Leonor de Aquitania. Templarios. Cruzadas

Historia universal. Parsifal. Arca de la Alianza. Santo Grial

  • Enviado por: Elena Julià
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

Leonor de Aquitania. Templarios. Cruzadas
LEONOR DE AQUITANIA

Leonor de Aquitania nació en Francia el 19 de noviembre según unos registros, el 22 del mismo mes según otros, de 1122,hija de Aenor de Châtellerault (hija de la querida oficial del abuelo de Leonor) y Guillermo X de Aquitania (1099-1137), y heredó de su padre dicho ducado, así como el ducado de Poitou. Era nieta de Guillermo IX Conde de Aquitania y Poitou, trovador inspirado, descrito por los historiadores como gordito de ojos verdes y libido portentosa que anduvo en la Primera Cruzada. Gracias a los matrimonios y divorcios con Luis VII y Enrique Plantagenet (Enrique II) llegó a ser reina de Francia y después de Inglaterra. De esta forma llegó a emparentar con dos de las dinastías más poderosas de la Europa del siglo XII, los Capetos franceses y los Plantagenet ingleses. Pero una mujer de aquella época, cuando lograba destacar de verdad, era acosada por muchas envidias, que hicieron que de su vida naciera una leyenda oscura de inmoralidad. Leonor tuvo un carácter fuerte, intervino activamente en la política de su época, consiguiendo evitar una guerra entre sus hijos Ricardo Corazón de León (su hijo preferido) y Juan Sin Tierra (el hijo menor, el cual no gozaba del cariño que Leonor les tenia al resto de sus hijos, ya que fue concebido mientras su padre estaba con otra mujer). La relación con sus tres hijas mujeres (Matilde, Aenor y Juana) fue tierna y culta. La libertad de sus gustos y la independencia de las convenciones sociales con las que le tocó vivir contribuyeron a cambiar la imagen de la mujer del siglo XII. Fue la gran precursora del feminismo y de la libertad de las mujeres. Tuvo una corte que fue el centro de la lírica provenzal, recibiendo a trovadores (su abuelo fue el primer trovador de la historia) y poetas, ya que era amante del arte, especialmente de la música. No solo apoyó a numerosos trovadores, si no que también escribió algunos poemas. Es por algunos considerada patrona de las artes y excelsa poetisa. Incansable y tenaz en todas sus tareas, ya fueran familiares o políticas, emprende a la edad de 80 años un viaje a España para asistir al matrimonio de su nieta, Blanca de Castilla

Los padres de Leo estaban casados desde 1121 y al nacimiento de ella siguió el de otra chica, Petronilla y el del varón Guillermo Aigret. La corte del abuelo de Leo era el centro de trovadores, maromeros, intelectuales y mujeres hermosas, y Leo heredó de su alegrísimo ancestro el amor por las artes, la inteligencia y la alborotada sexualidad. Leonor y sus hermanos fueron muy bien educados por los mejores tutores, y dicen que fue una excelente alumna. La niñez despreocupada y feliz de Leo acabó con la muerte de su madre, de su hermano menor a quien idolatraba, de su abuelo, a quien ella apreciaba tantísimo(en 1126) y de su padre en 1137. Huérfana, Leo resultó ser la heredera más rica y seductora de Francia. A los quince años la casaron con el rey (a partir de entonces) francés Luis VII (1121-1180), que se había visto coronado por accidente cuando su hermano mayor y único murió. Luis VII había sido preparado por sacerdotes para entrar como prelado católico, era un chico soso, grave, aburrido, piadoso y de baja libido. Sin bien admiraba y llegó a amar a su hermosa e inteligente esposa, se dice que no era muy aficionado al deporte erótico. Por fin, 1145 Leonor tuvo una hija, Marie. Después, Leonor se dedicaba a coser, cocinar y leer para no aburrirse mientras su marido pasaba horas rezando arrodillado. Leo ansiaba poder gobernar personalmente Aquitania, pero Luis VII no permitía esto a su mujer. Cuando Luis se animó a irse en la segunda cruzada a Palestina, Leo reunió un grupo de mujeres para que la acompañaran y fue tras su marido. En Antioquia, Leonor fue recibida con gran pompa por su tío Raimundo, y los dos opinaron que Jerusalén podría ser conquistada si hacían que los turcos marcharan hacia el norte. Luis VII se sintió ridiculizado al ver su mujer opinaba en asuntos de tácticas militares (ya que era considerado esto en aquel tiempo como una de las cosas no aptas para damas) y hubo una gran reyerta entre ellos. Luis prefirió regresar a casa llevando prácticamente obligada a una furiosa Leonor, y pronto se pudo ver que la cruzada era un autentico fracaso. De camino a Francia, Leo y Luis visitaron al Papa para pedirle el divorcio, y su petición no fue aceptada. De vuelta en Francia, Leo descubrió que ya no soportaba mas ese matrimonio, aunque estaba encinta de nuevo. En 1150 nació su segunda hija, Alicia, pero ni el nacimiento de este segundo retoño pudo salvar el matrimonio. En 1152, tras haber mandado un buen costal de reales a Roma, Luis y Leonor obtienen la anulación de su matrimonio (ya que eran familiares podía declarase nulo). Apenas ocho meses después del divorcio, Leonor contrae matrimonio con Enrique Plantagenet, Duque de Normandía y futuro rey Enrique II de Inglaterra, del cual ella, con casi treinta años se había enamorado apasionadamente. Y llevó como dote para su jovencísimo marido casi la mitad de las tierras que hoy conforman la Francia moderna. Con el apoyo y el dinero de Leo, Enrique en 1154 se hizo rey de Inglaterra. Con la coronación de Enrique, Aquitania pasa a Inglaterra y Enrique intenta hace valer sus derechos sobre Francia, lo que da lugar a una serie de conflictos armados entre los dos países a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XII. Leo y Enrique tuvieron cinco varones (Guillermo, Enrique el Joven, Ricardo Corazón de León, Godofredo y Juan I o Juan Sin Tierra) y tres chicas (Matilde, Aenor y Juana). Cuando estos hijos fueron creciendo y Enrique encontró a su mujer demasiado sesuda para su gusto, comenzaron a desfilar las queridas y Leo decidió acabar con esta relación llena de engaños después del pavoroso parto de Juan, futuro Juan Sin Tierra, cuando ella tenía 44 años de edad. Cuenta la leyenda que Leo descubrió que la bella e inocente Rosamunda Clifford era la amante de su marido y la hizo pasar por un laberinto, entre otras torturas. Más tarde, Enrique siguió traicionando su matrimonio con Leo con una muchacha francesa que era hija de Luis VII (primer marido de Leo y rey de Francia) y su segunda esposa. Enrique había hecho llevar a esta joven a su corte para educarla y comprometerla con su hijo Ricardo Corazón de León, que era homosexual, pero fue Enrique el que acabo seduciéndola.

En 1169 Enrique decidió enviar a Leo a Aquitania para que pacificara a los revoltosos súbditos, y así dejo de tenerla a su lado, que es lo que él deseaba ahora. Una vez más los mejores trovadores, intelectos y sabios de aquellos tiempos se reunieron en Poitiers, Leonor y Marie (fruto de su primer matrimonio) se reconciliaron, y entre ambas comisionaron al bardo Chrétien de Troyes que compusiera el romance de la Reina Ginebra y Lancelot. Marie y Leo crearon un código del amor que constaba de 31 artículos, y escribieron pensamientos feministas que escandalizaron a la gran mayoría de los hombres de entonces y Leo se dedicó a promocionar las “Cortes del Amor”, creadas por ella misma, donde las parejas llevaban sus querellas románticas ante un tribunal de damas ilustradas. Durante este tiempo, Leo no descuidó su propia vida amorosa y tuvo varios amantes, entre ellos a un bello negro sarraceno. En la Navidad del año 1172 Enrique II invitó a volver a Inglaterra a su esposa y a sus hijos, pero en 1173 los muchachos, que fueron animados por Leo, se rebelaron en contra de Enrique. Él decidió encarcelar en una torre a la rebelde y consentidora Leo. Leo no pudo salir de allí hasta que Enrique murió en 1189. En aquel momento, tres de los hijos que Leo y Enrique tuvieron ya habían muerto también, y Ricardo fue coronado rey de Inglaterra. Más tarde, Ricardo se marchó a las Cruzadas y Leo hizo el papel de regente durante su ausencia, y le consiguió como novia a Berenguela de Navarra, a pesar de conocer su homosexualidad, para que Ricardo engendrara hijos y así tener herederos. Leo, consciente que Ricardo podría romper el compromiso, escoltó a Berenguela hasta que se celebró la boda. Ricardo murió el 6 de abril de 1199 víctima de gangrena que le causó una herida, y fue sucedido por Juan Sin Tierra, el último hijo de Leo. Después, Leo regresó a su Aquitania y se retiró a la abadía de Fontevraud, escribiendo poemas, cosiendo, e intrigando como siempre, a tal punto que fue ella la que escogió a su nieta castellana Blanquita para que fuera la esposa de un nieto de su ex marido. Fue respetada y apreciada por sus nietos, y una anciana alegre que reía cuando alguien le preguntaba si era cierto que había tenido una aventura con el sultán Saladino, el hombre que se dice fue el gran amor platónico de su hijo Ricardo Corazón de León. Leonor murió un 2 de abril de 1204 a la edad de 82 años cuando aun gozaba de buena salud, con una larga melena blanca, con la dentadura completa y sin haber padecido de ningún dolor de artritis en toda su vida. Fue enterrada al lado de su querido hijo homosexual Ricardo, y su tumba es visitada por miles de mujeres, que van a rendirle homenaje a la seductora precursora del feminismo.

Leonor de Aquitania. Templarios. Cruzadas
LOS CABALLEROS TEMPLARIOS

Éstos caballeros formaron parte de una modesta orden religiosa y militar que, en un coro periodo de tiempo, se convirtió en la más poderosa organización de su tiempo, una institución tan fuerte que rivalizaba con los reinos cristianos europeos en poder, dinero y tierras. Se dedicaban a defender las cruzadas y los santos lugares de los infieles.

Todo comenzó cuando, en 1.118, con Jerusalén en manos cristianas, el conde Hugo de Champaña, uno de los personajes más influyentes de Francia en aquella época, decide reclutar nueve hombres para llevar a cabo una secreta misión, y consigue sin problemas que el rey de Jerusalén de aquella época, Balduino II, les ceda la Cúpula de la Roca (que era una mezquita construida por los musulmanes en el lugar donde se encontraba el antiguo templo de Salomón, bajo el cual había una gran roca con mucha historia: para los cristianos, en aquel lugar Abraham, siguiendo las instrucciones de Yahvé, intentó sacrificar a su hijo; y también era ése el lugar donde, según el Islam, Mahoma había ascendido a los cielos, utilizando una escalera divina, y en aquel viaje a los cielos, Mahoma recibió las enseñanzas del mismo Alá y comprendió gracias a esto la estructura del universo.

Los primeros caballeros Templarios creyeron que en aquel lugar quizás se encontrara algo como una "escalera hacia el cielo", y por eso durante los primeros diez años de la orden, únicamente se dedicaron a excavar y buscar en aquel recinto, encontrando enormes grutas subterráneas que fueron construidas en tiempos de Salomón.

No se sabe la verdad acerca de lo que encontraron allí los caballeros del Temple, pero sea lo que fuere, el descubrimiento debió ser excepcional para conseguir la clase de privilegios que se lograron. El hecho es que el Vaticano conocía el descubrimiento y concedió a los Templarios los privilegios siguientes:

  • Se les permitía conservar los botines conseguidos en las batallas.

  • No necesitaban pagar diezmo alguno a la Iglesia.

  • Tenían sus propios capellanes.

  • Se les permitió construir iglesias y catedrales.

  • Solo se sometían a la autoridad del pontífice en persona, estando exentos de todo sometimiento a la iglesia.

Ha habido a lo largo de la historia muchas y muy variadas teorías acerca de lo que encontraron los templarios en el antiguo templo de Salomón, pero quizá la más extendida sea la idea de muchos cristianos de que allí se encontraba una reliquia única; que podría ser el Arca de la Alianza, el cofre en el que se guardaron las tablas de la Ley que Yahvé entregó a Moisés, siendo éste Arca el más poderoso artefacto creado por Yahvé, al cual se le atribuye la capacidad de destruir la murallas y de conquistar reinos enteros. Del Arca de la Alianza se sabe que estuvo guardada en el templo de Salomón hasta que fue sacada de allí misteriosamente, ya que cuando el templo fue destruido por primera vez, no se encontró.

Existe otra teoría famosa acerca de lo que encontraron los Templarios en la Cúpula de la Roca: El Grial. El Grial es conocido, como la copa con la cual Jesucristo celebró la última cena, y esa misma copa fue utilizada por José de Arimatea para recoger la sangre del Cristo crucificado. Supuestamente, dicha copa tendría unos poderes mágicos. Para otros pensadores, sin embargo, esta versión de la naturaleza del Grial es completamente falsa, y se basan las siguientes ideas: el principal legado que nos dejó Jesús fue su desprecio hacia las reliquias, las cuales, desvirtuaban el significado verdadero de sus enseñanzas.

También se han formulado otras fantásticas hipótesis acerca de la naturaleza del Grial, como que era en realidad el Arca de la Alianza, o que era el linaje divino de descendientes directos de Jesucristo...Se cuenta incluso que los templarios llegaron a América antes del descubrimiento por Colón...

Realmente, en lo único que nos podemos basar para encontrar el significado del Grial es en la literatura medieval, en la cual abundan referencias al mismo, como en las leyendas del rey Arturo o en la odisea de Parsifal. En aquella época, la literatura estaba llena de referencias ocultas a procesos alquímicos, ritos iniciáticos secretos y procesos espirituales. Y es precisamente en éstas obras donde mejor se aprecia; el Grial es la conquista del Yo superior, el grado superior de iniciación, que sólo se alcanza cuando se superan todas las pruebas anteriores, representados en la literatura medieval con encuentros con dragones, odiseas y otras hazañas. El significado oculto que se desprende de las hazañas del rey Arturo es el siguiente: Por consejo de Merlín, Arturo erige la Mesa Redonda con doce asientos simbolizando al Cosmos. De la lectura subterránea de los libros de hazañas artúricas del ciclo bretón se deduce una profunda simbología: "Los doce asientos, además de la trasmigración del alma a través de las doce eras cósmicas o ciclos del gran zodiaco, representan las doce pruebas iniciáticas del hombre antes de la conquista del yo superior". En el centro de la mesa se reservó un lugar para el Santo Grial, y a la derecha del rey Arturo quedó una silla vacante reservada para el Mejor Caballero del Mundo. Si alguien que no fuera digno de él osara en sentarse allí, moriría al momento. Una noche de Pentecostés Galahad, hijo de Lancelot, hijo a su vez del Rey Ban y considerado el mejor caballero de Arturo, quien tras superar una serie de pruebas iniciáticas que simbolizan la búsqueda del hombre hacia su propia esencia-,se sentó en aquel asiento, y accedió, en otro plano de la realidad, al Castillo Venturoso, la morada del Santo Grial, el cual ignora al ver a una joven de turbadora belleza que se parece a la mujer de Arturo, Ginebra. Y así, el hombre que estaba destinado a conocer el Santo Grial se vuelve indigno y queda desposeído de sus dotes de caballero.

En cuanto a la odisea de Parsifal, que fue creada por por el trovador alemán Wolfram von Eschenbach, y representada posteriormente por Richard Wagner, se nos cuenta que Parsifal, que habitaba en un bosque, vio pasar a varios caballeros. Él los consideró ángeles y, desde entonces, luchó por unirse a la Mesa Redonda. Lo consiguió e inició su odisea caballeresca e iniciática en busca del Grial, que le hizo llegar al castillo (la morada del Grial), en donde avista a una doncella portando el Santo Grial. Al igual que sus predecesores, no supera las pruebas y vaga por el mundo hasta que visita el Castillo Venturoso, allí observa el Santo Grial y fallece… Y es que según la tradición, el iniciado debe "morir" para acceder a un mundo superior.

Quizás sea éste el verdadero significado del Grial, el cual es un estado de desarrollo espiritual pleno.

Aunque también se cuenta que lo que se encontró en la época de las primeras excavaciones no fue ningún objeto material de especial valor, sino que se descubrió un saber oculto durante muchos años, que fue reservado única y exclusivamente a un pequeño grupo de Templarios que lo guardaban con gran celo incluso entre los miembros de la orden, cosa que provocó no pocos enfrentamientos.

A comienzos del siglo XIV, los templarios eran una fuerza que gozaba de una envidiable posición en comercio internacional. Ésto contrastaba con la mala situación económica de Felipe el Hermoso, rey de Francia, el cual, para solucionar sus problemas decidió suprimir la orden y quedarse con sus riquezas. Al tratarse de una orden militar, no podía disolverla sin el consentimiento del Papa Clemente V, que accedió a acusar a la orden de herejía, al adorar a un supuesto ídolo pagano llamado Baphomet. Rápidamente casi todos los templarios de Francia fueron detenidos, acusados de herejía y torturados hasta que reconocieron la adoración al supuesto ídolo pagano. Todos los templarios fueron muertos en la hoguera mientras se retractaban de sus confesiones de herejía, al tiempo que el jurado eclesiástico que les juzgó se lamentaba por la farsa que se había cometido.

Nunca sabremos si lo que se dijo sobre la adoración a un ídolo pagano tiene algo de cierto, aunque que los templarios tenían una especial devoción por San Juan Bautista, el cual consideraban era el descendiente directo de la casta sacerdotal, siendo Jesús el descendiente directo de la casta real. Ambas castas gobernarían juntas en Jerusalén, según la tradición que encontraron en las cercanías del templo de Salomón. Quizá de ahí venga el escudo templario, en el que se ve dos hombres cabalgando sobre el mismo caballo.

En realidad la información verdaderamente fiable y demostrable acerca de los secretos de los templarios es escasísima, y durante siglos muchas personas han investigado y escrito sobre la leyenda:

“Jaques de Molay, el último Gran Maestre de los templarios fue quemado vivo el 19 de marzo de 1314 en la isla de Javiaux en París después de ser horriblemente torturado.

Al comienzo de su largo suplicio, en una hoguera sin humos que alargó su agonía, emplazó a sus acusadores a encontrarse en la muerte con Dios en un plazo inferior a un año.

Ambos, entre otros, el Papa Clemente V y el Rey de Francia Flelipe IV murieron en trágicas circunstancias antes de vencer el plazo dado por Jaques de Molay.

No sabemos realmente el comienzo ni sus arcanas circunstancias.

Ni sabemos con exactitud todo lo que aconteció entre Troyes y Viennes.

Ni cual de las 400 órdenes pseudotemplarias es la heredera.

Ni de sus círculos esotéricos, al margen de la caballería.

Y es, precisamente, esa falta casi absoluta de saber lo que hace a esta enigmática Orden tan apasionante.

Yo diría aún mas:

Lo apasionante es que nunca lo sabremos”

Florencio P. Rodríguez-Valdés (economista, abogado y licenciado en filosofía)

LAS CRUZADAS

Desde los principios de la Iglesia , los cristianos visitaron los Santos Lugares de Palestina. Después de que la Palestina fuera conquistada por los árabes (637),éstos no se preocuparon por la devoción de los peregrinos, y se conformaron con cobrarles impuestos. Los cristianos pudieron visitar los Santos Lugares sin mayor complicación hasta que la dinastía de los fatimitas, se apodera de Palestina y Egipto en el siglo X y empieza a perseguir a los cristianos cruelmente y la persecución fue en aumento con la entrada en Jerusalén de los turcos en 1076. Con ello, el Papa Gregorio VII concibió la idea de llevar a la Europa cristiana a rescatar los Santos Lugares del poder de los musulmanes. Uno de sus sucesores, Urbano II, a finales del siglo XI predicó la cruzada. Las cruzadas empezaron en el año 1095 y terminaron en 1270, hubo un total de ocho cruzadas.

Causas de las cruzadas:

  • Religiosas. Se quería recuperar el santo sepulcro y echar de allí a los turcos que maltrataban a los cristianos, y la vuelta de los griegos cismáticos al seno de la iglesia. Las razones religiosas fueron las mas importantes al principio.

  • Sociales. La ambición de los propios señores feudales y los caballeros de la época por participar en batallas.

  • Políticas. Proteger la civilización cristiana de occidente de la amenaza que representaban los musulmanes.

PRIMERA CRUZADA

La empezó el Papa Urbano II, haciendo un llamamiento al emperador de Oriente Alejo Comneno, contra los turcos que ocupaban Constantinopla. Predicó en el concilio de Clermont-Ferrand (1095), concedió indulgencia plena a los que se alistaran y excomulgaba a todo el que se aprovechara de la ausencia de los cruzados. También por la predicación de Pedro el Ermitaño, que vio en Tierra Santa las vejaciones a los peregrinos. Consiguió un ejercito de 18.000 peregrinos, sin armas ni comida lo que supuso la muerte de la gran mayoría.

Se formaron 4 ejércitos, que siguieron itinerarios diferentes. Eran unos 60.000 al mando de Godofredo de Bullón, el conde Raimundo de Tolosa, Roberto de Flandes… Faltaron los excomulgados reyes de Francia e Inglaterra.

Hechos significativos:

  • Toman Nicea después de un mes de sitio en 1097.

  • Derrotan al ejercito de Solimán en Dorilea 1097.

  • Conquistan Edesa y Antioquía en 1098.

  • Conquistan Jerusalén el 15 de julio de 1099 con cinco semanas de cerco.

SEGUNDA CRUZADA

Se origina por la pérdida de Edesa (1114) a manos de los turcos, cosa que comprometía Antioquía y Jerusalén. En Europa, las noticias de la caída de Edesa produjeron una alarma inmediata, especialmente entre los dirigentes de la Iglesia. El Islam estaba dispuesto a expulsar a los cristianos de Tierra Santa. El Papa Eugenio II confió en una segunda cruzada al más importante clérigo de la Iglesia de esa época, San Bernardo, abad de Claraval

La dirigieron Conrado III de Alemania y Luis VII de Francia en 1147.

Conrado con más de 100.000 soldados sigue la ruta del Danubio, llegando a Constantinopla. La perfidia de los griegos hace que pierda parte del ejercito, siendo acosado por los turcos y padeciendo el hambre y las enfermedades en el desierto de Asia Menor. Luis cae prisionero de los turcos. Los dos se reúnen en Jerusalén, pero fracasan en el sitio de Damasco (1148) y después de esto se retiran, siendo la cruzada un autentico fracaso.

En los treinta anos que siguieron al fracaso de la Segunda Cruzada, Tierra Santa sufrió una total y amenazadora transformación. Por primera vez, los musulmanes se unieron en un gran ejercito contra sus invasores. Las campanas de las iglesias fueron fundidas y los suelos y paredes de la mezquita de Omar purificados con agua de rosas.

TERCERA CRUZADA

El detonante fue la conquista por parte de Saladino de Egipto, Siria y Mesopotamia (1171-1184), derrotando y capturando a Guy de Lusignan en la batalla de Tiberiades (1187), entrando triunfante en Jerusalén, por los que a los cristianos sólo les queda Tiro, Trípoli y Antioquía.

La predica Guillermo arzobispo de Tiro (1189), poniéndose al frente del Emperador de Alemania Federico Barbarroja, el Rey de Francia Felipe Augusto y el Rey de Inglaterra Ricardo Corazón de León ese mismo año.

Vídeos relacionados