Lazarillo de Tormes

Literatura española renacentista. Renacimiento literario. Narrativa. Novela picaresca. Amos. Lazarillo. Argumento. Personajes

  • Enviado por: María
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

  • La novela picaresca 2

  • Ediciones y autoría 2

  • Estilo 3

  • Forma autobiográfica 3

  • Temas filosóficos, didácticos-morales y religiosos 3

  • Resumen 4

  • Personajes principales y secundario 5

  • La novela picaresca

Con la publicación del Lazarillo de Tormes en 1554, se inicia uno de los géneros más representativos de la literatura española del Siglo de Oro. La novela picaresca se entiende como una reacción que presenta a un protagonista antiheroico y muy real: el pícaro. Ha sido considerada un documento social que refleja la vida de la época. Presenta las siguientes características:

    • El protagonista es el pícaro, procedente de los bajos fondos. Su línea de conducta está marcada por el engaño, la astucia, el ardid y la trampa ingeniosa. Vive al margen de los códigos de honra propios de las clases altas de la sociedad de su época. Su libertad es su gran bien. Una libertad condicionada por su ascendencia, que el protagonista relata al lector para que comprenda su norma de vida, condicionada o determinada, en parte, por sus coordenadas existenciales.

    • Carácter autobiográfico. El protagonista narra sus propias aventuras, empezando por su genealogía. La forma autobiográfica estará en función de la orientación de crítica social que ejercerá la novela picaresca; al proyectar el autor su personalidad sobre un personaje ficticio, esto le permite exponer con mayor libertad sus propias ideas.

    • Una doble temporalidad. El pícaro aparece en la novela desde una doble perspectiva: como autor y como actor. Como autor se sitúa en un tiempo presente que mira hacia su pasado y narra una acción, cuyo desenlace conoce de antemano.

    • Estructura abierta. El pluralismo de aventuras que se narran podrían continuarse; no hay nada que lo impida, porque las distintas aventuras no tienen entre sí más trabazón argumental que la que da el protagonista.

    • Carácter moralizante. Cada novela picaresca vendría a ser un gran "ejemplo" de conducta aberrante que, sistemáticamente, resulta castigada. La picaresca está muy influida por la retórica sacar de la época, basada en muchos casos, en la predicación de "ejemplos", en los que se narra la conducta descarriada de un individuo que, finalmente, es castigado o se arrepiente.

    • Carácter satírico. La sátira es un elemento constante en el relato picaresco. El protagonista deambulará por las distintas capas sociales, a cuyo servicio se pondrá como criado, lo que le permitirá conocer los acontecimientos más íntimos de sus dueños. Todo ello será narrado por el pícaro con actitud crítica. Sus males son, al mismo tiempo, los males de una sociedad en la que impera la codicia y la avaricia, en perjuicio de los menesterosos que pertenecen a las capas más bajas de la sociedad.

  • Ediciones y autoría

El Lazarillo de Tormes se publica en 1554 en Alcalá de Henares, Burgos y Amberes. Según Viardot, había una edición de 1583, aunque no existe prueba de tal edición. Bonilla habló de una edición publicada en 1550 fuera de España. Burnet, habla de una de 1553 publicada en Amberes, una edición que nadie vio jamás.

Sobre su fecha de composición hay muchas hipótesis, la más razonable data de 1525, aunque también se acepta la de 1529.

Tampoco se conoce el autor de esta obra. En 1607, Valerio Andrés Tasandro, mencionó el nombre de Diego Hurtado de Mendoza como autor del libro. Un año más tarde P. Shochott repite la atribución, y aun un año más tarde es repetida por Tomás Tamayo y Vargas. También se hizo una atribución a Juan de Ortega, por Fray José de Singüenza.

  • Estilo

El lenguaje de la novela mantiene el equilibrio entre el habla coloquial yu la norma culta. La verosimitud de la obra obligó al autor a emplear un estilo humilde. El libro se ajusta a las normas estilística.

El fondo básico de la lengua lo proporciona el habla de Toledo. Tiene una calidad extrema.

  • Forma autobiográfica

La novela se compone de un prólogo y de siete tratados. Desde el mismo prologó se manifiesta el autobiografismo. El protagonista, Lázaro, describe su historia a Vuestra Merced (V.M). Lázaro deja la respuesta para el final de la novela y comienza explicando su historia, desde su nacimiento hasta se momento, con especial atención a la sociedad que lo empujó por ese camino. La novela se estructura desde el final, ya que los episodios tienes como función justificar ese caso.

Tiene un “yo”, que es el narrador, que a la vez es el protagonista, que se interpone en la conciencia del lector. Por razones religiosas, sociales, económicas, será a ras de la tierra, ligada a un sentido de la vida ínfima y anti-heroica. Es por medio de este “yo” directo y claro por el que se consigue tal punto de vista.

  • Temas filosóficos, didácticos-morales y religiosos

El prólogo del Lazarillo ha dado lugar a criterios de tipo didáctico, moral. El autor exige una lectura más que somera. LA naturaleza de la obra pide aclaraciones porque ha visto una enseñanza moral en la figura de Lázaro como niño abandonado, aguadero, pregonero, en fin de toda suerte de cosas. Si hiciéramos una lista de todo lo que se podría aprender del Lazarillo, nos quedaríamos con unas lecciones que no iluminan bastante los contornos y alcances artísticos de la obra: no se debe ir de guía nunca con un ciego, no se debe servir nunca a un clérigo avaro...El Lazarillo evita soluciones fáciles de tipo didáctico porque el autor quiere que la novela exista en una relación abierta e inmediata con su lector. Se escribió con el fin de dar una impresión afectiva de la vida mediante una obra de arte literario, de la tarea de la vida mediante las fortunas y adversidades de este personaje. El final del Lazarillo con su ironía mordaz, con su elaboración ambigua, no nos enseña nada, pero nos deja con un sentido de una insuficiencia humana muy compleja por cierto pero aplastantemente humana.

Ético en el sentido de que la simbología clara de los personajes y sus acciones llega a tener signos inconfundibles; la crueldad del Ciego,, la avaricia del Clérigo, la fatuidad del Escudero, la posible pederastia del Fraile de la Merced... El mensaje moral está orientado hacia una ética social y vida social como consecuencia de las demás posturas morales e ideológicas. Moral y moralidad inmutables, símbolos que no excluyen por cierto la reforma social y moral aunque aquí la reforma existe como una fuerza latente en la obra.

El autor satiriza, pues, el debate humanista sobre la honra y la virtud. Aunque en el prólogo de la ora el autor defiende la supremacía del mérito personal frente al linaje heredado, al final se demuestra que la movilidad social no existe. Lázaro ha conseguido cierta prosperidad material.

En el sentido religioso, es vidente el anticlericalismo de la novela; de los nueve amos de Lázaro cinco pertenecen al estamento eclesiástico. El segundo amo, el clérigo de Maquea es vicioso, el fraile de la merced es libertino, vicioso, y poco dado a la oración, el arcipreste de San Salvador casa a Lázaro con su propia manceba...

Algunos estudiosos han sostenido que el libro es obra de un converso que denunciaba el clima espiritual de la época. Otros han visto en la censura anticlerical de la novela a alguien cercano al erasmismo.

  • Resumen

Tratado Primero:


Lázaro de Tormes cuenta la historia de su infancia. También explica de donde proviene su sobrenombre, este proviene del lugar donde nació, que fue el río Tormes.

Cuando tenía ocho años, su padre fue acusado de robo y obligado a servir a un caballero en contra de los moros. Durante esta expedición perdió su vida. Entonces su madre y Lázaro se vieron obligados a vivir a la ciudad donde ella tenía que trabajar como cocinera para unos estudiantes y lavaba la ropa a los mozos de caballos del comendador de la Magdalena. Ella mantenía relaciones con un mozo, Zaide, de la que nació un niño. Zaire también robaba, al descubrirle, fue capturado y azotado.

La madre de Lázaro en un mesón, conoce a un ciego, el cual pensó que Lázaro le serviría como guía. La madre aceptó y Lázaro se fue con él. Lázaro, pasó muchas penalidades, ya que el ciego era muy astuto y apenas le daba de comer. Engañó al ciego y se escapó.

Tratado segundo:

Lázaro se encuentra con un clérigo y aceptó el trabajo que le propuso, aunque no le fue muy bien, ya que el clérigo era avaro y no le alimentaba decentemente. Al no alimentarle, Lázaro, tuvo que robar a un Clérigo el pan de la misa. Quitó la llavé e hizo una copia. Una noche abrió el baúl y se comió el pan de forma que pareciesen ratones. Así lo pensó el clérigo, y reforzó el baúl. A la mañana siguiente el trozo que estaba mordisqueado se lo dio a Lázaro, diciendo que el ratón cosa limpia es.

Al poner las ratoneras y no cazar ningún ratón, pensó en otro animal que se pudiera comer la corteza del queso y no caer en la ratonera, lo cual, pensó en una culebra.

Una noche pensado que la culebra andaba entre las pajas de Lázaro, movida por el calor, dio un garrotazo para matarla, y se le llevó Lázaro en la cabeza. Al oír el silbido de su boca, el clérigo descubrió la llave y al comprobar que era la misma comenzó a decir: "El ratón y culebra que me daban guerra y me comían mi hacienda he hallado."

Cuando le curaron el garrotazo, le sacaron de la mano y le dijeron que de ahora en adelante era todo suyo y no de nadie, que buscara un nuevo amo y que se fuera con Dios.

Tratado Tercero


Lázaro llegó a Toledo donde vivió de limosnas. Al pedir limosna, se encontró a un escudero que tenía muy buen ver, el que sería su próximo amo. Se fue con él hasta su casa, esta era oscura, apenas sin muebles... Entonces Lázaro se dio cuenta de que aquí pasaba algo, porque aparentaba ser un escudero de buena familia, pero era pobre.

No le daba de comer, incluso era Lázaro quien daba comida a su amo. Lázaro pedía de puerta en puerta, algo de comer, y así sobrevivió. Pero un día el pueblo prohibió el mendigar, la pobreza... a todos los que vieran mendigando tenían derecho a echarlo. Lázaro tuvo suerte, y conseguía comida a través de unas vecinas. El escudero se tiró sin comer más de ocho días hasta que consiguió dinero para mandar a Lázaro a compara al mercado.

Un día los dueños de la casa vinieron a cobrar el alquiler, pero no encontraban al escudero, este desapareció. Lázaro se quedó otra vez sin amo.

Tratado Cuarto


Su nuevo amo es el Fraile de la Merced, a este le conoce gracias a las vecinas.

Este fraile le compro su primeros zapatos, los cuales los rompió en ocho días. A su amo le gustaba mucho caminar y visitar. Lázaro se cansó pronto de él y le abandonó.

Tratado Quinto

Lázaro se encuentra con un buldero. El buldero engañaba a la gente con bulas, junto a un alguacil. Tras cuatro meses Lázaro dejó al buldero, y siguió camino.

Tratado Sexto


Un hombre que se dedicaba a pintar panderos, sería su próximo amo, quien duraría muy poco. En una iglesia Lázaro se encontró con un capellán, su nuevo amo. Este le dio un asno y cuatro cántaros de agua para que fuese a vender agua a la ciudad. Este era su primer trabajo, en el que ganaba comisiones. Así estuvo años hasta que pudo ahorrar para comprarse su propia espada y algo de ropa. Cuando cambió algo, dejo el oficio y el capellán.

Tratado Séptimo

Su último amo fue un alguacil, duró muy poco con él, ya que pensó que el trabajo que realizaba era muy peligroso para él.

Un día el arcipreste de San Salvador, vio a Lázaro y lo casó con una criada suya. Vivian en una casa al lado del arcipreste y estaban a gusto. La gente empezó a formar bulas, decían que su mujer y el arcipreste estaban liados. La mujer lloraba amargamente, mas el la tranquilizaba. Lázaro no hacía caso de estas bulas. Él decía: "Mira: si sois amigo, no me digáis cosa con que me pese, que no tengo por mi amigo al que me hace pesar; mayormente si me quieren meter mal con mi mujer, que es la cosa del mundo que yo mas quiero, y la amo mas que a mí. Y me hace Dios con ella mil mercedes y más bien que yo merezco; que yo jurare sobre la hostia consagrada que es tan buena mujer como vive dentro de las puertas de Toledo. Quien otra cosa me dijere, yo me matare con él."

Finalmente llegó a un período de estabilidad en su vida, y para él no había nada mejor.

  • Personajes principales y secundario

Lazarillo de Tormes: es el protagonista de la novela. Representa la clase baja de la época. Es un antihéroe y un pícaro. El iba de amo en amo para satifacer su hambruna. Cada amo era una situación social diferente.

Tomé González: es el padre de Lázaro de Tormes. Es acusado de robo, y es mandado a servir en la guerra de los moros, dónde poco después muere.

Antona Pérez: es la madre de Lázaro. Esta entrega a Lázaro a un ciego para que el ciego lo guiara.

Zaide: es el padrastro de Lázaro. A Zaide lo capturaron por robo, y fue azotado. El

Ciego: es el primer amo de Lázaro. Es el personaje que más influye en la vida de Lázaro ya que éste le enseña a ser astuto, malicioso, tramposo, y hasta vengativo. El ciego le enseñaba las cosas a Lázaro a través de los golpes. Este le enseña también a como obtener comida y a como conseguir dinero. El ciego era tramposo y avaro. Era un mendigo como Lázaro. El fingía que sabía predecir el sexo de los bebés de las mujeres embarazadas, y lo hacía sólo para obtener dinero, y a veces servía como supuesto médico.

El Clérigo es el segundo amo de Lázaro. Este representa el tema de la corrupción del clero, ya que este es avaro e inescrupuloso. El guardaba el pan de la misa en un arca para comérselo él sólo. Es inescrupuloso porque el ofrece a Lázaro comida que supuestamente había sido mordisqueada por ratones. La avaricia del clérigo lo cegaba de la realidad, razón por la cual él piensa que habían ratones en su casa comiéndole el pan.

El Escudero es el tercer amo de Lázaro. Representa las falsas apariencias de la época. Lázaro pensaba que él era un hombre rico y de muchos bienes, pero luego se da la sorpresa de que es todo lo contrario de lo que él pensaba. En este caso, los papeles entre el amo y Lázaro cambian: el escudero depende de Lázaro en vez de Lázaro depender del escudero. El escudero luego lo abandona, y Lázaro vuelve a la calle.

El Fraile de la Merced: es el cuarto amo de Lázaro. Es el amo que le da a Lázaro su primer par de zapatos. El es un fraile corrupto ya que él es un fraile promiscuo. Las ansias de Lázaro en este momento no era por mujeres, sino por comida, lo que hace que Lázaro lo deje.

El Buldero: es el quinto amo de Lázaro. No tuvo muchas relaciones con él, razón por la cual Lázaro lo deja. El fue el amo más falso e inescrupuloso de toda la novela. Este representa la falsa religiosidad. El buldero vendía bulas solamente para lucrarse de las ganancias, y éste convencía a la gente para que las comprara. Era tan falso que llegó al punto de hacer un pacto con un alguacil para hacer un "drama" dónde el alguacil iba a fingir haberse muerto, y luego haber sido revivido milagrosamente por las bulas, y esto lo hacía el buldero para hacer creer la gente que las bulas hacían milagros. Lázaro lo deja porque éste no lo atendía mucho.

El Pintor: es el sexto amo de Lázaro, pero estuvo muy poco tiempo con él. Este representa la clase renacentista culta y artística de la época. Al poco tiempo, Lázaro lo deja.

El Capellán: es el séptimo amo de Lázaro. Es un oportunista que se vale de otras personas para recibir unos beneficios. Este le ofrece el primer trabajo con sueldo a Lázaro. Lázaro estuvo cuatro años con este amo, hasta recibir la cantidad de dinero que él necesitaba para comprarse ropa usada y una espada. Una vez Lázaro obtuvo lo que necesitaba, dejó a su amo y a su oficio.

El Alguacil: es el octavo amo de Lázaro. El alguacil representa la ley en aquella época. Lázaro encuentra el oficio de su amo muy peligroso, así que éste lo deja.

El Arcipreste de San Salvador es el noveno y último amo de Lázaro. Este es el amo que le consigue la esposa a Lázaro. Este representa también la corrupción del clero ya que habían cuentos por esa área sobre relaciones entre la esposa de Lázaro y el arcipreste.

La Criada del Arcipreste de San Salvador es la mujer con la que Lázaro se casa, y la que le trae parte de la felicidad a él. Una vez se casa con ella, satisfizo su hambruna, y llegó a una estabilidad en su vida.

El Lazarillo de Tormes

1