Lazarillo de Tormes

Literatura española Prerrenacimiento siglo XV. Narrativa y novela picaresca. Argumento. Personajes. Contexto histórico

  • Enviado por: Zetec
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

1º Bachillerato - 2

26.11.2002

Índice:

1. ¿A que se debe que este libro sea anónimo?

2. Resumen de cada uno de los siete tratados.

3. ¿Cómo evoluciona Lázaro?

4. Crítica social y religiosa que hay en el libro.

5. Conclusiones que se pueden sacar después de la lectura.

1. ¿A que se debe que este libro sea anónimo?

La cuestión del anonimato del Lazarillo esta muy debatida, ya que surgen muchos nombres como posibles autores (Juan de Ortega, Diego Hurtado de Mendoza, hermanos Valdés, Sebastián de Orozco, etc.). El autor se mantiene en el anonimato porque somete en el libro una dura crítica a la sociedad, y de esta manera su crítica no le repercutirá. Por otro lado el autor deja protagonismo a Lazarillo, convirtiéndolo en autor y actor de la obra.

2. Resumen de cada uno de los siete tratados.

Tratado primero

En este primer tratado se nos presenta a Lázaro, un muchacho de baja y vergonzosa clase. Su sobrenombre proviene del lugar donde nació, que fue el río Tormes. A los ocho años, su padre, Tomé González, fue acusado de robo y obligado a servir a un caballero en contra de los moros. Durante esta expedición perdió su vida.

Lázaro vivía en Salamanca con su madre, Antona Pérez. Esta se casó con un hombre negro y tuvo un hijo. La felicidad les duró muy poco, porque Zaide robó y fue capturado y azotado.

Un día, siendo Lázaro mayor, su madre lo pone al servicio de un mendigo ciego, comenzando así su primera aventura, en la que, al igual que las demás, tiene que buscar la comida para poder saciar el hambre y sobrevivir.

Resultó que el ciego era muy avaro y tenía a Lázaro casi sin comer, por lo que recurre a todo tipo de trampas para comer y beber algo más de lo que éste le permitía.

La relación de ambos terminó una noche en la que llovía mucho. Lázaro engañó al ciego diciéndole que para cruzar un río tenía que saltar con todas sus fuerzas. Lázaro lo coloco delante de un poste y el ciego le obedeció, salto y se dio de frente contra el poste. Quedó inconsciente en el suelo y antes de que se recuperara, Lázaro ya se había ido.

Tratado segundo

Tras dejar al ciego, Lázaro comienza a mendigar y dio con un clérigo que necesitaba un ayudante para dar la misa, así que se quedó con él. Pero éste era muy avaro y lo trataba muy mal, sólo comía bien cuando iban a algún entierro. El clérigo tenía un cofre con comida bajo llave y Lázaro, un día, pidió hacer una copia a un cerrajero de la llave del cofre y así poder abrir el cofre donde su amo guardaba el pan. Lázaro se lo comía y ponía la excusa de que los ratones entraban por los agujeros del cofre. Al poco tiempo el clérigo puso trampas, pero como el pan seguía desapareciendo empezó a sospechar de una culebra que anteriormente había estado rondando por allí.

Lázaro, temiendo que le descubriese, cada noche se metía la llave en la boca, pero en una de ellas se le atravesó y empezó a silbar como una culebra. Su amo asustado pegó un garrotazo donde estaba el silbido, fue a por una luz y descubrió que le había dado a Lázaro en la cabeza y que este tenía la llave. Así que cuando se recuperó se fue de la casa.

Tratado tercero

Lázaro llegó a Toledo, donde, por quince días, vivió de limosnas. Un día, se encontró con un escudero de muy buena apariencia, quien fue su próximo amo. Su nuevo hogar fue una casa con poco alumbrado. La casa carecía de muebles. Lázaro entonces se dio cuenta que el escudero, aunque aparentaba ser un hombre de buena familia, en realidad era pobre. Para poder comer, Lázaro tuvo que mendigar, y darle parte de lo que recibía al escudero porqué este estaba incapacitado para trabajar. Un día el gobierno de esa área prohibió el mendigar por las calles, y Lázaro, por suerte, consiguió comida a través de unas vecinas. El escudero estuvo sin comer por ocho días, hasta que consiguió un real para mandar a Lázaro a comprar comida al mercado.

Más tarde los dueños de la casa del escudero vinieron a cobrar el alquiler de la casa, pero el escudero se excusó y desapareció. Lázaro se quedó una vez más sin amo.

Tratado cuarto

Las vecinas llevaron a Lázaro a dónde el Fraile de la Merced, su próximo amo. Al fraile le gustaba mucho caminar y visitar. Tanto caminaron Lázaro y el fraile que en ocho días Lázaro rompió su primer par de zapatos. El fraile fue el primer amo en regalarle un par de zapatos. Lázaro se cansó de seguirlo y lo abandonó.

Tratado quinto

En este tratado, Lázaro se encuentra con un buldero. El buldero engañaba, junto a un alguacil, a la gente. Por ejemplo, ellos hicieron un "drama" para que la gente creyera en los milagros. Después de cuatro meses Lázaro dejó al buldero, y siguió camino, porque este no le hacia caso.

Tratado sexto

Su próximo amo fue un maestro pintor de panderos, con el cuál duró muy poco.

Una vez, Lázaro, entró a una Iglesia dónde se encontró con un capellán, siendo éste su próximo amo. El capellán le dio a Lázaro un asno y cuatro cántaros de agua para ir a vender agua por la ciudad. Este fue el primer trabajo que tuvo Lázaro dónde ganaba comisiones todos los sábados. Estuvo en esas condiciones por cuatro años, y ahorrando, poco a poco, pudo comprarse su primera espada y ropa usada. Después de haber mejorado su apariencia, dejó al capellán y también dejó su oficio.

Tratado séptimo

Después Lázaro se asentó con un alguacil. Duró muy poco con él, porque le pareció que el oficio de su amo era peligroso.

Después Lázaro consigue un oficio de pregonero en Toledo. El arcipreste de San salvador, al ver la habilidad y buen vivir de Lázaro lo casó con una criada suya. Vivía muy bien con su nueva esposa, en una casa al lado del arcipreste. Luego comenzaron a formarse habladurías sobre su esposa y el arcipreste. Al final los tres hablan y dejan claras las cosas así Lázaro decide no hacer caso de las habladurías. Finalmente llegó a un período de estabilidad en su vida, y para él no había nada mejor.

3. ¿Cómo evoluciona Lázaro?

Lázaro empezó siendo un muchacho poco listo, de baja clase y con pocos recursos. A medida que iba creciendo y conociendo a más personas, Lázaro, aprendía a sobrevivir sin la ayuda de nadie. Empezó por seguir las órdenes de su primer amo y así, pasando hambre, maltratamientos y abusos, llegó a tener una familia, una buena fortuna y a vivir honradamente.

4. Crítica social y religiosa que hay en el libro.

El autor, utiliza el libro para crítica aspectos sociales y religiosos. Primero critica utilizando una aguda ironía y feroz sátira los aspectos sociales más degradados de la sociedad española del siglo XVI. Por ejemplo en los tres primeros tratados hace referencia al hambre y miseria que se pasaba en el momento. Los problemas de Lázaro son una representación de los males de una sociedad en la que impera la codicia y la avaricia.

La crítica religiosa viene dada porque, se cree que el autor del libro era un religioso erasmista y que no estaba de acuerdo con la religión del momento, y usa al pícaro para criticar la estructura religiosa del momento calificando a los religiosos de fraudulentos y muy avaros.

5. Conclusiones que se pueden sacar después de la lectura del libro.

En este libro encontramos un retrato de la sociedad del siglo XVI en España, así como su modo de vida, problemas sociales, etc.

La literatura idealista del momento hace que la aparición del Lazarillo de Tormes, de carácter realista, rompa los esquemas de la literatura de la época. La estructura del libro (un prologo y siete tratados) rompe con los esquemas tradicionales. Da la sensación que la obra esta inacabada (los tres primeros tratados ocupan un 80% de la obra y los cuatro últimos son muy esquemáticos.

Ya no hay un héroe, como en la época medieval. Apenas un antihéroe que hace lo que puede para sobrevivir malamente. Este célebre texto nos permitirá, también, acercarnos a una problemática contemporánea: el lugar de la juventud en una sociedad en crisis.

Bibliografía.

Lazarillo de Tormes. Anónimo

Editorial: Biblioteca Didáctica Anaya

Diccionario Escolar de la Real Academia Española

Editorial: Espasa

6