Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Autoría y narración. Argumento

  • Enviado por: Nanita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad
publicidad

La novela picaresca

El Lazarillo es una extensa obra de ficción, por lo general de carácter satírico, cuyo personaje principal es un individuo cínico y amoral. La novela picaresca narra una serie de incidentes o episodios de la vida del protagonista que se presentan en orden cronológico sin entremezclarse en una trama sólida.

El género se originó en España a mediados del siglo XVI y tomó su nombre de la figura del pícaro. El primer ejemplo de novela picaresca española es el Lazarillo de Tormes (1554), de autor desconocido. El principal ejemplo de la picaresca alemana es El aventurero Simplicissimus (1669), del escritor Hans Jakob Christoph von Grimmelshausen. En Francia cabe destacar Historia de Gil Blas de Santillana (4 volúmenes, 1715-1735), fruto de la pluma de Alain Le Sage, y en Inglaterra Moll Flanders, escrita por Daniel Defoe. En América Latina la obra que inicia el género novelesco es, precisamente, El Periquillo Sarniento, de José Joaquín Fernández de Lizardi, reflejo de la novela picaresca española.

La novela picaresca es uno de los géneros más representativos, genuinos y populares de la literatura española y posteriormente derivó hacia la novela de aventuras o cuadros de costumbres. Utiliza el esquema tradicional de los libros o novelas de caballería, pero lo hace con una voluntad claramente desmitificadora, a partir de la crítica a la sociedad de la época.

Al margen de la individualidad propia de cada obra, todas las novelas picarescas comparten una serie de características comunes que podrían resumirse en las siguientes.

1. El protagonista es el pícaro, categoría social, procedente de los bajos fondos que, a modo de antihéroe, es utilizado por la literatura como contrapunto al ideal caballeresco. Su línea de conducta está marcada por el engaño, la astucia, el ardid y la trampa ingeniosa. Vive al margen de los códigos de honra propios de las clases altas de la sociedad de su época. Su libertad es su gran bien. Una libertad condicionada por su ascendencia, que el protagonista relata al lector para que comprenda su norma de vida, condicionada o determinada, en parte, por sus coordenadas existenciales.

2. Carácter autobiográfico. El protagonista narra sus propias aventuras, empezando por su genealogía, que resulta ser lo más antagónica a la estirpe del caballero. La forma autobiográfica estará en función de la orientación de crítica social que ejercerá la novela picaresca; al proyectar el autor su personalidad sobre un personaje ficticio, esto le permite exponer con mayor libertad sus propias ideas.

3. Una doble temporalidad. El pícaro aparece en la novela desde una doble perspectiva: como autor y como actor. Como autor se sitúa en un tiempo presente que mira hacia su pasado y narra una acción, cuyo desenlace conoce de antemano.

4. Estructura abierta. El pluralismo de aventuras que se narran podrían continuarse; no hay nada que lo impida, porque las distintas aventuras no tienen entre sí más trabazón argumental que la que da el protagonista.

5. Carácter moralizante. Cada novela picaresca vendría a ser un gran "ejemplo" de conducta aberrante que, sistemáticamente, resulta castigada. La picaresca está muy influida por la retórica sacar de la época, basada en muchos casos, en la predicación de "ejemplos", en los que se narra la conducta descarriada de un individuo que, finalmente, es castigado o se arrepiente.

6. Carácter satírico. La sátira es un elemento constante en el relato picaresco. El protagonista deambulará por las distintas capas sociales, a cuyo servicio se pondrá como criado, lo que le permitirá conocer los acontecimientos más íntimos de sus dueños. Todo ello será narrado por el pícaro con actitud crítica. Sus males son, al mismo tiempo, los males de una sociedad en la que impera la codicia y la avaricia, en perjuicio de los menesterosos que pertenecen a las capas más bajas de la sociedad.
 

Los tres primeros tratados

Lázaro de Tormes cuenta su historia a partir de su infancia. A los ocho años, su padre es obligado a servir a un caballero en contra de los moros en una expedición, por robo, y ahí muere. Su madre, un tiempo después conoce a un mozo con el que mantiene relaciones. Con él tiene un hijo. El mozo es condenado por robo, y la madre de Lázaro y sus hijos se tienen que separar de él.

Cuando Lázaro ya era algo más grande, su madre le dijo que se fuera como mozo a ayudar a un ciego que resultó ser muy avaro y daba poco de comer a Lázaro, con lo cual se tenía que bastar el solo. Tras pasarlo mal, decidió irse y dejar solo al ciego.

Tras esto, Lázaro se asienta con un clérigo, también muy avaro, y no le daba de comer. Para alimentarse le roba la llave del baúl donde guardaba la comida y le hace una copia, para poder comer algo dándole pellizcos al pan. El clérigo hace todo tipo de cosas para poder averiguar qué era lo que se comía eso, y tras poner trampas para ratones, y esperar noches para cazar una culebra, descubre que era Lázaro cuando éste hace ruido con la llave que tenía metida en la boca mientras dormía. Le pegó una gran paliza, y cuando Lázaro se recuperó, lo echó de casa, diciéndole que buscara otro amo.

Al verse solo, Lázaro va a Toledo, donde, mientras mendigaba, conoce a un escudero de muy buena apariencia que le dice que vaya con él a servirle. Tuvo de nuevo mala suerte, ya que el escudero se tiraba días enteros sin comer, y se alimentaban de lo que Lázaro ganaba pidiendo limosna o con lo que las vecinas le daban. Sólo una vez comieron bien, cuando el escudero llegó con algo de dinero, y mandó a Lázaro a comprar comida a la plaza.

Un día, llegaron a la casa y se encontraron con los dueños, que pedían el dinero del alquiler, a lo cual el escudero dijo que iba a buscar dinero y volvería más tarde, pero no volvió nunca, dejando a Lázaro en la calle y de nuevo sin dueño.

A partir del cuarto tratado

A partir de entonces, Lázaro tiene otros cuatro amos más; el primero a partir de aquí, andaba mucho, así que Lázaro se cansó de seguir su ritmo y lo dejó.

El segundo, un buldero, el cual engaña a la gente junto con un alguacil, con él hace una especie de “drama” para que la gente crea en los milagros.

Lo deja y se va con un maestro pintor de panderos, con el que duró muy poco.

Tras él se fue con un capellán que le dio un asno y cuatro cántaros para ir a vender agua por la ciudad. Le daba a su amo treinta maravedíes con lo que ganaba, y el resto se lo quedaba, salvo el sábado, que lo que ganaba era para él. Con este trabajo, a los cuatro años se compró ropa vieja y una espada para mejorar su apariencia.

Tras dejar al capellán, se asentó con un alguacil, con el que duró poco ya que era un oficio peligroso.

Ya sin amo, empieza a trabajar como pregonero de vinos, en su trabajo conoce al arcipreste de San Salvador que le casa con una criada suya. Vive muy bien, hasta que oye rumores de que su mujer le era infiel con el arcipreste, pero ésta le dice que no, y llora por ello, así que Lázaro no lo vuelve a mencionar, y vive tranquilo el resto de su vida.


En mi opinión sí que mejora la situación de Lázaro a partir del cuarto tratado, ya que aunque dice que pasó mil males con sus amos, no menciona nada de que pasara hambre, que es con lo que peor lo pasó. Empieza a ganar dinero, y a asentarse en la vida, se casa y tiene un buen hogar. Es una historia que comienza muy mal y mejora paulatinamente hasta acabar con final feliz.

El anonimato del Lazarillo

Tras buscar información sobre los posibles autores de esta novela anónima, he encontrado numerosas posibilidades, las cuales expongo todas aquí:

1. El Lazarillo de Tormes es una novela del tipo picaresca aparecida por allá de 1554 en una España sumergida en literatura de caballeros y espadachines románticos,  a la obra nunca se le conoció su autor quien posiblemente prefirió permanecer en el anonimato  por el tipo de crítica que hacía al clero, y en efecto, esta obra fue prohibida por el estado español y catalogada por la inquisición dentro del Índice del Purgatorio. No fue hasta 1573 cuando se autorizó su publicación con la omisión de los capítulos cuatro y cinco así como algunos párrafos de otros que la santa inquisición decidió censurar.

2. El lector puede pensar que el "yo" narrador del protagonista, el pregonero, es el autor del libro. Pero no hay que confundir a la persona real que escribió esta novela con el personaje de ficción que la narra.

3. Fray José de Sigüenza emitió la posibilidad de que su autor fuese el jerónimo fray Juan de Ortega.

4. En 1607, un bibliógrafo flamenco lo atribuyó al escritor don Diego Hurtado de Mendoza.

5. Aproximadamente en la década de los setenta, se le asignó el Lazarillo al escritor Sebastián de Orozco.

6. La autoría del Lazarillo es una de esas cuestiones que llevan siglos ocupando a los filólogos. Francisco Rico asegura que el autor, aunque apócrifo, sería el mismo Lazarillo, es decir, <<Lázaro de Tormes>>.

«El Lazarillo es una broma», afirma Rico. «Empieza a circular como manuscrito, una supuesta carta que cuenta un caso, así es como se llama en el libro; Eduardo Mendoza tomó la palabra para su novela La verdad sobre el caso Savolta, que la termina con un triángulo como el del Lazarillo. Es, pues, una falsificación; y es distinto si lo tomas al pie de la letra o si sabes que es una ficción. Si al libro le pones anónimo, le quitas esa raíz y aparece como ficción. Para entenderlo como fue, hay que verlo como si Lázaro fuera el que escribe, el autor de una carta dirigida a una persona, no escrita para ser pública». Autor, por tanto: «Lázaro de Tormes».

El narrador de la historia

En una novela, la historia la cuenta alguien que sabe de ella. Si esa persona es parte de la historia o ha tenido algo que ver con ella, puede que de a entender su opinión, que lo narre todo de una forma subjetiva.

Si la narración es en primera persona, como en esta novela Lázaro, naturalmente dará a entender su opinión y narrará la historia en su forma particular.

Si en vez de narrarla Lázaro lo hubiera hecho otro personaje que participe de la historia o un narrador en tercera persona, no hubiéramos sabido de los sentimientos de Lázaro, y veríamos las cosas desde otro punto de vista. Claro está que esto es así sólo si tenemos en cuenta la idea de que el autor de la novela no es Lázaro de Tormes.

El momento histórico en el que se desarrolla la novela

Podemos encontrar datos en los que se hable del momento histórico en el que vivía Lázaro:

Al comienzo de la novela se habla de la batalla de los cristianos contra los moros.

Si se robaba era duramente castigado, siendo azotado y pringado el que era condenado.

La gente era muy creyente, iba a misa y creían ciegamente en Dios y en los curas y demás.

A Lázaro le casan, no decide él casarse ni con quien, aunque no sabemos qué clase de amor sentía por su esposa.

¿Es Lázaro un pícaro?

Si tenemos en cuenta que un pícaro era el que robaba para subsistir en sus duros tiempos, Lázaro de Tormes sí era un pícaro, ya que en ningún momento robó o engañó si no era para comer cuando tenía hambre y no le daban nada.

Esto se distingue a partir del tratado cuarto, donde se lee que lo pasó mal, pero no menciona nada de haber pasado hambre, y por lo tanto de haber robado. Lo más que hacía era pedir limosna.

Vemos también que unas de las características de la novela picaresca es que está narrada por un pícaro, tenemos sus características, por tanto, Lázaro es un pícaro.

El último tratado

En el tratado séptimo, Lázaro se asienta con un alguacil, al que deja al poco tiempo, ya que es tiene un trabajo muy peligroso.

Entonces tiene suerte, y comienza a trabajar tranquilamente como pregonero de vinos, trabajo en el cual, conoce a su amigo el señor arcipreste de San Salvador, el cual le casa con su criada. Lázaro y su esposa viven en una casa junto a la del arcipreste.

A Lázaro le dicen que su esposa le está siendo infiel con su amigo el arcipreste y que ya había tenido tres hijos antes de casarse con él, lo cual le hace sospechar y pensar, ya que ella llegaba algunas noches tarde a cenar. Al decírselo a su esposa le hace llorar mucho, y Lázaro, al sentirse culpable, responde diciendo que nunca volvería a decir nada al respecto, porque la creía.

A partir de aquí Lázaro vivió tranquilo el resto de su vida.

Yo creo que Lázaro hizo bien diciéndole a su mujer que sospechaba de su fidelidad ya que había oído cosas de la gente, y que se creyera lo que su mujer le dijo. No sé si era cierto o no que su le era infiel, pero lo que sí sabemos es que Lázaro era una persona muy crédula.

El clero

En esta novela aparecen numerosas partes del clero, donde no nos da muy buena impresión de éste, ya que se les ve falsos, poco caritativos, mentirosos, y que no cumplen con su trabajo.

Éste es un claro ejemplo de que ésta es una novela de carácter satírico, ya que es una crítica al clero, y así vemos como, si la hipótesis de que el autor del Lazarillo no salió a la luz por temor a las represalias por parte del clero, era lógico que se molestara éste último, fuese o no verdad lo que dice la novela. Otra cosa son las medidas que tomarían éstos últimos al verse perjudicados, ya que, según vemos su comportamiento no era del todo justo, y es lógico que el autor mantuviese el anonimato.

Valoración personal

El Lazarillo de Tormes es una novela muy interesante y entretenida, ya que además de disfrutar con las aventuras y desventuras de Lázaro, aprendes cosas nuevas y curiosas sobre la época, como por ejemplo que una de las condenas por robo puede ser ir a las cruzadas, o como era la vida de difícil entonces.

El estilo resulta muy ameno, ya que divierte mucho. La parte más divertida para mi gusto, es el primer tratado, cuando Lázaro está con el ciego. Aunque éste último se portaba muy cruelmente, son curiosas las situaciones que se dan, tal vez porque hoy en día no podrían darse. Otra situación curiosa era la del escudero, que se pasaba días sin comer, y daba muy buena apariencia de ser rico, cuando era su criado el que le daba de comer.

Resumiendo, es una novela muy interesante y enriquecedora.

Bibliografía

- Enciclopedia multimedia Encarta 99

- Gran Enciclopedia del mundo Durvan

- Buscador MSN

- Buscador Yahoo!

- www.elmundo.com