de la misma manera.

                            El significado literal de las palabras siempre es inapropiado.

                            Ej: (3) (La madre al niño):

                            - Eres un cerdito.

                            El significado principal de este enunciado no es el literal, sino algo así como `eres un niño sucio'.

                            Los enunciados figurados exigen más esfuerzo de procesamiento, pero también producen mayor ganancia cognoscitiva: un solo enunciado permite derivar un significado mucho más complejo que su paráfrasis literal. Decirle al niño “cerdito” transmite más significados que decirle “sucio”. Por eso, las metáforas e ironías no son adornos de la comunicación, sino medios de comunicar gamas muy amplias de implicaturas de diferente rango.

                            EL ESTUDIO DE LA CORTESÍA

                            1. LA VERTIENTE SOCIAL DE LA COMUNICACIÓN

                            Conseguir la colaboración en el destinatario es una de las tareas fundamentales de la comunicación para poder alcanzar un resultado final, por ello el hablante trata de actuar de alguna manera sobre su interlocutor.

                            El lenguaje es el más poderoso medio de relación interpersonal de ahí la necesidad de tomar en consideración su vertiente social puesto que el tipo de relación que entablan las personas queda también reflejado en el uso del lenguaje. La naturaleza de esta relación depende de la interacción de una compleja serie de factores sociales: la edad, el sexo, el grado de conocimiento previo, la posición social, etc., son variables que determinan el grado de distancia entre ambos interlocutores.

                            El uso del lenguaje tiende a mantener el equilibrio entre las diferentes posiciones sociales que se relacionan en el discurso.

                            2. LA CORTESÍA COMO NORMA SOCIAL

                            La cortesía puede entenderse como un conjunto de normas sociales establecidas por cada sociedad, que regulan el comportamiento adecuado de sus miembros, prohibiendo algunas formas de conducta y favoreciendo otras, lo cual puede cambiar de una sociedad a otra.

                            Cada cual debe tratar al otro de acuerdo con las posiciones relativas que ambos ocupen dentro de la escala social, de ahí que este tipo de cortesía tenga más relación con la antropología, la etnología o la sociología, que con la teoría del lenguaje.

                            3. LA CORTESÍA COMO ESTRATEGIA CONVERSACIONAL

                            La cortesía puede entenderse como un conjunto de estrategias conversacionales destinadas a evitar o mitigar conflictos.

                            3.1. LA TENSIÓN ENTRE LA CORTESÍA Y LOS PRINCIPIOS CONVERSACIONALES

                            El principio de cooperación entra en conflicto con la cortesía puesto que este tiene como meta asegurar una transmisión eficaz de la información y la cortesía es una estrategia al servicio de las relaciones sociales. Pongamos dos ejemplos:

                          • Me temo que su marido no se encuentre muy bien… Realmente, su situación puede calificarse de bastante grave… Con su avanzada edad, y dado su deteriorado estado físico, se requeriría casi un milagro para que lograse superar la crisis… Debemos estar preparados para un desenlace fatal, que puede ser inminente…

                          • Su marido ha muerto.

                          • El segundo ejemplo contempla todas las máximas que establecía Grice mientras que el primero va en contra de prácticamente todas ellas puesto que la cortesía se considera como un principio superior, que explica y hace legítima la transgresión de las máximas.

                            En cambio cuando lo importante es transmitir eficazmente una información, y especialmente cuando esa información interesa en particular al destinatario, la necesidad de concisión y claridad hacen prevalecer los principios conversacionales por encima de la cortesía, por ejemplo en las peticiones de auxilio: ¡Sálveme que me ahogo!

                            3.2. LAS REGLAS DE CORTESÍA DE R. LAKOFF (1973)

                            Dos reglas básicas:

                          • Sea claro. Quiere expresar el mismo tipo de contenido que las máximas que desarrollan el principio de cooperación de Grices y va dirigida a asegurar una transmisión eficaz de la información.

                          • Sea cortés. Recoge la faceta de la relación interpersonal intentando reducir las tensiones creadas en la interacción. Tiene tres posibilidades:

                          • No se imponga: se aplica especialmente en aquellas situaciones caracterizadas por una clara diferencia social entre los interlocutores o por falta de familiaridad. Las estrategias consisten en evitar toda imposición pidiendo permiso, utilizando formas indirectas, eludiendo las opiniones personales… Ej: ¿Puedo preguntarle, si no es mucha indiscreción, cuánto le ha costado?

                          • Ofrezca opciones: se aplica cuando hay equilibrio social entre los interlocutores, pero falta familiaridad y confianza. Ej: Quizá una posibilidad sería que lo pintara usted de nuevo

                          • Refuerce los lazos de la camaradería: se adapta a las situaciones en que la relación entre los interlocutores es muy estrecha o cercana. Ej: ¿Cómo nos encontramos hoy?

                          • 3.3. EL PRINCIPIO DE CORTESÍA DE LEECH (1983)

                            La relación existente entre los interlocutores determina la forma del enunciado y matiza su significación. Los objetivos de la comunicación oscilan entre tratar de mejorar esa relación o aumentar la distancia. La cortesía por lo tanto es el principio regulador de la distancia social y su equilibrio. Este tipo de cortesía recibe el nombre de cortesía relativa, puesto que depende decisivamente de las posiciones sociales de los interlocutores.

                            Otro tipo de cortesía es la absoluta, la cual se evalúa en una escala en términos del coste o del beneficio q suponga el cumplimiento de la acción para el destinatario o el emisor. Una acción es más descortés cuanto mayor es el coste para el destinatario y menor su beneficio y es más cortés en el caso contrario.

                            De acuerdo con esto el autor establece una clasificación general de intenciones con cuatro categorías principales:

                          • Acciones que apoyan la cortesía: suponen un beneficio para el destinatario y un coste para el emisor, mejorando así la relación entre ellos (agradecer, felicitar, saludar…).

                          • Acciones prácticamente indiferentes a la cortesía (afirmar, informar, anunciar…).

                          • Acciones que entran en conflicto con la cortesía: implican algún coste para el destinatario.

                          • Acciones dirigidas contra el mantenimiento de la relación entre los interlocutores (amenazar, por ejemplo).

                          • Con respecto a esta clasificación decir que operan dos tipos de cortesías:

                            • Positiva: consiste en maximizar la cortesía de los corteses.

                            • Negativa: es la verdaderamente imprescindible para mantener las buenas relaciones y consiste en minimizar la descortesía.

                            El principio de cortesía de Leech se desglosa también en una serie de máximas:

                            • Máxima de tacto: suponga que usted es el autorizado y su interlocutor quien debe autorizar.

                            • Máxima de generosidad: minimice su propio beneficio y maximice el de su interlocutor.

                            • Máxima de aprobación: min. el desprecio hacia el otro, max. el aprecio.

                            • Máxima de modestia: min. el aprecio hacia sí mismo, max. el aprecio hacia el otro.

                            • Máxima de acuerdo: min. el desacuerdo con el otro, max. el acuerdo.

                            • Máxima de simpatía: min. la antipatía, min. la simpatía.

                            CRÍTICAS:

                            • La proliferación de máximas resulta tal vez excesiva y no está justificada en virtud de principios independientes.

                            • La cortesía está determinada culturalmente de modo que quizá las máximas que sirvan para una sociedad no sirvan para otras.

                            • El principio de cortesía no es un verdadero principio puesto que el emisor puede optar por ser cortés o no, pero no suponemos que está siempre tratando de ser cortés, ni que hay que buscar una implicatura que restaure la cortesía cuando esta parece estar ausente.

                            3.4. EL MODELO DE BROWN Y LEVINSON (1987)

                            Parte de varios puntos:

                            • La cortesía presupone la existencia de un potencial agresivo y trata de contrarrestarlo para hacer posibles las buenas relaciones sociales.

                            • La comunicación está sujeta al principio de cooperación de Grice y uno sólo se aparta de él cuando tiene una buena razón para hacerlo y la cortesía puede ser una de ellas.

                            Los individuos presentan dos propiedades básicas relacionadas con la comunicación:

                                • Racionalidad, que está ligada al principio de cooperación.

                                • Imagen pública, que quiere conservar y de esta necesidad de salvaguardarla se derivan todas las estrategias de cortesía. Es universal, lo que cambia con la cultura es los rasgos que definen la ideal. Es la noción central de esta teoría y tiene dos vertientes:

                            • Negativa: deseo de tener libertad de acción.

                            • Positiva: deseo de ser apreciado por los demás.

                            EL FUNCIONAMIENTO DE LA CORTESÍA

                            Existen acciones que amenazan la imagen pública y para ello lo normal es que el emisor trate de suavizarlas utilizando la cortesía. El nivel de esta depende de tres factores de naturaleza social:

                          • Poder relativo (P) del destinatario con respecto al emisor.

                          • Distancia social (D) que incluye el grado de familiaridad y contacto entre los interlocutores.

                          • Grado de imposición (G) de un determinado acto con respecto a la imagen pública.

                          • El riesgo potencial que entraña una determinada acción que amenaza al imagen pública (AAIP) se calcula sumando los valores de estos factores.

                            Dependiendo de esta podremos seleccionar los tipos de estrategias de los que podemos ver a continuación (las cuales muchas veces, la mayoría, se combinan):

                            • Abierta: el emisor muestra claramente su deseo de hacer partícipe al interlocutor de su intención.

                              • Directa o sin compensaciones: sigue las máximas de Grice, no hay ningún intento de contrarrestar la amenaza. Ej: ¡Ten cuidado!

                              • Indirecta o con compensaciones: trata de compensar el daño o amenaza a la imagen pública.

                                • Con cortesía positiva: las compensaciones están orientadas a la imagen pública positiva por lo que se basa en el afecto hacia el destinatario en situaciones de familiaridad. Ej: Tenemos que bajar la basura.

                                • Con cortesía negativa: el acto realizado no pretende limitar la libertad de acción del destinatario en situaciones en las que no hay familiaridad o igualdad. Ej: Quería pedirle, si no es mucha molestia, que revisara estos informes.

                            • Estrategia encubierta: enmascara o disimula su verdadera intención, dejando al destinatario decidir cómo interpretarlo, lo más normal es que se violen las máximas de Grice con la generación de las consiguientes implicaturas. Ej: la basura está empezando a oler mal.

                            Esta teoría tiene una visión algo paranoide de las relaciones sociales, la imagen pública aparece como algo extraordinariamente débil y vulnerable aunque esta teoría constituye un buen punto de partida para adentrarse en el estudio de las relaciones entre formas lingüísticas y estructuras sociales.

                            LOS ENUNCIADOS INTERROGATIVOS

                            1. LA NOCIÓN TRADICIONAL DE LA MODALIDAD INTERROGATIVA

                            Desde la época clásica viene repitiéndose que las oraciones tienen una doble vertiente:

                          • Un dictum, que es el contenido representativo; y

                          • Un modus, que es la actitud del que habla con respecto a dicho contenido.

                          • Según esta perspectiva, son las diferencias en el modus las que explican la existencia

                            de diferentes tipos de oración: afirmativas y negativas, interrogativas, exclamativas, de posibilidad, dubitativas, optativas, exhortativas... pero cabe preguntarse como se reconoce el modus.

                            El modus, o manera de decir, puede hallarse implícito y deducirse del contexto o de la situación; o puede hallarse explícito en el gesto, las variaciones fonéticas o los signos léxicos y gramaticales que la lengua posee (RAE).

                            Según esto, el modus no se liga directamente a un elemento formal sino que puede deberse a diversos factores de naturaleza muy diferente. Ello explica que el resultado sea una clasificación cruzada (una oración exclamativa es también afirmativa o negativa, dubitativa...)

                            Las oraciones interrogativas aparecen definidas de la manera siguiente:

                            Oraciones interrogativas: Cuando nos dirigimos a uno o varios oyentes para que nos resuelvan una duda o nos digan algo que ignoramos, formulamos oraciones interrogativas directas, caracterizadas por su entonación (RAE).

                            Ejemplo:

                          • ¿Ha venido Juan?

                          • ¿Me prestas el dinero?

                          • ¿Te vienes al cine?

                          • ¿Hay algo más importante que la libertad?

                          • Cualquier hablante se sentiría inclinado a decir que se trata, en todos los casos, de oraciones interrogativas. Sin embargo, si se contrasta esta intuición con la caracterización de la gramática académica, se obtiene el siguiente resultado: aplicando el criterio que allí se propone e imaginando un contexto adecuado para cada frase, tal vez sólo a pueda considerarse como una oración interrogativa ya que es la única en la que se puede suponer duda o ignorancia. En cambio, b se entiende como una petición; c es una oferta; y d parece una afirmación enfática. A pesar, uno seguiría insistiendo en que son realmente oraciones interrogativas: la intuición nos dice que el criterio relevante para clasificar una oración desde el punto de vista formal es justamente su forma sintáctica, y no su función discursiva en un determinado contexto.

                            2. LAS EXPLICACIONES SEMÁNTICAS

                            La idea general de que a todo signo debe corresponder un significado ha llevado a tratar de describir, desde una perspectiva semántica, el contenido semántico de las oraciones interrogativas. Para las oraciones se suele aceptar el principio de composicionalidad del significado, según el cual el contenido semántico de una estructura compleja deriva directamente de los contenidos de las formas simples que la integran y del tipo especial de relación sintáctica que entre ellas se establezca.

                            Dentro de la semántica veritativo-condicional, la noción de significado aparece estrechamente ligada a la verdad : explicar el significado de una oración consiste en especificar las condiciones en que dicha oración es verdadera. Si se acepta esta perspectiva, las oraciones interrogativas plantean un problema: de ellas podemos decir que son apropiadas o inapropiadas, pertinentes o irrelevantes, pero no que sean verdaderas o falsas.

                            La razón estriba en que las interrogativas no son proposiciones, sino funciones proposicionales abiertas. No son proposiciones porque contienen al menos una variable sin especificar: la variante correspondiente al signo de polaridad positiva/negativa en el caso de las interrogativas generales, y a uno de los constituyentes de la oración en las interrogativas parciales. Esto coloca a las interrogativas fuera del ámbito de la semántica.

                            Sin embargo, existen buenas razones para intentar dar cuenta del significado de las interrogativas. Por un lado, hay que explicar la relación sistemática que existe entre una oración interrogativa y la oración declarativa correspondiente, a la que sí puede asignarse un valor veritativo. Por otro lado, las interrogativas parecen comportarse como las declarativas con respecto a algunos fenómenos típicamente semánticos, y especialmente con respecto a la presuposiciones. Para asignar un valor veritativo a a es necesario, entre otras cosas, que la presuposición b sea verdadera; si no lo es, a probablemente no puede ser ni falsa.

                            La cuestión es conciliar la imposibilidad de tratar las fórmulas proposicionales abiertas en términos de condiciones de verdad, con la necesidad de dar cuenta del hecho de que las interrogativas pueden mantener relaciones semánticas con otras proposiciones. Se han propuesto diferentes soluciones, que pueden englobarse en dos grupos: la teoría del conjunto de respuestas y la teoría del imperativo epistémico.

                            2.1 TEORÍA DEL CONJUNTO DE RESPUESTAS:

                            La solución debe buscarse en la existencia de un estrecho vínculo entre pregunta y respuesta.

                            Sostiene que una pregunta no es un elemento único, sino que defiende una clase entera que incluye todas las respuestas suficientes. Una respuesta es suficiente cuando su forma está, lógicamente, predeterminada por la de la pregunta. Puede decirse que una pregunta es verdadera cuando lo es alguna de sus respuestas.

                            2.2 TEORÍA DEL IMPERATIVO EPISTÉMICO

                            Pretende descubrir el significado constante subyacente a todos los usos de las interrogaciones.

                            Se basa en la idea de uso característico de una oración. En el caso que nos ocupa, parte del supuesto de que el uso primario de las oraciones interrogativas es el de servir como medio de obtener una respuesta. Hintikka (1981: 56) señala que hay buenas razones para encontrar en una pregunta el doble aspecto siguiente:

                          • la especificación de una cierta información; y

                          • una petición para que la información así especificada sea dada al emisor.

                          • El sistema propuesto por Hintikka considera la existencia de dos operadores, el imperativo y el epistémico, que traducen al lenguaje lógica el doble aspecto de las preguntas. De este modo, el significado de las preguntas no queda reducido a su contenido proposicional, como sugería la teoría del conjunto de respuestas. Cualquier pregunta puede descomponerse en cuatro partes diferentes:

                          • desideratum: estado epistémico que le emisor pretende lograr;

                          • operador imperativo: operador que refleja la petición;

                          • presuposición: parte del contenido proposicional que se afirma implícitamente al preguntar; y

                          • matriz: forma del contenido de la pregunta.

                          • La verdad deriva directamente de la presuposición: una pregunta es verdadera si lo

                            son también todas las presuposiciones que contenga.

                            2.3 LA PERSPECTIVA “SINTÁCTICA”

                            Desde el punto de vista de la sintaxis, se ha tratado de explicar de explicar la relación sintáctica entre las interrogativas y las declarativas correspondientes. La idea fundamental dentro de los análisis generativistas de los años sesenta era la de encontrar un elemento subyacente que funcionase, a la vez, como inductor de las transformaciones, y como responsable de las diferencias de significado. Este elemento era, en un principio, un morfema abstracto

                            Q (Alguien ha venido)

                            ¿Quién ha venido?

                            Con el desarrollo de la semántica generativa, las propuestas se hicieron más concretas, y se postuló la existencia de un predicado realizativo abstracto que daba lugar a una estructura parafraseable por

                            Yo te pregunto quién ha venido.

                            Para las interrogativas que no son preguntas, hay que suponer que varían los rasgos constitutivos de dicho predicado abstracto:

                            ¿Me prestas el diccionario?

                            Yo te pido que me prestes el dinero.

                            Puesto que muchas interrogativas pueden realizar varios tipos de actos, sus estructuras profundas se multiplicarían restando poder explicativo a la teoría.

                            2.4 LOS PROBLEMAS DEL ENFOQUE SEMÁNTICO

                            Una misma estructura formal puede utilizarse para realizar actos de habla bien distintos.

                            Las superposiciones en la clasificación tradicional nacen como resultado de la colisión entre dos criterios diferentes: uno, gramatical, determinado por las reglas de formación de las oraciones; y otro, pragmático, basado en las condiciones de la situación.

                            En el caso de las teorías semánticas o de los enfoques sintácticos que acabamos de resumir sigue siendo el mismo: se está describiendo el significado de una estructura oracional en términos de uno de los usos que pueden hacer los hablantes cuando realizan dicha estructura en un enunciado. Pero esta perspectiva de análisis no es tarea de la teoría semántica.

                            3. LA SOLUCIÓN PRAGMÁTICA

                            Es necesario ofrecer una explicación que sea, a la vez, compatible con una caracterización semántica unificada, y capaz de dar cuenta de las diferentes clases de usos posibles. Por ello, hay que establecer; en primer lugar, cuál es la caracterización semántica que va a usarse como base.

                            Contempladas desde una perspectiva semántica, las oraciones interrogativas se presentan como estructuras proposicionales abiertas (funciones lógicas que contienen al menos una variable).

                            Exponer una estructura de este tipo no implica necesariamente ni que la presencia de la variable responda a un desconocimiento real, ni que se esté pidiendo la solución a esa formula, ni siquiera que exista un destinatario.

                            La diversidad de valores que pueden adquirir las interrogativas no hace fácil la tarea de descubrir y explicar de manera sencilla cuáles son los principios que regulan su uso en la conversación. Sin embargo, las condiciones de su empleo se aprenden sin grandes dificultades y parecen funcionar de manera semejante en todas las lenguas. Ello sugiere que hay pocos principios y muy generales.

                            Los diferentes tipos de valores que se reconocen en la emisión de enunciados interrogativos pueden explicarse como resultado de la existencia de dos tipos de objetivos discursivos: los transaccionales (aquellos en que prima la vertiente informativa) y los interaccionales (los dominados por la vertiente social). La presentación de una fórmula abierta puede colocarse bien al servicio de la información, bien al servicio de la cortesía.

                            3.1 LOS ENUNCIADOS INTERROGATIVOS EN LOS DISCURSOS TRANSACCIONALES

                            En el funcionamiento de los mecanismos pragmáticos son decisivos los conocimientos y las creencias de los participantes, incluidos los conocimientos compartidos y las suposiciones de cada uno sobre los conocimientos del otro. En muchas ocasiones el emisor parte del supuesto de que hay una diferencia notable entre su propio conocimiento y el que le atribuye al destinatario. En estos casos lo importante no es que el emisor establezca una comparación objetiva entre los conocimientos de uno y otro; lo que cuenta es la imagen que se ha formado tanto de su propio grado de conocimiento como del de su interlocutor.

                            Emisor Destinatario

                            • +

                            Conocimiento real Suposición sobre el

                            conocimiento

                            + -

                            De acuerdo con ello, cuando los objetivos son transaccionales, la variable interrogativa tenderá a interpretarse inmediatamente como una variable informativa, como un comodín que reemplaza a una pieza de información que falta. La transacción consistirá en un intercambio de información, en un intento de nivelar o igualar la diferencia existente entre los estados cognoscitivos de los participantes en la interacción verbal.

                            El conocimiento puede concebirse como una realidad escalar.

                            En la zona más alta de la escala se sitúan las preguntas. Éstas constituyen la subclase de enunciados interrogativos que el emisor formula con la intención de obtener una información.

                            Las demás zonas de la escala pueden “llenarse” también con otros usos de los enunciados interrogativos. Si el desconocimiento del emisor alberga alguna idea de cuál puede ser la información que debe reemplazar la variable, estamos ante un caso de interrogación orientada. El emisor ya no es del todo neutral ante las posibilidades que pueden reemplazar la variable, y la intención de su enunciado es que el interlocutor confirme su suposición.

                            El punto más bajo de la escala lo ocupan los enunciados que funcionan de manera inversa a las preguntas, es decir, aquellos en que el conocimiento del emisor es máximo, y la suposición sobre el conocimiento del destinatario es mínima. Ejemplo más claro: las preguntas de examen.

                            Grado real de Suposición del emisor

                            conocimiento del sobre el conocimiento

                            emisor del destinatario

                            Preguntas “reales” - +

                            Hipotéticas

                            Orientadas

                            Confirmativas

                            Preguntas de examen + -

                            Los valores de los enunciados interrogativos que hemos considerado hasta aquí se basan en la diversidad de los estados cognoscitivos de los interlocutores en un discurso de tipo transaccional. Sin embargo, estos casos no agotan la totalidad de los usos posibles.

                            3.2 LOS ENUNCIADOS INTERROGATIVOS EN LOS DISCURSOS INTERACCIONALES

                            Las estrategias de cortesía pueden entrar en conflicto con los principios que aseguran una transmisión eficaz; pero, a cambio, se colocan al servicio del emisor en su intento de mantener buenas relaciones sociales con su interlocutor, o de evitar y mitigar los conflictos que pudieran derivarse de su interacción.

                            Las estrategias de cortesía compensatoria pueden orientarse, bien hacia la faceta positiva de la imagen pública, bien hacia su faceta negativa.

                            La cortesía positiva trata de colmar el deseo del interlocutor de ser apreciado por los demás, y de que éstos compartan también sus propios deseos.

                            Hemos visto casos en que el conocimiento de los interlocutores se supone desigual. Sin embargo, en muchas ocasiones los conocimientos pueden coincidir. Ejemplos:

                          • ¿Hasta cuándo van a durar las injusticias en el mundo?

                          • Hola, ¿ya has vuelto?

                          • El enunciado (a ) expresa un desconocimiento del emisor, que se corresponde con un desconocimiento similar del destinatario. Este desconocimiento es real, pero no se espera obtener una solución del interlocutor. En este sentido, la situación se presta a ser utilizada a favor de una estrategia de cortesía positiva, en la que se enfatice la semejanza entre los conocimientos del emisor y los del destinatario. El enunciado suele catalogarse como interrogación problemática, y su uso es habitualmente argumentativo. El segundo caso suele conocerse como interrogación exclamativa: la variable no responde a un desconocimiento efectivo, pero al presentar el enunciado de esta manera, el emisor está favoreciendo también la cortesía positiva porque demuestra interés por todo lo relacionado con el destinatario.

                            Conocimiento Conocimiento imputado

                            real del emisor al destinatario

                            Interrogación problemática - -

                            Interrogación exclamativa + +

                            La cortesía negativa pretende demostrar al interlocutor que no se está tratando de limitar su libertad de acción, ni de imponerle nada. La utilización de una interrogativa resulta apta para los casos en que el emisor trata de conseguir algo del destinatario. Según el riesgo de posible amenaza para el interlocutor podemos distinguir varios tipos de valores: ejemplos:

                            ¿Tengo que tirar ya? : intercambio en el que emisor y destinatario colaboran. El riesgo de imposición es mínimo. Se entiende como una petición de instrucción.

                            ¿Puedo abrir la ventana?: la ventana puede crear una corriente que moleste al destinatario. Se tipifica como una petición de permiso. El riesgo es aquí mayor.

                            Estos ejemplos presentan acciones del emisor.

                            ¿Te tomas una cerveza?: la acción se considera beneficiosa para el destinatario y el riesgo es mínimo. Se entiende como un ofrecimiento.

                            ¿Por qué no lo pintas de blanco?: el riesgo ha aumentado un poco. Es una sugerencia.

                            ¿Me podrías prestar mil pesetas?: presenta un índice de riesgo mayor. Lo conceptualizamos como una petición.

                            La estrategia de cortesía consiste también en usar la fórmula interrogativa para “enmascarar” la imposición (interrogativas retóricas).

                            LA METÁFORA

                            Uno de los principales problemas que debe tratar de resolver la teoría pragmática es el de cómo es posible que no siempre haya coincidencia entre lo que decimos y lo que queremos decir; y sin duda, uno de los casos extremos en lo que a divergencia entre el significado literal y el significado que se pretende comunicar lo constituyen algunos de los usos que la retórica clásica ha catalogado como”figuras”. Entre esas figuras tenemos la metáfora .

                            Desde Aristóteles la metáfora suele definirse como la utilización de una palabra para designar una realidad distinta a la que convencionalmente representa; es decir se trata del uso de un signo por otro.

                            1. LAS EXPLICACIONES SEMÁNTICAS

                            La corriente contemporánea que ve en la metáfora un fenómeno de tipo semántico, parte de la idea de que enunciados como “Al final me tragué todo el discurso”, se reconocen como metáforas sin necesidad de tener que recurrir a ningún contexto o situación particular. Si el contexto resulta innecesario es porque los propios significados básicos de las palabras puestas en relación son los responsables de los valores metafóricos. La explicación sobre cuál es el mecanismo concreto que hace posible esto ha tomado 2 direcciones:

                          • Teoría de la interacción de rasgos

                          • Teoría de la comparación elidida

                          • TEORÍA DE LA INTERACCIÓN DE RASGOS

                            Parte de la idea de que el significado léxico de cada palabra puede descomponerse en rasgos semánticos diferentes. El significado particular de una metáfora depende también de la combinación entre los rasgos semánticos de las unidades léxicas empleadas. Lo que hace que las metáforas constituyan un caso algo especial es que se producen cuando se combinan sintagmáticamente 2 o más unidades léxicas con rasgos incompatibles . Por ejemplo: “ Al final me tragué el discurso”, lo que nos permite identificar la metáfora sería la incompatibilidad entre el rasgo que exige tragar a su complemento y el rasgo que inherentemente lleva la palabra discurso.

                            TEORÍA DE LA COMPARACIÓN ELIDIDA

                            Se basa en la idea clásica de que tras toda metáfora hay una comparación subyacente. Puede establecerse una relación sistemática entre la estructura que contiene explícitamente el elemento de comparación y aquella otra en que dicho elemento está implícito. *Toda metáfora es reductible a una estructura comparativa.

                            Tipos de metáforas:

                          • Nominal o atributiva: X es el término real e Y es el término metafórico, puestos en relación por medio de la cópula ser. Ej: “Juan es un plomo”

                          • Predicativa: G (x), donde G representa un predicado metafórico Y X es un término real. Ej: “ Juan rebuzna”

                          • Oracional: G(y), donde G es un predicado, e Y es su argumento, ambos metafóricos. Ej: “La pelota está sobre el tejado”.

                          • LOS PROBLEMAS DE UN ENFOQUE SEMÁNTICO

                            Tanto la teoría de la comparación como la de la interacción han sido objeto de numerosas críticas, que se han ocupado de mostrar lo inadecuado de un tratamiento de la metáfora en términos semánticos. Todas ellas apuntan hacia la necesidad de un enfoque pragmático, para como sabemos, una interpretación plena y completa de los enunciados.

                            El argumento central en que se basa la teoría de la interacción es el de que la metáfora es una cuestión semántica ya que una metáfora se reconoce automáticamente en el momento en que se descubre la incompatibilidad de rasgos semánticos entre los términos puesto sen relación. Sin embargo es fácil ver que la incompatibilidad de rasgos no es una condición necesaria para la existencia de metáforas, no suele haberla en frases como: “Juan es un pirata” o “Juan está cantando”.

                            Por lo que a la teoría de la comparación se refiere también ha recibido críticas, no parece adecuado afirmar que hay una correspondencia entre la metáfora y la comparación explícita. En la mayoría de ocasiones, las sugerencias y las imágenes que suscita la metáfora no pueden reducirse a una única estructura comparativa, sino que resultan ilimitadas. La teoría no aclara cómo se recupera la parte elidida de la comparación, es decir, cuál es el mecanismo semántico por el que se asigna un valor determinado a las incógnitas que figuran en las fórmulas de interpretación.

                            2. LAS SOLUCIONES PRAGMÁTICAS

                            Las críticas que hemos recogido ponen de manifiesto que un enfoque semántico de la metáfora no resulta adecuado. El principal problema deriva de un identificación equivocada entre oración y enunciado. La semántica debe ocuparse del significado de las oraciones y debe asignar a cada oración un significado determinado por sus propias reglas, sin traspasar el umbral de lo lingüístico. Según este principio desde, y como señala DAVIDSON un punto de vista semántico “las metáforas significan lo que significan las palabras que las componen en su sentido más literal; nada más”.

                            *La necesidad de un enfoque pragmático se basa en la comprobación de que, para interpretar las metáforas, no basta con los mecanismo de descodificación, sino que se requiere el concurso de principios deductivos más generales.

                            LA PROPUESTA DE GRICE

                            Propone una solución basada en el concepto de implicatura. Grice concibe las metáforas como tipos de violaciones abiertas de las máximas; por ejemplo:

                            -“Este hombre es un buitre”: viola la máxima de cualidad (No diga algo que crea falso).

                            -“Juan es un animal”: viola la máxima de cantidad (que su contribución sea todo lo

                            informativa que requiera el propósito del diálogo”. Si Juan es una persona, ello implica que es un animal, así que el enunciado no es informativo en su sentido literal.

                            A -“¿Qué tal fue la reunión?”

                            B -“Las espadas están en alto

                            La respuesta de B no parece tener mucha relación desde el punto de vista formal con la pregunta A; la relevancia habrá que buscarla por medio de una implicatura.

                            *No obstante, la propuesta de Grice no puede dar cuenta de los pasos que sigue el proceso de interpretación.

                            LAS ESTRATEGIAS DE INTERPRETACIÓN DE SEARLE

                            SEARLE aboga también por una interpretación pragmática . Las metáforas presentan 2 propiedades muy características :

                            1) Son restringidas: no se puede construir una metáfora sobre cualquiera de los sentidos en que una cosa se asemeja a otra.

                          • Son sistemáticas: se pueden comunicar gracias a la existencia de un conjunto de principios compartido por emisor y destinatario.

                          • Para SEARLE la interpretación de las metáforas se basa en la existencia de ciertos patrones de inferencia que funcionan regularmente. En ellos pueden distinguirse 3 tipos de estrategias diferentes:

                          • De reconocimiento: estrategias que permiten determinar si hay que buscar o no una interpretación metafórica.

                          • De cálculo: estrategias para calcular los diferentes valores que se pueden asignar a la entidad con respecto a la cual dos elementos son semejantes.

                          • De restricción: estrategias para restringir las posibilidades calculadas e identificar el factor concreto que sirve como fundamento de la metáfora.

                          • LAS METÁFORAS EN LA TEORÍA DE LA RELEVANCIA

                            Perspectiva de la teoría de SPERBER Y WILSON: en ella las figuras se consideran consecuencia de una búsqueda de mayor relevancia. El emisor que aspire a lograr un grado óptimo de relevancia dejará implícito todo aquello que crea que su interlocutor puede suplir con un esfuerzo menor que el que requeriría para procesar el mensaje explícito. Todos los tropos (lenguaje figurado) se caracterizan por ser tipos de enunciados en que emisor expresa abiertamente una creencia que espera que nadie considere literalmente verdadera. En término de SPERBER Y WILSON, se diría que no hay coincidencia entre forma proposicional y explicatura, es decir, entre contenido codificado y el contenido que el emisor tarta de comunicar; en el ejemplo “Juan es un lince”, la explicatura no equivale al significado literal de la proposición, que resultaría falso: el emisor no trata de comunicar que el individuo al que se refiere con el nombre de Juan es un mamífero carnívoro de la familia de los félidos. De acuerdo con cuáles sean las condiciones de emisión, la explicatura puede parafrasearse más o menos como “Juan es muy listo” o “Juan es muy tonto”. En el primer caso la interpretación es metafórica; en el segundo nos encontramos con una ironía.

                            *Lo interesante es que los principios que determinan la interpretación de los tropos no son diferentes de los que entran en juego para la interpretación de los usos literales: no hay necesidad de proponer conjuntos de estrategias distintas. Y las figuras no son más que un caso extremo de separación entre el contenido que se codifica y el que se pretende comunicar.

                            S

                            EMISOR ENUNCIADO DESTINATARIO

                            ENTORNO