Ley divina

Terrenal. Razón. Dios. Hombre. Religión. Jesucristo

  • Enviado por: Abaro
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Planteamiento: ¿ley divina o ley terrenal?

Hoy en día es casi normal ver en las pantallas de televisión, como la delincuencia aumenta y como el gobierno trata de bajarle el perfil, de cómo actos tan horrorosos como el de la niña de Poso al Monte (violación y asesinato) estremece la conciencia social y la exigencia de justicia (en tono de venganza) aflora en los labios colectivos.

En hechos como estos,cuesta mucho recordar lo que Jesús Dijo hace 2000 años atrás en el sermón de la montaña, que “amen a sus enemigos” , ya que la naturaleza humana desde sus inicios ha sido de un “ojo por ojo, diente por diente”, esta instaurado en nuestro ser el responder por un daño o prejuicio que se nos realice.

Es por eso que en este ensayo quiero abordar desde el punto de vista de ciudadano católico, como tengo que reaccionar frente a la injusticia, ya que para la mayoría de los católicos nos vemos en una encrucijada, ya que el yo “racional” (el cual es la voz de la ciudadanía) se rebela contra el yo interno (el de los principios cristianos.

¿Cuál debe ser la postura correcta?. Quiero demostrar en este ensayo que Cristo vino a este mundo por algo, que todas sus enseñanzas no por nada han perdurado por casi dos mil años, y que la postura de ley del cristianismo es la única que nos lleva a distinguirnos del resto de los animales, y nos concede el ser “semejante a Dios” (génesis), nos hace humanos

Desarrollo:

En el año 52 antes de Cristo, Cicerón plantea algo en lo cual concuerdo con él, que la razón es un patrimonio común que Dios entrega al hombre; y que es común a una razón verdadera, la cual llamamos ley y esta es un vinculo que nos une con Dios. Además plantea que esta ley no puede ir contra la naturaleza humana, ya que una ley que vaya en contra de virtudes como amar al ser humano, no se puede sustentar en el tiempo, en otras palabras Cicerón dice que la ley proviene de Dios, lo cual confirma que la ley “humana” , directa o indirectamente se fundamenta en un ser supremo que es Dios, lo cual ayuda para refutar a quienes señalan que la ley y Dios son cosas distintas. Hay solo un punto en el que difiero con Cicerón, es el punto en que dice que la ley sanciona por medios de mandatos o prohibiciones, lo cual muchos se fundamentaron para abusar del nombre de Dios para castigar, y se propago el “ojo por ojo, diente por diente”, que varias atrocidades se sustentaban por una mal interpretación de cómo aplicar la ley, lo cual Jesús vino a replantear (y lo tildaron de revolucionario), ya que si la ley tiene una procedencia divina, esta ley no tiene que ser una ley que tan solo castigue, sino que enseñe además por medio del amor y respeto, esta diferencia de pensamiento fue lo que causo la caída de Roma, ya que este imperio se sustentaba en la esclavitud y en pasar a llevar los derechos de las personas (en el usar y abusar). Un ejemplo que se me viene a la memoria fue lo que paso hace varios años atrás con el caso de “el chacal de nahuel toro”, quien cometió un asesinato, que fue repudiado por toda la sociedad, por lo cual fue sentenciado a muerte, pero desde el echo hasta la sentencia, pasaron varios meses, en los cuales la sociedad pudo descubrir quien era este “chacal”, y se dieron cuenta que era mas animal que humano, que no tubo oportunidad de ningún tipo de formación cuando niño, lo que lo llevo a ser un excluido social, y el en la cárcel pudo aprehender y se dio cuenta lo que había echo;

la sociedad le tubo lastima, y quisieron que le perdonaran la vida, pero la sentencia ya estaba dictada y se ejecutó; lo cual removió la conciencia de todos los chilenos.

Ha habido casos delictivos en Chile, que han formado un sentimiento de repudio en la sociedad en contra de los antisociales, por lo cual aflora en nosotros un sentimiento instintivo de querer extirpar esta lacra de la sociedad, el poder ojalá casi por arte se magia hacer una limpieza a fondo. Este sentimiento es natural al ser humano y en especial de los chilenos, que queremos resultados pronto sin realizar un proceso previo.

Retomando un poco el planteamiento de mi hipótesis, ¿nos hemos puesto a pensar cual es nuestra postura ante los hechos que se han suscitado?(Ej. Caso de Poso al monte),¿ porque condeno a la pena máxima?.

Creo que es un poco por olvidadizo, si olvidadizo, ya que para el hombre que tiene fe en Cristo, tiene que seguir su palabra en todos momentos, e interpretarla especialmente en los momentos actuales, o sea, no dejar como una anécdota sus enseñanzas, en este caso especial(del ejemplo anterior), podemos citar enseñanzas de Cristo, como la de que había que respetar las leyes humanas, (lo demostró con “a lo que es del cesar al cesar y lo que es de Dios a Dios”), pero aquello no significa que estuviera de acuerdo del como se aplicaban (especialmente con los castigos como el adulterio, que fue tajante en condenarlo con “el que este libre de culpa que tire la primera piedra”), y las intento cambiar no por la violencia y las armas, sino por el poder de las palabras.

Estos hechos nos deben hacer reflexionar acerca de nuestro desempeño respecto de los juicios que tomamos, ya que el respetar la vida (aunque sea del criminal mas grande) no nos hace mas cobardes, sino que nos hace mas cristianos, ya que el cristiano busca el humanizar los corazones envueltos de odio, y no busca las respuestas populares, sino las respuestas que Jesús quiere que digamos, ( “los débiles a los ojos del hombre, son los fuertes a los ojos de Dios”).

El dar a cada uno lo que le corresponde, es un principio fundamental de la ley, que es acogida de una forma particular por Sócrates, quien plantea una forma de estado que en nuestros tiempos es impracticable, ya que hoy la sociedad avanza en dar mayor libertad y oportunidades a las personas, si uno piensa el ejercer un oficio que es impuesto desde que nacen, lo podemos encontrar ridículo y anticuado, como lo es el comprometer en matrimonio a niños menores de edad, ya que las familias así lo deciden. A pesar de todo lo que menciona Sócrates, en el documento sobre la justicia, puedo rescatar una frase que en nuestros tiempos lo hizo popular San José María Escriva de Balaguer, la cual es “El trabajador se consagra en lo que hace”; Sócrates la oriento en el amor al trabajo, Escriva de Balaguer la oriento en realizar el trabajo como una forma de oración, y modestamente me gustaría orientar esta frase en el sentido de que los cambios tanto de mentalidad como de aplicación de la ley, no la podemos recargar en los hombros de unos cuanto ministros de la corte suprema, sino que es una responsabilidad de cada uno de los ciudadanos de este país, ya que las leyes la hacen los especialistas en derecho, pero ellos se tienen que basar en la realidad (sentir) de la ciudadanía, por ello es importante el poder aplicar como cristiano el sentido de justicia que viene de cristo, y poder dar mi punto de vista desde mi posición (en el eslabón de la sociedad) por eso es importante el poder entregar un grano de arena al sentido de una ley mas humana; esta ley más humana nace de uno, sino ponemos en

practica lo que creemos, nuestra verdad va a ser pisoteada y olvidada, ejemplo de aquello es lo que pude apreciar en los medios de comunicación en estos días en el que sucedieron

muchos homenajes al presidente Salvador Allende, lo cual en algunos de los actos lo elevaron hasta un nivel casi de “santo”, lo cual rebela nuestra forma de ser, que es siempre quedarnos con lo positivo y olvidar lo negativo, como dijo el párroco de la iglesia de Reñaca (en un medio de comunicación) , el cual menciona que le habían cambiado la historia que el vivió, que ahora no se esta respetando una verdad en común para los chilenos, sino una verdad para algunos de los chilenos, y con medidas como estas es muy difícil que lleguemos pronto a un punto de unión para todos los chilenos.

Conclusión:

Podemos concluir que la ley nace para satisfacer una necesidad de protección de las personas, además para ir hacia una sociedad mas libre y unida se necesita compromisos tanto de palabras como de obra, ya que para quienes creemos en cristo es fundamental respaldar nuestro actuar con sus palabras, ser seguidores de Jesús no nos hace mas cobardes, sino mas humanos y el día en que podamos respetarnos tanto nuestras ideas, forma de ser y la verdad, vamos a poder dar una nueva cara al Chile que todos queremos.