Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca

  • Enviado por: Toloco17
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

El Lazarillo de Tormes es un libro anónimo de 7 tratados, en cada uno de ellos tiene un dueño distinto y nos va contando las distintas hazañas que realiza.

En el primer tratado nos cuenta que había nacido en el rio Tormes, que su padre cuando tenia ocho años fue preso por robar, también nos cuenta que su madre estaba con un negro y que poco a poco le fue cogiendo cariño, y antes de que se fuera con el primer dueño cuidaba a su hermano. El primer dueño era ciego, lo primero que le dijo es que se hacercase a escuchar un toro e inocentemente se acerco, el toro, como es de imaginar, le dio una cornada, otra cosa que le paso al Lazarillo con este primer dueño es que pasaba hambre, y a su dueño le gustaba mucho el vino y se lo quitaba de distintas formas, a veces se acercaba y se lo quitaba sin que se diera cuenta con una paja larga de centeno, otra de las hazañas para quitarle el vino fue hacer un agujero en la mesa y ponerse entre sus piernas con la excusa del frío y así beber lo que caía del agujero. El ciego se da cuenta pero Lázaro le dice que es imposible ya que no lo suelta pero el ciego le estampo la jarra en toda la cara cortándosela toda y haciendo que todos sus dientes se rompiesen y a partir de este momento se enfado con el ciego a pesar de que le quería y le curaba bien y lo llevaba por los peores caminos para que se hiciera daño y como el ciego sabia que era adrede le pegaba con el bastón. Otra de las hazañas es que se habían prometido de que se comerían un racimo de uvas de una en una pero el ciego quebranto la promesa cogiéndolas de dos en dos, Lázaro hizo lo mismo y luego aumento comiéndoselas de tres en tres. La ultima hazaña realizada por Lázaro con este dueño es que comió longaniza del ciego y para saber si había estado el le hizo tirar el aliento y volvió a recibir, para vengarse lo que hizo es decirle en uno de sus paseos que el hay una parte muy estrecha pero hay que saltar, pero lo puso delante de un pilar y cuando salto se estampo contra el, luego Lázaro se escapo.

En el segundo tratado podemos ver como lázaro encuentra a un clérigo que le pedía si sabia ayudar en misa, y finalmente se fueron y paso a ser su segundo amo. Cree que es peor que el primero a parte de que el clérigo es más avaricioso. El clérigo, mientras el pobre Lázaro pasaba hambre, es se dedicaba a comer sin pribarse de nada aunque para ocultarlo decía que los sacerdotes no podían comer ni beber con demasía. El quería irse de este nuevo amo, pero no podía ya que estaba débil del hambre que pasaba hasta que un día que tuvo mucha suerte y un muchacho que se dedicaba a arreglar cosas llamo a su puerta y pidió si tenían algo para arreglar, Lázaro, aprovechando que su amo no estaba le mintió diciendo que había perdido la llave del armario y que tenia miedo de que su amo le pegase por ese echo, el chico probo todas las llaves y por casualidad una le fue bien y como no tenia nada para pagarle le dio cosas que había en el. Al clérigo no le salían las cuentas de lo que tenia ya que por mucho que lo contase siempre le faltaba comida pero creía que lo había contado mal ya que no había forma de que lo hubiesen abierto. Otro día, Lázaro, se dedico a desmigajar el pan pareciendo así que había sido comido por una rata y como al clérigo no le hacia gracia comer ese pan mordido teóricamente por una rata se lo daba a Lázaro. El clérigo miro todo el armario de arriba abajo y al cabo de un rato encontró un agujero por el que teóricamente entraba la rata, su amo cogió clavos y maderas y lo cerro, también puso una trampa y un gato. Un día se lo comento a un vecino y dijo que seria una culebra ya que la había visto rondar por su casa. Lázaro para que no encontrase la llave se la metía cada noche en la boca hasta que un día, por mala suerte, tenia la boca abierta y la llave emitía un silbido el cual oyó su amo, se levanto con el garrote y le pego con la intención de matarla, al ver que era Lázaro encendió la luz y encontró la llave en su boca. Lázaro estuvo inconsciente durante tres días y luego lo hecho de su casa y le mando a buscar otro hogar

El tercer tratado trata de que va a buscar a otro amo, los primeros días recibió ayuda de buena gente ya que estaba enfermo pero una vez se encontraba bien no le ayudaron ya que decían que era un holgazán y tenia que buscarse un amo, un día topo con un escudero y le pidió si buscaba un amo y al contestar afirmativamente Lázaro se fue con el., Lázaro estaba muy contento de su nuevo dueño sobre todo porque este le daba de comer, también le ofreció de beber de su misma jarra y después de todo esto se pusieron a charlar. Una noche no había de comer pero no se preocupo ya que su amo también sin cenar quedo, esta suerte la siguieron tuviendo hasta que un día Lázaro fue a pedir comida y le dieron pan y tripas. Lázaro, como llego tarde le explico que había ido a pasear y ese manjar le dieron, pero par disimular su pobreza el escudero le dijo que ya había cenado ya que el no venia. Lázaro se puso a comer, vio que su amo tenia hambre y que su orgullo le impedía decir que no había cenado, Lázaro le invito diciendo que era tan y tan bueno hasta que el escudero decidió probarlo. Los dos comieron y bebieron y de esta forma se pudieron ir a dormir plácidamente. Unos días después, se puso una ley de que los extranjeros se tenían que marchar y como Lázaro lo era no podía salir de su casa y de esta forma pasaron durante tres días hambre. Un día, el escudero encontró una moneda y mando a comprar a Lázaro, el iba tan contento cuando de repente ve un muerto con su mujer y pide ayuda a su amo. El escudero le cuenta la historia por la cual había perdido sus tierras. Otra de las pegas que tubo Lázaro es que un día se presentaron en su casa para enbargarla ya que o pagaban y le arrestaron hasta que descubriera el paradero de su amo después le perdonaron y se quedo por tercera vez sin amo.

En el cuarto tratado se cuenta la historia con su cuarto amo que es un fraile el cual este le regalo los primeros zapatos que tuvo. Este tratado fue censurado por la inquisición ya que el fraile trataba con la prostitutas

El quinto tratado es la relación que tuvo con el buldero y todo lo que paso con el. Nos cuenta que era un desvergonzado y que se dedicaba a vender bulas. Y esa misma noche su amo tuvo un enfrentamiento con un alguacil y cada uno saco un arma para luchar, lo que paso fue que la gente se puso en medio interrumpiendo la pelea, se llevaron al aguacil a otro lugar mientras que a su amo le pidieron que fuera a dormir y que se calmara de tal enojo. Al día siguiente en misa, se murmuraba la falsedad de las bulas hasta que entro el aguacil y explico que era un negocio que habían montado entre los dos y que se repartirían las ganancias, el al explicarlo pidió que quedase libre de culpa ya que el buldero la tenia toda. El buldero cuando termino alzo las manos pidiendo al señor que perdonase al aguacil por sus falsos testimonios. Después de todo el follón que se había armado su majestad en representación a Dios dijo que les perdonasen ya que era lo que siempre predicaban y que pidieran por el para que volviera a su sano juicio, después de un sermón y de cuatro meses con el, se despidieron dejando atrás las penurias que había pasado con el a pesar de que le diera bien de comer a costa de los curas y de los clérigos a los que iba a predicar

En el sexto tratado Lázaro se asentó con un Capellán el cual le dio un asno, cuatro cántaros y un azote y comenzó a sacar agua ganaba treinta marevedís que daba a su amo mientras que los sábados ganaba para el, estuvo ahorrando durante cuatro años y finalmente pudo vestir correctamente comprando ropa de segunda mano. Este tratado fue el primer paso que da Lázaro para la buena vida, una vez conseguido esto le devolvió el asno y fue a buscar a otro amo que le cuidara.

El séptimo tratado es el ultimo y trata de la relación que tuvo con un alguacil. Este intento casarlo con una criada suya y al final lo consiguió y se casaron. Lázaro no se arrepiente a pesar de que hubiera rumores de su mujer estaba con el Aguacil el cual le dio una explicación excusándose de que no era verdad, después de una larga conversación con los dos Lázaro dijo que quería a su mujer y que estaba tranquilo.