Libro del Caballero Zifar

Literatura medieval. Narrativa. Novelas de caballerías. Argumento. Estructura. Posibles autores

  • Enviado por: Soraya Melero
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

El CABALLERO DE CIFAR.

ARGUMENTO.

El libro empieza con un prólogo , que es un documento histórico sobre la peregrinación a Roma de Ferrán Martínez arcediano de Madrid, para ganar los perdones que concedió el Papa Bonifacio III a los que acudiesen al jubileo del año 1300; a lo que se añaden los datos históricos del rescate del cuerpo el cardenal Don Gonzalo, que fue arzobispo de Toledo, y que murió e Roma no sin hacer prometer a dicho arcediano que llevaría sus restos ala iglesia de Toledo. Con esto se enlaza la historia de un caballero de Indias llamado Cifar, y también caballero de Dios.

Este caballero tenía mujer, Grima, y dos hijos pequeños Garfín y Roboán . Era muy buen caballero, pero tenía la desgracia de que se le moría el caballo cada diez días. La familia tuvo que salir de l reino en el que sus antepasados habían sido reyes. Llegaron a al ciudad de Galapia, gobernada por una viuda y sitiada por los enemigos, y Cifar logró levantar el sitio y poner paz en el territorio.

A pesar de la confianza ene el destino, la mala fortuna persiguió a Cifar y a su familia: poco después de salir de Galapia, Garfín fue robado por una leona y Roboán se perdió por las calles de una ciudad. Después, Cifar vio con sus propios ojos cómo un barco de piratas se llevaba a su mujer.

Queda solo el caballero y descansa en una ermita a orillas del mar, donde se encontrará al Ribaldo, criado de un pescador, charlatán y hábil, que se transformará en escudero del protagonista y le acompañará hasta el reino de Mentón. Allí, el viejo rey ha prometido casar a su hija con el que libere la ciudad sitiada. Cifar libera la ciudad, establece la paz en el reino y tiene que casarse con la infanta, una niña menor de edad, lo que le permite un plazo de dos años antes de que el matrimonio se consume, más otros dos años que piden Cifar alegando una promesa que había hecho. La primera esposa, Grima, aparece en el reino e Mentón después de gloriosas aventuras, y también aparecen los dos hijos, ya mozos, pero no se conocen unos a oros aunque Grima tiene sospechas. La segunda esposa muere en el momento oportuno y Cifar es elegido rey de Mentón, con grima como reina y Garfín como heredero. En la parte titulada el Rey de Mentón en ediciones posteriores se cuenta la guerra contra el conde Nasón, traidor que es castigado con la pena más severa: es quemado hecho cenizas y lanzadas éstas a un lago. Después viene la historia del caballero Atrevido. Que se acercó a aquel lago y fue seducido por un a señora muy bella que era el diableo en realidad, con la que tuvo un hijo en siete días . Este hijo se llama Alberto Diablo.

Como la paz reina en Mentón, y Garfín es el heredero, el hijo menor, Roboán pide permiso para marchar en busca de aventuras y renombre. No sin dolor, se le da el permiso, y no sin que antes de su partida el padre se encierre con sus hijos para darles una larga lección sobre cómo deben ser los príncipes y los gobernantes. Ésta es la tercera parte, llamada Los castigos del rey Mentón.

La cuartas parte son Los hechos de Roboán. El hijo repite algunas de las hazañas realizadas por el padre. Llega a Pandulfa, y la infanta Seringa se enamora de él y él de ella. Cuando el reino queda liberado y en paz Roboán quiere buscar más aventuras. Triste despedida y promesa de regreso. En las siguientes aventuras va n a suceder cosas prodigiosas: encuentro con el emperador de Triguidia, que se aficiona a Roboán y le hace caballero y consejero favorito. El emperador nunca ríe, y cuando Roboán instado por malos consejeros, le pregunta por qué no ríe es enviado a las Islas Dotadas, reino de maravillas donde la emperatriz, la señora Nobleza, se casa con él. Más indiscreciones y tentaciones diabólicas hacen perder a Roboán el imperio y la felicidad. Por eso no reía el emperador de Trigidia, que vuelve a recibir al arrepentido y aleccionado Roboán. Éste termina siendo emperador de Triguidia, se casa con la infanta Seringa de Pandulfa, con la que tiene un hijo, el hijo de Bendición, y toda la familia de Cifar se reúne feliz en el monasterio de Sancti Spiritus, que ha sido fundado en el lugar donde estaba la ermita en la que Cifar encontró al Ribaldo.

LA OBRA.

El Libro del Caballero de dios, o El Libro del Caballero Cifar, es la primera novela de caballerías que se conserva escrita en castellano. La llamamos novela de caballería porque se trata de un caballero y su dama y sus escuderos y sus aventuras, algunas de ellas un tanto fantásticas (aunque no tanto las de propio Cifar como las de su hijo Roboán y las de algún otro personaje más o menos relacionado con el cuento principal).

Cifar presenta muchos problemas interesantes: es una vida de un santo, es una traducción del árabe, tiene que ver con la matière de Bretagne, es un tratado de educación de príncipes, es una novela realista, es un romance fantástico, es una novela bizantina, es un sermón universitario y mucho más.

Cifar es un canto de exilio como el Cid . La mala fortuna y los malos mestureros obligan al caballero y a su familia a abandonarla tierra.

El caballero y su esposa tiene fe en el buen suceso de la peregrinación que emprenden, y en la primera aventura que se presenta el caballero vence a un arrogante enemigo y libera una ciudad sitiada; pero después de la pacificación de la tierra y del matrimonio de la señora de la villa con el hijo del enemigo, la familia del caballero tiene que continuar la peregrinación en busca de un mejor destino al que les lleva una corazonada: que el caballero llegará ase rey. Así será, pero antes la familia sufre la adversidad de la separación, como en una novela bizantina.

Las aventuras, más menos fantásticas, posiblemente reales, muchas veces, y en algunos casos con visos de realidad histórica, están precedida de un Prólogo en el que se cuentan detalles del jubileo que el Papa Bonifacio VIII organizó en el año 1300. Los datos de la novela están confirmado por la historia.

A fines del verano del año 1299, el arzobispo de Toledo, Gonzalo Díaz Palomeque, marcha en peregrinación a Roma acompañado por su séquito para asistir al jubileo que tendrá lugar al año siguiente, y tal vez, de pasa, para resolver cuestiones político-administrativas de su diócesis. Entre sus acompañantes se encuentra su escribano y notario Ferrand Martínez, arcediano de Madrid. Los viajeros ya están en Perpiñán a primeros de octubre, donde el día 3 firman un documento comisionados por le infante Don Juan Manuel para tratar sus bodas con la infanta Doña Isabel de Mallorca.

En estos documento cuyo original no hemos podido ver, se da a Ferrando Martínez el título de Archidiácono maioricensis, mientras que en otros documentos se dice que es majoritensis . Majoritensis quiere decir de Madrid, en leo insiste el texto de Cifar: Ferrand Martínez, arcediano de Madrid de la iglesia de Toledo. Pero el maioricensis del documento de Pwerpiñan tratando las bodas d la princesa de Mallorca, no deja de perturbarnos. Ferrand Martínez, posible autor de Cifar, fue arcediano de Madrid o, de Mallorca o de los dos sitios el documento que cita Giménez soler puede estar equivocado pero nadie lo había traído a colación hasta ahora.

El prólogo de Cifar, como introducción a un libro a un libro de caballeros, es un texto literario bastante extraño, y por eso lo suprimieron de la edición impresa de Sevilla de 1512. Se habla en él con todo detalle del viaje a Roma de Ferrand Martínez para cumplir con el jubileo de 1300, y de otro viaja para rescatar el cuerpo del Cardenal don Gonzalo García Gudiel, que estaba enterrado en Roma en la iglesia de Santa María.

No sabemos cuando murió el cardenal, pero hubo tiempo para labrarle una sepultura antes de que Ferrand Martínez volviese a Roma para cumplir la promesa que había hecho al cardenal ene l año 1300 de traer sus restos mortales a su querida ciudad de Toledo.

AUTOR Y FECHA DE CIFAR.

Se ha registrado la presencia del arcediano en documentos que van desde septiembre e 1274, hasta julio de 1310. Éste último es un documento en el que aparece la firma de Johan González, hermano del arcediano de Madrid. Hernández supone que todavía vivía Ferrand, pero que había muerto antes de abril de 1313, pues por esas fechas el arcediano de Madrid era un tal Martín Corvarán de Agramont.

Gracias a Hernández sabemos que Ferrand Martínez firma cono escribano en una donación de Alfonso X a Gonzalo García Gudiel, que entonces 1274 era obispo de Cuenca y notario del rey. Éste es el que fue después arzobispo de Toledo y por fin cardenal de roma.

El autor de Cifar también muestra un profundo conocimiento de documentos notariales: cartas de obligamiento, de creencia, de homenaje, de ruego, de guía, y cartas de convocatoria de cortes.

No sabemos si Ferrand Martínez fue el autor de Cifar, pero sí sabemos que fue escribano y notario y sellador de un arzobispo y de un rey, y que su estilo de escribano se parece la de algunas hojas de Cifar.

Pudiera existir una relación entre experiencias de Ferrand Martínez y ciertos capítulos de Cifar.

La novela tiene mucho de ficción, pero también mucho de historia y de realismo. La brillante carrera del caballero Cifar y de sus hijos , puede tener que ver con el Cid y con el final de sus hijas, que llegaron ala cúspide de la escala social.

Hay un reflejo de las experiencias de Ferrand en el libro, como ene l capítulo 71 del emperador de Armenia que murió desheredado y muy lazrado por las injusticias de su administración que se parece mucho a lo que cuenta el historiador Jofré de Loyasa, arcediano de Toledo en 1305, sobre un infante de Castilla el futuro Sancho IV, que se rebeló contra su padre Alfonso X por el mal gobierno y los padecimientos que éste hacía sufrir a sus súbditos. El rey fue condenado ostracismo como el que se cuenta en Cifar.

Los hechos del rey Tabor, niño de ocho años, contra los nobles encargados de su crianza y de la regencia. La ambición de estos señores es descubierta por el joven rey y truncada violentamente por el mismo niño y sus compañeros de semejante edad. A la muerte del rey Sancho IV, su hijo Fernando tenía nueve años, y doña María de Molina se encargó del regencia. Intentaron abusar de la minoría del rey , en beneficio propio, algunos nobles,: su primo Alfonso de la Creda y sus tíos don Juan y don Enrique el senador, último hijo superviviente de Fernando III, al que no hubo más remedio que nombrar “Tutor del Rey Don Feranando”; muchos magnates se opusieron, entre lelos el arzobispo don Gonzalo García Gudiel, protector de Ferrand Martínez, porque sabían que el infante don Enrique era bolliciador.

Hay que añadir muchos rasgos de la personalidad del autor de Cifar que se deducen del a lectura del texto, que podrían coincidir con los de la personalidad de Ferrand Martínez. Por ejemplo, el ribaldo, criado de Cifar, que llegó a ser caballero amigo y conde amigo, sabe mucho de diplomacia y de cuáles deben ser lod dones del embajador, función que ejerce varias veces y de cuáles deben ser las funciones del emperador :tener buen seso natural, buenas letras, ser de alta sangre para que su orgullo le permita decir lo que tiene que decir, ser rico y estimado por todos, y por último ser de buen fe y de buena verdad, que no le cojan en mentira.

Martínez tuvo misiones diplomáticas que cumplir, muy delicadas e importantes, y tal vez sólo le faltaba para ser embajador perfecto lo que le faltaba al caballero amigo..

Cifar no es sólo un libro de moralidades, sino principalmente, un libro de Aventuras caballerescas, y el autor demuestra conocimientos en la materias que van más allá de los de un fraile de convento. Pero deducimos que el autor conoce no sólo por la matèire de Bretagne lo que s la guerra, lo que son las armas y la estrategia militar, la crueldad y la violencia, hasta el punto de que en algún momento el rey Cifar pide que cesen los comentarios demasiado sangrientos del a batalla. No se podrían ignorar esas cosas en los tiempos violentos en los que vivió Ferrand Martínez, secretario de un arzobispo, pero también hombre de mundo y amigo del belicoso infante don Juan Manuel.

El que compuso el libro, fuera quien fuera, no era insensible al sentimiento del amor. Cuando Cifar aparece en escena, casado y con dos hijos, parece que ya ha pasado el tiempo de hablar del amor juvenil. Pero no deja de ser conmovedora la escena de amor del caballero reclinado en le regazo de su esposa y ella espulgándole.

La fidelidad a su esposa y el mantenimiento de la castidad son dignamente compartidos por su segunda mujer la niña casada antes de tiempo que debe tener paciencia. La señora de la villa, viuda pero joven, es muy discreta al aceptar como marido al joven hijo de su enemigo, al que tiene prisionero.

Hay más presión amorosa en el caso de caballero Atrevido y en le caso de Roboán. Éste último, a diferencia de su padre, se enamora dos veces y se casa dos veces aun que una de ellas parece un episodio de ensueño. Cuando el ensueño acaba y legó la separación de los amantes, la mujer sufrió tanto como Dido y la tortolica, y el caballero arrebatado por una fuerza misteriosa quedó deprimido.

No sé sabe cuándo se escribió el libro o si se escribió antes el prólogo o el resto del texto. Walker supone que el Prólogo fue escrito después del texto, pro no mucho después que los hechos históricos que se narran n él y que el texto debe ser fechado hacia 1300.

Si la fecha que propone Walker fuese cierta, el libro habría sido escrito el mismo año del jubileo, durante el viaje de ida y vuelta a roma del obispo Palomeque y su secretario Ferrand Martínez, antes de la muerte del cardenal García Gudiel, al que Martínez prometió en vida trasladar su cuerpo a Toledo después de su muerte.

Ferrand Martínez debió de hacer un primer viaje a roma en 1300 com motivo del jubileo, y otro viaje después, todavía vivo Bonifacio VIII, para rescatar el cuerpo del cardenal. Pero pueden entenderse las cosas de otra manera: que el cardenal muriera estando todavía en roma Ferrand Martínez, aunque, al parecer, Martínez y su patrón el arzobispo de todo, sobrino del cardenal, estaban de vuelta en Toledo, en septiembre de 1300, sin el cadáver.

De todas formas, parece imposible que l texto pudiera escribirse en el año del jubileo, o inmediatamente después de ser traído a Toledo el cuerpo del cardenal, que pudo serentre marzo y mayo de 1301. La larga composición de la obra no pudo hacerse en ese periodo de vacaciones.

Sabemos que en las adiciones de Juan Castrogeriz al Regimiento de los príncipes, antes de 1350, se cita Cifar como par de Tristán o Amadís. Ya hay una carta en latín de Pedro de Aragón, fechada el 23 de octubre de 1361, en la qu exrpesa su impaciencia por no haber recibido de su escribe al capellán Eximeno de Monreal la copia hacía un tiempo perdida del librum militti Zifar. Hay un interéspor cifar en la zona nordeste de la península. Recordemos que Buen Amor es de 1330 y Lucanor de 1335, y hay quien v en ellos huellas de Cifar.

FUENTES.

El libro, podría tener según Walker antecedentes en una obra de Las Mil y una noches que se titula El rey que lo perdió todo: algunas semejanzas entre ambos son: a) el héroe es de la India; b) está casado y tiene dos hijos ;c) adversas circunstancias le obligan abandona la tierra con su familia ;d) pierde a sus hijos en el viaje; e)gente humilde encuentra a los hijos y los educa; f) la mujer es secuestrada por pérfidos marineros ;g) el héroe llega a ser rey de una ciudad extranjera; h)la esposa después de vivir aventuras llega al ciudad donde está su marido ;i) los hijos entran la servicio del rey sin que éste sepa de su parentesco;j) la madre, al oír las aventuras de los hijos los reconoce; K)al encontrar ala madre el hijos en sospechosa relación so llevados palacio para que el rey los juzgue ;l) los hijos en su defensa cuenta la historia de su vida y el rey los reconoce; m) el cuento termina con la ejecución del felón.

Además muchos nombres de persona y de lugar no pueden entender sin entender la lengua arábiga, y la bigamia no consumada de Cifar sería normal en la religión musulmana.

Otra fuente confesada por el propio autor es la leyenda de San Eustaquio. Después de los trabajos de Wagner se han publicado las impresionantes aportaciones de de Krappe ” La leggenda de san Eustachio, que prueban que tanto esta leyenda como Cifar son miembros de una familia numerosa de narraciones orientales y occidentales, que tienen como origen un arquetipo indio perdido.

Otras fuentes en este libro serían: en Los Castigos del rey de Mentón se copia, en muchos párrafos casi del todo las Flores de Filosofía, de origen oriental cono otras obras castellanas de prosa didáctica de las que hay huella en cifar como son: Bocados de oro, Poridat de Poridades, Castigos e documentos, Siete partidas y Barlaam y Josaphat.

ESTRUCTURA DE CIFAR Y VALOR ALEGÓRICO.

Ya se admite que el libro forma un aunidad, que no veían los primeros críticos. Wagner dividió la obra en cuatro partes además del prólogo: I. El Caabllero de dios; II. El rey de Mentón; III. Castigos del rey de Mentón; y IV. Los hechos de Roboán.

En el prólogo se insiste en que las obras, aunque parezcan largas, hay qu empezarlas , con buen seso natural y con la ayuda de Dios. Así se dará cabo Alao empezado, y esto e slo que hace el caballero cifar. Ese prólogo enlaza de una manera natural con la historia que va a seguir: “así como contesçió a un caballero de las Yndias”. La historia es como un aprueba, o un exemplo muy largo, de lo que se ha filosofado previamente.

Walker y Burke han indicado cómo hay que leer e interpretar el libro ala luz de la Artes Poeticae medievales, por lo que el libro sería un sermón universitario como los que escribieron el autor del libro del Buen Amor y el arcipreste de Talavera.

Burke es el que más insiste en esta tesis por la cual el sermón universitario compuesto por un tema y una amplificatio más digresiones y exempla que sirven para entretener al públicoestaría en la base de este libro; el tema como todas las obras estaría sacado de una fuente religiosa, y aquí sería la frase redde quod debes, devuelve lo que debes frase que queda muy bien con le acto de trasladar el cuerpo del cardenal de roma a Toledo, la amplificatio del tema es todo el libro, un poco largo, pro lo más difícil de hacere encajar son las digresiones que no tienen reglas específicas.

Según Burke el libro tiene dos planos: uno superficial-histórico y otro metafísico-alegórico. Cifar es un asemejanza, una visión, que resume la creación del hombre, la caída, la redención y el apocalipsis. Todo en el libro hace alusión a un plano superior de la fe cristiana: Cifar, caballero de dios, es un imitador de Cristo, que emprende una misión de inspiración divina. Cifar quiere decir en árabe viajero, homo viator en latín Grima, el nombre de la mujer de Cifar, quiere decir en árabe, generoso, virtuoso: es la nueva Eva purificada. Tarid del árabes excpulsados, exilio ,ése es le antepasado de de Cifar que perdió el reino que hay que recuperar. Pero cifar tiene que pasar por Tarta, en árabe exilio, como Adán. Tarta se parece a Tártaro, región infernal, en latín pero también el limbo o el seno de Abraham d elos cristianso. Tartarus está asociado con la tarde Viernes Santo, cuando Cristo viaja al Averno a liberara los pratiarcas del Antiguo Testamneto.

De las semejanzas de cifar con Cristo baste citar el episodio en el que el caballero entra en Mentón como un loco con una guirnalda e hojas en la cabeza, y los sitiadores se le ríen y gritan: “He aquí el rey de Mentón” como otros dijeron: “He aquí el rey de los judíos”.

Roboán es una réplica de su padre. Es un personaje más complejo y difícil de explicar: sufre las tentaciones del demonio, como Cristo;pero cae como Ad´n.

Según Burke: los que no pagan lo que deebn son traidores, como el noble Nasón, igual a satanás y la traición es le peor de los pecados y merece la muer te más cruel como castigo. El nuevo Edén al que por fin llega Roboán es Triguida, imperio situado junto al río Tigris, uno de los cuatro ríos del paraíso.

Justina Ruiz de conde, fue la primera que vio unidad y paralelismos en cifar. En las partes I,II,III de nuestro libro se sigue estees quema:1.Situación inicial; 2. Primera serie de aventuras de plano real; 3.Episodio sobrenatural;4.Segunda serie de aventuras de plano real y 5.Distribución final de premios y castigos.

EL CABALLERO CIFAR Y EL REINO LEJANO:

Los dos fenómenos que dentro de este libro podrían considerarse como milagrosos o extraños dentro del realismo de la obra son El episodio del Caballero Atrevido y el De las Ynsulas Dotadas. Ambos tiene en común que la protagonista es una reina hada por lo que mantiene relaciones con el protagonista.

En le episodio del caballero Atrevido, hay una ley inicial, los que se acerquen al lago son engañados por la señora de éste. El caballero Atrevido infringe la ley conscientemente, la dueña lo rapta y lo lleva al fondo del lago que es el reino lejano. A éste se le hace la prohibición del reino so pena de perder ala dueña del lago. Él es tentado por una mujer, transgrede la prohibición y la dueña del lago lo expulsa y lo envía al reino de Mentón de vuelta. El caballero descubre que la reina del lago es el diablo.

En el episodio de Las Ynsulas Dotadas, hay una ley inicial, los que pregunten al emperador de Triguida por qué no ríe son condenados a muerte. El infante Roboán transgrede la ley inconscientemente y el emperador lo expulsa del reino y lo manda a las Ynsulas Dotadas, al reino lejano. Allí Roboán se casa con la emperatriz Nobleza y se le hace una prohibición implícita, no pedir el caballo so pena de perder a la emperatriz. Pero tentado por una mujer el infante transgrede la prohibición y el caballo lo rapta y lo lleva a Triguida de vuelta donde se da cuenta de que la mujer tentadora era el diablo.

En ambos episodios el protagonista tiene que enfrentarse al bien y al mal. En el episodio del Caballero Atrevido la dueña del lago que parece buena es un diablo y la tentadora libera al héroe. En cambio en las Ynsulas dotadas, la emperatriz que parece buena es buena y la dama tentadora es mala.

La mujer tentadora del primer episodio es pasiva y le concede favores a causa de la insistencia de éste mientras que la segunda es activa y sólo consigue los favores prometiendo dones.

La reina hada del primer episodio es activa atrae al héroe hacia las prohibiciones y aplica los castigos, es posesiva y se enfada ante la traición. La segunda es pasiva es permisiva con los caprichos de Roboán y su actitud ante la traición es la pena.

La reacción de los caballeros es distinta, el caballero Atrevido regresa escarmentado y alegre, mientras que Roboán regresa triste, ha conseguido aprender la diferencia entre una mujer mala y una buena pero para eso ha tenido que perder una buena.

El héroe es expulsado del reino por su codicia o curiosidad lo que produce una ruptura con su estado anterior, supone, pues, una iniciación.

La dueña del lago que se convierte en un horrible diablo, sería un recuerdo de las magas raptoras que en los ritos de iniciación, conducían a los hombres al reino de la muerte y que estaban relacionadas con la fertilidad y los animales.

La emperatriz Nobleza , podía ser una rememoración de las mujeres que en los ritos de iniciación vivían con los hombres en el reino de la muerte y no eran obstáculo para que a su regreso el caballero contrajese matrimonio con otra mujer.

Los episodios del caballero Atrevido y Las Ynsulas Dotadas son episodios integrados en la obra por exigencias del proceso épico que Wolfrang Kayer define como aquello que en su último téstimonio es objeto de la estructuración de la obra narrativa. El análisis no pude guiarse siempre por el hilo de los acontecimientos del primer plano, lo que desde punto de vista es un nuevo episodio puede ser desde el punto de vista del proceso épico el punto más importante. Según este crítico tienen la función de dar a la historia un marco más amplio.

Además el objetivo principal de la obra es el ascenso de los personajes para lo cual se sirve de estas historias. El caballero Cifar desposeído por su rey consigue ganar el reino de Mentón por lo que se incluye la historia del Caballero Atrevido que pierde le reino por dar valor a la historia de Cifar y para enseñar a sus hijos lo que no se debe hacer. El segundo episodio también tendría como objetivo escarmentar a Roboán sobre lo que no debe hacer un rey pero de forma directa.

LA GUERRA EN EL LIBRO DEL CABALLERO CIFAR.

Los protagonistas de la guerra.

En el LCZ se relatan cinco conflictos bélicos: 1) el señor de Éfeso contra la señora de Galapia; 2) el rey de Ester contra el primer rey de Mentón; 3) el conde Nasón contra Cifar, rey de Mentón;4) el rey de Guimalet contra la infanta Seringa de Pandulfa, 5)los reyes de Garba y Safira contra el emperador Roboán al que derrotan al principio, pero que acaba venciéndolos. En algunos casos la narración toma una guerra ya iniciada, pero con más frecuencia se plantea la guerra desde su mismo comienzo.

Los protagonistas de los episodios citados pertenecen ala cúspide de la sociedad laica: son los noble, reyes, o el emperador y en la obra desempeñan dos papeles básicos atacantes o atacados. El autor siempre muestra le conflicto desde el punto de vista de los ofendidos, por ejemplo, la señora de Galapia es una viuda y la infanta Seringa es huérfana. En ambos casos destaca su incapacidad para defenderse adecuadamente por carecer de protectores masculinos. El rey de Mentón es un hombre viejo. El conflicto bélico en el que se ven implicados sólo podrá ser resuelto con ayuda de un buen caballero que supla la incapacidad de los gobernantes para defender sus tierras .

Por lo tanto los personajes que intervienen en los conflictos son los típicos de la literatura caballeresca y la función adoptada por Cifar y Roboán como defensores de viudas, huérfanas y ancianos responde también la principal del as funciones del caballero andante. Sólo en dos ocasiones, en los episodios bélicos tercero y quinto, el agredido es un hombre en plenitud de su fuerza: el rey Cifar y el emperador Roboán. Como tales ellos mismos acaudillar su ejército.

En cuanto a la condición social de los oponentes bélicos, no debe ser pasada por alto. En la primera, segunda y cuarta guerra los contendientes son dos señores independientes: ya sean señores feudales, como Rodán de Éfeso y la señora de Galapia, ya sean reyes como el rey de ester o el rey Mentón y el rey de Guimalet o la infanta Seringa.

La guerra seprodu ce entre iguales, si no en poder, sí en calidad. En el tercer y quinto caso se trata de señores entre los cuales existe una relación de vasallaje: el conde Nasón es vasallo el rey Cifar; los reyes Garba y Safira son vasallos del emperador Roboán . En estos casos la guerra es una sublevación, una traición de los vasallos a su señor. Esto último lleva a considerar otro aspecto: el tema de la justicia de la guerra que tanto preocupó a los hombres medievales y especialmente al autor del LCZ. La doctrina de la guerra justa elaborada por teólogos y juristas exigía según expone Santo Tomás en su Summa Theologiae, auctoritas principis, es decir, que fuera declarada por un rey, emperador o príncipe con autoridad suficiente para ello , causa iusta, que sirviera a la restauración de un derecho robado, e intentio recta o pureza de motivos para emprenderla.

Justicia de la guerra.

La preocupación por definir como guerras justas aquellas en las que intervienen sus héroes Cifar o Roboán, lleva al autor del LCZ a reiteradas manifestaciones en este sentido, puestas en boca de los personajes. El señor de Éfeso reconoce la injusticia de su causa y atribuye a esto las desgracias que le han sucedido en esa guerra..

Ésta actitud no es exclusiva de los clérigos, sino que es la forma de pensar más generalizada en la época: la creencia en que Dios dará la victoria al justo se refleja una y otra vez en la literatura medieval.

La doctrina expuesta por el hijo de don Juan Manuel es muy clara: la victoria de la guerra procede de dios, no debe emprenderse guerra si no es con justicia, pues Dios dará la victoria la justo, y para asegurarse la protección divina hay que intentar evitar la guerra con buenos modos. La defensa de la propia vida y bienes está ligada a la defensa de la honra. Él que inicia las hostilidades es el responsable de la guerra. El bando atacante coincide con el de los ofensores y no tiene, por tanto, la justicia de su parte. Por ello, terminan derrotados.

Cifar y Roboán nunca emprenderán la guerra por su propia iniciativa. Cifar encuentra ya comenzadas las guerras de la señora de Galapia y el rey de Mentón, y en ambos caso toma partido por el bando oprimido e injustamente atacado.

Roboán tal y como aconseja don Juan Manuel en el Libro de los estados, no declara la guerra al rey de Guimalet hasta confirmar que éste se niega a guiar su comportamiento por los valores d la justicia y cortesía, e, incluso entonces, no es el primero en atacar. Por ora parte, evita la guerra ante el rey de Turbia y sus vasallos, al conseguir que éste corrija su mal comportamiento. También a los reyes rebeldes les concede múltiples oportunidades de rectificar, antes de atacarlos, envía primero a un caballero como mensajero y más tarde a mismo caballero Amigo como embajador para convencer a los sublevados de deponer su actitud.

En ambos casos los reyes de Garba y Safira dicen que meditarán sobre las embajadas y que darán su respuesta al emperador, pero no realizan la promesa y continúa la inestabilidad en la frontera.

En la ética bélica medieval influirá de forma decisiva el pensamiento de San Agustín, para el cual es imposible alcanzar la paz completa en esta tierra. Siendo así hay guerras que no deben sancionarse: 1) las que tenían como objetivo la paz y la justicia y no la codicia o la dominación, 2) las guerras defensivas cuyo origen era la necesidad de protección de la seguridad y la libertad, 3) las realizadas para vengar las ofertas y recuperar los bienes injustamente perdidos, incluso si se toma la iniciativa en su declaración.

La guerra para San Agustín no sólo es consecuencia del pecado, sino el castigo de éste por dios, que actúa a través de quienes se enfrentan al pecador.

Otro aspecto de las costumbres bélicas medievales puede iluminar algunos episodios. Se trata de los enfrentamientos en combates individuales. En la obra se ofrecen tres: Cifar lucha a muerte con el sobrino del señor de Éfeso, culpable de haber inicia do la guerra y ante las murallas de Mentón con un hijo y después con otro hijo del rey de Ester. Estos dos casos no son idénticos, pues en el primero la pelea ocurre de forma casual mientras que en le segundo y el tercero existe desafío y la pelea forma parte de la guerra. Estos últimos episodios pueden reflejar la práctica de los pueblos germánicos de dirimir las diferencias mediante las armas, ya que a veces, en vez de dos ejércitos se enfrentaban los jefes o sus respectivos campeones.

Si se entiende el combate singular como un juicio de Dios a través de las armas, al igual que la guerra, y por tanto un posible sustituto de ésta se entiende que Cifar tome a Dios como compañero en los combates. Su actitud no se debería simplemente a su religiosidad sino también a las costumbres imperantes en la realidad histórica en que se escribe la novela. El derecho medieval está fundado en el poder del más fuerte, que ha de ser aquél apoyado por dios, y de ahí la insistencia del autor de que ninguna victoria es posible sin la ayuda de dios, el más fuerte será también el más justo.

La cuestión de la justicia en la guerra no es meramente religiosa, también tiene un aspecto legal, reflejado en las disposiciones de la época. El levantamiento del vasallo contra su señor será siempre injusto, pero si el gobernante es un tirano, el deber del vasallo es perdonar su señor si éste se arrepiente.

Objetivo de la guerra.

El objetivo último de las guerras que se emprenden en le LCZ es conseguir aumentar las posesiones de tierra. El señor de Éfeso ataca ala señera de Galapia en un principio para obligarla a casarse con su sobrino, pero en realidad el fin último es conseguir arrebatarle su tierra.

El única ataque que no responde a esta finalidad es el de los reyes de Garba y Safira, que comienzan la guerra por temor al emperador, creyendo que es éste quien quiere matarlos y apoderarse de lo suyo. Por esta razón el rey de Safira no resulta castigado y Roboán le devuelve su autoridad como rey. Es también la única ocasión que se presenta en el libro en el que el protagonista es derrotado en una primera batalla y también el único episodio bélico en la q e el héroe debe su victoria a un objeto milagrosos. Ya se ha visto que para la mentalidad medieval cristiana el papel de dios como árbitro de las batallas es un axioma, y su reflejo en la novela no debe considerarse señal de mentalidad anticaballeresca.

Para los reyes de Garba y Safira su guerra es justa, pues se creen atacado sin motivo. Es una guerra defensiva que ellos no han iniciado. Actúan en defensa de lo que s suyo y de su propia vida, que según el engañoso consejero corría serio peligro. Por otra parte la iniciativa de desobedecer la orden del emperador , que es la causa primera de la guerra, no había sido suya sino del malvado conde consejero Farán, que sí resulta castigado por brazo de Roboán y del caballero Amigo, en representación de la justicia divina.

Debido a que Roboán y su ejército participan en una guerra en la que la justicia de su causa no está totalmente clara, la victoria no se hace efectiva hasta que el héroe pide perdón por sus pecados y ruega el auxilio divino.. La victoria no será tanto de Roboán como producto del carácter milagroso del estandarte, que hace huir a sus enemigos a su vista. Este último episodio bélico indica claramente la enorme importancia que concede el autor del libro al aspecto ético de la guerra.

Consecuencias negativas de la guerra.

En la Edad Media existe una clara conciencia de que la guerra es un mal que ocasiona grandes sufrimientos.

Por tanto la guerra se justifica únicamente por conseguir mediante ella buena paz y descanso. Prueba de esto son las repetidas ocasiones en las que el autor del LCZ recuerda el número de muertos. Las heridas y la mutilaciones recibidas por los contendientes, la quema de casa y cosechas...

Las bajas destacan especialmente en la primera batalla entre Roboán y los reyes sublevados en la que resultan terribles; el ejército del protagonista que da reducido de treinta mil caballeros a tres mil.

En cuanto a las heridas producidas en las batallas, buen ejemplo del realismo de la descripción y del horror que pueden llegar alcanzar se encuentra en el caballero que seguía cabalgando durante u tiempo después de haber sido decapitado, ocasionando el espanto de los combatientes, la pérdida de la vista del sobrino del conde Nasón , las cicatrices en la cara que exhibirán Garfín y Roboán como condecoraciones bélicas o la pérdida de la mano de Nasón.

La descripción de los horrores de la guerra, además de conseguir mayor realismo, pretende hacer reflexionar sobre sus males. Una de las seis causas teológicas, según Juan de Legnano, que impiden la paz universal sobre la tierra es no tener en cuanta los perjuicios de la guerra, en la que se pierden vida y riquezas.

Sin embargo, la guerra también tenía consecuencias positivas para el vencedor y también estas quedan reflejadas en la obra: el enriquecimiento mediante la captura del botín, el canje de los prisioneros por una recompensa y finalmente la consecución de un pacto o tratado de paz en condiciones ventajosas.

Los pactos de paz.

En los conflictos bélicos del LCZ los pactos indican que fue correcto emprenderla, pues de ella se deriva una paz auténtica, en lugar de la falsa paz anterior al estallido de la guerra.

El primer conflicto bélico se resuelve por vía diplomática. Hay una embajada, en la que a los emisarios se les pide juramento de que no perjudicarán la villa de Galapia. La decisión final de acordar la paz no dependerá exclusivamente de la señora de Galapia , sino también de sus consejeros y de su caudillo Cifar que ya había sugerido la misma solución. El método utilizado para conseguir una paz duradera será el matrimonio entre miembros de las familias enfrentadas.

Con el rey de Brez, suegro del rey de Guimalet, también tendrá lugar un tratado de paz en este caso, no es consecuencia de una guerra previa pero evitar á una guerra posterior que ya estaba acordada. Roboán envía al caballero Amigo con una carta de creencia, éste desempeña su embajada ante toda la corte del rey de Brez reunida, el rey pide consejo a los de su corte y finalmente resuelve mandar hacer cartas en donde promete no hacer ningún mal en el reino de Pandulfa durante sesenta años.

El rey e Guimalet tambie´n envía a su embajada a la infanta Seringa con el propósito de firmar la paz y obtener la liberación de su hijo. Los embajadores se dirigen primero ala infanta , pero ella les remite a Roboán. Los caballeros entregan una carta de obligamiento como prueba de la validez del acuerdo y s entregan las villas y castillos cedidos en el acuerdo de paz. El conde recibe homenaje del rey de Guimalet y s procede ala liberación de los prisioneros.

En los tres caso el procedimiento es el mismo y concuerda con las disposiciones de Alfonso X. En el caso de los súbditos rebeldes, la paz llegará con la renovación del pacto feudal, como sucede con el rey de Safira o con el establecimiento de un nuevo señor-vasallo , con la sustitución del conde Nasón por el nuevo conde Garfín.

En conclusión:

  • Respecto al autor: No se debe dudar de la importancia del teme épico en la obra. A él se dedican abundantes folios y numerosos episodios. La guerra se analiza en todos sus aspectos: el estratégico, el ético, el religioso, u el legal. El tratamiento del tema realista, sin ocultar sus rasgos más negativos, pero también reconociendo las ventajas que de ellas se derivan, especialmente para los caballeros. El siglo XIV conoce también la vulgarización de las teorías escolásticas y canónicas sobre la guerra, ala que el LCZ contribuye.

  • Respecto al público: El autor conoce bien las leyes de la guerra y quiere transmitirlas y exponer a sus lectores el deseo e acatarlas. Eso implica suponer que el público al que se destinaba la obra estaba en disposición de seguir las normas, es decir, estaba compuesto por señores príncipes o reyes. Como tales, les esperan importantes decisiones y entre estas saber decidir cuándo es lícita la guerra y deberán conocer le modo de sacar mejor partido de ella, evitando sus consecuencias negativas. Esta última gran enseñanza no será útil para todos los caballeros , cuya misión es obedecer a su señor, sino para el gran señor feudal o más precisamente del rey. De esta forma se confirma la tesis del valor de esta obra como regimiento de príncipes.

  • Respecto al género de la obra: el autor adapta la mentalidad caballeresca artúrica las especiales circunstancias de la sociedad caballeresca castellana, para la que la guerra era la principal actividad, con preferencia a torneos y justas que se veían como un divertimento adecuado para ensayarse en las armas, al igual que la caza. En este libro se aprecian dos corrientes, la del libro de caballería castellano y la del catalán, que se diferencia por el mayor grado de fantasiosidad de los castellanos frente al realismo y verosimilitud de las catalanas .

  • Comentario de texto

    El libro del caballero Cifar es el primer libro de caballerías aparecido en España, está fechado en torno a 1300 y es un compendio de géneros literarios como la novela bizantina, libro de caballerías, sermón universitario, manual para educación de príncipes, materia de Bretaña.

    Los fragmentos 39 y 40 se localizan en la primera parte del libro, El caballero de Dios y suponen un desarrollo para la acción , ya que desde este momento todos los personajes se van a separar debido a una decisión divina.

    Este tipo de argumento es el de la novela bizantina basada en las comedias clásicas de Plauto y Terencio. Consiste en crear para los personajes una situación crítica en la que por encima de las apariencias los protagonistas enamorados quieren estar juntos aunque su distinta clase social no se lo permita. Llegados a este punto se descubre que la amante que suele ser una esclava , tras obtener la libertad gracias a su enamorado que s un valiente señor, era hija de un hombre rico que la abandonó o del que la separaron en su niñez.

    Dentro de la literatura española éste es el caso de la hija de Apolonio que cumple así con le canon de novela bizantina y también es un argumento de este tipo el que sustenta el argumento el Amadís de Gaula, hijo ilegítimo de nobles entregado a campesino que por obra de la fortuna llega al reino de su padre. La diferencia entre ambos es que en la comedia lo más importante es la relación imposible de los protagonistas que desembocará en un final feliz, mientras que en el Amadís, Libro de Apolonio y novela bizantina hay un personaje principal con una familia e la que se separa por lo que viven historias distintas para reencontrarse después reconociéndose por un objeto que conservan o rememorando un pasaje de su vida anterior.

    Así ocurre en el Libro del Caballero Cifar, donde este tipo de estructura contribuye a que el protagonista sea independiente por un tiempo para que pueda conseguir el reino de Mentón, acto que le resultaría importante con una familia, puesto que exceptuando el reino de Galapia al que libera estando acompañado, las batallas que le permiten acabar con el cerco del reino de Mentón ocurren cuando él está sólo. Esto guarda cierta similitud con el cid que también tiene que separarse de su familia porque es desterrado y no puede volverla a ver hasta que conquista ganar Valencia y por lo tanto atraerse la confianza del rey . Para conseguir ese triunfo el Cid ha tenido que ser fuerte y enfrentarse a las circunstancias estando en una oposición adversa.

    El caso de la separación de Cifar es parecido, ya que supone para él un problema más que deberá superar siguiendo una moral estoica con base cristiana, es decir, deberá confiar en en los designios de dios para redimir la culpa de su antecesor el rey pecado de Tarid que fue expulsado de su reino. Sera´ también su férrea voluntad lo que le permita reunir fuerzas para que cuando su mujer es secuestrada y sus dos hijos se han extraviado reanude el camino y llegue hasta Mentón donde vencerá a los asediadores del reino y ganará para sí el derecho de casarse con la princesa y conseguirá de este modo restablecer el estatus de sus antepasados limpiando de su linaje la culpa con la que Tarid cargó a los suyos.

    Será entonces cuando sus hijos y su mujer lleguen gracias a una pariente casualidad a su reino por lo que conseguirán encontrarse al cabo de los años.

    La novela bizantina sólo se utiliza en la primera parte de la novela sirviendo al propósito general del libro; la finalización del asunto que se ha comenzado aunque parezca una causa perdida, tal y como sugiere el prólogo. Así, este suceso añade un punto más a la desolación que el protagonista tiene que arrastrar en un primer momento y que después gracias a su confianza en Dios le hará conseguir su propósito.

    El narrador es omnisciente, aunque los personajes son muy primitivos y pocas veces se habla en el libro de sus sentimientos y si lo hace es en el modo en el que tiene relación con los sucesos que viven los personajes. Por lo tanto, la historia no se plantea desde la conciencia del personaje sino que se adapta los hechos que le ocurren , que por estar aún la novela poco desarrollada, son prototípicos y se repiten una y otra vez como los argumentos de la novela de caballerías. Así se cumple su función moralizadora y didáctica con más facilidad, el fin es que la doctrina se aprenda por medio de unos personajes por lo tanto no se individualiza y desarrolla su psicología.

    Los personajes que aparecen en estos dos capítulos son el caballero Cifar, Grima, su esposa y sus dos hijos Garfín y Roboán .

    De los propósitos del caballero ya he hablado, sólo puedo añadir que s de naturaleza noble y pacífica, nunca ataca al enemigo sin una causa, por lo tanto nunca desobedece os mandatos de Dios, lo que le hace estar configurado para ser un elegido.

    Grima está en segundo plano, pero constituye un apoyo importante para el caballero puesto que confía en él cuando le dice que tiene que dejar su tierra para buscar otra nueva. Es ayudada por dios cuando es secuestrada por los piratas y vaticina el ascenso de Cifar y Roboán mediante un sueño. Se ve con esto, que es un elemento imprescindible dentro de la familia de Cifar que le apoya cuando está junto a él y sale adelante sola cuando se ve separada de su esposo siéndole fiel. Este perfil de comportamiento es el de la esposa resignada a las desgracias y con un comportamiento noble que la aleja de las mujeres que en la edad media eran consideradas un infierno para los hombres porque les hacían enamorarse y caer en un abismo de sufrimiento y padecer, además de pecar. Responden a esta descripción la reina del lago y la dama del bosque de las ínsulas dotadas.

    Aunque en el pasaje aparece un locus amoenus al amor de Grima y Cifar ya está consumado, por lo que no tiene mucho más significado que el de un descanso en el camino o un presagio de la separación que sucederá al igual que el robledo de Corpes su pondrá la antesala de la humillación para las hijas del Cid.

    Respecto a sus hijos, he de decir que son valientes como su padre y luchan por una causa justa cuando lo hacen así que como al resto de su familia también Dios les apoya. Cuando se encuentran con su padre éste ya ha ganado Mentón así que Garfín será el heredero. Roboán decidirá ir en busca de aventuras, aunque en este punto del libro ya ha quedado demostrada su valentía puesto que ambos han vencido al conde Nasón. Roboán seguirá liberando castillos como su padre , pero vivirá una ventura fantástica en un reino lejano en la que se casará con la reina del lugar consiguiendo un amor sumiso y pleno, cercano a la felicidad pero de carácter artificial como si hubiera estado preparado para él antes de llegar. De todos modos es algo que le regalan y que él pierde debido a su avaricia. Supone la decadencia del personaje que luego vuelve a contraer matrimonio en le mundo real. Consigue rehacer su vida, pero el error ya ha sido cometido.

    Esto es el contraste de lo humano con lo divino, puesto que durante todo el libro Cifar tiene un comportamiento perfecto según las leyes de Dios, así que este caso supone una rebelión de esa necesidad de perfección que sustenta la vida del cristiano.

    Por un tiempo Roboán decide sus propios actos que le llevan ala infidelidad y al fracaso, peor es la pena por su fallo lo que le une a éste y le hace sentir más fuertemente lo que ha perdido, la perfección de la que anteriormente disfrutó al lado de su padre.

    Esta ruptura es necesaria para que sea dueño de sus actos y por lo tanto pueda configurar su devoción , ya que Dios no se encuentra en el mundo donde él comete el error. Mentón posee la gracia de dios pero fuera de allí , sólo hay hombres y estos son sombríos cargan con su caída y en el mejor de los casos esperan la salvación tras su muerte. No tienen un eje que los articule y por lo tanto se mueven por las pasiones humanas que les hacen chocar, salir heridos y por lo tanto defenderse del hombre como un enemigo.

    Esto está en la base de la problemática actual, niños inmigrantes delincuentes, la descomposición de la familia, alcoholismo masivo y consentido, todos ellos hechos que se fundamentan en la incapacidad del ser humano para encontrar las acciones adecuadas en cada caso y por lo tanto su felicidad. La persona se encuentra aislada de las otras y no pueden reconocer sus pensamientos y necesidades, así que la fatalidad le atrapa cuando invade y coloniza a otros los cuales están unidos a él formando el entramado social por lo que se daña así misma creyendo que han conseguido mejorar su posición. Toda la sociedad comparte un vínculo tan indestructible como la vida que es lo que mantiene bien also individuos, toda mala acción envenena el espacio y atañe a todos los ocupantes.

    Y así es como lo hace ver el autor en el libro, Cifar excelente gobernante que confía y dios y el obedece procura felicidad y bienestar also habitantes de su reino, por eso sus hijos futuros gobernantes tendrán que aprender a actuar bien para conseguir un reino habitable. Para ello tendrán que desterrar de sí los comportamientos pasionales e instintivos del hombre que les harán ganar la decadencia para ellos y para el reino. Esto es la enseñanza común que se extrae de los castigos del rey Mentón y de los episodios del caballero Atrevido y de las Ynsulas Dotadas.

    Pero además se produce una fusión entre el héroe, quizá creado por el pueblo bajo una creencia cristiana y bajo un dominio musulmán, que les hacía desear un personaje como el Cid fuerte, vencedor y enemigo de la religión de la cultura ocupadora y la materia de Bretaña, con un posible origen celta y una literatura caracterizada por una visión negativa del mundo en la que no habría una salvación posterior. Así ocurre con el Beowulf de origen celta y que comienza con un planto y los rituales a la muerte de un rey y termina con la muerte del protagonista. El puntod e vista pesimista está así remarcado, la vida es un círculo que absorbe al hombre y lo hace desaparecer sin que sus hazañas le sirvan para nada, por lo tanto, la grandeza del héroe está horadada por la muerte. En escritos posteriores como de Godofredo de Monmouth, que supondrán el inicio de la literatura artúrica, a Arturo le es usurpado el trono por su hijo ilegítimo y tras una batalla por conseguir recuperarlo era herido de gravedad y tiene que ser llevado Avalon. Más tarde, en el siglo XV con Muerte de Arturo de Thomas Malory se continuará dotando de un final trágico para el héroe de la historia y junto con anteriores versiones francesas del cuento de Tristán e Isolda de posible origen celta y cuyo final es una de los más trágicos de la historia de la literatura.

    Cifar constituye en paso intermedio entre El Cid en el que el caballero es un perfecto cristiano siempre prudente y por lo tanto nunca pecador, para continuar con Roboán que sucumbe a sus pasiones y abandona a una mujer y a un hijo por su falta y continuar con el Amadís primitivo en el que el protagonista mataba a Lisuarte rey corrupto, y por lo que él también es asesinado por su hijo Esplandián. Esta versión fue suavizada por el prurito cristianizador y anihereje de Montalvo, pero aún se conservan vestigios como después aclararé. Cifar es entonces, una conversión de la belleza de los desenlaces de las historias celtas en un cuento para moralizar a los nobles sobre el buen gobierno y convencer de que las obras empezadas deben ser acabadas como afianzamiento de la voluntad humana, rasgo humano más cercano a Dios, frente a la materialidad de este mundo, que es perecedero y sobre el cual el hombre debe actuar con su escasa cualidad divinizadora.

    El capítulo 62 está protagonizado por el ribaldo, personaje que se encarga de acompañar a Cifar en su viaja cuando pierde a su familia. Este personaje, que en primer momento pudiera parecer antipático porque reta a un duelo intelectual al caballero, se convertirá después en un fiel servidor que como se ve en le fragmento, no duda en camelar a un agricultor para conseguir algo para alimentarse en esa noche. Después, este ribaldo ayudará a Cifar en las batallas para conseguir levantar el cerco de Mentón, le será otorgado el título de conde y acompañará a Roboán en sus aventuras. Por lo tanto, este personaje juega un papel importante a lo largo de la obra como escudero, siendo un antecedente de Sancho Panza, el acompañante del Quijote, que representa el pragmatismo de la vida cotidiana frente a la fantasía de su amo al que debe cuidar. En Cifar resultaría de un modo parecido, porque el caballero tiene cierta dignidad para robar, puesto que es de sangre noble. Sin embargo, el ribaldo, es una granuja al modo del Lazarillo de Tormes que cuenta con gran astucia e imaginación para salir de situaciones comprometidas.

    EL AMADÍS PRIMITIVO.

    TESTIOINIOS DEL AMADÍS PRIMITIVO.

    El Amadís primitivo es un texto que no se ha conservado pero del cual quedan algunas referencias en los Cancioneros como las de:

    • Fernán Pérez de Guzmán, hace alusión en un poema incluido ene l cancionero de Baena y titulado; ” Este dezir muy gracioso e sotilmente fecho e letradamente fundado fiso e ordenó el dicho Ferrand Peres e Guzmán, señor de Batres, por contemplación e los emperadores e reys e prinçipes e grandes señores que la muerte cruel levó de este mundo e como ninguno nos es revelado de ella”. El fragmanto del poema que interesa es: Gynebra e Oriana/e la noble rreyna Yseo/ Minerrua e Adriana/dueñas de gentyl asseo/segund que yo estudio e leo/ en escrituras provadas/non pudieron ser libradas/ deste mña escuvo e ffeo./ En el fragmanto se pone como ejemplo las muertes de famosas doncellas entre las que se encuentra Oriana, que en la versión del Amadís de Montalvo no muere sino que permanece en la Ínsula firme en compañía de su marido Amadís.

    • Alonso Álvarez de Villasandino en su poema, “ Este dezir fizo el dicho Alfonso Álvarez de Villasandino a don Ruy López Dávalso, Condestable de Castilla, como a manera de rrequesta e de pelea que tomaba con el porque no le podía aver audiencia e porque non le ayudaba con le señor Rey para que le diese algunt offiçio”. Compuesta entre 1400 y 1406. En él aparece un personaje llamado Macandón, que aparece en el libro de Montalvo también, y es un hombre iluso que le pide a Amadís que le nombre caballero pese a ser demasiado viejo.

    • Pero Ferrús, que murió en 1379, hace dos alusiones al Amadís una es de pasada al rey Lisuarte y la otra está en el “ Dezir de Pero Ferrús a Pero Lópes de Ayala”, el fragmanto es este: Amadys el muy fermoso/las lluvias e las ventyscas/nunca las falló aryscas/por leal ser e fermoso;/sus promesas fallaredes/ en tres libros e dyredes/ que le de Dios santo poso/. DE aquí se corrobora que el Amadís tenía tres partes y que su protagonista moría al final de la obra. Respecto ala alusión alas lluvias se puede observar un fragmento del Amadís de Montalvo en el que hay contradicicones, se dice que Amadís estuvo cuatro años por tierras de Alemania, pero al final de la cita dice que anduvo por aquella tierra todo el verano, pero después pone que viniendo el invierno teniendo frío, acordó de yr al reino de Bohemia. Es raro que un caballero tema al frío y por otra parte están las alusiones de Ferrús que dice lo contrario. De est s puede deducir que la lucha contra las adversidades atmosféricas eran un elemento importante del primer Amadís que Montalvo suprimió; así en Alemania pasó cuatro años que han sido omitidos.

    Los únicos pedazos que quedan del Amadís fueron encontrados en por Antonio Rodríguez Moñino en la encuadernación de unos libros y corresponden al libro 3º capítulos 25, 28, 22, y 20.

    El texto pertenece a una versión de 1420 y el lenguaje es propio de zonas próximas a León. En él pueden leerse muchos nombres de personajes como el de Esplandián, hijo de Amadís y Oriana y Nasciano el ermitaño que lo crió. Esto echa por tierra la opinión de la crítica de que Nasciano y las Sergas de Esplandián eran creación de Montalvo.

    Las palabras del manuscrito son 532 minetras uq las del impreso que se corresponden con el fragmanto son 378; por lo que se demuestra que Montalvo no le añadió al Amadís primitivo, sino que le suprimió ; aunque todo puede ser que la versión manuscrita no fuera una única y por lo tanto la que llegó a Montsalvo fuese distinta a la encontrada.

    Pero López de Ayala, en su Rimado de Palacio, taambién hace una alusión al Amadís:

    Plógome atrosí oir muchas vegadas/libro de devaneos, de mentiras provadas/Amadís, Lançarote, e burlas asacadas / en que perdí mi tiempo y muy malas jornadas/.

    La más antigua referencia se encuentra en la traducción de Juan García de Castrogeriz del De regimine Principum de Egidio Coloma titulada Regimiento de príncipes; en ella se cita a Tristán , Cifar y aamdís como ejemplos de moral a pesar de los pecados que cometen al enamorarse.

    Se puede pensar que el Amadís fue escrito antes de 1300 puesto que en 1350 ya estaba siendo censurado por los moralistas.

    Tomando como generación quince años; en la primera generación la obra se da a conocer y comienza su difusión , en la segunda generación llaga hasta a un punto de saturación y en la tercera hace oír las voces de los moralistas.

    Además los últimos años del siglo XIII supusieron un nuevo cultivo para la prosa novelesca del naciente roman castellano bajo el reinado de Sancho IV en los que este roman tendría cabida.

    Reconstrucción del Amadís primitivo.

    Para reconstruir la historia del Amadís primitivo se utilizan veintidós puntos que Lord Raglan citó como comunes aun número de héroes tradicionales. DE todos estos el Amadís de Montalvo cumple dieciséis:

    1) su madre es una virgen de sangre real, 2) su padre es un rey Perión de Gaula, 4) Las circunstancias de su concepción son insólitas; el rey Perión tiene una visión que le deja espantado; 6) al momento de nacer se efectúa un atentado contra su vida; 7) alguien se lleva al niño misteriosamente; 8) es riado por padres adoptivos en un lugar lejano; 9) no se dice nada de su niñez ; 10) la llegar ala mayoría de edad viaja a su futuro reino; 11) una gran victoria sobre una bestia; 12) casamiento con la princesa Loriana; 13)llega a ser rey por su casamiento pero esto ocurrirá en las Sergas de Espandián ; 14) tiene un brillante carrera como legislador; 16) como rey más tarde pierdel el apoyo de sus súbditos; 18) la muerte del héroe es misteriosa, según Montalvo se produce una lucha entre Espalndían y Amadís y sin poder reconocerse Amadís cae muerto; 20 ) susu hijos no le suceden el trono, lo que no puede suceder en el Amadís de Montalvo porque el protagonista queda vivo; en las Sergas el hijo es emperador de Constantinopla; 22) no tiene santa sepultura ya que no muere ene el texto zaragozano.

    Queda sin explicar el catastrófico final del Amadís primitivo, el cual e ha comprobado por otras fuentes que es en el que Amadís muere violentamente a manso de su hijo y Oriana se suicida.

    Según los puntos 12 y 13 de Lord Raglan, el héroe tradicional se casaba con la princesa y sucedía al rey en el trono. Aun que según el Aamdí sprimitivo , el protagonista se casa con Oriana para subir al trono de la Gran Bretrñaa cuyo rey era Lisuarte; esto ocurriría antes de la muerte de Amadís y en le Libro III, último según la versión de Pero Ferrús.

    En el de Montalvo, Lisurate no muere pero desaparece misteriosamente . El caballero de Lisuarte es Galaar , hermano de Amadís en relación vasallático feudal y Amadís es caballero de Briseida mujer de Lisuarte, así que esto puede provocar un choque entre dos hermanos .

    El rey Lisuarte que la principio del libro es un excelente monarca degenera al o largo de la obra puesto que se va mostrando descortés con Amadís y con su amigo Galuanes , como por ejemplo, cuando le piden la ínsula de Mongaça, por lo que se podría producir un enfrentamiento sumando, la aparición de Patín que pediría la mano de Oriana y sería concedida por el rey ; pero ella ya se habría casado anteriormente con Amadís en secreto y tendrían a Espalndián.

    La avaricia del rey que quiere separar la unión de Amadís y Oriana justifica la lucha en que Amadís y Galaor quedarían enfrentados.

    Montalvo mitiga esta guerra mediante pequeñas alusiones que recuerdan lo que los lectores han conocido durante siglos, mientras que apunta a unos fines. Por esto a finales del Libro I II se encuentra una larga alusión la muerte de Galaor , que en le libro de Montalvo no ocurre puesto que antes de que se produzca Galaor se marcha a Gaula y no puede acudir ala batalla por causa de una enfermedad, lo que rompe con el código feudal.

    Pero en el primitivo la lucha debió producirse y Amadís mató a su hermano, hecho que Montalvo no pudo borrar del todo y de ahí lo de las alusiones.

    Para que Amadís herede el trono, el rey tiene que morir, lo que está asegurado por su maldad. En el Amadís de Montalvo se produce la guerra, pero no muere nadie y todo termina en una paz y amistad entre ambos. Pero en el Amadís antiguo, el rey murió a manos de algún caballero; aunque esto ha quedado borrado, se puede pensar que fue Angriote por los agravios e injusticias que el rey cometió contra él a pesar de que e le texto de Zaragoza no quede nada. Pudo ser Agrajes cuyo enfrentamiento con Lisuarte queda recogido en le texto.

    Amadís consigue ser rey pero para ello tiene que ocurrir un regicidio y un fraticidio, por lo que le Amadís debió de recibir un castigo que sería impuesto por Esplandián que lo mataría sin reconocerlo, y Orina a al ver esto, se tiraría desde lo alto de una torre.

    El tema del parricidio tiene muchos ejemplos en la literatura como es la muerte de Lago a manos de Edipo, Ulises en las de Telégono, Hildebrand en las de Hadubrand. Sin embargo algo parecido al suicidio de Oriana es difícil de encontrar. Iseo en le texto francés muere abrazada a su amante, pero en el Tristán de Leonis , Tristán habla antes de morir del miedo que tiene de que Iseo al verle muerto se tire desde una torre. Un ejemplo posterior sería el de Melibea que se tira desde el balcón de su casa al enterarse de que Calisto ha muerto.

    El Amadís primitivo, por lo tanto, era uno más de los avisos de los peligros que crea el amor, por lo constituía una españolización absoluta del mito de Tristán e Iseo.

    Para concluir, el Amadís y el caballero de Cifar pese a pertenecer a las manifestaciones primitivas del género de caballería, no comparten la misma intención didáctica sobre la conducta de los príncipes ni la advertencia de los peligros de dejarse llevar por la pasión. Será el modelo del Amadís el que perdure años más tarde con el ciclo de los palmerines, por ejemplo. Cifar estará considerado como un libro no de diversión sino de aprendizaje, de desarrollo de una doctrina filosófica en el que no habrá aventuras emocioinantes sino que más bien serán didáctica.

    Bibliografía.

    Amadís de Gaula. Garçci Rodríguez de Montalvo. Manuel Cacho Blecua. 1987.

    Amadís de Gaula el primitivo y el de Montalvo. Juan bautista Avalle Arce. Fondo de cultura económica 1990.

    El Amadís de Gaula y el género caballeresco en España. Susana Gil de Albarellas.

    Estudios sobre el Amadís de Gaula. Martín de Riquer 1987.

    Libro del caballero Cifar. Edición de González Muela. Clásicos Castalia. 1982

    El libro del Caballero Cifar. Roger M. Walker. Támesis books limited 1974.

    El cavallero ` Zifar' y el reino lejano. Cristina González. Madrid Gredos. 1984.

    18