Lazarillo de Tormes

Literatura española. Renacimiento literario. Novela picaresca. Argumento. Temas. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

  • Ficha bibliográfica

    • Autor: Anónimo

    • Título: Lazarillo de Tormes

    • Editorial: Edelvives

    • Colección: Clásicos Edelvives

    • Número: Uno (1)

    • Año: 1989

    • Lugar de edición: Zaragoza

  • Bibliografía del autor

  • La vida de Lazarillo de Tormes apareció sin que su autor quisiera dejar constancia de que él había escrito la novela y prefirió que circulase como obra anónima. Las razones para ello son obvias: a nadie se le ocultan las dificultades que pudiera suponer para su artífice, sobre todo si era hombre de cierto relieve social, un libro que se incluyó en el Índice de los prohibidos por la Inquisición en 1559, aunque posteriormente, en 1573, se autorizó una versión expurgada y desprovista de algunos episodios y frases irreverentes. También se ha tratado de explicar el silencio del autor recurriendo a la circunstancia de que fuera un converso no del todo convencido de la fe católica, aunque conviene advertir que no era inusual en la época la anonimia incluso en libros de piedad.

    Desde el siglo XVII se han supuesto diversas autorías para la novela. La más antigua reclama la obra para un famoso fraile, fray Juan de Ortega, que fue General de la Orden de los Jerónimos entre 1552 y 1555. La atribución fue recogida por fray José de Sigüenza, al hacer una Historia de la Orden de San Jerónimo en 1605, en donde se dice que se había hallado en una celda del ilustre religioso un borrador manuscrito del Lazarillo.

    Un poco más tarde, en 1607, el erudito Valerio Andrés Taxandro escribió un Catalogus clarorum Hispaniae scriptorum en el que cita entre las obras de Diego Hurtado de Mendoza la novelita anónima, atribución que repitió el padre Andrés Schott en 1608 y que modernamente aceptan los historiadores Ángel González Palencia, Eugenio Mele y C. V. Aubrun.

    Como el relato adopta la forma autobiográfica, hay críticos que han creído que se trata de una historia real, no inventada, y han buscado, en consecuencia, al pregonero toledano que había contado su vida en el Lazarillo y han encontrado a un tal Lope de Rueda que, en efecto, es el nombre de un pregonero que vivió en la ciudad del Tajo por los mismos años en que se desarrollan los hechos narrados en la novela. La coincidencia en el nombre con el autor de los Pasos ha llevado a indentificar a ambos y ahijar el libro a su persona.

    Otros historiadores han propugnado la autoría de Juan de Valdés o de alguno de su círculo de influencia, debido a las coincidentes actitudes anticlericales y espirituales del libro y esos reformistas, además de los idénticos presupùestos artísticos de Valdés y el creador del Lazarillo.

    Sebastián de Horozco, autor de un Cancionero, también ha sido propuesto como responsable de la novela, debido a ciertas coincidencias existentes en ambas obras: la misma actitud satírica, los mismos temas literarios, ciertas alusiones, etc.

    Otros nombres apuntados como candidatos a la autoría del libro han sido Pedro de Rúa, un humanista, y Hernán Núñez de Toledo, el comendador griego.

    Todas estas atribuciones no pasan de ser conjeturas y la realidad es que hoy seguimos desconociendo quién fue el verdadero autor del Lazarillo de Tormes, aunque se sospecha por sus ideas que debió de pertenecer a algún círculo de reformistas o conversos.

  • Resumen del contenido

  • Tratado Primero


    El primer tratado comienza con Lázaro de Tormes contando la historia de su infancia. Su sobrenombre proviene del lugar donde nació, que fue el río Tormes. A los ocho años, su padre, Tomé González, fue acusado de robo y obligado a servir a un caballero en contra de los moros. Durante esta expedición perdió su vida. Lázaro y su madre, Antona Pérez, se fueron a vivir a la ciudad donde ella le cocinaba a los estudiantes y le lavaba la ropa a los mozos de caballos del comendador de la Magdalena. Ella comenzó a tener relaciones con un mozo llamado Zaide, y Lázaro aceptó la relación entre ellos porque notó que él traía mejor comida a la casa. Luego, nació el hermano por parte de madre de Lázaro, pero la felicidad les duró muy poco, porque Zaide robó y fue capturado y azotado. En un mesón su madre conoció a un ciego, al que le pareció que Lázaro le servía como guía. Su madre le dio permiso y Lázaro partió junto al ciego. El ciego era muy astuto y, más que cualquier otro, le enseñó a Lázaro lo difícil que era la vida. El ciego, también, era muy avaro y apenas le daba de comer. Cuando finalmente Lázaro se cansa de vivir con el ciego, éste engañó a su amo para que se diera contra un palo para poder salir de él.

    Tratado Segundo

    Este tratado Lázaro se encontró con un clérigo. Lázaro acpetó el trabajo que le propuso el clérigo. A Lázaro no le fue muy bien en este trabajo, ya que el clérigo era avaro y no le alimentaba decentemente. Llegó el momento en el que Lázaro se cansó, y decidió robarle al clérigo el pan de la misa para poder comer. Para poder conseguir el pan, él sacó una copia de la llave del baúl dónde estaba el pan, y lo saco una noche, y se lo comió. Al el clérigo enterarse de ésto, decidió asegurar el baúl, pensando que eran ratones que se comían el pan, pero cuando encontró que era Lázaro, él lo despidió de su trabajo.

    Tratado Tercero

    Lázaro llegó a Toledo, donde, por quince días, vivió de limosnas. Un día, se encontró con un escudero de muy buena apariencia, quien fue su próximo amo. Su nuevo hogar fue una casa con poco alumbrado. La casa carecía de muebles. Lázaro entonces se dio cuenta que el escudero, aunque aparentaba ser un hombre de buena familia, en realidad era pobre. Para poder comer, Lázaro tuvo que mendigar, y darle parte de lo que recibía al escudero. Un día el gobierno de esa área prohibió el mendigar por las calles, y Lázaro, por suerte, consiguió comida a través de unas vecinas. El escudero estuvo sin comer por ocho días, hasta que consiguió un real para mandar a Lázaro a comprar comida al mercado. Más tarde los dueños de la casa del escudero vinieron a cobrar el alquiler de la casa, pero el escudero se excusó y desapareció. Lázaro se quedó una vez más sin amo.

    Tratado Cuarto

    Las vecinas llevaron a Lázaro a dónde el Fraile de la Merced, su próximo amo. Al fraile le gustaba mucho caminar y visitar. Tanto caminaron Lázaro y el fraile que en ocho días Lázaro rompió su primer par de zapatos. El fraile fue el primer amo en regalarle un par de zapatos. Lázaro se cansó de seguirlo y lo abandonó.

    Tratado Quinto

    En este tratado, Lázaro se encuentra con un buldero. El buldero engañaba, junto a un alguacil, a la gente, tratando de convencerla para que creyeran en sus ideales. Por ejemplo, ellos hicieron un "drama" para que la gente creyera en los milagros. Después de cuatro meses Lázaro dejó al buldero, y siguió camino.

    Tratado Sexto

    Su próximo amo fue un maestro pintor de panderos, con el cuál duró muy poco. Una vez, Lázaro entró a una Iglesia, dónde se encontró con un capellán, siendo éste su próximo amo. El capellán le dió a Lázaro un asno y cuatro cántaros de agua para ir a vender agua por la ciudad. Este fue el primer trabajo que tuvo Lázaro dónde ganaba comisiones todos los sábados. Estuvo en esas condiciones por cuatro años, y, ahorrando poco a poco, pudo comprarse su primera espada y ropa usada. Después de haber mejorado Lázaro su apariencia, dejó al capellán y también dejó su oficio.

    Tratado Séptimo

    Después Lázaro se asentó con un alguacil. Duró muy poco con él, porque le pareció que el oficio de su amo era peligroso. Llegó el día en el que el arcipreste de San Salvador vio a Lázaro y lo casó con una criada suya. Vivía muy bien con su nueva esposa, en una casa al lado del arcipreste. Luego comenzaron a formarse cuentos sobre su esposa y el arcipreste. La mujer de Lázaro lloró mucho por estos cuentos, pero Lázaro la tranquilizó. Él decide no hacerle caso a los cuentos para que no hubiera una intervención en su felicidad. Finalmente llegó a un período de estabilidad en su vida, y para él no había nada mejor.

  • Estructura

  • El autor del Lazarillo tomó de la tradición folclórica diversas anécdotas y cuentecillos para componer su novela; se ha podido demostrar ese origen en muchas de las aventuras de Lázaro; así, por ejemplo, en los engaños de que hace de víctima al ciego o el falso milagro del buldero. Estos episodios no fueron incorporados a la novela tal como eran desarrollados en el folclore, sino que el autor del Lazarillo los modificó y adecuó a su propósito narrativo. El hecho de que los materiales preexistieran no resta originalidad a la novela, ya que ésta no es una simple suma de aventuras, sino que su novedad radica en haber construido con todas las anécdotas una vida perfectamente trabada en la que cada incidente deja su poso y aporta un poquito a la constitución de una personalidad.

    La novela está escrita desde la perspectiva adulta de Lázaro para justificar la situación de indignidad en la que se encuentra, al conseguir las relaciones extramaritales de su mujer, la barragana del arcipreste de San Salvador; el personaje describe su historia para explicar que se haya podido llegar a ese extremo, y, en efecto, el lector va comprendiendo cómo el origen familiar y las experiencias que vive el personaje lo van marcando y predisponiendo a un desenlace semejante. Se trata de un proceso de educación para el deshonor, como ha desvelado el académico Fernando Lázaro. El protagonista ha aprendido de sus diversos amos una moral invertida que lleva a los hombres a perseguir su propio bienestar aún a costa de los demás (los clérigos), o a sustentar el honor como la expresión de puras apariencias (el escudero), o a identificar honra con provecho o utilidad.

    El autor a confeccionado una vida de peripecias halladas en el folclore y se ha identificado con el personaje para narrarla, seleccionando la fórmula autobiográfica. El escritor disponía de varios modelos para escribir su obra: el modelo autobiográfico era también el de la novela Apuleyo, El asno de oro, y, sobre todo, el género de cartas-coloquio en las que, a solicitud de un amigo, el autor cuenta un caso en un tono desenfadado y grave al mismo tiempo.

    La estructura del libro comprende un prólogo y siete capítulos de desiguales proporciones:

  • Prólogo.

  • Orígenes y episodio del ciego.

  • Episodio del clérigo de Maqueda.

  • Episodio del escudero.

  • Episodio del fraile de la Merced.

  • Episodio del buldero.

  • Episodio del capellán.

  • El caso.

  • Observamos cómo los primeros episodios retratan los tres estamentos fundamentales de la sociedad espeñola, pueblo (el ciego), clero (el sacerdote de Maqueda) y la nobleza (el escudero), mientras que los otros se centran en diversos tipos de clerecía. En los primeros capítulos el niño aprende, en los otros experimenta cierto ascenso social: mientras mendiga y pasa hambre con los tres primeros amos, posteriormente va eligiendo él mismo a quien servir, y no a la inversa, logra sus primeros zapatos con el fraile de la Merced, se viste como hombre de bien, con capa y espada (tratado VI), y acaba instalándose en cierto bienestar (tratado VII), aunque a costa de su propia dignidad. Desde unos orígenes viles se llega a una situación igualmente deshonrosa, pero se ha logrado la supervivencia.

    Hay que observar que a partir del tratado cuarto varía la composición del libro. Los tres primeros amos influyen poderosamente en la constitución psicológica de Lázaro, mientras que los otros apenas si tienen relevancia en su vida. En el relato de las tres primeras experiencias asistimos a una gradación del tema del hambre, pues el protagonista pasa de vivir penalidades con el ciego, a tener que robar los panes al clérigo, y acaba teniendo que sustentar al escudero. Mientras que en los primeros capítulos la trabazón es evidente, el resto adopta más bien la fórmula sarta, y son aventuras que ocurren a Lázaro -los brevísimos tratados cuarto y sexto- o a su amo -todo el episodio quinto del buldero, en el que el niño es solamente un testigo de los hechos, por lo que podrían intercambiar su posición en el libro sin que éste variara en sentido y significado.

    • Temas

    El Tema Picaresco

    Lo notamos en la persona del ciego y del Lázaro.

    La Mezquindad y la Avaricia

    Se ve en los actos del clérigo.

    Las Apariencias

    Vemos claramente como el escudero logra unas aparencias completamente falsas. Representa la gente que demuestran ser una persona totalmente diferente a la que en realidad es.

    La Falsa Religiosidad y la Corrupción del Clero

    Es como una subdivisión de las aparencias logradas por la clase clerical; se llega al punto de la falsa religiosidad y la corrupción. Esto se puede ver claramente en los personajes del buldero y el alguacil que lo acompañaba.

    El Tema del Vagabundo

    Absolutamente este tema recae sobre Lázaro y el ciego. El ciego le enseña a Lázaro que el mendigar y vagabundear es una forma magnífica de ganarse la vida.

    La Orfandad

    Otro tema que recae sobre Lázaro es la orfandad, pues, el niño vive su infancia sin su padre y luego es entregado por su madre a un amo para que lo cuidara. Quiere decir que desde muy chico ya era huérfano.


    El Hambre

    El tema más importante de la novela. Todo gira entorno al hambre, todo el problema de la novela ocurre por el hambre de Lázaro.Por esto, se puede decir que es uno de los temas más importante de la novela. Este tema rompe con los esquemas literarios de la época.

  • Personajes

  • Lazarillo de Tormes

    Lazarillo de Tormes es el protagonista de la novela. Representa la clase baja y vagabunda de la época. Es un antihéroe, astuto, dependiente para poder subsistir, y un pícaro. Él iba de amo en amo para satifacer su hambruna. Cada amo era una situación social diferente. Una vez pudo conseguir la felicidad, pudo tener una vida más estable.

    Tomé González

    Padre de Lázaro de Tormes. Él es acusado de robo, y es mandado a servir a un mozo, dónde, poco después muere.

    Antona Pérez

    Madre de Lázaro. Esta entrega a Lázaro a un ciego para que el ciego lo guiara.

    Zaide

    Padrastro de Lázaro. A Zaide lo capturaron por robo, y fue azotado.

    El Ciego

    Primer amo de Lázaro. Es el personaje que más influye en la vida de Lázaro ya que éste le enseña a ser astuto, malicioso, tramposo, y hasta vengativo. El ciego le enseñaba las cosas a Lázaro a través de los golpes. Este le enseña también a como obtener comida y como conseguir dinero. El ciego era tramposo y avaro. Era un mendigo como Lázaro. Él fingía que sabía predecir el sexo de los bebés de las mujeres embarazadas, y lo hacía sólo para obtener dinero, y a veces servía como supuesto médico. Lázaro lo deja ya que éste no le traía la felicidad que él buscaba: Comida.

    El Clérigo

    Segundo amo de Lázaro. Este representa el tema de la corrupción del clero, ya que este es avaro e inescrupuloso. Guardaba el pan de la misa en un arca para comérselo él sólo. Es inescrupuloso porque ofrece a Lázaro comida que supuestamente había sido pulverizada por ratones. La avaricia del clérigo lo enciega de la realidad, razón por la cual él piensa que había ratones en su casa comiéndole el pan.

    El Escudero

    El escudero es el tercer amo de Lázaro. Representa las falsas apariencias de la época. Lázaro pensaba que él era un hombre rico y de muchos bienes, pero luego se da la sorpresa de que es todo lo contrario de lo que él pensaba. En este caso, los papeles entre el amo y Lázaro cambian: el escudero depende de Lázaro en vez de Lázaro depender del escudero. El escudero luego lo abandona, y Lázaro vuelve a la calle.

    El Fraile de la Merced

    Este es el cuarto amo de Lázaro. Es el amo que le dá a Lázaro su primer par de zapatos. Él es un fraile corrupto ya que él es un fraile promiscuo. Las ansias de Lázaro en este momento no eran por mujeres, sino por comida, lo que hace que Lázaro lo deje. Una vez más, Lázaro vuelve a mendigar por las calles.

    El Buldero

    Este es el quinto amo de Lázaro. No tuvo muchas relaciones con él, razón por la cual Lázaro lo deja. Él fue el amo más falso e inescrupuloso de toda la novela. Este representa la falsa religiosidad. El buldero vendía bulas solamente para lucrarse de las ganancias, y éste convencía a la gente para que las comprara. Era tan falso que llegó al punto de hacer un pacto con un alguacil para hacer un "drama" dónde el alguacil iba a fingir haberse muerto, y luego haber sido revivido milagrosamente por las bulas, y ésto lo hacía el buldero para hacer creer la gente que las bulas hacían milagros. Lázaro lo deja porque éste no lo antendía mucho.

    El Pintor

    El pintor es el sexto amo de Lázaro, pero estuvo muy poco tiempo con él. Este representa la clase renacentista culta y artística de la época. Al poco tiempo, Lázaro lo deja.

    El Capellán

    Séptimo amo de Lázaro. Es un oportunista que se vale de otras personas para recibir unos beneficios. Este le ofrece el primer trabajo con sueldo a Lázaro. Lázaro estuvo cuatro años con este amo, hasta recibir la cantidad de dinero que él necesitaba para comprarse ropa usada y una espada. Una vez Lázaro obtuvo lo que necesitaba, dejó a su amo y a su oficio.

    El Alguacil

    Octavo amo de Lázaro. El alguacil representa la ley en aquella época. Lázaro encuentra el oficio de su amo muy peligroso, así que éste lo deja.

    El Arcipreste de San Salvador

    Noveno y último amo de Lázaro. Este es el amo que le consigue la esposa a Lázaro. Este representa también la corrupción del clero ya que había cuentos por esa área sobre relaciones entre la esposa de Lázaro y el arcipreste.

    La Criada del Arcipreste de San Salvador

    Mujer con la que Lázaro se casa, y la que le trae parte de la felicidad a él. Una vez se casa con ella, satifizo su hambruna, y llegó a una estabilidad en su vida.

  • Espacio y tiempo

  • Si desconocido resulta el autor de la novela, no disponemos de muchos datos acerca de la fecha de su composición, aunque se cree que fue escrito muy poco antes de su publicación.

    En el libro existen varias alusiones a sucesos del siglo XVI que han inducido a lanzar hipótesis variadas sobre esta datación. En primer lugar, se dice que el padre de Lázaro murió en la campaña de Gelves: podría tratarse de la acometida en 1510, aunque también hubo otra en 1520. En segundo lugar, en el último capítulo se celebran Cortes en Toledo: pueden ser las de 1525 o las de 1538-1539. Sin embargo, estas referencias o sucesos históricos hay que recibirlas con un recomendable escepticismo, pues pueden haber sido utilizadas por el autor como simple mecanismo que produjera verosimilitud a su relato. Por eso, menos fiables aún resultan otras alusiones, como la vaga referencia al rey de Francia o al ambiente social que refleja la novela.

  • Punto de vista y actitud narrativa

  • La autobiografía de Lázaro resume su visión de la realidad, explica su conducta y lo presenta como un antihéroe, un insignificante "don nadie". En la voz autobiográfica del narrador se manifiestan ecos y advertencias del autor que, con ironía, revela con su insolaridad con el pícaro.

    Pero tal vez el sentido profundo de la novela sea una visión sarcástica de una España aparentemente muy religiosa, en la que, sin embargo, no se vive en absoluto de la exigencia de la caridad -el principio medular del catolicismo- y en la que sus moradores, a pesar de su obsesiva idea de alcanzar y ostentar honor y honra, carecen de dignidad. Por eso se ha apuntado la hipótesis de que el autor de la novela pueda ser un reformista -un erasmista- o un converso.

  • Técnicas estilísticas

  • Los procedimientos técnicos y recursos estilísticos de esta novela se parecen al estilo de Juan de Valdés, "escribo como hablo". Entre los procedimientos, se destaca la ironía y la parodia. De ahí emana parte de la comicidad, humor y sátira que el narrador prodiga con sarcasmo. El autor utiliza la sátira en esta novela como medio para criticar y ridiculizar la sociedad de aquella época. El estilo de la novela es una muestra de elegancia y decoro literario. Abunda el empleo de recursos estilísticos, sintaxis envolvente, antítesis, etc.

  • Valoración personal

  • En este libro he aprendido que, se ha de tener mucha paciencia para que te salgan bien las cosas, también que los alimentos o el respeto no te los dan así como así, cada momento tiene su mérito, sobretodo he notado como Lázaro iba haciéndose mayor, tanto psicológicamente, como físicamente; físicamente por las labores que puede ir desempeñando cuando se va haciendo mayor o psicológicamente porque empieza a razonar bien las respuestas y su forma de pensar es muy propia de él.

    Primeramente he de decir, que nunca he leído un libro de literatura castellana, éste ha sido el primer libro y creo que es un buen principio para empezar a familiarizarme con la literatura. Este libro creo que merece la pena que lo lea todo el mundo, ya que tiene una especie de contenido muy apto para todas las personas y edades. También nos enseña muchas situaciones de la vida que nos puede llegar a pasar.

    También encuentro que si este libro, se hubiera hecho en nuestra época, no surgirían muchos cambios, nada más que esas palabras y escenarios típicos de esos tiempos, porque en esta sociedad todos somos un poco avaros, como en el libro pasa. También somos mentirosos como pasa en el libro; por eso digo que no haría falta cambiar, o mejor dicho, muchos de esos detalles que parece que no son representativos pero lo son bastante de la época actual.

    II

    III