Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Romanticismo en España. Prosa becqueriana romántica. Argumento. Tema. Justificación. Estructura

  • Enviado por: Julia Arroyo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas

publicidad
publicidad

Índice:

1.- Definición de leyenda.

2.- Resumen de cada una de las leyendas.

3.- Tema y justificación de cada leyenda.

4.- ¿En qué época histórica están ambientadas las leyendas? ¿Por qué?

5.- ¿Qué estructura presentan las leyendas? ¿Por qué crees que empiezan así?

6.- En El Beso el capitán francés se enamora de una mujer, ¿de quién se trata? ¿Por qué se enamora de ella? Copia las palabras que aparecen en la leyenda que se refieren a la pasión por esta mujer.

7.- ¿Qué simboliza la mujer en la leyenda Los Ojos Verdes? ¿Por qué crees que atrae a Fernando?

8.- ¿Por qué crees que en El Rayo de Luna Manrique dice al final que todo es un rayo de luna?

9.- ¿Qué tienen en común las mujeres de El Beso, Los Ojos Verdes y El Rayo de Luna.

10.- ¿Qué es lo que impulsa a Alonso a recoger la banda que se quedó el en Monte de la Animas y que iba a ser el regalo de Beatriz?

11.- ¿Quién era en realizar de señor de Bellver en La Cruz del Diablo? ¿Por qué crees que es así?

12.- Escoge una de las leyendas y distingue entre personajes principales y secundarios. Descríbelos exterior e interiormente.

13.- ¿Qué elementos románticos se dan en esta leyenda? Explícalos brevemente.

14.- Cambia el final de una leyenda.

1.- Definición de leyenda

Una leyenda es una narración tradicional o colección de narraciones relacionadas entres si de hechos imaginarios pero que se consideran reales.

A veces se da una mezcla de hechos reales y de ficción, aunque se parte de situaciones históricamente verídicas. La palabra procede del latín medieval “legenda” y significa: lo que ha de ser leído.

La leyenda se sitúa en un lugar y en una época específica y parte de hechos que fueron reales aunque están idealizados. Se diferencian de la historia propiamente dicha en el énfasis de la narración y en su finalidad, que siempre es de tipo didáctico o nacionalista, para dar confianza a un pueblo en sí mismo en momentos en que se necesita ardor y seguridad para enfrentarse a una situación nueva y peligrosa.

El autor de leyendas que cabe destacar en España es Gustavo Adolfo Bécquer. Bécquer escribió 22 leyendas con un estilo vaporoso, delicado y rítmico, donde abundan las descripciones, las imágenes y las sensaciones. Revelan un aspecto importante del romanticismo literario de su autor al mostrar un interés artístico y arqueológico por la edad media, con sus templos y claustros ramánicos o góticos, campos sombríos y calle tenebrosas, palacios y castillos. Predomina en ellas un espíritu donde se impone lo misterioso, lo sobrenatural y mágico con historias de raíz popular en muchas ocasiones, en las que la búsqueda de lo inalcanzable suele ser su argumento central.

2.- Resumen de cada una de las leyendas.

La Cruz del Diablo

Un grupo de personas iba por las orillas del Segre, cerca de la ciudad de Bellver, donde acababa su viaje. A lo lejos de divisaba una cruz de hierro, con los brazos y el asta de hierro y la escalinata de mármol. El protagonista se arrodilló ante la cruz para rezar, pero el guía lo sacudió violentamente apartándolo. Él se quedó sorprendido y preguntó por qué, la respuesta fue que esa cruz no era de Dios, sino todo lo contrario, era del diablo. El protagonista apenas se creía la historia y pidió qué se la contará, el guía dijo que la contaría cuando llegaran a la ciudad. Cuando llegaron a un parador de Bellver todos se pusieron alrededor del guía que comenzó el relato: Bellver era una ciudad que estaba dominada por un noble varó, todo esto hacia la Edad Media, cuando aún estaban los moros en la península. Este varón era malvado, hacía la vida imposible a sus súbditos, siempre estaba pidiendo cuotas y robándoles el ganado ya que el sólo poseía el castillo del peñón del Segre. Un día el varón desapareció, todo el mundo estuvo durante 3 años felices hasta que volvió, aún peor que estaba. La gente de negó a pagar los tributos y formaron una gran batalla contra él y su pequeño ejercito. Como con la guerra no solucionaron nada un grupo de campesinos tomó una decisión por su parte: una noche el señor de Bellver estaba con su ejercito celebrando una victoria, no oían nadan, pues estaban celebrando la victoria. El grupo de campesinos subieron al peñón y prendieron fuego el castillo, todos perecieron, no quedó casi nada, sólo algo del castillo y la armadura del señor de Bellver.

Todo el pueblo celebró la victoria, pero dentro de ellos había algo que les daba malas vibraciones. Meses después, en el bosque, veían luces extrañas, luces que aterrorizaban a todos y que poco después supieron que eran bandidos que se asentaban en el castillo.

La verdad es que no tenían demasiadas noticias de este grupo de bandidos, pero un día cogieron a un integrante del grupo que les dijo un par de cosas: eran un grupo, no muy grande de gente noble, pero que estaban desheredados y mal vistos por su gente. Su jefe era un señor muy extraño, no quería tesoros, dinero, mujeres, fama, etc., tan solo quería ver a la gente sufrir y verla morir. A este jefe nada le hacia daño, parecía un ser de otro mundo, y una cosa que le hacía más curioso era que iba armado totalmente, con una estriña armadura que incluso le cubría el rostro, ¡era la armadura del señor de Bellver!

A este extraño ser lo condenaron por bandido y tuvo su juicio en el que se desveló su identidad a la fuerza, ya que el no se prestaba voluntaria ni a contestar a las preguntar, ni a mostrar su rostro. Cuando le quitaron la visera descubrieron que no había nada, todo el pueblo se aterrorizó y pensó que la solución sería quemarlo.

Dicho esto se preparó una gran horca para quemar la armadura, y con ello dar fin a este terrorífico suceso. Para ello fue necesario la ayuda de un santo hombre de la ermita de San Bartolomé. Este señor se sabía unas oraciones para destruir al demonio.

Cuando todo estuvo preparado se echo al fuego la armadura del diablo y penando mucho se logró hacer la cruz.

El Monte de las Ánimas

Era el día de Todos los Santos, pronto anochecería y Beatriz y Alonso, grandes primos, iban junto a sus pajes y sus padres cuando de repente se pararon. Beatriz se extraño muchísimo y preguntó a su primo por qué ese acto, su primo la miró y le dijo: “Hemos llegado al Monte de las Animas”. Beatriz se quedó sorprendida, pues no entendía lo que eso significaba. Alonso le narró una pequeña historia para saber el significado: Ese monte era de los Templarios, guerreros y religiosos que habían llegado a Castilla para defender la tierra que aún no estaba conquistada por los árabes. Pero pasó una cosa y es que los caballeros de la Orden se enfrentaron contra ellos, pues sentían celos de los Templarios ya que estos tenían más comodidades. Fue una gran batalla en la que perecieron todos, los Templarios y los caballeros. Sus cuerpos se quedaron tirados por el monte, de eso viene el nombre: El Monte de las Ánimas. La historia no acaba aquí pues la leyenda cuenta que la noche de Todos los Santos todos los esqueletos de los que perecieron se levantan, los lobos abundan y, en fin, no puedes estar en el monte porque tu vida puede peligrar.

Concluida la historia todos los que componían el grupo se fueron a la ciudad.

Cuando llegaron a la casa todos excepto Beatriz y Alonso, se sentaron alrededor de la lumbre donde estuvieron contando historias de la noche de Todos los Santos.

Beatriz estuvo un largo rato hablando con su querido primo Alonso, éste le ofreció un regalo; el regalo era un joyel de la pluma de Alonso, era algo especial para Alonso, pero que prefería dárselo a su prima porque a lo peor ya no la veía nunca más. Beatriz no lo quería aceptar pero lo aceptó y además ella también quiso regalarle algo a su primo. Ella se miró al hombro, allí tenía el regalo para su primo, pero no lo encontró, lo había perdido. Ese regalo, del mismo modo que Alonso, simbolizaba para ella algo, era una banda azul con un emblema, que para Alonso simboliza el alma. Beatriz dijo que lo había perdido en el Monte de las Animas, su primo de primeras se asustó, pero de repente se fue en busca de la banda.

Beatriz se acostó tras esperar un par de horas el regreso de Alonso. Antes de dormir rezó algo sobre su reclinatorio, pero no dejaba de pensar que podía haberle ocurrido a Alonso. Cuando se acostó no se podía dormir, algo en su interior le impedía dormir. Pasadas varias horas oyó unos pasos, eran pasos como desnudos, pasos aterradores; esos pasos se dirigieron a su habitación y ella, asustadísima, se metió bajo las sabanas y tan solo oyó como se movía su reclinatorio.

A la mañana siguiente, después de una noche eterna, notó que algo ocurría. Cuando se levanto un frío cubrió su cuerpo, se quedó paralizada: en su reclinatorio estaba la banda azul, sangrienta y desgarrada que Alonso había ido a buscar.

Cuando sus criados llegaron a notificarle la noticia de que Alonso había muerto se encontraron con Beatriz, ella estaba con los ojos desencajados, blanca y rígida, ella había muerto de horror.

Después de este suceso se dice que un hombre que se perdió en el Monte de las Animas, antes de morir, dijo que había visto los esqueletos levantados detrás de una mujer que daba vueltas a la tumba de Alonso.

Los Ojos Verdes

Por el Monte del Moncayo iba un grupo de cazadores detrás de un ciervo herido. En éste grupo estaba Íñigo y Fernando de Argesola, el primogénito de Almenar.

Ellos, como he dicho antes, iban detrás de un ciervo que se escapó y se metió en el bosque. Cuanto todos los cazadores se disponían a pasar al bosque en busca del ciervo, Íñigo prohibió la entrada a los cazadores porque al otro lado del bosque estaba la fuente de los Alamos. Fernando, muy indignado porque iban a perder la pieza, se negó a parar y él sólo continúo la marcha hacia la fuente.

Varios días después de lo sucedido, Alfredo le contó a Íñigo lo que le pasaba, pues desde aquel día no era el mismo. Alfredo comenzó la charla preguntándole a Íñigo, que conocía muy bien esos montes, qué si había alguna mujer en la fuente. Íñigo se quedó sorprendido ante la pregunta, pero continúo la charla. Fernando le contó que llegó a la fuente de los Alamos en la que nada más llegar notó la soledad, la fuente está entre una peña y tiene un goteó que parece música, en ella parece que hay personas, pues se oyen como risas y palabras. Fernando no pudo contener la curiosidad y se asomó a la fuente, algo allí le extrañó pues veía algo que brillaba, eran los ojos de una mujer.

Alfredo iba casi todas las tardes en busca de la mujer de esos ojos y una tarde vio a una mujer sentada en el borde de la fuente, era hermosa y tenía los ojos verdes, era la mujer que estaba en la fuente la primera tarde.

A Íñigo casi le da algo cuando se enteró de que la mujer tenía los ojos verdes pues sus padres le habían dicho que en la fuente estaba el demonio y tenía los ojos verdes. Fernando no le dio importancia a los que decía Íñigo, él estaba enamorado de la mujer de los ojos verdes.

Una tarde Fernando se estuvo declarando a la mujer misteriosa, le dijo que la amaba. Fernando no recibía contestación alguna de su amada de ojos verdes, él le preguntaba si lo amaba y ella sólo le preguntó que si fuese un demonio la amaría de igual modo. La respuesta de Fernando fue sí.

La misteriosa dama comenzó a decirle a Fernando que lo amaba, que lo quería muchísimo y empezó a insinuarle que se acercara a su fuente, le dijo que en su fuente su amor podría ser correspondido, que vivirían juntos y felices. Ella le decía “ven, ven, ven” y él comenzó a acercarse más y más a la fuente hasta que se cayó y las aguas lo absorbieron.

El Rayo de Luna

Manrique era noble amaba la soledad de tal modo que aveces no quería tener sombra para estar más solo. Era un poeta que cuando estaba solo le daba vueltas a la imaginación y podía componer. Él era un gran amador, amaba todas las cosas de la naturaleza y sobre todo amaba a las mujeres. También se cuenta de él que estaba algo loco.

Manrique acostumbraba a ir al Duero, se sentaba en un puente y observa la muralla de Soria y el convento de los Templarios

Una noche de verano, con una gran luna, Manrique estaba en su puente cuando en la alameda vio una cosa blanca y brillante que desapareció al instante. Él pensó que se trataba de una mujer y se preguntó quién sería y qué haría por allí.

Manrique se había enamorado y decidió ir en su busca, no podía perder al amor de su vida. Manrique se adentró en lo más profundo de la alameda e iba siguiendo un rastro de luz, él pensó que sería ella. Como ya no veía la luz se guió por el sonido, el sonido de sus pisadas, y es más, incluso la oía hablar. Él continuó corriendo, algunas veces la veía, otras la oía pero llego un momento en que no la oía ni veía. Pensó que desde una altura la podría ver por tanto se subió a una roca de la ermita de San Saturio. Desde allí vio una barca que llevaba una mujer con un traje blanco y brillante, él sin pensárselo dos veces se lanzó en su búsqueda.

Atravesó el Duero y llego a la ciudad de Soria. Vagó por las calles, no la veía ya estaba a punto de “tirar la toalla” cuando vio una luz de un caserón encendida. Él pensó que sería su amada pues a esas horas nadie podría estar despierto. Esperó toda la noche hasta que amaneció y llamó a la casa. Salió un escudero, a éste no le dio tiempo de hablar cuando de repente preguntó Manrique que donde estaba su amada. El escudero contestó que esa casa era de don Alonso de Valdecuellos y que no tenía ninguna mujer en casa.

Manrique le contó un poco su experiencia, le contó como era ella, pero se desilusionó mucho al saber que allí no vivía.

Dos meses después de todo esto, dos meses en los que no había dejado de buscarla, una noche serena y luminosa volvió a ver la luz en la alameda. Corrió en su busca y cuando llegó se dio cuenta que el traje blanco de su amada era un rayo de luna.

Pasaron los años y Manrique estaba muy desilusionado con la vida, nadie lo podía consolar y librarlo de aquella depresión. Manrique contestaba a todo lo que le decían que era un rayo de luna.

El Beso

El ejército francés se apoderó de Toledo. Todos los grandes y principales edificios toledanos estaban ocupados por ejércitos franceses.

Un grupo de soldados, capitaneados por un capitán bastante joven, llegaron a Toledo. Cuando llegaron ya estaba casi todo ocupado por tanto su alojamiento iba a ser algo tétrico. El interlocutor los llevó al convento donde se iban a hospedar y la primera impresión no fue buena: tendrían que dormir en la iglesia porque todo lo demás estaba destruido. Los soldados se asentaron en la iglesia y poco a poco se fueron durmiendo.

A la mañana siguiente todos los oficiales franceses se reunieron en la plaza de Zocover. Cuando llegó el joven capitán todos le preguntaron que tal había pasado la noche en “hotel”. Él contestó, con un poco de ironía, que no había dormido pues había estado contemplando a una mujer. Las admiraciones no faltaron pues a todos les extrañó que en una Iglesia derruida hubiera una mujer. Todos pidieron que contara la historia de cómo había conocido a la bella dama.

El capitán estaba durmiendo cuando oyó las campanas de la catedral, él se despertó y decidió ver un poco la Iglesia. En una capilla iluminada con un poco de luz vio a la mujer más bella que nunca había visto, tenía el rostro ovalado, armoniosas facciones, un traje blanco y flotante, en fin, se enamoró de ella.

Todos los allí presentes le preguntaron al joven capitán que si éste le había preguntado algo, él dijo que no y es cuando dijo que era una estatua de mármol.

Los oficiales se pusieron a reír, les extrañó que una persona se enamorara de una estatua. El capitán no se inmutó y continúo su relato. Todos los asistentes pidieron conocer a su bella dama y el capitán propuso ir la noche siguiente a conocerla y, de paso, hacer una pequeña fiesta.

La noche siguiente se reunieron en la plaza del Zocodover, algunos llevaban champagne y otros vino. Cuando entraron en la capilla donde estaba la dama todos se quedaron impresionados, pues en realidad, la dama era muy bella. Un soldado le preguntó al capitán francés quién era, él contestó que era doña Elvira de Castañeda y su acompañante era su marido, famoso guerrero que había luchado con el Gran capitán.

Todos, excepto el capitán, comenzaron a beber y comer. Él se quedó observándola aunque tomó alguna copa que otra. Al cabo de un rato todos estaban un poco borrachos, el capitán mantenía una copa de vino que arrojó al marido de doña Elvira. Un soldado que andaba por allí le dijo que eso no se debería hacer pues cuentan que da mala suerte. El capitán no hizo caso y continúo observándola cuando de repente le entraron unas ganas ansiosas de besar esos labios de mármol. Algunos soldados se lo prohibieron, pero él estaba demasiado enamorado para hacer caso cuando de repente el capitán se cayó al suelo sangrando por todas partes.

El motivo fue que al acercarse a los labios de doña Elvira el guerrero le dio una bofetada al capitán con su guante de piedra.

3.- Tema y justificación de cada leyenda.

En la leyenda La Cruz del Diablo el tema es el diablo; la leyenda cuenta la historia de un pueblo que sufre las consecuencias del demonio que se reencarna en un hombre. En la leyenda El Monte de las Animas el tema es el amor, la fuerza del amor; Alonso arriesga su vida por amor. También se podría decir que es un amor desgraciado, ya que al final mueren los dos protagonistas. En las leyendas Los Ojos Verdes y El Beso el tema es el amor desgraciado e imposible; los protagonistas se enamoran de dos mujeres que en realidad no existen, al final, por amor mueren los dos y sin embargo no han logrado enamorar a sus damas. Y por último en la leyenda El Rayo de Luna es el amor; el protagonista, Manrique, se enamora de una ilusión, pues la mujer con la que se ha enamorado no es más que un rayo de luna.

4.- ¿Por qué épocas históricas están ambientadas las leyendas? ¿Por qué?

Las leyendas están ambientadas en la Edad Media porque en el romanticismo se hacen las historias basándose en la Edad Media. Además tienen un interés artístico y arqueológico por esta época, hay templos y claustros románicos y góticos, campos sombríos y calles tenebrosas, palacios y castillos. Todos estos elementos son típicos de la Edad Media. Predomina en ellas un espíritu donde se impone los misteriosos y lo sobrenatural y mágico con historias de raíz popular.

Como he dicho antes las leyendas están ambientadas hacia la Edad Media, concretamente al final del periodo de la Reconquista, en el siglo XVI y en la guerra de la Independencia. Uno de los motivos por el cuál las leyendas se escriben refiriéndose a esta época es porque era una moda de la escuela romántica, aunque hay que destacar que es un medievo con presagios de renacimiento.

La leyenda El Beso es la que más se aproxima temporalmente al autor, no está basada en el medievo como las demás (concretamente en el año 1808).

5.- ¿Qué estructura presentan las leyendas? ¿Por qué crees que empiezan así?

El Beso

Introducción: La ciudad de Toledo está invadida por el ejército francés, todo los lugares están abarrotados de guerreros franceses. Un grupo de soldados llega a Toledo, capitaneado por un joven capitán, como no hay lugar se hospedan en una iglesia de un convento abandonado y destruido en gran parte. El capitán cuenta a otros oficiales que no a podido dormir porque ha estado con una bella dama.

Nudo: Cuenta el capitán como fue su experiencia con la mujer e invita a sus amigos a que la conozcan y de paso celebrar una fiesta. Todos los soldados van a la capilla donde se encuentra con la mujer, que en realidad es una estatua de mármol. Todos quedan impresionados por la belleza que presenta ésta, pero no le dan tanta importancia y siguen con la fiesta. Cuando el joven capitán está un poco bebido decide tirarle una copa de vino al marido de doña Elvira, la estatua.

Desenlace: Después de esta equivocada acción, que un soldado le recrimina, el capitán siente la necesidad de besar a doña Elvira. Cuando se dispone a hacerlo cae derrumbado al suelo sangrando por todas partes. El marido de doña Elvira, al ver que iban a besar a su querida esposa da una bofetada al impostor, al joven capitán francés.

El Rayo de Luna

1ª Introducción: El autor de la leyenda, Gustavo Adolfo Bécquer, nos introduce en esta contándonos un poco su pensamiento sobre la leyenda e introduciéndonos un poco el tema.

2ª Introducción: Manrique es un poeta que ama la soledad, ama estar solo. Un día estando en el río Duero ve una luz, y él como estaba un poco loco, piensa que es una bella mujer y decide ir tras ella.

Nudo: El joven Manrique corre tras ella, algunas veces ve un tímido blanco que piensa el que es su vestido, otras veces oye sus pisadas y otras veces la oye hablar. La sigue por toda la alameda, pero la pierde de vista. Él, que muy astuto, decide subirse a algo para tener más visión. Así lo hace y desde una peña divisa en una barca, que cruzaba el río Duero, a su amada. Sigue la barca y llega hasta la ciudad de Soria. Por allí vaga durante horas hasta que en una casa ve una tímida luz que le hace pensar que esa es la casa de su amor. Espera al amanecer y llama, pero cual es su noticia, allí no vive ninguna mujer. Manrique pierde la ilusión.

Desenlace: Después de varios años de amargura ve en la alameda una luz, va hacia ella pero se da cuenta de que no es una mujer, sino un rayo de luna.

Los Ojos Verdes

1ª Introducción: Bécquer nos cuenta que le gusta mucho este título para una leyenda. Dice que él ha visto unos ojos así y sin pensarlo se puso a escribir esta bonita leyenda.

2ª Introducción: Un grupo de cazadores va detrás de un ciervo por el monte del Moncayo. El ciervo se mente por un denso bosque que da lugar a la fuente de los Alamos. Íñigo interrumpe el paso pues cuenta que esa fuente en maldita. Fernando, el noble, que algo orgulloso no acepta esta indicación pues dice que deshonrado perder una pieza, por tanto entra al bosque. Días después de lo sucedido Manrique mantiene una conversación con Íñigo. Manrique está muy extraño desde aquel día y en la fuente vio algo que ya no puede contenerlo más.

Nudo: Le cuenta a Íñigo que en la fuente vio una mujer. Una mujer bellísima con unos ojos verdes. Íñigo se queda impresionado, pues muchos años atrás sus padres le prohibieron la entrada a la fuente porque se decía que el demonio habitaba allí, y algo más impresionante: tenía los ojos verdes. Manrique confesó que estaba perdidamente enamorado de aquella diosa de la fuente.

Todos los días Manrique visitaba la fuente y hablaba a su hermosa dama de ojos verdes, aunque nunca obtenía respuesta. Un día la obtuvo y se puso muy contento pues le dijo la dama que lo amaba profundamente.

Desenlace: La dama extraña pide a Manrique que se vaya con ella al fondo de la fuente, allí su amor podría ser correspondido. Ella lo sedujo y le llamó, él perdidamente enamorado avanzó hacia ella y en un descuido calló a la fuente, el agua lo absorbió y ya nunca salió.

El Monte de las Ánimas:

1ª Introducción: El autor de la leyenda nos cuenta lo que e ocurrió la noche de los Difuntos: se despertó con el ruido de las campanas y no se pudo dormir. Por este insignificante motivo escribe esta leyenda, ya que no podía dormir.

2ª Introducción: Un grupo de personas, nobles y siervos, iban por Castilla cuando, a pies de un monte, se detuvieron. Beatriz se quedó sorprendida y preguntó a su primo el por qué de esta inesperada parada. El primo, Alonso le dijo que estaba anocheciendo y es imposible quedarse de noche en el monte de las Ánimas. Alonso le contó la historia a su prima del monte: en tiempos de guerra llegaron los Templarios que eran monjes y militares, los caballeros de la Orden sentía celos y armaron una gran batalla en el monte. Perecieron todos y de eso viene el nombre. Todo el grupo volvió a la casa.

Nudo: En la casa se sentaron todos alrededor de la lumbre, excepto Beatriz y Alonso que se apartaron del grupo para hablar. Alonso regaló a su querida prima un joyel, ella lo aceptó y para demostrar su agradecimiento le regaló una banda azul. Cuando fue a cogerla se presentó la sorpresa de que no la tenía, la había perdido en el monte de las Animas. Su primo de primeras no quería ir a por la banda, pero luego, para demostrar su aprecia a Beatriz fue en su búsqueda.

Beatriz su fue a la cama pero no pudo dormirse. Cuando estaba acostada oyó como alguien se acercaba a su habitación y movía su oratorio.

Desenlace: A la mañana siguiente Beatriz se despertó temprano, notó algo extraño y cuando se dio la vuelta vio la banda azul sobre su oratorio, estaba ensangrentada y rasgada. Cuando sus criados subieron a la habitación de Beatriz para notificarle la defunción de su primo se sorprendieron al ver que Beatriz había fallecido de horror.

La Cruz del Diablo

1ª Introducción: La introducción de esta leyenda no es igual que las otras, ésta introducción es mucho más breve y no da la opinión del autor de la leyenda, dice un pequeño comentario. El comentario es una conversación entre un padre y un hijo, diciendo el primero que le va a narrar una historia.

2ªIntroducción: Un grupo de excursionista va por el monte donde ven una cruz de hierro. Uno de los acompañantes pensó en rezar, pero cuando se disponía a dicha tarea el guía lo detuvo. Esa extraña acción indujo a preguntar al guía por qué no se podía rezar, la respuesta sencilla, era la cruz del diablo. Los acompañantes insistieron en que les contara la leyenda de la cruz del diablo y así lo hizo.

Nudo: La leyenda es la siguiente: hace mucho tiempo en una ciudad llamada Bellver había un noble que era muy, pero que muy malo. La gente lo odiaba pues siempre tenían que estar pagando cuotas. Un día sin más desapareció, pero a los tres años volvió peor que se fue. La gente se cansó y se tomó la justicia por su cuenta, armaron una guerra contra él. Después de días de guerra al señor de Bellver le tendieron una trampa y lo mataron.

Meses después unos bandidos llegaron a la ciudad y se asentaron en el castillo de Bellver. El jefe de ellos era misterioso y malvado, y algo muy curioso, tenía la armadura del señor de Bellver. Este jefe fue condenado por bandido y en el juicio se descubrió su identidad, no tenía cuerpo. Fue condenado a la hoguera, para que con su armadura, que era diabólica, se hiciera una cruz, que fue lo que se hizo.

Desenlace: El guía terminó la historia haciendo hincapié en que nadie se posa ante ella, ni ofrecen flores en mayo y nadie se quiere acercar a ella.

- La mayoría de las leyendas comienzan don otra introducción; en ésta el autor, en este caso Gustavo Adolfo Bécquer, te introduce en la leyenda advirtiéndote de que va. También cuenta por qué la escribió o cual fue su motivación.

6.- En El Beso el capitán francés se enamora de una mujer ¿de quién se trata? ¿Por qué se enamora? Copia las palabras que aparecen en la leyenda que se refieren a la pasión por esta mujer.

El capitán se enamora de doña Elvira de Castañeda, mujer de un gran guerrero que hizo la campaña de Italia con Gran Capitán. Esta mujer no es de carne y hueso, sino de mármol

Él se enamora porque: “Su rostro ovalado, en donde se veía impreso el sello de una leve y espiritual dulzura; su intensa palidez, las purísimas líneas de una suave y melancólica dulzura; su intensa palidez, las purísimas líneas de su contorno esbelto, su ademán reposado y noble, su traje blando y flotante, me traía a la memoria esas mujeres con que yo soñaba cuando casi era un niño. ¡Castas y celestes imágenes, quimérico objeto del vago amor de la adolescencia! Yo me creía juguete de una alucinación, y, sin quitarle un punto los ojos, ni aun osaba respirar, temiendo que un soplo desvaneciese el encanto. Ella permanecía inmóvil.

Antojábaseme al verla tan diáfana y luminosa, que no era una criatura terrenal, sino un espíritu que, revistiendo por un instante la forma humana, había descendido en el rayo de la luna, dejando en el aire y en pos de sí la azulada estela que desde el alto ajimez bajaba verticalmente hasta el pie del opuesto muro, rompiendo la oscura sombra de aquel recinto lóbrego y misterioso.”

“¡Miradla!... ¡miradla!... ¿No veis esos cambiantes rojos de sus carnes mórbidas y transparentes?... ¿No parece que por debajo de esa ligera epidermis azulada y suave de alabastro circula un fluido de luz de color rosa?... ¿Queréis mas vida?... ¿Queréis más realidad?...”

7.- ¿Qué simboliza la mujer en la leyenda Los Ojos Verdes? ¿Por qué atrae a Fernando?

La mujer simboliza la tentación, con su hermosura y sus ojos verdes atraen a Fernando.

Fernando es atraído porque todo romántico es atraído por la belleza, a los románticos no les importa todo lo que les rodea, tan solo les importa ellos mismo y su amada. También son atraído por la belleza de la naturaleza, aunque siempre va a confundirse con mujeres, pues es lo que más aman. La mujer de los ojos verdes también atrae a Fernando por el misterio y lo indescriptible, que es otra de las cosas que atraen a los románticos.

8.- ¿Por qué crees que en El rayo de Luna Manrique dice al final que todo es un rayo de luna?

Manrique al descubrir que su amada es un rayo de luna se desilusiona, por eso dice que todo es un rayo de luna, todo es una ilusión que tenemos que más tarde o más temprano desaparece y de desilusiona. Por tanto, para Manrique, las cantigas, las mujeres, la gloria y la felicidad son ilusiones, son un rayo de luna que vienen, te deslumbran y se van.

9.- ¿Qué tienen en común las mujeres de El Beso, Los Ojos Verdes y El Rayo de Luna?

Las tres mujeres tienen en común que no son mujeres, es decir, no son de carne y hueso, son ilusiones. En el caso de El Rayo de Luna y Los Ojos Verdes son fenómenos de la naturaleza. Nuestros protagonistas se enamoran de un fenómeno natural que lo interpretan como a una mujer.

Manrique confunde un rayo de luna con el traje de una mujer, las boces y los pasos que oye en su búsqueda son sonidos de la alameda.

Fernando ve en la fuente algo brillante, él lo confunde como unos ojos verdes. Fernando como está perdidamente enamorado ve a su amada, incluso habla con ella.

En la leyenda El Beso, el capitán francés se enamora de una estatua de mármol, el se queda prendido en una escultura por su belleza.

10.- ¿Qué es lo que impulsa a Alonso a recoger la banda que se quedó en el monte de las Animas y que iba a ser el regalo de Beatriz?

En la leyenda no nos dice exactamente que Alonso y Beatriz están enamorados, pero a mi juicio yo creo que sí, se nota en la forma de hablar y de mirarse. Alonso sabe que ella se va a ir y que probablemente nunca se vuelvan a ver e incluso ella se case con otro. Alonso siente la necesidad de regalarle algo a su prima, así ella siempre le recordará, por tanto ella quiere hacer lo mismo. En este caso Beatriz ha perdido su regalo, que antes de pensar en regalarle la banda Alonso éste ya se había fijado en ella y pensaba que simbolizaba el alma de Beatriz.

Alonso es impulsado a recoger la banda por la fuerza del amor, siente la necesidad de hacerle el favor a su prima y de tener la banda azul para él, así tendría el alma de Beatriz. Alonso sabe que puede peligrar su vida, pero para un enamorado que pueda complacer a su amada no hay nada que impida este acto, complacer.

11.- ¿Quién era en realidad el señor del Bellver en La Cruz del Diablo? ¿Por qué crees que es así?

Al principio de la leyenda es un noble normal y corriente, eso sí, muy malvado. Cuando se va la primera vez y vuelve ya no es el de antes, es el mismísimo diablo.

Yo creo que es el diablo porque el señor de Bellver vende su alma al diablo para conseguir la victoria entre su pueblo. Como por un descuido el señor de Bellver muere el diablo se queda con su armadura, que es lo único que ha sobrevivido y vuelve al pueblo en busca de venganza, aunque al diablo no le importaba si ganaban unos u otros, a él lo que le importaba era ver morir a la gente en manos suyas. Por eso cuando se quitan la visera en el juicio no tenía nada, porque el diablo no tiene rostro y cuerpo, sólo tiene alma.

12.- Escoge una de las leyendas y distingue entre personajes principales y secundarios. Descríbelos exterior e interiormente.

Yo he elegido la leyenda Los Ojos Verdes

Principales: Los personajes principales de esta leyenda son Fernando de Argensola, primogénito de Almenar e Íñigo.

Fernando es un hombre rico, de muy buena apariencia, valiente, fuerte, un poco orgulloso, porque no puede permitir dejar una pieza de caza, muy enamoradizo, desde es día que fue a la fuente de los Alamos se encuentra mustio y sombrío, llega cansado, pálido y fatigado. Es muy buena persona, pero demasiado enamoradiza ya que pierde la vida por conquistarle una mujer. Es muy inteligente, pero a la vez un poco ignorante, es muy honrado y audaz, es buen cazador y amigo de sus amigos.

Íñigo es una persona que parece tener una presencia menos tolerable, es muy inteligente y sincero, se muestra muy agradable y dispuesto a ayudar a todos sus amigos. Es muy buena persona y cumple lo que se le dice, es responsable y conoce muy bien los montes. Una de sus características es que está dispuesto a casi todo por ayudar a su amigo Fernando, me refiero cuando se pone delante de él para impedir su paso hacia la fuente. Es astuto y buen cazador, y a la vez es sincero y no le importa llorar delante de su amigo Fernando. Es obediente y le gusta escuchar.

Secundarios: Tan solo hay un personaje secundario, es la mujer de ojos azules.

Ella es muy bella, tiene los ojos muy bonitos, verdes. Ella era hermosa y pálida como una estatua de alabastro. Tenía el pelo rizado y largo y llevaba un vestido y un velo con pliegues. Su pelo y sus pestañas son como el oro. Ella es esbelta y delgada. Todo lo que tiene de buena apariencia lo tiene en maldad, ella no es buena pues lo que quiere es tener hombres para ella, sin importarle que pierdan la vida. Para mí ella es la reencarnación del diablo, ella incita y enamora a los hombres y luego los arrastra a las entrañas de la fuente.

13.- ¿Qué elementos románticos se dan en esta leyenda? Explícalos brevemente.

La leyenda está ambientada en la Edad Media. El tema es el amor desgraciado, que es muy típico de estas leyendas: hay un amor apasionado, no siempre por las dos parte, y al final pierde la vida. El amor es apasionado, se ansia la felicidad con otra persona. Se utilizan elementos de la naturaleza, en este caso la fuente

14.- Cambia el final de una leyenda.

Como todas las tardes Fernando iba a la fuente de los Alamos, allí contemplaba a su amada, le hablaba, la amaba. Un atardecer Fernando salió de casa, por el camino se encontró a su más fiel amigo:

-¿Dónde va a estas horas? ¿No irá ver a su dama?- dijo Íñigo pidiendo que fuera negativa la segunda pregunta.

-Mí querido amigo, tiene razón, no le podré engañar, voy a ver a luz a mi sol y mi amor- exclamó Fernando.

-Pronto anochecerá será mejor que no vaya.-

-¡Oh! Mi mas querido amigo, sabe que no puedo hacer nada me tiene enamorado y no puedo dejarla.-

- Vos sabe lo que hace, mas tenga mucho cuidad.-

Los dos amigos se despidieron y en esta despedida notaron algo extraño, ¿sería su última despedida?

Alonso se adentró en el monte y se dirigió hacia la fuente, se sentó y...

-Amada mía vengo a verte, salid de las profundas aguas y quedaos conmigo-

De las aguas emergió una dama, la dama de don Fernando. Ella lo llamó le dijo:

-Ven querido mío, ven a las aguas-

Fernando sin pensárselo dos veces se tiró al agua, ella lo agarró de una mano y lo emergió hacia lo más profundo. Aunque increíble que era Fernando podía respirar bajo el agua.

La fuente era un mundo preciso incontable, Fernando pedía a Dios no volver nunca más a la superficie, prefería quedarse con su amada de ojos verdes a estar con todos sus seres queridos.

Anduvieron un rato por el fondo cuando de repente algo sorprendió a Fernando, el fondo estaba lleno de hombres enjaulados. Fernando se quedó sorprendido e iba a pedir respuesta de lo acontecido cuando de repente miró a su querida amada y ya no era la preciosa rubia de ojos verdes, sino el mismo demonio. Fernando intento huir, nado y nado, pero la malvada de ojos verdes lo cogió por un pie y... se despertó. Fernando se había quedado dormido al lado de la fuente. Ese sueño le produjo una sensación extraña, pensó que su amada no era en realidad lo que era y en un afán de desesperación se clavó su espada en el corazón.