Lengua y Lenguaje

Comunicación. Fonética. Fonología. Vocales. Consonantes. Acento. Entonación. Categorías gramaticales. Sustantivo. Determinantes. Adjetivo. Verbo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 71 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Tema 1. La comunicación y las funciones del lenguaje.

      • La comunicación.

Consiste en la transmisión de información de un punto a otro.

      • Elementos que intervienen.

El emisor: Quien emite la información.

El receptor: Quien la recibe.

El código: Conjunto de signos y reglas para combinarlos.

El mensaje: es la información que el emisor transmite al receptor.

El canal: Es la vía por la que circula el mensaje.

Además de estas 5 también pero con carácter extraligüístico.

El referente: Es el objeto físico o mental al que remite el mensaje.

La situación: Circunstancias espacio temporales e incluso personales que enmarcan el acto de comunicación.

      • El lenguaje y sus funciones.

El lenguaje es la capacidad del ser humano para comunicarse y por extensión, también se le denomina lenguaje al conjunto de lenguas naturales humanas y a los sistemas llamados artificiales como el matemático, el cinematográfico...

  • Funciones del lenguaje.

Expresiva o emotiva. Transmite el estado de ánimo del emisor.

Representativa o referencial. Transmite información de una manera objetiva, no pretendiendo provocar una respuesta en el receptor.

Apelativa o conativa. Pretende provocar una respuesta por mínima que sea en el receptor.

Fática o de contacto. Comprueba la existencia de contacto entre los interlocutores.

Metalingüística. Cada vez que solicitamos una aclaración sobre el significado de una palabra o expresión o regla gramatical.

Poética o estética. Cuando se advierte un especial cuidado en las formas o se hace uso de los recursos gramaticales.

      • El signo.

Es un elemento que representa a otro elemento, el signo consta de significado y significante.

La relación inseparable entre significado y significante se denomina significación.

      • El signo lingüístico.

El significante es una imagen acústica, tanto el significante, significado y significación son de índole psíquica.

El signo lingüístico es arbitrario.

No existe ninguna razón por la que una comunidad eligiera una cadena de sonidos (significante) y la asociara a un concepto determinado.

El signo lingüístico es lineal; tanto oral como escrito, se sucede en el tiempo.

      • Relaciones sintagmáticas y paradigmáticas.

Sintagmáticas: relaciones que mantienen los signos en una cadena.

Paradigmáticas: relaciones de sentido existentes entre signos de la misma categoría gramatical.

      • El lenguaje la lengua y el habla.

El lenguaje: facultad de expresarse, del ser humano, que incluye todas las lenguas.

La lengua: sistema de signos que emplea una comunidad lingüística como instrumento de comunicación.

El habla: uso individual que, hace cada hablante, del modelo general de lengua.

La lengua es de carácter colectivo, abstracto y permanente en el tiempo. El habla es de carácter individual, concreto y momentáneo en el tiempo.

      • La lengua como sistema.

El código de la lengua, se define como conjunto de signos y de reglas con que combinarlos para formar mensajes.

El código de la lengua por lo tanto, es un sistema compuesto por diferentes categorías; que se caracterizan tanto por la posibilidad de combinarse entre alguna de ellas, como la imposibilidad de combinarse entre otras.

      • La norma.

El hablante cuando hace uso de la lengua, no lo hace utilizándola según su parecer, sino que utiliza unas reglas prestablecidas para comunicar sus necesidades.

La norma es impositiva, ya que obliga a utilizar una realizaciones lingüísticas concretas.

La norma varía de una zona geográfica a otra.

      • Diacronía y sincronía.

Diacronía: el estudio y evolución de la lengua.

Sincronía: el estudio de la lengua en un momento dado del tiempo.

Tema 2. Fonética y fonología.

      • Fonética y fonología.

La fonología se encarga de estudiar el sistema de reglas que organiza el aspecto fónico.

La fonética de cómo han de utilizarse las reglas desde el punto de vista del habla.

      • Fonema y alófono.

El fonema es la unidad más pequeña en que puede dividirse un conjunto fónico.

El alófono es la realización del fonema. Un mismo fonema puede tener varios alófonos.

La grafía es la representación del fonema en la escritura.

      • Rasgos distintivos de los fonemas.

Los fonemas se distinguen unos de otros porque presentan diferentes rasgos.

La unidad funcional de un grupo o significante, es aquel fonema que su mutación altera el significado.

      • Fonética articulatoria y acústica.

La fonética articulatoria o fisiológica, estudia el conjunto de operaciones en la que intervienen los órganos fonadores.

La fonética acústica, se encarga de la onda sonora y su percepción.

      • Producción y percepción del sonido articulado.

  • Órganos de fonación.

Órganos infraglóticos o aparato respiratorio: Constituido por los pulmones, bronquios y traquea. Se encarga de suministrar el aire necesario para la fonación.

Órganos laríngeos o aparato fonador: Situado en la parte superior de la traquea entre el cartílago tiroides y los dos cartílagos aritenoides, están situadas las dos cuerdas vocales formadas por tendones elásticos. El espacio vacío entre las dos cuerdas vocales se llama glotis, es la sede de la primera clasificación del sonido, si se aproximan y comienzan a vibrar se originan las vocales y algunas consonantes.

Órganos supraglóticos: El aire al salir de la zona laríngea, penetra en la laringonfaríngea y sale por la cavidad bucal o la nasal. En la cavidad bucal es donde se originan la mayoría de los sonidos, debido a la gran movilidad de los labios y la lengua.

  • Órganos de audición.

Oído externo: Recoge la onda y la canaliza hacia el oído medio.

Oído medio: Aumenta la energía acústica, la transmite hacia el oído interno y lo protege de ruidos fuertes.

Oído interno: Transforma las ondas mecánicas en impulsos nerviosos.

      • Clasificación de los sonidos en español.

  • Según el modo de articular.

Las vocales se dividen en; altas, medios y bajas.

Las consonantes en;

Oclusivas, establecen un cierre completo de los órganos y el aire sale tras una interrupción momentánea.

Fricativas, se establece un estrechamiento de los órganos.

Africadas, primero se produce una oclusión y luego una fricación.

Liquidas, que puede ser: Laterales, durante su emisión el aire sale por un lateral o por los dos de la cavidad bucal; vibrantes, se produce una o varias vibraciones del ápice de la lengua.

  • Lugar de la articulación.

Las vocales se clasifican en anteriores centrales y posteriores.

Las consonantes en;

Bilabiales, Los labios están en contacto.

Labiodentales, labio inferior e incisivos superiores.

Linguodentales, ápice de la lengua e incisivos superiores.

Linguointerdentales, ápice entre los incisivos superiores e inferiores.

Linguopalatales, predorso con el paladar duro.

Linguoalveolares, ápice o predorso de la lengua con los alvéolos.

      • Acción de las cuerdas vocales.

Pueden vibrar o no originando los sonidos articulados sonoros o los sordos.

      • Acción del velo paladar.

El velo del paladar puede estar separado o adherido y causar la incomunicación de la cavidad bucal y de la nasal, si el aire sale sólo por la nasal da lugar a las consonantes nasales, si sale por la bucal las orales, si sale por ambas los oronasales que son las vocales.

Lengua y Lenguaje

Tema 3. Vocales y consonantes

      • Vocales.

Fonológicamente, las vocales en español forman el núcleo, mientras que las consonantes forman los márgenes silábicos.

      • Clasificación de las vocales.

  • Modo de articulación.

Vocales altas o cerradas, la lengua muy próxima al paladar duro o blando.

Vocales medias, la lengua está en una zona intermedia de la cavidad bucal.

Vocales bajas o abiertas, la lengua está en el límite máximo de alejamiento.

  • Lugar de articulación

Vocales anteriores o palatales, la lengua ocupa la región delantera.

Vocales cerradas, la lengua ocupa la región intermedia.

Vocales posteriores o velares, la lengua ocupa la región posterior.

Lengua y Lenguaje

      • Grupos vocálicos.

Diptongos. Es la unión de dos vocales en una sola sílaba y se forma al juntar una vocal alta con una media o baja, la unión de dos altas también puede formar un diptongo.

Triptongo. Es la unión de tres vocales en una sola silaba, la más abierta constituye el núcleo o centro silábico.

Hiato. Cuando una vocal alta está en contacto con una media o baja y cada una pertenece a una sílaba diferente, entonces la cerrada es tónica y la media o baja átona.

      • Consonantes.

  • Oclusivas.

Oclusivas orales.

Fonema /p/ oclusivo bilabial sordo [p] “p”

Fonema /b/ oclusivo bilabial sonoro [b] variante fricativa [], “b” o “v”. A principio de la edad moderna se perdió el fonema /v/ y seria una ultracorrección usarlo.

Fonema /t/ oclusivo linguodental sordo [t] “ t ”.

Fonema /d/ oclusivo linguodental sonoro [d], fricativa [], “d”.

Fonema /k/ oclusivo linguovelar sordo [k] “c” ante “a, o, u” “qu” ante “e, i ” y “k”

Fonema /g/ oclusivo linguovelar sonoro [g], fricativo [], “g” ante “a, o, u” “gu” ante “e, i”.

Oclusivos nasales.

Fonema /m/ nasal bilabial sonoro [m] “m”

Fonema /n/ nasal linguoalveolar sonoro [n] “n”

Fonema // nasal linguopalatal sonoro [] “ñ”

  • Fricativas.

Fonema /f/ fricativo labiodental sordo [f] “f”

Fonema // fricativo linguointerdental sordo [] “c” ante “e, i” “z” ante “a, o, u”. En algunas zonas este fonema se pronuncia como [s], esta realización es admitida como norma correcta y se denomina seseo.

Fonema /s/ fricativo lingualveolar sordo [s] “s”. En algunas zonas se realiza como [], se denomina ceceo y no esta admitida por la norma. La grafía “x” en pronunciación culta se realiza como [ks] o [gs], en pronunciación corriente como [s]

Fonema // fricativo linguopalatal sonoro [] su variante africada [] “y” “hi”

Fonema /x/ fricativo linguovelar sordo [x] “j” ante cualquier vocal “g” ante “e, i”

  • Africadas

Fonema /c/ africado linguopalatal sordo [c] “ch”

  • Liquidas

Laterales

Fonema /l/ lateral lingualveolar sonoro [l] “l”

Fonema // lateral lingupalatal sonoro [] “ll”. En amplias zonas de habla española se cambia el fonema // por //, este fenómeno se conoce como yeísmo.

Vibrantes

Fonema /r/ vibrante simple lingualveolar sonoro [r] “r”

Fonema // vibrante múltiple lingualveolar sonoro [] “r” al principio de palabra o medio si precede a los fonemas /n/ /l/ /s/ y “rr” en posición medial.

      • La sílaba

Unidad fundamental de la palabra constituida por uno o varios fonemas.

Constitución; fase inicial, central y final.

En la constitución de la sílaba se distingue una fase inicial, llamada también explosiva o prenuclear, una fase central o nuclear; Es donde concurre la máxima sonoridad y por último una fase final, implosiva o posnuclear.

Los fonemas en español podemos clasificarlos en vocálicos y silábicos estos últimos corresponden a las consonantes ya que estas solo forman márgenes silábicos.

Las silabas que terminan en vocal se denominan abiertas y las que terminan en consonante cerradas.

Tema 4. El acento y la entonación.

      • El acento.

En español el acento es libre, debido a esto es un rasgo diferenciador, ya que su presencia influye en el cambio de significado.

En toda palabra hay una silaba que recibe mayor intensidad es la silaba tónica, las que carecen de esa intensidad son átonas.

Hay que diferenciar el acento fonológico del ortográfico.

      • Clasificación de las palabras según su acento.

Oxítona! aguda

Paroxítona! grave

Proparoxítona! esdrújula

Superproparoxítona! sobresdrújula

      • Función el acento.

Función diferencial: Al situar el acento en diferentes silabas da lugar a diferentes significados.

Función enfática: El deseo de recalcar o poner de relieve una determinada palabra. Ejemplo; bajo mi responsabilidad.

      • Palabras acentuadas e inacentuadas.

Toda palabra aislada recibe una carga acentual en una silaba, por el contrario si forma parte del decurso de la cadena hablada, sufre modificaciones al agruparse en el periodo.

      • La entonación.

Abarca la totalidad de la frase expresando estados psíquicos, sentimientos estados de ánimo, peculiaridades socioculturales e influye en el cambio significativo del mensaje. Así que una secuencia de segmentos idénticos puede crear signos lingüísticos diferentes al darle distinta entonación.

  • Grupo fónico y pausa.

Al comunicarnos se suelen producir pausas, estas dividen al conjunto fónico en varias partes, cada conjunto de unidades significativas menores se denomina grupo fónico o unidad melódica.

La altura musical final de cada grupo fónico se denomina tonema y presenta tres movimientos a escala funcional; descendente /!/, horizontal /!/ y ascendente /!/.

Los factores que influyen en la pausación y los tonemas, pueden ser por motivos fisiológicos (respiración) o significativas, determinadas por el mensaje que se quiere emitir.

La pausa significativa marca el ritmo respiratorio, así no debe de hacerse pausa allí donde se rompa el sentido.

Como norma general, la entonación variará según su función, el tonema al final del grupo que cierra el mensaje no debe ser ascendente y tampoco descendente si no se finaliza el mensaje.

  • Funciones de la entonación.

Función lingüística, se desenvuelve en el plano de la lengua y comunica informaciones estrictamente lingüísticas.

Función sociolingüística, comunica una información personal del hablante (edad, sexo, temperamento...) y (origen geográfico, medio social, grado de cultura)

Función expresiva, comunica información sobre las actitudes y reacciones del locutor en el momento de la conversación.

Tema 6. Las unidades lingüísticas.

      • Las unidades lingüísticas.

Una unidad lingüística es un segmento mínimo que no puede dividirse sin dejar de ser lo que es y que está vinculado a un nivel determinado.

En el estudio lingüístico consideramos estos niveles.

Nivel fónico Unidad lingüística: El fonema.

Nivel morfológico Unidad lingüística: El lexema y el morfema.

Nivel sintáctico Unidad lingüística: El sintagma y la oración.

Nivel semántico Unidad lingüística: El sema.

Ciencia del lenguaje

Unidad lingüística

Nivel fónico

Fonética: Estudia los sonidos pertenecientes al código del habla.

Fonología: Estudia los sonidos ideales o la imagen mental del sonido.

Sonido: Consiste en una onda articulada destinada a la comunicación. Se escribe entre corchetes [s.]

Fonema: Sin significado propio, el fonema se transcribe entre barras /s/.

Morfosintáctico

Morfología: Estudia la estructura de las palabras.

La unidad lingüística menor provista de significado.

Lexema: Portador del significado léxico.

Morfema: Elemento modificador.

Sintaxis: Estudia la función de las palabras al relacionarse entre sí.

Sintagma: Conjunto de palabras ordenadas en torno a un núcleo.

Oración: Unidad superior compuesta por sujeto y predicado.

Semántico

Lexicología: Su tarea es determinar el significado de las palabras a través de la historia de la lengua o actualmente.

Semántica: Estudia los diferentes significados de las palabras.

Palabra: Unidad lingüística autónoma constituida por lexemas y morfemas.

Sema: Unidad mínima de significado.

      • Las categorías gramaticales (clases de palabras.)

Palabra; segmento oral o escrito de la cadena hablada, que se puede separar del resto, pronunciando aisladamente o escribiéndolo entre espacios en blanco.

Lexema y morfema; son dos modalidades de la menor unidad lingüística dotada de significado.

Consideramos la lengua como un sistema de relaciones en el cual a cada forma o estructura de palabra, le corresponde una función y denominamos categorías gramaticales a las clases de palabras definidas mediante:

  • Criterios formales; atendiendo a los elementos constituyentes que componen su forma o estructura (lexemas y morfemas)

  • Criterios funcionales; teniendo en cuenta la función que desempeña en el contexto de las relaciones sintagmáticas y sintácticas.

  • Cuando hacemos un análisis morfológico, estudiamos las formas o estructuras de las categorías gramaticales.

    Y al hacer un análisis sintáctico estudiamos la función que desempeña cada una de estas categorías gramaticales en el contexto del sintagma.

    Toda palabra:

    Manifiesta una forma o estructura que nos permite clasificarla como perteneciente a una categoría gramática.

    Desempeña una función en el sintagma y en la oración.

    Tiene significado propio.

        • Las categorías gramaticales en español.

      • Nombre.

      • Pronombre.

      • Adjetivo.

      • Verbo.

      • Adverbio.

      • Artículo.

      • Adjetivo determinativo.

      • Preposición.

      • Conjunción.

        • Clasificación de las categorías gramaticales por su forma o estructura. Clases de morfemas.

    Las unidades lingüísticas menores dotadas de significado pueden ser de dos clases.

    Lexema. Que es la que aporta el significado propio de la palabra.

    Morfema. El que aporta diversos contenidos que modifican el sentido de la palabra.

    Los morfemas pueden formar parte de la estructura de la palabra unida a un lexema (morfemas gramaticales dependientes) o constituir una palabra pro sí solos, (morfemas gramaticales independientes)

    Las categorías gramaticales pueden clasificarse con relación al tipo de morfemas.

    Categorías gramaticales que cuentan con lexema.

    -Nombres.

    -Pronombres.

    -Adjetivos.

    -Verbos.

    -Adverbios.

    Además del lexema obligatorio pueden integrar morfemas dependientes que son los fijos y las desinencias.

    Morfemas dependientes.

    Afijos.

    - Prefijos.

    - Infijos o interfijos.

    - Sufijos.

    Desinencias.

    - Genero.

    - Número.

    - Tiempo.

    - Persona.

    - Modo.

    - Conjugación (1ª, 2ª, 3ª...)

    Morfemas independientes, constituyen categorías gramaticales o clases de palabras.

    ! Morfemas independientes relacionantes.

    • Preposición.

    • Conjunciones.

    ! Morfemas independientes determinantes.

    • Artículo.

    • Adjetivos determinativos.

    • Numerales.

      Demostrativos.

      Indefinidos.

      Interrogativos.

      Exclamativos.

      Los morfemas independientes a diferencia de los morfemas dependientes, tienen capacidad para desempeñar una función en el contexto del sintagma y la oración.

          • Las categorías gramaticales nucleares en la oración.

        • Nombre.

        • Verbo.

        • Adjetivo.

        • Adverbio.

      El nombre y el verbo funcionan como núcleo del sintagma nominal y del verbal respectivamente.

      Y con función de sujeto y predicado, son las constituyentes básicas de la oración.

      El adjetivo y el adverbio funcionan como núcleo del sintagma de adjetival y el sintagma adverbial.

      El sintagma adjetival complementa al nombre y al verbo.

      El adverbial, complementa al verbo, al adjetivo, al nombre o a otro adverbio.

          • El sintagma.

      • Sintagma nominal.

      Su núcleo es un nombre o sustantivo.

      Estructura del sintagma nominal o SN

      (determinante) + (adyacente) + núcleo nominal + (adyacente)

      Desempeñan la función de determinante, que específica al núcleo; el artículo y los adjetivos determinativos (posesivo, demostrativo, numeral e indefinido.)

      Los adjetivos calificativos y los nombres en aposición modifican al núcleo y tienen función de adyacente, también lo hacen el sintagma preposicional, las subordinadas de relativo y las subordinadas sustantivas.

          • Sintagma preposicional.

      Precedido de preposición, aunque la preposición no es una categoría gramatical dotada de lexema. La función de la preposición es relacionar la estructura sintagmática que la sigue en la cadena hablada con la categoría gramatical que la precede.

      Estructura del sintagma preposicional o S Prep

      Preposición + Sintagma nominal

      Subordinada sustantiva

      Sintagma adjetivo

      Subordinada de relativo

          • Sintagma adjetivo o adjetival.

      Su núcleo es un adjetivo.

      Estructura del sintagma adjetival o S Adj

      (Adyacente) + núcleo adjetivo + (adyacente)

      El adyacente que está en posición antepuesta al núcleo es un adverbio generalmente de cantidad (demasiado, muy poco,...) que modifica al núcleo y a los adyacentes que lo siguen.

      El adyacente pospuesto al núcleo es un s. Prep.

          • Sintagma adverbial.

      Su núcleo es un adverbio.

      Estructura del sintagma adverbial o S Adv

      (Adyacente) + núcleo adverbial + (adyacente)

      El adyacente antepuesto al núcleo modifica al conjunto del sintagma.

          • Sintagma verbal.

      Su núcleo es un verbo.

      Estructura del sintagma verbal o SV

      (Adyacente) + núcleo verbal + (adyacente)

      La función del núcleo verbal la pueden desempeñar:

      • Una forma verbal simple.

      • Una forma verbal compuesta.

      • Una perífrasis.

      • Una locución verbal.

      La función adyacente del núcleo verbal puede ser desempeñada por sintagmas nominales, adjetivales, adverbiales o bien otra estructura oracional que recibe el nombre de preposición subordinada.

      Los adyacentes verbales se les llama complementos.

          • La oración.

      Es la menor unidad hablada dotada de sentido completo que no depende de otra unidad mayor, compuesta por dos elementos constituyentes con la función de sujeto y predicado.

      Tema 7. El sustantivo, el núcleo del sintagma nominal.

          • El sustantivo.

      El nombre o sustantivo se define con tres criterios: formal, funcional y semántico.

      Presenta la siguiente estructura.

      SUSTANTIVO Lexema + morfema de género + morfema de número

      El género.

      El sustantivo sólo tiene dos géneros masculino y femenino. En seres animados el masculino abarca los dos géneros, ejemplo; “el empleado de esta casa...” “empleado” abarca tanto masculino como femenino, por el contrario si pusiéramos “empleada” sólo nos referiríamos al femenino.

      El par de morfemas -o (masculino), -a (femenino), no necesariamente expresa la condición sexual. Ejemplo; puerto / puerta.

      Hay ciertos sustantivos que por si solos no marcan la diferencia, masculino / femenino; Taxista, pianista..., en estos casos es el determinante quien lo indica. Igualmente ocurre con los nombres de animales llamados de género epiceno; hormiga, jirafa.

      El número.

      Hay dos morfemas de número: El singular y el plural.

      El número singular lo simbolizamos con el morfema cero /"/ en oposición al plural /-s/.

      Algunos sustantivos en singular tienen valor colectivo; “la mujer ha conquistado su protagonismo en la sociedad”.

      La regla general dice que a los singulares les acompaña el morfema /"/ y a los plurales el /-s/, pero hay excepciones.

      ! Si la palabra termina en consonante o vocal tónica /-es/

      ! Si termina en /á/ acentuada, regla general.

      !En cultismos y extranjerismos con consonante al final, en la formación del plural se vacila y no existe una regla general. Club / clubes, referéndum / el referéndum.

      !Hay palabras que terminan en /-s/ y no son plural, es el determinante quien lo marca. Lunes / los lunes.

      !El cambio de número puede variar el significado. Esposas / Las esposas (de policía.)

      Los morfemas afijos del nombre.

      Hay sustantivos que aparte de los morfemas de género y número tienen más morfemas, son los sustantivos derivados, los veremos más adelante.

          • La función del sustantivo.

      Al describir la función del sustantivo, tenemos que distinguir entre:

      - Su función dentro de la estructura del SN.

      - Las funciones que el SN, como unidad desempeña en la oración.

      El sustantivo, núcleo el SN.

      El sustantivo o núcleo, aporta el significado central del sintagma y rige las concordancias morfosintácticas (género y número) de todas las palabras que lo integran.

      El nombre, el sintagma nominal en conjunto, el pronombre o una proposición subordinada, pueden desempeñar la función de sujeto en la oración.

      Además, el sintagma nominal está capacitado para desempeñar la función de adyacente en otras categorías gramaticales.

      La sustantivación: Palabras que pueden funcionar como núcleo del sintagma nominal además del sustantivo.

      Cuando una palabra no pertenece a la categoría gramatical de nombre, pero funciona como tal en la oración se produce lo que denominamos sustantivación.

      La sustantivación se produce por procedimientos formales:

      !El anteponer un artículo u otro determinante a la palabra o bien al añadir un morfema de plural del que por su categoría gramatical carecen.

      “ Los porque que aduces no son convincentes “

      O por procedimientos funcionales:

      ! Cuando otra estructura sintáctica o bien otra categoría gramatical adopta funciones propias del SN “querer es poder” (verbos indefinidos con función de sujeto y atributo)

      “ Me preguntaron cuándo, dónde y cómo “ (adverbios con función de objeto directos)

      ! La sustantivación más frecuente es la del adjetivo:

      Al anteponerle el artículo “Lo” funciona como nombre abstracto. “Lo interesante, lo abstracto...”

      Al anteponerle cualquier otro determinante funciona como nombre concreto.

      “ El hijo mayor es sencillo; es menor es arrogante.”

      Palabras que pueden ser núcleo del SN.

      -El nombre.

      -Toda palabra (verbo, adverbio, conjunción, preposición, etc.) precedida de determinante.

      -Los pronombres.

          • Clasificación de los sustantivos por su significación. El significado del nombre.

      Además de los rasgos masculino, femenino, el nombre se clasifica según los siguientes rasgos.

      ! Sustantivos animados / inanimados (pescadero) (cuchillo)

      ! Los inanimados se subclasifican (+ animados) o (- humanos) (estudiante) (felino)

      ! Sustantivos comunes y propios (comunes)el común se refiere a los objetos designándolos por sus cualidades (hombre, mineral) Propios, señala individualmente al objeto (Europa.)

      !Los comunes se subclasifican en concretos y abstractos (cenicero) (libertad.) ! Los concretos se subclasifican en individuales y colectivos (cigarro) (ejercito.) ! Respecto a la variación de número están los contables y los incontables (cuaderno) (oro)

      Forma

      Lexema.

      Morfema de género.

      Morfema de número.

      Morfema de determinante.

      Significado

      Designa los objetos físicos o mentales.

      Relaciones sintagmáticas

      Es el núcleo de SN.

      Sus adyacentes son:

      • S adjetivo.

      • SN en aposición.

      • S preposicional.

      • Subordinada de relativo.

      • Subordinada sustantiva.

      Rige la concordancia del SN.

      Esquema del sustantivo: forma, función y significado.

      Tema 8. El artículo y el adjetivo determinativo. Los determinantes.

          • Los determinantes del núcleo en el SN.

      El determinante es el constituyente que ocupa de manera invariable la posición anterior al núcleo nominal en la estructura del SN. También precede siempre a los adyacentes de categoría adjetivo calificativo cuando estos van antepuestos al nombre núcleo.

      Su función consiste en limitar la extensión del significado del nombre “el periódico lo dice” “este periódico lo dice”

      Únicamente desempeña la función de determinantes, estás categorías gramaticales:

      • El artículo.

      • El adjetivo determinativo.

          • El artículo.

      Es un morfema independiente porque se presenta aislado gráficamente.

      Posee las siguientes características:

      • Siempre precede al nombre.

      • Es átono ( se apoya fónicamente en la primera palabra tónica que lo sigue)

      • Actualiza o presenta al sustantivo en singular como sujeto cuando aparece en el discurso en situación preverbal.

      Los artículos determinados o definidos son; el, la, los, las.

      • Estructura o forma del artículo.

      Además de los anteriores existe la forma neutra lo.

      En su estructura distinguimos:

      • Morfema de género: masculino -o, femenino -a.

      • Morfema de número: singular -", plural -s.

      El género y el número del artículo siempre han de ir en concordancia con el núcleo y adyacentes que lo siguen.

      Las formas “del” y “al”, llamadas artículos contractos, son en realidad el resultado de la contracción de las preposiciones “de” y “a” más el artículo “el”.

      • Función y significado del artículo.

      En el SN funciona como determinante del núcleo.

      En relación con algunos nombres el determinante señala el masculino / femenino, singular / plural, si el nombre no lo puede hacer por sí solo.

      Sustantiva palabras que lo siguen.

      Significado: presencia y ausencia del artículo.

      La presencia de un artículo puede tener valor individual o colectivo.

      “La mujer, llego puntual”, “La mujer ante todo es persona”.

      La presencia de un artículo, alude a un referente conocido por el emisor y el receptor que han debido ser mencionados previamente.

      “El profesor hace muchas preguntas.” Previamente ya se identifico al profesor.

      En las enumeraciones de nombres, la presencia del artículo delante del primero de la serie confiere a esta un valor de conjunto.

      “Vinieron los alumnos, profesores, administrativos...”

      La presencia en una enumeración en cada uno de los nombres los individualiza.

      “Vinieron los alumnos, los profesores, los administrativos...”

      La ausencia del artículo expresa algo abstracto.

      “Mujer sin autonomía económica es mujer sin alas”

      En los refranes la ausencia del artículo tiene la función de presentar hechos de validez general.

      La ausencia del artículo en las enumeraciones expresa una referencia abstracta.

      “Vinieron alumnos, profesores, administrativos...”

      • Normas de uso correcto del artículo delante de los nombres propios.

      No se usa ante nombres propios

      Son excepciones ciertos nombres de personajes célebres.

      Sí se usa ante nombres de centros institucionales, culturales o de espectáculos. “La moncloa, el museo del prado, el sardinero”.

      Delante de topónimos o nombres de lugar se ha fijado como obligatorio en ciertos casos: “los Pirineos, la Mancha”. En otros no: “Sierra nevada” y ante otros indistintamente “los Estados Unidos / Estados Unidos”.

      Es aceptable su presencia en usos metonímicos, consiste en designar la obra de arte por su autor, “el Dalí”.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA

      -Se debe emplear artículo masculino ante nombres femeninos que empiecen por -a o -ha tónica, lleven tilde o no, en singular. “El aula, el arma, el águila.

      -En plural emplearemos el femenino. “Las aulas, las armas, las águilas”.

      -Se debe usar el femenino si intercalamos una palabra antes del nombre. “La vieja aula, la insólita arma, la pequeña águila”.

      • La forma neutra Lo.

      No confundir con su homónimo, el pronombre personal de 3ª persona con función de complemento directo. “Lo” sólo establece relación sintagmática con palabras que no sean ni verbos ni sustantivos.

      “Lo” antepuesto a adjetivos, tiene valor enfático equivalente a “que”. “¡Lo guapas que están! = ¡que guapas que están!”.

      “El, la, los, las”, también tienen el mismo valor enfático “si supieras la racha que llevo = si supieras que racha llevo”.

          • Los adjetivos determinativos.

      Son morfemas independientes, siempre ocupan la posición anterior al núcleo, su función es la de determinante.

      Los clasificamos:

      • Demostrativos

      • Posesivos.

      • Cantidad.

          • Numerales.

          • Indefinidos.

      • Interrogativos y exclamativos.

      • Los demostrativos.

      Únicamente tienen formas masculinas y femeninas.

      (Esto, eso, aquello) son pronombres y nunca desempeñan la función de determinantes.

      Tienen función señaladora del grado de proximidad o lejanía en el espacio y el tiempo expresado por el sustantivo.

      DEMOSTRATIVOS

      Femenino

      Masculino

      Femenino

      Masculino

      proximidad

      esta

      este

      estas

      estos

      distancia media

      esa

      ese

      esas

      esos

      lejanía

      aquella

      aquel

      aquellas

      aquellos

      singular

      plural

      En el discurso, este, ese, aquel, sirven para referirse a sintagmas nominales que ya han aparecido. “Se aconseja usar los diccionarios de ingles; estos diccionarios son muy...”

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Los demostrativos nunca se acentúan.

      -Los demostrativos que preceden a sustantivos que comienzan con a- o ha-, tónica presentan la forma normal del femenino.

      Se pueden pronominalizar.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Los pronombres demostrativos pronominalizados (sustantivo omitido) se deben acentuar a fin de diferenciarlos.

      • Los posesivos.

      Establecen una relación de posesión o pertenencia entre las personas gramaticales.

      Tienen formas plenas y apocopadas.

      1ª persona

      Un poseedor

      Masc.

      Mío, míos

      Mi, mis

      Fem.

      Mía, mías

      Varios poseedores

      Masc.

      Nuestro, nuestros

      Fem.

      Nuestra, nuestras

      2ª persona

      Un poseedor

      Masc.

      Tuyo, tuyos

      Tu, tus

      Fem.

      Tuya, tuyas

      Varios poseedores

      Masc.

      Vuestro, vuestros

      Fem.

      Vuestra, vuestras

      3ª persona

      Uno o varios poseedores

      Masc.

      Suyo, suyos

      Su, sus

      Fem.

      Suya, suyas

      POSESIVOS

      TÓNICOS

      ÁTONOS

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Es incorrecto usar el posesivo pospuesto a los adverbios de lugar, en lugar de emplear los pronombres personales tónicos precedidos de preposición.

      No debe decirse: “encima mía”. Debe decirse “encima de mí”

      -Hay que distinguir entre los adjetivos posesivos apocopados mi, tu, que se escriben sin tilde y las formas mí (pronombre personal de 1ª persona) y tú (pronombre personal de 2ª persona), que siempre deben de escribirse con tilde.

      Los posesivos no se pueden pronominalizar es el artículo el que desempeña la función pronominal.

      • Los determinativos que expresan cantidad.

      Añaden al SN el concepto de cantidad.

      • Los numerales delimitan la cantidad exacta.

      • Los indefinidos aluden una cantidad imprecisa.

      Los numerales: cardinales y ordinales.

      Numerales cardinales: Son los números simples. Cero, uno, dos...

      También se pueden pronominalizar, actúan como pronombres.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA

      -Un / una y sus compuestos conciertan en género con el sustantivo. “Veintiuna japonesas” excepto cuando precede a mil entonces sólo “un” “veintiún mil”.

      -Hasta veintinueve se escribe en una sola palabra.

      -De treinta a cien separados por la conjunción Y.

      -Después de cien separados sólo (ciento tres, trescientos diez, mil cien.)

      -En los compuestos se dice cien solamente delante de mil sino ciento, “Ciento dos mil”.

      -Si en los compuestos el segundo es cientos y el primero expresa cantidad menor, se escribe en una sola palabra (seiscientos) pero si el segundo es mil, se escribe separado (seis mil.)

      -No debe decirse cincuenta por cien, sino cincuenta por ciento.

      Numerales ordinales.

      Añaden al SN el significado de jerarquía o sucesión en una serie.

      Tienen la función de adyacente y no de determinantes.

      Los ordinales, son primero... tercero (tercer)... noveno (nono)...

      Los ordinales concuerdan en género con el sustantivo. Primero y tercero se acopocan ante el sustantivo masculino (primer diente.)

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Se debe decir undécimo y duodécimo, no es correcto undécimo ni duodécimo.

      -Los ordinales compuestos desde decimotercero a decimonoveno se escriben en una sola palabra, décimo se vuelve átono. A partir de vigésimo primero se escriben separados.

      Los ordinales no se pronominalizan.

      Numerales partitivos.

      Añaden el significado de fracción al SN, conciertan en número con el sustantivo.

      Hasta el número 10 tienen las mismas formas que los ordinales, pero se le añade la palabra parte y la preposición de.

      “la quinta +parte + de...”

      Para fracciones menores de 1/10, se emplean los cardinales con el sufijo -avo.

      Tienen la función de adyacentes.

      Numeral dual, (Ambos, ambas.)

      Aportan el significado de los / las dos. Necesitan que el referente haya aparecido previamente.

      Los indefinidos: gradativos y existenciales.

      Indefinidos gradativos

      Masculino

      Femenino

      Masculino

      Femenino

      Todo

      Toda

      Todos

      Todas

      Mucho

      Mucha

      Muchos

      Muchas

      Demasiado

      Demasiada

      Demasiados

      Demasiadas

      Poco

      Poca

      Pocos

      Pocas

      Tanto

      Tanta

      Tantos

      Tantas

      Cuanto

      Cuanta

      Cuantos

      Cuantas

      Bastante

      Bastantes

      varios

      Varias

      Singular

      Plural

      Concuerdan en género y número con el sustantivo, excepto bastante que sólo tiene morfema de número. Van antepuestos al nombre.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Los indefinidos mucho, poco, demasiado, tanto, cuanto, que preceden a sustantivos que comienzan con a- o ha- tónica presentan la forma normal del femenino.

      Se pueden pronominalizar.

      Otros indefinidos.

      • (Más, menos.)

      Son determinativos indefinidos cuando acompañan al sustantivo, en todas las demás combinaciones son adverbios de cantidad. “¿No tendrías más caramelos?”.

      • (Cierto, cierta, ciertos, ciertas.)

      Sólo es determinativo con el significado de impreciso antepuesto al sustantivo.

      Indefinidos existenciales.

      No expresan cantidad sino identidad imprecisa de lo denotado por el sustantivo.

      Formas afirmativas

      Formas negativas

      Algún, alguno, alguna, algunos, algunas.

      Ningún, ninguno, ninguna

      Un, una, unos, unas

      Otro, otra, otros, otras

      Cualquier

      • Un, algún ningún.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      Los sustantivos femeninos que comiencen con a- o ha- tónica, pueden ir precedidos indistintamente por un / una, algún / alguna, ningún / ninguna.

      • Cualquier. Tiene función de determinante cuando va antepuesto en su forma apocopada a sustantivos masculinos y femeninos.

      • Otro.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      Otro debe de ir en forma femenina, delante de los sustantivos femeninos que comiencen por a- o ha- tónica.

      Los existenciales se pueden pronominalizar.

      Indefinidos distributivos. (cada, sendos, sendas)

      • Cada. Aporta un significado distributivo a lo denotado por el sustantivo.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      No es correcto utilizarlo con el valor totalizador de todos los: no debe decirse “veraneo en Altea cada año” sino “veraneo en Altea cada año”.

      • Sendos. Expresa únicamente el significado de “uno para cada una”.

      “Nos saludo a los cinco con sendos apretones de manos. Sendos = un apretón de manos a cada uno”.

      Tiene sólo variación de género y siempre es plural.

          • Los interrogativos y exclamativos.

      Pueden introducir tanto enunciados exclamativos como interrogativos, excepto cual que encabeza los interrogativos.

      Qué

      Cuánto / Cuántas

      Cuántos / Cuántas

      (Qué) es invariable.

      (Cuánto) tiene variación de género y número, y se combina con el superlativo -ísimo.

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Los determinantes exclamativos e interrogativos, siempre se acentúan.

          • El determinante posesivo relativo cuyo.

      Suele aparecer entre los pronombres relativos, sin embargo nunca ejerce funciones nominales nunca; tiene la función de actualizar al sustantivo que lo sigue, aportándole un significado posesivo. Pero también desempeña una función de relativo, puesto que sustituye a un SN antecedente.

      Concuerda en género y número al sustantivo que le sigue.

      Se sitúa entre los dos nombres o SN a los que relaciona: el nombre antecedente al cual es relativo y el nombre al cual determina el valor posesivo.

      Ejemplo.

      Es Una persona cuyo comportamiento...

      SN antecedente determinante posesivo relativo SN objeto poseído

      NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

      -Es incorrecto el uso de (que su) denominado quesuismo en lugar de cuyo.

      “Tengo una amiga que su padre es piloto. Incorrecto.

      “Tengo una amiga cuyo padre es piloto. Correcto.

      Tema 9. El adjetivo calificativo, los adyacentes.

          • La función de adyacente el núcleo en el SN.

      En el SN, desempeñan la función de adyacente en primer lugar la categoría gramatical de adjetivo calificativo, pero también toda categoría gramatical, estructura o proposición subordinada que modifica al núcleo.

      Pueden funcionar como adyacente (recuerdo.)

      • Las categorías gramaticales: adjetivo calificativo

      Sustantivo

      • La estructura sintagmática: sintagma preposicional.

      • proposición subordinada adjetiva o de relativo

        proposición subordinada de sustantivo.

        Las estructuras oracionales:

        Las categorías o estructuras no pertenecientes a la clase de adjetivo calificativo, que funcionan como adyacentes experimentan una transformación funcional que denominamos adjetivación.

        Un Sustantivo en aposición; un adyacente pospuesto al nombre núcleo sin nexos intermedios cumple una función sustantiva (adyacente.) “Borges poeta”, “La Reina madre”.

        En ocasiones, el vocabulario no dispone del adjetivo preciso (jersey lanudo) y recurre a la estructura de sintagma preposicional. (Jersey de lana.)

        También las proposiciones subordinadas de sustantivo o adjetiva, pueden ser adjetivadas y cumplir la función de adyacente.

        De sustantivo: “Hazme la promesa + de que volverás pronto”.

        Adjetiva o de relativo: “Ya esta aquí la nevera + que compramos ayer”.

        Con frecuencia la función de adyacente desempeñada por un sin S prep. O preposición subordinada, recibe el nombre de complemento del nombre.

            • El adjetivo calificativo.

        • Forma

        Consta de un lexema y de los morfemas dependientes de género, número y grado.

        El morfema de grado sólo está presente a veces y el de género no aparece en algunos adjetivos que tiene la misma forma para el masculino y el femenino.

        Algunos adjetivos se apocopan antepuestos a todos los sustantivos de género masculino “gran casa”.

        Grados de adjetivo.

        La posibilidad de incorporar en su estructura el morfema de grado es la principal característica para diferenciar un adjetivo de un sustantivo.

        El grado positivo: Es en el que se encuentran habitualmente los adjetivos.

        El grado comparativo: se manifiesta mediante la presencia de los adverbios de cantidad (más, menos, tan), la conjunción (que) o el adverbio (como), que introducen el segundo termino de la comparación.

          • Comparativo de superioridad: más + adjetivo + que.

          • Comparativo de igualdad: tan + adjetivo + como.

          • Comparativo de inferioridad: menos + adjetivo + que.

        NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

        -Los adjetivos mejor mayor superior anterior exterior

        peor menor inferior posterior interior

        son respectivamente, los comparativos latinos sintéticos de los adjetivos en grado positivo:

        bueno grande alto primero externo

        malo pequeño bajo ultimo interno

        -Por ello no debe decirse “mas mejor”

        -La excepción es el adjetivo mayor, que se puede combinar con tan y más cuando expresan edad.

        Grado superlativo: Están el absoluto y el relativo.

        Superlativo absoluto. Indica el grado más alto de la escala que expresa el adjetivo. Se manifiesta formalmente por:

          • Por la anteposición de un adverbio intensificador.

        “Muy interesante”, “enormemente pesado”

          • Por la incorporación de morfemas sufijos de grado -ísimo, -érrimo

          • Por la incorporación de morfemas prefijos extra-, re-, requete-, archi-, super-.

        Superlativo relativo. Destaca la cualidad de lo expresado por el adjetivo en relación con otros términos de comparación. Se manifiesta formalmente:

          • Con la fórmula: artículo + más / menos + adjetivo + S prep. “Los más interesantes de la clase”

          • Con la fórmula: artículo + comparativo latino + S prep. “Los mejores de la clase”.

        NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA

        -Los adjetivos máximo, ínfimo, optimo, pésimo. Son superlativos latinos de grande, pequeño, bueno, malo.

        -Se puede decir muy mayor para expresar edad pero no para tamaño.

        -Se puede formar superlativo con muy antepuesto a estos comparativos; inferior, superior, anterior y posterior.

        -No es correcto aplicar dos marcas de superlativo al mismo adjetivo “muy riquísimo”.

        • Funciones.

        La función fundamental del adjetivo consiste en calificar (modificar) al sustantivo, se manifiesta de varias maneras.

          • Por la directa yuxtaposición al sustantivo “la viuda alegre”, la función del adjetivo en esa posición puede ser especificativa o explicativa.

          • Por la atribución de una cualidad al sujeto (el niño viaja feliz) o al complemento directo “tengo esplendorosos los rosales.”

        La función de núcleo en el sintagma adjetivo.

        ESTRUCTURA DEL SINTAGMA ADJETIVAL O S Adj.

        (Adyacente) + núcleo adjetivo + (adyacente)

        La categoría gramatical que desempeña la función sintagmática de adyacente en posición antepuesta al núcleo adjetivo es un adverbio, generalmente de cantidad y modifica al núcleo y a los adyacentes que lo siguen.

        El adyacente pospuesto al núcleo es un S Prep.

        Además de desempeñar la función de adyacente en el SN, puede presentarse como:

          • Vocativo : ¡Guapa!

          • Adverbial : María trabaja duro.

        Adjetivos especificativos.

        Limitan la extensión del significado del nombre. Su presencia restrictiva es imprescindible para captar el significado del SN. Se sitúan pospuestos al nombre y no los enmarcan comas. (Me encantan las muñecas antiguas; dentro de la clase de muñecas, sólo me encantan las antiguas.)

        Adjetivos explicativos.

        Añaden o subrayan rasgos del significado que están implícitos en el significado del sustantivo (la blanca nieve.) Puesto que no son imprescindibles su aparición está supeditada a la decisión del hablante.

        Pueden aparecer:

          • Antepuestos al nombre: (he surcado los anchos mares del sur.)

          • Pospuestos; obligatoriamente entre comas: (he surcado los mares, anchos, del sur.)

        • Significado.

        El adjetivo expresa cualidades (alto, simpática,...) estados (soltero, sano,...) actividades o actitudes (creador, hablador,...) posibilidades (potable, increíble,...) y otros clasifican origen llamados “patronímicos” (Vallisoletano, bilbaíno,...) o nacionalidad (libanés, nicaragüense,...)

        El adjetivo precedido de artículo se sustantiva está transformación, tiene cambio de significado.

        Ejemplo: en planchado:

          • El planchado; acción de planchar.

          • Lo planchado; conjunto de objetos que han sido planchados.

            • Esquema del adjetivo; forma, función y significado

            • Forma.

              Lexema.

              Morfema de grado.

              Morfema de género.

              Morfema de número.

              Significado.

              Expresa cualidades del sustantivo.

              Relaciones sintagmáticas.

              -Adyacentes del núcleo en el SN.

              - Núcleo del S. Adj. Sus adyacentes son el adverbio y S Prep.

              Tema 10. El pronombre núcleo del SN.

                  • El pronombre.

              Los pronombres se caracterizan por sustituir a un nombre en el SN y funcionar como núcleo en el SN, así como no tener un significado estable sino dependiente del contexto.

              La categoría gramatical pronombre y los pronombres del discurso.

              La categoría gramatical, está integrado en el SN y desempeña la función de núcleo del mismo modo que un sustantivo se les conoce como pronombres intrínsicos o propios.

                • Pronombres personales: él, ella, ello, nosotros, vosotros, ustedes, ellos, me, te, se, lo, la, mí, ti, sí, etc.

                • Pronombres demostrativos o neutros: esto, eso, aquello.

                • Pronombres indefinidos: algo, nada, alguien, nadie, uno.

                • Pronombres relativos: que, quien, el cual, (y sus variantes del plural.)

                • Pronombres interrogativos y exclamativos: quién, quiénes, cuál, cuáles.

              Frente a estos están los impropios o pronombres extrínsecos, que al omitirse el núcleo al que determinan actúan como pronombres:

                • Pronombres demostrativos masculinos y femeninos: éste, ése, aquél, ésta, ésa, aquélla, etc. (Quiero esa manzana. Quiero ésa.)

                • Pronombres numerales cardinales. Dos, tres,... "tengo dos mil pesetas. Tengo dos mil.”

                • Pronombres indefinidos: algunos, mucho, poco, etc. (Algún fin de semana vendré. Alguno vendré.)

                • Pronombres interrogativos y exclamativos: aquí, cuánto, cuántas, etc. (¿cuántos invitados han llegado ya?. ¿Cuántos han llegado ya?.)

                  • Los pronombres personales.

              Alude a su característica principal, tiene formas específicas para la primera, segunda o tercera persona.

              • Formas de los pronombres personales.

              Tú y yo.

              No son pronombres personales, ya que por definición los pronombres personales sustituyen a un nombre, y yo nunca sustituyen a un nombre.

              Por ejemplo; una persona llamada Pilar, no diría Pilar pienso en el fin de semana; sino, yo pienso en el fin de semana.

              Usted, la variante social de cortesía , tampoco sustituye a un nombre.

              La 3ª persona ofrece, además de las formas femeninas y masculina, la forma neutra ello, que alude a referentes lingüísticos complejos.

              Pronombres

              personales

              Formas y funciones

              Tónicos

              Átonos

              Tónicos

              Sujeto

              Objeto directo

              Objeto indirecto

              Reflexivo O.D O.I

              Complementos con preposición

              Singular

              1ª persona

              Yo.

              Me.

              Me.

              Me.

              Mi, conmigo.

              2ª persona

              Tú / vos.

              Te.

              Te.

              Te.

              Ti, contigo.

              3ª persona

              El.

              Ella.

              Ello.

              Lo / le.

              La.

              Lo.

              Le (se.)

              Se.

              Ella.

              El.

              Sí, consigo

              ello

              Plural

              1ª Persona.

              Nosotros.

              Nosotras.

              Nos.

              Nos.

              Nos.

              Nosotros.

              Nosotras.

              2ª Persona.

              Vosotros /Ustedes

              Vosotras/ Ustedes

              Os.

              Os.

              Os.

              Vosotros / Ustedes.

              Vosotras / Ustedes.

              3ª Persona.

              Ellos.

              Ellas.

              Los.

              Las

              Les (se.)

              Se.

              Ellos

              Ellas

              • Funciones de los pronombres personales.

              Los pronombres personales desempeñan las mismas funciones que el SN en la oración.

              Pronombre sujeto

              Funcionan como pronombre personal en función de sujeto, las formas personales: yo, tú, él, nosotros, nosotros, ellos.

              - La forma nosotros es la suma de yo y todos los demás.

              - La forma vosotros, atañe a tu y el resto.

              - La forma ellos, sólo atañe a los demás.

              Puesto que las desinencias de los verbos implican una desinencia a la persona y al número, el nombre o pronombre personal sujeto se suele omitir, su presencia tiene una función enfática o distintiva.

              El nombre personal usted concuerda en género y número con el verbo en 3ª persona. El uso de usted, tiene matiz de respeto, cortesía, distanciador y grado de intimidad.

              El fenómeno llamado voseo, consiste en el uso de la forma vos en lugar de tú como forma de tratamiento familiar, se produce en Sudamérica y parte de Centroamérica.

              Pronombre complemento.

              Pronombres átonos (sin acentuar.)

              Sus funciones son: Complemento Directo y Complemento Indirecto.

              1ª persona

              Me

              Nos

              2ª persona

              Te

              Os

              3ª persona

              La

              La / le

              lo

              Las

              Los

              C.D.

              singular

              plural

              La 3ª persona está dotada de variación de género además la forma neutra lo, que tiene como referente a un sustantivo o un SN más complejo.

              NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

              El uso de le directo está aceptado como forma correcta para designar personas y lo personificado. Es el leísmo.

              Es considerado incorrecto el leísmo cuando se refiere a cosas.

              Una propiedad particular del pronombre átono en función del objeto directo cuando designa persona es que puede ser reiterado por medio de la forma tónica del mismo pronombre precedida por la preposición a.

              “ El jurado me eligió. El jurado me eligió a mí.”

              Se puede invertir el orden de la frase, en ese cado, tiene valor enfático.

              “ A mí me eligió el jurado.”

              1ª persona

              Me

              Nos

              2 ª persona

              Te

              Os

              3ª persona

              Le / se

              Les / ses

              C.I

              Singular

              Plural

              Complemento indirecto.

              La 3ª persona es la que presenta una forma específica para la función de objeto indirecto; está forma, le, es única para el masculino y el femenino.

              El laísmo consiste en el uso del pronombre la como complemento indirecto femenino.

              NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

              Lo correcto sería: He preparado una sorpresa a Maria; le he preparado una sorpresa (a María.)

              incorrecto: La he preparado una sorpresa (a María.)

              El loísmo consiste en sustituir el pronombre complemento indirecto cambiando le por lo.

              Al igual ocurre con el C.D, las de C.I también pueden ser reiteradas después del verbo por medio de la forma tónica del pronombre precedida de la preposición a.

              “ Le di un beso. Le di un beso a ella.”

              La forma de para el C.I, tiene la variante morfológica sé que usamos cuando aparecen juntos los pronombres de C.D y C.I.

              “ Di el recado a la portera; sé lo di”, no es correcto. “ Te lo di.”

              También se, se puede añadir al verbo, tanto en infinitivo, gerundio o participio.

              “ Comuniqué las novedades al periodista.”

              “ Comuníquesela.” (Participio.)

              “ Comunicárselas.” (Infinitivo.)

              “ Comunicándoselas.” (Gerundio.)

              Pronombres técnicos.

              Tienen la función de núcleo de sintagma preposicional y desempeñan la función de complemento precedido de preposición.

                • Objeto directo de persona “lo veo a él.”

                • Objeto indirecto “Pídeselo a ellos.”

                • Complemento circunstancial “lo hice por ti.”

                • 1ª persona

                  Conmigo

                  Nosotros

                  Nostras

                  2ª persona

                  Ti

                  Contigo

                  Vosotros

                  Vosotras

                  3ª persona

                  Él

                  Ella

                  Ello

                  consigo

                  Ellos

                  Ellas

                  singular

                  singular

                  plural

                      • Pronombres reflexivos.

                  A veces los pronombres personales se utilizan, para designar con función de complemento, al mismo referente que se presenta como sujeto de la oración.

                  1ª persona

                  2ª persona

                  3ª persona

                  Singular

                  Me

                  Te

                  Se

                  Plural

                  Nos

                  Os

                  Son pronombres personales átonos con valor reflexivo. Sólo desempeñan la función de C.D o C.I

                  En las oraciones:

                    • El fontanero se lava después de reparar el grifo.

                    • El fontanero se lava las manos después de reparar el grifo.

                  El pronombre se representa, con función de C.D en la primera oración y de C.I en la segunda. “ El fontanero” que desempeña la función de sujeto y por ello se dice que tiene sentido reflexivo.

                      • Los pronombres recíprocos.

                  En algunas oraciones el valor reflexivo de los pronombres cobra sentido de reciprocidad; así expresan una acción intercambiada.

                  1º persona

                  2ª persona

                  3ª persona

                  Plural

                  nos

                  os

                  se

                  “Nos escribimos”, “¿os pegáis?”, “se contradicen”

                      • Los pronombres demostrativos.

                  Son sólo esto, eso, aquello, sustituyen al SN o hacen referencia a contextos lingüísticos complejos.

                  Pueden ir precedidos del indefinido todo, precedidos por la preposición de y también introducir subordinadas de relativo.

                  “Todo eso es verdad”.

                  “No me creo eso de que no te has enterado”.

                  “Te he buscado todo aquello que me dijiste”.

                  Los pronombres demostrativos no se acentúan nunca.

                  Los adjetivos determinativos demostrativos con función pronominal, son los pronombres demostrativos.

                      • Los pronombres indefinidos

                  Afirmativas

                  Negativas

                  Persona

                  singular

                  Alguien

                  nadie

                  Plural

                  Quienquiera

                  Quienesquiera

                  cosa

                  algo

                  Nada

                  Los pronombres indefinidos aluden en el discurso a persona o cosa que existe o que no se desea nombrar o se desconoce.

                  NORMAS DE EXPRESIÓN CORRECTA.

                  No se debe confundir los pronombres indefinidos algo y nada con los adverbios de cantidad homónimos algo y nada.

                  - ¿Me das un besito?, -NO, no te doy nada. Pronombre.

                  - ¡Huy que niño! ¡No me come nada! Adverbio.

                  Tampoco con los sustantivos homónimos algo y nada. (Los sustantivos pueden ir precedidos de determinante.)

                      • Los pronombres relativos.

                  Sustituyen a un nombre o SN que ha aparecido anteriormente en la cadena hablada.

                  Se diferencian de los demás pronombres por su capacidad de introducir oraciones subordinadas, funciona como nexo o enlace.

                  Semánticamente el relativo hace referencia al significado de su antecedente en cada ocasión.

                  (El, la, lo, los, las)

                  Que

                  Quien

                  Quienes

                  El, la, lo; cual

                  Los, las; cuales

                  Que

                  Designa tanto a personas como cosas.

                  Se puede sustituir por “el cual” en las proposiciones subordinadas adjetivas explicativas(siempre y cuando no vaya precedido de preposición), pero no en las especificativas.

                  Las subordinadas explicativas van siempre entre comas, las especificativas nunca.

                  Que puede ir precedido del artículo el, la, lo, los, las del que resulta la sustantivación del relativo que afecta a la proposición, ya no es adjetiva, sino de relativo sustantiva.

                  El cual, la cual...

                  En contextos en que el relativo está alejado de su antecedente, se suele preferir optar por el cual en vez de que.

                      • Los pronombres interrogativos y exclamativos.

                  Su función es introducir una pregunta o exclamación.

                  Qué

                  Quién

                  Quienes

                  Cuál

                  Cuales

                  Cuánto-a

                  Cuántos-as

                      • Esquema del pronombre: forma, función y significado

                  Forma

                  Lexema

                  Morfema de genero

                  (Algunos) morfema de número

                  (Algunos) morfema de persona

                  puede llevar artículo

                  (Algunos) van precedidos de preposición.

                  Significado

                  Referencia ocasional al de un SN u oración anteriormente aparecida en el discurso.

                  Relaciones sintagmáticas.

                  Es el núcleo del SN.

                  Tema 11. El verbo. Categorías verbales y conjugación.

                      • El verbo: forma, función y significado.

                  Desde el punto de vista formal, el verbo es la categoría gramatical que expresa tiempo, modo y persona. En el plano funcional, el verbo es la parte de la oración que representa el núcleo del predicado. En cuanto a su significación, es el termino que designa la acción que hace referencia al comportamiento del sujeto.

                      • Morfología verbal.

                  El verbo está compuesto por un lexema que indica el significado y por unos morfemas que expresan tiempo, modo, número y persona.

                  Lexema Morfemas

                  Habl- -á -ba -mos.

                  Vocal temática tiempo, modo número, persona

                  La vocal temática.

                  A cada forma verbal le corresponde una de las tres vocales temáticas de la conjugación española.

                    • a- 1ª conjugación: Con infinitivos acabados en -ar.

                    • e- 2ª conjugación: Con infinitivos acabados en -er.

                    • i- 3ª conjugación: Con infinitivos acabados en -ir.

                  La vocal temática no aparece en ciertas formas verbales por lo que se dice que está en grado 0.

                  Persona y número.

                  El hecho de que el verbo se relacione con el sujeto gramatical, conlleva la concordancia.

                  Dentro del sistema verbal, el infinitivo, gerundio, y participio llamadas formas no personales, no presentan morfema de género-número.

                  Tiempo verbal.

                  La característica fundamental del verbo es su posibilidad de implicar el tiempo. El verbo denota el momento en que el hablante sitúa la acción a la que se refiere de dos modos.

                    • Tomando como punto de referencia el momento de hablar, lo ordenamos en tres: presente, pasado o pretérito y futuro.

                    • Tomando como punto de referencia la acción verbal se distinguen tres tipos de temporalidad: simultánea, anterior y posterior a dicha acción.

                  Aspecto verbal.

                  Las formas verbales pueden informar acerca de cómo es el proceso de la acción. Suelen ser llamadas perífrasis verbales (conjunto de verbo + una forma no personal infinitivo, gerundio, participio.)

                  “Estamos estudiando este capitulo”.

                  Modo verbal.

                  Indica la concepción que el hablante tiene de la acción verbal.

                    • Si la considera como cierta, experimentada o es neutral ante ella emplea el indicativo.

                    • Si se plantea dudas o se presenta como incierta, el subjuntivo.

                    • Si manifiesta una orden, el imperativo.

                      • La conjugación verbal.

                  Conjugación de los modelos amar, temer, partir.

                  Formas no personales.

                  Simples compuestas

                  Infinitivo: amar, temer, partir haber amado

                  Gerundio: amando, temiendo, partiendo habiendo temido partido

                  Participio: amado, temido, partido

                  Indicativo.

                  Presente

                  Pret. perfecto compuesto

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amo

                  Amas

                  Ama

                  Amamos

                  Amáis

                  Aman

                  Temo

                  Temes

                  Teme

                  Tememos

                  Teméis

                  Temen

                  Parto

                  Partes

                  Parte

                  Partimos

                  Partís

                  Parten

                  He

                  Has

                  Ha amado

                  Hemos temido

                  Habéis partido

                  Han

                  Pret. imperfecto

                  Pret. pluscuamperfecto

                  Yo. Tú. Él. Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amaba

                  Amabas

                  Amaba

                  Amábamos

                  Amabais

                  amaban

                  Temía

                  Temías

                  Temía

                  Temíamos

                  Temíais

                  Temían

                  Partía

                  Partías

                  Partía

                  Partíamos

                  Partíais

                  Partían

                  Había

                  Había amado

                  Había temido

                  Habíamos partido

                  Habíais

                  Habían

                  Pret. perfecto simple

                  Pret. anterior

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amé

                  Amaste

                  Amó

                  Amamos

                  Amasteis

                  Amaron

                  Temí

                  Temiste

                  Temió

                  Temimos

                  Temisteis

                  Temieron

                  Partí

                  Partiste

                  Partió

                  Partimos

                  Partisteis

                  Partieron

                  Hube

                  Hubiste amado

                  Hubo temido

                  Hubimos partido

                  Hubisteis

                  Hubieron

                  Futuro

                  Futuro perfecto

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amaré

                  Amarás

                  Amará

                  Amaremos

                  Amaréis

                  Amarán

                  Temeré

                  Temerás

                  Temerá

                  Temeremos

                  Temeréis

                  Temerán

                  Partiré

                  Partirás

                  Partirá

                  Partiremos

                  Partiréis

                  Partirán

                  Habré

                  Habrás amado

                  Habrá temido

                  Habremos partido

                  Habréis

                  Habrán

                  Condicional

                  Condicional perfecto

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amaría

                  Amarías

                  Amaría

                  Amaríamos

                  Amaríais

                  amarían

                  Temería

                  Temerías

                  Temería

                  Temeríamos

                  Temeríais

                  Temerían

                  Partiría

                  Partirías

                  Partiría

                  Partiríamos

                  Partiríais

                  Partirían

                  Habría

                  Habrías amado

                  Habría temido

                  Habríamos partido

                  Habríais

                  Habrían

                  Subjuntivo

                  Presente

                  Pret. Perfecto compuesto

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Ame

                  Ames

                  Ame

                  Amemos

                  Améis

                  Amen

                  Tema

                  Temas

                  Tema

                  Temamos

                  Temáis

                  Teman

                  Parta

                  Partas

                  Parta

                  Partamos

                  Partáis

                  Partan

                  Haya

                  Hayas amado

                  Haya temido

                  Hayamos partido

                  Hayáis

                  Hayan

                  Pret. imperfecto

                  Pret. pluscuamperfecto

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amara o amase

                  Amaras o amases

                  Amara o amase

                  Amáramos o amásemos

                  Amarais o amaseis

                  Amaran o amasen

                  Temiera o temiese

                  Temieras o temieses

                  Temiera o temiese

                  Temiéramos o temiésemos

                  Temierais o temieseis

                  Temieran o temiesen

                  Partiera o partiese

                  Partieras o partieses

                  Partiera o partiese

                  Partiéramos o partiésemos

                  Partierais o partieseis

                  Partieran o partiesen

                  Hubiera

                  o hubiese

                  Hubieras

                  o hubieses

                  Hubiera amado

                  o hubiese temido

                  Hubiéramos partido

                  o hubiésemos

                  Hubierais

                  o hubieseis

                  Hubieran

                  o hubiesen

                  Futuro

                  Futuro perfecto

                  Yo.

                  Tú.

                  Él.

                  Nos.

                  Vos.

                  Ellos.

                  Amare

                  Amares

                  Amare

                  Amáremos

                  Amareis

                  Amaren

                  Temiere

                  Temieres

                  Temiere

                  Temiéremos

                  Temiereis

                  Temieren

                  Partiere

                  Partieres

                  Partiere

                  Partiéremos

                  Partiereis

                  Partieren

                  Hubiere

                  Hubieres

                  Hubiere amado

                  Hubiéramos temido

                  Hubiereis partido

                  hubieren

                  Imperativo

                  Presente

                  Vosotros

                  Ama teme parte

                  Amad temed partid

                  • Conjugación de los verbos irregulares.

                  Se llaman verbos irregulares aquellos que sus morfemas o lexemas verbales sufren un cambio que les hace no seguir el modelo descrito.

                  • Conjugación de los verbos defectivos.

                  Estos verbos se caracterizan por tener incompleta su conjugación.

                  Tema 12. Modos y tiempos verbales.

                      • Sistema verbal de la lengua española.

                  Se divide en formas personales y formas no personales, las no personales no poseen morfema de persona - número (infinitivo, gerundio, participio) y entre las formas personales la primera división se hace por el morfema de modo.

                      • Modo indicativo.

                  • Formas simples de indicativo.

                  Presente.

                  Es una forma extraordinariamente abierta y flexible por el gran intervalo de tiempo que puede incluir.

                  Lo específico del presente es su valor de presente actual, que expresa la acción en relación de simultaneidad pero también tiene otra variedad de usos.

                    • Presente habitual. Indica un comportamiento usual. “Por las mañanas doy un paseo.”

                    • Presente permanente. Se utiliza para expresar hechos o verdades cuya validez está fuera de todo límite temporal. “La tierra gira alrededor del sol.”

                    • Presente histórico. Presente con valor de pasado, se emplea no sólo en los libros de historia, sino que lo usamos para hacer más vivos los relatos. “Colon descubre América en 1942.”

                    • Presente con valor de futuro. Se emplea cuando el contexto lleva un elemento que indica acción futura. “Mañana nos vamos de vacaciones” o bien en acciones interrogativas. “¿Voy a casa del abuelo?”

                    • Presente con valor de mandato. Sustituye al imperativo. “¡Vuelves dentro de cinco minutos!”

                  Pretérito imperfecto y pretérito indefinido.

                  Indican pasado, sin embargo mientras el indefinido marca anterioridad respecto al momento de hablar de un modo absoluto el imperfecto lo hace de una forma relativa.

                    • El indefinido, se emplea para marcar la narración principal.

                    • El imperfecto, se emplea más bien para la descripción del escenario en que sucede la acción principal.

                  Llovía a cantaros cuan llegué a la estación.”

                  Llovía = imperfecto.

                  Llegue = indefinido.

                  Tanto el imperfecto como el indefinido pueden ir unidos.

                  “Aquel año estuve yendo al dentista cada mes.”

                  Valores secundarios del imperfecto.

                  Se emplea a veces para expresar una acción hipotética en vez del condicional.

                  “Me mandó decir que si lo atendía,” (=atendería.)

                  En el español coloquial, muy frecuente el imperfecto de cortesía.

                  “Yo venía a hablarle de un problema,” (=vengo.)

                  Para expresar algo que presuponemos que se ha dicho antes se usa el imperfecto de discurso anterior pospuesto.

                  “El avión para París llegaba a las siete ¿No?.

                  En las acciones imaginadas el imperfecto para las narraciones infantiles.

                  “Yo era caperucita y tú el lobo.”

                  Futuro simple.

                  Indica un tiempo posterior respecto al momento actual.

                  “El año que viene aprobaré.”

                    • Futuro con valor de imperativo. “No matarás.”

                    • Futuro de probabilidad. Para expresar la suposición o conjetura de una acción presente. “ ¿Quién llamará a estas horas?”

                  Condicional simple.

                  Llamado también futuro hipotético.

                  “De no ser así yo no lo contaría.”

                  También se le ha llamado futuro de pasado o pospretérito, para expresar acciones que suceden en un tiempo posterior a la referencia de pasado.

                  “Me dijo que llegará tarde.”

                  Así como el futuro puede tener un valor d probabilidad en el presente, puede indicar una probabilidad del pasado.

                  “Sería en primavera cuando me enamoré por primera vez.”

                  • Formas compuestas del indicativo.

                  Un rasgo común en todas las formas compuestas debido a su origen perifrásico es: haber + participio, pues el participio es una forma personal perfecta. Perfectivo se emplea en el sentido de proceso terminado.

                  Pretérito perfecto.

                  La forma “he amado”, interesa estudiarla frente a “amé.”

                    • “Amé”, se refiere a una acción realizada en un marco temporal ya pasado.

                    • “ He amado”, a un marco temporal que aún no ha terminado.

                  En definitiva se emplean según se entienda de lejana la acción.

                  “Ayer viniste a verme y hoy te he devuelto la visita.”

                  Pretérito pluscuamperfecto.

                  Expresa un tiempo pasado anterior a otro pasado, es perfectiva; indica una acción acabada.

                  “Me contó que había hablado con Marta.”

                  Pretérito anterior.

                  Coincide totalmente con el pretérito pluscuamperfecto y la única diferencia está en que hube amado señala la acción inmediatamente anterior a otra acción también pasada.

                  “Apenas hubo dicho aquella frase se marchó.”

                  Futuro compuesto.

                  El futuro compuesto o perfecto presenta una acción acabada en el futuro anterior a otra también futura.

                  “Cuando tú finalices el discurso, yo ya me habré marchado.”

                  Condicional compuesto.

                  Al igual que el futuro perfecto es una forma relativa que expresa tiempo futuro y aspecto perfectivo. Indica una acción futura respecto de un pasado, pero como resultado de una condición o una hipótesis.

                  “Me dijo que cuando tú llegaras él ya habría terminado el cuadro.”

                      • Modo subjuntivo.

                  Se le llama modo de la subordinación porque habitualmente aparecen en las proposiciones dependientes del verbo de la oración.

                  “Quiero que me lo cuentes.”

                  Puede aparecer en una oración independiente que señala deseo.

                  “Que te vallas de una vez.”

                  O duda.

                  “Quizá vaya al cine”

                  El rasgo distintivo del subjuntivo frente al indicativo es que presenta la acción como algo hipotético.

                  • Valores temporales del subjuntivo.

                  Del subjuntivo no se puede hablar de valores estrictamente temporales dado que su valor predominante es modal, ya que siendo su valor específico señalar la irrealidad, hipótesis, deseo, duda, etc., a noción del tiempo es apenas distinguible. En definitiva llamar presente a la forma amé o pretérito imperfecto a cantará es una convención terminológica.

                  Lo único seguro del presente es que nunca se refiere a pasado. Sin embargo el imperfecto de subjuntivo tiene una referencia temporal más amplia, pues si puede indicar pasado.

                  Valores particulares de imperfecto.

                  Pueden aparecer en oraciones independientes que indican deseo.

                  “Ojala vinieran a vernos mañana.”

                  Con los verbos querer, poder y deber aparece en oraciones independientes con valor de cortesía.

                  “Quisiera que usted me lo explicara.”

                  Futuro simple.

                  Esta forma verbal ha caído en desuso y sólo aparece utilizada en fórmulas del tipo “sea como fuere” “venga de donde viniere” etc.

                  • Formas compuestas del subjuntivo.

                  Se caracteriza además de lo señalado por el aspecto verbal perfectivo.

                  “Cuando hayas visto está película, ya me lo contaras.”

                      • Imperativo.

                  Las formas específicas del imperativo, sólo son dos ama-amad. No existe 1ª persona ya que es imposible darse ordenes a uno mismo.

                  Las otras formas amemos, ame usted son tomadas del presente de subjuntivo.

                  El imperativo es sustituido en ocasiones por otras formas verbales como el presente de indicativo el futuro y el infinitivo.

                  Salvo en las negativas y con la preposición a se considera correcto el uso del infinitivo para dar ordenes.

                  Tema 13. Formas no personales del verbo; infinitivo, gerundio y participio.

                      • Características generales.

                  Las formas no personales se diferencian entre sí por el aspecto verbal o manera en que se presenta el proceso verbal.

                    • El participio identifica la acción como un proceso terminado aspecto durativo.

                    • El gerundio presenta la acción en su desarrollo, en su duración tiene aspecto imperfectivo.

                    • El infinitivo presenta la acción en su tensión máxima en su dinamismo total tiene un aspecto progresivo o de acción hacía el futuro.

                  “Llevo leídas tres paginas,” = he terminado de leer tres paginas.

                  “Estoy leyendo esta novela,” = estoy realizando la acción de leer.

                  “Voy a leer esa novela,” = la acción de leer es futura.

                      • El infinitivo.

                  Posee ciertas características verbales, como el hecho de recibir complementos sin necesidad de llevar preposición.

                  “Decirlo tú es sorprendente.”

                  ¿Qué diferencia hay entre ciertos infinitivos y los nombres que se corresponden con ellos?

                  Citar La cita

                  Marchar La marcha

                  Puede verse que el sustantivo presenta la acción como algo estático en tanto el infinitivo lo presenta en toda su potencialidad y dinamismo.

                  • Funciones del infinitivo.

                  El infinitivo posee una doble característica como verbo y como sustantivo.

                    • Como verbo, puede desempeñar todas las funciones del verbo.

                    • Como sustantivo, puede desempeñar todas las funciones del sustantivo.

                  • Perífrasis del infinitivo (definición general.)

                  Una perífrasis es un conjunto compuesto de un verbo auxiliar más el infinitivo, gerundio o participio y funcionan como un solo verbo.

                  • El infinitivo en oraciones independientes.

                  En ciertos casos el infinitivo puede por si solo ser el núcleo del predicado en una oración no subordinada.

                    • Interrogativas “¿Qué hacer con nuestros hijos?”.

                    • Exclamativas “¡Venirme a mí con estas!”.

                    • Imperativas “¡A trabajar todo el mundo!”.

                  • El infinitivo compuesto (haber amado.)

                  Expresa aspecto perfectivo de la oración.

                  “De no haber escrito esa carta, estría más tranquila.”

                      • El gerundio.

                  La forma simple del gerundio expresa la acción en su transcurso, pero no expresa por sí mismo tiempo sino que lo recibe por extensión del verbo o la oración en que se encuentra.

                  • Funciones del gerundio.

                  Además del simple está el compuesto habiendo amado, que aporta un matiz perfectivo.

                  “Habiendo dicho eso se levanto la sesión”.

                  El gerundio puede llevar sufijo -ito.

                  “Vamos a ir andandito

                  perífrasis

                      • El participio.

                  Además de formar parte de las formas compuestas de la conjugación, en las cuales tiene función estrictamente verbal, puede ser adyacente de un nombre, concordando igualmente en género y número.

                  • Funciones del participio.

                  Integrante de las formas compuestas de la conjugación no concuerda con el sujeto, queda invariable.

                  Al lado de un nombre se establece la concordancia y desempeña todas las funciones de un adjetivo:

                    • Como integrante del mismo sintagma. “ Los alumnos seleccionados se presentaron”.

                    • O como atributo. “Esta casa está muy descuidada”.

                  En construcciones absolutas o cláusulas de participio, cuando va entre pausas, constituye proposiciones subordinadas circunstanciales, cuyos valores pueden ser; condicional, causal, modal, temporal, etc.

                  “Dicho esto se despidieron” (Temporal = cuando se dijo...)

                  “Terminadas las provisiones, los montañeros no podrán seguir escalando”. (Condicional = Sí se acaban las provisiones...)

                  Tema 14.El adverbio; tipos y funciones. La interjección.

                      • Caracterización del adverbio.

                  Es un tipo de palabra sin variación en su forma y cuya función principal es la modificar el significado del verbo.

                  “Habla deprisa, porque es muy tarde.”

                  O bien de un adjetivo (adyacente adjetival)

                  “Es bastante listo este gatito.”

                  O a otro adverbio (adyacente adverbial.)

                  Y así mismo puede, modificar todo un enunciado. (Modificador de enunciado.)

                  “Desgraciadamente, sucedió el terrible accidente.”

                      • Morfología de los adverbios.

                  Es adverbio, es una categoría gramatical invariable, ya que no está sujeto a ningún tipo de flexión gramatical y por lo tanto no establece concordancia con el sujeto, no obstante en ocasiones presenta una serie de variaciones formales.

                  - Pueden llevar sufijos apreciativos (diminutivos): prontito,... o aumentativos; lejotes,...

                    • Al igual que los adjetivos, pueden admitir el grado comparativo: más lejos que... y también el superlativo: lejísimos... incluso en los adverbios terminados en mente: clarísimamente.

                    • Algunos adverbios en ciertas posiciones, se apocopan: mucho, muy. Tanto, tan. Cuanto, cuan.

                    • Los adverbios terminados en -mente, están formados por un adjetivo en femenino y el nombre mente. Cuando aparecen varios de estos adverbios, se elide del primero o los primeros y queda el último de la serie.

                  “Tienes que realizado correcta, simple y fácilmente.”

                      • Funciones de los adverbios.

                  Complemento circunstancial.

                  La función oracional característica del adverbio, es la de complemento circunstancial de la oración, que se da en la oración verbal. CC

                  “Seguramente mañana iremos temprano al cine.”

                  Modificador del adjetivo.

                  Puede modificar un adjetivo integrado en un SN, con función de adyacente.

                  “Ha llegado un chico bastante juicioso.”

                  También puede integrase en un S. Adj.

                  “Estos árboles están mal talados.”

                  Los adverbios relativos.

                  Los llamados adverbios relativos o pronombres adverbiales, por funcionar en parte como adverbios y en parte como pronombres tienen una doble función donde, cuando, como, mientras.

                    • Como introductores de una proposición relativa; un elemento subordinante que convierte a está proposición en un mero adyacente del nombre antecedente.

                  “No me gusto la forma como me lo dijo.”

                    • Como CC de la proposición subordinada que introducen.

                  “La forma como me lo dijo “ (como = en la cual.)

                      • Tipos de adverbio, según su significación.

                  Se distinguen:

                    • Adverbios de lugar.

                    • Tiempo.

                    • Modo.

                    • Cantidad.

                    • Afirmación, negación y duda.

                  Además tenemos que hacer una mención especial a las locuciones adverbiales.

                  Locuciones adverbiales.

                  Su origen son sintagmas prepositivos en función de complemento circunstancial que a causa de su uso frecuente y escasa variabilidad han llegado a convertirse en expresiones fijas:

                    • Las hay introducidas por la preposición a “a menudo” “a veces” “a caballo” hay otras que se han ensamblado gráficamente, “apenas, aprisa, aposta.”

                    • Con la preposición en “en píe, en cuclillas, en efecto.”

                    • Con la preposición de “de repente, de pronto.”

                    • Con otras preposiciones son menos abundantes pero aparecen: “sobre todo, desde luego, por poco...”

                  Adverbios de afirmación, negación y duda.

                  Estos adverbios afectan a la oración directamente haciéndola afirmativa o negativa pero también pueden afectar a nombres y adjetivos porque para la creación de un antónimo -palabra que niega un concepto-, se pueden emplear no sólo los prefijos en-, a-, -han: adecuado/ inadecuado; sino también el adverbio no la no-adecuación.

                  La aparición, del no en una oración tiene alguna repercusión en algunos nombres: veo alguno / no veo ninguno. La anteposición de estos adverbios negativos, lleva como condición la desaparición del no.

                      • La interjección.

                  Constituye un grupo de palabras similar en su forma a los adverbios: son innumerables y no tienen concordancia con ningún elemento de la oración.

                  La interjección no forma parte de la oración y se separa de ella por pausas. Está al servicio del discurso y sirve para destacar las emociones o las intenciones del hablante respecto del oyente o del mensaje.

                  Constituye un inventario abierto que puede enriquecerse y según zonas son preferidas unas u otras.

                  Se pueden distinguir:

                    • Interjecciones propias.

                    • Interjecciones impropias.

                  Interjecciones propias.

                  Incorporadas a la lengua con cierta fijeza, no se relacionan con el léxico común.

                  ¡Ay!, ¡Ole!, ¡Bah!, ¡Ah!, ¡Ea!, ¡Ca!, ¡Aja!, ¡Hale!.

                  Interjecciones impropias.

                  Constituidas por diferentes vocablos que pertenecen al léxico común, pero que por diferentes motivos se emplean como interjecciones.

                  1ª La interjección en entonación y comportamiento con las frases exclamativas, lo que motiva que algunas de estás se conviertan a menudo en interjecciones. ¡Virgen santa! Empleada en la plegaria. O motivada por sorpresa ¡Ay Dios!, ¡Dios mío!... o de mandato ¡Venga! ¡Anda!

                  2ª Otra fuente son las onomatopeyas - palabras que imitan a sonidos reales-, ¡Catapún!, ¡Plas!, ¡Zas!.

                  3ª Cercanos a las interjecciones son el conjunto de tacos o expresiones mal sonantes y derivados. ¡Corcholis!, ¡Corcho!, ¡Mecachis!...

                  4ª Las muletillas, son otro grupo de palabras próximas como sucede con el adjetivo ¡Bueno! O con el demostrativo ¡Eso!.

                  Tema 15. Elementos de relación; la preposición y la conjunción.

                      • Caracterización de los elementos de relación.

                  La oración es un conjunto de palabras que comunican un mensaje completo. Estas palabras se encadenan, se relacionan entre sí de diversos modos: la simple sucesión de una tras otra o la concordancia en la flexión nominal y verbal que produce la relación entre los elementos oracionales; pero otras veces se produce mediante vocablos cuya función es esa, la de enlazar y relacionar.

                  Las dos funciones fundamentales son; La coordinación y la subordinación.

                  La coordinación, se lleva a cabo mediante las conjunciones coordinantes o conectores que unen elementos de igual función o equivalente que puede ser:

                  S.N:

                  “La chica y el chico son hermanos.”

                  O grupos prepositivos:

                  “Aquel valioso libro es de Pedro y de Ignacio.”

                  O grupos adverbiales:

                  “Ven a casa pronto y deprisa.”

                  O grupos de diferente forma e igual función:

                  “Saldremos de viaje pronto o cuando podamos.”

                  O oraciones independientes.

                  “Hoy hace frió y ayer nos moríamos de calor.”

                  La subordinación. Convierte un elemento en núcleo y otro en complemento suyo.

                  Las conjunciones subordinantes transforman una proposición en elemento oracional; la conjunción que convierte en CD a la proposición subordinada.

                  “Yo quiero que me digas la verdad.”

                  “Que me digas la verdad” es CD y puede ser conmutada por un SN.

                  “Yo quiero la verdad” o “Yo lo quiero”

                  Los pronombres relativos, trasforman una proposición en adjetivo o adyacente del nombre.

                  “El vino que produce la Rioja es muy bueno.”

                  Donde la proposición puede ser conmutada por el adjetivo riojano.

                  El pronombre que aquí un relativo - sustituible de “el cual.”

                  Las preposiciones subordinan un grupo de palabras a otro que es el núcleo; así en:

                  “El vino riojano = El vino de Rioja.”

                  El vino Rioja se convierte en adyacente de “Vino” gracias a la preposición de.

                      • La preposición.

                  Son palabras de forma invariable, al servicio de las relaciones gramaticales y cuyo significado es escaso, dado que les bien dado por el contexto. No tienen un uso independiente y se emplean normalmente ante puestos al vocablo al que acompañan.

                  • Clases de proposición según su forma.

                  Preposiciones simples.

                  Constituidas por una sola palabra: a, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, para, por, según, sin, sobre, tras. So, ha caído en desuso y se emplea sólo en expresiones fijas. ( So pretexto, so pena, etc.) (Cabe, etc.)

                  Hoy en día también consideramos preposiciones -durante y mediante-.

                  Hay palabras que siendo sustantivos tienen función prepositiva como vía:

                  “Iré a México vía Miami” (=por Miami.)

                  La preposición pro se considera en ciertas expresiones con el significado (a favor de): “cupón pro ciegos.”

                  Preposiciones agrupadas y locuciones prepositivas.

                  Para matizar el significado de relación se combinan preposiciones de por, par, con, de, entre, etc.

                  “Tendrá este defecto de por vida.”

                  La agrupación a por es condenada por la RAE. y en construcciones “Vete a por el periódico” se debe decir “Vete por el periódico.”

                  La preposición de frecuentemente es introductora de complementos de ciertos adverbios (después, encima, debajo,...)la unión de estas dos palabras podría considerarse un tipo de preposición o locuciones prepositivas.

                  Delante de = ante.

                  Debajo de = bajo.

                  Detrás de = tras.

                  Encima de = sobre.

                  • Significación de las preposiciones.

                  Las preposiciones más empleadas en español (a, de, en, con) y en parte (por) se consideran vacías de contenido, porque su significado está en función tanto de la palabra con la que se relaciona como del término que introducen. Estas preposiciones en términos generales, hacen referencia a aspectos temporales, especiales o nacionales.

                  “La fiesta es en Mayo” Temporales.

                  “Está en España” Espaciales.

                  “Con eso cierto, me conformo” Nocionales.

                  Las llamadas preposiciones llenas, con el resto de preposiciones y las locuciones prepositivas.

                  • Funcionamiento de las preposiciones.

                  La preposición precede obligatoriamente al término como indica su prefijo pre-posición, pero hay algunas como tras que en ocasiones cuando lleva dos términos en serie aparecen entre ambos. “Caminaban unos tras otro.”

                  Las preposiciones de origen adverbial, arriba, abajo; pueden posponerse. “íbamos calle arriba”

                  En cuanto a las funciones de la preposición son dos:

                    • Marcador de función oracional (dentro de la oración.)

                    • Marcador de la función sintagmática ( dentro de un sintagma.)

                  Tanto en uno como en otro caso, la preposición puede introducir como término a todas las categorías gramaticales, excepto el verbo en forma personal.

                      • La conjunción.

                  Se agrupan bajo este termino dos elementos de relación de diferente función; las conjunciones coordinantes y las subordinantes.

                  • Las conjunciones coordinantes.

                  Hay diferentes tipos de coordinación.

                  Las copulativas: indican la unión de dos elementos equifuncionales sin ningún otro tipos de precisión: y, e ante palabras que empiezan por (i) y (ni) para elementos negativos.

                  “El niño y el padre se fueron de vacaciones.”

                  “No fueron de vacaciones ni trabajaron en casa.”

                  Hay otros vocablos que realizan la función de conectores copulativos: tanto... como, así como, etc.

                  Las disyuntivas. Que indican opción entre varias posibilidades o, u (ante inicial o-) ya... ya, o bien... o bien, ora... ora. (poco empleada actualmente)

                  Las adversativas. Que contraponen en el segundo término lo que se dice en el primero, restringiendo su significado u oponiéndole otra. El número de elementos conectados, son dos exclusivamente (pero, sino, sinoque, más, etc.)

                  En el caso de sino es necesario que el primer término de la coordinación sea negativo.

                  También no conviene confundirla con si no, que es la conjunción subordinante circunstancial de condición más la negación:

                  “No vemos la tele sino el video.”

                  “Vemos la tele si no tenemos películas de video.”

                  Sino también es nombre: el sino o destino.

                  • Conjunciones subordinantes.

                  Convierten el elemento que introducen en satélite de otro.

                  Las conjunciones subordinantes son pocas que, sí, pues. pero su número aumenta con la combinación de que con otras preposiciones aunque, así que, con tal que...

                  Que tiene la función de transponer una preposición a sujeto oracional, a CD o mediante una preposición regida por el verbo antepuesta a que a complemento de régimen prepositivo.

                  “Dijo que vinieran a cenar a casa.”

                  Que vinieran a cenar a casa = C.D

                  “Me conformo con que tú estés contento.”

                  Conque tú estés contento.

                      • Los pronombres relativos como subordinantes.

                  Los pronombres relativos que, cual, quien, cuyo... y los adverbios pronominales donde, cuando, como... tienen función subordinadora y convierten a una proposición en elemento oracional.

                  “Cuando hace frío nos ponemos traje de chaqueta” =Entonces, en épocas frías. CC tiempo.

                  “Lo haré como tú me indiques” =Así, del modo indicado... CC de modo.

                  “Donde no hay libros no hay cultura” =Allí, en ese lugar... CC de lugar.

                  O bien convierten la proposición en adyacente de un sintagma.

                  “El libro que tú citaste es mi preferido” =Citado Adyacente de libro.

                  Tema 16. La oración simple. Tipos de oración

                      • Concepto de oración y de enunciado.

                  Un enunciado es cualquier acto de comunicación escrita o hablada puede constar de una o más palabras y este enunciado puede tener o no estructura oracional, el enunciado y sus diferentes tipos no son tema de estudio porque no es unidad gramatical sino comunicativa.

                  La oración es la unidad lingüística dotada de significación que no pertenece a una unidad lingüística superior. El fonema, se inserta en una unidad lingüística superior, la palabra también. La oración es una unidad lingüística constituida por palabras que se agrupan en una estructura determinada, pero que no se integra en una unidad superior.

                      • Oración y proposición: rasgos distintivos.

                  La oración, tiene varios rasgos fundamentales.

                  1ª Presencia de un verbo como centro funcional.

                  2ª Relación formal -en número y persona- entre el sujeto y el verbo concordancia.

                  3ª Autonomía en el plano semántico, sintáctico y fónico.

                  - La autonomía semántica. Es decir que tienen sentido completo.

                  La autonomía sintáctica. Que posea todos los elementos gramaticales; si por ejemplo aparecieran relativos subordinantes, debería estar completo.

                  - La autonomía fónica. Su entonación debe de ser completa (ya se vio en el capitulo de entonación.) La parte final ha de ser descendente, si fuera ascendente horizontal no poseería autonomía fónica.

                  Así distinguimos oración y proposición. La oración ha de poseer las tres características, la proposición sólo las dos primeras.

                  En :

                  “La mesa que está rayada.”

                  Cumple las dos primeras, posee verbo y hay concordancia, pero no tiene autonomía semántica: no posee significado por ella misma.

                  “La mesa que está rayada perteneció a mi abuela.

                  No tiene autonomía sintáctica ya que el relativo que introduce el adjetivo del sustantivo “la mesa” -aquí hay que distinguir ya oración de proposición- “que está rayada” (este ultimo enunciado sería proposición), se puede sustituir por un adjetivo “limpia” “la mesa limpia”.

                  En cuanto a la autonomía fónica:

                  La mesa está rayada. La mesa que esta rayada

                  En la proposición el tono queda en suspenso, inacabado.

                  En la lengua escrita los tonos fónicos se marcan con signos gráficos (,), (;), (:), (.).

                  La (,) es un elemento coordinante en el caso de que no haya elementos coordinantes.

                  El (.) indica oraciones diferentes.

                  Los términos proposición y oración subordinada son equivalentes

                  “Aquella tarde que viniste a verme hacía frió”.

                  “Tomamos una copa en el bar de la esquina y entramos en calor”.

                  En el primer anunciado aparece una sola oración y dentro de está aparece una proposición en función adjetiva.

                  En le segunda aparecen dos oraciones coordinadas por (y.)

                  En resumen las subordinadas son proposiciones y no oraciones, cuando van coordinadas las oraciones de un enunciado no pierden autonomía. También las proposiciones pueden ir coordinadas

                  “María dijo que vendría a vernos mañana y que llegaría pronto.”

                  El termino frase equivale a sintagma nunca a oración.

                      • Tipos de oraciones.

                  Enunciativas: afirmativas y negativas. Son aquellas oraciones en que se comunica sin más un hecho, ya sea afirmándolo o negándolo.

                  “Este libro me gusta.” “Fumar no es bueno.”

                  Interrogativas. Son aquellas en que se hace una pregunta ya sea directa (interrogativas directas) o indirectamente (interrogativas indirectas.)

                  “¿Qué has hecho con tu abrigo de pieles?” “Dijo que donde íbamos a almorzar aquel día.”

                  Imperativas. El hablante da una orden.

                  “Cállate niño.”

                  Exclamativas. Se pone un especial énfasis en la comunicación o se expresa una emoción.

                  “Esto es una vergüenza.”

                  Desiderativas. También llamadas optativas, son aquellas oraciones en las que se expresa un deseo.

                  “Que te vaya bien.”

                  Dubitativas. Están a medio camino entre las afirmativas y las negativas, el hablante expresa una duda respecto al mensaje que transmite.

                  “Quizá mañana estudie en la biblioteca.”

                  Tema 17. las funciones sintácticas.

                      • Las relaciones dentro de la oración.

                  En toda oración se establece una red de relaciones entre los diferentes elementos que la componen. Los elementos constituyentes, cada uno desempeña una función diferente que lo caracteriza y marcado por unos rasgos formales específicos.

                  Se llaman funciones gramaticales a los diferentes papeles que juegan unas en relación con las otras.

                  Se pueden distinguir dos tipos de relaciones; las sintácticas o primarias y las sintagmáticas o secundarias.

                  “Esos árboles grandes dan unos frutos muy pequeños.”

                  Se distinguen tres funciones oracionales. (Primarias o sintácticas.)

                  Sujeto = esos árboles grandes.

                  Verbo = dan.

                  CD unos frutos pequeños.

                  Y en cada uno de estos grupos se establecen relaciones entre las palabras que lo integran: así en el sintagma nominal aparecen las siguientes funciones sintagmáticas o secundarias.

                  Determinante = esos.

                  Núcleo = árboles.

                  Adyacente adjetival = grandes.

                      • Funciones sintácticas.

                  Dentro de las funciones sintácticas, hay dos que son necesarias y aparecen en todas las oraciones ya sea de forma expresa o elíptica: el sujeto y el predicado. El verbo es el núcleo del predicado y en torno a él pueden aparecer o no una serie de complementos: el CD, el CI, el complemento preposicional (CP), dentro de las oraciones predicativas, y el atributo (A) en las atributivas.

                  Núcleo oracional

                  Elemento marginal

                  Sujeto

                  S

                  Predicado

                  Funciones del área verbal

                  C.D

                  C.I A

                  CP

                  CC

                  Hay un elemento marginal el complemento circunstancial (CC) que a veces incide sobre el predicado y otras sobre la oración.

                  • El sujeto.

                  Está en relación formal con el verbo -Concordancia- y su aparición es obligatoria aunque a veces va elíptico -se omite-. Su aparición normal es antepuesto al verbo aunque a veces va pospuesto, cuando interese destacar otros elementos.

                  A veces la concordancia se rompe cuando el hablante piensa en el contenido más que en su forma.

                  “Una tropa de chiquillos vinieron a vernos.”

                  El sintagma nominal, es la forma más característica del sujeto que puede estar constituido por un nombre sólo o por un nombre acompañado de varios adyacentes.

                  “Pedro llegará tarde.”

                  Un sustituto del S.N, es decir un pronombre o artículo en función pronominal.

                  “Algunos se quejan de vicio.”

                  Una función, introducirla por que o por un infinitivo .

                  “Que te atrevas a decirlo tú es escandaloso.”

                  “Hablar de aquel modo fue muy instructivo.”

                  • El verbo (V.)

                  Es el centro del funcionamiento oracional y núcleo del predicado, por un lado se relaciona con el sujeto y por otro engloba a su alrededor los complementos del área verbal, puede presentar diferentes formas:

                  Forma verbal simple o compuesta del auxiliar haber:

                  “Cristina canta / ha cantado siempre bien.

                  Una perífrasis verbal, que consta de un verbo auxiliar más una forma verbal no personal:

                  “Cristina va a cantar a la zarzuela.”

                  “Cristina está cantando en la zarzuela.”

                  “Cristina lleva cantadas dos zarzuelas.”

                  Una forma verbal acompañada de un pronombre encíclico que no desempeña función oracional, sino que aparece de modo obligatorio como los verbos, percatarse, apoderarse, atenerse, etc. En el que (me, se, te,...) no pueden ser analizados aparte del verbo por no se pronombres completos.

                  “Yo me percaté del problema.”

                  “Yo percaté del problema” Incorrecto.

                  Una lexia verbal compleja. Una forma verbal. Frase verbal que no puede ser divida, pues cada una de sus partes por separado, da una forma diferente.

                  “Julia echa de menos a su hijo.” (Echar no es igual a echar de menos.)

                  • Complemento del área verbal.

                  El complemento directo (C.D)

                  Adyacente del verbo, generalmente pospuesto, excepto cuando se trata de un pronombre personal. Puede ser sustituido por los pronombres complemento (me, te, se, lo, la, nos, os, los, las) y por (le, les) en lugar de (lo, las) cuando se refiere a personas de género masculino- singular.

                  En ocasiones el C.D puede pasar a sujeto en la oración pasiva.

                  “Mi madre aprecia a tú profesor Tú profesor es apreciado por mi madre.”

                  C.D S.

                  La mejor forma de identificar el C.D es hacer el giro de (lo + participio del verbo.)

                  “Nosotros queremos esos discos.” (lo querido) son “esos discos.”

                  C.D

                  Formalmente un C.D puede tener estas formas:

                  Un sintagma nominal: “aceptamos vuestras disculpas”

                  Un sintagma nominal precedido de la preposición a.

                  La preposición a sólo cuando se trata de un ser humano, especifico, determinado, en caso contrario no aparece.

                  “Esperaba a su hijo en la estación.”

                  Un sustituto del S.N.

                  En caso de los pronombres personales van obligatoriamente antes del verbo.

                  “Prefiero estos / los prefiero.”

                  Una proposición.

                  Van introducidas por que o por si o cualquier elemento interrogativo.

                  “Quería que vinieras pronto.”

                  El complemento indirecto. CI

                  Su valor significativo indica básicamente el destinatario de la oración verbal, el que puede recibir daño o provecho de ella. Puede ser sustituido por pronombres personales le, les y se. Es característico de este complemento el ir introducido por la preposición a:

                  “Quitó el anillo a su hermana” (Le quitó el anillo. Se lo quitó.)

                  Es preciso evitar el laísmo.

                  “Señora ¿la divierte está música? Correcto: ¿le divierte...?

                  La realización del complemento indirecto puede ser únicamente un sintagma nominal introducido por está preposición. Algunos autores consideran también para como índice del CI, pero presenta un cierto matiz de finalidad.

                  “Entregó un regalo a su madre” (a ella en persona.)

                  “Entregó un regalo a Juan para su madre” ( a través de alguien.)

                  El complemento preposicional (C.P.)

                  Son complementos verbales exigidos por el verbo ya que su desaparición deja la oración incompleta.

                  “Los turcos se apoderaron de aquella ciudad.”

                  El propio verbo “apoderaron” exige que la acompañe algo, para dar contenido a la oración.

                  “Los turcos se apoderaron.”

                  Está muy cerca desde el punto de vista semántico del C.D.

                  En su realización formal se caracteriza por un S.N o su sustituto precedido por la preposición que exige.

                  “Nos avergonzamos de vuestra conducta.”

                  Igualmente una proposición subordinada introducida por que:

                  “Su decisión depende de que le responda la carta.”

                  El atributo (A.)

                  Es la función específica del área verbal en las oraciones atributivas (o copulativas) y aportan al núcleo significado fundamental ya que los verbos; ser, estar, parecer, etc., son principalmente elementos de enlace, cópulas ente el sujeto y el atributo.

                  Entre los rasgos distintivos del atributo está el de relacionarse con el sujeto, guarda concordancia cuando es un adjetivo o sintagma adjetival.

                  “Estos tiestos están preciosos.”

                  Otro rasgo, es el poder ser conmutado por el pronombre:

                  “Son simpáticos estos artistas.”

                  “Sí, estos artistas lo son, pero los del otro día no.”

                  También un atributo puede referirse a un C.D, entonces concuerda con esté.

                  “Veo a tu hermana muy cansada.”

                  Las realizaciones formales son:

                  Un sintagma adjetival: “Nuestro amigo Paco es un aficionado al ajedrez.”

                  Un sintagma nominal: “España es un país Europeo.”

                  Un sintagma preposicional: “El novio de Luisa es de Uruguay.”

                  Un sintagma adverbial: “La fiesta estuvo bastante bien.”

                  • El complemento circunstancial.

                  Desde el punto de vista semántico expresan circunstancias de tiempo, modo, lugar, etc. Poseen una gran movilidad y su ausencia no afecta a la construcción de la oración, puede haber uno, varios o ninguno. Son muy variadas sus realizaciones formales:

                  !Un adverbio o sintagma adverbial.

                  Mañana iremos a Alicante.

                  !Sintagma preposicional.

                  A las cuatro de la tarde se acabó la comida.

                  !Sintagma nominal.

                  Aquel año llovió mucho.

                  !Un gerundio.

                  Esperando tú llegada me dormí.

                  !Una construcción absoluta del participio.

                  Dicho esto, se levanto la sesión.

                  !Una proposición u oración subordinada mediante una conjunción.

                  Cuando tú lo cuentes yo me enteraré.

                  !Un sintagma adjetival.

                  María venía a casa muy mareada.

                      • Tipos de oración por su estructura.

                  • Ausencia de sujeto: oraciones impersonales.

                  Poseen un solo miembro, el predicado y se les llama también unimembres.

                  Suele llevar el verbo en 3ª persona del singular.

                  Formalmente encontramos.

                  Impersonales de fenómenos meteorológicos.

                  Sólo interesa el proceso en sí mismo. Ocasionalmente en sujeto animado puede cambiar la estructura.

                  “Ayer nevaba en Madrid.”

                  “Amanecimos en casa de Pablo.”

                  Impersonales gramaticalizadas.

                  Ciertos verbos como haber o hacer, que habitualmente llevan sujeto gramatical, aparecen en construcciones impersonales del tipo:

                  “Hace unos años de aquello.”

                  Algunos hablantes cometen el vulgarismo de concordar el verbo con el C.D plural como si del sujeto se tratara.

                  “Habían nubes sobre el mar.”

                  Impersonales con se.

                  Ciertas construcciones con se presentan ausencia de sujeto.

                  “Allí se recibiría bien a todo el mundo.”

                  Hay que distinguir estas construcciones impersonales con se de las llamadas pasivas reflejas, en las cuales aparece un sujeto gramático que concuerda con el verbo y pueden transformarse en pasiva con ser:

                  “Se creó en centro de educación espacial”= “Fue creado un centro de educación especial.”

                  Impersonales ocasionales.

                  Algunas veces el verbo en tercera persona plural, no lleva un sujeto real ni expreso ni omitido.

                  “Hablan de que va a revaluarse la peseta.”

                  En el habla coloquial la forma de segunda persona del singular se puede emplear para impersonalizar la acción.

                  “Alquilas la casa y luego no echas a los inquilinos en la vida.”

                  Equivalente a: “Se alquila la casa y luego no echas a los inquilinos en la vida.”

                  También podrían agruparse aquí ciertas oraciones con un sujeto gramatical de significado indeterminado con el pronombre uno.

                  “Uno puede pensar que la paz es difícil.”

                  Equivalente “ Se puede pensar que la paz es difícil.”

                  • Clases de oraciones según la estructura del predicado.

                    • Oraciones atributivas copulativas.

                  - Intransitivas. - Directas.

                  - Reflexivas.

                  - Oraciones predicativas - Indirectas.

                  - Transitivas. - Reciprocas.

                  - Falsas reflexivas.

                  Atributivas o copulativas.

                  Tienen un predicado constituido por un verbo copulativo ( ser, estar,...) acompañado de un atributo adjetival, aportan un escaso contenido verbal y sirven esencialmente para asumir las marcas verbales.

                  Este tipo de oraciones, cuyo predicado tiene por centro semántico el atributo, son llamadas oraciones atributivas o copulativas por llevar un verbo cuya función principal es la de copula o enlace entre el sujeto y el atributo.

                  “El camarero del bar es muy simpático.”

                  “Este libro está muy estropeado.”

                  Oraciones predicativas.

                  Tiene un predicado con núcleo verbal no copulativo, en torno al cual pueden agruparse unos complementos.

                  “El camarero del bar sirvió una cerveza.”

                  Dentro de las predicativas están las;

                  Intransitivas. Que carecen del CP.

                  Transitivas. Que son las que presentan junto al verbo un complemento nuclear, es decir no circunstancial, sino directo o preposicional.

                  “Hoy hemos comido pescado.” Transitiva.

                  “Hoy no hemos comido.” Intransitiva.

                  La aparición del CC no indica si es transitiva o intransitiva ya que los CC son elementos marginales de la oración.

                  Dentro de las transitivas se distinguen las reflexivas y las reciprocas.

                    • Reflexivas. Son aquellas cuyo CD o CI recae sobre la misma persona que el sujeto, (reflexivas directas en el CD), (reflexivas indirectas en el CI.)

                  “Tú te duchas todos los días.” (Te es el CD.)

                  “Yo me cepillo los dientes todas las noches.” (Me es el CI.)

                    • Reciprocas. Cada uno de los sujetos realiza la acción sobre cada uno de ellos.

                  “Las mujeres de este pueblo se saludan siempre.” (Se es CD.)

                  Se saludan cada una a la otra y viceversa.

                  LAS FALSAS REFLEXIVAS.

                  - Hay construcciones pronominales que son falsas reflexivas en las cuales aparece junto a un verbo transitivo un pronombre reflexivo cuya función es meramente enfática y puede ser eludido.

                  “Aquel hombre se bebió un litro de cerveza.”

                  Equivalente a: “Aquel hombre bebió un litro de cerveza.”

                  - En el caso de los verbos en movimiento, la partícula reflexiva acentúa el significado de dinamismo.

                  - Hay también ciertos verbos cuya forma es obligatoriamente reflexiva (arrepentirse, jactarse, atreverse,...) pero su partícula reflexiva no desempeña ninguna función dentro del predicado.

                  • Oraciones activas y oraciones pasivas.

                  Algunas oraciones transitivas pueden sufrir una transformación por lo cual el CD pasa a ser sujeto paciente y el sujeto se convierte en complemento agente. El verbo de la activa es una forma verbal simple o compuesta y el verbo de la pasiva está constituido por el auxiliar ser o estar seguido por el verbo de la primera en participio.

                  “Vosotros admiráis a María.” “María es admirada por vosotros.”

                  El complemento de la pasiva es un CP, por lo tanto puede ser sustituido por un adjetivo.

                  “María es simpática.” Y este adjetivo por pronombre “María lo es.”

                      • Análisis sintáctico.

                  Todo análisis sintáctico trata de analizar, de descomponer la unidad en las partes que lo integran. El elemento fundamental del análisis gramatical es la oración, por lo tanto el análisis sintáctico consta de los siguientes pasos.

                    • Identificar las oraciones que forman cada uno de los enunciados del texto.

                    • Dividir o segmentar cada oración en sus componentes e identificar la función desempeñada por cada segmento o componente oracional.

                    • Dentro de cada segmento oracional, distinguir la realización formal especifica.

                  Tema 18. La oración compleja. Coordinación y subordinación.

                      • La oración compleja sus características.

                  Se habla de oración compleja cuando alguno de los elementos que compone una función oracional, está constituido por una proposición.

                  Es / bueno / que llores.

                  V A S

                  Dijo / que vendría a vernos.

                  V CP

                  También se da oración compleja cuando dentro de un elemento oracional aparece como adyacente una proposición.

                  Vimos / a esa chica / que vive frente a tu casa.

                  V CD

                  La complejidad de este tipo de oraciones consiste en que dentro de la oración es necesario distinguir de nuevo una estructura sintáctica. La existencia de subordinación convierte una oración simple en compleja.

                  Podemos distinguir oraciones coordinadas y se entiende por coordinación la unión de elementos de igual categoría frente a la subordinación que hace referencia a elementos subordinados es decir de categoría inferior. Paralelamente también se habla de la yuxtaposición, está palabra hace referencia a que no hay nexo de unión entre varias oraciones, sino que están yuxtapuestas -colocadas una al lado de otra-. Es necesario señalar que hay yuxtaposición coordinativa donde en lugar de la pausa señalada por la coma podría aparecer un nexo coordinante.

                  “María es simpática , su hermano también lo es.”

                  Oración 1ª Oración 2ª.

                  En ocasiones puede omitirse la partícula subordinante y aparecer la proposición subordinada sin indicador de que se halla insertada.

                  “os / pido / vengáis a verme pronto”

                  CI V CD

                  Se podría decir: “Os pido que vengáis...”

                  Oración compleja. Hay subordinación en su estructura.

                  Enunciado complejo. Contiene dos o más oraciones coordinadas.

                      • La coordinación.

                  Consiste en la fusión mediante un conector de dos o más elementos equifuncionales para constituir una unidad mayor que funciona del mismo modo que sus componentes.

                  • Coordinación dentro de un sintagma.

                  Entre adjetivos.

                  “La mesa blanca y negra es mía.”

                  Entre grupos prepositivos, que sean adyacentes al nombre.

                  “Tiene unos pendientes de oro y plata.”

                  Entre adjetivos adyacentes del nombre y grupos prepositivos adyacentes del nombre, por tener la misma función.

                  “Quiero una chaqueta blanca pero de algodón.”

                  Entre proposiciones relativas y entre estas y otros adyacentes del nombre.

                  “Estas gentes que hablan mucho y dicen poco son pesadas.”

                  Dentro del sintagma adjetival entre adverbios.

                  “Está bien o mal explicado.”

                  • Coordinación dentro del marco de la oración.

                  Entre sintagmas que desempeñan la misma función.

                  Entre sintagmas nominales que concuerdan con el verbo en plural.

                  “Tu padre y tu madre van de vacaciones.”

                  Entre dos sintagmas o dos funciones que tengan cualquier función complementaria.

                  “Quiero la revista y que me traigas una cerveza.”

                  • Coordinación de verbos.

                  Cuando aparecen nexos coordinantes entre verbos, aunque coincidan con el mismo sujeto o en otros elementos conviene considerarlos como oraciones distintas.

                  “La chica comió y vino a visitarnos.”

                  Por economía lingüística el hablante no repite: La chica comió y la chica vino...

                  • Coordinación dentro del marco del enunciado.

                  Se establece entre dos o más oraciones que gozan cada una por su parte de autonomía.

                  “Yo quiero ir de viaje / pero / mis padres no me dejan.”

                  1ª oración nexo 2ª oración

                      • Clases de coordinación oracional.

                  El funcionamiento de la coordinación es igual, sea cual sea las unidades que unan.

                  Oraciones coordinadas copulativas.

                  Conectores y, e, ni. Los elementos coordinados pueden ser dos o más y el conector puede parecer en todos los casos o más frecuentemente entre el primero y el ultimo de la serie.

                  “Mañana iremos a Madrid, vosotros vendréis al hotel, iremos al cine y nos divertiremos mucho.”

                  La conjunción e es una variante fonética de y, se pone cuando la palabra siguiente comienza por (i-), excepto cuando la (i-) forma parte de un diptongo.

                  “Este chico es simpático e incluso es atractivo.”

                  “En invierno aquí nieva y hiela mucho.”

                  Se emplea el conector ni, entre oraciones negativas.

                  “No han trabajado nada ni se han divertido.”

                  Cuando hay más de dos elementos en la serie ni debe repetirse. Igualmente puede emplearse y no, y tampoco.

                  En ocasiones se utiliza ni sin valor coordinante, sino como refuerzo expresivo.

                  “Ni te lo pienses.”

                  Otros elementos coordinantes: amén de, además de, junto con, etc. Se utiliza (no sólo... sino también) para coordinar oraciones copulativas pero expresadas de forma intensa.

                  Oraciones coordinativas disyuntivas.

                  El conector es o y su variante fonética u, se usan para denotar alternativa entre las diversas opciones, que pueden ser como en el caso de las copulativas dos o más.

                  “O nieva en enero o llueve en abril o los estanques estarán secos.”

                  Cuando el conector o une sintagmas, puede equivaler no sólo una alternativa sino una explicación.

                  Oraciones coordinativas adversativas.

                  Se enlazan dos oraciones que se oponen entre sí, el conector por tanto une contraponiendo explícitamente las dos oraciones.

                  Los conectores son pero y sus variantes más, empero y por otro lado sino.

                  “Esta sortija es bonita, pero no es de gran valor.”

                  La partícula aunque normalmente subordinadora, puede sustituir a (pero.) En ocasiones (pero) se emplea no como nexo sino como refuerzo expresivo.

                  “¡Pero no te lo creas!”

                  Sino y su variante sino que más empleada entre oraciones, une dos magnitudes excluyendo. La primera debe de ser negativa.

                  “No hemos estudiado esta semana sino que hemos ido al museo.”

                      • Tipos de subordinación.

                  Una proposición subordinada, por su equivalente en su función a un elemento oracional o a un adyacente del sintagma, será diferente según al elemento al que sustituya.

                  Así encontramos subordinadas sustantivas, adjetivas y adverbiales.

                  Tema 19. La subordinación sustantiva y adjetiva.

                      • Las proposiciones subordinadas sustantivas.

                  Hay subordinación cuando una función oracional o función sintagmática es desempeñada por una proposición. La subordinada carece de autonomía lingüística, sin embargo en ella también se realiza la relación predicativa sujeto-predicado.

                  • Funciones oracionales.

                  Las proposiciones sustantivas desempeñan las mismas funciones que el sustantivo.

                    • Sujeto “me gusta que digas la verdad” ( = tu sinceridad.)

                    • CD “los políticos suponen que acaba la crisis económica” ( = el fin de la crisis económica.)

                    • Complemento preposicional “mis hijos se han olvidado de que hoy es mi cumpleaños” ( = de la fecha de mi cumpleaños.)

                    • Atributo “Juanita está que no sale de sí de satisfacción” ( = satisfecha.)

                  • Funciones sintagmáticas.

                  El sustantivo sólo desempeña la función de adyacente si va introducido por una preposición.

                    • Ya sea como adyacente de un nombre.

                  “Tengo necesidad de que me expliques este asunto.”

                    • Ya sea como adyacente de un adjetivo.

                  “Su madre estaba orgullosa de que hubiera triunfado.”

                  La preposición introductora es la misma tanto si se trata de un sustantivo como una preposición y el elemento subordinador suele ser (que.)

                  • Proposiciones del infinitivo.

                  El infinitivo, por ser la forma no personal del verbo con función nominal, puede ser igual núcleo en las subordinadas.

                  “Me gusta gritar a los niños.” (Sujeto.)

                  “Quiero pasear por la calle mayor.” (CD.)

                  “Hablar en ese tono es cometer una estupidez.” (Atributo.)

                  • Elementos subordinantes de las proposiciones sustantivas.

                  La conjunción (que) es el elemento subordinante fundamental en este tipo de subordinadas. No hay que confundir con el pronombre relativo (que.) Sólo lleva preposición en dos casos.

                    • Cuando la preposición es el régimen preposicional del verbo núcleo oracional y, por tanto, hay una subordinada sustantiva en función de CP.

                  “Se refirió a que le hacia falta más empleados.”

                    • Cuando la preposición señala que la subordinada tiene función de adyacente de un sustantivo o de un adjetivo.

                  “La causa de que no se lea ese libro es su alto precio.”

                  Delante de la conjunción (que) puede aparecer a veces el artículo (el), y únicamente esta forma en las subordinadas sustantivas, para subrayar la función nominal de las mismas. No confundirlo con el artículo antecedente del relativo, delante del cual puede aparecer el artículo en todas sus formas.

                  Además de (que), hay otros elementos subordinantes que pueden introducir una proposición sustantiva. Cuando una oración tiene como CD una proposición, las posibilidades de subordinación son varias.

                • Si el verbo oracional es de los que significan “decir o pensar”.

                    • En estilo directo: la subordinada repite al pie de la letra lo dicho o pensado.

                  “Sebastián dijo a su hermana: no creas esas tonterías.”

                    • En estilo indirecto: la subordinada reproduce lo dicho o pensado mediante cambios gramaticales.

                  “Sebastián dijo a su hermana que no creyera aquellas tonterías.”

                • Si el verbo significa desconocimiento o duda, suele aparecer la conjunción (si)como elemento subordinante.

                • “No sé si iré de vacaciones.”

                  Las partículas interrogativas qué, quién, cuál, cuánto, cómo, dónde, cuándo, por qué, para qué, etc. Pueden ser igualmente elementos subordinantes de una proposición en CD, en proposiciones llamadas interrogativas que pueden emplearse tanto como en interrogativas directas como indirectas.

                  “Preguntó: ¿Quién ha muerto?

                  “Preguntó quién había muerto.

                      • Las proposiciones subordinadas adjetivas.

                  La función de adyacente adjetivo en el SN, se las llama subordinadas adjetivas o de relativo.

                    • Una chica madrileña ha llegado hoy.

                    • Una chica de Madrid ha llegado hoy.

                    • Una chica que nació en Madrid ha llegado hoy.

                  El sujeto es un SN cuyo núcleo es “chica” y en función de adyacente encontramos, en el 1º de los casos, un adjetivo, en el 2º un grupo prepositivo y en la 3ª una proposición de relativo introducida por (que), a su vez constituido por (que sujeto, nació verbo en Madrid CCL.)

                  El núcleo del SN -chica- es el antecedente del relativo -que-, este es invariable, pero cuando el relativo es (cual), este concuerda en género y número con su antecedente.

                  La función oracional desempeñada por el sintagma antecedente no tiene por qué ser la misma del relativo.

                  Si la función del relativo en la subordinada es un complemento que necesita ir introducido por una preposición, está se coloca ante el relativo.

                  “Las camas en que dormimos son duras.”

                  • Tipos de proposiciones adjetivas.

                  Del mismo modo que las adjetivas, las proposiciones de adjetivo pueden ser especificativas o explicativas.

                    • Los españoles que aman la tolerancia son inteligentes.

                    • Los españoles, que aman la tolerancia, son inteligentes.

                  En el primer caso (especificativa) equivale al adjetivo pospuesto -los españoles amantes de la tolerancia- ésos y sólo ésos son inteligentes. En el segundo (explicativa) se refiere a todos los españoles y todos son amantes de la tolerancia.

                  • Partículas subordinantes en las proposiciones adjetivas.

                  Los elementos subordinantes de las proposiciones adjetivas son los pronombres relativos, dentro de los cuales están también los adverbios de relativo.

                  Tema 20. Las proposiciones subordinadas adverbiales.

                      • Las proposiciones subordinadas adverbiales.

                  Desempeñan la misma función que un adverbio con respecto a la proposición final con la función de CC.

                  Son de tiempo, lugar y modo, también se incluyen, las causales, consecutivas, condicionales, finales y concesivas, aunque si bien expresan circunstancias de la acción no encajan al cien por cien en la primera clasificación de adverbiales.

                  • Adverbiales de tiempo.

                  Indican si la acción principal y la subordinada son simultaneas, anterior o posterior en el tiempo.

                  Desde el punto de vista formal van introducidas por adverbios, conjunciones y locuciones adverbiales que expresan tiempo. Apenas, antes de que, entre tanto,...

                  “Cuando termine el examen nos tomaremos un café.”

                  También el infinitivo precedido de al -preposición + artículo-, puede formar adverbiales de tiempo.

                  “Al buscar las llaves descubrí el robo.”

                  El gerundio simple o compuesto.

                  “Se ducha por las mañanas cantando zarzuelas.”

                  “Habiendo heredado de su abuela tiró la casa por la ventana.”

                  El participio.

                  “Terminando el riego principal cortaron el agua.”

                  • Adverbiales de lugar.

                  Indican una circunstancia de lugar relacionada con la proposición principal.

                  Desde el punto de vista formal se caracteriza por qué van introducidas por el adverbio relativo donde o sus variables por donde, hacia donde, de donde,...

                  “Sal inmediatamente de donde estés metido.”

                  • Adverbiales de modo.

                  Indican la manera de realizar la acción relacionada con la principal.

                  Desde el punto de vista formal se caracteriza por qué van introducidas por los adverbios según, conforme, la locución adverbial según que y por el adverbio relativo como.

                  “Todo está sucediendo como nos lo esperábamos.”

                  (Según) sólo es preposición cuando acompaña a un nombre propio. “Según Cervantes...”

                  También el gerundio puede formar una adverbial de modo.

                  “Te veo a menudo cantando por la calle.”

                      • Las proposiciones subordinadas adverbiales impropias.

                  Atendiendo a un criterio semántico, es decir a la circunstancia que expresan con respecto a la principal, las clasificamos.

                    • Causales.

                    • Consecutivas.

                    • Condicionales.

                    • Finales.

                    • Concesivas.

                  • Subordinadas causales.

                  Indican la causa de lo expresado en la oración principal.

                  Desde el punto de vista formal, se caracterizan por que van introducidas por las conjunciones o locuciones conjuntivas subordinantes causales: porque, que, puesto que,...

                  Todas ellas son sustituibles en el sentido por la genérica (porque.)

                  “Límpiate esas uñas, que las llevas negras” QUE = PORQUE

                  • Subordinadas consecutivas.

                  Expresan la consecuencia de que acontezca la acción principal.

                  Desde el punto de vista formal van introducidas por las conjunciones o locuciones conjuntivas consecutivas por lo tanto, pues, conque, por consiguiente,...

                  Todas ellas son sustituibles, en el sentido por la genérica ( por lo tanto.)

                  “Pienso luego existo” LUEGO = POR LO TANTO

                  • Subordinadas condicionales.

                  Expresan la condición necesaria para que pueda realizarse la acción principal.

                  Desde el punto de vista formal se caracterizan por que van introducidas por las conjunciones o locuciones condicionales si, como, -en el- caso de que,...

                  Todas ellas son sustituibles en el sentido por la genérica (si)

                  “Te contaré el ultimo chisme a condición de que no lo divulgues”

                  A CONDICION DE QUE = SI

                  • Subordinadas finales.

                  Expresan la finalidad de la acción principal.

                  Desde el punto de vista formal, se caracterizan porque van introducidas por las conjunciones o locuciones conjuntivas finales para que, a que, a fin de que,... y las preposiciones a, para + infinitivo.

                  Todas ellas son sustituibles por la genérica (para -que-)

                  “Vete a que te den una explicación.” A QUE = PARA QUE

                  “Dejen todo en orden con objeto de ocultar el registro.” CON OBJETO DE = PARA

                  • Subordinadas concesivas.

                  Expresan una dificultad que obstaculiza o se opone a la realización de la principal, la cual pese a todo se lleva a cabo.

                  Desde el punto de vista formal, se caracterizan porque van introducidas por las conjunciones o locuciones conjuntivas subordinadas concesivas a pesar de que, por más que, aunque, aún, cuando, si bien,...

                  Todas ellas son sustituibles por la genérica (a pesar de -que-)

                  “Aunque se lo hubiera explicado dos veces no lo habría entendido”

                  AUNQUE = A PESAR DE QUE

                      • Las proposiciones subordinadas comparativas.

                  Estas proposiciones no se incluyen entre las sustantivas (no se pueden sustituir por un SN.) Las adjetivas (no equivalen a un S Adj.) O las adverbiales ( no se las puede sustituir por un S Adv.)

                    • Estas proposiciones son elementos de una estructura de comparación, cuya primera parte es miembro de la proposición principal.

                    • El núcleo de la primera parte de la estructura comparativa, que suele denominarse primer término de la comparación puede ser un adjetivo, un adverbio o un nombre.

                  Adverbio de cantidad + adjetivo + PROP. SUBORDINADA COMPARATIVA

                  Adyacente núcleo

                  PRIMER TÉRMINO DE LA COMPARACIÓN.

                  Este vino es tan bueno como tú decías.

                  Adverbio de cantidad + adverbio + PROP. SUBORDINADA COMPARATIVA

                  Adyacente núcleo

                  PRIMER TÉRMINO DE LA COMPARACIÓN.

                  El éxito está más cerca de lo que yo pensaba.

                  Adverbio de cantidad + nombre + PROP. SUBORDINADA COMPARATIVA

                  Adyacente núcleo

                  PRIMER TÉRMINO DE LA COMPARACIÓN.

                  Tenemos menos dinero que ganas de divertirnos.

                  Tema 21. La semántica. Relaciones entre el significado y el significante.

                      • La semántica.

                  Es la disciplina que estudia el significado de las palabras.

                  En las lenguas naturales pueden darse dos o más significados para un significante y viceversa.

                      • La sinonimia.

                  Coincidencia de significado entre dos o más palabras de diferentes significantes.

                  En español existen muchas palabras sinónimas, utilizadas frecuentemente en la lengua coloquial y literaria: borrachera, melopea, curda, palabras que pueden aparecer en un mismo texto, estableciendo las mismas relaciones paradigmáticas y sintagmáticas y ser conmutables, pero que nunca, semánticamente hablando, son sinónimos totales sino parciales, porque es muy difícil que coincidan todos sus semas y no existan diferencias notables entre ellos. Incluso cuando aparentemente son sinónimos casi totales, el uso de unos suele ser más frecuente en el lenguaje oral o escrito, coloquial o culto. Perro, can y chucho, son sinónimos; perro puede aparecer en todo tipo de lenguaje, can es un término casi exclusivo del lenguaje escrito, chucho se emplea con mayor frecuencia en un lenguaje familiar y despectivo.

                  El número de sinónimos que posee una realidad o concepto está en relación con el interés que ésta despierta en la comunidad lingüística.

                      • La antonimia.

                  Capacidad que tienen algunas palabras, como sustantivos, adjetivos o verbos, que poseen rasgos cualitativos o cuantitativos, para oponerse a otras por su significado. También es la propiedad o conjunto de propiedades que permite definir una cosa como contraria a otra al compararlas.

                  Los términos antónimos son incompatibles semánticamente dentro de un predicado: blanco se opone a negro y gordo a delgado, excluyéndose entre sí en los textos.

                  Existen tres tipos de antonimia:

                • Los antónimos propiamente dichos: Caliente se opone a frío por ser contrarios, pero la afirmación de uno de ellos no supone la negación del otro; entre ambos términos pueden establecerse por sus cualidades otros estados intermedios: templado, tibio, cálido, e incluso, los dos términos admiten gradación relativa: poco, algo, bastante, muy caliente / frío.

                • Los complementarios: establecen una oposición binaria en la que un término excluye sistemáticamente al otro, ya que entre los dos completan la totalidad: niño / niña, hombre / mujer; se es una cosa u otra. No admiten gradación.

                • Los recíprocos: ambos se suponen entre sí al establecerse entre ellos una relación inversa: tío / sobrino, mortal / inmortal, comprar / vender.

                      • La homonimia.

                  Cualidad que se da en el lenguaje cuando unas palabras presentan la misma forma pero tienen significado diferente. A estas palabras se las llama homónimas.

                  La identidad en la forma se debe generalmente a la evolución fonética de las lenguas que hace posible que términos sin ninguna relación etimológica terminen con el tiempo coincidiendo en su significante, sin variar por ello su significado.

                  Algunos lingüistas establecen dentro de la homonimia la distinción entre homófonos, los términos cuya coincidencia es fonética pero no ortográfica: vaca, hembra del toro / baca, objeto que se instala en el techo de los automóviles para colocar sobre él bultos o equipaje.

                  La homonimia no suele producir ambigüedades importantes, ya que la mayor parte de los homónimos no coinciden en su acentuación o pertenecen a categorías gramaticales diferentes.

                  Cuando dos o más personas se denominan de igual modo, la palabra homónimo equivale a tocayo.

                      • La polisemia.

                  Propiedad que poseen las palabras que tienen varios significados.

                  Una palabra es polisémica cuando en distintos contextos tiene varios significados diferentes. La palabra llave, por ejemplo, la define el diccionario, entre otras acepciones, como: “1) Instrumento de metal, con guardas, para correr o descorrer el pestillo de la cerradura. 2) Aparato de metal que, movido por los dedos, abre o cierra el paso del aire en ciertos instrumentos músicos de viento. 3)...

                  La polisemia se produce por diversas razones:

                  A) Porque los hablantes establecen una relación entre dos o más realidades cuyos significados son diferentes, aplicando el significante de la primera para referirse al significado de una segunda o tercera, al igual que ocurre en las metáforas (véase Figuras de dicción.) Admitida esa forma de denominar a las otras realidades por los demás hablantes, la comunidad lingüística termina por aceptar que ese significante se refiera a los otros significados distintos. Así, la `lámpara o candelabro de techo de varios brazos', por su semejanza con la palabra araña, `insecto arácnido de cuatro pares de patas unidas al abdomen', pasó a denominarse metafóricamente araña. Con el tiempo, el sentido metafórico se fue perdiendo, y puede que muchos hablantes no establezcan la relación entre los dos significados, pero el significante de la lámpara quedó unido al del arácnido.

                  B) Porque el significante de una palabra, cuyo significado cae en desuso, se utiliza para denominar un nuevo significado, que guarda alguna relación con aquél: pedante, antiguamente era `pedagogo' y también `maestro que enseñaba a domicilio', pero con el paso del tiempo ha pasado a significar `persona que hace inoportuno alarde de erudición'. La relación que se establece entre ambos significados es la de persona que tiene amplios conocimientos.

                  Todos los significados de las palabras polisémicas conviven armoniosamente en la lengua y no plantean nunca problemas de ambigüedad, ya que contexto y situación delimitan claramente el significado que le conviene al significante polisémico en cada caso concreto, es decir, la acepción en la que está empleada la palabra; sin embargo, es frecuente que uno de los significados predomine sobre los demás cuando consideramos el significante fuera de todo contexto.

                  La polisemia es un recurso muy utilizado en todas las lenguas por lo que supone de economía lingüística y porque facilita el aprendizaje y la retención de los términos de ésta, ya que permite la multiplicidad de significados con un número limitado de significantes.

                      • La metonimia.

                  Uso de una palabra o frase por otra con la que tiene una relación de contigüidad, como el efecto por la causa (la dolorosa, por la cuenta que hay que pagar), lo concreto por lo abstracto (unos nacen con estrella...), el instrumento por la persona que lo utiliza (una de las mejores plumas del país por escritor) y otras construcciones similares. Borges cita dos ejemplos de Lugones: “áridos camellos” y “lámparas estudiosas”, y uno de Virgilio: “Ibant obscuri sola sub nocte per umbras” (Iban oscuros bajo la noche sola entre las sombras.) En todos ellos puede hablarse de desplazamientos metonímicos.

                  La sinécdoque es la figura que se rige por la relación de inclusión; en el caso de la metonimia (véase más arriba) la relación es de contigüidad: el todo por la parte, la parte por el todo, la especie por el género y viceversa, el singular por el plural. Puede estudiarse, como todas las demás figuras, en otras artes y no sólo en la literatura: la mano que aprieta el gatillo (es una parte del todo, persona), los pies suspendidos del ahorcado.

                      • La metaforización.

                  Es esencialmente un recurso estilístico, puede llegar un momento en que pierda su función estilista y se incorpore a la lengua común.

                  Un significante acepta otro significado distinto al propio en virtud a una comparación no expresa.

                  Se pueden clasificar en:

                    • Metáforas antropomórficas: en la que se toman nombres de partes del cuerpo para designar objetos inanimados; así si la cabeza es la parte más alta del cuerpo humano, tenemos “cabeza de familia.”

                    • Metáforas animales: aplicadas a objetos inanimados “pata de gallo”. Aplicadas a seres humanos “burro, lince, león,...”

                    • Metáforas sintéticas: asimilación de un sonido en un color o de un color en un sonido o de un color en un olor o... “Una voz clara”, “un color cálido.”

                    • De lo concreto a lo abstracto: El nacimiento de lo abstracto es una peculiaridad de la evolución intelectual, así los pueblos primitivos tienen muy pocos conceptos abstractos, y según los adquieren tienden a nombrarlos con significantes que ya tenían asignados a cosas concretas; así “espíritu” proviene del latín “spiritus = soplo.”

                      • La paronimia.

                  Unidades léxicas cuyos significados difieren muy poco desde el punto de vista acústico.

                  “Desecar” “disecar.”

                  “Adoptar” “adaptar.”

                  Tema 23. los prestamos léxicos en Español y la formación de palabras.

                      • El préstamo léxico.

                  El contacto más o menos directo de dos lenguas origina el trasvase de determinados elementos de una a otra.

                      • El neologismo.

                  La acepción nueva introducida en el vocabulario de una lengua en una época determinada.

                  Estas incorporaciones son motivadas por:

                    • La necesidad de nombrar alguna cosa nueva: productos, invenciones, ....

                    • El deseo de expresarse con una precisión mayor.

                  En todas las lenguas penetran neologismos tomados sobre todo de los idiomas modernos.

                      • Elementos léxicos constitutivos del español.

                  Nuestra base es el latín pero además se han incorporado. La influencia es variada:

                  Germanismos, helenismos, arabismos, galicismos, italianismos y anglicismos.

                      • La formación de las palabras.

                  La formación de nuevas palabras se puede realizar:

                    • Cambiando la palabra de categoría gramatical.

                    • Creando una nueva a partir de otras ya existentes.

                  • La nominalización.

                  Consiste en transformar una frase simple en una sintagma nominal que pasa a funcionar en otra frase como un nombre.

                  “Juan es elegante. La elegancia de Juan.

                  Suprimimos el verbo y nos queda un SN

                  Las nominalizaciones pueden realizarse a partir de un adjetivo o un verbo.

                  Para nominalizarlas, se le añaden sufijos.

                  “Es elegante” Su elegancia.

                  “Juan ha llegado” La llegada de Juan.

                  Un mismo verbo puede dar lugar a dos nombres diferentes:

                  Dirección (nombre abstracto.)

                  Dirigir

                  Director (nombre concreto.)

                      • La adjetivación.

                  Es la transformación de una palabra o de un grupo de palabras en adjetivo.

                  “Revolución Revolucionario”

                  Puede tener una base nominal o verbal.

                      • La adverbialización.

                  Es la transformación de una palabra o grupo de palabras en adverbio.

                  “Alegre Alegremente”

                    • Añadiendo el sufijo mente a la forma femenina del adjetivo.

                    • Un grupo preposicional: trabaja con cuidado.

                    • Un adjetivo puede funcionar como adverbio: “Habla bajo.”

                      • Formaciones verbales.

                  Mediante determinados sufijos una palabra puede transformarse en verbo:

                    • A partir de un nombre: (con los sufijos -ar, -mar, -ear, -izar, -ecer.)

                    • A partir de un adjetivo: (-izar, -ear, -ecer.)

                  • La composición de palabras.

                  Las palabras compuestas se forman por la combinación de varios elementos. Pueden ser de base nominal o verbal.

                    • Nombre y adjetivo: caja fuerte.

                    • Nombre y grupo preposicional, la preposición utilizada es (de) frenos de disco.

                    • Dos nombres yuxtapuestos perro lobo.

                    • Dos adjetivos verde oscuro.

                    • Verbo + nombre abrelatas.

                    • Dos verbos vaivén.

                    • Una adverbio + adjetivo o participio mal hablado.

                    • Una oración no me olvides.

                  Tema 25. las lenguas y dialectos en España.

                  Las lenguas y dialectos en España son:

                    • El español.

                    • El catalán.

                    • El gallego.

                    • El vasco.

                  Dialectos del español son:

                    • El andaluz.

                    • El extremeño.

                    • El murciano.

                    • El canario.

                  El leones y el aragonés no son dialectos del español.

                  Tema 5. Normas ortográficas.

                      • Reglas de acentuación.

                  El acento prosódico se representa en la escritura por medio del acento ortográfico. Son las sílabas tónicas las portadoras del acento gráfico.

                    • Voces oxítonas o agudas de más de una sílaba se acentúan si terminan en vocal o consonante n o s: café, comí.

                    • Voces paroxítonas o llanas, si terminan en consonante distinta de n o s, se acentúan. Cárcel, tribu.

                    • Voces proparoxítonas o agudas, se acentúan siempre.

                  El acento en los grupos vocálicos.

                  Cuando el centro de la sílaba es un diptongo o triptongo, el acento recae sobre la vocal más abierta.

                  Cuando dos vocales pertenecen a sílabas diferentes, hiato y el acento recae sobre la más cerrada, debe de llevar acento.

                  La h situada entre dos vocales, no rompe ni el diptongo ni el hiato.

                  La y final se considera consonante y no lleva acento.

                  El acento en los monosílabos.

                  Los monosílabos no se acentúan, excepto cuando pueden confundirse con otros de idéntica escritura y diferente función gramatical. Más adverbio, mas conjunción.

                  Dé (verbo) de (preposición.)

                  Él (pronombre) el (artículo.)

                  Sé (verbo) se (pronombre.)

                  Etc.

                  El acento diferenciador de la palabra.

                  La partícula aun lleva acento cuando se puede sustituir por todavía; aún hace calor.

                  La conjunción o lleva acento cuando puede confundirse con un numeral; 3 ó 4.

                  Los relativos que, cual, quien, cuyo y los adverbios cuan, cuando, cuanto, como y donde, llevan acento en oraciones interrogativas y exclamativas.

                  Los pronombres demostrativos normalmente llevan acento: éste, ése, aquél.

                  Se escribe con acento solo con valor adverbial, cuando se le puede sustituir por solamente.

                  El acento en las palabras compuestas.

                  Las palabras compuestas llevan acento en el segundo vocablo si lo llevaba la simple; decimoséptimo.

                  Los adverbios en -mente llevan acento en la primera parte sólo si lo llevaba la simple; cortésmente.

                  Las formas verbales acentuadas como simples se siguen acentuando aunque se le añada un pronombre encíclico; déme, volvióse.

                  El acento en los latinismos y los extranjerismos.

                  Los términos latinos podrán llevar acento siguiendo las normas generales; accésit.

                  Los nombres extranjeros podrán acentuarse cuando lo permita su pronunciación y grafía originales; París, Nápoles.

                  El acento sobre las mayúsculas.

                  Siempre se acentúan.

                      • Consonantes problemáticas.

                  Se escribe con b:

                    • Todas las formas verbales, terminadas en; -bir, -buir, -aber, -eber. Exceptuándose los verbos hervir, servir, vivir, precaver, y atrever, y los compuestos de ver.

                    • Las terminaciones en -aba, -abas, -ábamos, -abais, -aban, del pretérito imperfecto de los verbos terminados en -ar y del verbo ir.

                    • Las palabras que comiencen por bibl-, bea-, abo-, abu-, excepto las formas del verbo ver.

                    • Las voces que empiezan por los prefijos bi-, bis-, biz-, que significan dos y bien-, bene-, con el significado de bueno.

                    • Los vocablos que comienzan por bu-, bur-, bus-.

                    • Cuando este sonido precede a cualquier consonante pertenezca o no a su misma sílaba o esté al final de la palabra. Se incluyen en semejante norma las sílabas bla-, ble-, bli-, blo-, blu- y bra-, bre-, bri-, bro-, bru-.

                    • Las voces que empiezan y acaban en bio.

                    • Muchas palabras de origen latino en cuya etimología aparece la p; sapere-saber.

                  Se escribe con v.

                    • Las formas verbales de los infinitivos acabados en -servar y -versar.

                    • El presente de indicativo, imperativo y subjuntivo del verbo ir.

                    • El pretérito perfecto simple de indicativo y el pretérito imperfecto y futuro de subjuntivo de los verbos estar, andar, tener y sus compuestos.

                    • Las palabras en las que aparece este sonido después de b y d, o de los prefijos ad-, ob-, sub-; adversario, obvio, subversión.

                    • Los vocablos compuestos que comiencen con los prefijos vice-, villa-, villar-. Excepto billar, bíceps y bicéfalo.

                    • Las palabras terminadas en -viro, -vira, -ívoro, -ívora, excepto víbora.

                    • Los compuestos y derivados de vocablos que se escriben con v; vista, invernal, previsión.

                  No suele darse confusión entre las series que suenan ca, que, qui, co, cu y za, ce, ci, zo, zu.

                  Se escribe con c.

                    • Cuando preceda con sonido K a las vocales a, o, u.

                    • Ante cualquier consonante que termina sílaba; acto, acción, actor.

                    • Ante l, r en las sílabas cl-, cr-; clero, cromo.

                    • Cuando precede a las vocales e, i, con sonido interdental (z); circulo, cenicero.

                    • En las voces de vocablos terminados en -z; paz, juez, feliz, paces, jueces, felices. Exceptuándose; zéjel, zendo, zigzag, zipizape, zirigaña, ¡zis zas!, elzeviro, enzima y ciertos nombres propios, Ezequiel, Zebedeo, Zenón, Zita, Zendavesta.

                    • Algunas palabras se escriben indistintamente con c o z; ceda / zeda, cinc / zinc, cenit / cenit.

                  Se escribe con k.

                    • Las palabras en que se ha respetado la grafía original; Kiosco, kilo.

                  Se escribe con qu.

                    • Cuando las palabras tienen sonido /ke/ /ki/; queso, quiso.

                  Se escribe con z.

                    • Cuando precede con sonido interdental a las vocales a, o, u; zángano, zorra, azúcar.

                    • Al final de la sílaba; Luz, bizco, vejez.

                  Las letras g y j tienen doble posibilidad. La letra j representa al fonema /x/ y la g a los fonemas /x/ y /g/.

                  Se escribe con g.

                    • Cuando el étimo proviene del latín; gente, higiene, sigilo, o de cultismos procedentes del griego; teología, lógico, patológico.

                    • Las palabras que comiencen por geo-; geógrafo, geólogo.

                    • Los vocablos que comiencen por in- (excepto injerto), leg- y gest-; ingente, legitimo, gestación.

                    • Los verbos terminados en -ger, -gir, -igerar (menos tejer y crujir); proteger, regir, aligerar.

                    • Muchas de las palabras con sonido je-, ji- se escriben con g; gemelo, gigante.

                    • Con sonido /g/ ante e, i, se escribe gue, gui

                  Se escribe con j.

                    • Antes y después de a, o, u; jarabe, joven, junco.

                    • Ante e o i en vocablos que no tienen g en su origen; mujer, ajeno.

                    • En derivados o compuestos en cuyo figuraba la j; cajero, rojizo.

                    • En sustantivos y adjetivos acabados en los sufijos -aje, -eje; coraje, hereje, viaje (exceptuándose ambages, compage, enálage.)

                    • En las formas verbales cuyos infinitivos no poseen g ni j y aparecen los sonidos je, ji; dije, traje, deduje.

                  Se escribe con x.

                    • Las palabras compuestas de la preposición latina extra (= fuera de) y cuando ex aparece en vocablos con significado semejante, o más allá de cierto espacio o límite de lugar o tiempo; extraer, exportar, exponer. Tiene sentido negativo; expropiar. Indica ponderación; exquisito. Separación; exdirector.

                    • Al comienzo de la palabra seguido por h; exhibir, exhumar.

                    • Cuando le sigue vocal; examen, exento, éxodo. Exceptuándose; esófago, esencia, el demostrativo ése y sus derivados.

                  Se escribe con y.

                    • Cuando tiene valor consonántico seguido de vocal; yugo, yate, yegua, hoyo.

                    • Al final de palabra precedido de vocal; soy, voy, convoy, ley.

                    • Las formas verbales que en infinitivo no llevan ll ni y; cayó, leyeron, vaya.

                    • La conjunción copulativa y.

                    • Después de los prefijos ad- dis-, sub-; adyacente, disyuntor, subyugar.

                  Se escribe con ll.

                    • Las palabras que la tenían en su origen; valle, calle.

                    • Las que poseían los grupos consonánticos pl, cl, fl; lluvia, llano, llave, llama.

                    • Las palabras terminadas en -illo, -illa; semilla, negrillo.

                  Se escribe con h.

                    • Las voces que tienen origen latino, griego, germano o árabe; héroe, hidra, horror, heraldo, alhaja. A pesar de la etimología muchas palabras se escriben sin h.

                    • Todas las formas verbales en cuyos infinitivos existe esta grafía; hacer, haber, hallar, hablar, habitar.

                    • Las palabras que comiencen por las raíces griegas hidr-, hiper- e hipo-; hidráulico, hipérbole, hipódromo. Y en los prefijos griegos hecto- (ciento) hepta- (siete) hetero- (otro) hexa- (seis) hemi- (mitad) helio- (sol) homo- (igual.)

                    • Delante de las palabras que comienzan con el diptongo ue; huérfano, hueso, huevo. No llevan h las voces oler, oquedad, orfandad, óvalo, ovoide, ovalado, óvulo, ovíparo, ovario, osario, óseo, osificar.

                    • Palabras que tuvieron en su origen f; herir, hoja, hija, humo.

                    • Palabras que empiezan por herm-, hern-, menos Ernesto, ermita, ermitaño; hermano, hermoso, hernia.

                    • Hay gran número de palabras que se escriben con h intercalada, adhesivo, enhiesta, alhelí.

                  La grafía h en español es puramente ortográfica y en el habla es un cero fonético.

                  Se escribe con m.

                    • Al comienzo de sílaba o palabra ante vocal; mano, cama, mito.

                    • Al final de sílaba ante p o b; ambos, empleo.

                    • Al final de sílaba cuando precede a n; columna, alumno. Menos con los prefijos con-, en-, sin-, circun-; connatural, ennoblecer, innegable, sinnúmero, circunnavegar.

                  Se escribe con r (sonido simple.)

                    • Cuando aparece en posición intervocálica; paria, duro.

                    • En posición final de sílaba o palabra; marcha, cortar.

                    • En los grupos consonánticos br, pr, dr, gr, cr, fr; brote, compra, ladrón, traje, gracia, cruz, franco.

                  Se escribe con r- o rr- (sonido múltiple.)

                    • Al principio de vocablo; rey, ramo, rico.

                    • Después de l, n, s; alrededor, enredo, israelita,

                    • En los demás casos este sonido se representa con rr doble; parra, cerro,, vicerrector.

                      • Los signos de puntuación.

                  • La coma (,)

                  Corresponde a una breve pausa, es el signo gráfico que aparece con cierta frecuencia en el interior de la oración y, separa a veces elementos oracionales.

                    • Se utiliza la coma en un texto entre elementos de una serie cuando no van unidos por conjunciones; Recogía libros, exámenes y carteras.

                    • Cuando la palabra funciona como vocativo; Juan, los recursos son importantes.

                    • En toda expresión dentro de una frase que se interrumpa; La carretera nacional, a pesar de la nieve, es transitable.

                    • Siempre que se altere el orden habitual de las oraciones; Cuando paró la lluvia, emprendimos el viaje.

                    • Algunas conjunciones como pues y algunas expresiones como esto es, es decir, en efecto, por último, siempre van entre comas.

                    • Para terminar una oración adjetiva de relativo con valor explicativo; los perros, cansados y sedientos, dejaron de cazar. O bien con relativo; Los perros, que iban cansados y sedientos, dejaron de cazar.

                  • El punto (.)

                  El punto representa una pausa, una inflexión, y supone una idea acabada. Hay dos clases de puntos: el punto y seguido se usa cuando terminada una oración y seguimos completando la misma idea; el punto y aparte se usa al final el párrafo y el contenido es de otro concepto; el punto y final supone la terminación del escrito.

                  El punto se usa siempre detrás de las abreviaturas.

                  El punto también denota el final de una oración y el comienzo de otra.

                  • El punto y coma (;)

                  Representa una pausa mayor que la coma y menor que el punto.

                    • Entre dos frases seguidas que poseen un mismo contenido y cuyas construcciones son independientes; Llevaba un pantalón gris, roto y sucio; un sombrero ancho.

                    • En períodos extensos con más de una oración en las que hay ya comas y hay que separar oraciones; Miraba con furia, tenía los ojos brillantes; sus músculos estaban tensos.

                    • Ante las conjunciones adversativas aunque, más, pero, si la proposición que les precede es muy extensa; Me acerqué a tu casa; pero estaba cerrada.

                  • Los dos puntos (:)

                  Marcan una pausa menor que el punto.

                    • Se emplea después del saludo o encabezamiento de una carta.

                    • Precederá a una enumeración; Los meses más templados, son: junio, julio y agosto.

                    • Después de las expresiones por ejemplo, a saber, verbigracia y de palabras como certifico, hago saber, etc. En otras fórmulas propias de sentencias, decretos y documentos; certifico: que conozco al autor de los hechos hace un mes.

                  • Los puntos suspensivos (...)

                  Señalan pausas, cortes emocionales en ocasiones.

                    • Se emplea cuando se cita un texto incompleto; decía en su carta... lamento no poder asesorarle.

                    • Para marcar vacilación o una interrupción brusca; señor Juan... venga rápidamente... necesito ayuda.

                    • Para señalar que una enumeración podría continuar; vendía libros, periódicos, revistas...

                    • Al citar un texto donde se suprime algún pasaje; tomó el pan... y se los dio a sus discípulos.

                  • La interrogación (¿?) Y la admiración (¡!)

                  Son signos utilizados al principio de frase y al final. La melodía en la interrogación es ascendente y se usa para interrogaciones directas; ¿viene el tren? ¿Qué pensara mi suegro? La admiración expresa sorpresa, admiración mandato; ¡vaya se ha caído!

                  • Las comillas ( “”)

                  Se emplea igualmente al principio y final del texto que se desea enmarcar: productos, instrucciones, citas, palabras extranjeras, etc.; te regalo la botella de “brandy.”

                  • La diéresis (¨)

                  La diéresis son dos puntitos que se colocan sobre la u cuando esta se pronuncia al estar situada tras la g seguida de e, i; cigüeña, lingüística.

                  • El guión (-)

                  Separa palabras en sílabas al final de un reglón, en ciertas palabras compuestas o para señalar el principio y fin de un lapso de tiempo; teatro se compone de tres sílabas te-a-tro.

                  • La raya ( )

                  Es un guión de doble longitud que se emplea en diálogos; --Está mal; en el interior de una frase.

                  Otros signos auxiliares.

                    • Corchetes ( [ ] )

                    • Asterisco (*)

                    • Dos rayas (=)

                    • Barra (/)

                    • Llave ( { } )

                  Lenguaje

                  68

                  1