Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española romántica. Narrativa. Relatos cortos. Estilo becqueriano. La cueva de la mora. El monte de las ánimas. Los ojos verdes

  • Enviado por: Jorge
  • Idioma: catalán
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

Leyendas

Don Gustavo Adolfo Bécquer

La cueva de la mora:

Resumen:

Mientras que estaba caminando a lo largo de un río, el protagonista y narrador de esta historia encuentra uno de esos famosos pasadizos secretos de los musulmanes. Fue a charlar se ello con un campesino, que le dijo que de ahí salía todas las noches el alma de la hija de un alcaide moro a llenar una vasija con agua. Liado a ese tema, había una leyenda, que el campesino se la contó al narrador con mucho gusto. La leyenda era así: En una batalla celebrada cerca de donde se situaba el narrador, y los moros cogieron prisionero a un famoso caballero cristiano.

Al cabo de unos días, los cristianos pagaron su rescate, y fue puesto en libertad, pero, durante ese poco tiempo, el caballero se había enamorado de la hija del alcaide moro, y por eso se negaba a combatir contra los moros. Y , durante muchos meses, hacía planes para eliminar esas barreras invisibles que impedían que el amor entre el y la bella mujer fuera posible. Oraba para poder olvidarla, pero tal era la belleza de la mujer que era imposible para el olvidarla. Un día, reunió al resto de los caballeros y asaltó el castillo donde residía su amada. Desde esa expedición, todos los caballeros pensaban que asaltaba el castillo solo para vengarse de esos días que paso en el calabozo, pero, claramente, se equivocaban, ya que cuando lo conquistaron, el enamoró a la mujer a la que tanto el caballero amaba. Sus caballeros, atemorizados, querían salir de ese castillo ya que iba a ser conquistado por los musulmanes, o al menos eso decían. Llegó tal día, en el que el ex alcaide de la ciudad fue a conquistar su antiguo castillo, y a rescatar a su hija., y pocas horas después de que el vigilante del castillo cristiano los divisara, empezó el gran asalto. Los cristianos bien se defendían, y los moros, se quedaron alrededor del castillo, y le impidieron ir a por comida y agua. El antiguo alcaide del castillo murió en el siguiente asalto, por la noche, y el caballero recibió un golpe mortal. Poco tiempo paso, y los cristianos tenían mucha sed, y la bella mujer fue por un pasadizo secreto hasta el río, donde cogió agua para su amante, pero un caballero, sin verla, solo guiado por el ruido de los arbustos movidos por la bella dama, le disparó una flecha y la hirió de muerte. Volvió la bella mujer con su amado, y le dio agua, pero el caballero la rechazó y la utilizó para bautizarla, para que cuando los dos muriesen que fuesen al mismo cielo. Al cabo de unos días, el soldado que disparó la flecha siguió el rastro de sangre dejado por la mujer y entro en el castillo, donde yacían los dos amantes muertos, el uno junto al otro.

Descripciones:

El caballero:

Es un caballero cristiano que mientras que esta capturado por los moros se enamora de la hija del alcaide del castillo donde está encerrado.

La hija del alcaide del castillo:

Es la hija del alcaide del castillo, que después de que el castillo fuese tomado por el caballero, se enamora locamente de el.

El pasadizo subterráneo:

Pequeño pasadizo por el que la hija del alcaide moro fue a coger agua para su amante y en el cual la hirieron de muerte. Se dice que todas las noches su alma sale a llenar su vasija de agua.

Tema de la obra:

El tema de la obra es un señor que esta andando a lo largo del río y encuentra un pasadizo secreto, y de un campesino que le explica una leyenda liada al misterio de ese pasadizo.

Valoración personal:

Esta leyenda es muy bonita, es romántica sobre todo y no hay nada en concreto que me haya llamado especialmente la atención.

El monte de las ánimas:

Resumen:

El día de Todos los Santos, el narrador se despertó, y como no podía dormirse, decidió seguir la tradición de Soria, que era el lugar donde se alojaba. Esa noche del día de Todos los Santos, ataron a los perros, y todos estaban preparados para ir a dar la vuelta a la ciudad. Todo el mundo estaba en el monte de las Animas. Empezaron a dar la vuelta, y mientras que la estaban dando, un señor llamado Alonso contó una historia: Dijo, que anteriormente, el llamado ahora monte de las Animas pertenecía a los caballeros Templarios, religiosos y guerreros al mismo tiempo. Los hizo venir el rey, después de que los musulmanes conquistaran Soria, para que defendiesen a la ciudad. Al tiempo de que llegaran los caballeros, empezaron a odiarse entre ellos, y se dividieron en dos grupos. Hasta que llegó la batalla entre los caballeros. Todo el monte se cubrió de cadáveres. El rey, indignado por el incidente, hizo que el monte se abandonara, al igual que su capilla. Desde ese triste día, la gente dice que la campana de la capilla empieza a sonar sola. Cuando Alonso concluyó con la leyenda, ya habían dado la vuelta a la ciudad. Estaban dando un banquete, todo el mundo charlaba, menos Alonso y su prima Beatriz. Estaban tristes, ya que cabía la posibilidad de que después del banquete ya no se volviesen a ver. Tristes, empezaron a hablar entre ellos del tema. Alonso le dio a su prima una joya para que se acordase de el, y, esta, le iba a dar una banda azul, pero se le había caído el monte de las Ánimas. Alonso le dijo a Beatriz que tenia miedo, pero solo porque era el día de Todos los Santos. Pero, aguantó su miedo y se Fue. Pasaron unas horas, unas horas en las que Rafael no estaba, la gente empezó a preocuparse... Ya pasaban las doce. Beatriz empezó a oír ruidos de pasos, así que escondió la cabeza bajo la almohada y se durmió. Cuando se despertó, ya era de día. Pero, se encontró la banda azul que Alonso fue a buscar llena de sangre. Al poco tiempo sus sirvientes le comunicaron que Alonso había muerto comido por los lobos. Se puso pálida, estaba horrorizada. Su primo había muerto porque ella había perdido una simple banda azul.

Descripciones:

Alonso:

Un joven señor que ama a su prima Beatriz, y que muere devorado por los lobos cuando estaba buscando una banda azul que su prima Beatriz había perdido en el monte de las Ánimas.

Beatriz:

Prima de Alonso, a quien quiere y “culpable” de que Alonso haya muerto.

El monte de las Ánimas:

Monte de la ciudad de Soria en el que hay una capilla abandonada, se dice que todas las mañanas la campana que hay en esa capilla empieza a sonar sola. Antiguamente, en ese monte habitaban los caballeros templarios y en ese mismo monte se hizo la batalla entre los caballeros templarios. En este mismo monte muere Alonso devorado por los lobos.

Tema de la obra:

El tema de esta obra es de cómo se pasa un día de Todos los Santos en la ciudad de Soria.

Valoración personal:

Es una leyenda triste, pero interesante. Me ha gustado mucho. Pero lo que más me ha llamado la atención es que cuando Alonso se va a por la banda azul olvidada por Beatriz en el monte de las Ánimas se muere. Yo me esperaba otro final. O mejor dicho, un final más feliz.

Los ojos verdes:

Resumen:

En plena cacería, hirieron a un ciervo, pero no fue suficiente para cazarlo. Así que, Iñigo detuvo la cacería, diciendo que si ese ciervo se había escapado era porque Dios así lo había querido. Pero, Fernando de Argensola, el que había herido al ciervo, no estaba a favor de detener la cacería. Se enfureció, ya que era la primera vez que lograba herir a un animal en plena caza. Así que, ordenó que siguiera la cacería, pero Iñigo tenía una buena excusa para no seguir. Si seguían, llegarían hasta la fuente de los Álamos, y las aguas de esa fuente son el lugar donde reside un espíritu del mal, y claramente, nadie quería toparse con el. Pero para Fernando de Argensola, esa explicación no era suficiente, y dijo que prefería perder todos sus poderes y posesiones antes de dejar escapar a ese ciervo, y encima, que le iba a cazar antes de que ese ciervo llegase a la fuente. Todos los presentes en la cacería estaban preocupados. Iñigo explico que había intentado detenerle, pero sus esfuerzos no sirvieron para nada. Cuando Fernando de Argensola volvió, ya no era el mismo. Estaba todo el día absorto en sus pensamientos. Un día que Iñigo le estaba hablando del tema a Fernando de Argensola, éste le preguntó que como ya era viejo, si había visto a una mujer rondando cerca de la fuente, y Iñigo le dijo que no, nunca. Fernando de Argensola le describió la fuente, y las pequeñas gotas de agua que salían de ella, al parecer era maravillosa, muy bonita. Y, le dijo, que al día siguiente, al despertarse, que vio en el fondo de la fuente unos preciosos ojos verdes de mujer. No sabía si era un rayo de sol reflejado en el agua, o cualquier otra cosa, por extraña que parezca, pero se había enamorado locamente de la mujer de los ojos verdes simplemente mirándole a los ojos. Y al parecer, según el decía, esa mujer de los bonitos ojos verdes estaba hecha para él, ya que solo él había logrado verla. Desde aquel día, iba a diario a la fuente en busca de la mujer con los bonitos ojos verdes, hasta, que pensó que sólo había sido una ilusión, pero no, no se había equivocado. Al cabo de unos días, una mujer bellísima y con los ojos verdes que Fernando de Argensola había visto en el fondo de la fuente de los Álamos. Iñigo le dijo que sus padres le dijeron que el espíritu del mal que habitaba allí tenía forma de mujer y los ojos verdes, y le aconsejó que no volviese a la fuente, pero tal era el amor que Fernando de Argensola sentía por esa mujer que no le hizo caso. A continuación, prosiguió su relato. Fernando de Argensola le preguntó que de que nacionalidad era, de donde venía y que era, pero no le sirvió de nada, la mujer no respondía. Ante el silencio de la mujer, Fernando de Argensola le preguntó si podía amarla o no, si ella le amaba, si era una mujer, entonces, la mujer de los ojos verdes le preguntó que qué pasaría si fuese un diablo, Fernando de Argensola vaciló un instante, pero inmediatamente le dijo que le amaría de todas maneras, ya que ese era su destino. Tras la respuesta, la mujer le dijo que ella le amaba más a él que el a ella. Le llamó hacia el borde de la roca, y Fernando fue andando pasito a pasito, hasta que estuvo en el aire. La mujer de los ojos verdes le dio un beso, frío como la nieve y a continuación, Fernando cayó a un lago con el agua color plata, desde lo alto de la roca donde se situaba la fuente de los Álamos.

Descripciones:

Fernando de Argensola:

Señor que durante una caza, va a la fuente de los Álamos y ve unos ojo verdes, y al instante se enamora de ellos. Y, cuando ve a la mujer que tiene esos ojos cae enamorado de ella, y la quiere fuese quien fuese, con verdadera locura.

La mujer de los ojos verdes:

Mujer diablo, con unos preciosos ojos verdes según cuentan en este libro, con el pelo como el oro, que vive en la fuente de los Álamos y que según ella dice, quiere con locura a Fernando de Argensola.

La fuente de los Álamos:

Fuente situada en un bosque de Soria, donde dicen que reside un espíritu maligno, y es allí donde Fernando de Argensola conoce a la mujer de los bellos ojos verdes.

Tema de la obra:

El tema de la obra es cómo reacciona un señor ante la maldición amorosa de una mujer diablo, y cómo su carácter cambia entre antes de que conozca a la mujer, que era ambicioso y que solo pensaba en lo que le interesaba y después de conocerla, que es un hombre bueno que ya no quiere la guerra.

Valoración personal:

Como todas, es una leyenda muy bonita. Lo que más me ha llamado la atención es que después de que la mujer diablo dijese a Fernando de Argensola que le quiere, hace que se caiga por un precipicio. Yo me esperaba que Fernando de Argensola se quedaría para siempre en la fuente de los Álamos y que al final él también se haría diablo y que los dos serían felices y comerían perdices.