Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Argumento y trama. Tratados

  • Enviado por: Ferrari Td
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

RESUMEN DE LA NOVELA

Tratado primero

Lazarillo cuenta la historia de su infancia: Nace en el río Tormes; a los ocho años, su padre fue acusado de robo y condenado a servir a un caballero que luchaba contra los moros, en aquella expedición, falleció. Él y su madre, Antona Pérez se fueron a vivir a la ciudad, donde ella se amancebaba con un negro, Zaide. Tuvieron un hijo, pero la felicidad duró poco, ya que Zaide fue capturado y azotado por robar. Más tarde, Antona encomienda Lázaro a un ciego como mozo. Éste es muy avaro, astuto y no le da suficiente comida al chico. Esto provoca que tenga que ingeniárselas para poder comer, lo que agudiza su astucia. Cuando se cansa de las burlas y los golpes del ciego, le hace chocar contra un poste y lo abandona.

Tratado segundo

Lázaro se encuentra con un clérigo en Maqueda y, como sabe ayudar a misa, éste lo acepta como ayudante. En este tratado, Lázaro pasa aún más hambre que en el anterior, a causa de la avaricia del clérigo, que guarda la comida bajo llave. Para poder comer algo, Lázaro consigue una copia de la llave. Cuando el hombre se entera, piensa que las responsables son las ratas. Cuando descubre que ha sido Lázaro, lo despide y lo echa fuera.

Tratado tercero

Después de quince días pidiendo limosna, Lázaro encuentra su tercer amo: un escudero de buena apariencia pero que, en realidad, es pobre y vive en una lóbrega casa. Para poder comer, Lázaro tiene que mendigar y dar parte de lo que recibe a su amo. Cuando se prohíben los mendigos en la ciudad, recibe ayuda de sus vecinas, hasta que el escudero consigue un real para comprar comida. Cuando los dueños de la casa vienen a cobrar el alquiler, el hombre desaparece y no vuelve más. Así es como Lázaro se queda otra vez sin amo.

Tratado cuarto

Las vecinas condujeron a Lázaro hasta el Fraile de la Merced, su próximo amo. A éste le gustaba hacer negocios seglares y visitar. Tanto caminaron Lázaro y el fraile, que en ocho días rompió su primer par de zapatos que éste le había regalado. Lázaro se cansó de andar tanto y de seguirlo, y lo abandonó.

Tratado quinto

En este tratado, Lázaro se encuentra con un buldero. Éste engañaba, junto al alguacil, a la gente, tratando de convencerla para que creyesen en sus ideales. Lázaro explica el “drama” que hacen para hacer creer a la gente en los milagros. Después de cuatro meses (padeciendo también muchas fatigas), Lázaro deja al buldero y continúa su camino.

Tratado sexto

Su siguiente amo es un pintor de panderos, con el que dura muy poco. El próximo es un capellán. Éste le da un asno y cuatro cántaros de agua para ir a venderla por la ciudad. Es así como Lázaro tiene su primer trabajo. Vive cuatro años en esta situación hasta que consigue ahorrar suficiente dinero para poder comprarse su primera espada y ropa usada. Después de haber subido el primer escalón para tener buena vida, Lázaro abandona al capellán y a su oficio.

Tratado séptimo

Después, Lázaro se asenta con un alguacil, pero lo abandona porque considera que es demasiado peligroso. Se casa con la criada del Arcipreste de San Salvador y ejerce el oficio de pregonero. Todo va muy bien hasta que oye rumores de que su esposa se acuesta con el Arcipreste y de quien tiene varios hijos, pero decide no escuchar estos rumores y seguir con su felicidad. Finalmente, Lázaro tiene estabilidad en la vida, y para él no hay nada mejor.

PREGUNTAS

.

Tratado I: Cuenta Lázaro su vida y cúyo hijo fue.

1_ Lázaro va a ser resultado de dos condicionamientos. Por un lado, su sangre innoble; por otro, la miseria de su educación. Según los prejuicios de la sociedad tradicional, ningún mal nacido podía aspirar a mejorar suerte. ¿Qué circunstancias familiares lo condicionan para la desgracia?

Lazarillo de Tormes es un personaje desgraciado por diferentes motivos:

- Viene de una familia sencilla: el padre trabajaba como molinero en una

molienda situada en la ribera del río Tormes.

  • Su padre muere después de ser acusado de robo y obligado a servir a un caballero que lucha contra los moros (esto implica deshonor para la familia).

  • Es hijo de una mujer viuda: En esta época, las mujeres no tenían un reconocimiento social como el de ahora, por lo que necesitaban un hombre a su lado para tener un estatus social respetable. Cuando se trasladan a la ciudad, se amanceba con un negro para poder dar un cierto bienestar a su familia.

  • Zaide es acusado de robo y azotado: Además del hecho deshonroso y mal visto en esa época de amancebarse con un negro, éste es acusado de robo, lo que atorga a la familia un honor menor aún.

  • Tiene un hermano mulato: Comprobación de que su madre se amancebaba con un negro.

  • La madre trabaja de sirvienta en el Mesón Solana, donde viven sus amos.

2_ Contados sus antecedentes familiares, el muchacho entra a servir a un ciego: comienza su “educación”. Precisamente con una burla cruel. ¿En qué consiste? ¿Cómo influye en el carácter de Lázaro?

El ciego manda a Lázaro acercarse a una estatua de un animal de piedra parecido a un toro y, una vez allí, le dice que, si acerca su oído a la piedra del animal, oirá un gran ruido dentro de él. Cuando el muchacho pega su oído a la piedra, el hombre le propina un gran golpe en la cabeza, el dolor del cual le dura tres días. El hombre le dice que tiene que aprender, ya que el mozo de un ciego tiene que saber más que el diablo y ser muy astuto.

La burla que el ciego hace a Lázaro influye mucho en él que, hasta ahora, estaba inmerso en el mundo de la simpleza y la inocencia propio de los niños. Es en este momento cuando Lázaro se da cuenta de que el ciego tiene razón y que más le vale empezar a avivar el ojo, a ser astuto y sagaz, pues está en el mundo y tiene que aprender cómo ingeniárselas para ganarse el pan del día y poder sobrevivir en esta vida tan difícil. A partir de la burla del ciego, Lázaro empieza a aprender y a inventarse todos los trucos necesarios para conseguir lo que quiere, hasta el punto de que se ingenia distintos mecanismos para robarle comida y vino al ciego sin que éste se dé cuenta.

3_ Léase el fragmento: “Yo como estaba hecho al vino, moría por él, y viendo que aquel remedio de la paja (…) Cuando el pobreto iba a beber, no hallaba nada”. En este pasaje, el protagonista quiere mostrar su astucia: es ya un aprendiz muy aventajado.

  • Va adquiriendo vicios. ¿A cuál se refiere aquí, y como se pondera la inclinación de Lázaro?

En este capítulo, el vicio que Lazarillo adquiere es el de beber el vino de su amo.

La afición de Lázaro por el vino es tan grande que, cuando su amo se da cuenta de que le roba el vino, utiliza su astucia y sagacidad para conseguir su objetivo: beber sin que su amo denote la falta de éste.

Cuando el ciego se da cuenta de que el muchacho bebe su vino y lo mantiene siempre asido para mantenerlo a salvo, el muchacho construye una larga paja de centeno para continuar satisfaciendo su sed. Pero su mayor demostración de astucia referente al vino es cuando el hombre asenta su jarra entre las piernas: Lázaro hace un agujero en el suelo de la jarra que, al estar cerca de la lumbre donde se calienta Lázaro (entre las piernas del ciego) y deshacerse, deja brotar una fuentecilla que va desde la jarra hasta la boca del astuto muchacho.

  • La sutileza del ingenio del muchacho aparece clara merced a ciertos adjetivos, adverbios, diminutivos y verbos. Señálense.

  • si con mi sotileza y buenas mañas no me supiera remediar, muchas veces me finara de hambre”.

  • “muy de presto”.

  • “le hacía burlas endiabladas”.

  • “ acordé (…) hacerle una fuentecilla y agujero sotil y delicadamente (…) fingiendo haber frío entrábame entre las piernas del triste ciego”.

  • Lázaro, a quien todo hasta ahora va saliendo bien, experimenta una cierta superioridad sobre el ciego. ¿Cómo se expresa lingüísticamente?

Lázaro llama “TRISTE amo” al ciego cuando éste se pone entre las piernas del hombre i le roba el vino. También se ve esta superioridad de Lázaro sobre su amo en el momento en que dice “Cuando el POBRETO iba a beber, no hallaba nada”, ya que se apiada del hombre y en cierto modo siente pena por él, por el hecho de no darse cuenta del robo de su vino y no hallar nada en la jarra. Por este motivo utiliza las palabras “pobreto” y “triste”

  • Sin embargo, el episodio de las uvas no es una burla despiadada. Sirve para mostrar que, pese a todo, el ciego sigue siendo más listo que su criado, ¿Reconoce Lázaro su ingenio?

Cuando el ciego explica a Lázaro que ha descubierto que lo engañaba porque el chico no decía nada cuando él comía las uvas de dos en dos; el muchacho, aunque mochacho, sí reconoce la consideración del ciego y la sagacidad de éste en su procedimiento para descubrir su mentira. Y lo dice así: “Reíme entre mí, y aunque mochacho, noté mucho la discreta consideración del ciego”.

Tratado II: Cómo Lázaro se asentó con un clérigo, y de las cosas que con él

pasó.

1_ En este tratado se alude explícitamente al ciego varias veces; ¿en qué momentos y para qué, recordando que los tres primeros capítulos muestran una gradación ascendente en el tema del hambre?

En este tratado, se alude explícitamente al ciego amos de Lázaro cuatro veces:

La primera vez que Lazarillo habla del ciego en este tratado, dice lo siguiente: “Yo dije que sí, como era verdad, que aunque maltratado, mil cosas buenas me mostró el pecador del ciego, y una de ellas fue esta”. En este fragmento, Lázaro nos dice que aprendió muchas cosas mientras estaba en manos del ciego, y una de ellas fue la de ayudar a misa. Esta cualidad es lo que hace que el clérigo lo acepte como criado. El chico, a su manera, se lo agradece al viejo ciego.

La segunda vez, alude al ciego para decir que éste era una persona muy generosa en comparación con el clérigo, su nuevo amo, que guarda la comida cerrada bajo llave en un baúl. El muchacho lo expresa así: “Escapé del trueno y di en el relámpago, porque era el ciego para con este un Alejandro Magno, con ser la misma avaricia, como he contado”.

La tercera es cuando Lázaro dice: “y aunque lo hubiera, no podía cegalle, como hacía el Dios perdone (si de aquella calabazada feneció), que todavía, aunque astuto, con faltalle aquel preciado sentido, no me sentía, mas estroto, ninguno hay que tan aguda vista tuviese como él tenía”. Con estas palabras, Lazarillo se queja de que con el clérigo, aunque era muy astuto , en algunas ocasiones no se daba cuenta te lo que él robaba y de lo que hacía y, así, no pasaba tanta hambre. Pero con el nuevo amo no puede usar su astucia y “sus mañas” porque guarda celosamente la comida en un baúl cerrado con llave. Además, el clérigo siempre está vigilando todo lo que hace el muchacho, cosa que provoca que el chico pase todavía más hambre que con el amo anterior.

La cuarta vez que Lazarillo alude al ciego, lo hace con estas palabras: “ Porque ya, desde que viví con el ciego, le tenía tan hecha bolsa, que me acaeció tener en ella doce o quince maravedís, todo en medias blancas, sin que estorbasen el comer, porque de otra manera no era señor de una blanca, que el maldito ciego no cayese con ella, no dejando costura ni remiendo que no me buscaba muy a menudo”.

Lázaro alude al ciego, para explicar por qué estaba acostumbrado a llevar cosas en la boca, sin que le molestasen para comer y sin que fueran descubiertas, ya que con su segundo amo tiene que hacer lo mismo: esconderse la llave en la boca para que el clérigo no la descubriese

2_ ¿Qué rasgos configuran la avaricia del clérigo?

  • Guarda la comida en un arcaz viejo, cerrada bajo llave.

  • No hay nada de comida en toda la casa y cuando Lázaro va a coger su ración, le deja ir, no sin cierta reticencia.

  • Sólo da una razón de cebollas cada cuatro días a su criado Lázaro, por lo que “lo mata de hambre”.

  • Sólo deja comer a su criado lo que él desprecia (los ojos, los sesos, el pan comido por las ratas, etc.)

  • No deja a Lázaro el vino (ni la comida), porque que dice:“los sacerdotes han de ser muy templados en su comer y beber y por esto no me desmando como otros”. Aunque está mintiendo, ya que en cofradías y mortuorios, bebe y come tanto como quiere.

Tratado III: Cómo Lázaro se asentó con un escudero, y de lo que le aconteció con él.

1_ Al comienzo, a Lázaro le engañan las apariencias; ¿Cómo? ¿De qué manera se va engañando a sí mismo?

Lázaro, al ver al escudero por la calle, le parece que ésta es la persona que está buscando, una persona “con razonable vestido, bien peinado, su paso y compás en orden (...) y también que, según su habito y continente, ser el que yo había menester”. A Lázaro le parece una persona con dinero y de buena familia por sus apariencias: su ropa, su cabello peinado, su manera de andar y de hacer y sus aires de “grandeza”.

Lázaro aún se engaña a sí mismo más, cuando el hombre pasa por delante de las plazas sin comprar nada y el pobre muchacho piensa que es porque no le parece suficiente calidad (“mas muy a tendido paso pasaba por estas cosas. `Por ventura no lo ve aquí a su contento -decía yo- y querrá que lo compremos en otro cabo' ”). También continúa teniendo una idea falsa de su nuevo amo cuando piensa que no compran nada porque la comida ya estará preparada cuando lleguen a casa: “Bien consideré que debía ser hombre, mi nuevo amo, que se proveía en junto, y que ya la comida estaría a punto tal y como yo la deseaba y aun la había menester.”

2_ El hidalgo se preocupa por Lázaro en su primera conversación. ¿Influirá ello en el comportamiento posterior del muchacho?

“ - Tú, mozo, ¿has comido?

- No, señor -dije yo-, que aún no eran dadas las ocho cuando con vuestra merced encontré.

- Pues, aunque de mañana, yo había almorzado, y cuando ansí como algo, hagote saber que hasta la noche me estoy ansi. Por eso, pasate como pudieres, que después cenaremos.”

En su primera conversación, el hidalgo se preocupa por Lázaro preguntándole si ha comido ya o no, ya que sabe qué es estar en esta situación. El chico se da cuenta de que no le puede dar de comer porque no tiene qué comer y acaba cogiéndole afecto porque lo trata bien, se preocupa por él y comparte lo poco que tiene (la poca comida que consigue, su cama y su casa). Esto provoca que Lázaro comparta con su amo la comida que consigue pidiendo limosna y que, así, sea el mozo quien mantenga al amo la mayor parte del tiempo.

3_Lázaro actúa exteriormente con obediencia que no ofenda al amo; pero ¿conoce de qué pie cojea este? ¿En qué lo demuestra?

Lázaro se da cuenta que el escudero le está mintiendo ("¡Bien te he entendido! -dije yo entre mí- ¡maldita tanta medicina y bondad como aquestos mis amos que yo hallo hallan en la hambre!") y que, en realidad, el hombre está hambriento y no ha almorzado, como él afirma haber hecho. Se da cuenta de que, cuando él saca el pan que le había quedado de pedir limosna, el escudero ansía comer un trozo. Lazarillo lo expresa así: “Y como le sentí de qué pie coxqueaba, dime priesa, porque le vi en disposición, si acababa antes que yo, se comediría a ayudarme a lo que me quedase”.

Tratado IV: Cómo Lázaro se asentó con un fraile de la Merced, y de lo que le aconteció con él.

1_ El tema del hambre, tan sabiamente graduado, ha terminado. Aquí aparece de nuevo la crítica al clero. ¿Cuáles son las acusaciones?

En este tratado, mediante el personaje del fraile de la Merced, se critican varias características del clero de esa época (especialmente de la orden de los mercedarios, que fue denunciada por su comportamiento escasamente evangélico en el Nuevo mundo):

  • “Gran enemigo del coro y de comer en el convento, perdido por andar fuera”: Crítica del hecho de que los frailes no estaban el suficiente tiempo en el convento. Simboliza la poca dedicación del clero a Dios, ocupando su tiempo en otras actividades menos devotas e impropias de su condición.

  • amicísimo de negocios seglares: El clero se dedicaba a cosas que muchas veces iban en contra de los dictados de la religión, seguramente para conseguir dinero o cometer otros actos corruptos..

  • y visitar: Crítica de la conducta impropia de los clérigos de mantener relaciones sexuales con prostitutas, y crítica de la promiscuidad.

Tratado V: Cómo Lázaro se asentó con un buldero, y de las cosas que con él pasó.

1_ Este tratado es el menos “Lazarillesco” del libro. Lázaro no es su protagonista. ¿A qué se limita?

En este tratado, Lázaro pierde el protagonismo y pasa a ser, solamente, el narrador de las historias del buldero y el alguacil para poder vender bulas.

2_ Resume el argumento.

Lázaro nos cuenta cómo es su quinto amo y cómo se gana la vida. Nos cuenta que el buldero, juntamente con el alguacil, hacen “teatro” y dan sermones en las iglesias para hacer creer a la gente lo que ellos quieren, (los engañan) para, así, poder venderles bulas.

Tratado VI: Cómo Lázaro se asentó con un capellán, y lo que con él pasó.

1_ ¿Qué se relata en él? Cuatro años tardó Lázaro en ahorrar dinero para comprarse aquellas miserias. ¿Era justo el trato que hizo con el clérigo? Realmente, ¿logró vestirse con hábito de hombre de bien?

En este tratado se relata su breve estancia siendo el mozo de pintor de panderos; cómo Lázaro consigue, más tarde, su primer trabajo al lado del capellán y cómo sube su primer escalón hacia la buena vida.

El trato (que consistía en pagarle treinta maravedís al clérigo cada día, de todo lo ganado y, además, no pagarle nada los sábados) era bastante justo. En mi opinión, el clérigo, además de darle un burro y cuatro cántaros, le había dado la oportunidad de tener un oficio, valerse por sí mismo, ahorrar dinero y poder ser “un hombre de bien” en el futuro. A cambio de todo esto, yo encuentro justo el hecho de que Lázaro le dé un dinero como compensación, aunque quizás la cantidad fuese un tanto excesiva.

Lazarillo, con todo lo que había ahorrado durante esos cuatro años, consiguió comprarse ropas más o menos dignas (ropa vieja) y su primera espada (una espada “de las viejas primeras de Cuellar”), que simbolizaba, para el muchacho, que era ya un hombre respetable. Pero yo creo que, aunque fuese un primer paso para conseguir su objetivo, aún no había logrado vestirse con hábito de hombre de bien; aún le faltaba bastante trabajo para poder ganar suficiente dinero para poder ser considerado un hombre respetable, que hace el bien y que hace su trabajo tan bien como puede.

Tratado VII: Cómo Lázaro alguacil, y de lo que le acaeció con él.

1_ Como pregonero, Lázaro tenía que acompañar a los delincuentes sacados a vergüenza pública, leyendo en voz alta sus delitos. De su padre, dice en el Tratato I, que robaba harina “por lo cual fue preso y confesó e no negó y padeció persecución por justicia”. ¿Habrá alguna relación, entre ambos hechos, que dé a entender que Lázaro ha ascendido poco en la escala social?

El hecho de que su padre fuese un ladrón, un delincuente, y que Lázaro tenga como oficio el de leer en voz alta los crímenes de éstos, nos da a suponer que Lázaro ha ascendido un poco en la escala social, pero que continúa tratando con el mismo tipo de gente y con los mismos problemas que cuando era joven.

2_ De igual manera, La madre de Lázaro, en el Tratado I, al enviudar, “determinó arrimarse a los buenos para ser uno de ellos”; decidida a ello, se pone a servir y se amanceba con el negro. En el Tratado VII, el hijo, a pesar de las murmuraciones que su matrimonio suscita, contesta a las torpes advertencias del arcipreste: “Señor (…) yo determiné de arrimarme a los buenos”. De igual modo, que las suertes del padre y del hijo son paralelas, ¿puede establecerse algún paralelismo entre las de éste y de Antona Pérez?

Como Antona Pérez, Lázaro de Tormes también ha tenido que luchar y sufrir para conseguir sobrevivir, tener algún lugar en la sociedad y poder ganarse la vida de una manera respetable. Antona Pérez decide “arrimarse a los buenos por ser uno de ellos” y, con la intención de seguir adelante de una manera legal y correcta, se va a vivir a la ciudad para poder ganar dinero (sin el respaldo de un marido al lado). Mientras que Lázaro, para “arrimarse a los buenos”, decide no hacer caso de las malas lenguas y seguir con su ahora respetable vida, junto a su mujer, dejándola hacer lo que quiera.

3_ A pesar de que Lázaro las niega, al lector no le cabe duda de que las murmuraciones son ciertas. Muéstrese la habilidad con que, en este punto procede el anónimo autor.

Mas malas lenguas, que nunca faltaron ni faltarán, no nos dejan vivir, diciendo no sé que, y si sé que, de que ven a mi mujer irle a hacer la cama y guisalle de comer. Y mejor les ayude Dios que ellos dicen la verdad.”

En este fragmento, Lázaro nos dice, aunque sin admitirlo directamente, que su mujer le hace los cuernos con el Arcipreste. El autor nos hace saber que las malas lenguas dicen la verdad cuando Lázaro dice: “…diciendo no sé que, y si sé que (…) y mejor les ayude Dios que dicen la verdad.”

PREGUNTAS

- Resumen………………………………………………………………………

1

- Tratado primero: Cuenta Lázaro su vida, y cuyo hijo fue……………….

2

- Tratado segundo: Cómo Lázaro se asentó con un clérigo, y de las

cosas que con él pasó………………………………………………………..

4

- Tratado tercero: Cómo Lázaro se asentó con un escudero, y de lo

que le aconteció con él………………………………………………………..

6

- Tratado cuarto: Cómo Lázaro se asentó con un fraile de la Merced, y de lo que le aconteció con él…………………………………………………

7

- Tratado quinto: Cómo Lázaro se asentó con un buldero, y de las cosas que con él pasó………………………………………………………...

7

- Tratado sexto: Cómo Lázaro se asentó con un capellán, y lo que

con él pasó……………………………………………………………………..

8

- Tratado séptimo:Cómo Lázaro alguacil, y de lo que le acaeció con él...

8

10