Limpieza de Sangre; Arturo Pérez-Reverte

Literatura española contemporánea. Narrativa actual. Novela histórica. Argumento. Personajes. Biografía. Estructura

  • Enviado por: Silvia Díaz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

Índice:

  • Biografía del autor

  • Tema del libro

  • Argumento

  • Análisis de los personales

  • Análisis de la forma

  • Conclusión personal

Biografía

Arturo Pérez-Reverte

Nació en Cartagena en 1951, fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio comanche y La piel del tambor.

La primera entrega de las aventuras de Diego Alatriste, El capitán Alatriste (noviembre de 1996), se mantuvo durante un año en las listas de libros mas leídos y constituyó un acontecimiento literario sin precedentes en España. Limpieza de sangre es el segundo volumen de la serie.

Otras de las próximas aventuras del capitán Alatriste serán:

  • El sol de breda

  • El oro del rey

  • Misión en París

  • La venganza de Alquézar

Temas del libro.

El libro “limpieza de sangre” tiene cierto parecido con el Lazarillo de Tormes habla del hambre en aquella España de los reyes católicos, Felipe II, Carlos, etc.

En el libro se muestra la vida de un joven y la sociedad, la cultura, las guerras, el hambre y otros temas que se muestran.

También se observa en que se entretenían los hombres y en que se convertían las mujeres.

Argumento

La historia comienza con un asesinato. Una mujer beata que iba temprano a misa se encontró al cadáver estrangulado sentada en una silla y con las manos atadas, enseguida empezaron a investigar, el teniente de alguaciles Martín Saldaña llevaba el caso. Martín recordaba los toros que habían en las ferias. Más tarde el capitán Alatriste y Francisco de Quevedo mantienen unas conversaciones en las que un tal Iñigo la escucha. Iñigo es el muchacho que narra la historia en este libro. Alatriste y Quevedo recuerdan los combates y las guerras que ha sufrido y también estuvo el padre de Iñigo

Don Francisco de Quevedo y el capitán reciben una visita de don Vicente de la Cruz y sus hijos, Jerónimo y Luis. Jerónimo era el mayor y Luis que era el pequeño pero tenía más impulsos que su hermano. Don Vicente buscaba la ayuda del capitán Alatristre y de Quevedo porque querían sacar a su hija de convento de novicias, don Vicente lo había intentado varias veces pero sin éxito; quería sacar a su hija porque se rumoreaban que dos frailes del convento y una monja no eran del todo justos con las novicias y el padre indignado no podía hacer nada e incluso los clérigos no le dejaban verla. Tras una larga conversación entre Quevedo, Alatriste, don Vicente y sus hijos, los dos primeros decidieron ayudarle, mientras tanto Iñigo escuchaba detrás de la puerta y sin querer le pilló jerónimo por hacer ruido pero el capitán dijo que era de confianza.

El capitán Alatriste, don Francisco e Iñigo van a misa, tras largo tiempo de no ir, para entrar en el convento y rescatar a la hija de don Vicente; podían entrar porque la iglesia y el convento estaban comunicados por un muro y una puerta con verja. Mientras Iñigo estaba en misa veía a varias jóvenes que le recordaron a su novia Angélica.

Iñigo entró en el convento ayudado por el capitán y mientras avanzaba donde podría estar la hija de don Vicente iba acordándose de Angélica de su belleza, de los momentos vividos, pero de repente tuvieron que enfrentarse a dos adversarios a quienes ganaron pero Luis fue herido de muerte y las ultimas palabras que dijo fueron escuchadas por Iñigo. Pero a Iñigo lo arrestaron por Malatesta, con quien tuvo que luchar y perder, y se despertó en un carruaje y lo mandaron a la cárcel donde le interrogaron por don Vicente, de sí iba solo por el convento, quienes eran sus cómplices y empezó a hablarle de lo que significa “limpieza de sangre”. Todo lo que le preguntaban todo absolutamente todo lo negaba o no hablaba. Pero mientras le interrogaba los gritos desesperados de una mujer que él suponía que le estaban dando latigazos y él se estremeció.

Tras encontrarse el capitán con un amigo y más tarde con Francisco de Quevedo, decidió ayudar a Iñigo a salir de la prisión de Toledo. Mientras Iñigo en la prisión de Toledo conoció a la mujer que le estaban dando latigazos era la hija de don Vicente de la Cruz; la muchacha era regordeta, tenía los ojos colorados y las manos y los tobillos señalados. A Iñigo también le habían dado los suyos y estaba lleno de cardenales;

Francisco de Quevedo y Alatriste intentaban ayudar al muchacho que estaba en la prisión de buenas maneras ayudados por amigos de Quevedo. Sabían que si no le ayudaban a salir se quedaría mucho tiempo; por la chica no podían hacer nada porque iba a ir a la hoguera. Alatriste estaba convencido que de Iñigo no iba a delatarles porque confiaba plenamente en él.

Alatriste y Quevedo empezaron a seguir al conde de Guadalmedina y se enteraron que al muchacho también lo iban a quemar si no se daban prisa en rescatarlo.

El capitán entró en una habitación donde dormía Luis de Alquézar, que según el capitán la vida del muchacho dependía de él pero don Luis afirmaba que lo que sucediera sería por la Inquisición cuando salía se encontró con la sobrina, Angélica, que no dejó que se fuera el capitán.

En una conversación que mantenía el capitán y Saldaña ya se habían averiguado algo sobre la mujer que se encontraron muerta enfrente de la iglesia, se supone que trabajaba para el convento y tuvo problemas con la Inquisición y algunos robos.

El domingo a la seis y media de la tarde sacaron a Iñigo y una veintena más de hombres para ser quemados en la hoguera por ser judíos, pero Iñigo era cristiano viejo.

Don Francisco de Quevedo llevaba un rato sentado esperando el turno de la sentencia de Iñigo y antes de que lo llamaran se levanto y le dio unos informes que lo dejaron libre.

Todo esto había sido un complot de Malatesta para pillar a Alatriste y poder mandarlo a la cárcel o e incluso matarlo, pero no salieron sus planes como querían; Malatesta tenía todo a su favor y lo tenía todo muy bien planeado. Estando Malatesta enfermo fue Alatriste a hacerle una visita en la cual Malatesta murió y Alatriste se reía como lo hacia Malatesta cuando pasaba algo.

Análisis de los personajes

  • Martín Saldaña: es un alguacil que estaba investigando el caso de la mujer muerta. “El jefe de los alguaciles de Madrid solía tomarse las cosas del oficio con mucha flema..”

(Pág. 12)

  • María Montuenga: una mujer que fue asesinada y la pusieron enfrente de una iglesia “la muera era madura, mas cerca de cincuenta que de cuarenta, vestida con amplio sayal negro y tocas que le daban aspecto de dueña..” (Pág. 12)

  • Diego Alatriste: el capitán Alatriste personaje del libro y amigo de Iñigo Balboa “Sus ojos claros sostenían la mirada del otro, impávidos bajo el ala ancha del sombrero”

(Pág. 21)

  • Francisco de Quevedo: escritor de la época amigo del capitán Alatriste “ vestía como siempre de negro riguroso, salvo la golilla blanca almidonada y la cruz roja del hábito de Santiago sobre el jubón... (Pág. 27)

  • Iñigo Balboa: narrador del libro que cuenta lo que le pasó estando con el capitán Alatriste“ni soy fisgón, ni lo era entonces. Pero el mundo, a los trece años, es un espectáculo fascinante del que cualquier muchacho ansía no perderse detalle (Pág. 38)

  • Vicente de la Cruz: era un viejo judío que quiere sacar a su hija del convento de novicias pero no le dejan ni visitarla, acude al capitán para que le ayude “era un viejo caballero valenciano de paso en la Corte, flaco, con el pelo y la barba blancos. Debía de superar los sesenta años, pero aún gozaba de miembros vigorosos... “ (Pág. 39)

  • Don Jerónimo y don Luis: hijos de con Vicente de la Cruz que también quieren rescatar a su hermana“sus hijos le eran muy semejantes de facciones, aunque el mayor apenas frisaba los veinticinco [...] este último era él mas joven; y aunque ya con mucho aplomo, no pasaba los dieciocho...” (Pág.39)

  • Juan Vicuña: “antiguo sargento de caballos mutilado en Nieuport... “(Pág.131)

  • Don Raúl de la Poza: “un hidalgo conquense muy rico de familia y muy bala perdida, apicarado de gustos, que era uno de sus mejores clientes...” (Pág. 133)

Análisis de la forma

1º Diálogos, descripciones y narraciones...

  • Vamos, Diego, no hables así delante del chico-miró a uno y otro lado de la calle, incomodo-. Y no me comprometas, voto a Cristo. Recuerda que soy Justicia.

  • No te comprometo. Nunca he faltado a mi rey, sea el que sea. Pero he servido a tres, y te digo que hay reyes, y reyes.

Saldaña se mesó la barba.

  • Vive Dios.

  • Viva Dios o quien te plazca

...

... y era un viejo caballero valenciano de paso en la Corte, flaco, con el pelo y la barba blancos. Debía de superar los sesenta años, pero aún gozaba de miembros vigorosos y recio andar. Sus hijos le eran muy semejantes de facciones, aunque el mayor apenas frisaba los veinticinco [...] vestían con sencillez ropas de viaje y caza...

Aquel día corrieron toros en la plaza Mayor, pero al teniente de alguaciles Martín Saldaña se le aguó la fiesta. La mujer había aparecido estrangulada dentro de una silla de manos, ante la iglesia de San Ginés, con un bolsillo entre los dedos...

2º Figuras retóricas

  • Ironía: ... por parte de los confesores, una posesión tiránica del alma,... (Pág. 44)

  • Enumeración: ... a los pocos pasos nos detuvimos en la taberna de los Herradores, que estaba llena como siempre de lacayos, escuderos, esportilleros y viejas dispuestas a alquilarse como dueñas, madres o tías. (Pág. 23)

  • Prosopografía:... la muerta era madura, mas cerca de cincuenta que de cuarenta, vestida con amplio sayal negro y tocas que le daban aspecto de dueña, o mujer de compañía. (Pág. 12)

  • Prosopopeya: ... los gatos que se paseaban por los tejados como soldados ociosos. (Pág. 46)

  • Exclamación: ...¡Ténganse a la Inquisición! y ¡Favor al rey! (Pág. 91)

3º Frase más significativa

Moría silenciosamente, y sólo llegaba hasta mí su respiración, cada vez más débil y entrecortada, que anegaba de vez en cuando un siniestro gorgoteo. Ya no tenía fuerzas para pedir ayuda ni llamarme chico. (Pág. 99)

Opinión Personal

El libro me ha encantado porque tiene parte de historia de España.

Es un libro entretenido y didáctico; tiene cierto parecido con el “Lazarillo de Tormes” y los temas que llegan a alcanzar me han gustado. Parece un libro escrito autobiográfico escrito por Iñigo Balboa como en el del Lazarillo un libro escrito en primera persona y contando la vida de un joven desafortunado que se busca la vida, aquí esta junto a Alatriste.

Me ha gustado sus personajes y sus aventuras. Espero que los demás sean igual de divertidos.