Lengua española

Lengua española. Sintaxis. Relaciones sintácticas. Oraciones gramaticales. Gramática

  • Enviado por: Elena GP
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad

SINTAXIS SELECTIVIDAD ANDALUCÍA - AÑO 2007

Explique las relaciones sintácticas que se establecen entre las oraciones del siguiente fragmento:

  • No sabemos qué controles ha pasado esta campaña, pero está mal escrita.

  • Hay la esperanza de que la verdad, aun la que hoy es inútil, pueda ser útil mañana - replicó Andrés.

  • Si la cúpula del Casino se hubiera derrumbado sobre mi cabeza, no me habría dejado más conmocionado ni más estupefacto. Estaba preparado para oír cualquier razón, cualquier sugerencia, pero aquello..., aquello rebasaba los límites de lo previsible.

  • La otra noche estaba sola en casa con mi hijo pequeño y le dije “vente a la sala, yo veo la tele y tú el ordenador, pero vamos a estar juntos”.

  • Ella me contó que sus compañeros de clase pensaban que las entrevistas tenían un precio.

  • Creéis que os pagan por el trabajo que realizáis en sus fábricas, pero es mentira.

  • La verdad es que las habitaciones no estaban muy limpias ni muy construidas, pero en realidad tampoco había para quejarse.

  • Además, hay que exigir de forma razonable, pero con la máxima firmeza, que se utilice al máximo nivel en conferencias y reuniones internacionales.

  • Claro, llamamos a todos los conflictos luchas, porque es la idea humana que más se aproxima a esa relación que para nosotros produce un vencedor y un vencido.

  • Toda moral no es sino la justificación de una necesidad, entendiendo por necesidad el exponente máximo de la realidad, porque la realidad se hace patente al hombre cuando traspone los dominios de la elucubración y se vuelve necesidad acuciante.

  • No hay que olvidar que, aunque sean menos los casos de malos tratos, sube ligeramente el porcentaje de alumnos que dicen sufrirlo en muchas ocasiones.

  • Mi mujer y yo nos pasábamos las horas disfrutando de la comodidad que se nos brindaba y, como ya le dije, en un principio, para nada salíamos a la calle.