Lenguaje musical

Expresión vocal y canto. Instrumentos musicales. Sonido. Compás. Música y publicidad

  • Enviado por: Anyemm
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

Lenguaje musical
1.1—APARATO RESPIRATORIO

En el hombre el aparato respiratorio es el conjunto de estructuras que permiten la respiración, es decir, el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre la sangre y el aire atmosférico.
Las células necesitan el oxígeno para la combustión de las sustancias que les proporcionan la energía. En este proceso, asimismo, producen otro gas, el dióxido de carbono, cuya acumulación resultaría tóxica y que, por tanto, deben eliminar. Las células intercambian estos gases con la sangre, y ésta, a su vez, con el aire atmosférico. Este último fenómeno se produce en los pulmones.


El aparato respiratorio consta, esquemáticamente, de dos partes:
las vías aéreas o respiratorias y los pulmones.

Las vías respiratorias

LAS FOSAS NASALES

LA FARIGE , LA LARINGE

LA TRÁQUEA, LOS BRONQUIOS

LOS PULMONES

  • Las fosas nasales son dos cavidades anteroposteriores, profundas y labradas entre los huesos de¡ cráneo y de la cara. Se comunican hacia atrás con la faringe por los orificios llamados coanas y hacia adelante con la nariz, en cuya base se ubican las narinas o ventanas de la nariz que la relacionan con el ambiente externo. Separándolas, existe un tabique medio que determina la fosa nasal derecha y la fosa nasal izquierda.
    En su pared interna, lateralmente, se presentan tres prominencias: los cornetes superior, medio e inferior (en cada fosa) que delimitan espacios llamados meatos (superior, medio e inferior).
    Por dentro las fosas nasales están tapizadas por la mucosa pituitaria, que presenta dos zonas:
    La zona roja o respiratoria, inferior, rica en vasos sanguíneos y cuya función es calentar el aire que llega a los pulmones. Los pelos de la entrada de las fosas permiten retener partículas del medio externo.
    o la zona amarilla u olfativa, superior, que interviene en la olfacción (células olfativas).


  • La faringe, en el aparato respiratorio, cumple la función de pasaje del aire (vía respiratoria). Ya vimos su función en el aparato digestivo como pasaje para los alimentos

  • La laringe: une las fosas nasales con la tráquea; está situada en la parte media y anteroinferior del cuello. Presenta la forma de pirámide triangular con:

- Una base comunicada con la faringe por medio de una abertura.
- Un vértice inferior truncado que se con-tinúa con la tráquea.
- Dos caras anterolaterales que están relacionadas con la glándula tiroides, músculos, nervios y vasos del cuello.
- Una cara posterior relacionada con la faringe. La laringe tiene un armazón, como esqueleto, formado por cartílagos unidos por ligamentos y músculos pe-queños que le permiten movilidad. Estos cartílagos son nueve (tres pares y tres impares). Los cartílagos impares son: el tiroides, que por su aspecto de ángulo diedro forma la llamada nuez de Adán; el cricoides, en forma de anillo de sello con el sello hacia atrás y la epiglotis de forma oval con la extremidad más ancha hacia arriba; con la extremidad inferior más delgada se articula con el cartílago tiroides.

Al cumplirse la deglución, la laringe se eleva y el cartílago epiglotis baja y tapa el orificio que comunica la laringe con la faringe, impidiendo que entren en las vías respiratorias los alimentos (bolo alimenticio).

Los cartílagos pares son: los aritetenoi-des, de forma piramidal y situados por encima del cricoides (en la parte poste-rior); los corniculados o de Santorini, en forma de pequeñitos cuernos y enci-ma de los aritenoides, y los de Wrisberg (que a veces faltan) por delante de los corniculados y de los aritenoides.

Estos cartílagos, como ya dijimos, están unidos entre sí por ligamentos y también con los órganos vecinos por otros liga-mentos.

Por su parte interna la laringe está revestida por la mucosa laríngea; presenta a cada lado las cuerdas vocales (superior e inferior) que son pliegues de forma pris-mática triangular entre los cuales se obser-va una formación llamada glotis cuya parte anterior es vocal, es decir, vibra al emitir la voz; la parte posterior es sólo respiratoria, por lo que consideramos a la laringe como un órgano respiratorio y de fonación

  • La tráquea:

Es un conducto en forma de tubo cilíndrico aplanado en su parte poste-rior de doce centímetros de largo y alrede-dor de dos centímetros de diámetro.
Está situada a continuación de la laringe y termina bifurcándose en dos bronquios; ocupa la parte anterior e inferior del cuello y la parte superior del mediastino.
Está constituida por anillos cartilaginosos incompletos (quince a veinte, por detrás del músculo tráqueal), que le dan rigidez, unidos entre sí por una membrana fibrosa elástica que le da flexibilidad. La pared interna del tubo tráqueal está tapizada por la mucosa tráqueal, que contiene glándulas que segregan mucus y células con cilias que expulsan al exte-rior las partículas que pueden penetrar con el polvo atmosférico, es decir, que filtran y depuran el aire.
En su parte inferior la tráquea se bifurca en dos ramas: los bronquios, y presenta una saliente, el espolón tráquea¡, que divi-de la columna de aire hacia los dos bronquios


  • Los bronquios:

Ya dijimos que los bronquios se forman al bifurcarse la tráquea y se dirigen hacia los pulmones; tienen la misma estructura que la tráquea, sólo que los anillos son completos.
El bronquio derecho es más corto y más grueso (dos centímetros y medio); el izquierdo es más largo y delgado (cinco centímetros), por tener que franquear al corazón.
Ambos bronquios penetran en los pul-mones respectivos, derecho e izquierdo, por una zona llamada hilio pulmonar, dividiéndose el derecho en tres ramas y el izquierdo en dos. Estas ramas, dentro de los pulmones, se van dividiendo en ramificaciones cada vez de menor calibre, y, a su vez, van reduciendo los cartílagos hasta que terminan por desaparecer. Las últimas ramas de los bronquios son los bronquiolos.

  • Los pulmones son dos órganos voluminosos, de consistencia esponjosa, que se encuentran en la zona izquierda y derecha de la cavidad torácica, en los que se efectúa el intercambio de gases entre el aire atmosférico y la sangre circulante.
    Los pulmones tienen forma de conos truncados, cuyas bases están apoyadas en el diafragma, el músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal, y cuyos vértices se orientan hacia arriba, próximos a las clavículas. El pulmón derecho mide aproximadamente unos 25 cm de altura, 10 cm de ancho y 16 cm de profundidad, el izquierdo, cuya cara interna y anterior se recortan para cobijar al corazón, es ligeramente más pequeño. En la cara interna de los pulmones se encuentran los hilios pulmonares, unas hendiduras por las que penetran los bronquios, las arterias pulmonares (que conducen la sangre proveniente del corazón) y las venas pulmonares (que drenan la sangre oxigenada desde los pulmones hacia el corazón).
    Los pulmones están surcado por unas cisuras que los divide en lóbulos. A su vez, si se estudia intensamente el órgano, se observa que cada lóbulo está dividido en una serie de segmentos, cada uno de los cuales recibe su propio bronquio segmentario y sus propias arterias y venas segmentarias.

  • Los alvéolos

La unidad funcional del pulmón está constituida por los ácinos pulmonares, que están separados entre sí por Eexibles bandas de tejido conjuntiva y que contienen en su interior numerosos alveolos o sacos alveolares, unas estructuras dilatadas, de paredes muy delgadas, que están en contacto con los capilares sanguíneos, y en las que se produce el intercambio gaseoso entre el aire atmosférico y la sangre. Cada pulmón cuenta con cientos de millones de alveolos, y el área de intercambio gaseoso de ambos pulmones puede superar los 100 m2.
Los alveolos están separados entre sí por un tabique interalveolar, que deja paso, en su interior, a los capilares sanguíneos, compuestos por una sola capa de células endoteliales. En total, la distancia que existe entre la sangre y el aire atmosférico, a nivel de los sacos alveolares, es de 0,5 micras.

  • ·La pleura

Los pulmones está recubiertos por una doble capa de tejido conjuntivo fibroso y elástico: las pleuras. La capa interna de la pleura, o pleura visceral, está adosada a los pulmones. La capa externa, o pleura parietal, está fijada a la superficie interna de la pared torácica. Entre ambas capas de las pleuras se encuentra el espacio o cavidad pleural, en el que, en condiciones normales, sólo existe una fina película de líquido pleural, cuya función es lubricar la superficie de contacto entre ambas capas de la pleura.
Los pulmones, que son elásticos, tienden a colapsarse o desinflarse de forma espontánea. Sin embargo, la existencia de la cavidad pleural, en cuyo interior la presión es negativa, es decir, inferior a la atmosférica, ejerce una tracción sobre los pulmones, que impide a éstos colapsarse.

  • LA VENTILACIÓN

La ventilación es el proceso merced al cual el aire atmosférico entra y sale de los pulmones. La entrada del aire es la inspiración, y la salida, la espiración.
Durante la inspiración, los pulmones y la caja torácica se distienden, gracias a su elasticidad, traccionados por los músculos esqueléticos que intervienen en este movimiento. El más importante es el diafragma, una banda de tejido muscular que separa la cavidad torácica de la abdominal, y que durante la inspiración se contrae, su parte central se desplaza hacia abajo y dilata la cavidad torácica. También son importantes los músculos intercostales, que al contraerse elevan las costillas inferiores y empujan hacia delante al esternón. La distensión de los pulmones genera una presión negativa, es decir, inferior a la del aire atmosférico, dentro de los sacos alveolares, que en consecuencia tienden a aspirar el aire que proviene de las vías aéreas.
Durante la espiración, en cambio, los músculos inspiratorios se relajan, y los pulmones y la caja torácica se retraen, de manera que la presión en el interior de los alveolos supera la del aire atmosférico, y en consecuencia el aire contenido en éstos tiende a salir hacia el exterior. La espiración, al contrario que la inspiración, suele ser un movimiento pasivo. Sin embargo, en algunas circunstancias, en las que se requiere una aceleración en el intercambio de gases, como ocurre durante el ejercicio físico, la espiración se hace más intensa gracias a la participación de algunos músculos complementarios. Éste es el caso de los poderosos músculos de la pared anterior del abdomen, que, al contraerse, incrementan la presión de la cavidad abdominal, empujando el diafragma hacia arriba y presionando los pulmones.

  • EL CIRCUITO PULMONAR Y EL INTERCAMBIO DE GASES

Los pulmones cuentan con dos sistemas de irrigación sanguínea: el bronquial y el pulmonar. Las arterias del sistema bronquial son las que conducen la sangre oxigenada que requieren los propios tejidos de los bronquios y de los pulmones. El circuito o sistema pulmonar es el que conduce la sangre hacia los pulmones para oxigenarla, y después la devuelve al corazón para que ulteriormente se reparta por los demás tejidos. Las arterias pulmonares conducen la sangre desde el corazón hacia los pulmones- las venas pulmonares efectúan el recorrido inverso.
El intercambio de gases, o difusión alveolo - capilar, que es la función más importante de los pulmones, consiste en el paso del dióxido de carbono (CO2) desde la sangre de los capilares hasta el interior de los sacos alveolares, y en el paso del oxígeno (O2) en el sentido inverso.
El intercambio de gases se realiza por difusión pasiva, es decir, por mera diferencia de concentración de estos gases a uno y otro lado de las membranas alveolares que los separan.
Los ácinos pulmonares constituyen estructuras idóneas para el intercambio de gases, ya que reúnen diversas características que lo favorecen. La más importante es la diferencia de concentraciones de estos gases a uno y otro lado de las membranas que los separan, que se mide en términos de presión parcial. Así, la presión parcial de oxígeno en los alveolos, que es de alrededor de 100 mm de Hg, es muy superior a la de las arterias pulmonares, en la que sólo es de unos 40 mm de Hg, de manera que el oxígeno difunde con facilidad desde los alveolos hacia los capilares sanguíneos. Asimismo, la presión parcial de CO, en las arterias pulmonares es de unos 45 mm de Hg, mientras que en los alveolos es de sólo 40 mm de Hg, con lo cual el CO, también difunde con facilidad hacia los alveolos. Por otra parte, la distancia que separa el interior de los sacos alveolares del interior de los capilares sanguíneos es de sólo 0,5 micras.

1.2—APARATO FONADOR Y RESONADOR

Cualquier palabra o frase que emitimos, es producto de una serie de movimientos en los que intervienen varios órganos, que actúan regidos por el cerebro y que constituyen el aparato fonador y resonador. Estos órganos son: órganos de respiración, órganos de fonación y órganos de articulación.

* Órganos de respiración, también llamados cavidades infraglóticas, son: los pulmones, los bronquios y la tráquea.

Los pulmones tienen dos movimientos: la inspiración (absorción del aire) y la espiración (expulsión). La fonación se realiza en este segundo movimiento, más largo que el primero.

En la espiración, el aire contenido en los pulmones sale de estos y, a través de los bronquios y la tráquea, llega a la laringe.

* Órganos de fonación, cavidad laríngea. En esta cavidad se encuentran las cuerdas vocales, elemento clave del aparato fonador. Las cuerdas vocales son dos pequeños músculos elásticos. Si se abren y se recogen a los lados, el aire pasa libremente, sin hacer presión: respiramos. Si. por el contrario, se juntan, el aire choca contra ellas, produciendo el sonido que denominamos voz.

* Órganos de articulación, cavidades supraglóticas. Una vez que el aire ha llegado a la laringe podemos hablar de sonidos; sin embargo, donde se origina esa diversidad de sonidos es fundamentalmente en los órganos de articulación. El sonido es distinto según las posiciones de estos órganos al hablar. Son órganos de articulación: la cavidad nasal, que actúan como verdaderas cajas de resonancia.

La cavidad bucal está constituida por los labios, los dientes, los alvéolos, el paladar, la úvula o campanilla y la lengua.

El paladar está dividido en dos partes: paladar duro (zona prepalatal, mediopalatal y postpalatal) y paladar blando (zona prevelar y zona postvelar).

La lengua está dividida en ápice y dorso, dividido este último a su vez en predorso, mediodorso y postdorso.

Son órganos móviles: la lengua, los labios y el velo del paladar. Son inmóviles: los dientes, los alvéolos y el paladar duro.

2.1—LOS INSTRUMENTOS ORFF

Estos instrumentos fueron propuestos en la escuela por Karl Orff. Decía que si al niño solo se le dan instrumentos de percusión, su canto se vería cortado. Con los laminófonos, se abarca la música de todos los continentes.

  • Xilófonos--------Instrumento musical idiófono formado por un número variable de láminas de madera o de metal que se golpean con dos baquetas; originario de Java, es conocido en Europa desde el siglo XVI, y fue introducido en la música culta por: C.Saint-Saëns (Danza macabra, 1874).

  • Carillón----------Conjunto de campanas de diversas medidas y afinaciones dispuestas en algunas torres de madera, que puedan tañerse por medio de teclado o golpeándolas directamente. También se denomina así, a un instrumento compuesto por campanillas , planchas o tubos de metal afinados que vibran al ser golpeados por unos martillos.

  • Marimba----------Instrumento idiófono parecido al xilófono, en el que cada làmina dispone de un resonador de calabaza o bambù.

  • Metalòfonos------Instrumento parecido al xilòfono , pero cuyas làminas son metàlicas , generalmente de bronce, al estilo de Java y de Bali.

3.1—DEFINICIÒN DE SONIDO

SONIDO---- Agente físico que se manifiesta en forma de energía vibratoria y que

es causa de la sensación auditiva siempre que las vibraciones se mantengan dentro de ciertos límite. Las ondas acústicas son vibraciones mecánicas de puntos materiales, que, por propagación en

un medio elástico, llegan al oído y perturban su equilibrio. En general, se acostumbra a distinguir entre sonido y ruido, calificando al primero como una perturbación periódica, de carácter musical. El sonido se propaga en el aire, a 0°C y a la presión de 1 atm, a lavelocidad de 331,4 m/s. Para que las vibraciones emitidas por la fuente acústica sean apreciadas por el oído humano es necesario que pasen de los 16 períodos por segundo (16 Hz) y que sean inferiores a los 20.000 Hz.

El sonido está formado por una serie de ondas de compresión y enrarecimiento que transmiten energía cinética por el interior de medios materiales. En el vacío el sonido no se puede propagar, ya que necesita de un medio que le haga de soporte. Los sonidos se generan todos en elementos que se encuentran en vibración, vibración que se transmite al medio y que a través de él llegan hasta el tímpano. En el oído son transformados en impulsos eléctricos que se transmiten hasta el cerebro donde son interpretados. Las ondas sonoras son de tipo longitudinal y consisten en una serie de compresiones y enrarecimientos sucesivos. Para poner esto de manifiesto podemos considerar el caso de un diapasón que vibra. Cada uno de los golpes de sus varillas produce al golpear hacia afuera una compresión, para acto seguido dar lugar a un enrarecimiento al batir hacia dentro, seguido de nuevo por una compresión, etc. De este modo se dice que un ciclo está compuesto en esta oscilación por una compresión y un enrarecimiento y la longitud de onda de dicha perturbación es la distancia que separa dos compresiones, o dos enrarecimientos sucesivos

Para caracterizar el sonido se emplean dos nociones que, si bien no son propiamente científicas, permiten describirlo con una cierta aproximación. Dichas nociones son las de altura, relacionada con la frecuencia y la de volumen que está vinculada con la intensidad. Sin embargo, una descripción precisa de las ondas sonoras debe basarse en los conceptos de frecuencia e intensidad de la perturbación. La frecuencia de las ondas sonoras se define como el número de oscilaciones que se producen en un segundo y se mide mediante la unidad llamada que equivale a un ciclo por segundo. La intensidad, por su parte, es la potencia que atraviesa en un segundo una superficie unidad perpendicular a la dirección de propagación de la perturbación sonora. La unidad en la que se expresa es el decibelio

(dB), si bien no existe una escala absoluta de medida, ya que la escala existente toma como nivel o la intensidad mínima audible, que es un concepto relativo. Existe asimismo una relación entre la intensidad del sonido, la amplitud y la frecuencia de la perturbación y el medio que le sirve de soporte, siendo así que cuanto mayor es la

densidad del medio tanto menor es la intensidad sonora y cuanto mayor es la amplitud menor es la frecuencia.

3.2—CARACTERÌSTICAS DEL SONIDO

Los caracteres distintivos de un sonido son: la intensidad, que depende de la amplitud de las vibraciones; la altura, que está relacionada con la frecuencia de las vibraciones de la onda sonora, y el timbre, que depende del número e intensidad de los armónicos.

3.3—DEFINICIONES

3.3.1 COMPÁS

Unidad que divide una obra musical en fragmentos de igual duración; también se refiere a la cantidad de unidades rítmicas que caben dentro de esta unidad.

3.3.2 INTERVALO

Distancia que media entre dos sonidos. Los intervalos toman el nombre del número de grados que comprenden (segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima y octava) y pueden ser ascendentes (cuando el segundo sonido es más agudo que el primero) o descendentes (en el caso contrario); si no exceden la octava, se denominan simples, y si

la exceden, compuestos. Hay cinco calificaciones de intervalos: disminuido, menor, mayor, justo y aumentado.

3.3.3 ALTERACIÒN

Signo que precede a una nota para modificar su entonación. Las alteraciones son cuatro: sostenido (sube medio tono), doble sostenido(sube un tono), bemol (baja medio tono) y doble bemol (baja un tono).

Su efecto puede ser eliminado mediante el becuadro y el doble becuadro. Las alteraciones se colocan en la armadura después de la clave o en el transcurso de la obra antes de las notas a modificar.

3.3.4 LINEA ADICIONAL

Pequeños segmentos lineales, de la longitud de una sola nota, utilizados para anotar los sonidos no contenidos en el pentagrama.

3.3.5 LIGADURA

Signo en forma de arco que indica una ejecución con legato o la extensión de una frase musical. En las partituras para instrumentos de cuerda, este signo adopta la forma de línea curva e indica que las notas que cubre deben tocarse en una sola arcada. En música vocal, y en forma de línea curva, indica que las notas marcadas corresponden a

una sola sílaba. En el canto gregoriano indica la ejecución en una sola emisión.

3.4 -TIPOS DE COMPASES

Según su número de unidades rítmicas el compás puede ser binario si tiene un número par de tiempos; compuesto o de amalgama cuando suma compases binarios y ternarios; mayor si tiene

doble duración que el menor (se indica con una C atravesada por una raya vertical al comienzo de la partitura, después de la armadura); menor en caso de tener una duración de cuatro negras (se señala con una C al principio de la partitura, después de la armadura); ternario cuando tiene tres tiempos o un múltiplo de tres. El compás de espera

es un silencio que dura todo el tiempo de un compás. Hay sólo dos tipos fundamentales de compás: los binarios, de dos tiempos reales o sus múltiplos, llamados de marcha, y los ternarios, de tres tiempos reales o sus múltiplos, llamados de vals.

Mientras que el compás binario tiene un tiempo fuerte y otro débil, el ternario tiene uno fuerte y dos débiles. Los compases se indican mediante una combinación de dos cifras separadas por una barra inclinada: la primera revela el número de tiempos y la segunda el valor de cada tiempo. Así, los compases fundamentales son el de 2/4 y el de 3/4. El primero tiene dos tiempos, en cada uno de los cuales cabe una negra, y el segundo tiene tres tiempos de una negra cada uno. El compás binario tiene un múltiplo muy extendido, el 4/4, con una negra para cada uno de sus cuatro tiempos, de los que el primero es fuerte, el segundo débil, el tercero semifuerte y el cuarto débil.

3.5 - REPRESENTACIÓN DE UN PENTRAGRAMA

4.1—DEFINE :

4.1.1--MUSICA POPULAR-----

Aquella música perteneciente al pueblo como colectividad . Música propia del pueblo, en contraposición a la culta ; que está extendida y es muy conocida en una comunidad.

4.1.2--MÚSICA CULTA

Tipo de música, propia de personas cultivadas, y que se opone a la música popular.

4.2---ELEMENTOS QUE DETERMINAN LA MÙSICA POPULAR

5.1—EJEMPLOS CONTRARIOS SOBRE LA UTILIZACIÒN DE LA MÚSICA EN LOS ANUNCIOS PUBLICITARIOS

En los anuncios publicitarios es totalmente habitual la utilización de la música como medio de promoción, ya que hace más sugerente el producto y por lo cual ayuda a su posterior venta. Ejemplos referentes a esto, pueden ser tales como un anuncio de sidra asturiana, en la que aparece tocando una alegre y tradicional melodía un gaitero, lo que anima a la compra del producto por la contagiosa alegría de la música. O un anuncio que tenga una música muy fuerte y a mucho volumen , para así llamar más la atención de la gente, mismo efecto que hace la ausencia de música en un anuncio, ya que al estar acostumbrados a ello, cuando la televisión se queda sin sonido nos llama la atención.

14

Lenguaje musical

DO

RE

MI

FA

SOL

LA

SI