Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Fraternidad humana. Valores humanos. Tema. Argumento

  • Enviado por: Las Twins
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

PROLOGO

En el prologo nos dice que el libro trata de sus aventuras, contará sus historias y relatos. Hay algunos que nos gustaran y otros que no. También dice que los escritores, hacen cuentos o novelas por gusto, sin esperar dinero a cambio, simplemente que vean o lean sus obras.

TRATADO PRIMERO

El lazarillo de Tormes era hijo de Tomé González y de Antona Pérez. Nació en el río Tormes por eso se le puso el sobrenombre. Cuándo era pequeño no tenían mucho dinero y su padre se vio obligado a robar, por eso se llevaron a su padre preso y lo mandaron a la guerra a cumplir condena, allí murió. El lazaro y su madre se fueron a la ciudad a buscar trabajo lavando ropa y dando de comer a jóvenes estudiantes. Con el tiempo ve que viene a casa un hombre de raza negra y que su situación económica va mejorando, con el tiempo comen mejor y no pasan tanto frío ni hambre. Con este señor su madre tubo un hijo, también de raza negra, al lazaro le molestaba que su hermano tuviese miedo de su madre por ser de otro color, tanto que un día le dijo-¡madre coco!-¡hideputa!.

A su padrastro también se lo llevaron preso por robar.

Y continuando con su vida la madre y el se fueron a trabajar a una posada. Una día, un viejo anciano que era ciego, se hizo su amo y con el aprendió muchas cosas, de hay el sobrenombre de lazarillo, porque los lazaros son los animales que guían a los ciegos. Ya que pasaba hambre se las ingeniaba para poder comer algo. Un día, pararon a descansar, mientras el viejo no se daba cuenta aprovecho para beber vino por debajo del jarro, el anciano se dio cuenta y con todas sus fuerzas lanzo el jarro a la cara del lazaro haciéndole heridas y rompiéndole los dientes, otro día el lazaro le cambió un trozo de longaniza que había entre dos panes por un nabo y el viejo se dio cuenta. El viejo le hacia ir por los peores caminos, un día que llovía para llegar a la posada tenían que saltar un riachuelo, el lazaro engaño al viejo y le hizo darse de morros contra un muro, entonces se echo a correr, no quería pasar mas tiempo con el anciano porque pasaba hambre. Pero no savia lo que le esperaba con los otros amos.

TRATADO SEGUNDO

Después de escaparse llegó a casa de un sacerdote. Con este amo tampoco comía, pero sabia donde guardaba el pan, así que un día llego a casa un chico que vendía chatarra y decidió comprarle una llave para abrir el cofre donde guardaba el sacerote el pan.

Y de tal manera cojió el pan que parecían mordiscos de ratones, el sacerdote engañado pensó que serian ratas, así que decidió poner una ratonera con cortezas de queso. Aquel día lazaro le dio gracias a dios porque pudo acompañar el pan con queso. Otro día estaba el sacerdote con un vecino que le dijo que no eran ratones sino una culebra. Esa noche el sacerdote durmió con un barrote, el lazaro siempre dormía con la llave en la boca pero esa noche se le colocó de tal forma que silbaba, y el sacerdote se pensó que era la culebra, del golpe que le pego se quedo inconsciente. Cuando despertó el sacerdote le dijo que no quería su compañía, sin mas remedio se fue.

TRATADO TERCERO

Mas tarde cuando iba por la calle buscando amo encontró a un escudero que le propuso ser su amo y como bestia bien y parecía tener dinero aceptó.

Cuando llego a su casa vio que era oscura y que no tenia ningún mueble. En esta casa también come poco porque no tiene dinero aun que parezca que si porque el amo presumía mucho y quería aparentar. El lazarillo va pidiendo comida por las casas y gracias a el come su amo. Otro día el amo trajo a casa un real y mando al lazarillo a comprar, cuando subía por su calle vio a una viuda llorando que dijo-marido y señor mío, ¿a dónde nos llevan? ¡a la casa triste i desdichada, a la casa lóbrega y oscura, a la casa dónde nunca comen ni beben!-Y el lazaro echo a correr para avisar a su amo de que iban para su casa. Cuando el amo lo oyó se echo a reír porque era así como el lazarillo veía a su casa.

Un día vinieron a su casa unos hombres a pedirle el dinero del alquiler y el escudero les pidió que volviesen por la tarde. Pero el amo se fue i dejo al lazaro solo y casi se lo llevan preso, pero unas vecinas que a veces le daban de comer convencieron al casero de que el no tenia la culpa.

TRATADO QUARTO

Las viejas que le alimentaban le dijeron que podía ir con un fraile para que fuese su amo y así lo hizo. A este fraile no le gustaba nada cantar en el coro ni comer en el convento, se pasaba el día andando perdido, tanto que el lazaro pensaba que gastaba el mas zapatos que el convento entero. Este fraile le regalo al lazarillo sus primeros zapatos aun que no le duraron mas de ocho días. I así abandono a su cuarto amo.

TRATADO QUINTO

Con su quinto amo no paso tanto hambre, el amo era predicador, un buldero que de pueblo en pueblo vendía bulas, los sermones se hacían en latín aun que la mayoría de curas no sabían hablarlo así que se lo inventaban. En un pueblo hicieron un trato con el alguacil, si le ayudaba a vender bulas se repartirían las ganancias. I el buldero se las ingeniaba para vender bulas i ganar dinero. Un día entro el alguacil en la iglesia diciendo que el buldero era un farsante y solo quería estafarles, el buldero dijo que estaba mintiendo i que le se muriese allí mismo si mentía, entonces el alguacil hizo ver que le entraba un ataque i le salía espuma por la boca, de esta forma todo el pueblo le compró bulas i gano mucho dinero.

TRATADO SEXTO

Después se asentó con un capellán el cual le dio un trabajo de vender agua por las casas, aquí tenia a su disposición un asno, se dio cuenta que empezaba a ascender socialmente y ahora le llamaban lazaro en vez de lazarillo. Con este amo estuvo cuatro años y ahorro el suficiente dinero para comprarse un sayo y un jubón de fustán. Cada día ganaba treinta maravedíes, cuando vio que ya podía trabajar solo cojio un asno y continuó con el oficio.

TRATADO SEPTIMO

Cuando dejó al capellán se fue con un alguacil. No estuvo mucho tiempo con el porque era un trabajo peligroso. Mas tarde encontró otro trabajo, el de vender vino y ser pregonero. Se caso con la criada de un arquiteste, este les alquiló una casa a el y a su mujer, en los días señalados comían juntos. La gente hablaba mal de lazaro, se decía que su mujer se acostaba con el arquiteste. El lazaro se acordará del ciego para toda su vida ya que el fue quien le enseño a espabilarse, a que en la vida las cosas no son fáciles.

Al final el lazarillo de Tormes consigue la vida digna que deseaba.