Línea aérea de alta tensión

Electrónica. Conductores. Aisladores. Clasificación. Apoyos. Subestaciones

  • Enviado por: Pumba
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Que quieres ser de Mayor
ADI
Aprende las herramientas necesarias para dedicarte a la profesión que amas, convirtiéndote en empresario. ¿Cuánto...
Solicita InformaciÓn

Programa de Dirección y Administración de Empresas (PDAE)
ECOL
Posgrado online Horas lectivas: 875 horas Duración: 16,5 meses
Solicita InformaciÓn

publicidad

  • - Elementos de una línea de alta tensión aérea

  • Se entiende por línea aérea de A.T. aquélla cuyos conductores se encuentran al aire, sustentados sobre postes.

    La línea aérea es la forma más empleada de energía eléctrica cuando ésta se consume en lugares distantes del de producción.

    Esencialmente las líneas aéreas están constituidas por:

    • Conductores.

    • Aisladores.

    • Apoyos.

    • Crucetas.

  • Conductores

  • Se denomina así a cualquier material metálico o combinación de ellos que permita constituir alambres o cables de características eléctricas y mecánicas adecuadas para el fin a que van a destinarse, siendo éstas inalterables con el tiempo además de presentar una resistencia elevada a la corrosión atmosférica.

    Podrán emplearse como conductores: alambres, cables, cables huecos y cables rellenos de materiales no metálicos, si bien habrán de ser siempre cableados cuando se empleen conductores de aluminio o sus aleaciones.

    Las características exigibles para la elección de los conductores son tres, esencialmente:

    En primer lugar, se ha de tener en cuenta la resistencia eléctrica, puesto que, cuanto menor sea ésta, menores serán las pérdidas por calentamiento, ya que las pérdidas son proporcionales a la resistencia eléctrica.

    El segundo factor es la resistencia mecánica, puesto que, en las líneas aéreas, se originan grandes esfuerzos mecánicos.

    En tercer lugar el aspecto económico, procurando el mínimo coste de la línea, lo que redundará en menor coste del trasporte y, por lo tanto, en mayor rentabilidad.

    Como suele suceder en la mayoría de los problemas técnicos, no existen materiales conductores que reúnan simultáneamente las tres características que reúnen dos de ellas (conductibilidad y resistencia mecánica); están formados por un material de buenas cualidades eléctricas

    (Cobre, aluminio o aleaciones de ambos) y otro de buenas cualidades mecánicas (generalmente acero, ya que, de todos los materiales industriales, el que ofrece mejores cualidades mecánicas es el acero, aunque, en cuanto a cualidades eléctricas, sea el más desfavorable.

    Otras características que se deben tener en cuenta son:

    Resistencia especifica o resistividad. Es la medida de la resistencia eléctrica de una unidad de longitud para un material dado. Se define como la resistencia eléctrica de un alambre de conductor de un metro de longitud y un mm2 de sección;

    Conductividad o conductancia especifica. En los conductores, el valor de la resistencia eléctrica aumenta al aumentar la temperatura; y se define como coeficiente de temperatura el aumento de resistencia que experimenta un conductor al elevar su temperatura un grado centígrado.

    Esfuerzo y deformación. Los materiales que se emplean como conductores para líneas aéreas están sometidas a dos tipos de esfuerzos: tracción y compresión.

  • Aisladores

  • Son los elementos cuya finalidad consiste en aislar el conductor de la línea de apoyo que lo soporta. Al emplearse los conductores, se precisa que los aisladores posean buenas propiedades dieléctricas ya que la misión fundamental del aislador es evitar el paso de la corriente del conductor de apoyo. La unión de los conductores con los aisladores y de éstos con los apoyos se efectúa mediante piezas metálicas denominadas herrajes.

    El paso de la corriente del conductor al apoyo puede producirse por las causas siguientes:

    Por conductividad del material: es decir, a través de la masa del aislador; para evitar esto, se emplean, materiales para los que la corriente de fuga es despreciable.

    Por conductividad superficial: se produce contorneando la parte exterior del aislador por aumento de la conductividad, debido a haberse depositado en la superficie del aislador, una capa de polvo o humedad.

    Esta conductividad recibe el nombre de efecto corona y suele reducirse dando un perfil adecuado a la superficie del aislador.

    Por perforación de la masa del aislador: al ser muy difícil mantener la uniformidad dieléctricas de un material en toda su masa, existe el peligro de que se perfore el aislador, sobre todo si el espesor es grande. Por ello, los aisladores suelen fabricarse en varias piezas de pequeño espesor unidas por una pasta especial.

    Por descarga disruptiva a través del aire: puede producirse un arco entre el conductor y el soporte a través del aire, cuya rigidez dieléctrica a veces no es suficiente para evitar la descarga. Esto suele ocurrir con la lluvia, debido a la ionización del aire, y se puede evitar con un diseño adecuado para aisladores de intemperie, tratando de aumentar la distancia entre aislador y soporte de forma que la tensión necesaria para la formación del aire sea mayor.

    Materiales empleados para la fabricación de aisladores:

    Porcelana: constituida por caolín y cuarzo, con un tratamiento de cocción a 1400 ºC; se recubre de una capa de silicato, recociéndose posteriormente para obtener un vidriado en caliente que hace impermeables los aisladores y dificulta la adherencia de polvo o humedad

    Esteatita y resinas epoxi: se emplean cuando los aisladores han de soportar grandes esfuerzos mecánicos, debido a que su resistencia mecánica es el doble que la de porcelana.

    Vidrio: es una mezcla de ácido silícico con óxidos de calcio, sodio, bario, aluminio, etc., fundida entre 1300 y 1400 ºC. La composición de base cálcico-alcalina, obtenida por enfriamiento brusco mediante una corriente forzada de aire frío, posee elevada dureza y resistencia mecánica, incluso gran estabilidad, ante los cambios de temperatura, con el inconveniente del mayor coeficiente de dilatación.

    Clasificación de los aisladores:

    Puede realizarse una clasificación según los siguientes criterios:

    Según su constitución: Aislador simple, formado por una sola pieza de porcelana, esteatita o vidrio

    Según su instalación: Aislador de servicio interior, empleado en lugares guarecidos de la lluvia

    Aislador de servicio exterior, para servicio a la intemperie

    Por su forma y característica: Aislador acoplable; está diseñado de forma que permite el acoplamiento de varios elementos con los que obtener el aislamiento deseado. El acoplamiento puede ser rígido o articulado.

    Aislador no acoplable; está constituido de forma que no puede acoplarse con otros elementos similares.

    Por su acabado: Aislador con montura metálica, provisto de una o varias piezas metálicas para la fijación del conductor o del aislador.

    Aislador en montura metálica, sin ninguna pieza metálica para su fijación

    Según su forma de colocación: Aisladores de apoyo, formados por una o varias capas aisladoras, destinadas a albergar un conductor.

    Aisladores de suspensión, la fijación del conductor se realiza suspendiéndolo del aislador mediante herrajes adecuados

    Otras características que definen un aislador y que deben ser tenidas en cuenta a la hora de elegirlo son:

    • Línea de fuga

    • Distancia disruptiva

    • Tensión de corona

    • Tensión disruptiva en seco a frecuencia normal

    • Tensión disruptiva bajo lluvia a frecuencia normal

    • Tensión disruptiva con ondas de sobre tensión de frente recto

    • Tensión de perforación

    • Carga de rotura mecánica

  • Apoyos

  • Son los elementos que soportan los conductores y demás componentes de una línea aérea separándolos del terreno; están sometidos a fuerzas de compresión y flexión, debido al peso de los materiales que sustentan y a la acción del viento sobre los mismos; además, a los desniveles del terreno.

    En la elección de los postes, se tendrá en cuenta la accesibilidad de todas sus partes, para la revisión y conservación de su estructura por parte del personal especializado.

    Atendiendo a la función de los postes en la línea, estos pueden clasificarse en:

    Apoyos de alineación, cuya función es solamente soportar los conductores y cables de tierra

    Apoyos de ángulo, empleados para sustentar los conductores y cables de tierra en los vértices o ángulos que forma la línea en su trazado

    Apoyos de anclaje, cuyo fin es proporcionar puntos firmes, en la línea, que impidan la destrucción total de la misma cuando por cualquier causa se rompa un conductor o apoyo

    Apoyos de fin de línea, soportan las tensiones producidas por la línea; son su punto de anclaje de mayor resistencia

    Apoyos especiales, cuya función es diferente a las enumeradas anteriormente; pueden ser, cruce sobre ferrocarril, vías fluviales, etc.

    Postes de Madera:

    Por la economía de su fabricación y montaje, es el tipo de apoyo más generalizado para conducciones eléctricas; si bien la tensión máxima de utilización es de 15 Kv

    Los postes se definen por las características siguientes:

    • Especie forestal

    • Longitud total

    • Diámetro en el despunte

    • Índice de aguzamiento

    Los postes tienen una longitud de aprox. 8m

    Postes metálicos:

    Se construyen generalmente de acero. No se emplea la soldadura porque suelen montarse en el lugar de izado, donde generalmente no se dispone de energía para soldar.

    Los potes metálicos tienen una serie de ventajas sobre los demás tipos de postes, entre las que destacaremos: superior resistencia mecánica; armado cómodo en el lugar de izado; fácil mantenimiento; mejor estética, que los hace decisivos en ciertos lugares

    Postes de hormigón:

    El hormigón es una composición formada por cemento, grava o piedra machacada, agua y arena que, convenientemente mezclada, fragua hasta adquirir una consistencia pétrea

    La característica más importante del hormigón es su gran resistencia a la compresión

    Normalmente se fabrican los siguientes postes:

    • poste de hormigón armado

    • poste de hormigón vibrado

    • poste de hormigón centrifugado

    • poste de hormigón pretensado

    Crucetas:

    Son accesorios que se montan en la parte superior de los postes para sujetar adecuadamente los soportes de los aisladores.

    En su construcción se emplea madera, hierro laminado u hormigón armado; para postes de madera, se emplean crucetas de madera o hierro; para postes de hormigón, crucetas exclusivamente de hierro.

  • - Subestaciones transformadoras

  • Son los conjuntos de aparatos eléctricos necesarios para la transformación y conversión de la energía eléctrica, o bien en otra de mayor tensión para un transporte más económico, o en otra de menor tensión para el funcionamiento correcto de los receptores.

    Clasificación de las estaciones transformadoras:

    La clasificación puede hacerse atendiendo a su características y situación en la red:

    Subestaciones de transformación. Transforman la energía eléctrica en otra de menor tensión que, a su vez, alimenta otras subestaciones o centros de transformación.

    Estación transformadora de distribución. Estación transformadora intermedia que transforma la energía eléctrica en otra de menor tensión, con la que se alimentan los centros de distribución o de transformación.

    Centro de distribución. Es una subestación destinada a la conexión de dos o más circuitos de media tensión y su maniobra, pudiendo tener salidas en B.T.

    Centro de transformación. Es el que transforma la energía eléctrica en otra de menor tensión (baja tensión), con la que se alimentan a los recetores de baja tensión.

    Atendiendo a su tipo constructivo se clasifican en:

    Estaciones de transformación interiores. Son aquéllas que por diversas causas hacen aconsejable la instalación de los elementos de transformación y todo su aparellaje necesario dentro de unos edificios construidos con este fin.

    Estaciones de transformación exteriores. Son aquéllas en que, por motivos económicos, los elementos de transformación y todo su aparellaje se colocan al l intemperie, generalmente en una plataforma montada sobre dos apoyos. Tanto el transformador como todos los accesorios han de estar construidos para trabajar a la intemperie.

    Elementos que intervienen en la subestación:

    Los elementos son los siguientes:

    Barras de distribución. Son los elementos conductores que unen los demás elementos de la subestación transformadora. Están formadas con pletina o varilla de cobre de la sección adecuada a la potencia de la subestación.

    Autoválvulas. Son los elementos que protegen las subestaciones transformadoras contra las sobretensiones de tipo atmosféricos o de cualquier otro tipo.

    Seccionadores. Son los elementos empleados para aislar las diferentes partes de la estación transformadora. Su funcionamiento no es automático sino manual, mediante una pértiga o un mando adecuado.

    Interruptor automático. Es otra protección contra las sobreintensidades. Se desconecta automáticamente cuando hay

    un aumento de intensidad en cualquiera de las tres fases.

    Equipo de medida. Son los aparatos empleados para la medición de la energía eléctrica consumida por los usuarios de la subestación transformadora. Este equipo de medida consta de bobinas amperimétricas y voltimétricas, lo que debe ser tenido en cuenta a la hora de su conexión a la red.

    Transformadores de potencia. Es el elemento principal de la estación transformadora, ya que, en él, es donde se transforma la energía eléctrica en otra de distinta tensión.

    Protecciones de baja tensión. A continuación del transformador de potencia y ya en baja tensión, se colocarán las protecciones de cada una de las salidas de baja tensión que parten de la estación transformadora; estas protecciones estarán formadas por cartuchos fusibles de la intensidad adecuada a la línea que protegen

  • - Protecciones sobre las líneas de A.T. y subestaciones

  • Varias causas pueden producir averías en las líneas de A.T. y en las subestaciones, pero las principales son:

    • un exceso de la intensidad de corriente

    • un aumento de la tensión, que podría llegar a destrozar los aislamientos de la línea de A.T. o de la subestación.

    Protecciones en las líneas de alta tensión

    En las líneas de A.T., la avería más frecuentes suelen ser las sobretensiones; sus causas son:

    De origen externo o atmosférico, producidas por inducción de nubes cargadas de electricidad en los conductores de las líneas; por descargas entre nubes a línea directamente; o por inducción sobre los conductores de la línea de descargas directas entre nubes y tierras cercanas a la línea.

    De origen interno, como efectos de resonancia, grandes variaciones en la potencia transportada.

    Contacto entre circuitos de diferentes tensiones; entre líneas de alta y baja tensión, por ejemplo.

    Elementos de protección:

    Una de las protecciones empleadas en las líneas de A.T. contra las sobre tensiones de origen externo es el hilo de tierra, que es un cable de acero instalado encima de la línea de A.T., en la cabeza de los apoyos, unido directamente a éstos y a tierra, para que la acción de las descargas atmosféricas vaya directamente, por este conductor, a tierra.

    El cable empleado suele ser de acero galvanizado, de 50 mm2 como mínimo para líneas de 1ª categoría y 22 mm2, mínimo, para el resto.

    La protección que se consigue con la instalación del cable de tierra no es perfecta y puede haber descargas atmosféricas que produzcan averías; por su elevado conste de instalación, sólo se emplean en líneas de muy altas tensiones.

    La protección en el lado primario del transformador:

    Estará formada por aparatos de corte de corriente que permitan desconectar la estación transformadora de la línea de alimentación; estos aparatos de corte serán interruptores automáticos o cortacircuitos fusibles.

    Únicamente podrán utilizarse seccionadores unipolares para tensiones iguales o inferiores a 6 Kv si la potencia es igual o mayor de 50 Kva.

    Cuando haya transformadores trabajando acoplados, serán protegidos separadamente.

    Las protecciones en el lado secundario del transformador:

    A menos que el secundario sea de alta tensión, todos los circuitos de baja tensión que salgan de una estación transformadora deben ser protegidos individualmente, contra intensidades, de alguna de las formas siguientes:

    • Con cortacircuitos fusibles; solamente se utilizará en circuitos de hasta 400 KvA

    • con interruptores automáticos de baja tensión; se pueden utilizar en circuitos de cualquier potencia contra sobrecargas como para protección contra cortocircuitos

    Puestas a tierra:

    Todas las protecciones mencionadas anteriormente han de completarse con otra llamada puesta a tierra.

    Se llama puesta a tierra toda ligazón metálica directa entre una parte de instalación y un electrodo, placa metálica o grupo de electrodos cuyas dimensiones y situación sean tales que, en todo momento, pueda asegurarse que el conjunto está prácticamente al mismo potencial de la tierra y que permita el paso a tierra de las corrientes de avería o de descarga.

    La puesta a tierra comprende tres partes:

    • Electrodo principal

    • Conductor principal o barra común de toma de tierra

    • Conductores de unión de las masas al conductor principal

    Electrodo principal

    Deben estar constituidos por placas, tubos, picas, de metal resistente a la acción del terreno. Las placas de cobre tendrán un espesor mínimo de 2 mm; y las de palastro galvanizado, 2,5 mm; las picas serán de 6 mm de diámetro y 2 m de longitud como mínimo

    Conductor principal del circuito

    Será de sección adecuada, como mínimo de 50 mm2 si son de cobre y de 100 mm2 si son de hierro galvanizado. Su tendido se hará en el interior de la subestación, con cable desnudo o con pletina, sin aisladores, al descubierto y de forma visible

    Conductores de unión de los circuitos de tierra

    Tendrán un contacto eléctrico perfecto, tanto con las partes metálicas que deben ponerse a tierra con la placa o electrodo que forma la tierra propiamente dicha; este contacto se realizará con todo cuidado, por medio de grapas de empalme adecuadas, asegurándose de que la conexión sea efectiva.