Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Argumento. Personajes. Estilo literario. Descripción de los amos. Ciego. Clérigo. Escudero. Fraile de la Merced. Buldero. Pintor de Panderos. Alguacil

  • Enviado por: Kobie
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA DE LOS AMOS

El Ciego:

Es el primer amo de Lázaro, y uno de los que más influyen en su vida. De él saca grandes aprendizajes que le servirán para el futuro. Este encuentra al muchacho en un mesón donde estaban su madre y él.

Descripción psicológica:

Era una persona muy lista, a pesar de su discapacidad, el chico creía que él lo veía todo, ya que todo que hacía, el amo se daba cuenta.

“Vuestra Merced sepa que, desde que Dios crió al mundo ninguno formó más astuto y sagaz”

Su trato hacia Lázaro era muy malo. El ciego le pegaba, le engañaba… A través de este “maltrato” que el muchacho sufría, su amo le estaba enseñando cosas que de muy poco en adelante le servirían de mucho.

“Salimos de Salamanca, y, llegando al puente está a la entrada della un animal de piedra, que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del animal y allí puesto me dijo:

-Lázaro, llega el oído a este toro y oirás gran ruido dentro dél.

Yo simplemente llegué, creyendo ser ansí, y como sintió que tenía la cabeza par de la piedra, afirmó recio la mano y diome una gran calabazada en el diablo del toro, que más de tres días me duró el dolor de la cornada.

-Necio, aprende que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo”

Esa es la primera que el ciego le hizo a Lázaro, pero hubo mucha más, como la del racimo de uvas, la del vino… Pero luego se nota que Lázaro ya va aprendiendo a vengarse del ciego, y también hace sufrir a su amo.

“Y fue ansí, que después de Dios, este me dio la vida, y siendo ciego me alumbró y me adiestró en la carrera de vivir.”

También le gustaba cantar canciones de coro, ya que es religioso.

“.. y cuando le mandaban rezar…”

Pero por lo que más se caracteriza este primer amo es porque era muy astuto. Sacaba dinero a todo el mundo, haciéndose pasar por médico, adivino… Fingía que sabía predecir el sexo de los bebés de las mujeres embarazadas.

“Allende desto, tenía otras mil formas y maneras para sacar el dinero. Decía saber oraciones para muchos y diversos efectos: para mujeres que no parían, para las que estaban de parto…”

Pero lo que más le interesaba a Lázaro, es si este le daría de comer, y se equivocó. El chico pasaba mucha hambre, ya que su amo no le daba de comer.

“Con todo lo que adquiría y tenía, jamás tan avariento ni mezquino hombre vi, tanto que me mataba a mi de hambre.”

'Lazarillo de Tormes'

El Clérigo:

El segundo amo de Lázaro es un clérigo. Al ver el muchacho a una persona religiosa que haría de su amo, se alegró mucho, ya que pensaba que le daría muy bien de comer y no pasaría males. Pero se vuelve a equivocar y lo pasará peor que en el primer amo.

Descripción Psicológica:

Es una persona egoísta, ya que no le quería dar nada de comer al muchacho. En casa no tenía nada de comida. La guardaba toda en un baúl que tenía bajo llave.

“Él tenía un arcaz viejo y cerrado con su llave, la cual traía atada con una agujeta.”

“En toda la casa no había nada para comer.”

Pero él comía muy bien, y a Lázaro no le dejaba nada.

“Pues ya que conmigo tenía poca caridad, consigo usaba más. Cinco ordinario de carne era su ordinario para comer.”

El clérigo representa la corrupción del clero, ya que el pan que sobraba de la misa, se lo llevaba a casa y lo comía.

También representa la inocencia. La avaricia del clérigo lo encierra de la realidad, razón por la cual él piensa que había ratones en su casa comiéndole el pan.

“-¡Qué ha de ser!- dijo él- ¡Ratones que no dejan cosa a vida!”

“Agora, donde traidores ratones, conviéneos mudar propósito, que en esta casa mala medra tenéis.”

El clérigo queda como una persona miedosa, ya que tiene mucho miedo a los ratones y a las serpientes, cosa que le quita el sueño.

En la foto se representa el momento por la cual el clérigo se da cuenta de que Lázaro tiene una llave con la cual se abre el baúl. Es una persona egocéntrica, ya que le gusta ser el centro de atención como se ve en la fotografía.

El escudero:

Tercer amo en la vida de Lázaro. El muchacho estaba pidiendo limosna en la calle cuando se le acercó. Iba muy bien vestido y bien peinado. Al ver como pedía limosna, le pregunto si buscaba amo, y este asintió. Creía Lázaro que le había tocado la suerte con este amo, porque pensaba que sería rico y le daría bien de comer, pero de nuevo se equivocó.

Descripción psicológica:

Este amo representa muy bien algo muy común en aquella época, las falsas apariencias. Lázaro pensaba que era un hombre rico y que le daría muy bien de comer, pero todo era falso.

“.. topóme Dios con un escudero que iba por la calle con razonable vestido, bien peinado, su paso compás en orden.”

Vivía en una casa “Oscura y lóbrega de tal manera, que paresce que ponían temor a los que en ella entraban.”, cosa que puede decir mucho de su personalidad fría hacia Lázaro.

Al principio, el amo se interesó mucho por la vida del muchacho, haciéndole preguntas. Se interesaba mucho.

“Ansí estuvimos hasta la noche, hablando en cosas que me preguntaba, a las cuales yo le respondí lo mejor que supe.”

Era una persona muy lista, ya que siempre que Lázaro le preguntaba con la comida, él contestaba algo por la cual, el joven no tenía otra contestación.

“-Señor, de mi ninguna pena tenga Vuestra Merced, que sé pasar una noche y aún más, si es menester, sin comer.

-Vivirás más y más sano. Porque como decíamos hoy, no hay tal cosa en el mundo para vivir mucho que comer poco.”

Pero una de las cosas más significativas de este tratado, es que Lázaro no depende de su amo, si no que es al revés, el escudero depende de Lázaro, ya que el amo no trae comida a casa, el muchacho se tiene que buscar la vida pidiendo limosna por las calles de Toledo.

“Desde que vi que eran las dos y no venía y l hambre me aquejaba, cierro mi puerta y pongo la llave do mandó y tórnome a mi menester. Con baja y enferma voz y inclinadas mis manos en los senos, puesto Dios ante mis ojos y la lengua ante su nombre, comienzo a pedir pan por todas las puertas y casas más grandes que me prescía.”

Este amo no es como los demás. Todos sus antiguos amos lo echaban a la calle por algo que Lázaro hacía, pero este no, este huyó de él cuando tenía dinero en su poder.

“Pienso que fueron doce o trece reales. Y él les pidió muy buena respuesta: que saldría a la plaza a tocar una pieza d a dos y que a la tarde volviesen; mas su salida fue sin vuelta.”

El Fraile de la Merced:

Cuarto amo de Lázaro. Es uno de los más complejos de entender, y en él no se dan muchas explicaciones acerca de este amo.

Se habla de que este le dio su primer par de zapatos, y sólo pensaba en las mujeres, y las ansias de Lázaro no están en las mujeres, sino en la comida, lo que hace que el chico lo deje.

También se puede entender por “estrenar zapatos” a perder la virginidad, y por eso Lázaro decidió marcharse de este amo, ya que él no pensaba eso.

Buldero:

Su quinto amo es un buldero, persona que vende bulas. Una bula es un documento autorizado y firmado por el Papa que trata de asuntos de fe o de interés general. Con este amo, Lázaro no se queja de la comida, ya que le dan bien de comer. Aprenderá cosas que no le gustan.

Descripción psicológica:

Como he mencionado anteriormente, con este amo aprenderá cosas que no le gustan nada. Este amo es un mentiroso, ya que vende bulas falsas con el único propósito de ganar dinero.

“Cuando por bien no les tomaban las bulas, buscaba cómo por mal se las tomasen, y para aquello hacía molestias al pueblo, y otras veces con mañosos artificios.”

Representa la falsedad religiosidad. Se hacía pasar por un buen religioso que respetaba, pero no era así. Repartía las bulas como si fueses cualquier otra cosa de menos importancia.

De manera que en diez o doce lugares de aquellos alrededores donde fuimos, echó el señor mi amo otras tantas mil bulas sin predicar sermón.”

Pero ante todo, el quinto amo de Lázaro se caracteriza por u astucia e inteligencia a la hora de vender las bulas. Su único destino era vender tantas bulas como pudiera, y para ello se las ingeniaba muy bien. Llegó a hacer un pacto con alguacil de un pueblo, para que este fingiese su muerte y luego su resurrección.

“Apenas había acabado su oración el devoto señor mío, cuando el negro alguacil cae de su estado, y de tan golpe en el suelo, que la iglesia toda hizo resonar, y comenzó a bramar y a echar espumajos por la boca…”

Pintor de Panderos:

Sexto amo del muchacho. Con el pintor sufrió mucho, pero le da su primer trabajo y así empieza Lázaro a ganar dinero, y así empieza a comprarse ropas nuevas.

Descripción psicológica:

En el libro no se habla mucho de este amo. Sólo que lo encontró en la iglesia, por lo que se puede deducir que es una persona religiosa.

“… entrando un día en la iglesia mayor, un capellán de ella me recibió por suyo.”

Parece ser una persona bondadosa, ya que le da un trabajo a Lázaro para que gane dinero.

“Y púsome en poder un asno y cuatro cántaros y un azote, y comencé a echar agua por la ciudad.”

Alguacil:

Sexto y último amo de Lázaro. Aquí el muchacho realiza su segundo trabajo. Al final, acaba con el arcipreste de San Salvador y acaba casándose con una criada suya.

Descripción psicológica:

El alguacil es una persona aventurera, ya que trabaja en un oficio que se requiere mucho valor. Lázaro trabajó con él, pero duró muy poco, ya que le parecía un trabajo muy arriesgado.

“Despedido del capellán, asenté por hombre de justicia con un alguacil. Mas muy poco viví con él, por parescerme oficio peligroso.”

El arcipreste de San Salvador le ofrece su tercer trabajo, pregonar los vinos de este por las calles, oficio del cual estaba muy orgulloso.

“Y es que tengo el cargo de pregonar los vinos que en esta cuidad se venden, y en almonedas y cosas perdidas, acompañar a los padecen persecuciones por justicia y declarar a voces sus delitos: pregonero, hablando en romance.”

Es una persona calculadora, ya que manda al chico casarse con una criada suya.

“Y visto por mí que de tal persona no podía venir sino bien y favor, acordé de lo de hacer.”

Lázaro lo tiene por una persona bondadosa, y así es, ya que le d muy bien de comer. A la vez es una persona calculadora, porque manda casarse a Lázaro, y por otra bondadosa, ya que se comporta muy bien con el chico, le da trabajo…

Los amigos de Lázaro le cuentan que han visto a su mujer con el arcipreste, lo que también representa la corrupción al clero.

“Verdad es que alguno de mis amigos me han dicho algo deso, y aún por más de tres veces me han certificado que antes que conmigo casase había parido tres veces, hablando con reverencia de vuestra Merced, porque está ella delante.”

TRAS LAS HUELLAS DE LÁZARO

Lázaro a través de su historia va caminando pos distintos pueblo y ciudades.

Los pueblos son: Tejares, lugar donde nace, Almorox, Escalona, Maqueda, Torrijos y por último Toledo.

Tejares:

Este barrio de la cuidad de Salamanca vio nacer a Lazarillo de Tormes. El sobrenombre de Tormes es debido a que su nacimiento fue dentro del río Tormes, que pasa por la cuidad salmantina.

En este pequeño pueblo fue donde la madre del muchacho dejó que se marchara con su primer amo, y emprendieran un largo camino.

En este barrio cercano a Salamanca Lázaro pasó toda su infancia, hasta que dio con su primer amo. A partir de aquí, su vida es un ir y venir de pueblo en pueblo. Su siguiente parada es Almorox, en la provincia de Toledo.

“Pues sepa Vuestra Merced, ante todas cosas, que a mí llaman Lázaro de Tormes, hijo de Tomé González y de Antona Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca.”

Almorox:

Lázaro entró en la provincia de Toledo atravesando las viñas almorojanas

En esta localidad toledana se dio el famoso pasaje de las uvas del libro, donde recibieron un racimo de uvas.

Se halla situada la Villa de Almorox en la parte Norte de la provincia de Toledo. Situado en la falda sur de una pequeña colina, llamada Cerro de la Ermita.

En esta foto se observa la iglesia del pueblo, donde Lázaro y su amo iban a escuchar misa.

Luego, el muchacho emprende la marcha hacia la localidad toledana de Esacalona, que se encuentra más al sur de esta la localidad de Almorox.

“Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna.”

Escalona:

Escalona es una pequeña población situada a siete kilómetros de Almorox. Escalona pertenece a la provincia de Toledo.

En el libro se habla de que Lázaro y el ciego comieron en un mesón de este pueblo. Aquí, el muchacho protagonizó otra de sus pillerías, cuando cambió una longaniza por un nabo, creyendo que el ciego no se daría cuenta, pero Lázaro se equivocó y el ciego, muy astuto, se dio cuenta. Lázaro abandonó al cielo colocándole enfrente de un pilar a la hora de saltar un arroyo. Y allí, de bruces y rodeado de gente, dejó sentado a su amo ciego que y se marchó.

Es un pueblo, no muy pequeño, que está situado al norte de la cuidad de Toledo, y al oeste de la capital de España. Su monumento más emblemático es el castillo, construido por Don Álvaro de Luna en el siglo XV, que tiene un perímetro de 420 metros y se divide en dos zonas: la plaza de armas al norte y el alcázar al sur.

“Estábamos en Escalona, villa del duque della, en un mesón, y diome un pedazo de longaniza que le asase.”

Maqueda:

Al escapar Lázaro de su primer amo, apareció en el pueblo de Maqueda, donde se topó con su segundo amo, el Clérigo. Con este amo lo pasó peor que con el ciego, ya que no le daba de comer, y se las tenía que ingeniar para poder llevarse algo a la boca.

Maqueda es un pueblo muy pequeño de la villa toledana. Su monumento más importante es un castillo, del siglo XV, muy bien conservado y que se alza sobre las pocas casas del pueblo. Fue construido sobre la base de una fortaleza árabe, aunque se conoce también la existencia de restos romanos.

Pillado Lázaro con la llave del baúl de la comida dentro de la boca, fue expulsado por su amo del pueblo, y se encaminó hacia la cuidad de Toledo.

“Otro día, no pareciéndome estar allí seguro, fuime a un lugar que llaman Maqueda, adonde me toparon mis pecados con un clérigo, que, llegando a pedir limosna me preguntó si sabía ayudar a misa.”

Toledo:

Cuando Lázaro fue expulsado de Maqueda por su amo, emprendió el viaje hacia la ciudad de Toledo, haciendo una parada en el pueblo de Torrijos. Lázaro pasó, partir de este momento, su vida en la capital toledana. Paso por cuatro amos diferentes.

Toledo es una bellísima ciudad situada al sur de la capital de España. Cercada por un cinturón que dibuja el río Tajo a su alrededor, la ciudad de Toledo se eleva sobre una montaña rocosa.

“Desta manera me fue forzado sacar fuerzas de flaqueza, y poco a poco, con ayuda de las buenas gentes, di comigo en esta insigne ciudad de Toledo, adonde, con la Merced de Dios, dende a quince días se me cerró la herida.”

Tres son los monumentos que destacan por el resto de los demás en la cuidad de Toledo: la Catedral, el Alcázar y el Templo de San Juan de los Reyes.

La Catedral:

La catedral nació del impulso de un rey y de un Arzobispo: Fernando III el santo y Rodrigo Jiménez de Rada. La primera piedra se colocó en 1227, siendo su primer arquitecto, según la opinión más probable un llamado Maestro Mateo al que sucedió, Pedro Pérez. La cabecera del templo estuvo terminada hacia el año 1238, y sus últimas bóvedas se cerraron en 1493.

El resultado definitivo es una amplio templo con planta de salón de cinco naves, más ancha la central y crucero no saliente pero de gran anchura, rematadas en cabecera con un magnífica doble girola, continuación de las naves laterales.

De las tres portadas, la más antigua es la del Perdón (fachada norte del crucero) realizada alrededor del año 1300 e inspirada en las puertas del crucero de Notre Dame de París.

Alcázar:

Es el edificio toledano por excelencia. Sus orígenes se remontan a la época romana. Está situado en un punto estratégico, y debió ser antiguamente una fortaleza.

Fue residencia real con Carlos V y se convirtió en prisión de estado en 1643. Cedido por Carlos III al cardenal Lorenzana, y tras la reforma encomendada por éste al arquitecto Ventura Rodríguez, las dependencias del Alcázar fueron sede de la Real Casa de la Caridad.

San Juan de los Reyes:

Los Reyes Católicos en acción de gracias por la victoria en la batalla de Toro, decidieron levantar un templo.

La reina tuvo el deseo de que la obra sirviera como panteón real. Desechada la idea, decide utilizar el nuevo edificio para dar morada a los hermanos franciscanos, que habían acudido a ella solicitando su ayuda.

La construcción del templo fue encargada al arquitecto Juan Guas y al escultor Egas Cueman.

En el austero exterior, unas cadenas colgaban de los parámetros del crucero del ábside, que fueron mandadas colgar por la reina Isabel, recuerdan la reconquista de territorios al sur de la Península a manos del rey Fernando, quien liberó de ellas a los Cristianos cautivos.

ITINERARIO COMPLETO

CÓMO LÁZARO SE ASENTÓ CON UN NOBLE, Y DE LAS COSAS QUE CON ÉL PASÓ

En mi camino hacia la cuidad de Toledo, paré un poco en el pueblo de Gerindote, donde me habían dicho los de la zona que había mucha gente de dar buenas limosnas.

Estaba yo en la plaza mayor del pueblo, con mi débil mano pidiendo algo de pan, cuando se me apresció una persona alta, mayor, pero muy bien vestida. Creíame yo que la suerte me había tocado cuando este se me acercó, y díjome:

- Mozo, necesito una persona joven que me ayude en casa. ¿Quieres venir a mi casa?

- Sepa Vuestra Merced -le respondí- que aquí tiene a un muchacho joven y fuerte que le ayudará en todo lo que necesite.

Así que marchando él a su casa, yo le seguí. Vivía muy cerca de la plaza en la cual estaba yo pidiendo limosna.

Llegamos a una puerta muy grande de color marrón, con una enorme cerradura. Sacó mi nuevo amo una llave del tamaño de la puerta y se abrió ante mi una mansión.

Nunca había visto tal casa. Tenía un salón como todas las casas en las que yo había estado. Tenía escaleras por todos lados, lo que hacía pensar que tenía más de un piso

“Dar gracias a Dios -decía yo paso entre mi- porque este abuelo me haya encontrado en este pueblo perdido de la mano de Dios.”

Empecé a trabajar nada más hube pisado esa morada. Y así llegó el momento de la cena, y le pregunté:

- Señor, es la hora de l cena y mis tripas ya no aguantan más sin comer. ¿Si es tan amable Vuestra Merced de darme algo de comer?

- Si, ves al armario que hay en la cocina y prepara dos platos de aquello que más te guste, que el apetito también me está atacando a mí.

Cuando me dijo esto, le pedí a Dios que viviría con este amo para siempre, ya que todo que le pedía me lo daba.

Al momento de ir a dormir, yo tenía mi propio cuarto, con una cama grande. Pero antes de echarme a la cama, me dijo:

-Siempre que oigas esta campana por las noches, será que necesitaré algo de ti, y querré que vengas a mi cama y me lo concedas.

Dijo esto y se marchó a su habitación, que estaba un poco más lejos de la mía.

No tardón ni media hora en que la campana sonara. Fui yo a su habitación para ver lo que él quería.

-Lázaro, el sueño no me quiere entrar, y mañana se prepara un día muy duro para los dos. Necesito un vaso de leche bien caliente para que me ayude a conciliar el sueño.

Dicho esto, bajé a la cocina y se lo preparé. Hecho esta labor me volví a echar a la cama.

La noche estaba ya bien entrada cuando de repente, la maldita campana volvió a sonar. Esta vez, el abuelo quería una manta más, ya que según él, la noche se avecinaba muy fría.

La campana volvió a sonar otras tres veces más, las cuales eran aun más para perder el tiempo.

Al día siguiente, el día amaneció muy soleado. Levantase mi amo de la cama, y me dio una lista de tareas que tenía que hacer.

-Quiero que a media mañana esté ya todo hecho.

Y diome una lista con más de diez cosas, entre las que estaban limpiar toda la casa, ir a comprar, hacer la comida…

Páreme a pensar, y arto de que el viejo loco me estuviese explotando, cogí su lista, un poco de comida sin que él se diera cuenta, y salí de aquel pueblo hacia la capital toledana.

Lázaro y su amo el ciego

"...abríame la boca más de su derecho y desatentadamente metía la nariz...."

Momento en el cual el escudero encuentra a Lázaro en la calle

Iglesia de Almorox

Castillo de Escalona

Castillo de Maqueda

Vista de la ciudad de Toledo

do

Edificio del Alcázar

Al fondo, la construcción de San Juan de los Reyes