Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Romanticismo siglo XIX. Narrativa. Prosa romántica. Argumentos. Personajes

  • Enviado por: Karol
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

INDICE

El Monte de las Ánimas.....................Pág.- 2

El rayo de luna...................................Pág.- 2-3

El beso................................................Pág.- 3

Maese Pérez el organista.................Pág.- 3

Los ojos verdes..................................Pág.- 4

La ajorca de oro...............................Pág.- 4

La coraza blanca.............................Pág.- 4-5

El miserere.........................................Pág.- 5

Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

EL MONTE DE LAS ÁNIMAS

     Dice que la oyó en el mismo lugar en la que sucedió.

        

          Era noche de Todos los Santos. Faltaba poco para que sonara la oración de los Templarios y las ánimas de los difuntos tañeran su campana.

        

           Hablan un primo y una prima y ella no se lo cree. Se llaman Beatriz y Alonso. Él le cuenta la historia del Monte de las Animas, monte que cedió el rey a unos hombres mitad guerreros, mitad monjes para que defendieran Soria de los árabes, lo que fue un insulto para los caballeros castellanos que siempre se llevaron mal y que preparando una emboscada cometieron una matanza en ese monte. Todos los cuerpos fueron enterrados en la capilla de arriba. Desde entonces el Día de Difuntos en la medianoche las almas salen envueltas en jirones de sus sudarios.

        

            Alonso y Beatriz se iban a separar pronto y él le dice que le va a regalar un joyel que sujetaba en su sombrero una pluma. Ella dice que su regalo va a ser una banda azul, pero que se le cayó en el monte. Él no quiere ir esa noche a recogerla pero ella se burla y él va. Esa noche ella oye como pasos, estaba muy intranquila y casi no pudo dormir. Cuando la luz de la mañana iluminó su habitación se encontró la banda manchada de sangre y le contaron la noticia de que Alonso había sido devorado por los lobos. Ella se quedó muerta, muerta de horror.

        

           Dicen que una vez sucedido esto un cazador tuvo que pasar la noche de Difuntos en ese monte y al día siguiente antes de morir contó cosas horribles, como que unos esqueletos de guerreros perseguían a una mujer que daba vueltas sobre la tumba de Alonso muerta de horror.

EL RAYO DE LUNA

Dice Bécquer que no sabe si es una historia o un cuento, pero que tiene algo de verdad.

        

El protagonista Manrique, un joven poeta, que le gusta leer, los monasterios, los bosques... el prior de un monasterio le ha dicho que las estrellas son otros mundos, él sueña con la hermosura de las mujeres de éstos.

         En Soria hay un puente que conduce al convento de los templarios. Él una noche de verano se paseaba por allí cuando vio como el traje blanco de una mujer se agitaba por ahí. Quiso seguirla, qué podía hacer a esas horas. Le pareció que en una barca cruzaba el río, él echó a correr a ver si la pillaba.

         Después se puso a seguir a la gente que venía del otro lado del río, para saber dónde se hospedaban y vio en una casa que un rayo de luz que se reflejaba en la casa de enfrente. Enseguida supo que esa era la casa de ella, incluso vio un balcón con la luz encendida. Se quedó allí toda la noche, hasta que por la mañana salió un escudero. Tras ser interrogado dijo que en esa casa no había ninguna mujer, sino Alonso Valdecuellos, que estaba enfermo.

        Durante dos meses la buscó hasta que otra noche le pareció verla, se acerco y soltó una estridente carcajada, porque se dio cuenta que era un rayo de luna que se colaba por entre los árboles cuando el viento movía sus ramas.

EL BESO

El momento es cuando el ejército francés se apodera a principios del S. XIX de Toledo.

         Los soldados se reparten por ahí para dormir y a un capitán le buscan el alojamiento de una iglesia, muy desmantelada pero aún se veían las estatuas de piedra sobre el mármol de sus tumbas.

         Al día siguiente, los oficiales se aburrían allí mucho y se reunían en el Zocodover, estaban esperando al recién llegado. Cuando le preguntan cómo ha pasado la noche, éste comienza la historia. Un ruido lo despertó y antes de dormirse vio una mujer muy hermosa arrodillada junto a altar, se le antojaba un espíritu, pero era de mármol. Parecía una dama castellana que por algún milagro permanece así. Junto a ella hay un guerreo, su marido. Los demás soldados quieren verlas y quedan para esa noche.

Se enteran de que son un importante guerrero y Dña. Elvira de Castañeda. Los soldados estaban borrachos, le acercaron a la estatua del guerrero el vino a los labios y le arrojaron la copa entera sobre la cara. El capitán dijo que los labios de la mujer le incitaban a besarlos, cuando iba a besarla el guerrero levantó su brazo y le dio un golpe que lo tiró al suelo echando sangre por la boca, nariz y ojos.

MÁESE PÉREZ EL ORGANISTA

En la presentación de esta leyenda cuenta que oyó esta leyenda en el mismo sitio donde ocurrió (el convento de Santa Inés) de una demandera del convento.

 Esta leyenda gira en torno a un pobre ciego que es organista en una pequeña iglesia Sevillana. Era un hombre muy introvertido, si apenas amigos y su única ocupación era su viejo órgano. Los feligreses le adoraban no tanto por su "simpatía"  sino por su destreza para tocar el instrumento. Tan bien lo hacía que el Arzobispo de Sevilla quería que fuese a la catedral a tocar, especialmente en la misa de gallo. Maese Pérez estaba muy enfermo y una Nochebuena  viendo la muerte muy próxima quiso que lo llevaran a su iglesia  para poder tocar y morir en paz, y así desgraciadamente sucedió. El Arzobispo nombró un sustituto que tenía una gran virtud cuando tocaba el órgano pero que era una mala persona. Al igual que con Maese Pérez le pidió que fuese a tocar a la catedral en la misa de gallo y al año siguiente así lo hizo, pero lo hizo de una forma horrible y ese mismo día sonaba una melodía angelical en la iglesia donde tocaba Maese Pérez  sin nadie sentado en el órgano. Sin duda era el espíritu del pobre ciego el que hacía las delicias de los feligreses.

LOS OJOS VERDES

         La leyenda comienza en una cacería. Fernando de Argensola encabeza la cacería, que se había convertido en una persecución. Perseguían a un pobre ciervo que huía herido. Como último recurso, el ciervo se adentra en una zona de árboles. Al ver esto, un montero al servicio de Fernando de Argensola, gritó "¡Alto todo el mundo!"; y pidió a su señor que por favor abandonase la cacería, argumentando que había oído leyendas sobre esa zona a la que llamaban la fuente de los Álamos. Fernando se negó rotundamente a desperdiciar esa pieza y, haciendo caso omiso a las palabras de Iñigo, el montero, decidió adentrarse en aquella zona boscosa y conseguir aquel ciervo que tanto se había resistido hasta entonces.

         Han pasado días desde que don Fernando se adentró en el bosque y volvió con la pieza sano y salvo; mas su montero no se queda tranquilo y observa en él un cambio de color y bastante sombrío. Le comento a su amo sus observaciones y éste le contesta que estaba enamorado, enamorado de una mujer que vio en la fuente de los Álamos pero que nadie la había visto antes. Le enamoraron sus ojos verdes. Fernando de Argensola le pide a Iñigo que le ayude a encontrarla y a averiguar quien era aquella mujer tan bella.

 

         Un día de los que Fernando rondaba por la fuente de los Álamos en busca de aquella hermosa mujer, la encontró de nuevo y dándose cuenta que aquella ocasión no se repetiría muy a menudo, rápidamente se le declaró. La bella mujer vacilaba la pregunta y le insinuó a Fernando si le seguiría amando si ella no fuese o dejase de ser una mujer de carne y hueso, a lo que Fernando contestó, sin dudarlo, sí.

         Tras esta respuesta, Fernando percibió como el susurro del viento le decía: " Ven, ven...", Fernando se acercó a la mujer y, con un beso, se adentraron en las aguas del lago.

LA AJORCA DE ORO

Pedro, posiblemente por petición o para complacer a su amada María, se desconocen los detalles, intentó robar la ajorca de oro que la Virgen de la Catedral de Toledo posee en una de sus manos. En su intento, el suelo de la catedral se convierte en tumbas, todas las estatuas se bajan de sus huecos y ocupan el ámbito de la iglesia y miran a Pedro con ojos sin pupilas; éste también ve todo un mundo de reptiles y alimañas. Tras tantas impresiones cae desmayado sobre el ara y cuando despierta aun posee la ajorca de oro entre sus manos, pero al parecer a enloquecido.

LA CORZA BLANCA

En este relato la historia versa sobre un noble aragonés, llamado don Dionís, que había luchado en la guerra santa y que tenía una hija, Constanza, que a su vez tenía un sirviente personal que se llamaba Garcés. Un día tras acabar la caza se reunieron todos bajo unos árboles y vino un zagal del cual le dijeron a don Dionís que no estaba muy cuerdo pues pensaba que todos los ciervos se habían aliado contra él, y también que un día buscando a los ciervos apareció un grupo de corzas lideradas por una corza blanca que al verlo huyeron despavoridas. Todos se rieron de las gracias de Esteban menos Garcés que no paraba de pensar en el relato sobre la corza blanca. Garcés amaba a Constanza, la azucena del Moncayo y pensó que si la atrapaba la corza blanca para ella, ésta caería rendida en sus brazos. Salió del castillo armado pensando que atraparía su botín y después de luchar contra todos los elementos consiguió verla junto a su manada y gracias al destino, pues la corza blanca quedó atrapada en un matorral, pudo acercarse a ella e intentar cogerla. Pero cuando iba a hacerlo la corza le habló y él quedó tan sorprendido que se liberó e intentó escapar, mas Garcés le tiró una flecha y acertó en el blanco, pero en realidad la corza era Constanza que se revolcaba en su propia sangre tras haber sido alcanzada  por la flecha de su pretendiente.

 EL MISERERE

Esta leyenda comienza con el descubrimiento, por parte de un hombre, de un libro en una abadía. Al leer el hombre el libro, descubre en el borde de una página una palabra de la que no conocía el significado, así que le pregunta a un hombre de edad si sabía el significado de esta palabra. El anciano reconoce la palabra y le cuenta al “investigador” una vieja leyenda.

 La leyenda decía que tiempo atrás, un hombre entró en esa abadía pidiendo cobijo y un trozo de pan. Los que por aquel entonces habitaban en dicha abadía no tuvieron problema alguno en dárselo, ya que prácticamente ese era su oficio. En la cena, los monjes comenzaron el típico “interrogatorio” que se hace a un desconocido. El hombre fue contestando pacientemente a todas y cada una de sus preguntas hasta que llegaron a la de siempre, “¿a qué se dedica usted?”. El hombre contestó que era músico y que en esos momentos trataba de finalizar el Miserere para que el señor le perdonase todos sus pecados. Al oír esto, uno de los curas allí reunidos le dijo que su trabajo había terminado pues en un monasterio que había en las montañas se oía entonar a los curas muertos todas las noches el Miserere. El músico decidió ascender hasta aquel monasterio y tomar notas para poder finalizar la partitura. Ya se encontraba dentro cuando vio como el monasterio se reconstruía solo y los esqueletos de los monjes trepaban por la ladera de la montaña hasta colocarse en fila india para entonar la canción. El hombre atónito trató de permanecer atento a la respuesta de tantos años de trabajo, pero cuando los curas iban por el versículo 10, un gran resplandor le dejó cegado e hizo quedar inconsciente. Cuando despertó al día siguiente, descendió la montaña hasta llegar a la abadía y allí pidió refugio para poder escribir el Miserere. Escribió todo lo que escuchó, mas cuando intentó hacer el final (sin haberlo oído), le fue imposible. Escribió gran cantidad de borradores pero no lo consiguió, fue tal su frustración que murió enloquecido.

Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer