Liderazgo en el deporte

Deportividad. Conducta deportiva. Actitudes jugadores. Lider equipo. Modelo Multidimensional y Medicional de Liderazgo. Psicología deportiva

  • Enviado por: Spardeño
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad

Tema 10:

LIDERAZGO

EN EL

DEPORTE.

INDICE:

1. Definición de liderazgo:…………………………………………………………………… Pág. 3

2. Aproximaciones teóricas en el estudio de liderazgo:……………… Pág. 4

2.1. Teorías de los rasgos

2.2. Teorías de las situaciones y los rasgos

2.3. Teorías de las conductas

2.3.1. Teoría de las conductas universales

2.3.2. Teorías de las conductas en función de la situación

3. Modelos de Liderazgo en el deporte:…………………………………… Pág. 6

3.1. Modelo Multidimensional de Liderazgo:

3.1.1. Instrumento de medida del liderazgo: Escala de Liderazgo para Deportes (LSS):

3.2. Modelo Medicional de Liderazgo:

3.2.1. Instrumentos de medida de las variables de clave del Modelo Mediacional de Liderazgo:

4-Valoración personal………………………………………………………………………… Pág. 9

5.Bibliografía………………………………………………………………………Pág. 9

1. Definición de liderazgo:

El liderazgo se ha definido como un proceso conductual que influye sobre la conducta de los deportistas para la consecución de unas metas específicas. Por tanto, el liderazgo hace referencia a la conducta del técnico, la cual tiene el poder de influir sobre sus deportistas.

Esta influencia se produce con el fin de lograr unos objetivos. Los deportistas se someten a las demandas del técnico porque esperan una recompensa a cambio (refuerzo verbal, divertirse, etc.) y los técnicos deben conocer las recompensas o refuerzos que esperan sus deportistas para que exista un equilibrio entre los costes y los beneficios que tiene el entrenar gimnasia. Es decir, el coste que supone a los alumnos de gimnasia obedecer al técnico debe verse recompensado con el beneficio que estos deportistas esperan.

El líder es aquella persona que influencia en otros para conseguir su objetivo, generalmente un objetivo con vistas a un futuro, con una dirección clara. Por medio de otras personas, consigue que se haga realidad. Proporciona a los que trabajan con él una dirección de trabajo y un buen clima para conseguirlo. Domina las relaciones interpersonales y motivacionales para poner en acción a la gente.

El entrenador sólo llega a ser líder cuando sus deportistas admiten su autoridad, su capacidad para ejercer poder sobre ellos y es objeto de su respeto. En cuanto al poder, al entrenador le es devuelto por sus deportistas sólo cuando él mismo lo ha otorgado primero a su equipo para conseguir los objetivos propuestos. Este hecho, no sólo favorece la figura del entrenador en el grupo, sino que otorga la responsabilidad a sus miembros. Y cuando éstos lo perciben:

. Luchan más y mejor para conseguir el objetivo propuesto.

. Aprenden todo aquello que potencie su actividad física.

. Se sienten más integrados en el grupo, con lo que su motivación se ve favorecida.

. Disfrutan más con una actividad que exige esfuerzo por su parte.

En cuanto a ganarse el respeto de los deportistas, cabe comentar un estudio que se realizó una vez finalizados los JJOO de Los Ángeles en 1984, donde los deportistas dieron su opinión sobre las características que más valoraban en un entrenador. Las cinco características principales señaladas fueron las siguientes:

. Conoce a fondo el deporte (y mejor si lo ha practicado), por lo que sabe tomar decisiones acertadas.

. Tiene interés por las personas con las que trabaja y se relaciona con ellas.

. Es como un modelo a seguir y también el primero en cumplir todas las normas establecidas para los deportistas.

. Es maduro y da seguridad a los deportistas (sobre todo a los más jóvenes; los mayores, prefieren tenerlo como amigo).

Tan solo la primera característica hace alusión a aspectos técnicos del trabajo del entrenador. Las cuatro restantes se refieren a las relaciones interpersonales, tan apreciadas por los deportistas. Así pues, el respeto lo gana el entrenador combinando factores técnicos y relacionales, no únicamente con éstos, pero tampoco sin ellos.

2. Aproximaciones teóricas en el estudio de liderazgo:

La investigación sobre el liderazgo ha evolucionado desde la búsqueda de un “rasgo” de liderazgo generalizado hasta la búsqueda de aquellas conductas que conforman un liderazgo efectivo en determinadas situaciones, pasando por la identificación de las situaciones favorables para un determinado estilo de liderazgo y la identificación de las conductas universales de liderazgo.

2.1. Teorías de los rasgos:

Los primeros teóricos del liderazgo intentaron identificar una serie de rasgos de personalidad capaces de diferenciar a los grandes líderes de otros menos efectivos. Según estas teorías, los líderes son personas excepcionales que tienen unas habilidades y cualidades innatas que les hacen destacar de los demás. Los resultados de la investigación aplicada a entrenadores y deportistas no han aportado conclusiones definitivas. No existen rasgos generales que definan a los entrenadores como líderes. Por tanto, esta teoría es poco prometedora en términos de ayudarnos a entender la naturaleza del proceso de liderazgo.

2.2. Teorías de las situaciones y los rasgos:

Con el desarrollo de lo0s modelos de contingencia, la investigación se extendió a los factores situacionales y a su interacción con las características del líder.

La teoría de la contingencia de Fiedler (1967) se basa en la idea de que hay 2 factores principales que ejercen influencia sobre la efectividad del liderazgo:

1)El estilo de liderazgo (rasgos de personalidad)

2)La situación del grupo favorable para el líder.

En cuanto al estilo de liderazgo, Fiedler conceptualizó dos dimensiones que son las disposiciones de personalidad de estar orientado a lo socio-emocional (a las personas, a las relaciones entre los miembros del grupo) o de estar orientado a la tarea. En cuanto a lo favorable de la situación, Fiedler afirma que depende de 3 sub-factores: la estructura de la tarea, las relacionales entre el líder y los miembros del grupo, y la posición de poder del líder.

Según esta teoría, un líder de unas determinadas cualidades (orientado a la tarea o a las personas) se adapta mejor a unas situaciones que a otras. Como es más difícil cambiar las cualidades del líder que las de la situación, se recomienda alterar las de la situación para que se adapten a las del líder. En el deporte, esta teoría no ha tenido resultados muy positivos debido a la dificultad de variar sistemáticamente los factores situacionales.

2.3. Teorías de las conductas:

Al contrario que las teorías de los rasgos y la teoría de la contingencia de Fiedler, las aproximaciones conductuales sostienen que las destrezas para un liderazgo efectivo pueden aprenderse, no son innatas. Por tanto, si estas destrezas se pueden enseñar, ¿qué será mejor?: identificar un conjunto de conductas de liderazgo universales que pueden ser efectivas en una situación determinada.

Las primeras teorías conductuales intentaron identificar aquellas conductas universales que caracterizan a un líder efectivo (teorías de las conductas universales), mientras que posteriormente las teorías del liderazgo evolucionaron hacia la búsqueda de las características de un liderazgo eficaz en función de de la situación -características de los miembros, situación deportiva- (teorías de las conductas en función de la situación).

2.3.1. Teoría de las conductas universales:

Desde estas teorías se consideraba a los líderes como individuos que mostraban unas conductas determinadas en todas las situaciones. Estas teorías intentan identificar las conductas generales de los líderes.

El interés por las conductas de liderazgo tuvo su origen en el ámbito de la gestión y dirección empresarial. Los primeros estudios, en las décadas de los 40 y los 50, fueron dirigidos por la Universidad Estatal de Ohio. Estos estudios identificaron 2 características del repertorio conductual del líder, vinculadas a la eficacia del grupo:

- La consideración: hace referencia a las conductas orientadas a las personas, orientadas a una relación en la que existe confianza mutua, respeto por las ideas de los otros y atención hacia los sentimientos de los demás.

- La estructura de iniciación: hace referencia a las conductas orientadas a la tarea, a la manera en que los líderes definen y estructuran sus roles para la consecución de las metas. Según estos estudios, los líderes que triunfan son los que puntúan alto en ambas características: consideración y estructura.

Posteriormente, en la Universidad de Michigan se dirigen una serie de estudios que describían al líder como centrado, bien en la producción, o bien en el subordinado, pero no en ambos.

Estudios posteriores han revelado que los líderes pueden centrarse tanto en la producción como en el subordinado, y que los líderes más eficaces tienden a obtener altas puntuaciones en ambos aspectos.

2.3.2. Teorías de las conductas en función de la situación:

Estas teorías proponen que podría ser más fructífero el delimitar el foco de la investigación y la construcción de la teoría para contextos más específicos y bien definidos en los que las variables de interés pueden ser más fácilmente especificadas y medidas (Smoll & Smith, 1989).

La conducta del líder debe cambiar en función de aspectos tales como la madurez de los miembros del grupo (Hersey & Blanchard, 1977), la influencia que líderes y miembros del grupo ejercen unos sobre otros (Graen & Schiemann, 1978), y elementos cognitivos como las expectativas y las atribuciones (Hollander & Offermann, 1990).

El contexto deportivo tiene varias características que hacen atractivo al estudio del liderazgo desde esta perspectiva. En primer lugar, este contexto es suficientemente limitado para permitir la identificación de variables situacionales relevantes, y la relación entrenador-deportista está normalmente limitada a este contexto. En segundo lugar, este contexto provoca un amplio rango de conductas de liderazgo que pueden ser medidas fiablemente. Por último, la situación deportiva evoca altos niveles de compromiso psicológico tanto en los entrenadores como en los deportistas. Consecuentemente, la probabilidad de identificar relaciones entre las conductas de liderazgo y las reacciones de los deportistas se intensifica.

A partir de esta aproximación teórica, se proponen modelos multidimensionales de liderazgo en el deporte teles como el Modelo Medicional de Liderazgo de Chelladuri (1990) y el Modelo Medicional de Liderazgo de Smith. Smoll y Hunt (1977).

3. Modelos de Liderazgo en el deporte:

3.1. Modelo Multidimensional de Liderazgo:

Este modelo es, un modelo global en integrador ya que considera que el liderazgo es específico para cada contexto, es decir, que asume el hecho de que el liderazgo deportivo eficiente varía según los deportistas, las modalidades deportivas y los entrenadores. En el modelo multidimensional se considera que la ejecución del grupo y la satisfacción de los miembros están en función de la congruencia entre 3 estados de la conducta del líder: la conducta requerida, la conducta real y la conducta preferida. Es decir, en entrenador, ha de intentar adecuar su conducta real de liderazgo a las preferencias de los deportistas y a los requerimientos de la situación. Los antecedentes de estos 3 estados son las características de la situación, del líder y de los miembros.

3.1.1. Instrumento de medida del liderazgo: Escala de Liderazgo para Deportes (LSS):

El instrumento elaborado a partir del Modelo Multidimensional de Liderazgo para medir el liderazgo del entrenador es la Escala de Liderazgo para Deportes elaborada por Chelladurai y Saleh (1980). La LSS está formulada en tres versiones que miden:

1. Las preferencias de los deportistas sobre las conductas de liderazgo de su entrenador.

2. Las percepciones de los deortistas sobre las conductas de liderazgo de su entrenador actual.

3. Las percepciones de los entrenadores sobre sus propias conductas de liderazgo.

Cada versión de la LSS está compuesta por 40 ítems que hacen referencia a cinco dimensiones que definen la conducta del líder deportivo:

1. Conducta de entrenamiento o instrucción: conducta del entrenador dirigida a mejorar la ejecución de los deportistas por medio de la insistencia y facilitación de entrenamiento exigente y duro, instruyéndoles en las técnicas y tácticas del deporte, clarificando las relaciones entre los componentes del equipo y estructurando y combinando las relaciones de los mismos.

2. Conducta democrática: conducta del entrenador que incluye independencia en la toma de decisiones concernientes a las metas del grupo, los métodos prácticos y las tácticas y estrategias del juego.

3. Conducta autocrática: conducta del entrenador que incluye independencia en la toma de decisiones y subraya la autoridad personal.

4. Conducta de apoyo social: conducta del entrenador caracterizada por una preocupación individual por los deportistas, por su bienestar, por un ambiente positivo para el grupo y por relaciones cálidas con los componentes del mismo.

5. Conducta de feedback positivo: conducta del entrenador que incluye la aplicación de refuerzos a un deportista como reconocimiento y recompensa por una buena actuación.

3.2. Modelo Medicional de Liderazgo:

Para contestar a preguntas tales como ¿qué hacen los entrenadores, y con qué frecuencia realizan conductas tales como animar, castigar, instruir y organizar? ¿Cuáles son las dimensiones psicológicas que subyacen a tales conductas? Y, finalmente, ¿Cómo son observables las conductas de entrenamiento relacionadas con las reacciones de los niños a sus experiencias deportivas organizadas?, Smith, Smoll y sus colaboradores llevaron a cabo un programa de investigación durante varios años. Las características diferenciales de la aproximación llevada a cabo por estos autores son las siguientes:

- Su uso mediacional de las conductas de entrenamiento.

- Su énfasis en el deporte de iniciación.

- Una descripción más elaborada de las conductas del líder.

- El uso de medidas de observación de las conductas del líder además de los test convencionales de lápiz y papel.

- El énfasis sobre las reacciones evaluativos de los deportistas así como sobre la medida de los resultados.

El proyecto estaba guiado por un modelo mediacional de interacciones entrenador-deportista. Los elementos básicos del mismo son los siguientes: Conductas del entrenador, Percepción y Recuerdo del Jugador, y Reacciones Evaluadoras de los Jugadores.

Este modelo estipula que los efectos últimos de las conductas de entrenamiento están mediados por el significado que los jugadores les atribuyen. En otras palabras, los procesos cognitivos y afectivos actúan como filtros entre las conductas de entrenamiento evidentes y las actitudes de los jóvenes hacia su entrenador y su experiencia deportiva. Este modelo considera también los efectos que las diferencias individuales y situacionales tienen sobre las conductas de los entrenadores y sobre las reacciones de los niños a esas conductas.

-Las diferencias individuales de los entrenadores que incluye el modelo son:

1) Las metas.

2) Las intenciones conductuales, es decir, los antecedentes de la conducta actual.

3) Los medios, los cuales están en función de la probabilidad percibida de un resultado y del valor inherente a ese resultado.

4) Las normas asociadas con el rol del entrenador.

5) Las percepciones del entrenador sobre los motivos de sus jugadores.

6) Auto-control, grado en el que el entrenador analiza sus propias conductas y sus consecuencias.

7) Sexo del entrenador.

-Las diferencias individuales de los jugadores son las siguientes:

1) Edad.

2) Sexo.

3) Percepción del jugador sobre las normas del entrenamiento.

4) La valencia que un jugador atribuye a diversas conductas del entrenamiento.

5) El motivo de logro del jugador en el contexto deportivo.

6) La ansiedad rasgo competitiva.

7) Autoestima general.

8) Autoestima deportiva.

-Por último, también se tienen en cuenta variables situacionales, que afectan tanto a las conductas de los entrenadores como a las percepciones de los jugadores sobre esas conductas y sus reacciones a las mismas. Éstas son las siguientes:

1) Naturaleza del deporte.

2) Nivel de competición.

3) Sesión de entrenamiento vs. Partido.

4) Historia de éxito/fracaso previo del equipo.

5) Desarrollo del entrenamiento/partido actual.

6) Atracción intra-equipo.

3.2.1. Instrumentos de medida de las variables de clave del Modelo Mediacional de Liderazgo:

Para medir las variables claves de este modelo, que son:

- La conducta del entrenador.

- La percepción y recuerdo de los jugadores sobre las conductas del entrenador.

- Las reacciones evaluadoras de los jugadores, los autores construyeron diversos instrumentos.

Para medir la conducta actual del líder adoptaron una metodología observacional. En concreto, para este fin construyeron el Sistema de Evaluación de la Conducta de Entrenamiento. Este instrumento mide 12 dimensiones conductuales que se clasifican en conductas reactivas y conductas espontáneas. Las conductas reactivas son conductas del entrenador a la ejecución deseable o el esfuerzo [1) refuerzo y 2) no refuerzo], a los errores [3) ánimo contingente al error, 4) instrucción técnica contingente al error, 5) castigo, 6) instrucción técnica punitiva e 7) ignorar el error] y a la mala conducta [ 8) mantener el control]. Las conductas espontáneas pueden ser relacionadas con el juego [9) instrucción técnica general, 10) ánimo general y 11) conductas de organización] o irrelevantes para el juego [12) comunicación general].

Para medir las percepciones de los jugadores sobre las conductas del entrenador, Smith, Smoll y colaboradores, utilizaron un cuestionario donde figuraba una descripción y un ejemplo de cada una de las 12 dimensiones conductuales del CBAS. Los jugadores debían contestar, en una escala de tipo Likert de 7 pasos (1 casi nunca, 7 casi siempre), en qué medida su entrenador realiza cada una de esas conductas. Este mismo cuestionario también se administra a los entrenadores, quienes tienen que contestar en qué medida creen que realizan esas conductas. Por tanto, la conducta del entrenador se mide de tres formas:

a) Mediante la observación directa.

b) Mediante la autopercepción del entrenador sobre su propia conducta.

c) Mediante la percepción de los jugadores sobre la conducta del entrenador.

Por último, para medir las reacciones evaluadoras de los alumnos, los autores desarrollaron una escala de 10 ítems con formato tipo Likert de 7 pasos (Smoll, et al., 1978). Estos ítems medían las actitudes de los jugadores hacia su entrenador, sus compañeros de equipo, hacia ellos mismos y hacia la experiencia de jugar.

4. Valoración personal:

En mi opinión, este tema me ha servido para la compresión de algunos comportamientos de los deportistas, y en función de que lo hacen.

Creo que es un tema importante y a la vez interesante, ya que es importante conocer porque lleva a cabo determinadas conductas los deportistas, y lo que derivan de ellas.

5.Bibliografia:

“Psicologia aplicada al deporte”

Williams, J.M.

“Fundamentos de la psicología del deporte y el ejercicio físico”.

Weinberg, R.S., y Gould, D.(1996).