Limpieza étnica

Etnocentrismo. Racismo. Ideología racista. Xenofobia. Discriminación. Evolución histórica

  • Enviado por: Leandro Luis Fara Y Otros.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


“LIMPIEZA

ÉTNICA”

Trabajo Práctico para Ciencias Políticas.

Curso: 5º Soc.

Año: 1.999

“Definiciones

e Historia”

Etnocentrísmo

En antropología, creencia en la superioridad de la propia etnia. En un sentido radical, teoría según la cual la propia etnia está en el origen de las (escasas e hipotéticas) bondades de las demás; las maldades de estas otras pasan a ser invención exclusiva de ellas mismas. En un sentido menos radical, hábito de examinar a los demás grupos sociales desde el punto de vista de la propia cultura, es decir, incorporando a un examen objetivo todas las subjetividades históricas y sociales inherentes a cualquier cultura.

Las potencias coloniales elevaron el etnocentrismo a la categoría de dogma y basaron en él las sinrazones de su fuerza convirtiéndole en la excusa última de su expansión. En mayor o menor grado el etnocentrismo está presente en todas las sociedades humanas, siendo en los pueblos sojuzgados un mecanismo de defensa frente a la conquista y la asimilación. Hasta los autodenominados `cosmopolitas' lo practican, sólo que, en su caso, enaltecen su pertenencia a una supuesta cultura universal no menos única que las demás. En definitiva, la expresión popular etnocentrista: “mi pueblo, con razón o sin ella”, es ubicua y eterna.

Racísmo

Teoría fundamentada en el prejuicio según el cual hay razas humanas que presentan diferencias biológicas que justifican relaciones de dominio entre ellas, así como comportamientos de rechazo o agresión. El término 'racismo' se aplica tanto a esta doctrina como al comportamiento inspirado en ella y se relaciona frecuentemente con la xenofobia y la segregación social, que son sus manifestaciones más evidentes.

Orígenes históricos

La evolución de las culturas muestra que el fenómeno del racismo encuentra su fundamento en la concepción que los hombres tienen de la diversidad. De ello dan claro testimonio los sentimientos de xenofobia que desatan las luchas étnicas o tribales.

En la Grecia antigua la afirmación de una identidad colectiva por oposición a algunas etnias y a ciertos grupos de población, se traducía en el hecho de que los habitantes de las ciudades llamaban 'bárbaros' a aquéllos que vivían fuera de los límites del mundo griego.

La antigua práctica de la esclavitud y de la servidumbre ilustra igualmente las relaciones de dominio que han existido en el curso de la historia en etnias y pueblos diferentes, o incluso dentro de sociedades y grupos culturales. Señores y esclavos podían pertenecer a un mismo origen étnico, pero las diferencias sociales estaban claramente marcadas: los esclavos no tenían derechos, ni siquiera el de ciudadanía. La misma regla se aplicó a los pueblos vencidos en la guerra y reducidos a la esclavitud. Este último ejemplo, en el que la opresión se ejerce sobre grupos humanos específicos, culturalmente diferentes de sus opresores, se corresponde con las tesis racistas formuladas en la época moderna y su práctica.

Las primeras colonizaciones marcan el principio de la servidumbre de etnias específicas que iban a convertirse en pueblos dominados, forzados a inclinarse ante una voluntad externa. Al extenderse el colonialismo, Europa se arrogó una misión cultural, adoptando como vocación ideológica la educación social y religiosa de los pueblos llamados 'salvajes', cuya cultura fue sistemáticamente ignorada y abocada a la desaparición. El progreso científico y técnico que tuvo lugar en Europa contribuyó a reforzar el sentimiento de superioridad de los occidentales, que consideraron su supremacía como natural e inherente a su civilización.

La colonización de América del Norte y del Sur, así como la de Australia entre los siglos XVII y XVIII, la política colonialista de Japón a comienzos del siglo XX o el Holocausto en Europa, son otros tantos ejemplos de racismo.

La doctrina

Los principales elementos fundadores del racismo, que surgieron durante el periodo de colonización, son la conciencia de la identidad cultural propia de cada pueblo, la introducción de la jerarquía en estas culturas y, en consecuencia, el establecimiento de relaciones de dominio entre esos pueblos. A la afirmación de superioridad de ciertas civilizaciones sobre otras, se añaden en los siglos XIX y XX las teorías que asimilan esta jerarquía a un determinismo natural fundamentado en el concepto de raza.

Desde el siglo XVI, sociedades que se proclamaban científicas han buscado clasificar las razas humanas intentando crear estereotipos. La arbitraria clasificación de los hombres en distintas razas en función del aspecto exterior y de las capacidades de inteligencia da pie a teorías como la del diplomático y filósofo francés Gobineau en el siglo XIX. En su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (1853-1855), aparecido cinco años después de la abolición de la esclavitud en las colonias de Francia, achacaba el declive de la sociedad al envejecimiento de las razas. El pensamiento racista, contemporáneo del darwinismo social, se va estructurando poco a poco en doctrinas que preconizan la eugenesia, es decir, la aplicación de leyes biológicas al perfeccionamiento de la especie humana. Gustave Le Bon sostenía que los extraños alteran el alma de los pueblos y Houston Stewart Chamberlain, que el peligro procedía del caos étnico.

El antisemitismo que representa una de las formas más extremas y violentas del racismo, llegó al paroxismo con el nacionalsocialismo, responsable del genocidio de los judíos durante la II Guerra Mundial. La valorización sistemática de la idea del dominio de una 'raza superior', que constituía la base ideológica del Holocausto, engendró fenómenos de rechazo (segregación, creación de guetos), de avasallamiento (trabajos forzados), de expulsión (desplazamiento de poblaciones) y finalmente llevó al genocidio.

Por regla general, este sentimiento de superioridad va acompañado de la convicción de que las otras razas suponen un peligro, o son susceptibles de generar desórdenes sociales. Este prejuicio se apoya en el conocido mecanismo de búsqueda de una víctima propiciatoria. Se convierte a un grupo social en responsable de las crisis económicas y políticas, y se le acusa de ser un elemento naturalmente perturbador.

El antirracismo

A principios del siglo XX tuvo lugar una toma de conciencia internacional del fenómeno del racismo. Los procesos de Nuremberg a los criminales de guerra nazis crearon una situación psicológica y política decisiva en la voluntad de las naciones para erradicar el racismo. Sin embargo, en la sociedad actual aún perduran numerosas formas de racismo, a pesar de las exhortaciones de los organismos internacionales y especialmente de los acuerdos alcanzados respecto a los derechos de las minorías y de las personas. El apartheid en Africa del Sur ha ignorado estos acuerdos sistemáticamente hasta 1990. La masacre de la minoría tutsi en Ruanda en 1993 y la 'limpieza étnica' emprendida por los serbios en la antigua Yugoslavia a partir de 1991, son claras violaciones de los acuerdos internacionales.

Aunque el racismo no se haya erradicado, la ideología en la que se basa ha sido sometida a una crítica radical en la segunda mitad del siglo XX. La ciencia ha rechazado el concepto de raza poniendo en evidencia su carácter subjetivo, basado en prejuicios. Antropólogos, biólogos, genetistas y sociólogos han demostrado que la noción de raza carecía de sentido en la medida en que el género humano es uno e indivisible.

Organizaciones antirracistas nacionales e internacionales luchan contra cualquier forma de discriminación. Las actitudes racistas que combaten numerosas organizaciones tienen en buena medida razones psicológicas. Se fundan en reacciones de miedo ante la diversidad y a la incomprensión de lo desconocido, que engendra sentimientos de odio y una violencia muchas veces mal dirigida. Debido a la complejidad del fenómeno, el racismo es difícil de combatir.

Discriminación

Situación en la que una persona o grupo es tratada de forma desfavorable a causa de prejuicios, generalmente por pertenecer a una categoría social distinta; debe distinguirse de la discriminación positiva (que supone diferenciación y reconocimiento). Entre esas categorías se encuentran la raza, la orientación sexual, la religión, el rango socioeconómico, la edad y la discapacidad. Existe una amplia legislación contra la discriminación en materia de igualdad de oportunidades de empleo, vivienda y bienes y servicios.

La mayor parte de los países practican la discriminación contra extranjeros y otras minorías dentro de sus fronteras. Esta discriminación puede ser por razones de religión (como la existente entre protestantes y católicos o entre musulmanes y judíos), por razones de raza (como la política de apartheid que se practicó en Suráfrica entre 1948 y 1992) o por razones de sexo (como ocurre en muchos países donde las mujeres tienen derechos muy limitados). La legislación de cada país debería ser el medio para combatir la discriminación, pero con frecuencia son precisamente estas leyes las que, de forma activa o pasiva, alientan las prácticas discriminatorias. Por lo general se ha observado que la discriminación aumenta de forma considerable en periodos de recesión económica, en donde la población vuelca su insatisfacción sobre otros grupos étnicos o religiosos considerados como presuntos causantes de esta situación.

Los esfuerzos internacionales para combatir la discriminación han sido casi inexistentes hasta la aprobación de la Carta de las Naciones Unidas (ONU) en 1945. Uno de los objetivos de este documento era fomentar “el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los individuos sin distinción de raza, sexo, idioma o religión”. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, contiene una amplia afirmación de los derechos humanos, aunque carece de efecto vinculante sobre los Estados miembros. Posteriormente la Asamblea General aprobó el Acuerdo sobre Derechos Civiles y Políticos (que entró en vigor en 1976), así como acuerdos específicos sobre prevención y penalización del genocidio y sobre eliminación de cualquier forma de discriminación racial. Estos acuerdos fueron firmados por la gran mayoría de los países, entre los que no se encontraba Estados Unidos, aunque en febrero de 1986 el Senado de este país respaldó la condena de la ONU sobre el genocidio.

El principal obstáculo a la protección internacional de los derechos humanos es el hecho de que la mayoría de los países no aceptan la intervención en sus asuntos internos, y no reconocen la discriminación de sus propios ciudadanos. En cierta medida esta dificultad ha podido ser solventada por organizaciones como la Comisión Europea de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Algunas organizaciones independientes, como Amnistía Internacional, trabajan por la protección de los derechos humanos y contra la discriminación en todo el mundo.

“Documentos, casos y noticias”

LOS SERBIOS TERMINAN LA LIMPIEZA ETNICA EN PRIZREN, MIENTRAS LA OTAN EVACUA MASIVAMENTE LOS REFUGIADOS DE KUKES

El ejército yugoslavo, los paramilitares y las fuerzas especiales de la policía serbia han terminado prácticamente de vaciar la segunda ciudad del Kosovo, Prizren, que contaba 200.000 habitantes y presenta un aspecto desértico similar al de la capital de la provincia, Pristina, o al de la ciudad de Pec.

Los habitantes de Prizren se viendo los tanques que rodeaban la ciudad y escuchando los altavoces que les comunicaban abandonar sus hogares inmediatamente. A un ritmo de mil personas por hora, comenzaron a cruzar la frontera con Albania por el paso de Morina, mientras tanto, esta mañana la OTAN y el ejército albanés comenzaron a evacuar masivamente, en camiones y autobuses, a los 60.000 refugiados que se encuentran en las calles de Kukes, al norte de Albania. Desde la estación de tren de Mjede, los refugiados serán transportados al sur del país.

La Oficina del Alto Comisario de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha decidido organizar esta evacuación masiva, en la que se están utilizando también vehículos particulares de las provincias colindantes con Kukes, después de la reciente llegada de 30.000 personas expulsadas por los serbios de Prizren.

Por otra parte, los serbios habían vuelto a bombardear pueblos dentro de Albania, en el distrito de Tropoje, donde tiene sus cuarteles generales el Ejército de Liberación del Kosovo. Once cañonazos habrían caído sobre la localidad de Zogaj sin producir víctimas.

Además en el puesto fronterizo de Has, paramilitares serbios dispararon contra los guardas albaneses, alcanzando una escuela en la aldea de Letaj, sin producir bajas. Se registraron también ataques con morteros contra las localidades de Mariq y Poghaj, y los serbios habrían minado dos hectáreas de terreno en Golaj y Zarisht, siempre dentro del distrito de Has, lanzando las minas con morteros.

La OTAN ha respondió con el ataque de un avión contra el puesto fronterizo serbio de Morina (entre Tropoje y Djakovica), al mismo tiempo que los morteros serbios bombardeaban el lado albanés.

Limpieza étnica en la provincia Yugoslava

El último informe elaborado por las fuerzas de paz de la OTAN en Kosovo, a partir de datos brindados por investigadores de crímenes de guerra y por agencias humanitarias, indica que las fuerzas serbias masacraron al menos a 10000 albanokosovares durante los dos meses y medio que duró la limpieza étnica en esta provincia separatista.

Dicha cifra duplicaría los 4600 muertos estimados por el Departamento de Estado estadounidense en mayo, poco después de que el Tribunal de crímenes de La Haya acusó al presidente serbio Slobodan Milosevic y a cuatro de sus altos asesores de cometer crímenes de fuera contra la humanidad. Fueron acusados de ordenar la ejecución de albaneses de Kosovo, etnia que constituía el 90 por ciento de los 2.200.000 habitantes de la provincia antes de comenzar la guerra.

Otros muertos no fueron registrados por la caótica situación periodística cuando las fuerzas de la ONU llegaron a Kosovo, en Junio. Puede que muchos otros cuerpos nunca sean encontrados, porque los servios los quemaron o los abandonaron en bosques y montañas para ocultar las evidencias.

Los investigadores que estaban trabajando en Kosovo dicen que están sobrepasados por las denuncias que reciben sobre la existencia de fosas comunes. Y por ello consideran que la cifra exacta de los muertos puede que no se conozca nunca con exactitud, porque muchos aldeanos simplemente enterraron a sus familiares asesinados sin contárselo a los funcionarios occidentales.

Limpieza étnica en Yugoslavia

Los informes sobre las masacres de limpieza étnica emprendidas por el gobierno de Belgrado sobre los kosovares se ampliaron al difundirse el hallazgo en el oeste de la provincia independentista de una gigantesca fosa común con más de 300 cadáveres.

El hallazgo se combinó con un duro reporte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, que afirma que, entre otras consecuencias de la guerra, el agua de Kosovo está contaminado “por una gran variedad de materiales, incluyendo cadáveres humanos y de animales”.

Entre tanto, el ACNUR dijo que un análisis de la situación humanitaria en Kosovo indicó que las condiciones de vida en la provincia son sumamente precarias y podrían deteriorarse rápidamente a medida que se aproxima el invierno.

Además de la contaminación del agua, hay escasez de alimentos vitales y las instalaciones de salud, han sido destruídas.

La Internacional Socialista inaugura reunión mundial

La Internacional Socialista inició una reunión de dos días de su Consejo Mundial con el respaldo de su presidente a la ofensiva militar aliada contra Yugoslavia, que obligó a su gobierno a cesar la “limpieza étnica'' contra la población de Kosovo de origen albanés.

Asisten a la reunión representantes de más de 100 países, muchos de ellos integrantes de partidos en el gobierno, especialmente en Europa. La agenda se centra en el tema de ``construir el cambio'', con propuestas de alternativa a los programas económicos y sociales conservadores que prevalecieron durante la década que concluye.

Pierre Mauroy, ex primer ministro francés y presidente de la IS, dijo en su discurso inaugural que ``Europa y la comunidad internacional no podían por más tiempo dejar que se desarrollara, en el corazón de Europa, un régimen que violaba abiertamente los derechos elementales del hombre y utilizaba la depuración étnica para lograr sus fines''.

Mauroy agregó que la Internacional Socialista deploró que la ofensiva militar de la OTAN se hubiera desencadenado sin previo acuerdo de las Naciones Unidas. Pero se preguntó si ese acuerdo hubiese sido posible, ante el previsible veto de Rusia y China, dentro del Consejo de Seguridad, a cualquier medida contra el régimen de Slovodan Milosevic.

Hubo una demostración frente al hotel donde se realiza la reunión, organizada por pequeños partidos de ultra-izquierda, en repudio a la IS por su actitud ante el conflicto de Kosovo.

Mauroy brindó un franco apoyo de la Internacional a los partidos o coaliciones políticas afines que enfrentan elecciones presidenciales antes de fin de año en la Argentina, Uruguay y Chile.

``Yo expreso el respaldo de la Internacional Socialista a nuestros tres amigos, Fernando de la Rúa, que es el candidato de la Alianza de oposición en la Argentina contra el candidato de la derecha peronista; a Tabaré Vázquez, que es el candidato del Frente Amplio progresista, y a Ricardo Lagos, cuya reciente victoria abre la posibilidad de un nuevo presidente socialista en Chile 26 años después de la trágica suerte del presidente Salvador Allende'', dijo Mauroy.

De la Rúa, jefe del gobierno de la capital argentina, pronunció un discurso de bienvenida. Su partido, la Unión Cívica Radical, es observador en la Internacional. ``Es cierto que durante el siglo veinte la pobreza se ha reducido de manera marcada en muchas partes del mundo, pero el 25 por ciento de la población mundial sigue viviendo en condiciones de necesidad extrema. Esto refleja desigualdades escandalosas y demuestran un fracaso de las políticas seguidas tanto a escala nacional como internacional'', dijo el candidato presidencial.

De la Rúa agregó que ``1.300 millones de personas sobreviven con menos de un dólar diario, particularmente concentradas en Africa y Asia meridional oriental y sudoriental. De ellos, 110 millones viven en América latina''.

El primer ministro italiano Massimo D'Alema, una de las personalidades que asisten a la reunión, dijo que “es urgente establecer nuevas reglas e instrumentos que permitan reconstruir el orden internacional'', expresó.

D'Alema, un ex comunista cuyo partido, Demócratas de Izquierda, integra la Internacional, defendió el ataque militar de la OTAN contra Yugoslavia, para ``terminar con la brutal represión del régimen de exterminio del presidente Slodovan Milosevic, que era imposible de tolerar para nosotros''.

Otro orador de la jornada inaugural, el ex presidente del gobierno español, Felipe González, anticipó que ``en los próximos veinte años el empleo industrial pesará muy poco en la economía mundial. Ante la desaparición de la solidaridad en cadena, que los socialistas llamábamos de clase, ahora se impone un nuevo tipo de solidaridad, más individual''.

González criticó los viejos ``estados de bienestar'', a los que calificó de ``llenos de grasa clientelar: “Las nuevas circunstancias imponen un estado fuerte, de política sólida frente a los grupos de poder'', expresó.

Bombardeo de OTAN no da luz verde para futuras intervenciones.

La secretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright aseguró que si bien no se tolerarán limpiezas étnicas, el bombardeo de Yugoslavia no se debe considerar un precedente para futuras intervenciones de la OTAN en otras regiones.

“Cada circunstancia es distinta'', dijo Albright ante el Consejo de Relaciones Exteriores. “La OTAN es una institución europea y atlántica, no global''.

Sus comentarios revelan un cambio sutil en el pensamiento de la Casa Blanca sobre la función de la OTAN luego de once semanas de bombardeos de Yugoslavia.

Antes de la crisis de Kosovo, el gobierno del presidente Bill Clinton había insistido que la OTAN debía extenderse más allá de Europa para seguir cumpliendo una función importante en el mundo después de la guerra fría.

Pero la mayoría de las naciones europeas se opusieron a la idea y en 1995 sólo aceptaron a regañadientes intervenir más allá de las fronteras de la OTAN con ataques aéreos restringidos contra las fuerzas serbias en Bosnia y luego con una misión de paz para detener la limpieza étnica.

La guerra de la OTAN contra Yugoslavia para proteger a los albano-kosovares demostraron que los aliados aún tienen mucho que hacer para asegurar el futuro de Europa. Por eso, en la cumbre de Washington en abril donde se recordó el 50 aniversario de la alianza, Estados Unidos se abstuvo de pedir que ésta extendiera su función global.

En esa ocasión la OTAN dijo en un comunicado que debía estar preparada para “`afrontar los desafíos del futuro'', pero sin indicar dónde.

Albright dijo que la decisión de aplicar la fuerza será tomada por el presidente después de evaluar un cúmulo de factores.

“Algunos esperan, y otros temen, que Kosovo será un precedente para intervenciones similares alrededor del mundo'', añadió. ``Yo diría que no conviene hacer generalizaciones tan amplias''.

Los gobernantes del G-8 festejan retiro serbio de Kosovo.

En Alemania los gobernantes del Grupo de los Ocho festejaron el retiro militar serbio de Kosovo y se comprometieron a actuar con mayor rapidez para evitar futuras matanzas étnicas como la que aparentemente se produjo en esa provincia.

“Debemos detener el genocidio y la limpieza étnica'', dijo el presidente norteamericano Bill Clinton. “Tomó demasiado tiempo en Bosnia. Estamos haciéndolo en Kosovo. No lo hicimos en Ruanda, donde murieron tantos. Espero que lo haremos en Africa si vuelve a suceder”.

Durante la cumbre se produjo una distensión entre Rusia y las potencias occidentales, distanciadas por los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia.

El presidente ruso Boris Yeltsin prometió “remendar las relaciones después de la pelea”, y los gobernantes occidentales lo recibieron cordialmente, con elogios para el acuerdo que permitirá a Rusia cumplir un papel en Kosovo junto con la OTAN.

En un encuentro, Clinton y Yeltsin acordaron reunirse más adelante para discutir una nueva reducción de armas nucleares y posiblemente revisar el tratado de 1972 sobre misiles antibalísticos, dijo el asesor de defensa nacional Sandy Berger.

El G-8 hizo planes para enviar dinero a Kosovo para la reconstrucción y convocó a una reunión cumbre en noviembre con gobernantes de los Balcanes para planificar el desarrollo económico y político a largo plazo de la región.

En una declaración, expresaron apoyo a los esfuerzos rusos para lograr una condonación de parte de su deuda de 69.000 millones de dólares que se remonta a la era soviética.

Yugoslavia no pagaría la deuda externa.

El renunciante viceprimer ministro serbio Vojislav Seselj fue citado el sábado por una revista alemana diciendo que Yugoslavia no pagaría su deuda externa de 12.000 millones de dólares.

Interrogado por Der Spiegel sobre cómo pensaba Yugoslavia saldar su deuda, el líder del ultranacionalista Partido Radical dijo que: "No lo haremos. Descontaremos (las deudas) del daño provocado por la guerra".

"No venderemos políticamente nuestro país por un puñado de monedas de plata", añadió Seselj, que renunció a su cargo pero aún no abandonó el gobierno.

15 ministros del Partido Radical renunciaron al gobierno serbio, en protesta por el despliegue de tropas de la OTAN en la provincia de Kosovo en el marco de un acuerdo de paz aceptado por el presidente yugoslavo Slobodan Milosevic.

Los ministros permanecerán sin embargo en sus cargos hasta que sea elegido un nuevo gabinete.

La alianza militar occidental OTAN atacó Yugoslavia desde el 24 de marzo hasta el 10 de junio, procurando frenar lo que consideró una campaña de limpieza étnica de Belgrado contra los serboalbaneses de Kosovo.

Seselj dijo que aunque apoyaba la realización de elecciones anticipadas, consideraba peligroso que Milosevic abandone ahora su puesto.

"Llevaría a una peligrosa confusión y desestabilización", declaró, añadiendo que los llamados occidentales a derrocar a Milosevic sólo fortalecerán al líder yugoslavo.

"La insistencia de que sea derrocado son la mejor garantía de que Milosevic permanecerá en el poder. Occidente no entiende el espíritu de los serbios".

Ofrecen 5 millones de dólares por arresto de Milosevic y otros colaboradores.

Estados Unidos ofreció el jueves una recompensa de cinco millones de dólares por información que permita la captura de presuntos criminales de guerra yugoslavos, incluyendo al presidente Slobodan Milosevic.

El dinero se entregaría a "aquéllos que proporcionen información que conduzca a la captura de los criminales de guerra encausados" por el Tribunal Internacional de las Naciones Unidas para la ex Yugoslavia, con sede en La Haya.

"Estados Unidos está ofreciendo una recompensa de hasta cinco millones de dólares por información que conduzca al arresto o el encausamiento en cualquier país de personas acusadas de graves violaciones de las leyes humanitarias internacionales o por información que permita su encausamiento en el Tribunal Criminal Internacional para Yugoslavia".

Milosevic y otros cuatro funcionarios yugoslavos civiles y militares fueron encausados por el tribunal internacional de la ONU por su campaña de "limpieza étnica" contra los miembros de la etnia albanesa en la provincia serbia de Kosovo.

"Un par de docenas" de encausamientos estaban pendientes también contra presuntos criminales de guerra en Bosnia.

"Este programa está dirigido a incrementar las posibilidades de que los acusados que no están actualmente bajo custodia de las autoridades sean transferidos al tribunal para ser sometidos a juicio".

"Este programa se aplica a personas encausadas por el tribunal (de la ONU) o a quienes podrían ser encausados en el futuro por crímenes de guerra cometidos en la ex Yugoslavia".

Reflexión

¿Cuán peligroso es este mundo post Guerra Fría en el que vivimos desde hace poco menos de una década? A la luz de los despojos que dejó la más reciente guerra de los Balcanes, esta pregunta es central.

No cuenta toda la historia, pero algunas veces conviene dejar que los números hablen por sí mismos. En septiembre de 1994, cuando la presente década aún no había consumido su primera mitad, se ensayó una cuantificación de la inseguridad mundial: se enumeraron 50 conflictos de base étnica, y además se encontró que trece de ellos habían causado, CADA UNO, más de 100000 muertos.

El primero se produjo en 1990 entre el inicio del colapso socialista y la Guerra del Golfo del año siguiente con la consigna de un “nuevo orden internacional”. De lo que se trató entonces fue de probar que una victoria sobre el socialismo burocrático era algo bueno para todos.

La democracia, la producción y el comercio absorberían la energía humana, dejando poco resto para el conflicto armado. (Buen negocio, no?)

Si uno escucha a los líderes de la OTAN, estamos viviendo en un mundo más seguro como consecuencia del éxito militar de su operación Fuerza Aliada.

Es interesante notar que en los mismo días en que se resolvía la batalla por Kosovo, India y Pakistán reanudaron su coreografía bélica periódica sobre la disputada región de Cachemira.

En Somalía la “limpieza étnica” que la OTAN dice haber detenido en Kosovo, continúa su desarrollo de más de una década y media, sin mayores inconvenientes.

Conclusión

El sistema internacional está arcaico al punto de la inoperancia. Se podría cuestionar a los hombres. Pero estos hombres, no luchan por ellos mismos. Luchan detrás de un nombre. De otros. De otros, que creen que tiene el derecho de adjetivar a la causa que persiguen, como “justa”. Sin imaginar la magnitud de las consecuencias provenientes de los actos que ellos impulsan. Que no son más que números... ¿Quién piensa que cada número, que para ellos es solo tinta en un pedazo de papel, se encuentra un ser humano? Un ser humano con un rostro, con una identidad, con una historia, con valores, y con los lazos familiares que se haya encargado de sostener. El dinero puede reconstruir Belgrado. Pero...

Nadie siente el “19 errores civiles...” Nadie siente el “mas de 15000 inocentes caídos...”

Se ha llegado al punto de creer que, en contra de los principios que ellos sostienen, el fin SI justifica los medios. El derramamiento de sangre, la caída de inocentes, el fin de las utopías.... pero que saben ellos de eso. Son solo parte de un número que quizás forme parte de la estadística. Pero que lamentablemente, no trasciende.

Y no estamos hablando de Táctica y Estrategia de Guerra. Estamos hablando de consciencia... de humanidad... del ser.

Cuesta creer que personas fallezcan, por estar incorporado en los criterios culturales. Pero DUELE el ver que su historia, está siendo pisoteada, muchas veces por arreglo a fines económicos. ¿Es esto un intento de apagar cualquier foco de expansión comunista? Qué hay detrás de esta Torre de Babel? ¿A que se juega? ¿Kosovo sí, Colombia no? ¿Comunismo no, narcotráfico y violación a los Derechos Humanos sí?

Desde nuestra simple adolescencia, hay muchos tópicos que no nos podemos contestar. Pero no por eso, perdemos la esperanza. La única paz duradera, es cuando la humanidad, desde sí misma, por medio de sacrificio y trabajo, puede solucionar los problemas que la aquejan.