Lazarillo de Tormes

Literatura española renacentista. Humanismo literario. Novela picaresca. Argumento

  • Enviado por: Bady
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Escritor
CCC
¿Te has visto en la necesidad de contar algo por escrito y no has encontrado las palabras adecuadas? ¿O no has sabido...
Solicita InformaciÓn

Técnicas y Análisis de Textos Medievales: la Formación de los Géneros Narrativos
UNED
El curso girará en torno al análisis de los textos medievales en el proceso de construcción de los géneros o...
Solicita InformaciÓn

publicidad

RESUMEN DEL TRATADO TERCERO DEL LAZARILLO DE TORMES

  • CÓMO LÁZARO SE ASENTÓ CON UN ESCUDERO Y LO QUE LE SUCEDIÓ CON ÉL

Cuando Lázaro se marchó de la casa del clérigo, llegó a Toledo. Allí se le curó su herida y pasó unos días pudiendo comer gracias a las limosnas que le daban, pero cuando ya estuvo sano, la gente le decía que se buscara un amo. Un buen día Lázaro se encontró con un escudero que le ofreció ser su muchacho y él acepto. El primer día fue con él y pasearon por el mercado aunque no compraron nada y, al llegar a casa del escudero, éste le empezó a preguntar cosas, y Lázaro vio llegar la hora de comer y no había comida, así que se puso a comer panes de los que le habían dado en días anteriores. Según este escudero, no comer mucho era de hombres de bien, aunque él, al ver comer a Lázaro, le entró hambre y compartieron la comida. Así que aquel día no comieron nada más que lo que Lázaro tenía. Cuando Lázaro vio aquella casa sin muebles, con aquella cama hecha de cañas y el pie del que cojeaba el escudero, se lamentó de su mala suerte que siempre le llevaba a encontrarse con amos pobres.

Al día siguiente el escudero le mostró a Lázaro su única y gran posesión: su espada; y después se fue dejando a Lázaro con las pocas tareas que debía hacer. Cuando el Lazarillo fue a llenar la jarra de agua al río, vio a su amo con dos prostitutas, las cuales, al ver que el escudero no les podría pagar, lo dejaron. Lázaro volvió a casa y al ver llegar las dos se marchó a pedir por las casas algo de comer. Cuando regresó, allí estaba su amo, que le dijo que él ya había comido; así que volvió a pasar lo mismo que el día anterior, Lázaro tuvo que compartir su comida con el pobre escudero, que decía que de lo bien que comía Lázaro le había entrado hambre. Y, de esta manera, estuvieron ocho días. Más tarde, el Ayuntamiento acordó que todos los pobres extranjeros se fuesen de la ciudad y que si encontraban les castigarían azotándoles, con lo cual estuvieron dos o tres días sin comer; Lázaro pudo mantenerse gracias a unas vecinas que le daban algo, pero su amo estuvo casi ocho días sin llevarse bocado. Un día llegó el escudero con un real y se lo dio a Lázaro para que fuese a comprar algo al mercado para comer aquél día; y así lo hizo él. Cogió la jarra y el real y subió la calle arriba pero de improviso le vino al encuentro un muerto acompañado de clérigos y gente, Lázaro les dejó paso y vio a una mujer vestida de luto que debía ser la viuda llorando y diciendo que a su marido se lo llevaban a la casa lóbrega y oscura donde nunca comían ni bebían; Lázaro al oír esto se asustó creyendo que se llevaban el muerto a su casa y corrió hacía allí a cerrar ventanas y puertas, buscando la ayuda de su amo y defendiendo al entrada. Cuando Lázaro le explicó a su amo lo que le pasaba, éste se rió y, después de decirle que no traerían allí el muerto, mandó al muchacho a comprar. Aquél acontecimiento lo recordaron durante varios días y cada vez que al escudero le venía a la cabeza, le entraban enormes ganas de reír.

Un día el escudero le explicó a Lázaro el motivo de su venida a Toledo y le explicó cuales eran sus pertenencias, y estando en esto entraron a la casa un hombre pidiéndole el alquiler de la casa y una vieja pidiéndole el de la cama. El escudero les dijo como excusa que tenía una moneda muy grande y que debía irla a cambiar, con lo cual les daría el dinero a la tarde, pero aunque a la tarde volvieron, fue demasiado tarde, porque el escudero se marchó sin pagar y dejando solo a Lázaro. A la mañana siguiente volvieron y acusaron a Lázaro, que estaba con sus vecinas, de saber el paradero de su amo, pero después de explicarles lo que sabía de él lo dejaron en paz. Así es cómo Lázaro perdió a su tercer amo, el escudero que lo abandonó.

  • Analiza el conflicto entre el ser y el parecer, la realidad y las apariencias, presente en este capítulo.

Las personas pueden ser de una manera y aparentar otra, es decir, que gracias a la imagen, se puede parecer lo que no se es. Esto es lo que sucede en este capítulo, en el cual se observa esta gran diferencia, mientras Lázaro es la expresión de la realidad, el escudero intenta guardar las apariencias y el honor, para que la gente no sepa que en realidad pasa necesidades. Esto se observa en el modo de vida de cada uno, a Lázaro no le importa pedir a la gente, ni le importa la ropa que lleve, ni tampoco lo que la gente piense de él, tiene como mayor importancia la necesidad de comer y no se fija en su aspecto exterior; el escudero es todo lo contrario, pertenece a la nobleza y por lo tanto no puede servir, pero como no tiene grandes riquezas, le cuesta subsistir y es igual de pobre que Lázaro. El escudero le da mucha importancia a su imagen, es un hombre bien vestido, limpio, que camina erguido y, que aunque no coma, parece que siempre este lleno y que haya degustado riquísimos manjares.

RESUMEN DEL TRATADO SÉPTIMO DEL LAZARILLO DE TORMES

  • CÓMO LÁZARO SE ASENTÓ CON UN ALGUACIL Y LO QUE LE SUCEDIÓ CON ÉL

Después del Capellán se asentó con un alguacil con el que poco vivió porque el oficio le parecía peligroso. Más tarde encontró otro amo, el arcipreste de San Salvador que le proporcionó un empleo público, era el pregonero de los vinos y también acompañaba a los que habían incumplido la justicia y declaraba a voces sus delitos. Se hizo muy famoso en la ciudad y todos le pedían consejo. El arcipreste procuró casarle con una criada suya; les hizo alquilar una casa cerca de la suya y siempre les daba comida y ropa usada, y los días festivos comían en su casa. Las malas lenguas decían a Lázaro que su mujer le ponía los cuernos, aunque él no se lo creía, se acordaba de lo que el ciego le dijo: “los cuernos te harán pasar malas noches”. Un día el alguacil los reunió a los dos y le dijo a Lázaro que no se creyera esas cosas, que su mujer entraba en su casa con mucha honra. Él le dijo que le creía pero que había gente que le había dicho que su mujer, antes de casarse con él, ya había parido tres veces. Al oír esto la muchacha se puso a llorar y a maldecir al alguacil por haberla casado con Lázaro, él y el arcipreste la consolaron y Lázaro le prometió no hablar más de aquello y le dijo que entrara y saliera cuando quisiera, así los tres quedaron conformes. Cuando la gente le quería hablar de aquél tema, Lázaro les cortaba y les avisaba que quién dijera algo malo de su mujer se mataría con él. Esto fue el mismo año que entró el Emperador a Toledo y tuvo Cortes allí. En este tiempo Lázaro estaba en su prosperidad y cumbre de buena fortuna.

  • ¿Hay anticlericalismo en este fragmento? ¿Cuántos amos eclesiásticos tuvo Lázaro?

Hay una crítica a la iglesia en toda la novela. En este fragmento, al igual que en otros, hay anticlericalismo. En concreto en este tratado se critica al poder de la iglesia, que bajo el manto de su santidad esconde sus defectos. El arcipreste no era un hombre orador ni casto, todo lo contrario, se iba de fiesta y mantenía relaciones íntimas con sus criadas. También se critica la posesión de la iglesia, mientras la mayoría de la población era pobre, los miembros de la iglesia llevaban una buena vida y llena de abundancia y, por supuesto, como abusaban de su poder con los pobres como Lázaro.

Lázaro tuvo cinco amos eclesiásticos: un clérigo, un fraile, un buldero, un capellán y un arcipreste.

  • ¿Es el Lazarillo una novela itinerante?

El Lazarillo es una novela itinerante que traza un recorrido, durante el cual se produce la formación del pícaro. Sigue una ruta desde Tejares, en Salamanca; de donde procedían sus padres y donde tuvo lugar su nacimiento, en el río Tormes, hasta Toledo, pasando por Almorox, Escalona y Maqueda, un pueblo toledano.

  • El viaje recorrido por Lazarillo ¿es un recorrido geográfico o moral? ¿Es ambos procesos a la vez?

El viaje recorrido por Lazarillo es geográfico y moral a la vez. Es un recorrido geográfico porque explica los lugares por los cuales pasa Lázaro desde su nacimiento en Salamanca, lugar donde pasó grandes necesidades, hasta Toledo, donde alcanzará su bienestar económico. Pero también su recorrido es moral porque durante esta etapa se produce la formación del pícaro, que pasa de ser un niño inocente a un hombre inmoral que se rebaja delante del poder del arcipreste.

COMENTARIO DE LA PELÍCULA

En la película del Lazarillo de Tormes se observan diversas diferencias con el libro. El orden de la película no es el orden lógico del libro, puesto que ésta empieza explicando lo que le sucedió con el fraile, después lo del arcipreste y dentro de éste explica su niñez como si fuera un recuerdo. Además, hay escenas que en el libro no aparecen, pues se censuraron durante la inquisición; como por ejemplo lo que le sucedió con el fraile que intentó acostarse con él. Se dice que Lázaro quería elegir a su mujer y que quería que fuera una muchacha de la cual estaba enamorado, que será después la esposa, cuando en el libro dice que la mujer se la eligió tan sólo el arcipreste. También aparece otro personaje inexistente en el libro, Pedro Machuca (Rincón) que pertenece a otra novela y que será un pícaro posterior. Y toda la película se basa en la explicación de Lázaro a un tribunal de justicia, nombrándolo “Vuestra Merced”, que en realidad en el libro deja entre ver que puede ser una versión, pero no especifica que sea ésta.

OPINIÓN PERSONAL

La obra del Lazarillo de Tormes me ha parecido divertida y entretenida. Me ha gustado y me ha sido fácil de leer porque, al estar escrita en prosa y no en verso, se hacía más amena y sencilla la lectura. El Lazarillo de Tormes es una novela picaresca, estilo que apareció en el renacimiento y que se podría decir que se inició gracias al Lazarillo. El protagonista es un pícaro, un muchacho de origen humilde, astuto y marginado de la sociedad. Es un personaje redondo, porque a lo largo de la historia va evolucionando, ya que comienza siendo un niño inocente al que van educando hasta convertirse en un hombre el cual se vale ya de sí mismo, y al final acaba adaptado al medro social y la deshonra. Esto está presente en toda la novela. Lazarillo nació dentro de una familia pobre; su padre murió en una armada contra moros y su padrastro fue encarcelado. Con esto, su madre no tenía dinero para criarlo, por eso se lo entrega al ciego. Además del ciego, tiene otros amos a los que engaña y roba con astucia para conseguir sobrevivir y apaciguar el hambre. La figura del pícaro corresponde al antihéroe, es una persona con pocos valores morales que lucha para conseguir su beneficio por todos los medios. Esto se demuestra en la forma de ser de Lázaro, no tiene una apariencia, todo lo contrario, se basa en la realidad y, aunque las cosas que haga no estén bien vistas, si con ello consigue lo que quiere, lo hace. El narrador es autobiográfico, es decir, que es un narrador que cuenta la historia en primera persona y, además, hay unas invocaciones o llamadas de atención del narrador: “Vea usted, Vuestra Merced”. Puede que intentando llamar la atención del lector, o bien, como se ha planteado en otra hipótesis, hablando con un tribunal de justicia. La finalidad de esta obra es criticar a la sociedad del momento que se hace mediante la crítica a los amos de Lázaro. Puede observarse el odio de Lázaro al ciego y especialmente al clérigo, los cuales le hacían pasar hambre y además lo castigaban continuamente; por otra parte, también se ve la compasión del Lazarillo por su tercer amo, el escudero, el cual vive en la miseria y aún así sigue manteniendo su imagen de noble caballero; y especialmente, hay una crítica a la iglesia, acusando sus mentiras y engaños, como puede verse en la relación con el fraile, que intenta aprovecharse de Lázaro y que lleva una vida no propia de castidad, también en la relación con el buldero, que mediante el engaño y la mentira consigue que la gente le compre las bulas, y puede apreciarse especialmente en la crítica a su séptimo amo, el arcipreste, el cual lleva una vida impropia para la iglesia, pero como es una persona tan importante y influyente, puede hacer lo que quiera. El estilo es fundamentalmente humorístico, combina la parodia y la ironía con el sarcasmo. Está escrita con un lenguaje sencillo, el que utilizaba el pueblo llano, de acuerdo con la condición social. Utiliza dichos y refranes populares.

El Lazarillo explica el transcurso de la formación del pícaro, desde su nacimiento en una familia humilde, en la cual ha muerto el padre y el padrastro ha sido desterrado, con la cual cosa la madre se queda sola y, al no poder criar a su hijo, se lo entrega al ciego para que lo cuide; hasta su asentamiento en la ciudad de Toledo, en la cual consigue su placer material y su bienestar social y económico, perdiendo su moral y su honor. Explica la convivencia con sus distintos amos. Después del sufrimiento pasado con el ciego se asienta con un clérigo, el cual se lo hace pasar aún peor que el anterior. Más tarde, es acogido como criado por un escudero, con el que aún pasa más hambre ya que, aunque éste es mejor que los otros respecto al trato que le da, es más o igual de pobre que Lázaro y al final, aunque quiera guardar las apariencias, se acaba demostrando su verdadera realidad. A continuación, se asienta con un fraile el cual no era aficionado a la vida de la iglesia, con el que dura poco tiempo y después con un buldero, que utilizaba su astucia para engañar a la gente y que le compraran las bulas, con el cual tampoco paso demasiado tiempo. Después de esto se instaló con un capellán que le ofreció trabajar como vendedor de agua y así ascendió su importancia social, estuvo cuatro años con él hasta que se cansó. Estuvo también con un alguacil al que dejó por parecerle peligroso el oficio. Y finalmente, se asentó con su último amo, el arcipreste de San Salvador, el cual le ofreció un buen trabajo de pregonero de vinos y más tarde de pregonero de la justicia y fue entonces cuando Lázaro se convirtió en un hombre de bien y consiguió su bienestar, tuvo una casa y una mujer, aunque así se convirtiera en un hombre inmoral y sin honor.

Desde mi punto de vista es una obra didáctica y crítica, que te enseña como era la sociedad de la época del renacimiento. En toda la obra hay humor. Es un humor a veces un poco sarcástico, especialmente cuando Lázaro cuenta los castigos y sufrimientos que le hacían pasar sus amos, pero a la vez es irónico. Es una novela que, aunque esté escrita en castellano antiguo, se entiende fácilmente gracias a los pies de página. A mi me ha gustado y creo que esos capítulos censurados por la inquisición tendrían que poderse leer también, aunque tal vez, la información que en ellos habría sería demasiado destructiva para la iglesia. En todo caso, creo que es normal que su autor quisiera permanecer en el anonimato, ya que sus críticas y acusaciones, incluso siendo duras, seguramente serían reales. Esperemos que algún día se revele el secreto, hasta entonces veamos lo que nos deparará después del Lazarillo la novela picaresca.