Lenguaje de medios escritos

Análisis del mensaje. Discurso. Estrategias de fondo. Predicaciones. Referencialidad. Tipificaciones. Universalización. Tópicos. Figuras literarias

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 56 páginas

publicidad

Lenguaje de medios escritos

Escuela de Periodismo

Lenguaje de medios escritos

Análisis de caso II

III Cuatrimestre 2002

Índice

Introducción Pág.

Justificación Pág.

Objetivos Pág.

Perfiles de lo medios Pág.

Marco Teórico Pág.

Análisis Pág.

Conclusiones Pág.

Bibliografía Pág.

Anexos Pág.

Bitácora de trabajo Pág.

Marco Teórico

Análisis del Mensaje

Discurso: Es una selección de términos, una determinada combinación de los mismos y, a la vez una selección de temas. Cuenta con elementos expresivos, de contenido, y el contexto en el que se produce.

Tipos de Discurso:

  • Científico Tecnológico: Se presenta orientado al conocimiento de la realidad y a la transformación de la misma. Este se divide en dos líneas:

a. El Científico: Es cerrado, y requiere de una iniciación de códigos específicos.

b. Divulgación: Difusión de hallazgos mediante recursos expresivos accesibles al grueso de la población.

  • Discurso Estético: Se trata de la forma misma del discurso, sobre los signos, de una labor poética.

No tiene que ver con la mayor o menor cultura.

Actitud de entrega total o de participación por el lenguaje mismo es percibida por el preceptor en sus expresiones más simples.

  • Discurso Religioso:

    • Dos formas de discurso religioso:

    • Estudio de los ministerios fundamentales de cada religión (Teología).

    • Destinado a explicar a la población los misterios (oratoria sagrada).

    • Se conforma con expresiones de diversa índole: gestuales, auditivas, verbales.

  • Discurso Retórico: Consiste en el arte de persuadir en publico. Su intención es conmover a los preceptores, mover los ánimos para llevarlos a aceptar determinados argumentos o adoptar ciertas conductas.

Es la estrategia más difundida en la sociedad.

Tiene ámbitos de trabajo más privilegiados. Mencionemos dos: La política, y la publicidad.

Cuando se trata de vender una ideología, un candidato, o bien un determinado producto mercantil, los recursos retóricos vienen a las mil maravillas.

La retórica funciona también en las relaciones más inmediatas, en las cuales se busca persuadir, lograr efectos en el preceptor.

  • Discurso Educativo: No hay líneas únicas en este tipo de discursos. Mera transmisión de conocimientos, discursos autoritarios.

Enseñar a aprender mayor libertad en los procesos de aprendizaje.

  • Discurso Cotidiano: Es el punto de encuentro de todos los discursos.

Concepciones, evaluaciones y percepciones que en sus diarias prácticas comparten los integrantes de un de un grupo social.

Se sustenta en una acumulación de experiencias.

Ejemplos:

Discurso Retórico:

“ Desde que la Republica, luego de haber decretado funerales nacionales para aquellos que reposan en esta tumba y que en la guerra fueron hombres valientes, me ordenó pronunciar acerca de ellos los discursos que manda la ley, reflexioné sobre los modos de elogiar de manera conveniente. Pero las investigaciones, las meditaciones, me llevaron a comprender que un lenguaje digno de estos muertos es imposible. En efecto, haber entregado la vida hacia la cual cada uno tiene un amor innato, haber querido morir noblemente antes que revivir para sufrir en una Grecia llena de calamidades, ¿ no es una virtud superior a todos los elogios?”

Discurso Estético:

“ ¿ Dónde está mi vida, dí?

¿ Tú sabes por dónde anda?

¿ Está alternando con pájaros

por las salas de los aires?

¿ Está flotando en el agua?

¿ Está enterrada en la tierra esperando que le salgan las flores que se promete?

Ni en agua, en aire o en tierra, está mi vida. La tienes tú,

toda entera entrega.

Yo no la llevo en mi cuerpo.

Tú la tienes.....”

Ejemplo de la vida real:

“ Mi padre empesó el trabajo

en aquel aserradero

y el otro ermano Mayor

le toco ser un Vuellero”.

“y Yo que era el Menor

para mi colmo de Males

me tocó ser Machetero

en la limpia de Cañales”

“Asi empezó mi faena

de Crueles Momentos bravos

trabajando las ocho horas

por treinta y cinco centavos”

Autobiografía del Compositor Cariareñó, vol.II,pp.46-47.

El Ordenamiento del discurso

  • El Ordenamiento de las partes del discurso responde a determinadas estrategias. Busca una manera de entrar al tema y presentarlo.

  • Hay mensajes que desde el comienzo nos dan las pistas de lo que va a venir mientras que otros apenas y nos presentan un inicio.

    Tipos de estrategia:

  • Estrategia de inicio: Nos lo dice todo desde un comienzo.

    • Estrategia de puesta en escena: Nos da una idea del ambiente y de los personajes.

    • Estrategia a la introducción al corazón del asusto: Va al punto, desde el inicio sabemos quienes son los personajes y que pasará con ellos.

    • Estrategia de personalización y de despersonalización: En la primera, la idea se presenta a través de los personajes, y en la segunda, el discurso sé sentia en ideas sin ocuparse de seres.

    • Estrategias de incógnitas: Aparecen personajes e informaciones que no son comprensibles al inicio, sino que son una invitación a seguir adelante para ir buscando una respuesta.

  • En desarrollo:

  • Del inicio se abren distintas posibilidades para el desarrollo.

    Tipos:

  • Lineal: Se utiliza con el propósito de dar información, acumular datos, no se propone mediante aventura o sentido de persuasión.

  • Redundante: Se apoya en lo que ha sido dicho para volver a lo mismo de diferentes maneras.

  • Ascendente: Es de uso corriente en el relato popular. Todo se centra entorno a un único asunto, un único conflicto.

  • Ascendente - Descendente: Permite al destinatario tomarse momentos de relax, no está ante algo que lo fuerza a una tensión sostenida a lo largo del discurso, muy utilizado por políticos.

  • Estrategias de cierre: Hay dos tipos:

  • Cierre previsibles: En el inicio el preceptor adivina el final y no se equivoca.

  • Cierre imprevisibles: No sabemos que manera finalizará el discurso.

  • Esquemas Generales: Son los diferentes esquemas de construcción de mensajes, sobre todo cuando se pone en juego un conflicto.

  • Son las distintas combinaciones de las estrategias de inicio, desarrollo y cierre.

    Ejemplos: Estrategias de inicio

  • Introducción al corazón del asunto:

  • “ Y aquí escribimos,

    Aquí fijamos la antigua palabra; principio,

    es decir, base de todo lo sucedido en el pueblo Los Magueyes, pero en las grandes gentes Ki Chés. De manera que aquí nos ponemos a enseñarlo, a revelarlo, es decir

    a enseñarlo, a revelarlo, es decir

    a relatarlo, lo dejado e iluminado

    Por el Arquitecto, Formador.

    Creado, Varón creado....

  • De incógnita:

  • “ Alguien debía de haber calumniado a Josef K. Pues sin que éste hubiera hecho nada malo fue arrestado una mañana. La cocinera de la señora Grubach, que todos los días le llevaba a las ocho el desayuno, no se presentó en la habitación de Josef, esa mañana. Nunca había ocurrido tal cosa...”

  • El Desarrollo:

  • Desarrollo Ascendente: Es la nueva de Daniel Moyano:

    “ El vuelo del tigre” Se trata de un personaje que entra al seno de una familia con todos los poderes para someter hasta los más mínimos detalles de la vida cotidiana. Casi desde el comienzo se sitúa el texto en un tono de la tensión que no abandona sino hasta las páginas finales. Y ese tono va a ascendiendo hasta llegar a la muerte de uno de los miembros de la familia, hasta la derrota del todopoderoso. Capítulo a capitulo el autor va agregando detalles de ese proceso invasión de los espacios y los momentos más íntimos de un ser humano.

  • De Cierre:

        • Previsibles:

    “ Se unieran en un prolongado abrazo. Era como retener el tiempo que habrían perdido en tanta lucha, en tanto sufrimiento. Ella comenzó a llorar tiernamente y él le acarició el cabello. El destino que con tanta crueldad los había separado, volvía ahora a unirlos para siempre”.

    ( Corín Tellado, Amor eterno).

        • Imprevisibles:

    “ El capitán miró a Fermina Daza y vio en sus pestañas los primeros destellos de una escarcha invernal. Luego miró a Florentino Ariza, su dominio invencible, su amor impávido y le asustó la sospecha tardía de que él la vida, más que la muerte, la que no tiene limites.

    ¿ Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? - le preguntó.

    Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacia cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.

        • Toda la vida- dijo”

    Estrategias de fondo

    Conceptos

  • Hablamos de estrategias de fondo para referirnos a lo que en los mensajes aparece como lo que fundamentalmente se quiere transmitir a los destinatarios, lo sepan o no los emisores. Para una lectura de este tipo es necesario partir de la mayor cantidad posible de información del contexto que se ofrece el manejo del mensaje, de antecedentes del tema que toca y, en fin, de datos sobre la fuente emisora.

  • Lo manifiesto y lo latente

  • Todo mensaje se hace con una determinada intención.

    Con el concepto de “lo manifiesto” alude al tema que toca el mensaje y a la manera en que se le presente. Por ejemplo: el agua potable y sus beneficios, en el caso de mensajes enviados por algún ministerio de salud. Junto a esas ideas manifiestas van casi siempre la “latentes o implícitas”: al tema de la salud se añade que el agua es importante para la higiene personal.

  • Predicaciones

  • Predicar es: atribuir algo o alguien. Mediante las predicaciones damos determinada versión de una persona, de una situación, de una cosa. Siempre predicamos y lo hacemos de manera positiva o negativa. Los recursos para esto son los elementos de cualificación (adjetivos, sustantivos en función adjetiva...) y los de acción (verbos), es decir, damos una versión a través de la calificación de acciones.

    Como todo discurso tiene una cierta dinámica, es importante detenerse en personajes y situaciones a fin de elaborar un mapa de predicaciones.

  • Referencialidad

  • En la medida en que todo mensaje es una versión estamos ante distintas maneras de acercarse a un tema. Son mensajes de alta referencialidad aquellos que nos acercan lo más posible al tema, mediante una adecuada cantidad de información o unos detalles precisos. Hablamos de baja referencialidad cuando el mensaje nos ofrece unas pocas notas de algo, con la intención de hacernos creer que ellas son todo lo que puede decirse. La distorsión referencial consiste en la inclusión de una información falsa, destinada a ocultar, a mentirnos el tema.

  • Tipificaciones

  • Cuando tipificamos reducimos a alguien o algo a un esquema, a una estructura fácilmente reconocible. A partir de algún detalle identificamos, calificamos o descalificamos.

    Cuando las tipificaciones se empobrecen y las cargan de emotividad, estamos ante estereotipos. En este sentido, hay toda una gama de tipificaciones que va desde tipo universales muy ricos (Don Quijote, Sancho, Otelo), hasta verdaderas caricaturas de seres, como, por ejemplo, los policías de las series televisivas.

  • Relaciones de armonía y de oposición

  • Cuando nadie se opone a nadie en un mensaje, cuando todos concuerdan con todos, cuando no hay conflicto hablamos de relaciones de armonía. Esta estrategia es una constante en publicidad. Es el caso de algunos libros de lectura, donde personajes reducidos casi a caricaturas viven en general en un mundo feliz.

    Las relaciones de oposición figuran en buena parte de los mensajes que circulan en cualquier sociedad, simple y sencillamente porque las relaciones sociales son conflictivas. Las oposiciones malos buenos, en las series televisivas, son encarnadas casi siempre por ladrones y policías.

  • Lo dicho y lo no dicho

  • Lo manifiesto y lo latente están en el mensaje, en tanto que lo no dicho es algo excluido, pero que incide sobre lo expresado. Cuando alguien, por ejemplo, me habla de su niñez y excluye toda referencia a su padre, puedo leer algo en esa ausencia.

    Por supuesto que no se puede decir todo sobre con respecto a un determinado tema, pero en una tarea de lectura es importante reconocer lo que ha sido excluido.

    Ejemplos

  • Lo manifiesto y lo latente

  • En una fotonovela distribuida por el ministerio de salud de un país de la región se pretende sensibilizar al público campesino sobre la importancia de la letrina para la salud de todos y en especial de los niños. La publicación se llama “ Amor correspondido” y la intención que acabamos de mencionar es la manifiesta.

    Enumero lo latente:

  • Los campesinos son sucios.

  • La mujer campesina, si va al matrimonio solo tiene que aspirar a tener hijos coloradotes y sanos.

  • Ningún campesino tiene la solución a sus problemas, es preciso que venga alguien de la ciudad a indicarles como vivir.

  • El campesino es un ser de segunda categoría, lo que queda expresado con toda claridad a través de un enunciado decisivo: “aunque campesinos pero con letrina”.

  • Predicaciones

  • De cualidad:

    En una historieta para campesinos sobre el tratamiento del café, el mapa de predicaciones indica:

  • La institución promotora es buena, sus representantes inteligentes, tienen respuesta para todo, ofrecen seguridad, apoyo, buena información, orientación permanente...

  • Los campesinos “somos muy descuidados”, “nos pasamos todo el tiempo discutiendo”, “es que somos un poco vagos”.

  • Referencialidad

  • Distorsión

    “Los latinoamericanos son vagos, están así porque quieren, han sido condicionados históricamente por su origen racial, solo una mano dura, una rígida conducción podrán solucionar las cosas, hay pueblos que son hijos del rigor.

  • Tipificaciones

  • “A las mujeres nos toca esperar. Si piensas hacer algo así lo perderás para siempre. Ya volverá. Los hombres son como los pájaros, al final regresan a su nido” Texto tomado de una telenovela.

  • Relaciones de armonía y oposición

  • De oposición

    “No se alegue la sabiduría de Europa... porque arrollando ese brillante velo que la cubre, aparecerá el horroroso cuadro de sus miserias y de sus vicios, resaltando en un fondo de ignorancia”

  • Lo dicho y lo no dicho

  • Señalamos que para poder trabajar este punto hace falta información de contexto, antecedentes que permitan leer lo que se nos está negando u ocultando.

    Ejemplos:

  • En el siglo XIX, los positivistas se referían a ellos como masas que no logran salir a flote simplemente porque no querían, ya que la sociedad daba igualdad de oportunidades a todos.

  • En textos literarios pasaban a primer plano elementos anecdóticos o aquellos que buscaban enfatizar aspectos negativos.

  • Apenas en los últimos años se ha trabajado con la misma gente a fin de lograr un conocimiento más acorde con la realidad, destinado a demoler versiones que tienen mucho de imaginación, por los elementos incluidos, y muchos de ignorancia por lo que excluyen.

  • Texto de Apoyo

    La magia de todo discurso estriba precisamente en su capacidad de discurrir, de fluir ante nosotros, de llevarnos de enunciado en enunciado, de imagen en imagen hasta donde el emisor quiere.

    La tarea de análisis apunta a detener ese flujo para preguntarnos por lo que los mensajes nos están diciendo y mostrando, para ir más allá de una superficie a menudo bella.

    Para decirlo de otra manera: la lectura de mensajes se enmarca en una lectura más amplia, la de la realidad misma, la de las relaciones sociales, las de las características psicológicas, de determinados seres.

    El contexto tiene elementos que explican en alguna medida el texto; y decimos “en alguna medida”, porque no lo agotan, pero nos da pistas para reconocer en las estrategias discursivas el modo en que se está presentando la situación, la vida de determinado personaje.

    Y no hay análisis posible de un contexto si no se toma en cuenta la historia. Todo lo social se resuelve en procesos y no hay proceso que se explique fuera de una historia.

  • Lo manifiesto y lo latente

  • Ejemplo:

    Un grupo de mujeres distribuyó materiales sobre los derechos de la mujer entre vecinas de una población suburbana. Se hablaba de la violencia, del trabajo en el hogar, de la legislación. Cuando se reunieron a evaluar el mensaje una de las señoras dijo: “Ustedes tienen razón, nosotras somos feas, sucias y descuidadas, como nos muestran en los dibujos”. La propuesta, lo manifiesto, giraba en torno a los derechos. Pero en la ilustración se coló una percepción de las destinatarias más que negativa. Y ambas cosas estaban en el mensaje, aun cuando la segunda no entró en los propósitos explícitos del grupo emisor.

    Lo latente (o implícito) aparece en la inmensa mayoría de los mensajes de difusión colectiva. Cuando el hombre llega de viaje, maleta en mano y la mujer lo espera en un jardín paradisíaco para que él termine por ofrecerle un cigarrillo, no se nos ofrece solamente el trabajo, se nos habla de macho activo y de la hembra pasiva.

    Aprender a leer lo implícito en los materiales es tarea fundamental para aclarar todo lo que el emisor nos está proponiendo. De lo contrario, nos quedamos siempre con el signo dominante y no somos capaces de un análisis de todos los signos.

    Se trata, de tomar conciencia de lo que recibimos y de, si nos toca producir materiales, aclarar al máximo lo manifiesto y lo latente, antes, durante y después de haber hecho un mensaje. La inclusión de elementos positivos, el enriquecimiento de personajes y situaciones, constituye dos procedimientos fundamentales para el trabajo educativo.

  • Predicaciones

  • Vivimos predicando, atribuyendo cualidades a seres, situaciones, ideas, ambientes, objetivos..., vivimos abriendo juicios (que son una manera de predicar) a diestra y siniestra.

    ¿qué predicamos de manera manifiesta? ¿qué de modo implícito? ¿qué estamos diciendo de este campesino, de este niño? ¿cómo estamos pintando un medio rural?

    Las predicaciones juegan de distintas maneras:

  • por lo que decimos de algo o de alguien

  • por lo que alguien dice

  • por lo que mostramos de algo o alguien

  • Podemos definir, perfilar, acotar a alguien o algo mediante calificaciones o la descripción de acciones.

    Facundo, provinciano, bárbaro, valiente, audaz, fue reemplazado por Rosas, hijo de la culta Buenos Aires, sin serlo él, por Rosas, falso, corazón helado, espíritu calculador...”

    Así habla Sarmiento unas líneas más abajo del texto que citamos antes. Las predicaciones con relación a uno y otro personaje son clarísimas. Se califica con términos certeros, implacables. Y nuestro autor sabe también calificar mediante la presentación de acciones:

    “Pero Facundo, jugaba con fondos ilimitados: no permitió jamás que nadie levantase de la mesa el juego con el que jugaba. No era posible dejar de jugar sin que él lo dispusiese; él jugaba cuarenta horas y más consecutivas; él no estaba turbado por el terror, y él podía mandar azotar o fusilar, a sus compañeros de carpeta...”

    Aquí ya no se nos habla mediante elementos de cualidad, se nos cuenta cómo actuaba el cuadillo y de ello inferimos su poder, su violencia, su intolerancia. La versión de Sarmiento va de un record al otro, para dejarnos una percepción determinada de la vida y de la época.

    La magia del mensaje, su fluir, hacen que muchas veces no captemos en detalle los sistemas de predicación. Una manera de hacer que éstos salten a la vista consiste en trazar lo que denominamos un mapa de predicaciones: se trata de agrupar lo que se dice o muestra de cada persona, de cada situación, idea, ambiente.

    Se predica, en fin, por lo que mostramos de un personaje, de un ambiente; a través de detalles se van marcando características de alguien o de algo. La pulcritud, la belleza de ciertos personajes confrontada con la suciedad, la fealdad de otros; los gestos, la mirada, las vestimentas, los objetos en uso, el orden o el desorden, todo pinta de alguna forma, todo predica.

  • Referencialidad

  • Utilizamos el término par aludir al sujeto (un ser, una cosa, un espacio, una ideología) de un mensaje.

    Desde este punto de vista todo mensaje es una versión de algo o de alguien y como tal se puede acercar o alejar de las características de aquello de lo que se es versión. Si rechazamos completamente todo lo que corresponde a la referencialidad, nos quedamos sin recursos para estudiar las propuestas que tratan de acercarnos lo más posible al sujeto fuera del discurso, o las que buscan por todos los medios darnos una visión parcial o distorsionante.

    Hablamos de alta referencialidad cuando el mensaje, sea a través de algunos detalles, sea mediante una mayor contextualización o mayor cantidad de información.

    Hablamos de baja referencialidad cuando le mensaje nos ofrece unas pocas notas, unas pocas características del sujeto, y pretende que con ellas se agote todo, que estamos frente a la esencia de un problema o un ser.

    Hablamos de distorsión referencial cuando el mensaje incluye información falsa, cuando está organizado para que tengamos una idea contraria a lo que es o le sucede al sujeto fuera del discurso.

    Ejemplo:

    En las calles de México, deambulan unas mujeres indígenas que son llamadas, de manera despectiva, las “Marías”. Visten sus atuendos típicos, piden limosnas, venden frutas, chicles. En 1977 fue publicado en ese país el libro “Indígena en la ciudad de México, el caso de las Marías” de Lourdes Arizpe. Se trata de un estudio antropológico sobre esos seres. La autora viajó a las zonas del estado de México, de donde provienen, dialogó con ellas, visitó los lugares donde duermen en le Distrito Federal. Hay en la obra la información suficiente como para comprender la vida de las “Marías”, como para reconocer sus problemas, como para percibir el drama que viven sus niños.

    El libro es una alta referencialidad, nos ofrece lo suficiente como para situarnos ante una realidad, nos contextualizamos de manera adecuada a la situación.

    El grado de referencialidad no depende necesariamente del “realismo” de un mensaje. Uno puede lograr una alta referencialidad mediante la ficción. El Principito, Mafalda, son personajes de ficción que dicen mucho de la niñez en un mundo de adultos.

    De igual manera por la ficción se pueden dar versiones de baja referencialidad o distorsionar.

  • Tipificaciones

  • Tipificar significa reducir a alguien o algo a un esquema, a una estructura fácilmente reconocible. Cuando tipificamos, no entramos en mayores detalles, unas pocas notas nos permiten identificar a alguien o algo sin esfuerzos.

    En muchos casos no vemos a seres, sino a tipos humanos; no percibimos cosas, sino clases de cosas. Todo esto nos permite organizar nuestro entorno de una manera altamente previsible, lo que deriva en un amplio margen de seguridad, de certidumbre.

    Tal vez por eso mismo resultan tan atractivos los personajes y situaciones típicos en muchos de los mensajes que recibimos, por ejemplo: Superman, o El Chavo y sus compañeros.

    Hay una antigua tendencia a esperar lo que ya hemos vivido, a gozar con las repeticiones. Lo típico en comunicación constituye uno de los recursos más ricos para entrar en relación con el público.

    Hay tipos que han sido llamados universales y que ejercen siempre atractivo: el avaro, el tramposo, el don Juan, el celoso (Otelo, decimos en alusión a la obra), la ingenua, la bruja, la intrigante.

    Incluso personajes de la literatura o de la historia pasan a constituirse en prototipos: actitud sanchopancesca, emprender algo quijotesco, Otelo, son expresiones utilizadas para identificar a un ser con características del prototipo.

  • Relaciones de armonía y oposición

  • Hay mensajes en los que nadie se opone a nadie, nada a nada. Un mundo sin conflictos muestra, sin antítesis, sin confrontación alguna. Un ejemplo de esto lo da la publicidad.

    Un mundo feliz se muestra en ella, con personajes que nunca tienen problemas, con una economía perfecta, solucionada para siempre, con una vida-juego permanente.

    Se trata de relaciones de armonía. Pero lo cierto es que su uso suele estar ligado a distorsiones referenciales. Así en materiales de promoción turística aparecen indígenas sonrientes, felices, cuando es conocida la situación de los mismos en todos los países de América Latina. Hay a menudo la tendencia a cambiar la clave de ciertos procesos sociales, para mostrar armonías donde sólo existen conflictos.

    Las relaciones de oposición son una constante en los discursos retóricos y en la inmensa mayoría de los mensajes de difusión colectiva. El hecho de centrar el mensaje en seres, situaciones, ideologías, ambientes opuestos, no es casual; las relaciones sociales son conflictivas.

    Los ejemplos sobran: como la civilización y la barbarie, desarrollo - subdesarrollo, industrialización - no industrialización.

    La pregunta que debemos hacernos siempre es porqué el emisor elige determinadas oposiciones o descarta otras. Porqué en los mensajes que tratan problemas cotidianos todas las oposiciones se concentran, por ejemplo, en lo amoroso y quedan fuera cuestiones sociales más profundas, como el desempleo, los problemas, económicos; porqué las oposiciones bien - mal se concentran en persecuciones entre policías y ladrones, cuando el mal social es mucho más amplio; porqué todo se reduce a conflictos individuales cuando los problemas son grupales o de clases.

    El hecho de que existan oposiciones fuera del discurso no quiere decir que éste las refleje a toda y mucho menos que las refleja en todo lo que ellas implican.

  • Lo dicho y lo no dicho

  • Mientras lo latente está en el mensaje, ha sido dicho, expresado por el emisor, lo no dicho es una ausencia que de alguna manera incide en lo que es presencia.

    Si cuando se nos habla de los indígenas quedan fuera sus condiciones de existencia y solo nos pintan lo anecdótico y lo pintoresco, esa falta de datos nos muestra a un emisor que busca ocultarnos algo, que trata de presentarnos un mundo feliz donde solo existe la miseria.

    Lo no dicho, afirma Desiderio Blanco es un cono de sombra que se proyecta sobre lo dicho.

    ESTRATEGIAS DE SUPERFICIE

    Existen estrategias de superficie en el plano de la organización del enunciado  mismo. O sea, además de composición general del discurso, la elección de determinados temas. En cada  frase suele jugarse algún tipo de intención. No programamos cada término  en función de posible impacto o su capacidad de fascinar. Los recursos utilizados en las relaciones, el discurso político.

    • Universalización: Las formas mas usuales “todos”, “ninguno” o “el hombre”, “la mujer”, “el niño”. Este es un juicio que se generaliza a todos los miembros de un grupo.

    • Generalización: A partir de un caso, se sacan conclusiones generales a todos los casos similares.

    • Tópicos: Lugares comunes, mejor sociales. Hay de amor, de trabajo, amistad, belleza, honradez, fidelidad y expresa mediante enunciados conocidos por todos. Por ejemplo: los refranes.

    • Personalización: Discurso se dirige explícitamente a alguien, es empleada en segunda persona o se apela a un nombre. Si el emisor se involucra con destinatarios hay un juego de personalización por inclusión.

    • Despersonalización: Se dice algo como si fuera una ley universal, expresión con valor en si mismo. Formas  privilegiadas: impersonal con “se” y las construcciones con el verbo “haber”.

    • Redundancia: Son reiterados temas con otras palabras  para insistir en algo. En el lenguaje coloquial la redundancia tiene enorme presencia. Lenguaje propio de la radio.

    • Comparación: Relacionar  dos elementos para atribuir a uno, características del otro. Nexo mas usado: “como”.

    • Metáfora: Se parte de una comparación, sintetizada, no aparece aquí el nexo y el elemento con que se comparaba se vuelve uno con el sujeto.

    • Sinécdoque: Se alude a algo a través  de una parte, de un detalle, en lugar de describir a una persona que “huye”, se dice: “que los pies no le daban para correr”.

    • Hipérbole: Exageración verbal  o visual. Exageración por acumulación de adjetivos, uso de aumentativos por agrandamiento de un suceso.

    • Sentido de oportunidad: En el discurso son introducidas palabras que vienen a cambiar el sentido  de lo que se esta diciendo.

    • Inferencia inmediata: A partir de algunos detalles, de unos pocos indicios, se pretende sacar conclusiones definitivas sobre un ser o una situación. La inferencia  lleva a generalizar juicios más que peligrosos.

    TEXTO DE APOYO

    Las estrategias discursivas comprenden  no solo los grandes periodos de mensajes, sino que alcanzan también a los detalles de la construcción de los  mismos enunciados. Un  buen  orador maneja  con fluidez  recursos destinados a lograr que cada enunciado cumpla una función en dirección a determinado  efecto.
    Los temas aparecen  en todo tipo de discurso. La función que cumple el enunciado depende del texto y del contexto en que esta inserto.

    1- “Todos los hombres son mortales”

    2- “Todos los latinoamericanos son vagos”

    1* Hay universalización de base científica. 2  Hay universalización pero su validez es discutible, se trata  de una generalización  basada en una opinión, en un prejuicio. Aristóteles reconocía dos tipos de silogismos: lo científico y retórico.
    Base de comprobación, dependía  de la perspectiva de alguien  o de algún grupo. Muchas universalizaciones se representan con fuerza que hablan  como una verdad misma.

    Universalización: Se trata de un juicio que se generaliza a todos los integrantes del grupo. Son utilizados términos como  “todos”, “ninguno” o “hombre”, “la mujer”.Hay universalizaciones  científicas, al carácter, de leyes, “todos los cuerpos”. La universalización  tiene enorme presencia  en los mensajes de difusión colectiva, los discursos políticos en la comunicación cotidiana. Así, a través del “todos” o del “ninguno” se deslizan, versiones racistas, sexistas  en estereotipos, más aparecen  en canciones  populares  con relación  a la mujer, descalifican sin más a los habitantes de un país vecino o a quienes practican determinada profesión. En el discurso político los adversarios son reducidos  a pocas notas y se juegan  todo tipo de universalizaciones. Estas generalizaciones funcionan como puntos de apoyo y reconocimiento como puntos de encuentro.

    GENERALIZACION A PARTIR DE UN CASO  O A PARTIR DE UNA EXPERIENCIA

    Hay un tango. “Tomo y obligo”, que narra  la decepción amorosa de un hombre. A partir  de una experiencia  puntual dice: “a las mujeres  mejor no hay que hablar, todas amigo…”Una universalización colocada puede marcar  todos los enunciados posteriores, una hipérbole en el centro destinada a dramatizar una generalización, para descalificar a todo grupo de seres. El autor no hizo  más que concretar una forma muy difundida de abrir juicios, generalizar. Abre camino a serie de aceptaciones y rechazos. Podría esto ser lógico, sin embargo, tales aceptaciones y rechazos  suelen ser decisivos en las relaciones sociales. Cuando  en los medios de difusión  nos son propuestas generalizaciones de este tipo, sus autores no hacen nada más que apoyarse en formas cotidianas de comunicación y percepción. Existe cierta complicidad.

    Tópicos: El termino significa literalmente “lugar”. Un  lugar social en el cual  todos confluyen, “lugar social” por que la mas generalizada “lugar común” tiene  una connotación despectiva. Ejemplos de tópicos son los refranes: de amor, respeto a los padres, honestidad, trabajo, valentía. Ejemplo: “Cada uno para si y Dios para todos”

    -Individualismo: conocer contenidos que promueven el individualismo, es preciso comprender el por que  de la continuidad social de los tópicos. Privilegiado en las relaciones sociales.

    Personalización: Dos sentidos  para  trabajarla:

    -Como estrategia  dentro de enunciados.

    -Como recurso privilegiado  para acercar más una información.

    La primera, la  personalización consiste en dirigir el discurso explícitamente a alguien en hablar directamente, emplea segunda persona  o formula para identificar al destinatario. Igual  importancia  cuando se trata  de atraer  a determinados  públicos. En los medios en especial  en la radio, al personalización constituye  una necesidad para matizar el monologo del locutor. Formulas  como “tu”, “usted”.La presencia social de la personalización. Las computadoras han incorporado  ese recurso  y de alguna manera hablan ya con sus usuarios.

    Despersonalización: Paradigma  esta dado por la impersonal con “se” y por empleo del verbo “haber”, llega a tener  la fuerza que reconocimos a la universalización. Mandatos a cumplir: “Hay que amar a la patria”. Otra forma de despersonalizar es atribuir informaciones  a un sujeto abstracto. En todos los casos estamos ante afirmaciones sin un responsable, sin un emisor explicito. Pronuncia la frase y acepta el contenido del enunciado, hace que el verdadero  sujeto de la enunciación, no aparezca  y las palabras  terminen adquieran valor propio.

    Redundancia: Termino al hablar del ordenamiento de las partes  del discurso. En las relaciones  cotidianas, en  los mensajes de difusión  colectiva va la redundancia, y es importante. -A mayor  redundancia: menor información. La redundancia es un elemento en juego, con falta  de palabras repetidas, con una  linealidad  sostenida nos  aburrimos  al poco tiempo, nos sentimos excluidos del proceso Se reitera. La redundancia tiene función enfatizadota, constituye en un recurso precioso para dar mayor realce a lo que se esta expresando. La radio es mas lo que se repite que lo que  se dice nuevo.

    Comparación: Entramos en lo que se denomina las figuras del lenguaje. Una figura es un rodeo de palabras, una desviación de una expresión literal. No se trata de decir en forma directa, sino a través de un conjunto de recursos capaz de atraer, impactar, fascinar al destinatario. En el uso de modos  de expresarse  de individuos y grupos. La comparación  es la figura  más sencilla, más elemental  que muchas veces usamos para burlarnos.

    Metáfora: parte originalmente de una comparación  pero sintetizada, Por ejemplo: “Era bravo como un tigre”…… “Era un tigre”. La metáfora tiene una  sirve  para embellecer  la expresión  para dar mayor énfasis a lo que se esta diciendo. Hay que diferenciar la metáfora  poética  de la  retórica. La primera  es mas compleja pide al lector  mas esfuerzo  para comprenderla: “Sol de agua”. La segunda  dice a gritos su significado:

    “Cabellos de oro”. El lenguaje coloquial no utiliza metáforas sofisticadas, juega con gritos  sencillos, rápidos de comprender. No hay  que caer  en el error  de rechazar  las metáforas más sencillas. Esto seria una forma  de no aprender a comunicarse  con relacione inmediatas para mantener puntos de encuentro  en el seno  de determinado grupo social. Las metáforas mas empleadas  constituyen una forma de familiaridad.

    Sinécdoque: Tiene gran difusión. Enfatizacion de una de sus partes. Tiene la ventaja de una gran  economía del lenguaje. “El temblor de sus manos anuncio el final”, “La risa nos inquieto a todos”

    Hipérbole: Nadie en el habla cotidiana, prescinde de la exageración. Todos usamos la exageración muchas veces.

    LO IDEOLOGICO

    Algunos centros de estudios plantean el tema  de tal modo que termina  por cerrar el paso  a un trabajo  sobre el discurso. Lo ideológico  se ha proyectado mucho  hacia los contenidos, sin pasar por  un análisis minucioso de los aspectos formales, cuando es justamente  en los detalles de estos últimos donde se juega.
    Cada uno de los elementos presentados hasta ahora cada una de las estrategias, tiene que ver  con lo ideológico. Utilizamos  el concepto en sentido  de “visión del mundo”.

    Desde el punto de vista discursivo lo ideológico consiste   para nosotros en:
    a) lo que fundamentalmente se predica de  un  sujeto

    b) el modo de vida propuesto como valido

    c) los modelos de relaciones  y soluciones  sociales  que el  o los sujetos adoptan.
    d) lo que  en cada uno de los puntos anteriores  no dice, se rechaza, se oculta, etc.

    La uniacentualidad significativa: por medio de redundancias, de enfatizaciones, de universalizaciones, de hipérboles, se busca dejar  en los destinatarios, se busca dejar en los destinatarios  una sola versión  de un tema
    Todo expresado: El mensaje  se cierra  sobre si mismo, todo esta dicho, no hay que agregar, los destinatarios  reciben  una sobrecarga de información.
    Las consignas de interpretación: un narrador  impersonal, un personaje nos va indicando que leer, que interpretar, que hacer, incluso, con lo que propone el mensaje.

    TEXTO DE APOYO

    Pensamos que con su uso  muchas propuestas  terminan por cerrarle  el paso a la interpretación, ya que a menudo con unos pocos esquemas  se pretende interpretarlo todo. El  hecho de decir que un mensaje es “ideológico”, lleva a caer en una descalificación   en bloque. Es más de interés  un análisis de los materiales  que lleve  reconocer de que manera  se juegan los recursos  discursivos  para que  tal o cual versión  resulte  ideológica, en un sentido peyorativo.
    Si aceptamos de antemano  la versión  de lo ideológico  como “falsa conciencia” entramos en el terreno de la descalificación. En síntesis, discutir el enfoque  de lo ideológico en el plano  de los contenidos  para tratar de pensar  también ciertas formas  que como tales, se orientan a  cerrarnos  o abrirnos  el espacio  de la interpretación.

    -Lo ideológico consiste en lo que se esta predicando de u sujeto, fundamentalmente.
    -Lo ideológico consiste  en un modo de vida  propuesto como valido.
    -Lo ideológico consiste en los modelos de relaciones  y soluciones  sociales  que el o los sujetos  del mensaje siguen.

    -Consiste en lo que,  en cada uno de los puntos  anteriores, no se dice, se rechaza, etc.

    -En la adopción de ciertas  estrategias discursivas  por encima de otras.
    -Lo ideológico, se juega en las maneras de cerrar o abrir el discurso.

    Todo mensaje es una versión y toda versión implica  un punto de vista, significa  la enfatizacion  de tales predicados  en detrimento  de otros, de tales relaciones sociales y modos de resolver  la vida diaria  en definitiva y como todo se resuelve en una compleja trama de aceptaciones y rechazos, de esquemas positivos y negativos, de apoyos  y oposiciones, no hay mensaje que no tenga carácter ideológico.
    A partir  de nuestra opción axiológica que rechazamos o aceptamos las predicaciones, los modos de vida  propuestos. Hay valores superiores a otros  y es a partir  de esa diferencia  como podemos juzgar  lo que nos ofrecen los mensajes.
    El punto de vista de la lectura ideológica  la forma determina de algún modo el contenido. El emisor se juega  en los detalles, en la distribución  de las partes, en la selección  de estos anuncios en estos modos  de predicación, en estas redundancias.
    El forzar al destinatario a ir una sola  dirección, se practica  a través de distintos  recursos. Algunos ya analizados: - la baja referencialidad, la distorsión
                                         -predicación de unas pocas notas como si ellas  fueran todo correspondiente a un sujeto

    -inferencia inmediata

    Otras modalidades: La unicentualidad significativa: por medio de redundancias de enfatizaciones, de cadenas de hipérboles, de ciertas predicaciones se intenta llevar al destinatario  a una sola interpretación. El todo expresado: el mensaje se cierra sobre si mismo. Las soluciones  a los problemas  vienen  predicadas  casi de antemano. Todo lo sabe el emisor, nada podemos aportar. Las consignas de interpretación: un narrador que puede ser el propio autor  o bien un relator impersonal incluido en el texto, nos va indicando que leer e interpretar, de cada situación: que hacer, incluso con lo que vamos percibiendo. Son verdaderas consignas de interpretación destinadas literalmente a dirigirnos. Apelación a experiencias decisivas: hemos aludido anteriormente a ese tema. Constituye un mecanismo ideológico muy utilizado en el discurso político  y mensajes de difusión colectiva.

    LA IMAGEN

    Tres usos de la imagen (según Thibaut-Laulan):

    -Estético:(imagen centrada  en si misma, su valor proviene  de la calidad  y combinación  de los elementos formales)

    -Documental: (valor referencial, que como tal puede ser alto, bajo distorsionante)
    -Apelativo: (la imagen volcada hacia el perceptor)

    Con respecto a la coherencia  de los elementos  de una imagen, desde la perspectiva de quien  la recibe: Complementario (todo se acerca a una fotografía, una “repetición” de lo que estamos  habituados  a percibir). Arbitraria (los elementos  están colocados  de tal forma que rompen  nuestros hábitos preceptúales, como las pinturas  surrealistas) Un esquema elemental para el análisis de las imágenes fue propuesto por Roland Barthes:

    -Objeto
    -Soportes
    -Variantes

    El objeto es el tema de la imagen, aquel para lo cual se ha elaborado. La publicidad  tiene la ventaja de que su objeto es visible  y puede  ser incluido en la imagen. Pero hay menos tangibles entre ellos, los educativos. Los soportes constituyen  en la imagen todo lo que no es el objeto. Distinguimos  ambientes, objetuales y animados. Con  función de sostener, de mostrar al objeto  en su uso, dentro de un mundo, de un entorno. Los animados pueden ser: caricaturas caricaturas, animales o seres humanos. Los variantes son la manera en  que aparecen el objeto  y los soportes. En ellas, en esos detalles, según Barthes, se juega  el sentido  que se busca  dar a la imagen. Hay  variantes  de ubicación  en el plano, de color, de forma, de tamaño, de textura, de contraste, gestuales, posturales, de vestido, entre otras. No cualquier objeto  va con cualquier  soporte ni cualquier variante le corresponde. Muchas veces  son incluidos soportes  y variantes  que vienen a contradecir, lo que se quiere  lograr de manera patente. Lo latente, lo implícito, aparece  en las imágenes, lo sepa o no el emisor.

    Las figuras retóricas tienen también fuerte presencia en el caso de la imagen: las de oposición (por contraste de personajes, ambientes, objetos), la sinécdoque (el todo a través de una parte: una rostro, una mano, unos labios), la hipérbole (una botella del tamaño  de un edificio), la metáfora (una paloma simboliza paz).

    Las relaciones  verbal visuales: anclaje (el texto nos dice como leer la imagen), de redundancia (el texto insiste en algo  que en la imagen es evidente), inferencia de texto e imagen, se refuerzan, se necesitan para una comprensión, contradicción (el texto dice una cosa y la imagen muestra otra, o bien  el mensaje esta mal hecho o el emisor  busca llamar la atención). De observación: la clave  de todo trabajo de lectura de imágenes esta en la observación. En una percepción  ingenua perdemos numerosos detalles, que no obstante captamos de alguna manera. Pero es esa captación  la que nos mueve  a considerar validas escenas, por ejemplo de violencia. Una percepción en detalle  nos lleva  a reconocer  con una clara  conciencia de lo que se quiere  lograr, cada elemento y la función que cumple para dirigir nuestra atención. Los detalles  son infinitos  y es preciso afinar la percepción.

    De elaboración: Mucha gente ha sido inhibida por los sistemas escolares y por presiones sociales para trabajar  con imágenes. Toda persona puede elaborar imágenes, desde las más elementales a las más complejas.

    TEXTO DE APOYO

    Establecer una diferencia  entre la imagen figurativa y no figurativa: la expresión “figurativa” quiere decir todo grado de semejanza con algún elemento de la realidad. Cuando  en una obra es posible  reconocer  objetos, seres humanos, animales, medio ambiente. Desde el punto de vista de su difusión, de su circulación, las imágenes figurativas ocupan un espacio mayor. El uso de las formas abstractas en ocasiones general, como por ejemplo en muchos logotipos  que pueden encontrarse en nuestra ciudad. Resultan excepcionales aun así. Distinguimos tres usos de imagen figurativa: estético, documental, apelativo.

    Estético: la imagen  esta centrada en si misma. Su valor proviene de la calidad de los elementos formales y de la combinación de los mismos. Aquí se abre   el enorme espacio del arte pictórico, cinematográfico y fotográfico. Tiene función poética del lenguaje. La imagen  como documento se adhiere a  la realidad, intenta reproducirla o señalarla en sus conexiones esenciales.
    Documental: no es objetividad pura, tiene función referencial, implica en relación  a la distorsión o la lealtad a aquello que se esta expresando. La imagen es una versión de la realidad, de ninguna manera una copia textual, hay que reconocer también los grados de documentalidad, grados de objetividad.
    Apelativo: esta centrado en el perceptor, los elementos  son seleccionados y combinados  a fin de impactar, atraer, de fascinar. La publicidad es un ejemplo muy claro de esto. Si bien en sus mensajes hay un referente, lo fundamental es la manera en que la imagen  impacta, involucra al perceptor.
    Imágenes complementarias

    Una segunda clasificación de la imagen figurativa, corresponde a la coherencia  de sus elementos, a la manera en que se relacionan desde el punto de vista semántico. Hay imágenes  en los mensajes de difusión colectiva que vienen a coincidir totalmente con lo que habitualmente se percibe. La complementaria, supone el riesgo de caer en lugares comunes en reiteración  de soportes, en detalles triviales que nada añaden a las posibilidades de enriquecimiento perceptual de la gente.

    Imágenes arbitrarias

    Las imágenes arbitrarias recaracterizan por que son la inclusión de detalles que vienen a contrariar  los hábitos preceptúales del público. Ejemplo de esto. Movimiento surrealista de DALI. La imagen arbitraria aparece también en la publicidad, aun cuando no se juega  demasiado con ella. Añade sentido necesario para comprender  lo que el emisor quiso decir  o sugerir. Esta imagen  innovadora busca romper con los estereotipos dominantes, tanto formales como preceptúales. Su uso esta muy condicionado al menos en la difusión colectiva.

    Los elementos básicos

    Para el análisis de la imagen figurativa  el esquema propuesto por Barthes en su libro El sistema de la moda. Son tres elementos: objeto, soporte, variante.
    El objeto es el tema  de la imagen, aquello para lo cual esta elaborado, hay mensajes en los que aparecen con toda claridad, el objeto  puede aparecer o no en la imagen. En la publicidad existe  una cierta  preferencia  por presentar  al objeto. Los objetos  más genéricos, existen recursos cristalizados  que terminan  por tener  poco significado para la gente. Por ultimo existen mensajes  de puro objeto,  en los que  el motivo de la imagen  ocupa todo el campo visual, son muy comunes en el discurso político: los candidatos aparecen  casi siempre solos, en un plano de acercamiento, o en un primer plano. Los soportes conforman todo lo no es el objeto. Ya en publicidad se descubrió hace mucho tiempo que los objetos, en general nos e promocionan solos, que son mucho mas atractivos cuando se les presenta integrados a una situación, a un uso. Los soportes, vienen a contextuar, a sostener el objeto, y el objeto debe de resultar así, muy evidente al perceptor. Hay soportes ambientales, animados y objetuales. Hay naturales y artificiales. Los naturales son los no creados por el hombre como los escenarios como el mar, montanas. Los artificiales son interiores de edificios, calles, interiores de automóviles. Los animados se dividen en tres: humanos, animales y caricaturas. El universo de la caricatura es muy amplio, va desde la esquematización  de seres humanos, de animales o de objetos a los cuales se le dan las características animadas. Estos soportes no aparecen solos. Generalmente se combinan y se relacionan  en la composición.

    Las variantes: constituyen precisamente la forma  en que aparecen  el objeto  y los soportes. Aquí si estamos  frente al como, al modo de presentación. Las variantes son infinitas, pero se les selecciona en función  de lo que se quiere  adjudicar al objeto. A través de las variantes   se procede a connotar  al objeto, a atribuirle el sentido que el emisor quiere que el público descubra.
    Clasificación: de ubicación de plano, de color, de tamaño, de forma, de textura, gestuales, de vestido y de detalles personales (peinado, accesorios).
    El esquema de Barthes es valido para analizar  toda la imagen  figurativa. Figuran objetos cuyos soportes  no son adecuados  para un reconocimiento  del uso o de las situaciones en que se los presente, o bien, son presentadas variantes que nada aportan  al enriquecimiento de la interpretación. Hay variantes  que se reiteran  para un mismo personaje. A menudo  las variantes muestran oposiciones que vienen a pintarnos  personajes de una manera totalmente  contraria a lo que queríamos decir.

    Soportes animados:

    Por la importancia  que tienen los soportes animados, en especial humanos, en la totalidad  de los mensajes icónicos, nos detendremos a analizar las relaciones que se establecen tanto con el objeto como con el perceptor.
    Penninov, tres posibilidades: exhibición, presentación, implicación.
    Exhibir: que ante quien, presentar que a quien, implicar a quien.
    Las relaciones de exhibición  consisten  en aquellas  acciones  que el  o los personajes realizan como si  no estuvieran  dirigidas a alguien.
    Estas relaciones de exhibición  constituyen  una suerte de constante en mensajes como la historieta, la fotonovela, las series televisivas. El perceptor esta habituado  a recibir mensajes  en que las cosas pasan  como si ocurrieran entre ellas. En las relaciones de presentación el personaje se dirige claramente al objeto lo señala o lo ofrece al público. El mensaje ya no aparece como algo gratuito, como algo   en si mismo, sino como lo que es  en todos los casos, especialmente publicitarios, un mensaje  interesado en lograr la adhesión  del perceptor. El personaje elogia al productor,  lo describe, lo admira frente a nosotros. Penninnou afirma lo siguiente: “la forma mas característica de la imagen  implicativa se vincula con la situación  frontal  de los personajes, ojos fijos, hacia un espectador ausente al que enfrentan”

    Las figuras retóricas:

    La retórica como  el arte de expresarse  en público y también  como el arte de la palabra fingida, calculada en función de un efecto. Gui Bonsiepe intento una transposición  de elementos retóricos  verbales a los visuales y presento  una clasificación de figuras  retóricas. Figura: significa una cierta trasgresión  del lenguaje  común con el propósito  de enfatizar un significado. Si en lugar de  la expresión: Aquel hombre es fuerte, afirmamos, aquel hombre es fuerte como un oso, o aquel hombre es un oso, estamos  utilizando dos recursos: la comparación, y la metáfora. Ambas son figuras, transgresiones. Jaques Durand reconoce cuatro  grandes tipos de figuras: de adjunción, supresión, sustitución,  intercambio. La adjunción  se obtiene  a través del añadido de uno o varios elementos. Pueden reconocerse  la repetición, acumulación  y la oposición. La acumulación, puede ser de personajes, objetos  y se trata de colmar  la composición  de elementos  que sirvan para acentuar el sentido  que se persigue. La oposición  se logra a través de personajes, objetos, o ambientes. También se obtiene  por recursos  de color o tonos.
    La supresión  la más importante  es la sinécdoque  (una forma de elipsis) que consiste  en presentar el todo  por  una parte, que enfatiza más el sentido  que el emisor  quiere dar al mensaje. La sinécdoque es una de las figuras mas utilizadas en la historieta. El dinamismo que adquieren  los proviene  de su presentación  por partes: un rostro, unos ojos, unas manos, pasan a ocupar la totalidad del cuadro. Figuras de sustitución  destacamos las hipérboles, la metáfora y la metonimia. La primera es la exageración visual, los objetos o  personajes aparecen de un tamaño  por encima de lo normal. La hipérbole es otra figura  característica del lenguaje de la historieta  Los personajes y los objetos aparecen a menudo en proporciones desmesuradas.

    La metáfora deriva de la comparación, solo  que en ella se eliminan los nexos comparativos. En imágenes la metáfora se formaliza mediante el reemplazo  de un elemento por otro que tiende a  enfatizarlo por semejanza, este recurso es muy poco usado para mensajes educativos, en general se  prefiere algo mas directo.

    La metonimia  es un tipo de figura  que consiste en mostrar  las causas  de algo a través  de  sus efectos, muy utilizada en la historieta., suele  emplearse en campanas que tiene un tono amenazador, por ejemplo: prevenir el sarampión.
    Hay una amplia difusión  de las figuras retóricas.

    La imagen y el sentido

    Como se trata del sentido  que el emisor quiere dar a su mensaje, tendremos  que preguntarnos cuales son las formas más usuales, los recursos de enfatizacion y en que casos se produce  una distorsión del tema que trata la composición.
    La manera  más común de elaborar  una imagen consiste  en el respeto  a las formas básicas de percepción  y al complemento  de ellas en las imágenes.
    Función referencial, mediante las imágenes puede lograrse la presentación de cuestiones  de la realidad  con una velocidad no imaginada  en periodos  anteriores de la historia.

    Las posibilidades de distorsión referencial están presentes por:
    -En las imágenes propias  de los mensajes de difusión colectiva se parte siempre  de una determinada  selección, tal selección es temática, se ejerce sobre los soportes y variantes que conforman  la composición.

    En la selección  de soportes y variantes suelen producirse distorsiones tanto  por exclusión como por inclusión. Exclusión por que a menudo son presentados mensajes referidos a cierto sector de la población  y ocurre que los soportes  seleccionados (ambientes, objetos, personajes) no tienen nada que ver  con estos sectores.
    La distorsión por inclusión  es la contrapartida de lo anterior. Así una imagen fuera su contexto  es sometida a lecturas e interpretaciones que terminan por darle un sentido distinto al que originalmente planteo el emisor. El conocimiento  de los elementos básicos de la imagen, el análisis del contexto.

    Lenguaje verbo-icónico

    Numerosos autores consideran  que ante lo verbal tiene el rol principal en la relación  verbo-icónica. Ante las posibilidades de múltiples  significados  en una imagen, ante su potencialidad de sentido, el texto viene a anclar el sentido.

    Esto es valido y se puede comprobar hasta el cansancio. El texto  orienta al lector en lo que debe de interpretar de la imagen, en lo que debe leer de acuerdo  con la intencionalidad del emisor.

    Si bien en lo verbal juega un rol definitivo, lo hace, en principio, dentro  de la función  referencial. La imagen aporta mucho de esta última y añade elementos que se dirigen  directamente a los sentidos. Lo que el perceptor recibe no  es solo  un dato  una cierta  información.

    Tipo de discurso: retórico.

    Por ser un discurso de clausura de un evento tan importante como un congreso regional de filósofos, el autor (Claudio Gutiérrez) nos regala unas palabras persuasivas, emotivas y llenas de mensaje para sus “colegas”. Lleva a sus escuchas (en su mayoría filósofos) a una reflexión y a una evaluación de sus conductas y eso lo caracteriza este tipo de discurso.

    No por ser un evento segmentado de profesionales (en este caso filósofos) el discurso de cierre tiene que estar lleno de tecnicismos. En esta ocasión vemos un discurso que la mayoría de las personas podrían entender sin tener algún conocimiento de filosofía. Elegante y formal, así como emotivo, el autor avanza por el tema principal sin aburrir ni perder el sentido ni la atención del público.

    Retórico, así lo consideramos, aunque en pequeños trozos del mismo sintamos un ambiente cotidiano y educativo no podemos quitarle la esencia a este discurso y tampoco evaluarlo de otra manera.

    Estrategia de Inicio: Introducción al corazón del asunto.

    Aunque este sea un discurso sin personajes, si posee un tema central y otros secundarios. En la introducción, el lector se da cuenta de una vez de lo que el autor quiere tratar en su desarrollo, inclusive, nos da una “pre-imagen” de la conclusión.

    Otro aspecto que nos lleva a catalogar la introducción como corazón del asunto es que leyendo el Título y el primer párrafo del escrito, nos damos cuenta de una vez de la intención del autor. La relación entre estas dos partes, y el contenido de la introducción nos resalta que no es del tipo que quiera dejar al autor en incógnita o dejarlo a la expectativa, sino que impacta con su directo mensaje y así acapara la atención de los que lo leen o escuchan.

    Estrategia de Desarrollo: Ascendente.

    Varias características nos impulsan a catalogar el desarrollo del discurso como Ascendente, a continuación se las presentamos:

    • No es un discurso con el propósito de dar información, acumular datos, etc.

    • Es propuesto bajo un sentido de persuasión.

    • No posee momentos de “relax”, inclusive el autor crece y crece y en el momento clímax lo cierra.

    Agregadas a estas características, el discurso es de uso corriente en el relato popular y todo se centra entorno a un único asunto, un único conflicto.

    Estrategia de Cierre: Previsible.

    No creemos que hay otra opción mas para analizar este punto. Desde el comienzo del discurso, pasando por el desarrollo, el lector o escucha puede ir dándose una imagen del cierre del mismo, tal vez no con las mismas palabras que el autor, pero si con el mismo sentido.

    Estrategias de fondo.

    Encontramos que este discurso no es de los que dejan que el lector o escucha asuma lo que se le está diciendo. Presenta su tema con muchos manifiestos concretos y específicos.

    Encontramos dentro de lo manifiesto los siguientes trozos:

    • “…el oscurantismo del filósofo puede intervenir de manera fatal en el desarrollo de una nación…”

    • “…el filósofo no debe ser proyector de deseos sublimados de la humanidad.”

    • “El narcisismo más peligroso es el colectivo”

    Notamos en estos trozos que el autor es concreto a la hora de presentar ciertas ideas y/o comentarios que son dichos sin andar utilizando analogías y/o metáforas para explicarlas, sino que usa adjetivos y palabras simples.

    Aún así, nos encontramos con dos ejemplos en donde el autor utiliza metáforas o comparaciones para resaltar ciertas características:

    • “…filosofar desconectado, aislado de la realidad social, es por lo menos ocioso e infecundo.”

    • “…un trabajo social no filosofado, no criticado ni razonado, será ciego…”

    Retomamos ciertos ejemplos de lo manifiesto para recalcar que este discurso posee características de predica ya que siempre o en su mayoría resalta características y virtudes, ya sea de la profesión de filosofía, de los filósofos como tal, de grupos sociales, etc. Aunque es una critica con un final positivo, creemos que la crítica que hace el autor encasille al discurso en una predica negativa, que nosotros consideramos como una estrategia de crítica constructiva que posee características de ambas estrategias de predica.

    • “…filosofía sea factor positivo…”

    • “…el filósofo no debe ser proyector…”

    • “…el filósofo,…no debe aceptar ser instrumento ideológico de clase.”

    También encontramos una relación de oposición entre el autor y ciertos comportamientos y/o pensamientos de otras personas, aún así, al no ser un discurso interactivo entre varios personajes y solo ser el autor quien lo elabora y expone crecemos que existe armonía entre él y su discurso.

    Encontramos dos tipificaciones o mejor dicho ya casi estereotipos que el autor menciona:

    • “…debamos todavía depender de legados irracionales de nuestros antepasados…”

    • “No debemos desconocer que muchas de nuestras creencias heredadas fueron elaboradas por distantes antepasados, cuya ignorancia era mayor que la nuestra y que estaban dotados de poquísima libertad espiritual.”

    Notamos en estos dos ejemplos como el autor tipifica de una manera muy estereotipada a los legados, tomándolos como si fueran uno solo. De igual manera critica o encasilla a los antepasados como distantes, ignorantes y sin libertad espiritual.

    Estrategia de Superficie

    “Quien se dedica a la comunicación social no puede pasar por alto el discurso, en todas sus manifestaciones, en especial a través de la palabra y la imagen...Para ello son trabajados los juegos de la palabra, desde la construcción de una frase hasta las estrategias del relato."

    El Análisis del Discurso, no es una disciplina, mas bien es un campo interdisciplinario que se configura con los aportes de las diferentes disciplinas, unas que tienen como objeto diferentes maneras de ver el lenguaje, a saber:
    lingüística, pragmática sociolingüística, estilística, retórica y otras como la teoría social y la sicología cognitiva. Como su nombre lo indica, toma el discurso como una unidad de uso real del lenguaje. Esto implica que se contrasta con otras unidades que forman parte de el, pero cuya suma
    no da como resultado un discurso; decir que se trata de una unidad de uso implica que dentro del concepto de discurso esta incluido el de contexto: hablantes, oyentes, ubicación en el tiempo y en el espacio, ambiente de
    interacción social entre otros.

    En consecuencia, al considerar el discurso, es necesario tener en cuenta, entre otros, los siguientes
    aspectos:

    • El texto del discurso y, a la vez, sus condiciones de realización; esto es, el contexto.

    • Las dimensiones cognitivas, sociales y culturales de uso del lenguaje.

    • Los diferentes niveles e interniveles que lo componen: nivel fonológico, sintáctico, semántico y pragmático e interniveles como el estilo, los recursos retóricos, la argumentación.

    • Los modos del discurso; esto es, las dicotomías lenguaje oral - lenguaje escrito, lenguaje planeado - lenguaje no planeado, lenguaje formal -lenguaje informal.

    Como puede observarse, el análisis del discurso. no es una metodología, ni un concepto; es un programa de trabajo que tiene por objeto los discursos reales que constantemente vemos, escribimos, escuchamos y producimos. El discurso vendría a ser entonces, como una red que se teje y se deshace continuamente, y de la cual unas partes aparecen fuertemente iluminadas y otras pueden ocultarse en la oscuridad.

    No es posible, por ejemplo, señalar cuales serían los aspectos que deben examinarse en primer lugar en un discurso, porque esta ordenación depende básicamente de nuestros intereses como investigadores y de la naturaleza misma del discurso concreto. Así podemos encontrarnos con una red de conceptos, cuya combinación puede remitirnos a estudios muy diferentes. Algunos de estos conceptos podrían ser los siguientes:

    • Variedades

    • Interacción

    • Pragmática

    • Argumentación

    • Esquemas

    • Estilo

    • Creencias

    • Retórica

    • Sintaxis

    • Actos de habla.

    Por ejemplo, nosotros como estudiantes focalizaremos nuestro análisis de discurso con un fin distinto al de otro lector. En este preciso campo de análisis de la estrategia de superficie, desarmaremos el discurso para encontrar todos aquellos recursos implícitos y de gran importancia en el desarrollo del mensaje que se utiliza con el fin de capturar la atención.

    Recordemos, antes de comenzar el análisis los diferentes tipos de estrategias, que se desean identificar para una mejor comprensión del discurso. La intención que guarda cada oración y de que manera cuando es calada esa oración en un párrafo logra su cometido; o lo aleja.

    UNIVERSALIZACION

    Se entiende por universalización, distintas formas de generalizar, o encasillar de manera global a “todos” los miembros de un grupo. Se trata de un juicio o idea que se generaliza las personas en conjunto que integran algún grupo.

    Se utilizan términos “globales” por así decirlo, como  “todos”, “ninguno” o “hombre”, “la mujer”, en el caso específico de el discurso de Claudio Gutiérrez, se utiliza en varias ocasiones: “el filosofo”, haciendo referencia a un total de profesionales filósofos que integran ese grupo.

    La universalización  tiene gran fuerza y alcanze en los mensajes de difusión colectiva. Este discurso, por ejemplo fue utilizado para el cierre de un congreso de filósofos en Centro América. El fin de universalizar en este caso preciso, es para encacillar a quienes practican la profesión.

    PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

  • ¿Un papel para el filósofo en el proceso del desarrollo?

    • Primera oración del discurso.

    • “El Filósofo”, visto desde una perspectiva global. Se refiere a TODOS los filósofos en general.

  • Que la filosofía sea factor positivo en el desarrollo de una nación supone y exige que el filósofo entiende correctamente su misión y no será vehículo de influencias oscurantistas en la vida social, que no será instrumento de ideologías inmovilistas y fatalistas de clase, ni proyector de la sublimación de deseos colectivos de la humanidad. Que no será defensor de ilusiones, de mitos ni de fes irracionales. Que en cambio será testigo de la realidad, de la verdad y de la razón, no entendidas acomodaticiamente sino en su valor facial...

      • Nuevamente nos encontramos con el término “el Filósofo”, solamente que en este caso tiene un distinto objetivo.

      • Ya no encasilla, pues esta función ya fue cumplida desde el título, sino que advierte, informa y recomienda a las personas involucradas en este gremio acerca de su misión con ellos mismos y con la sociedad.

  • ... no podemos dar a ese legado más valor que el que tiene: simple fe que suple nuestra falta de conocimiento. No debemos desconocer que muchas de nuestras creencias heredadas fueron elaboradas por distantes antepasados, cuya ignorancia era mayor que la nuestra y que estaban dotados de poquísima libertad espiritual.

    • Notemos la importancia del tiempo en primera persona plural, como se desenvuelve todo el texto.

    • La fuerza que ejerce el autor al decir DEBEMOS, o PODEMOS, habla en un tono general, pero se incluye para que así el impacto sea más grande.

    • Lo ubicamos en universalización, porque generaliza de manera global. Dice lo que “ no debemos” y lo que “no podemos” (todos, sin exclusión, por supuesto, hablando del Filósofo)

  • Si el hombre quiere tener éxito debe hacer concordar sus ideas con las leyes del mundo objetivo, y ellas solo se le hacen presentes por medio de sus aciertos y de sus fracasos.

    • “El hombre”, definitivamente un término universal para hablar de los seres humanos en general.

    • Lo que “el hombre” debe de hacer, lo que “el hombre” fue, etc.

  • Al luchador de la producción, puede el filósofo contribuir a darle una fe racional por la cual esforzarse: la fe en la promoción del hombre en una sociedad humanizada, libre de explotación y miseria. Al luchador político, puede el filósofo contribuir a depurarle el concepto del hombre nuevo que deba surgir de los dolores de parto de una sociedad en contradicción consigo misma. Al luchador científico, puede el filósofo ayudarle a orientar su esfuerzo más allá de la superstición, de la credulidad ingenua, de la generalización ilegítima, del empirismo miope o del dogmatismo esterilizarte. La filosofía puede ser la guía de la acción, con tal de que ella misma se entienda como inseparable de la acción, surgida en la acción y confirmada por ella.

    • Nuevamente el caso de intentar encajar en un término a un grupo. Al luchador, visto desde un punto de vista global. Hubiese dado lo mismo decir: A todos los luchadores, Todos los filósofos pueden ayudar; por ejemplo.

    GENERALIZACIÓN

    La generalización, veámosla como un tipo de universalización que colocada puede marcar  todos los enunciados posteriores. Como decir que: Todos los estudiantes de la Latina son hijos de papi, o que Todos los pintores

    son homosexuales y drogadictos.

    PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

  • En un país en desarrollo las situaciones cambian con mucha rapidez; el conocimiento debe cambiar de conformidad.

    • Logramos ver de esta manera lo que sucede en un “país en desarrollo”, tomando como punto de referencia el concepto de lo que viene a ser un país en desarrollo.

  • Afecta no solo a las clases favorecidas que disfrutan de los beneficios de la civilización, sino incluso a las clases oprimidas que casi no participan de esos beneficios: el derecho a despreciar a los que "no pertenecen" les compensa las limitaciones que sufren ellos mismos.

    • Otro caso que generaliza claramente en la vida cotidiana y en este discurso. Algo que se sabe como el ejemplo citado en el libro de que Todos los hombres son mortales.

    • Las clases favorecidas tienen privilegios, mientras que las clases sociales oprimidas son todo lo contrario.

    TOPICOS

    En poesía al tópico se le suele llamar “lugar común” y significa, un lugar, situación ocosa que es reiterante, imágenes que todo escritor utiliza en determinado momento de su vida. Por ejemplo, la luna, las estrellas, el mar, la noche, etc. En un discurso, ese “lugar común” se convierte automáticamente en   lugar social . Algunos ejemplos de tópicos son los refranes

    PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

  • El ideal humanista siempre estuvo ligado al desarrollo equilibrado del cuerpo y del alma: mens sana in corpore sano.

    • El único refrán encontrado, lugar común en el que nos identificamos la mayoría de los habitantes del mundo.

    • mens sana in corpore sano. Mente sana en cuerpo sano, para ejemplificar major la idea.

    • PERSONALIZACIÓN

      La  personalización consiste en dirigir el discurso explícitamente a alguien. Se emplean básicamente el tu y el usted.

      *Ahora, como caso aparte creemos que este discurso es totalmente personalizado pues se refiere a un grupo y va dirigido a él; además se emplea la forma de la primera persona plural.

      PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

      Claudio Gutiérrez

      Discurso de clausura de un congreso de filósofos centroamericanos

      ¿Un papel para el filósofo en el proceso del desarrollo? Escepticismo ante tal pregunta sería una reacción de muchos, doctos y profanos (1).

      No me cabe duda de que un filosofar desconectado, aislado de la realidad social, es por lo menos ocioso e infecundo. Tampoco me cabe duda de que un trabajo social no filosofado, no criticado ni razonado, será ciego y también infecundo. Un maridaje de acción y reflexión, de trabajo y filosofía, parece en cambio la precondición de un desarrollo humano digno de ese nombre. Pero esto es fácil decirlo; su plasmación en situaciones concretas y definidas es algo más delicado. Pasar por alto los inconvenientes del trabajo "desfilosofizado" sería por lo menos imprudente. No señalar los riesgos de la filosofización del trabajo sería irresponsable.

      Que la filosofía sea factor positivo en el desarrollo de una nación supone y exige que el filósofo entiende correctamente su misión y no será vehículo de influencias oscurantistas en la vida social, que no será instrumento de ideologías inmovilistas y fatalistas de clase, ni proyector de la sublimación de deseos colectivos de la humanidad. Que no será defensor de ilusiones, de mitos ni de fes irracionales. Que en cambio será testigo de la realidad, de la verdad y de la razón, no entendidas acomodaticiamente sino en su valor facial.

      Ante todo, que no será vehículo de influencias oscurantistas. Por más que respetemos la tradición, y que a falta de una visión científica del mundo en algún aspecto debamos todavía depender de legados irracionales de nuestros antepasados, no podemos dar a ese legado más valor que el que tiene: simple fe que suple nuestra falta de conocimiento. No debemos desconocer que muchas de nuestras creencias heredadas fueron elaboradas por distantes antepasados, cuya ignorancia era mayor que la nuestra y que estaban dotados de poquísima libertad espiritual.

      En particular, el oscurantismo del filósofo puede intervenir de manera fatal en el desarrollo de una nación si subraya la existencia de normas de conducta que tienen carácter absoluto, independiente de su eficacia en la regulación armoniosa y equitativa de las relaciones humanas. Normas perfectamente justificables por su eficiencia práctica, funcionales y creativas, se hacen sospechosas de irracionalidad cuando pretendemos defenderlas declarándolas sagradas, inmutables y evidentes en su obligatoriedad para el ojo interior de una intuición trascendente. ¡Mal servicio les hacemos, al ponerles fundamentos de arena cuando podrían tenerlos de roca! El absolutismo moral de ese tipo puede fácilmente confundirse con la prédica de un fatalismo social que declara el orden existente querido por Dios o la Naturaleza y condena a quienes lo sufren a sujeción no solo de cuerpo y sangre sino también de espíritu.

      Además de no ser vehículo de fes irracionales, el filósofo no debe ser proyector de deseos sublimados de la humanidad. Desde que se descubrió el inconsciente, los profesionales del pensamiento consciente debemos estar en guardia contra las trampas de la libido individual y colectiva. El psicoanálisis nos presenta quizás la mejor explicación de las fuentes del dogmatismo, al iluminar sus raíces y evidenciar que no las tiene ni en la razón ni en la experiencia, sino en ocultas realizaciones de deseos antiguos y apremiantes de la humanidad.

      El dogmático es el hombre que confunde sus deseos, sus ilusiones con la realidad; y que se esfuerza por hacer que su ilusión desplace y oculte, a como haya lugar, esa realidad. Las más corrientes de estas ilusiones son las narcisistas, es decir; las relacionadas con el amor que cada uno se tiene a sí mismo, las que le hacen considerarse omnisciente, omnipotente y merecedor de todo favor y fervor.

      El narcisismo más peligroso es el colectivo. Puede afectar a pequeños grupos, por ejemplo al gremio de los filósofos, o a comunidades más grandes, toda una nación o todo un sistema político o económico. La satisfacción narcisista ligada a un ideal cultural es una de las fuerzas que logra aglutinar a los hombres, a pesar de los sinsabores que implica para el individuo la vida en civilización. Afecta no solo a las clases favorecidas que disfrutan de los beneficios de la civilización, sino incluso a las clases oprimidas que casi no participan de esos beneficios: el derecho a despreciar a los que "no pertenecen" les compensa las limitaciones que sufren ellos mismos. Así nos encontramos con el extraño fenómeno de que el oprimido puede hacer del amo que le oprime su interiorizado ideal.

      Un filósofo que no denuncie, en él mismo y en otros, la operación de estas fuerzas inconscientes, no estaría siendo testigo auténtico de la realidad. Su función aquí es cruel, pero inevitable: disipar ilusiones, como único camino hacia la educación para la realidad. De todos modos, a la larga nada detiene ni puede resistir la fuerza erosionante de la razón y la experiencia; la función del filósofo solo será la de ayuda al alumbramiento, ahorradora de dolores de parto. Ni las fes irracionales ni la sublimación de deseos pueden darnos una visión del mundo realista que permita orientarnos y orientar a otros en la vida. Solo la labor científica puede cumplir esa función. Y a pesar de sus innegables límites, pensar que podemos encontrar en otra parte -por ejemplo en la filosofía- lo que la ciencia no nos da, solo será ilusión y ceguera. La función de la filosofía es solo adventicia, por más importante que sea. Es evitar que sustituyamos la ciencia por la seudociencia, la realidad por la ilusión, la verdad por el dogmatismo. La filosofía no sustituye a la ciencia ni a la política ni al trabajo; solo los protege y purifica.

      Pero todavía nos falta examinar el mayor extravío que el filósofo debeevitar si queremos que cumpla una función positiva en una nación en desarrollo: no debe aceptar ser instrumento ideológico de clase. El trabajo intelectual es una parte indispensable de todo trabajo humano; todo trabajo implica un ejercicio del cuerpo y una participación no menos activa de la mente.

      El ideal humanista siempre estuvo ligado al desarrollo equilibrado del cuerpo y del alma: mens sana in corpore sano. No obstante, la división de la sociedad en clases desde muy temprano y hasta nuestros días ha producido diferencias muy marcadas en el ejercicio relativo que en el individuo tiene cada uno de estos dos aspectos polares de la personalidad.

      En particular, ya en la Antigüedad la separación del trabajo manual y el intelectual, ligada al desarrollo de una clase servil y una clase patricia, no dejó de tener influencia fundamental en la historia de la filosofía. Entre los griegos, el platonismo probablemente representa la máxima exacerbación del pensamiento reduccionista patricio, en contraposición a formas de reflexión más ligadas a la práctica humana integral de la sociedad total.

      Para Platón, en efecto, el acto de la razón llegó a concebirse como acto un creador autónomo; el diseño intelectual, como la misma fuerza productora de la realidad. Las ideas pasaron a ser las fuentes o prototipos del ser, y la materia únicamente un obstáculo interpuesto en el camino del entendimiento. Nada más poco científico, si lo vemos desde nuestra perspectiva contemporánea, cuando han sido descubiertas las secretas equivalencias entre materia, energía, e información; pero también nada más natural para el pensar de un patricio griego, quien decide que se haga algo, lo diseña, lo concibe en su pensamiento, ¡y se hace! ... porque hay unos esclavos que llevan a la práctica el designio del amo. He aquí las raíces del idealismo en la historia del pensamiento humano: la más curiosa inversión de perspectiva, en que el beneficiario del trabajo se exalta como espíritu creador, y las fuerzas que lo realizan realmente -¡oh paradoja!- se denigran como holgazana resistencia material. Hoy hemos superado los mitos platónicos; pero en nuestras sociedades contemporáneas otros mitos han tomado su lugar, sustentados por nuevos mitólogos.

      Pero basta ya de autocrítica y volvamos a la filosofía entendida como factor positivo, no como negativo, en la vida social. Debemos partir de que el conocimiento no es una actividad separada de la práctica social, es decir: de la producción, de la vida política, de la investigación científica. Es un todo con estas tres cosas, porque no es sino la parte consciente y reflexiva de esa integridad indisoluble que es la personalidad humana activa, en sus múltiples relaciones. Esta práctica social, la lucha del hombre con la naturaleza, por la justicia social y contra la ignorancia, es el único criterio de verdad para el conocimiento. Si el hombre quiere tener éxito debe hacer concordar sus ideas con las leyes del mundo objetivo, y ellas solo se le hacen presentes por medio de sus aciertos y de sus fracasos. Qué sea verdad o que sea falsedad no lo determina ninguna apreciación subjetiva, sino únicamente los resultados objetivos de la lucha del hombre con la naturaleza y con los otros hombres; es decir, la práctica social.

      En un país en desarrollo las situaciones cambian con mucha rapidez; el conocimiento debe cambiar de conformidad. Los métodos de producción deben modificarse aceleradamente, para asegurar un continuado y progresivo dominio de la rebelde naturaleza. Las instituciones sociales deben reformarse de modo incesante, estar en permanente revisión, para reajustarse al aumento de la población y al alza de sus expectativas. Finalmente, la investigación científica debe estar al día para enfrentarse a la revolución tecnológica y armar al país para enfrentar los retos de los grandes centros industriales.

      En tal situación de cambio acelerado de condiciones, en tal estado de flujo en todos los terrenos, el filósofo tiene un papel importante que cumplir. Como pastor no diría yo del ser (2), pero sí del conocimiento, como especialista de la crítica y la reflexión, puede brindar insustituible asistencia en las luchas de la nación por ponerse sobre sus propios pies y tirar adelante. Al luchador de la producción, puede el filósofo contribuir a darle una fe racional por la cual esforzarse: la fe en la promoción del hombre en una sociedad humanizada, libre de explotación y miseria. Al luchador político, puede el filósofo contribuir a depurarle el concepto del hombre nuevo que deba surgir de los dolores de parto de una sociedad en contradicción consigo misma. Al luchador científico, puede el filósofo ayudarle a orientar su esfuerzo más allá de la superstición, de la credulidad ingenua, de la generalización ilegítima, del empirismo miope o del dogmatismo esterilizarte. La filosofía puede ser la guía de la acción, con tal de que ella misma se entienda como inseparable de la acción, surgida en la acción y confirmada por ella.

      Y como me lo han encomendado los organizadores de este Congreso, tengo el honor de darlo por clausurado, satisfaciendo por esta vez el secreto deseo de todo filósofo: tener la última palabra (3).

      • Lo vemos claramente alrededor de todo el texto la presencia personalizada de a quién se le dirige el mensaje. No queda mucho que decir, sin embargo aclaramos que es el criterio nuestro el que imponemos en esta afirmación.

      Despersonalización

      Paradigma  esta dado por la impersonal con “se” y por empleo del verbo “haber”, llega a tener  la fuerza que reconocimos a la universalización. Otra forma de despersonalizar es atribuir informaciones  a un sujeto abstracto. Pronuncia la frase y acepta el contenido del enunciado, hace que el verdadero  sujeto de la enunciación, no aparezca  y las palabras  terminen adquieran valor propio.


      PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

    • y que se esfuerza por hacer que su ilusión desplace y oculte, a como haya lugar, esa realidad. Las más corrientes de estas ilusiones son las narcisistas, es decir; las relacionadas con el amor que cada uno se tiene a sí mismo, las que le hacen considerarse omnisciente, omnipotente y merecedor de todo favor y fervor.

      • Despersonaliza definitivamente, es impersonal.

      • REDUNDANCIA

        Repetición de un concepto o término a lo largo del texto. La redundancia es un elemento en juego, con falta  de palabras repetidas, con una  lienalidad  sostenida nos  aburrimos  al poco tiempo, nos sentimos excluidos del proceso Se reitera.

        PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

      • Que la filosofía sea factor positivo en el desarrollo de una nación supone y exige que el filósofo entiende correctamente su misión( Se repite idea) y no será vehículo de influencias (Se repite concepto)oscurantistas en la vida social, que no será instrumento de ideologías inmovilistas y fatalistas de clase, ni proyector de la sublimación de deseos colectivos de la humanidad. Que no será defensor de ilusiones, de mitos ni de fes irracionales. Que en cambio será testigo de la realidad, de la verdad y de la razón, no entendidas acomodaticiamente sino en su valor facial.

        • Ante todo, que no será vehículo de influencias oscurantistas. Por más que respetemos la tradición, y que a falta de una visión científica del mundo en algún aspecto debamos todavía depender de legados irracionales de nuestros antepasados, no podemos dar a ese legado más valor que el que tiene: simple fe que suple nuestra falta de conocimiento.

          • En particular, el oscurantismo del filósofo puede intervenir de manera fatal en el desarrollo de una nación si subraya la existencia de normas de conducta que tienen carácter absoluto, independiente de su eficacia en la regulación armoniosa y equitativa de las relaciones humanas.

          • La misma idea se reitera a lo largo del texto, la misión del filósofo y además se reiteran términos como oscurantismo del filósofo.

        COMPARACIÓN

        Se relacionan dos elementos con el fin de retribuir a uno. El nexo de enlace más utilizado es la palabra: Como

        PAPEL DEL FILÓSOFO EN UNA NACIÓN EN DESARROLLO

        • el acto de la razón llegó a concebirse como acto un creador autónomo

        • se denigran como holgazana resistencia material.

        • volvamos a la filosofía entendida como factor positivo, no como negativo, en la vida social

        • aquì vemos claras comparaciones al relacionar o confrontar un elemento con el otro por medio del como.

        METÁFORA

        Parte originalmente de una comparación  pero sintetizada, sin que haya un nexo de por medio.

        • Mal servicio les hacemos, al ponerles fundamentos de arena cuando podrían tenerlos de roca.

        • Tampoco me cabe duda de que un trabajo social no filosofado, no criticado ni razonado, será ciego (refiriéndose al trabajo social no filosofado)y también infecundo.

        • ...de la credulidad ingenua, de la generalización ilegítima, del empirismo miope o del dogmatismo esterilizarte. La filosofía puede ser la guía de la acción, con tal de que ella misma se entienda como inseparable de la acción, surgida en la acción y confirmada por ella.

        • La fuerza erosionante de la razón

        56