Ley 29/1999, de modificación de la Ley 14/94 de 1 junio, de las ETT (Empresa de trabajo temporal)

Empleo. Relaciones laborales. Retribuciones

  • Enviado por: Legislador Español
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad

Legislación Española (www.jurisweb.com)

Indice General Legislación

Boletín Jurídico

Jurisweb

Menu Principal

Buscador

Ley 29/1999, Ley de modificación de la L 14/94 de 1 junio., por la

que se regulan las Empresas de Trabajo Temporal.

JUAN CARLOS I

REY DE ESPAÑA

A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed; Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la

siguiente Ley.

EXPOSICION DE MOTIVOS

La Ley 14/94, de 1 de junio, reguló por primera vez en nuestro ordenamiento

jurídico la actividad de las empresas de trabajo temporal, cuya actividad consiste

en poner trabajadores a disposición de las empresas usuarias con el fin de

satisfacer necesidades temporales de éstas. El objetivo de esta norma fue

homologar la regulación de estas instituciones con las ya existentes en algunos

países de la Unión Europea, así como garantizar el mantenimiento de los derechos

laborales y la protección social de los trabajadores contratados para ser cedidos

por parte de las empresas de trabajo temporal.

Esta especial situación de la empresa usuaria respecto al trabajador contratado

por una empresa de trabajo temporal se regula también en la Ley 31/95, de 8 de

noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, que incorpora a nuestro

ordenamiento, entre otras, la Directiva 91/383/CEE relativa a medidas tendentes

a promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de los

trabajadores con una relación laboral de duración determinada o de empresas de

trabajo temporal. En esta norma se establece que la empresa usuaria será

responsable de las condiciones de ejecución del trabajo en todo lo relacionado

con la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores y de las

obligaciones de información en materia de riesgos laborales.

Como consecuencia de los compromisos alcanzados en el «Acuerdo

interconfederal para la estabilidad en el empleo», se propuso al Gobierno la

modificación de la regulación contenida en el artículo 17 de la Ley 14/1994,

propuesta ésta que fue recogida por el Real Decreto-ley 8/97, de 16 de mayo.

Como derechos de los trabajadores en la empresa usuaria se regula la atribución

de la representación de los trabajadores en misión a los representantes de los

trabajadores de la empresa usuaria, a efectos de formular cualquier reclamación

en relación con las condiciones de ejecución de la actividad laboral, en todo

aquello que atañe a la prestación de servicios de los trabajadores de la empresa

de trabajo temporal.

No obstante lo anterior, y transcurridos más de tres años desde la regulación de

las empresas de trabajo temporal en nuestro país, éstas han incrementado

notablemente su actividad a la vez que los derechos laborales y la protección

social de los trabajadores han ido disminuyendo. Según el Consejo Económico y

Social, el elevado grado de aceptación de la contratación a través de esta vía,

deriva no sólo del hecho de ser un medio más flexible de contratación, sino

también de los menores costes salariales que implican la contratación de

trabajadores de empresas de trabajo temporal, siendo éste el principal incentivo

para su utilización. Así pues, el recurso a la contratación de los trabajadores de

empresas de trabajo temporal no sólo constituye un medio para atender a

necesidades temporales de la empresa usuaria, sino que además se ha constituido

en un medio de reducir los costes salariales.

Los trabajadores contratados para ser cedidos a las empresas usuarias no sólo

han sufrido las consecuencias de una elevada precariedad laboral, derivada del

carácter temporal que este tipo de contratación supone y de la prestación de

servicios en distintas empresas por períodos cortos, sino que además sus salarios

se encuentran muy por debajo de los salarios reconocidos a los trabajadores de

la empresa usuaria que efectúan los mismos trabajos o trabajos de igual valor, al

serles de aplicación distintas normas pactadas.

Por ello, la presente iniciativa legislativa lleva a cabo una reforma de la Ley

14/1994, de 1 de junio, de Empresas de Trabajo Temporal, introduciendo

modificaciones en sus artículos 2, 5, 6, 7, 8, 9, 11, 12, 19 y 20, a fin de

garantizar al trabajador de este tipo de empresas una mayor seguridad jurídica en

su relación laboral con la empresa usuaria. En especial, hay que destacar la

modificación del artículo 11 de la Ley 14/1994, que asegura al trabajador que

presta sus servicios a través de una empresa de trabajo temporal una retribución

al menos igual que la del trabajador de la empresa usuaria, sin perjuicio de que

por convenio colectivo de las empresas de trabajo temporal se establecieran

retribuciones superiores, en cuyo caso serían aplicables estas últimas.

Una vez finalizado el proceso de convergencia salarial de los trabajadores

contratados por las empresas de trabajo temporal para ser cedidos a otras

empresas, deberán impulsarse, preferentemente a través de la negociación

colectiva, aquellas medidas que posibiliten un aumento de la estabilidad en el

empleo de los trabajadores de las empresas de trabajo temporal, tanto los de

carácter estructural como de los contratados para prestar servicios en empresas

usuarias.

Artículo único.

Los artículos de la Ley 14/1994, de 1 de junio, por la que se regulan las

empresas de trabajo temporal, que se relacionan a continuación, quedan

modificados en los términos siguientes:

Uno. Se incorporan un segundo y tercer párrafos al apartado 1 del artículo 2, con

la siguiente redacción:

«A efectos de apreciar el cumplimiento del requisito relativo a la estructura

organizativa, se valorarán la adecuación y suficiencia de los elementos de la

empresa para desarrollar la actividad planteada como objeto de la misma,

particularmente en lo que se refiere a la selección de los trabajadores, su

formación y las restantes obligaciones laborales. Para esta valoración se tendrán

en cuenta factores tales como la dimensión, equipamiento y régimen de titularidad

de los centros de trabajo; el número, dedicación, cualificación profesional y

estabilidad en el empleo de los trabajadores contratados para prestar servicios

bajo la dirección de la empresa de trabajo temporal; y, el sistema organizativo y

los procesos tecnológicos utilizados para la selección y formación de los

trabajadores contratados para su puesta a disposición en empresas usuarias.

En todo caso, la empresa de trabajo temporal deberá contar con un número

mínimo de doce trabajadores contratados para prestar servicios bajo su dirección

con contratos estables o de duración indefinida, a tiempo completo o parcial, por

cada mil trabajadores o fracción contratados en el año inmediatamente anterior,

computados teniendo en cuenta el número de días totales de puesta a disposición

del conjunto de los trabajadores cedidos, dividido por trescientos sesenta y

cinco. Este requisito mínimo deberá acreditarse para la concesión de la primera

prórroga anual, y mantenerse en lo sucesivo adaptándolo anualmente a la

evolución del número de contratos gestionados.»

Dos. Se incorpora un tercer párrafo al apartado 4 del artículo 2, con la siguiente

redacción:

«En los expedientes de primera autorización y prórroga, la autoridad laboral

recabará con carácter preceptivo y no vinculante informe de la Inspección de

Trabajo y Seguridad Social.»

Tres. Se incorpora un nuevo apartado 5 al artículo 2, con la siguiente redacción:

«5. La empresa de trabajo temporal estará obligada a mantener una estructura

organizativa que responda a las características que se valoraron para conceder la

autorización. Si como consecuencia de la vigilancia del cumplimiento de la

normativa laboral la autoridad laboral que concedió la autorización apreciase el

incumplimiento de esta obligación, procederá a iniciar de oficio el oportuno

procedimiento de extinción total o parcial de la autorización.

La apertura de este procedimiento se notificará a la empresa de trabajo temporal,

a fin de que pueda efectuar las alegaciones que considere oportunas,

recabándose informe preceptivo y no vinculante de la Inspección de Trabajo y

Seguridad Social, e informe de los representantes de los trabajadores de la

empresa de trabajo temporal.

Si en el expediente quedase acreditado el incumplimiento de la obligación de

mantenimiento de la estructura organizativa de la empresa, la resolución

procederá a declarar la extinción total o parcial de la autorización, especificando

las carencias o deficiencias que la justifican y el ámbito territorial afectado. La

reanudación de la actividad de la empresa requerirá de una nueva autorización.»

Cuatro. El artículo 5 queda redactado de la siguiente forma:

«Artículo 5. Obligaciones de información a la autoridad laboral.

1. La empresa de trabajo temporal deberá remitir a la autoridad laboral que haya

concedido la autorización administrativa una relación de los contratos de puesta a

disposición celebrados, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

Dicha relación será remitida por la autoridad laboral a los órganos de

participación institucional a los que se refiere la letra b) del apartado 3 del artículo

8 del Estatuto de los Trabajadores, resultando igualmente de aplicación lo

dispuesto en el mismo en materia de sigilo profesional.

2. Igualmente, la empresa de trabajo temporal deberá informar a dicha autoridad

laboral sobre todo cambio de titularidad, apertura y cierre de centros de trabajo y

ceses de la actividad.

3. Si el lugar de ejecución del contrato de trabajo, o de la orden de servicio en su

caso, se encontrase situado en un territorio no incluido en el ámbito geográfico de

actuación autorizado de la empresa de trabajo temporal, ésta deberá notificar a la

autoridad laboral de dicho territorio la prestación de estos servicios, con carácter

previo a su inicio, adjuntando una copia del contrato de trabajo y de su

autorización administrativa.»

Cinco. El apartado 2 del artículo 6 queda redactado de la siguiente forma:

«2. Podrán celebrarse contratos de puesta a disposición entre una empresa de

trabajo temporal y una empresa usuaria en los mismos supuestos y bajo las

mismas condiciones y requisitos en que la empresa usuaria podría celebrar un

contrato de duración determinada conforme a lo dispuesto en el artículo 15 del

Estatuto de los Trabajadores.»

Seis. El apartado 1 del artículo 7 queda redactado de la siguiente forma:

«1. En materia de duración del contrato de puesta a disposición, se estará a lo

dispuesto en el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores y en sus

disposiciones de desarrollo para la modalidad de contratación correspondiente al

supuesto del contrato de puesta a disposición, sin perjuicio de lo dispuesto en el

artículo 12.3 de esta Ley en cuanto a los eventuales períodos de formación

previos a la prestación efectiva de servicios.»

Siete. La letra c) del artículo 8 queda redactada de la siguiente forma:

«c) Cuando en los doce meses inmediatamente anteriores a la contratación la

empresa haya amortizado los puestos de trabajo que se pretendan cubrir por

despido improcedente o por las causas previstas en los artículos 50, 51 y 52,

apartado c), del Estatuto de los Trabajadores, excepto en los supuestos de fuerza

mayor, o cuando en los dieciocho meses anteriores a dicha contratación los

citados puestos de trabajo hubieran estado cubiertos durante un período de

tiempo superior a trece meses y medio, de forma continua o discontinua, por

trabajadores puestos a disposición por empresas de trabajo temporal.»

Ocho. El artículo 9 queda redactado de la siguiente forma:

«Artículo 9. Información a los representantes de los trabajadores en la empresa.

La empresa usuaria deberá informar a los representantes de los trabajadores

sobre cada contrato de puesta a disposición y motivo de utilización, dentro de los

diez días siguientes a la celebración. En el mismo plazo deberá entregarles una

copia básica del contrato de trabajo o de la orden de servicio, en su caso, del

trabajador puesto a disposición, que le deberá haber facilitado la empresa de

trabajo temporal.»

Nueve. El artículo 11 queda redactado de la forma siguiente:

«Artículo 11. Derechos de los trabajadores.

1. Los trabajadores contratados para ser cedidos a empresas usuarias tendrán

derecho durante los períodos de prestación de servicios en las mismas a percibir,

como mínimo, la retribución total establecida para el puesto de trabajo a

desarrollar en el convenio colectivo aplicable a la empresa usuaria, calculada por

unidad de tiempo. Dicha remuneración deberá incluir, en su caso, la parte

proporcional correspondiente al descanso semanal, las pagas extraordinarias, los

festivos y las vacaciones, siendo responsabilidad de la empresa usuaria la

cuantificación de las percepciones finales del trabajador. A tal efecto, la empresa

usuaria deberá consignar dicho salario en el contrato de puesta a disposición del

trabajador.

2. Sin perjuicio de lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores, cuando el

contrato se haya concertado por tiempo determinado el trabajador tendrá

derecho, además, a recibir una indemnización económica a la finalización del

contrato de puesta a disposición equivalente a la parte proporcional de la

cantidad que resultaría de abonar doce días de salario por cada año de servicio.»

Diez. Se da nueva redacción al apartado 2 del artículo 12, incorporando dos

nuevos apartados 3 y 4 a dicho artículo, todo ello con la siguiente redacción:

«2. Las empresas de trabajo temporal estarán obligadas a destinar anualmente el

1 por 100 de la masa salarial a la formación de los trabajadores contratados para

ser cedidos a empresas usuarias, sin perjuicio de la obligación legal de cotizar por

formación profesional.

3. La empresa de trabajo temporal deberá asegurarse de que el trabajador,

previamente a su puesta a disposición de la empresa usuaria, posee la formación

teórica y práctica en materia de prevención de riesgos laborales necesaria para el

puesto de trabajo a desempeñar, teniendo en cuenta su cualificación y experiencia

profesional y los riesgos a los que vaya a estar expuesto. En caso contrario,

deberá facilitar dicha formación al trabajador, con medios propios o concertados,

y durante el tiempo necesario, que formará parte de la duración del contrato de

puesta a disposición, pero será en todo caso previo a la prestación efectiva de los

servicios. A tal efecto, la celebración de un contrato de puesta a disposición sólo

será posible para la cobertura de un puesto de trabajo respecto del que se haya

realizado previamente la preceptiva evaluación de riesgos laborales, conforme a

lo dispuesto en los artículos 15.1.b) y 16 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre,

de Prevención de Riesgos Laborales.

El gasto de formación en materia preventiva será computado a efectos de lo

dispuesto en el apartado 2 anterior, pero el montante establecido en dicho

apartado no constituye en ningún caso un límite a las necesidades de formación en

materia preventiva.

4. Será nula toda cláusula del contrato de trabajo que obligue al trabajador a

pagar a la empresa de trabajo temporal cualquier cantidad a título de gasto de

selección, formación o contratación.»

Once. Se añade una nueva letra c) al apartado 1 del artículo 19, con la siguiente

redacción:

«c) No entregar a la empresa usuaria la copia básica del contrato de trabajo o la

orden de servicio de los trabajadores puestos a disposición de la misma, así

como la restante documentación que esté obligada a suministrarle.»

Doce. Se modifican las letras c) y d) del apartado 2 del artículo 19 y se añade

una nueva letra f) a dicho apartado, quedando redactadas de la forma siguiente:

«c) Formalizar contratos de puesta a disposición para supuestos distintos de los

previstos en el apartado 2 del artículo 6 de esta Ley o para la cobertura de

puestos de trabajo respecto de los que no se haya realizado previamente la

preceptiva evaluación de riesgos.

d) No destinar a la formación de los trabajadores las cantidades a que se refiere

el artículo 12.2 de esta Ley.»

«f) La puesta a disposición de trabajadores en ámbitos geográficos para los que

no se tiene autorización administrativa de actuación, salvo lo previsto en el

apartado 3 del artículo 5 de esta Ley.»

Trece. La letra c) del apartado 3 del artículo 19 queda redactada de la forma

siguiente:

«c) No dedicarse exclusivamente a la actividad constitutiva de la empresa de

trabajo temporal.»

Catorce. Se añade una letra b) al apartado 1 del artículo 20, quedando

redactada de la forma siguiente:

«b) No facilitar los datos relativos a la retribución total establecida en el convenio

colectivo aplicable para el puesto de trabajo en cuestión, a efectos de su

consignación en el contrato de puesta a disposición.»

Quince. Se modifican las letras b) y e), del apartado 2 del artículo 20, quedando

redactadas de la forma siguiente:

«b) Formalizar contratos de puesta a disposición para supuestos distintos de los

previstos en el apartado 2 del artículo 6 de esta Ley o para la cobertura de

puestos de trabajo respecto de los que no se haya realizado previamente la

preceptiva evaluación de riesgos.»

«e) Formalizar contratos de puesta a disposición para la cobertura de puestos o

funciones que, en los doce meses anteriores, hayan sido objeto de amortización

por despido improcedente, despido colectivo o por causas objetivas, o para la

cobertura de puestos que en los dieciocho meses anteriores hubieran estado ya

cubiertos por más de trece meses y medio, de forma continua o discontinua, por

trabajadores puestos a disposición por empresas de trabajo temporal,

entendiéndose en ambos casos cometida una infracción por cada trabajador

afectado.»

Disposición transitoria única.

Las empresas de trabajo temporal que en la fecha de entrada en vigor de esta

norma hubieran sido ya autorizadas administrativamente para el desarrollo de su

actividad con carácter definitivo deberán acreditar ante la autoridad laboral que

concedió la autorización, en un plazo de seis meses desde la entrada en vigor de

esta Ley, el cumplimiento del requisito establecido en el tercer párrafo del

apartado 1 del artículo 2, en la redacción dada por esta norma.

Disposición derogatoria única.

Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a

lo dispuesto en la presente Ley.

Disposición final primera.-

Se faculta al Gobierno para dictar las disposiciones necesarias para la aplicación

y desarrollo de esta Ley.

Disposición final segunda.-

La presente Ley entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Boletín

Oficial del Estado.

Por tanto, Mando a todos los españoles, particulares y autoridades, que guarden

y hagan guardar esta Ley.

Madrid, 16 de julio de 1999.

JUAN CARLOS R.

El Presidente del Gobierno,

JOSE MARIA AZNAR LOPEZ.

(Nota: Texto informativo no oficial )

[ Volver al Indice de esta Ley ] [ Arriba ]

Boletín Jurídico Jurisweb

Indice Legislación

Menu Principal

Buscador

© www.Jurisweb.com Desde 1997