Le Corbusier

Arquitectura moderna. Arquitectos del siglo XX. Urbanismo moderno. Biografía. Principios conceptuales. Estilo

  • Enviado por: Sellasie
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Introducción a la Industria de la Música
Introducción a la Industria de la Música
Curso introductorio a la industria musical, con información general de cómo está estructurado el negocio de la...
Ver más información

Curso de Contabilidad Básica
Curso de Contabilidad Básica
¿Quieres Aprender Contabilidad? En este curso conocerás lo básico, para que hoy mismo empieces a...
Ver más información

publicidad

Le CORBUSIER

Vida y Obras

Charles - Edouard Jeanneret - Gris, nació el seis de octubre de 1887 en la capital del reloj; La Chaux-de-Fonds, situada en el Jura, cerca de la frontera Francesa. La madre se dedicaba a la música profesionalmente y su padre trabajaba en una fábrica de esmalte blanco.

La ciudad, era una cuidad industrial, reticulada y sumamente racional, reconstruida 20 años antes de su nacimiento, debido a un incendio que la destruyó.

A los trece años deja la escuela e ingresa en la escuela de arte.

Llegó a tomar parte, con menos de 20 años, en las últimas fases del movimiento Arts & Crafts

El gusto Jugendstil de su primera casa, la Villa Fallet (1905), era la cristalización de todo lo que le había enseñado su maestro; Charles L´Eplattenier.

Le Corbusier y el Espirit Nouveau (1907 -1931)

1907. Punto de inflexión en la vida de Le Corbusier. No solo conoció a Garnier, sino que también hizo una visita crucial a la cartuja de Ema, en Toscaza. Allí tuvo su primera experiencia de la vida “en común”, que iba a convertirse en el modelo socio físico de su propia interpretación de las ideas socialistas utópicos, heredadas en parte de L´Eplattenier y en parte de Garnier.

1908. Trabajó en París con Auguste Perret. Los catorce meses que Le Corbusier pasó en París le llevaron a adoptar una nueva actitud ante la vida y el trabajo. Además de recibir una formación básica en la técnica del hormigón armado, la capital le dio la oportunidad de ampliar sus conocimientos de la cultura clásica francesa, visitando los museos, las bibliotecas y las salas de conferencias de la ciudad. Al mismo tiempo, para disgusto de L´Eplattenier, llegó al convencimiento, gracias al contacto con Perret, de que el betón armé era el material del futuro. Perret valoraba el armazón de hormigón como el factor que resolvería el viejo conflicto entre la autenticidad estructural del gótico y los valores humanistas de la forma clásica.

1909. Realiza un proyecto (donde pueden juzgarse el impacto de todas esas experiencias), para la escuela donde había estudiado, tras su regreso a La Chaux-de-Fonds; edificio concebido en hormigón armado, consistía en tres pisos escalonados de estudios para artistas, cada uno con su propio jardín cerrado, y colocado alrededor de un espacio central común cubierto por una cubierta piramidal de vidrio.

1904. Viaja a Alemania con el pretexto de ampliar sus conocimientos sobre la técnica del hormigón armado, pero mientras estuvo allí recibió el encargo, por parte de la escuela de arte de La Chaux-de-Fonds, de estudiar la situación de las artes decorativas. Esta tarea - que dio como resultado un libro - le puso en contacto con todas las figuras importantes del Deustche Werkbund, en especial con Setter Behrens y Heinrich Tessenow, los dos artistas que iban a ejercer una poderosa influencia en dos de sus obras posteriores en La Chaux-de-Fonds:

_ la villa Jeanneret -Perret (para sus padres) de 1912;

_el cine Scala, de 1916

Además de esto, el contacto con el Werkbund le hizo tomar conciencia de los logros de la ingeniería moderna: los barcos, los automóviles y los aviones, que iban a constituir los puntos esenciales de su polémico artículo “Des Yeux qui ne voient pas” (“Ojos que no ven”).

A finales de 1910 abandono Alemania para ocupar en La Chaux-de-Fonds una plaza de profesor que le ofreció L´Eplattenier. Sin embargo, antes de regresar a Suiza hizo un extenso recorrido por los Balcanes y Asia Menor, y desde entonces la arquitectura otomana ejerció una influencia callada pero decidida en su obra.

1911 - 1916. Estoa años configuraron la ornamentación de su futura carera en París.

En 1913 estableció su propio estudio en La Chaux-de-Fonds, con el pretexto de especializarse en el betón armé.

En 1915, junto con su amigo de la infancia, el ingeniero suizo Max du Bois, desarrolló dos ideas que iban a configurar su evolución a lo largo de loa años veinte:

_ reinterpretación del tramado de Hennebique como la Maison Dom-Ino, que iba a ser la base estructural de la mayoría de las casas hasta 1935;

_ “Villes Pilotis”, una ciudad proyectada para ser construida sobre pilares, cuyo concepto de calle elevada deriva evidentemente de la “Rue Future” imaginada por Eugene Hénard en 1910.

1916. Año de la culminación de su carrera inicial en La Chaux-de-Fonds, con la construcción de la Villa Schwob, que era una extraordinaria síntesis de todas sus experiencias hasta la fecha. Era, por encima de todo lo demás, una elaborada asimilación de las posibilidades especiales del sistema de Hennebique, que permitía a su autor superponer a una estructura de esqueleto elementos estilísticos extraídos de Hofman, Perret y Tessenow. Había incluso una evocación erótica de un serrallo, por lo que al edificio se le dio el sobrenombre de “la villa turca”. Fue la primera ocasión en la que Le Corbusier concibió una casa en términos honoríficos, es decir, como un palacio. El sistema de entrepaños alternativamente anchos, estrechos, y la organización simétrica de la planta conferían a la villa Schwod una estructura que recordaba innegablemente a Pallardio.

Por primera vez Le Corbusier empleó los “trazados reguladores” -recurso clásico utilizado para controlar loas proporciones de la fachada -, patentes por ejemplo en la disposición de las ventanas según la sección áurea.

En los siguientes años, este tema de la “casa palacio” se hizo realidad en la obra de Le Corbusier a dos escalas diferentes, con connotaciones socioculturales relacionadas pero independientes;

_ la primera fue la villa burguesa individual y aislada, cuyos antecedentes se remontaban a Palladio y cuyos mejores ejemplos fueron las magistrales casas de finales de los años veinte;

_ la segunda fue la vivienda colectiva, concebida como un palacio barroco y que gracias a su planta “retranqueada” podía evocar las connotaciones ideológicas de un falansterio.

Poco después de trasladarse en Paris (octubre - 1916), Le Corbusier tubo la fortuna de que Auguste Perret le presentara al pintor Amédée Ozenfant, con quien iba a desarrollar esa estética maquinista aplicable a todo y denominada “Purismo”. Cimentado en la filosofía neoplatónica, el Purismo amplió este discurso para abarcar todas las formas de expresión plástica: desde la pintura de salón a la arquitectura pasando por el diseño de objetos.

1922. Estableció un estudio con su primo Pierre Jeanneret, una relación que duraría hasta el estallido de la II Guerra Mundial. Una de las primeras tareas del despacho era potencial la idea “constructiva” esbozada por primera vez con Du Bais durante los años de la I Guerra Mundial.

El prototipo Dom - Ino estaba evidentemente abiertos a distintos niveles de interpretación. Mientras que, por un aparte, se trataba simplemente de un recurso técnico para la producción, por otra había un juego con la palabra “Dom-Ino” como nombre de la patente industrial, que denotaba una casa tan normalizada como un dominó. Esto último llegaba a adquirir un juego de palabras literales, puesto que las columnas extensas podrían verse en planta como los puntos negros de las fichas.

Deseaba ver la casa de “Dom-Ino” como un elemento de equipamiento, análogo en su forma y modo de montaje a una pieza típica de diseño para la producción.

Tanto la mansión “Dom-Ino” como las “Villes Pilotis” se desarrollaron aún más, convirtiéndose en la “Maison Citrohan” y la “Ville Contemporaine”;

_ la “Ville Contemporaine” era una transformación directa, al menos en sección, de la Rue Future de Hénard de 1910;

_ la “Maison Citrohan” utilizaba el entramado de Hennebique para proyectar un volumen largo y rectilíneo, abierto en un extremo, que se aproximaba a la forma del megarón mediterráneo.

Dentro de este tipo básico, Le Corbusier proyecto por primera vez su característica sala de estar de doble altura, que se completaba con el dormitorio principal en una entreplanta y los cuartos de los niños en el último piso.

Distribución básica de la casa Citrohan; “Simplificación de las fuentes luminosas; un único vano grande en cada extremo; dos muros portantes laterales; una cubierta planta arriba; una verdadera caja que puede ser útilmente una casa”

Entre las 130 casas de estructura de hormigón armado levantados en Pessac, para el industrial Henri Frugés, se repetía un tipo conocido como la unidad “rascacielos”, que era de hecho una combinación de la casa Citrohan y de las viviendas adosadas por su parte trasera que había diseñado para la “ciudad” de Audincourt ese mismo año.

Sin embargo, la versión auténtica del tipo Citrohan no se haría realidad hasta 1927. La palabra “Citrohan” era un juego con el nombre de la famosa marca de automóviles, e indicaba que una casa debería de estar normalizada como un coche.

Le Corbusier proyectó la Ville Contemporaine como una selecta ciudad capitalista de administración y control. La ciudad propiamente dicha, se componia de bloques residenciales de unas diez o doce alturas más veinticuatro torres de oficinas de 60 plantas situadas en el centro, todo ello rodeado por un parque pintoresquita que, como el glacis tradicional, mantenía la separación de clases entre la élite urbana y el proletariado suburbano.

La contribución más importante y duradera de la Ville Contemporaine fue la vivienda denominada “Immeuble-Villa”, una adaptación de la casa Citrohan concebida como tipo de general para conjuntos en altura y de alta densidad. Estas viviendas, apiladas en seis pisos dobles, incluían terrazas ajardinadas, una por cada dúplex: una disposición que actualmente aparece ser una de las pocas soluciones aceptables para la vida familiar en edificios altos.

La unidad residencial “Immeuble -Villa” fue finalmente elaborada en detalle y expuesta como prototipo en forma de pabellón para L´Esprit Nouveau, construido en la Exposición de Artes Decorativas de Paris en 1925.

Todas estas casas confiaban para su expresión en la sintaxis de los “cinco puntos”:

1, los pilotis que levantan la masa por encima del terreno;

2, la planta libre, conseguida mediante la separación de las columnas portantes y las paredes que subdividen el espacio;

3, la fachada libre, corolario de la planta libre en el plano vertical;

4, la ventana larga, horizontal y corredera;

5, la cubierta ajardinada, que supuestamente recupera la superficie del terreno ocupada por la casa.

Le Corbusier y la Ville Radieuse (1928 -1946)

La creación de un monumento de un monumento singular y la ventaja potencial de usar los métodos de la producción racionalizada para la construcción de alojamientos, fue, según parece, la razón por la que Le Corbusier abandonó su edificio en manzana cerrada, conocido como Immeuble - Villa, a favor de otra más adecuada a la producción en serie, en concreto el bloque a redent de la Ville Radieuse, proyectada como una banda continua de viviendas “en línea”. Consistía en una hilera continua de viviendas cuyo frente se retranqueaba alternativa y regularmente con respecto a los límites exteriores de la calle o bien se alineaba con ellos.

La diferencia de la organización de las viviendas de estos dos tipos de edificios era tan significativa como la diferencia entre sus formas exteriores. Mientras que el Inmueble-Villa se basaba en el empleo cualitativo de la casa con “jardín colgante” como unidad autónoma, el tipo de Villa Radieuse parecía orientarse hacia criterios mas económicos, es decir, hacia los parámetros cuantitativos de la producción en serie. Mientras que el Immeuble-Villa incorporaba una amplia terraza ajardinada y una sala de estar de doble altura, con dimensiones fijas independientes del tamaño de la familia, la unidad de la Villa Radieuse (VR) era un piso flexible, de una sola planta y de extensión variable, más económico en cuanto al espacio que la sección de doble altura del dúplex. La unidad VR aprovechaba al máximo cualquier centímetro cuadrado de espacio, hasta el punto de que los tabiques tenían un espesor tan reducido que resultaban inadecuados como barreras acústicas. Cada vivienda era susceptible de sufrir ciertas transformaciones, para usarla de manera diferente de noche y de día, mediante tabiques correderas que podían ocultarse. Cuando se sacaban, estos elementos subdividían los espacios para dormir; y cuando se retiraban, permitían formar una zona continua de juegos infantiles que podía unirse con el salón.

Este cambio puede que fuera respuesta al desafío tecnocrático del ala izquierda de los CIAM: arquitectos alemanes y checos de la Neue Sachlichkeit con quienes Le Corbusier se había encontrado por primera vez en la reunión fundacional de los CIAM en 1928. Al repudiar el enfoque reduccionista de arquitectos como Ernst May y Hannes Meyer, Le Corbusier proclama retóricamente los parámetros espaciales de su Maison maximum, que resultaba ser un juego irónico con el nombre de un coche económico, voiture maximum, que había diseñado con Pierre Jeanneret al año anterior. Su voiture maximum llegó a ser el prototipo de los austeros vehículos que se iban a fabricar a gran escala en Europa después de la II Guerra Mundial.

Mayores consecuencias tuvo en su evolución posterior el descubrimiento de los prototipos de viviendas elaboradas por el grupo OSA en 1927, con sus dúplex contrapeados, y el conocimiento posterior de los conceptos de la ciudad lineal de N.A. Miliútin. Estas dos ideas surgieron pronto en su propia obra: el dúplex de sección cruzada en 1932 y la ciudad “lineal industrial” en 1935. Las reelaboro a mediados de los años cuarenta: la primera como sección prototípica de la Unité d´habitation y la segunda como la Cité Industrielle que era el componente central de su tesis sobre la planificación regional, titulada Les Tríos Établissements humains.

Ls transformaciones producidas en sus prototipos urbanos durante los años veinte, supusieron cambios sgnificativos en el modo de concebir a ciudad de la era de la máquina por parte de Le Corbusier; entre esos cambios, el mas importante fue el abandono de un modelo de ciudad centralizada por una concepción teóricamente ilimitada, cuyo principio de ordenación derivada del hecho de estar zonificada, como la ciudad lineal de Miliútin, en bandas paralelas. En la Ville Radieuse estas bandas tenían asignados los siguientes usos: 1, ciudades satélite dedicadas a la educación; 2, zona de negocios; 3, zona de transportes, incluyendo el ferroviario y el aéreo de pasajeros; 4, zona de hoteles y embajadas; 5, zona residencial; 6, zona verde; 7, zona de industria ligera; 8, almacenes y ferrocarril de mercancías; y 9, industria pesada.

En 1929 tuvo la estimulante experiencia de contemplar un paisaje tropical desde el aire. Le impresionó como ciudad lineal natural, trazada como una estrecha franja a lo largo de su corniche, con el mar a un lado y con las rocas volcánicas al otro.

El plan de Le Corbusier para Argel, de 1930, fue su última propuesta urbana de grandiosidad abrumadora. En adelante, su planteamiento del urbanismo iba a ser más pragmático, mientras que sus tipos de edificios urbanos fueron asumiendo formas menos idealizadas.

Durante la primera mitad de los años treinta, esta tendencia monumentalizadota latente no hizo disminuir en absoluto el interés de Le Corbusier por abastecer a la civilización de la “era de la maquina”. Y así fueron los cuatros principales edificios que realizó entre 1932 y 1933: las viviendas del edificio Clarté en Ginebra, el Pabellón Suizo en la Cuidad Universitaria, la sede del Ejercito de Salvación y las viviendas de la Porte Monitor, estos tres últimos construidos en París.

Poco después de 1933, comenzó a reaccionar en contra de la producción racionalizada de la machine à habiter , aunque es difícil decir si fue debido a su desilusión cola técnica moderna como tal o bien a su desesperanza ante un mundo desgarrado por la depresión económica y por la política reaccionaria.

Le Corbusier y la monumentalización de lo vernáculo (1930-1960)

Ruptura con la estética dogmática del Purismo que coincide con ese momento conceptual de su carrera en el que empezó a abandonar su fe en el funcionamiento inevitablemente beneficioso de la civilización de la era de la máquina. En adelante, su estilo empezó a moverse al mismo tiempo en dos direcciones opuestas. Por un lado, volvió, al menos en su obra doméstica al lenguaje de la tradición vernácula; por otro, como en el proyecto de la Cité Mondiale (1929) para Paul Otlet, adoptó una monumentalidad de grandiosidad clásica, por no decir Meaux-Arts.

Pese a su “duda interna”, no sólo no había abandonado totalmente la estética de la máquina, sino que algunas obras, revelaban inesperadamente una faceta surrealista en la imaginación de Le Corbusier.

En muchos de los ensayos “vernáculos” anteriores a Ronchamp, lo remoto del propio emplazamiento llegó a ser la razón fundamental del modo de construir. El ejemplo de todo esto es la casa en Les Mathes (1935), cerca de Burdeos, construida con muy pocos medios a partir de planos, sin que el arquitecto visitase el solar.

Se tenía la impresión, como en Tolón y Les Mathes, de estar ante un bricolage expresivo. El contraste de materiales yuxtapuestos se convirtió en un aspecto esencial del estilo de Le Corbusier, no solo como “paleta” expresiva, sino también como medio de construcción.

Pasarse a los materiales naturales y a los métodos primitivos, significó abandonar el envoltorio clásico que se había usado en las villas de finales de los años veinte, a favor de una arquitectura basada en la fuerza expresiva de un único elemento tectónico, ya fuera una cubierta inclinada de un salo faldón sostenida por muros de carga o bien un megarón abovedado.

Que la preocupación de Le Corbusier por el Mediterráneo tras la II Guerra Mundial adoptó una forma vernácula en vez de clásica queda patente en una consecuencia de obras que derivan del proyecto de Cherchell y, pasando por las viviendas aterrazadas de Roq et Rob diseñadas para Cap Martin en 1949, llevan a la casa Sarabhai en Ahmadabad y a las casas Jaoul en Paris, ambas terminadas en 1955.

Esta sintaxis surrealista difícilmente podía usarse para el bloque de dieciocho alturas de la Unité d´habitation, construido en Marsella entre 1947 y 1952. Y sin embargo, al abandonar la tecnología maquinista ligera del periodo anterior a la guerra, la Unité se mostraba igualmente comprometida con los métodos “brutalistas” de construcción. La Unité revelaba su estructura celular mediante el uso de balcones con parasoles y marquesinas de hormigón que sobresalían del cuerpo principal del edificio. Las “calles” interiores cada tres plantas proporcionaban acceso horizontal a estas viviendas contrapeadas y cruzadas.

La capilla de peregrinación de Ronchamp, proyectada inicialmente en 1950, y el monasterio dominico de La Tourette, construido en Éveux, cerca de Lyón, en 1960, representan los dos principales tipos edificatorios -el edificio sagrado y el retiro espiritual- que preocuparon a Le Corbusier a lo largo de los años cincuenta. El monasterio sirvió para recordarle aquel paradigma de “soledad y comunión”.

OBRAS

Primera casa construida por Le Corbusier a los dieciocho años.

'Le Corbusier'
'Le Corbusier'

Casa realizada a los 22 años para una pareja en Vaucresson.

'Le Corbusier'

Maison construída en Boulogne -sur- Seire

'Le Corbusier'

Ville Savoye

La Chapelle Notre Dame du Aut., ubicada encima de la llanura de Saona

Capilla de Ronchamp

Maison des Jeones et de la Culture