Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca del Siglo de Oro. Argumento. Personajes. Contexto

  • Enviado por: Laura
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Las lenguas como Medio de Inserción Social
UNED
La forma de hablar, de dirigirse al otro, de comprenderse, de respetarse a través de la palabra, son una manera de...
Solicita InformaciÓn

Escritor
CCC
¿Te has visto en la necesidad de contar algo por escrito y no has encontrado las palabras adecuadas? ¿O no has sabido...
Solicita InformaciÓn

publicidad

LAZARILLO

DE

TORMES

'Lazarillo de Tormes'

PERSONAJES:

El protagonista de la novela picaresca es el pícaro. Estas son sus características más importantes:

  • Suele ser un muchacho joven, aunque también hay pícaras.

  • Tiene un origen extremadamente humilde.

  • Su vida presente es deshonrosa y no mejor que su pasado.

  • Sirve a varios amos durante su vida.

  • Es astuto y tiene un conocimiento práctico de la vida.

  • Cuando su situación social o material mejora, no es por mucho tiempo.

  • Las adversidades de la vida hacen que su carácter se haga o sea cínico.

  • Suele ser ladrón y se mueve dentro del mundo de la delincuencia y al margen de la sociedad.

  • Apenas tiene moralidad.

  • Los rasgos negativos de la personalidad del pícaro se acentúan en novelas posteriores al Lazarillo.

  • La palabra pícaro tiene hoy día acepciones tanto negativas como no negativas.

Lazarillo de Tormes
    Lazarillo de Tormes es el protagonista de la novela. Representa la clase baja y vagabunda de la época. Es un antihéroe, astuto, dependiente para poder subsistir, y un pícaro. Él iba de amo en amo para satisfacer su hambruna. Cada amo era una situación social diferente. Una vez pudo conseguir la felicidad, pudo tener una vida más estable.

La personalidad de Lázaro se nos va mostrando a lo largo de un proceso de adaptación y aprendizaje. Un testigo clave de su formación es la estancia con el ciego. Cuando éste le da el golpe contra la estatua del toro en Salamanca, llega el momento en el que despierta de su inocencia infantil para percatarse de que el mundo es lucha y tiene que enfrentarse a ella.

Desde un principio da sobradas muestras de ser astuto y observador. Estas cualidades naturales se ven desarrolladas por unas circunstancias adversas que le obligan a aguzar el ingenio para sobrevivir. A diferencia de otros pícaros, Lázaro no es un sinvergüenza ni comete acciones deshonestas por capricho o ambición. El lector siente simpatía por el muchacho que no tiene más arma defensiva que la inteligencia. Incluso alguna actuación más censurable, como la de hacer que el ciego se estrelle contra el poste, puede comprenderse o disculparse en alguna medida por los malos tratos recibidos. Pese a los precarios medios de que dispone, no pierde la oportunidad de mostrarse generoso con el único amo al que tiene cariño, a pesar de que lo mata de hambre: el escudero.

El desenlace de este personaje da muestras de ser un hombre práctico, que no está dispuesto a sacrificar por el qué dirán la mejora de posición que tanto anhela. La oportunidad le sale al paso y él la aprovecha. Está claro que no le importan las apariencias de cara a la galería ni el concepto común de la honra, aunque sí tiene sentido de la dignidad personal.

A diferencia del protagonista, los restantes personajes reciben un tratamiento esquemático y exclusivamente caricaturesco. Son criaturas planas, sin evolución, de las que conocemos un solo rasgo: el que Lázaro, desde su punto de vista personal, quiere destacar en el relato. Todo lo demás queda en la oscuridad. Su caracterización está al servicio de la intención satírica de la obra y tiene los ingredientes humorísticos y burlescos necesarios para darle un sabor más irónico que amargo.  

Tomé González
   Padre de Lázaro de Tormes. Él es acusado de robo, y es mandado a servir a un mozo, dónde, poco después muere.

Antona Pérez
   Madre de Lázaro. Esta entrega a Lázaro a un ciego para que el ciego lo guiara.

Zaide
    Padrastro de Lázaro. A Zaide lo capturaron por robo, y fue azotado.

El Ciego
    Primer amo de Lázaro. Es el personaje que más influye en la vida de Lázaro ya que éste le enseña a ser astuto, malicioso, tramposo, y hasta vengativo. El ciego le enseñaba las cosas a Lázaro a través de los golpes. Este le enseña también a como obtener comida y a como conseguir dinero. El ciego era tramposo y avaro. Era un mendigo como Lázaro. Él fingía que sabía predecir el sexo de los bebés de las mujeres embarazadas, y lo hacía sólo para obtener dinero, y a veces servía como supuesto médico. Lázaro lo deja ya que éste no le traía la felicidad que él buscaba: Comida.


A Goya también le interesó este pasaje.

El Clérigo
    Segundo amo de Lázaro. Este representa el tema de la corrupción del clero, ya que este es avaro e inescrupuloso. Él guardaba el pan de la misa en un arca para comérselo él sólo. Es inescrupuloso porque él ofrece a Lázaro comida que supuestamente había sido pulverizada por ratones. La avaricia del clérigo lo encierra de la realidad, razón por la cual él piensa que había ratones en su casa comiéndole el pan.

El Escudero
    El escudero es el tercer amo de Lázaro. Representa las falsas apariencias de la época. Lázaro pensaba que él era un hombre rico y de muchos bienes, pero luego se da la sorpresa de que es todo lo contrario de lo que él pensaba. En este caso, los papeles entre el amo y Lázaro cambian: el escudero depende de Lázaro en vez de Lázaro depender del escudero. El escudero luego lo abandona, y Lázaro vuelve a la calle.

El Fraile de la Merced
    Este es el cuarto amo de Lázaro. Es el amo que le da a Lázaro su primer par de zapatos. Él es un fraile corrupto ya que él es un fraile promiscuo. Las ansias de Lázaro en este momento no eran por mujeres, sino por comida, lo que hace que Lázaro lo deje. Una vez más, Lázaro vuelve a mendigar por las calles.

El Buldero
    Este es el quinto amo de Lázaro. No tuvo muchas relaciones con él, razón por la cual Lázaro lo deja. Él fue el amo más falso e inescrupuloso de toda la novela. Este representa la falsa religiosidad. El buldero vendía bulas solamente para lucrarse de las ganancias, y éste convencía a la gente para que las comprara. Era tan falso que llegó al punto de hacer un pacto con un alguacil para hacer un "drama" dónde el alguacil iba a fingir haberse muerto, y luego haber sido revivido milagrosamente por las bulas, y esto lo hacía el buldero para hacer creer la gente que las bulas hacían milagros. Lázaro lo deja porque éste no lo atendía mucho.

El Pintor
    El pintor es el sexto amo de Lázaro, pero estuvo muy poco tiempo con él. Este representa la clase renacentista culta y artística de la época. Al poco tiempo, Lázaro lo deja.

El Capellán
    Séptimo amo de Lázaro. Es un oportunista que se vale de otras personas para recibir unos beneficios. Este le ofrece el primer trabajo con sueldo a Lázaro. Lázaro estuvo cuatro años con este amo, hasta recibir la cantidad de dinero que él necesitaba para comprarse ropa usada y una espada. Una vez Lázaro obtuvo lo que necesitaba, dejó a su amo y a su oficio.

El Alguacil
    Octavo amo de Lázaro. El alguacil representa la ley en aquella época. Lázaro encuentra el oficio de su amo muy peligroso, así que éste lo deja.

El Arcipreste de San Salvador
    Noveno y último amo de Lázaro. Este es el amo que le consigue la esposa a Lázaro. Este representa también la corrupción del clero ya que había cuentos por esa área sobre relaciones entre la esposa de Lázaro y el arcipreste.

La Criada del Arcipreste de San Salvador
    Mujer con la que Lázaro se casa, y la que le trae parte de la felicidad a él. Una vez se casa con ella, satisfizo su hambruna, y llegó a una estabilidad en su vida.

RESUMEN POR CAPÍTULOS:

Tratado Primero
    El primer tratado comienza con Lázaro de Tormes contando la historia de su infancia. Su sobrenombre proviene del lugar donde nació, que fue el río Tormes. A los ocho años, su padre, Tomé González, fue acusado de robo y obligado a servir a un caballero en contra de los moros. Durante esta expedición perdió su vida.
    Lázaro y su madre, Antona Pérez, se fueron a vivir a la ciudad donde ella le cocinaba a los estudiantes y le lavaba la ropa a los mozos de caballos del comendador de la Magdalena. Ella comenzó a tener relaciones con un mozo llamado Zaide, y Lázaro aceptó la relación entre ellos porque notó que él traía mejor comida a la casa. Luego, nació el hermano por parte de madre de Lázaro, pero la felicidad les duró muy poco, porque Zaide robó y fue capturado y azotado.
    En un mesón conoce su madre a un ciego, al que le pareció que Lázaro le servía como guía. Su madre le dio permiso y Lázaro partió junto al ciego. El ciego era muy astuto y, más que cualquier otro, le enseñó a Lázaro lo difícil que era la vida. El ciego, también, era muy avaro y apenas le daba de comer. Cuando finalmente Lázaro se cansa de vivir con el ciego, éste engañó a su amo para que se diera contra un palo para poder salir de él.

Tratado Segundo
    Este tratado Lázaro se encuentra con un clérigo. Lázaro acepta el trabajo que le propuso el clérigo. A Lázaro no le fue muy bien en este trabajo, ya que el clérigo era avaro y no le alimentaba decentemente. Llegó el momento en el que Lázaro se cansó, y decidió robarle al clérigo el pan de la misa para poder comer. Para poder conseguir el pan, el sacó una copia de la llave del baúl dónde estaba el pan, y lo saco una noche, y se lo comió. Al el clérigo enterarse de ésto, decidió asegurar el baúl, pensando que eran ratones que se comían el pan, pero cuando encontró que era Lázaro, el lo despidió de su trabajo.

Tratado Tercero
    Lázaro llegó a Toledo, donde, por quince días, vivió de limosnas. Un día, se encontró con un escudero de muy buena apariencia, quien fue su próximo amo. Su nuevo hogar fue una casa con poco alumbrado. La casa carecía de muebles. Lázaro entonces se dio cuenta que el escudero, aunque aparentaba ser un hombre de buena familia, en realidad era pobre. Para poder comer, Lázaro tuvo que mendigar, y darle parte de lo que recibía al escudero. Un día el gobierno de esa área prohibió el mendigar por las calles, y Lázaro, por suerte, consiguió comida a través de unas vecinas. El escudero estuvo sin comer por ocho días, hasta que consiguió un real para mandar a Lázaro a comprar
comida al mercado.
    Más tarde los dueños de la casa del escudero vinieron a cobrar el alquiler de la casa, pero el escudero se excusó y desapareció. Lázaro se quedó una vez más sin amo.

Tratado Cuarto
    Las vecinas llevaron a Lázaro a dónde el Fraile de la Merced, su próximo amo. Al fraile le gustaba mucho caminar y visitar. Tanto caminaron Lázaro y el fraile que en ocho días Lázaro rompió su primer par de zapatos. El fraile fue el primer amo en regalarle un par de zapatos. Lázaro se cansó de seguirlo y lo abandonó.

Tratado Quinto
    En este tratado, Lázaro se encuentra con un buldero. El buldero engañaba, junto a un alguacil, a la gente, tratando de convencerla para que creyeran en sus ideales. Por ejemplo, ellos hicieron un "drama" para que la gente creyera en los milagros. Después de cuatro meses Lázaro dejó al buldero, y siguió camino.

Tratado Sexto
    Su próximo amo fue un maestro pintor de panderos, con el cuál duró muy poco. Una vez, Lázaro entró a una Iglesia, dónde se encontró con un capellán, siendo éste su próximo amo. El capellán le dió a Lázaro un asno y cuatro cántaros de agua para ir a vender agua por la ciudad. Este fue el primer trabajo que tuvo Lázaro dónde ganaba comisiones todos los sábados. Estuvo en esas condiciones por cuatro años, y, ahorrando poco a poco, pudo comprarse su primera espada y ropa usada. Después de haber mejorado Lázaro su apariencia , dejó al capellán y también dejó su oficio.

Tratado Séptimo
    Después Lázaro se asentó con un alguacil. Duró muy poco con él, porque le pareció que el oficio de su amo era peligroso.
    Llegó el día en el que el arcipreste de San Salvador vio a Lázaro y lo casó con una criada suya. Vivía muy bien con su nueva esposa, en una casa al lado del arcipreste. Luego comenzaron a formarse cuentos sobre su esposa y el arcipreste. La mujer de Lázaro lloró mucho por estos cuentos, pero Lázaro la tranquilizó. Él decide no hacerle caso a los cuentos para que no hubiera una intervención en su felicidad. Finalmente llegó a un período de estabilidad en su vida, y para él no había nada mejor.

'Lazarillo de Tormes'

HISTORIA:

En 1554 se imprimió en Burgos, en Alcalá de Henares y en Amberes, un libro con el título de “Vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades”. Hay razones para pensar que debió de existir una edición anterior, quizás de 1553, pero no se ha conservado ningún ejemplar de esta edición. El libro se hizo pronto popular y se reimprimió muchas veces. Su popularidad se extendió más allá de España, y fue traducido al francés (1560), al inglés (1576), al holandés (1579), al alemán (1617), al italiano (1622). Esta obra marcará el inicio de un nuevo género literario: la novela picaresca, de gran importancia en la literatura española del Siglo de Oro.

'Lazarillo de Tormes'

Portada de una de las ediciones de 1554

Lazarillo de Tormes. Amberes, 1554 

ENTORNO LITERARIO:

Un factor que influye decisivamente en la difusión de la literatura es la invención de la imprenta y su llegada a España a finales del siglo XV. Sin embargo, aún se lee poco ya que el ochenta por ciento de la población es analfabeta. Por otra parte, los libros no están al alcance de muchos bolsillos. Hay que tener en cuenta, además de la lectura directa, la que las personas cultas hacen en voz alta para grupos no letrados, costumbre de la que da testimonio el Quijote en el célebre episodio en que el cura se pone a leer la Novela del curioso impertinente para cuentas se alojan en la venta.

No es de extrañar que sea éste el momento en que la novela, género burgués por excelencia, alcanza su mayoría de edad. Esta circunstancia propicia la creación de la picaresca, inaugurada en el Lazarillo de Tormes, que se convertirá en una de las manifestaciones más representativas del Siglo de Oro.

ENTORNO HISTÓRICO Y SOCIAL:

El Lazarillo de Tormes(1554) ve la luz en un momento en el que España ostenta la hegemonía europea, situación que, cimentada en el reinado de los Reyes Católicos, se prolonga a lo largo del siglo XVI. No faltan, sin embargo, gravísimos problemas y altibajos que anuncian la decadencia que sobrevendrá de la centuria siguiente.

Nos hallamos en los últimos tiempos del Mandato de Carlos I(1517-1556), que une en su persona la corona de España y el título de emperador del Sacro imperio romano-germánico. Es un periodo de agitada política internacional. Además, el rey tiene que hacer frente en los primeros años a un grave conflicto interno del que sale reforzada su autoridad: la guerra de las Comunidades de Castilla(1520- 1521), que y otros interpretan como la última resistencia de la aristocracia feudalizante a la política centralista de la monarquía, y otros como una revolución de la burguesía ciudadana, que resiste a subvencionar la idea imperial de Carlos I. Por esos años, se sublevan también las Germanías en Valencia y Baleares.

A lo largo de este reinado hay que hacer frente a distintos adversarios: Francia, que aspira a la hegemonía, los protestantes alemanes, los turcos, Venecia y, en ocasiones, el papado. El país se ve envuelto en las guerras religiosas que se desatan en Centroeuropa a raíz de la Reforma de Lutero(1517); la monarquía española se convierte en defensota de catolicismo frente a la Reforma protestante. De este modo, la conquista de América y la explotación de sus riquezas no sirven más que para financiar las campañas bélicas. El poderío militar español es muy frágil, ya que no existe una estructuras económica que pueda sustentarlo. La victoria de Mühlberg(1547) une todas las fuerzas europeas contra el emperador. Finalmente en 1556, abdica en su hijo Felipe y se retira al monasterio de Yuste.

Durante los reinados de Carlos I y sobre todo de Felipe II se hace cada vez más firme y avanza hacia el tipo de absolutismo monárquico que regirá en los siglos XVII y XVIII.

A diferencia de otros países europeos, en España en el siglo XVI no se produce un fenómeno socioeconómico característico de la época: el despegue de una burguesía comerciante, industrial y financiera. El capitalismo no llegó a echar raíces. Es todavía una sociedad señorial cuya economía se sustenta fundamentalmente en la agricultura y la ganadería trashumante.

A la precariedad de nuestra industria viene a sumarse otro factor esencial: la llegada de oro y plata procedentes de América provoca una fuerte inflación y hace aún menos atractivo y rentable el trabajo. No se realiza el esfuerzo necesario para crear una infraestructura sólida y la economía se va debilitando.

Como consecuencia de todo ello, al español de la época se le ofrecen pocas opciones para abrirse camino.

El conflicto de las castas es uno de los más graves de la sociedad española. Estalla cuando, a finales de la EM, se rompe el equilibrio que permitía la coexistencia de las tres comunidades religiosas y culturales: cristianos, musulmanes y judíos.

GÉNERO:

La novela picaresca

Al margen de la individualidad propia de cada obra, todas las novelas picarescas comparten una serie de características comunes que podrían resumirse en las siguientes.

El protagonista es el pícaro

Categoría social, procedente de los bajos fondos que, a modo de antihéroe, es utilizado por la literatura como contrapunto al ideal caballeresco. Su línea de conducta está marcada por el engaño, la astucia, el ardid y la trampa ingeniosa. Vive al margen de los códigos de honra propios de las clases altas de la sociedad de su época. Su libertad es su gran bien. Una libertad condicionada por su ascendencia, que el protagonista relata al lector para que comprenda su norma de vida, condicionada o determinada, en parte, por sus coordenadas existenciales.

Carácter autobiográfico

El protagonista narra sus propias aventuras, empezando por su genealogía, que resulta ser lo más antagónica a la estirpe del caballero. La forma autobiográfica estará en función de la orientación de crítica social que ejercerá la novela picaresca; al proyectar el autor su personalidad sobre un personaje fictício, esto le permite exponer con mayor libertad sus propias ideas.

Una doble temporalidad

El pícaro aparece en la novela desde una doble perspectiva: como autor y como actor. Como autor se sitúa en un tiempo presente que mira hacia su pasado y narra una acción, cuyo desenlace conoce de antemano.

Estructura abierta

El pluralismo de aventuras que se narran podrían continuarse; no hay nada que lo impida, porque las distintas aventuras no tienen entre sí más trabazón argumental que la que da el protagonista.

Carácter moralizante

Cada novela picaresca vendría a ser un gran "ejemplo" de conducta aberrante que, sistemáticamente, resulta castigada. La picaresca está muy influida por la retórica sacar de la época, basada en muchos casos, en la predicación de "ejemplos", en los que se narra la conducta descarriada de un individuo que, finalmente, es castigado o se arrepiente.

Carácter satírico

La sátira es un elemento constante en el relato picaresco. El protagonista deambulará por las distintas capas sociales, a cuyo servicio se pondrá como criado, lo que le permitirá conocer los acontecimientos más íntimos de sus dueños. Todo ello será narrado por el pícaro con actitud crítica. Sus males son, al mismo tiempo, los males de una sociedad en la que impera la codicia y la avaricia, en perjuicio de los menesterosos que pertenecen a las capas más bajas de la sociedad.
 

AUTOR:

Publicado seguramente en 1554, El Lazarillo de Tormes es una carta escrita en forma de autobiografía. En concreto, es la autobiografía de un pregonero, es decir, un hombre de clase social muy baja, llamado Lázaro de Tormes, como él indica al principio del "Tratado Primero":

Pues sepa Vuestra Merced, ante todas las cosas, que a mí llaman Lázaro de Tormes, hijo de Tomé González y de Antona Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca.

El lector puede pensar que el "yo" narrador del protagonista, el pregonero, es el autor del libro. Pero no hay que confundir a la persona real que escribió esta novela con el personaje de ficción que la narra.

Aunque no conocemos la identidad del autor de El Lazarillo, la forma autobiográfica (el uso de la primera persona que relata su propia vida) hace que el contenido de la narración (la vida del protagonista, el niño Lazarillo y el hombre Lázaro) sea verosímil.

ÉPOCA / CONTEXTO HISTÓRICO:

Puede considerarse la novela picaresca del Siglo de Oro como un género literario con ciertas características comunes a todas las distintas creaciones, aunque cada obra difiere de las otras en su tratamiento de los rasgos formales y de contenido. Algunas de esas características principales serían las siguientes:

  • El héroe suele ser un hombre de baja extracción social.

  • El relato suele estar narrado en primera persona.

  • Esta autobiografía comienza al menos con la niñez del protagonista.

  • El pícaro va de un lugar a otro, trabajando para distintos amos.

  • Presencia de crítica o denuncia social.

  • La vida del pícaro es un conjunto de aventuras.

  • La narración sirve para justificar una vida (presente) sin honor.

  • Los sucesos narrados no son fantásticos, sino "realistas": hablan de una realidad que el lector reconoce como cercana y posible.

Otras novelas picarescas del siglo XVII son:

  • Guzmán de Alfarache. Mateo Alemán (Primera parte, 1599; Segunda parte, 1604).

  • La pícara Justina. Francisco Lope de Úbeda (1605).

  • Vida del escudero Marcos de Obregón. Vicente Espinel (1618).

  • La vida del Buscón llamado don Pablos. Francisco de Quevedo (1626).

  • Teresa del Manzanares. Castillo Solórzano (1632).

TEMAS:

El Tema Picaresco
    Lo notamos en la persona del ciego y del Lázaro.

La Mezquindad y la Avaricia
    Se ve en los actos del clérigo.

Las Apariencias
    Vemos claramente como el escudero logra unas apariencias completamente    falsas. Representa la gente que demuestran ser una persona totalmente diferente a la que en realidad es.

La Falsa Religiosidad y la Corrupción del Clero
    Es como una subdivisión de las apariencias logradas por la clase clerical; se llega al punto de la falsa religiosidad y la corrupción. Esto se puede ver claramente en los personajes del buldero y el alguacil que lo acompañaba.

El Tema del Vagabundo
    Absolutamente este tema recae sobre Lázaro y el ciego. El ciego le enseña a Lázaro que el mendigar y vagabundear es una forma magnífica de ganarse la vida.

La Orfandad
    Otro tema que recae sobre Lázaro es la orfandad, pues, el niño vive su infancia sin su padre y luego es entregado por su madre a un amo para que lo cuidara. Quiere decir que desde muy chico ya era huérfano.
 
El Hambre
    El tema más importante de la novela. Todo gira entorno al hambre, todo el problema de la novela ocurre por el hambre de Lázaro. Por esto, se puede decir que es uno de los temas más importante de la novela. Este tema rompe con los esquemas literarios de la época.  

BIBLIOGRAFÍA:

  • Lazarillo de Tormes (Edición de M. Rodríguez Cáceres); Ed.Bruño

  • Lengua castellana y literatura 1; Ed.Teide

  • www.geocities.com/sergiozamorasin/tormes.htm

  • http://members.tripod.com/~trabajo_creativo/libro.htm

  • http://www.ups.edu/faculty/velez/Span_402/Lazaro.htm

  • http://members.tripod.com/~trabajo_creativo/temas.htm