Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Romanticismo en España. Prosa romántica. Vida y obra. Argumento. Elementos sobrenaturales

  • Enviado por: Ferrán Puig
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Trabajo voluntario: Leyendas de G. A. Bécquer

Índice

El autor. Características principales de sus obras

Obras principales

Elección de cuatro leyendas

El gnomo

La corza blanca

El monte de las ánimas

La azorca de oro

Características románticas que se pueden observar en Las Leyendas

El estilo romántico

El elemento sobrenatural

Conclusión

Bibliografía

El autor. Características principales de su obra

Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870). Es una de las figuras más importantes del romanticismo y sus Rimas supusieron el punto de partida de la poesía moderna española.
Nació en Sevilla, hijo de un pintor y hermano de otro, Valeriano. También él mismo practicó la pintura, pero después de quedarse huérfano y trasladarse a Madrid, en 1854, la abandonó para dedicarse exclusivamente a la literatura. No logró tener éxito y vivió en la pobreza, colaborando en periódicos de poca categoría. Posteriormente escribió en otros más importantes, donde publicó crónicas sociales, algunas de sus Leyendas y los ensayos costumbristas Cartas desde mi celda. Obtuvo un cargo muy bien pagado, en 1864, de censor oficial de novelas. Hacia 1867 escribió sus famosas Rimas y las preparaba para su publicación, pero con la Revolución de 1868 se perdió el manuscrito y el poeta tuvo que preparar otro, en parte de memoria. Su matrimonio, con la hija de un médico, le dio tres hijos, pero se deshizo en 1868. Bécquer, que desde 1858 estaba aquejado de una grave enfermedad, probablemente tuberculosa o venérea, se trasladó a Toledo, a casa de su hermano Valeriano. Éste murió en septiembre de 1870 y el poeta el 22 de diciembre, a los treinta y cuatro años.

Obras principales:
Las Rimas, una colección de setenta y seis poesías, escritas en el 1867. El año siguiente se publicaron con el título inicial de El libro de los gorriones. Poseen una cualidad esencialmente musical y una aparente sencillez que contrasta con la sonoridad un tanto hueca del estilo de sus predecesores. Formalmente son poemas breves en versos asonantes, donde el mundo aparece como un conjunto confuso de formas invisibles y átomos silenciosos cargados de posibilidades armónicas que se materializan en visión o sonido gracias a la acción del poeta que une las formas con las ideas. Se refieren a la emoción de lo vivido, al recuerdo, a experiencias convertidas en sentimientos. También aparece el amor, el desengaño, el deseo de evasión, la desesperanza y la muerte. Su pureza y humildad, junto con su engañosa sencillez, suponen la "culminación de la poesía del sentimiento y de la fantasía", en palabras de Jorge Guillén, y como dijo Luis Cernuda: "Desempeñan en nuestra poesía moderna, un papel equivalente al de Garcilaso en nuestra poesía clásica: el de crear una nueva tradición que llega a sus descendientes."

Las Leyendas: Un acento poético semejante y una calidad artística nada inferior, tienen las Leyendas, título con el que se agrupan todas las narraciones en prosa de Bécquer. Se publicaron originalmente en periódicos, entre 1861 y 1863, por lo que se supone que su composición fue anterior a la mayor parte de las Rimas. Son veintidós y están escritas con un estilo vaporoso, delicado y rítmico, donde abundan las descripciones, las imágenes y las sensaciones. Revelan un aspecto importante del romanticismo literario de su autor al mostrar un interés artístico y arqueológico por la edad media, con sus templos y claustros románicos o góticos, campos sombríos y calles tenebrosas, palacios y castillos. Predomina en ellas un espíritu donde se impone lo misterioso, lo sobrenatural y mágico con historias de raíz popular en muchas ocasiones, en las que la búsqueda de lo inalcanzable suele ser su argumento central.


Bécquer también escribió teatro, adaptó obras dramáticas ligeras francesas e italianas. Colaboró en una gran obra editorial, Historias de los templos de España, de la que sólo apareció un volumen, en 1864. Y en sus Cartas literarias a una mujer, de 1860-61, expone sus puntos de vista con respecto a su poesía, que para él es "estética del sentimiento."

Las Rimas y las Leyendas de Bécquer continúan editándose con regularidad y, aún hoy en día, constituyen uno de los puntos de referencia capitales de la literatura moderna española.

Elección de cuatro leyendas y comentario

El gnomo

Resumen:

Las muchachas después de rellenar sus vasijas remontan las calles hasta sus casas. Por el camino se encuentran con un viejecito, el tío Gregorio, que en contra de lo que pudiera parecer es muy sabio.

Las chicas se paran y le piden que les cuente un cuento de aquellos por que es conocido por todos. Ya es tarde y el viejo les advierte contándoles como un hombre perdió la vida al introducirse en la guarida de los gnomos. Éstos, según el cuento, vivían en los pasos subterráneos de donde nace el río, en estas cavernas acumulaban grandes riquezas. Los gnomos se dedican a robar y recoger todos los objetos de valor; todo eso que nos parecía tenerlo ahí y al cabo del tiempo desaparece y no lo volvemos a ver.

El relato se termina y ninguna mozuela cree en tales historias, excepto dos, Marta y Magdalena, las dos hermanas huérfanas.

Las dos son muy diferentes pero aun de sus diferencias las dos piensan lo mismo, la solución a todos sus problemas, el tesoro del gnomo.

La noche siguiente, cada una por separado, se dirige hacia el río. Una vez allí se desencadenan las fuerzas de la naturaleza, los susurros del agua y el viento. Marta, la hermana mayor, se escucha al río, que le cuenta qué ha visto en el interior de la montaña y le promete riquezas y poder. Magdalena oye al viento, que no ha visto ningún tesoro per a cambio ha ido por todo el mundo libremente, volando y viviendo las experiencias más maravillosas. Le dice que se marche de aquel lugar, que él procurará por ella y su felicidad. Cada una sigue su camino. Magdalena llega al pueblo y de Marta nunca se supo nada más de ella.

Caracterización de los personajes principales:

Marta: Es la hermana mayor, de unos veinte años. Como respuesta a la muerta de sus padres endureció su carácter; “No sabía ni reír ni llorar, y por eso no ha llorado ni reído nunca”. Durante todos esos años se había encerrado en si misma y la había convertido en una mujer amargada pero con esperanzas de supervivencia, por eso sucumbe a la perspectiva del tesoro, finalmente desaparece.

Magdalena: Es la hermana menor de las dos. “Era humilde, amante, bondadosa”, la hermana sensible que solía llorar en su habitación por la muerte de sus padres y su desgracia. Es totalmente lo contrario a su hermana, por eso casi ni se hablan y sus relaciones son totalmente circunstanciales.

Delante las fuerzas de la naturaleza se decide por la libertad y riqueza del alma que no del bolsillo. Finalmente es la que sale más bien parada.

El tío Gregorio: Es un anciano con cerca ya de “noventa navidades”, se toma la vida con calma y tranquilidad, propio de su edad. De niño fue pastor, de joven soldado y ya más tarde se dedicó a cultivar su huerto hasta que las fuerzas lo acompañaron. En el último tramo de su vida se dedica a transmitir todo lo que sabe a la juventud en forma de cuentos que todos adoran.

La corza blanca

Resumen:

Don Dionís, señor de propiedades y un castillo en Aragón por allá el mil trescientos y pico, iba de caza con su hija Constanza y el séquito de monteros útiles para la caza. El sol estaba alto y decidieron descansar cerca del río hasta llegar a una temperatura mejor.

Riendo y charlando llega al mismo lugar un pastor. Don Dionís decide llamarle para reírse de él un rato. Esteban, que así se llamaba el pastor, les cuenta una historia sobre una corza blanca seguida de otras marrones que cantaban y se reían de él. Todos se ríen mucho hasta que es la hora de regresar.

Por el camino, Garcés; criado personal de Constanza, reflexiona sobre lo que ha escuchado. Por la noche todos se ríen de él pero de todas formas decide ir a por la pieza de caza más valiosa para entregársela a su señora, la corza blanca.

Se prepara y se tumba en el bosque, camuflándose entre los arbustos y esperando la fantástica aparición. Pasan las horas y Garcés se duerme sobre su ballesta hasta que súbitamente hoye un susurro en el viento, una canción que habla sobre él y de cómo se durmió. Decide esperar y observar. Al cabo de poco aparecen las corzas dirigiéndose al río.

Se cambia de lugar para ver mejor pero rematando su asombro ya no hay corzas sino chicas bañándose en las aguas. Se queda pasmado observándolas hasta que distingue entre ellas a su dueña, Constanza. Desconcertado salta de entre los matorrales para dejarse ver y como se desvanece el humo las chicas desaparecen y todas las corzas asustadas huyen hacia el espesor del bosque.

Menos una que se ha quedado enmarañada entre la vegetación, la corza blanca. Él le va a disparar pero justo antes ella le habla y éste se queda pasmado. La corza se escapa y él dispara la ballesta esperando tocarla por fortuna. Se oye un gemido y el cazador corre tras su presa, mas cuando descubre su lecho de muerte queda horrorizado. Se encuentra a Constanza, “herida por su mano, expiraba allí a su vista, revolviéndose en su propia sangre, entre las agudas zarzas del monte”.

Caracterización de personajes principales:

Garcés: Es el criado personal de Constanza. Un chico joven que toda su vida ha estado al servicio de la familia, incluso su padre también había sido criado de Don Dionís. A él le parece que conoce todos y cada uno de los detalles sobre su ama y en cierta parte es así. Es más, hace su trabajo muy a gusto porque le permite estar en compañía de la mujer que ama secretamente. Lo que no esperaba eran los secretos que entorno a ella y sus poderes escondía y quien trágicamente descubre al final del relato.

Constanza: Todo el mundo la conoce por su belleza, la hija de Don Dionís es especial. Su piel es blanca y sus cabellos dorados mas sus ojos y pestañas son negros como el carbón. Garcés la conoce bien, quizás mejor que cualquier otro, y siendo así llega a la conclusión de que es una mujer un tanto especial. Nadie conoce su origen, tan solo su padre, y quizás de allí proviene todo el misterio. Por las noches se transforma en una corza y pasa a ser un personaje mágico del bosque.

Cuando adopta la otra forma parece ser otro personaje totalmente distinto aunque cuando se baña en el río recobra su imagen; “suyos eran aquellos oscuros y sombreados de largas pestañas, que apenas bastaban a amortiguar la luz de sus pupilas; suya aquella rubia y abundante cabellera que, después de coronar su frente, se derramaba por su seno y sus redondas espaldas como una cascada de oro; suyos, en fin, aquel cuello airoso que sostenía su lánguida cabeza, ligeramente inclinada como una flor que se rinde al peso de las gotas de rocío (...)”, mas ese fue su error, y muere en las manos de su enamorado que la confunde con una manifestación del diablo.

El monte de las ánimas

Resumen:

Cuenta la historia que en un monte cercano a Soria se erigió una iglesia templaria. En sus parajes éstos no dejaban pasar a nadie y menos cazar. Así que un grupo de hombres de Soria, aficionados a la caza, se armaron y fueron a “cazar”. Los templarios, guerreros como eran, se resistieron y acabó todo en una batalla campal repleta de muertos. Amigos y enemigos se enterraron juntos en el mismo lugar. Desde entonces se dice que los espíritus de los hombres allí muertos deambulan por el monte y se acercan al templo para hacer sonar sus campanas.

Un grupo de aristócratas va a caballo hacia Soria, Beatriz y Alonso encabezan el grupo. Los dos jóvenes y primos, ella está en la zona por un tiempo y él le explica todo lo que sabe sobre ésta. Mas la chica le llama especialmente la atención el relato de los templarios y se le queda en la cabeza.

Por la noche, después de cenar, ella lo provoca para que vaya al monte para probar su valentía con el pretexto de la pérdida de una cinta del pelo. Él no puede rehusar el reto aun el miedo que tiene y ella decide irse a dormir.

Se despierta por la noche aterrorizada por la tardanza de Alonso. Cierra los ojos y espera al amanecer, le parece haber oído que alguien la llama a lo lejos. Oye unos pasos que pisan la alfombra, ella no se atreve a mirar.

Al alba se tranquiliza per queda paralizada al ver la cinta toda rasgada y llena de sangre en el cabezal de la cama. Cuando los criados subieron a contarle a la dama que se había encontrado el cuerpo de Alonso comido por los lobos en el monte de las ánimas la encontraron muerta, muerta de horror.

Tiempo después alguien consiguió pasar una noche allí y contó como vio levantarse los muertos y como luchaban unos y otros perseguían una bella dama con el pelo desmelenado.

Caracterización de los personajes principales:

Beatriz: Como no estaba muy bien de salud se traslada a Soria para mejorarse. Por eso se puede pensar que proviene de la ciudad, probablemente Madrid. Es también razón de su prepotencia hacia su primo del campo.

Como en todos los relatos se trata de una bella y joven dama. En su prepotencia reta a Alonso a probar su valentía y paga su ingratitud y estupidez con la vida.

Alonso: Es el heredero de todas las fincas y castillos en que se desarrolla la acción. Es también joven y todos sus esfuerzos van dirigidos a la comodidad de su prima Beatriz.

En cierto modo parece estar un tanto enamorado e intenta agradarle el máximo. Al explicarle la historia de los espíritus y a continuación su el desprecio de la chica le provoca la sensación de inmaduro. Por eso cuando ella lo reta se ve obligado a aceptar si quiere quedar como un señor. Finalmente muere en el monte pero antes, o después, cumple con su promesa, llevando su palabra al extremo.

La ajorca de oro

Resumen:

En Toledo vivía una chica llamada María Antunez la que tenía un pretendiente, Pedro Alfonso de Orellana. Una tarde la encontró él llorando a ella en su ventana. Al verla Pedro le preguntó por el motivo de su tristeza y ella le contestó después de pregarse un rato lo que le pasaba. Por la mañana había ido a misa y se había fijado en la azorca de oro que sostenía la Virgen. Al verla tuvo la irresistible necesidad de poseerla. Él se ofrece para ir a por ella, María se niega pero finalmente el mozo va a por ella.

En la iglesia él se esconde hasta que todo el mundo se va, mientras se fija en la catedral y toda su majestuosidad, sus columnas de piedra y la inmensa cantidad de estatuas.

Se convence y va hacia la virgen, cierra los ojos al no atreverse y finalmente la coge. Se gira, abre los ojos para poder descender del altar y se encuentra con todas las estatuas de la iglesia acosándolo por lo que ha hecho.

Por la mañana lo encontraron sin juicio aparente, con la ajorca en la mano y arrodillado ante el altar.

Caracterización de los personajes principales:

Pedro Alfonso de Orellana: Como dice el autor de él no se conocía casi nada más que su nombre y su gran amor hacia María. Él es un profundo creyente y para robarle algo a la virgen se tiene que tener argumentos de mucho peso, en este caso su amor por la dama.

María Antunez: Como otra mujer de su época preocupaba de su imagen y de su futuro casamentero. Mas era “caprichosa, muy caprichosa y extravagante”. Por culpa suya Pedro se fue a la catedral y perdió el juicio. Pero seguro que ella ni se enteró de su culpabilidad de los hechos, ya que a él lo tomaron por demente y seguro que ella no relacionó nada.

Características románticas que se pueden observar en Las Leyendas

El estilo romántico  
Se destaca la importancia del sentimiento y la imaginación en la creación poética y se rechazan las formas y los temas literarios convencionales. De este modo, en el desarrollo de la literatura romántica de todos los países predomina la imaginación sobre la razón, la emoción sobre la lógica y la intuición sobre la ciencia, lo que propicia el desarrollo de una literatura de notable sensibilidad y pasión que antepone el contenido a la forma, estimula el desarrollo de tramas rápidas y complejas y se presta a la fusión de géneros (la tragicomedia y la mezcla de lo grotesco y lo sublime), al tiempo que permite una mayor libertad estilística.

Las convenciones clásicas, como las famosas tres unidades de la tragedia (tiempo, espacio y acción), cayeron así en desuso, y la creciente demanda de lirismo y espontaneidad, cualidades que los seguidores del romanticismo encontraron en la poesía popular y los romances medievales, generó un enorme rechazo de la regularidad métrica, la rigidez formal y otros aspectos de la tradición clásica.

El elemento sobrenatural  

El gusto por los elementos irracionales y sobrenaturales figura entre las principales características de la literatura inglesa y alemana del periodo romántico. Esta tendencia se vio reforzada en un sentido por la desilusión con el racionalismo del siglo XVIII, y en otro por la recuperación de una abundante cantidad de literatura antigua (cuentos populares y baladas) realizada por Percy y los eruditos alemanes Jacob y Wilhelm Karl (Grimm y el escritor danés Hans Christian Andersen o al aquí estudiado Gustavo Adolfo Bécquer).

Muchos escritores románticos, especialmente los alemanes, se mostraron fascinados con este concepto, que en cierto modo refleja la preocupación romántica por la propia identidad.

Conclusión

De acuerdo con su carácter romántico Bécquer recupera leyendas populares y las reescrive mejorándolas y añadiéndoles su estilo propio, lo cual da mucho más valor a la obra. Personalmente aprecio de gran manera las imágenes descritas de la naturaleza, desde el silencio de la noche a una bella dama bañándose en el río.

Más objetivamente creo que la labor de Bécquer con las Leyendas es muy importante. Por una parte contribuye a la conservación de éstas, ya que la mayoría de ellas se transmitían oralmente y así es como el autor las conoció.

De la otra al publicarlas en los periódicos las da a conocer y puede estimular el aprecio hacia ellas de la gente en general. Para valorar alguna cosa siempre es bueno darla a conocer para encender el mecanismo de conservación y proliferación por si solo.

Además es interesante recurrir a la temática sobrenatural y misteriosa que es tan utilizada en nuestros días. En cierto modo Bécquer se adelanta un poco de los demás escritores españoles. En definitiva he leído todas las leyendas como un libro actual y no del siglo pasado y lo que es más he disfrutado más que con algún libro más moderno. Eso me hace pensar que Bécquer era algo más que un escritor cualquiera.

Bibliografía

  • Bécquer, Gustavo Adolfo; Leyendas, Ediciones Cátedra S.A., Madrid 2000.

  • V.V.A.A.; Enciclopedia Encarta 2000, Microsoft, 2000.

  • V.V.A.A.; Enciclopedia Planeta De Agostini, Ediciones Planeta De Agostini, Barcelona 1992.