Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Tratados

  • Enviado por: Yannick
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
publicidad

PROLOGO

El Lazarillo esta escrito en primera persona del singular y cuenta su propia historia.

El autor escribe este libro para que la gente se interese por él y hace gala de una falsa modestia para captar la benevolencia del público en el párrafo siguiente:

“ Y todo va desta manera; que, confesando yo no ser más sancto que mis vecinos, desta nonada, que en este grosero estilo escribo, no me pesará que hayan parte y se huelguen con ello todos los que en ella algún gusto hallaren, y vean que vive un hombre con tantas fortunas, peligros y adversidades.”

Lázaro se lo escribe a vuestra merced y decide contarle el caso desde el principio y no desde la mitad porque quiere que se tenga entera noticia de su persona y tambien porque consideren los que heredaron nobles estados cuan poco se les debe.

TRATADO I

Lázaro de Tormes nació en el rio Tormes de ahí su apodo, su padre se llama Tomé Gonzalez y su madre Antona Perez.

Cuando el padre de Lázaro murió la madre quien no tenía de que vivir decidió buscarse otro marido.

(Mi viuda madre, como sin marido y sin abrigo se viese, determinó arrimarse a los buenos.)

Al nuevo marido de su madre al principio le tenía miedo pero le fue cojiendo cariño por que traía pan, carne, etc.

(Yo al principio de su entrada pesábame con él, y habíale miedo, viendo el color y mal gesto que tenía, mas de que vi que su venida mejoraba el comer, fuile queriendo bien, porque siempre traía pan, pedazos de carne y en el invierno leños, a que nos calentábamos.)

Al huir su hermanico de su padre porque era negro Lázaro hace la siguiente reflexión.

(Yo aunque bien mochacho, noté aquella palabra de mí hermanico y dije entre mí ¡Cuantos debe de haber en el mundo que huyen de otros porque no sé veen a sí mesmos!)

En el libro Lázaro critica en varias ocasiones al clero y esta es una de ellas:

( No nos maravillemos de un clérigo ni fraile porque el uno hurta de los pobres y el otro de casa para sus devotas y para ayuda de otro tanto, cuando a un pobre esclavo el amor le animaba a esto.)

A partir de este momento Lázaro se va con un ciego para cuidarle, con él aprende muchas cosas, aunque a base de golpes.

Lázaro se da cuenta de que esta solo, cuando el ciego le hace la primera faena al golpearle con la cabeza en un toro de piedra.

Lázaro describe al ciego como un hombre astuto y sagaz pero también mezquino y avariento porque no le daba casi de comer, entonces Lázaro tenía que hacer algo y le hizo su primera faena, la de el fardel que estaba un poco descosido y de el sacaba longaniza y torreznos.

Cuando el ciego le tira la jarra a Lázaro, se enfada mucho porque cree que ha sido muy cruel, asi que apartir de ese momento Lázaro le tiene mucha manía, y la manera de vengarse es llevandolo por los caminos donde hay mas piedras y mucho barro.

Lázaro dice a veces que no puede contarlo todo:

“ Para esto le hacía las burlas endiabladas de las cuales contaré algunas, aunque no todas a ni salvo.”

“ Mas por no ser prolijo, dejó de contar muchas cosas, así graciosas como de notar, que con este mi primer amo me acaescieron y quiero decir al despendiente y con él, acabar.”

El comportamiento del ciego en el episodio de las uvas, al principio pienso que no se lo creeria porque nunca había compartido nada con él, solamente trozos de pan, aunque al final, cuando acabaron el rácimo y el ciego le dijó que se las había comido de tres en tres, le entró la risa.

En el episodio del jarrillo de vino Lázaro dice: “yo como estaba hecho al vino, moría por él ”

El momento que más desagradable me pareció, es cuando describe como le mete la nariz en la boca de Lázaro para saber si se había comido la longaniza.

Lázaro decide dejar al ciego por que no aguantaba mas sus impertinencias. Decide marcharse pero vengándose de él. Le dijo que había que saltar un arroyo y que tenía que coger mucha carrerilla porque sino no lo pasaría, entonces lo pusó en frente de un poste, echó a correr y al saltar se pegó con el poste y se quedó inconsciente.

La semejanza que veo entre los comienzos de Lázaro con el ciego y el final es que al principio el ciego le da un tortazo a Lázaro contra el toro de piedra y al final es al revés.

TRATADO II

Lázaro alude al ciego en varias ocasiones:

- “Mil cosas buenas me mostró el pecador del ciego, y una dellas fue esta.”

- “Porque yo, desde que viví con el ciego, la tenía tan hecha bolsa que me acaescio tener en ella doce o quince marvedis.

- “No es posible sino que hayas sido mozo de ciego.

Los rasgos que configuran la figura del clérigo son que es igual de avaricioso y mísero que el ciego y la califica de mezquino porque le decía que los sacerdotes han de ser my templados en su comer y beber :

“ y por esto yo no me desmando como otros pero eso era mentira porque comía como lobo y bebía más que un saludador. “

El hambre y la muerte se relacionan en este tratado por que Lázaro pasa mucha hambre con su dueño y tiene ganas de morirse.

Lázaro aunque lo piensa, no abandona a su segundo amo por dos razones:

la primera porque no se atrevía al estar en tan mal estado de flaqueza y la segunda por que consideraba que el tercer amo podía ser peor que los otros dos.

Lázaro robaba el pan del arca, pero cada vez podía robar menos porque el cura contaba los panes para que no le robase ninguno. Entonces Lázaro tuvo que empezar a discurrir como coger el pan e hizo como si se los hubiesen comido los ratones, empezó a roer los panes para que pareciese que hubiesen sido ellos, asi que cada vez comía menos.

El cura de Maqueda era bastante menos ingenioso que el ciego.

Lázaro, con su primer amo, aprendió mucho. Por ejemplo a guardar monedas en la boca mientras comía, le sirvió para guardar la llave mientras dormía, también le enseñó a ayudar a dar misa que le sirvió para que el clérigo le cogiese como sirviente, también aprende muchas otras cosas que no aplica con el segundo amo.

Se puede considerar una crítica al clero cuando al principio del tratado juzga al cura y despues dice: “ no se si de su cosecha era o lo había anejado con el hábito de clerecía.”

Lázaro acaba su servicio con el clérigo despues de que se enterara de que él era el que robaba el pan.

Despues de que se curase del golpe que le dió el clerigo lo echó.

TRATADO III

Cuando Lázaro vió por primera vez a su dueño pensó que con este sí, estaría bien, pero le engañaron las apariencias porque aunque iba bien vestido no tenía para comer.

Yo creo que la primera conversación de Lázaro con el hidalgo influye en el comportamiento posterior de Lázaro.

Hay bastantes referencias temporales como estas:

“ dende 15 dias se me cerro la herida”

“ desta manera anduvimos hasta que dio las once”

“ en este tiempo dió el reloj la una”

Esto se puede deber a que el autor sitúa estas referencias temporales en el transcurso de la mañana.

El hidalgo es pauperrimo pero no pierde su digna apariencia, como se puede ver cuando le pregunta si ha sido amasado de manos limpias.

En este capítulo Lázaro hace referencias a sus amos anteriores.

“Allí se me vino a la memoria la consideración que hacía cuando me pensaba ir del clérigo, diciendo que, aunque aquél era desventurado y mísero, por ventura toparía con otro peor.”

“ Contemplaba yo muchas veces mi desastre que escapando de los amos ruines que había tenido y buscando mejoría, viniese a topar con quien no solo no me mantuviese mas a quien ya habia de mantener.”

“ Este -decia yo- es pobre, y nadie da lo que no tiene mas el avariento ciego y el malaventurado mezquino clerigo, que, con dárselo Dios a ambos, al uno de mano besada y al otro de lengua suelta me mataban de hambre, aquellos es justo desamar y aquéste de haber mancilla.”

Lázaro se dió cuenta de que pie cojeaba en cuanto sacó los trozos de pan, le pidió y se cogió el más grande y bueno.

Los sentimientos de Lázaro hacia el hidalgo son de lástima hacia él porque como había pasado ya por esto quiso compartir el pan y la uña con él.

Los rasgos de la fatuidad del hidalgo son los siguientes :

“ Solo tenía de él un poco de descontento, que quisiera y que no tuviera tanta presumpción, mas que abajara un poco su fantasía con lo mucho que subía su necesidad. Mas, según me parece, es regla y a entre ellos usada y guardada. Aunque no haya cornado de trueco, ha de andar el berrete en su lugar. El señor lo remedie, que ya con este mal han de morir.”

El autor ha ido preparando la aparición de dicho cuento en el momento en que Lázaro describe la casa y dice :

“ ... derribando el cabo de la capa sobre el lado ezquierdo sacó una llave de la manga y abrió su puerta y entramos en casa. La cual tenía la entrada obscura y lóbrega de tal manera, que paresce que ponía temor a los que en ella entraban.”

Despues, cuando habla hidalgo, dice que esta casa le trae mala suerte.

Yo creo que psicológicamente es acertado que se asuste por el entierro por que la descripción que dan las mujeres de la casa coincide con la de hidalgo.

Una de las reflexiones de Lázaro es:

“ Que un hidalgo no debe a otro que a Dios y al rey nada, ni es justo siendo hombre de bien, se descuide un punto de tener en mucho su persona. Acuerdome que un día deshonré en mi tierra a un oficial...”

Al escribir el autor los tres primeros capitulos nos muestra como sus dos primeros amos son mezquinos y ávaros, y en cambio el tercero no le da de comer pero porque no puede, entonces lo que creo que quiere que veamos es la mala suerte que tiene Lázaro con sus dueños.

Lo que más le dolió a Lázaro fue ser abandonado de nuevo por este último amo al que tenía mucho cariño y del que recibía mucho tambíen.

TRATADO IV

Lázaro de nuevo vuelve a criticar al clero y en concreto a su cuarto amo al que describe asi:

Gran enemigo del coro y de comer en el comvento, perdido por andar fuera, amicísimo de negocios seglares y visitar: tanto que pienso que rompía él más zapatos que todo el comvento.

TRATADO V

En este tratado Lázaro no es el protagonista, se limita a ser testigo de lo que pasa.

Su quinto amo fue un buldero, el más desenvuelto y desvergonzado, sabía como tener a los clerigos contentos con él para que convenciesen a sus seguidores para que comprasen la bula.

Cuando no le compraban la bula inventaba algo para venderla , como en un lugar de la Sagra de Toledo donde había predicado dos o tres dias y no vendía nada e ingenió un plan para vender y le salió muy bien . El plan es el siguiente:

Una noche despues de cenar, el alguacil y el buldero se pusieron a reñir hasta que llegaron los vecinos y los separaron.

A la mañana siguiente el buldero se fue a la iglesia para ver si vendía las bulas. Cuando estaba en medio del sermón entró el alguacil y empezó a decir que le había engañado y que le habia dicho que si le ayudaba partirían la ganancia, que las bulas eran falsas etc.

Cuando acabó se sentó y el buldero siguió con su discurso pero en mitad del discurso el alguacil se cayó al suelo y empezó a sacar espuma por la boca, entonces el buldero le puso la bula en la cabeza y el alguacil se recuperó. Entonces todas las personas que estaban allí compraron la bula. Despues iba por los demas pueblos y vendía mucho también, porque se habia corrido la noticia.

Lázaro estuvo cuatro meses con este amo. Le daba bastante bien de comer aunque dice que tambien pasó fatigas con él.

Lázaro y el lector van descubriendo el timo a medida que el cuento avanza.

TRATADO VI

En este tratado su amo fue un capellan que le dió un burro y unos cántaros para que fuera vendiendo agua por la ciudad. Al capellan le tenía que entregar 30 marvedís y lo que sobrase y recaudase los sábados sería para él, cuando recaudó un poco de dinero se compró ropa, le devolvió el burro y se marchó.

TRATADO VII

Este tratado trata de lo que ocurre cuando encuentra un trabajo y ya no tiene ningun amo.

Yo creo que la profecía del ciego relativa al vino se cumple porque despues de lo que sufrió con el vino, este le ha solucionado la vida encontrando el trabajo de pregonero de vinos.

El caso consiste en que a Lázaro le habían dicho sus amigos que antes de haberse casado con él, su mujer había parido tres veces. Al decirselo Lázaro a su mujer, esta echó juramentos sobre sí y se puso a llorar, luego la calmaron y Lazaro la perdonó.