Lazarillo de tormes

Literatura española. Siglo de Oro español. Novela picaresca. Narrativa. XVI. Argumento. Personajes. Temas. Estructura

  • Enviado por: Pizco Pan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

  • ARGUMENTO.

  • Un muchacho, de nombre Lázaro de Tormes, perteneciente a la clase social más baja, nos cuenta de modo autobiográfico su vida, comenzando por su nacimiento cerca del río Tormes.

    Es un muchacho huérfano de padre y su madre se fue a la ciudad y conoció a un hombre de color. Tuvo un hermanito llamado Zaide, y al cabo de un tiempo descubrieron que el padrastro de Lázaro era un ladrón. Entonces separaron a la familia y la madre encomendó a Lázaro a un ciego para hacerle de guía.

    Tuvo diversos amos y cada vez que dejaba a uno tenía que mendigar por las calles hasta encontrar otro amo. De cada uno de ellos aprendió unas lecciones que le hicieron convertirse con los años en un buen hombre. Y finalmente se casó con la criada de su señor, la cual no le era muy fiel ya que se acostaba con el señor, el arcipreste de San Salvador.

  • AUTOR.

  • Es anónimo, esto quiere decir, quien lo escribió no firmó el libro.

    Seguramente no lo firmó porque en este libro, se critica mucho a los nobles, ricos y clero, así que el escritor, se podía meter en líos.

    No pienso que la renuncia a consignar su nombre, si fue voluntaria, constituyera un excepcional sacrificio del autor en provecho de la integridad artística de la obra, porque el anonimato era corriente en libros castellanos de entretenimiento y piedad.

    Uno de los posibles de los candidatos a la paternidad del Lazarillo de Tormes era fray Juan de Ortega, que fue propuesto en 1605 por un hermano de hábito, fray Jose de Sigüenza: “Dicen que siendo estudiante en Salamanca, mancebo, como tenía un ingenio tan galán y fresco, hizo aquel librillo que anda por ahí, llamado Lazarillo de Tormes, mostrando en un sujeto tan humilde la propiedad de la lengua castellana y el decoro de las personas que introduce con tal singularidad artificio y donaire, que merece ser leído de los que tienen buen gusto. El indicio de esto fue haberle hallado el borrador en la celda, de su propia mano escrito.

    Como el relato adopta forma autobiográfica, hay críticos que han supuesto que el Lazarillo se trata de una historia real, y han atribuido su autoría al pregonero toledano Lope de Rueda.

    Otros han propugnado su autoría a Juan de Valdés, Sebastián de Horozco, el humanista Juan de Rúa, Hernán Nuñez de Toledo...

    Aún así todas estas suposiciones no pasan de ser conjeturas por lo que hoy seguimos desconociendo quién fue el verdadero autor del Lazarillo de Tormes.

    El mismo problema plantea la fecha de composición; en primer lugar se dice que el padre de Lázaro murió en la batalla de Gelves, por lo que podría tratarse de la acometida en 1510, aunque también hubo otra en 1520. En segundo lugar se celebran Cortes en Toledo: pueden ser las de 1525 o las de 1539.

    Sin embargo, estas referencias hay que recibirlas con un cierto escepticismo, ya que pueden haber sido utilizadas por el autor como un simple mecanismo para dar verosimilitud a la obra.

  • LOS PERSONAJES.

  • A lo largo de la obra van surgiendo distintos personajes. En cada tratado suelen aparecer entre uno o dos personajes principales, siempre contando con Lázaro. Se nos presenta una galería de distintos tipos humanos, de rasgos genéricos y típicos, pero dotados de una individualidad y de unas características que han permitido que algunos de ellos haya trascendido al ámbito exclusivamente literario:

      • El ciego pasa a ser reconocido como el ciego del Lazarillo.

      • El Clérigo avaricioso es reconocido como el cura de maqueda

      • El escudero posee unos rasgos inconfundibles que lo diferencian de los muchos hidalgos pobres y hambrientos que pueblan la literatura española.

    Otros personajes:

    • Mercenario

    • Buldero

    • Maestro pintor.

    • Aguador.

    • Porquerón de alguacil.

    • Pregonero

    • Matrimonio.

    En cambio a Lázaro lo podríamos definir como un personaje ágil, dinámico, variable, original y pícaro. Es un muchacho de bajo origen, imagen del antihéroe que tiene que luchar por sobrevivir. Es el protagonista de la novela que lucha contra una realidad hostil. Se nos describe de un modo elemental el proceso de formación de su propia personalidad y su aprendizaje de los valores de la vida( engañar, mentir, robar,...)

  • EL PUNTO DE VISTA NARRATIVO.

  • El relato en forma autobiográfica, en primera persona, desde el punto de vista de un narrador-protagonista de los hechos, va dirigido a un destinatario interno, una segunda persona a la que denomina vuestra merced.

  • EL TIEMPO Y EL ESPACIO.

  • Cumple una función: presentar dos voces narrativas y dos tiempos simultáneo. Por un lado, la voz de Lázaro adulto, que escribe la carta y que deja constancia del tiempo del narrador, y por otro lado, la voz de Lázaro niño, que cuenta su vida desde su infancia y que corresponde al tiempo de lo narrado. Mediante esta estructura cerrada-Comienza el libro por el final, al escribir la carta que justificará el estado al que el protagonista ha llegado-se incluye la transformación y el aprendizaje del personaje desde la inocencia de la niñez hasta la experiencia de la madurez.

    El desarrollo de la acción tiene un ritmo pausado en los tres primeros tratados, pero al final se precipita y se pierde, en cierta medida, el efecto logrado hasta ese momento.

  • EL ORDEN DE LA NARRACIÓN.

  • La sucesión de los acontecimientos están ordenados de forma progresiva y lineal, es decir, siguiendo un orden cronológico de los hechos a medida que van apareciendo.

    Tratado primero:

    En el tratado primero Lázaro es encomendado por su madre a un ciego, el cual casi no le da de comer y cuando Lázaro opta por robarle la comida, ya muerto de hambre, el ciego lo encuentra robando y el pobre siempre se llevaba una buena bofetada en la cabeza. Lázaro ya harto de aquel ciego, decidió deshacerse de él haciendo que se golpease fuertemente en la cabeza con un palo de madera haciéndole creer que debía saltar para atravesar un arrollo.

    Tratado segundo:

    Lázaro se deshizo de su primer amo y encontró a otro el cual era aun peor que el primero, ya que si el ciego casi no le daba de comer, éste lo mataba de hambre. Se trataba de un clérigo, era gordo y del pan que conseguía, tres cuartas partes eran para él y lo que restaba era para Lázaro. Lázaro ya no podía más y decidió engañarle para conseguir un poco más de alimento. El clérigo guardaba el pan en una pequeña habitación en la cual los bordes de la puerta estaban roídos por ratones, y Lázaro metió la mano así como pudo y cogió unos cachitos de pan, haciéndole creer al clérigo que eran los ratones. Cuando el clérigo se dio cuenta del engaño echó a Lázaro.

    Tratado tercero:

    Lázaro mendigaba por las calles cuando de pronto se le apareció un escudero muy bien vestido el cual le dijo que desde ese momento el era su amo, entonces Lázaro pensó que su racha de mala suerte habría acabado. Pero no fue así ya que aquel hombre tan bien vestido se hacía pasar por caballero ya que le daba vergüenza mostrar que era pobre, tan pobre como las ratas. Entonces Lázaro le abandonó.

    Tratado cuarto:

    Lázaro tuvo que buscar a un cuatro amo el cual era un fraile de la merced, le gustaba visitar mucho y gastaba muchos zapatos. El fraile le dio el primer par de zapatos que destrozó, pero decidió abandonarle porqué no podía seguir su paso.

    Tratado quinto:

    Lázaro se asentó con un buldero el cual engañaba a la gente del pueblo. Lázaro es tuvo con él unos cuatro meses.

    Tratado sexto:

    Después se asentó con un maestro de pintar panderos, pero sufrió muchos males y decidió abandonarle. Un día entró en una iglesia y un capellán le ofreció un trabajo como repartidor de agua. Lázaro estuvo trabajando durante cuatro años y cuando se hubo comprado ropa vieja le dijo al capellán que dejaba el oficio.

    Tratado séptimo:

    Lázaro se asentó con un alguacil pero una noche fueron maltratados a pedradas y eso ya le fue suficiente a Lázaro como para abandonarle, y así fue.

    Finalmente Lázaro pregonaba los vinos de San Salvador, su amo, y se casó con la criada de éste, que le era infiel a Lázaro. Y aunque en el amor no fue afortunado en esos años Lázaro gozó de una buena fortuna.

  • EL DIÁLOGO EN LA NARRACIÓN.

  • La forma que emplea para citar lo que dicen o piensa los personajes es el estilo directo. Los personajes se expresan directamente al reproducirse textualmente sus palabras tal y como fueron expresadas. Antes o después de la cita, suele aparecer un verbo introductor( decir, preguntar, exclamar, manifestar, asegurar, ordenar, responder, contestar,...).

    Ejemplos: ( edición: Víctor García de la Concha,Colección Austral, Espasa Calpe)

    • .....señalando con el dedo, decía: “¡Madre,coco!” Respondió él riendo: “¡Hideputa!”.-Página 49.

    • ......me dio su bendición y dijo:

    -Hijo, ya sé que no te veré más. Procura de ser bueno, y Dios te guíe. Criado te he y con buen amo te he puesto; válete por ti.-página 51

    • ....dio fin a sus obras, diciendo:

    -Agora, donos traidores ratones, conviéneos mudar propósito, que en esta casa mala medra tenéis.-Página 78

    • Y sácola de la vaina y tentóla con los dedos, diciendo:

    -¿Vesla aquí? Yo me obligo con ella cercenar un copo de lana.

    Y yo dije entre mí: “y yo con mis dientes, aunque no son de acero, un pan de cuatro libras”-Página 94

    • -¿Y no es buena manera de saludar un hombre a otro- dije yo- decirle que le mantenga Dios?-Página 107

    • El alguacil dijo:

    -Harto mas hay que decir de vos y de vuestra falsedad; mas por agora basta.

    -Página 121.

  • PROCEDIMIENTOS LINGÜÍSTICOS EN LA NARRACIÓN.

  • La sobriedad en el estilo y la naturalidad son consecuencia de la influencia renacentista.

    El Léxico es común, espontáneo y lleno de refranes y frases hechas que lo alejan de la artificiosidad de los libros de caballerías.

    Hay una clave última, raíz y fruto, al mismo tiempo, de la absoluta modernidad del libro: El perspectivismo. Cuando, de la mano del ciego, Lazarillo se pone en la carrera del vivir, tras el topetazo con el toro de piedra, exclama: -“cumple avivar el ojo y visar, pues solo soy”. Con perspicacia cada día creciente, Lazarillo va descubriendo el engaño a los ojos en las más diversas clases sociales y en los valores que una sociedad hipócrita sostenía como más elevados.

    Este radical perspectivismo se realiza en una expresión lingüística que, a fuerza de perseguir de continuo la posibilidad de que sea entendido de varios modos o de que admita distintas interpretaciones por todas las vías posibles de la ironía y del humor, llega hasta hacer desparecer el sentido. Utiliza innumerables recursos de ironía situacional y verbal, de la ironía que se esconde en el eufemismo o de la que crea ricos movimientos de metáforas hasta que quedan ocultas( transposición metafórica). Ejemplo de este último apartado:

    El episodio de las uvas, donde lo que se había planteado como pacto de caballeros - banquete ,liberalidad, concierto- se trueca, por la magia de la palabra, en un duelo de fulleros: “Hecho así es concierto, comenzamos; mas luego el segundo lance, el traidor mudó el propósito....como ví que quebraba la postura, no me contenté ir al par dél”

    En la expresión humorística de Lázaro las cosas se transfiguran: un colchón aparece hambriento, como avariento se muestra un fardel, y el arcaz del clérigo, también personificado, se convierte en un guerrero enemigo que “luego se me rindió y consintió en su costado”.

    El anónimo autor del Lazarillo moldea la expresión lingüística de Lázaro sobre la pauta de la Retórica de Quintiliano , y pone así en su boca un discurso no rústico sino urbano- gracioso, ágil y discreto (con donaire). De ahí ese aprovechamiento lúdico del lenguaje -“al cabo carga un porquerón con el viejo alfamar de la vieja, aunque no iba muy cargado”;”finalmente, yo me finaba de hambre”.

  • VALORACIÓN Y OPINIÓN CRÍTICA.

  • Lazarillo de Tormes es un libro muy divertido y entretenido contado de forma entre epistolar y de novela. Todos sus personajes están muy bien caracterizados y se podrían ver como distintas formas de maldades, existe una gran crítica a la sociedad y sobre todo a algunos personajes públicos, tales como curas, alguaciles... que siempre están por encima de la gente del pueblo y gracias a su habla convencen de cualquier cosa.

    También destierra los modelos sociales que supuestamente deben tener unas características propias de ese grupo. Así el ciego ve y es más sagaz que cualquiera, el cura es un avaro creyente en las sanaciones, el escudero parece un hombre de bien, pero detrás de su hábito se esconde una inmensa pobreza... etc.

    En resumen, es un libro que se entiende bien, a pesar de usar un castellano más antiguo. Lo que no se entiende bien son las diferentes etapas de su vida, ya que solo al principio hace referencias a su edad.

    Lo que está claro es que Lázaro es un niño que se forma y se adentra en la vida gracias a sus amos, de los que aprende a buscarse la vida y a seguir luchando aunque a veces desee la muerte. Lo malo de esto es que cada vez se hace mas fuerte ante las situaciones de la vida que acaban por no preocuparle, como demuestra al final. Me ha gustado mucho.