Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Argumento. Estructura. Personajes. Estilo literario

  • Enviado por: Albert Torres
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
publicidad

ARGUMENTO

Lázaro nació en el río de Tormes y de ahí viene el sobrenombre de Lazarillo de Tormes.

Era hijo de Tomé González y de Antona Pérez, naturales de Tejeras, un pueblo de Salamanca. Más tarde su padre murió en la guerra y entonces él y Anotan se fueron a la ciudad, donde su madre se dedicaba a guisar y a lavar ropa de los caballeros. Al poco tiempo tuvo un hijo con uno de ellos. Posteriormente, Anotan, sirviendo a los del Mesón de la Solana, entregó a Lázaro a un ciego que por allí venía. El Lazarillo ya tenía su primer amo, el ciego, que era muy listo, y enseñó al Lazarillo a vivir la vida. El ciego era muy avaricioso y casi no alimentaba a su sirviente, por lo cual éste le hacía algunas travesuras como beberse el vino con una pajita o cuando comían el racimo de uvas y el Lazarillo las comía de tres en tres o cuando le cambió la longaniza por un nabo en el bocadillo. Ésta última casi le cuesta la vida, ya que el ciego le propinó una gran paliza. De ahí viene el gran odio que el Lazarillo le tenía a su amo. Un día, para vengarse de todo lo que le había hecho, le guió por un arroyo en el que se tenía que saltar, entonces el mozo saltó y esquivó el poste que había enfrente, pero después saltó el ciego y se dio con toda la cabeza en el poste y cayó desplomado en el suelo medio muerto, entonces el niño aprovechó la ocasión y se marchó corriendo.

Después del ciego, se encontró, en Maqueda, con un clérigo, su próximo amo, que aún era más avaricioso que el ciego y le hacía pasar mucha hambre, pera el Lazarillo era muy astuto y un día le pidió a un calderero una llave para abrir el arca dónde de sacerdote guardaba todo el pan y los quesos para cuando éste se encontrara haciendo la misa, él se lo comía y después decía que eran los ratones o las culebras. Pero la alegría no le duró mucho tiempo ya que el clérigo le descubrió y le hechó de casa.

Una vez despachado, el Lazarillo se fue a Toledo, y allí encontró a su nuevo amo, un escudero. Con éste amo pasó mucha hambre ya que era pobre y no tenía ni para él mismo, es más, el Lazarillo le tenía que mantener con lo que conseguía pidiendo limosnas a la gente del pueblo. Un día, un hombre y una mujer le alquilaron la casa y le dieron entre los dos doce o trece reales, con los que el escudero se marchó y dejó abandonado al Lazarillo.

El próximo amo fue un fraile, que lo único que hizo es darle unas zapatillas al niño. Más tarde se le rompieron y después se fue.

El siguiente amo que tuvo fue un buldero, que se ganaba la vida predicando las bulas a la gente del pueblo, pero al final resultó ser todo un montaje entre el alguacil y él, que entre los dos hicieron creer a la gente que el buldero podía hablar con Dios mediante una gran actuación del alguacil, que era su socio y se partían los beneficios.

Después de dejar al buldero, Lázaro fue a parar a manos de un capellán, que lo utilizaba para repartir el agua por el pueblo. Gracias al dinero que sacó pronto se pudo comprar ropa nueva y entonces se marchó con su último amo, el alguacil, que no estuvo mucho tiempo con él porque era un oficio peligroso. Desde entonces, el Lazarillo, ya crecido, no tuvo ningún amo más y se ganaba la vida de pregonero. Más tarde se casó con una criada del arcipreste de San Salvador, con la que vivió felizmente el resto de su vida.

ESTRUCTURA

  • Estructura interna: señala y razona las tres partes en las que se organiza el relato (introducción, nudo y desenlace). La estructura de la obra es abierta, ¿por qué?

Esta novela está estructurada en tres partes fáciles de identificara PRESENTACIÓN va desde el principio, donde el autor, que es el propio Lazarillo, nos explica dónde nació y quienes son sus padres hasta que su madre ya viuda le envía con su primer amo, el ciego.

El NUDO muy claramente va desde que el Lazarillo ya está con el ciego, y después pasa a servir a los otros seis amos restantes: el clérigo, el escudero, el fraile, el buldero, el capellán y finalmente el alguacil, con todos sus correspondientes sucesos dentro de cada uno, hasta que después de estar con el alguacil muy poco tiempo se va.

El DESENLACE va desde que se va de su último amo y se gana la vida honradamente de pregonero hasta que se casa con una criada y vive felizmente el resto de su vida. La novela tiene una estructura abierta, por lo tanto podría continuar ya que el libro no nos dice que el Lazarillo muere, es decir, el autor, mejor dicho, el Lazarillo no nos cuenta lo que sigue haciendo después de casarse.

  • Estructura externa: la obra se divide en tratados, pero la materia de narrativa de estos ¿está bien equilibrada, ¿por qué?

No, la materia narrativa de los diferentes tratados en que está estructurada la novela no está equilibrada ya que hay tratados que están explicados más intensamente y con más detalles que otros. Por ejemplo: el primer tratado, que es cuando el Lazarillo tiene su primer amo (el ciego), y nos explica todas las pillerías que el niño le hace porque no le da de comer, y también las palizas que recibía a causa de éstas travesuras es el más largo y más bien explicado, en cambio, en el tratado del fraile, que es el cuarto, solamente dice que le regaló unos zapatos y los detalles los explica diciendo “y por esto y por otras cosillas que no digo, salí de él”.

  • Indica el punto de vista que adopta el narrador y en qué medida influye en el relato.

Bajo mi punto de vista, el “Lazarillo de Tormes” es una novela autobiográfica ya que Lázaro es el protagonista y nos cuenta su vida en primera persona. Es decir, Lázaro es a la vez narrador y protagonista de sus aventuras. También he observado que este relato va dirigido a otra persona, a la que llama “Vuestra Merced”. Por lo tanto éste relato es una carta con la que Lázaro responde a “Vuestra Merced” y le cuenta toda su vida. Por otra parte, diría que el narrador es omnisciente, es decir, que el Lazarillo lo sabe todo: sabe lo que dice cada personaje, lo que piensa, etc.

  • Entre la vida del Lázaro niño y la del Lázaro adulto hay un cierto paralelismo, es decir, una serie de sucesos iguales o parecidos que le ocurren en las dos épocas de su vida; señálalos.

Lo único que creo que le ocurre de manera paralela en las dos épocas de su vida es que en las dos pasa mucha hambre ya que con el ciego apenas comía, con el clérigo aún menos, en cambio, con el escudero fue menor el sufrimiento. Ya con el cuarto amo, el fraile, no nos dice claramente si pasó mucha hambre pero sabiendo que pertenecía al estamento eclesiástico podemos deducir que era avaro y tacaño como los demás. Una vez empezada la hazaña con el buldero, ya crecido, no me consta de que pasara mucha hambre pero supongo que sí. Con el resto de los amos, es decir, el capellán y el alguacil, sexto y séptimo respectivamente, Lázaro ya era mayor y no pasó ningún calvario para sobrevivir.

Una vez Lázaro dejó al último amo se ganó la vida de pregonero del pueblo y se casó con una criada, con la que fue muy feliz y ya no volvió a pasar hambre nunca más.

PERSONAJES

  • El protagonista sufre a lo largo de la obra y, por tanto, de su vida un proceso, una evolución. Explica cuál es este proceso y señala los acontecimientos y personajes que lo van provocando. Por otro lado, esta proceso o evolución viene determinado por los deseos o aspiraciones del protagonista, señálalos.

Es evidente que cuando el Lazarillo nace y no tiene amos ni tiene que luchar para no morir de hambre no es pícaro, al contrario, es un niño muy normal. Pero de muy pequeño su madre, cuando servía a los del Mesón de la Solana, entregó al Lazarillo a un ciego, y entonces empezó la mala vida para él y ya tuvo que espabilarse para sobrevivir. A partir de aquel día empieza un proceso de evolución que experimenta el niño desde su primer amo, el ciego, hasta el último, el capellán, y que de cada uno de ellos aprende alguna cosa nueva para seguir viviendo.

Para mí, el ciego, es el que más cosas le enseña, por ejemplo: aprende el arte de pedir limosnas, ya que sin ellas no tendría nada para comer, también aprende que en la vida se tiene que ser espabilado, se acostumbra a recibir palizas, que posteriormente le seguirían dando los otros amos, y otras cosas que mostraron el camino de la vida al Lazarillo. Con su próximo amo, el clérigo, el Lazarillo aprende a robar en el arca de su amo y a comerse su comida. Con su tercer amo, el escudero, el Lazarillo llega a la conclusión de que la honra y el buen aspecto no sirven de nada si no tienes dinero ni para comer ni para nada. Después del escudero, el niño ya había crecido y ya sabía de qué va la vida. El fraile, su cuarto amo, no le enseñó nada y el Lazarillo se marchó pronto. Del quinto, es decir, el buldero, aprendió la lección de callar y mantenerse al margen cuando conviene (el silencio en provecho propio). Finalmente, los próximos y últimos amos, el capellán y el alguacil, sexto y séptimo respectivamente no le enseñaron nada ya que el Lazarillo ya era mayor y ya no les necesitaba para nada más que no fuese para ganar un poco de dinero.

Por otro lado, ésta evolución viene provocada por el deseo de Lázaro de tener una mejor vida y un trabajo más digno.

  • Explica por qué Lázaro muestra una especial consideración hacia el hidalgo y no lo odia como a los otros amos.

Lázaro, a lo largo de toda su vida tuvo muchos amos, y todos tenían sus características propias: eran muy avariciosos, violentos tacaños, etc. Por esos motivos nombrados anteriormente, a todos les tenía un gran odio, pero había uno que no, es más, llegó a ser como un amigo para él. Se trataba de un escudero, que, a diferencia del ciego o del clérigo, que apenas le daban de comer, y además, cuando el Lazarillo intentaba comerse alguna cosa sin que se enterasen los dos amos ya nombrados anteriormente, éstos le propinaban grandes palizas. En cambio, el escudero era buena persona y no le pegaba. Entre otras cosas, el escudero había perdido todo lo que tenía a la vida y no tenía ni para comer, siempre comía de lo que traía Lázaro de las limosnas que le daban. Eso sí, cuando una vez tuvo dinero para comprar comida se lo gastó todo y él y el comieron muy bien durante unos cuantos días mientras charlaban como dos buenos amigos.

  • Señala un episodio en el que Lázaro deje de ser protagonista para convertirse en un mero testigo. ¿A qué se debe este cambio de rol?

En ésta novela predomina el protagonismo del Lazarillo en la gran extensión de narración, pero hay un tratado en que el Lazarillo pasa a ser un personaje secundario y lo único que haca es observar lo que hace su amo juntamente con su socio. Se trata del tratado quinto y corresponde a cuando el Lazarillo tiene al buldero como amo. El Lazarillo se quedó mirando la actuación que hizo el alguacil y que luego resultó ser una estafa, ya que el buldero y el alguacil lo habían acordado todo y les servía para sacar mucho dinero de la gente de cada pueblo que se lo creía, que eran la gran mayoría.

  • Fíjate en que la mayoría de los amos a los que sirve Lázaro pertenecen el mismo estamento social. Indica cuál es y anota los defectos que más se critican en ellos.

El Lazarillo sirvió a lo largo de toda su vida a un total de siete amos, y la mayoría pertenecían a un mismo estamento social, el eclesiástico. Dentro de éste estamento se encuentra el clérigo, que era muy avaricioso, el fraile, que no le gustaba el coro y tampoco no quería comer en el convento, le gustaba mucho salir, era muy amigo de los negocios y rompía muchos zapatos. El buldero (era un mentiroso y un desvergonzado estafador de la gente inocente), y por último el capellán (que no le maltrataba y encima le pagaba por su trabajo). Una de las críticas más generales para todos los pertenecientes al mundo eclesiástico era su gran afición a las mujeres y su interés por el dinero.

CREACIÓN LITERARIA

CÓMO LÁZARO SE ASENTÓ CON UN CAMPESINO, Y DE LO QUE LE ACAECIÓ CON ÉL

El pobre de mí, caminaba triste y débil a causa de la mala vida que había tenido con los anteriores amos, que eran tan avaros y egoístas que lo más que comía en dos días era un trozo de pan seco y un vaso de agua, y así mucho tiempo. Cuando logré librarme de tan malos amos, decidí irme caminando al pueblo más lejano que conociese. Ya decidido emprendí el viaje, con pocas provisiones, dirigiéndome a Villoruela, un pueblo cerca de Salamanca que, también estaba cerca de Alba de Tormes, que era donde yo me encontraba. Al cabo de unos días de camino vi que casi no tenía comida y tampoco no sabía qué distancia me quedaba por recorrer, pero, de pronto, mientras caminaba empecé a ver huertos con mucha gente trabajando en ellos. Entonces cavilé: -“Ojalá sea éste el pueblo que busco”-, y más tarde dióme una gran alegría ver en un cartel viejo: “VILLORUELA”.

Ya había finalizado mi largo y angustioso viaje y en aquel momento solo me preocupaba encontrar un amo que no fuese como los anteriores.

Pensando en esto, pasó un campesino por la calle y preguntome:

- Tú, mozo, ¿buscas amo?

- Sí, señor -le contesté muy alegremente -.

- Pues ya lo has hallado. Ven conmigo.

Yo, felizmente me limité a seguirle a donde él me llevase. Muy pronto llegamos, se trataba de un huerto muy extenso y había muchas patatas y tomates entre otros alimentos. Enseguida ya me figuré para qué me quería aquel campesino. Al poco rato, mi amo me dijo que viviría con él en su casa que tenía en el huerto y que le ayudaría a sembrar, recoger y todo lo hiciera falta en el huerto.

Me quedé contento ya que parecía buena persona. Mi opinión se confirmó cuando después de darme que tenía que hacer, me preguntó:

- ¿Has comido?

- No, - respondí yo- hace muchas jornadas que no como nada.

- Entonces ven a cenar a mi casa, y mañana a trabajar.

Aquella noche fue una de las mejores de mi vida, ya que me harté de comer patatas, pan con morcilla, quesos y otros riquísimos alimentos que mi amo había obtenido del huerto. La próxima sorpresa agradable que tuve fue al día siguiente, cuando, después de trabajar, el campesino me dijo que cada semana recibiría medio real por mi trabajo.

Así fue durante mucho tiempo y cuando ya tuve bastante dinero, me compré ropa nueva y dejé de trabajar en el huerto y me fui en busca de un trabajo más digno para ganarme la vida en la posterioridad.

OPINIÓN PERSONAL

Bien, empezaré la crítica personal de ésta novela comentando que se me ha quedado una muy buena impresión ya que la he entendido muy fácilmente aunque esté escrito en un castellano más antiguo. Contrariamente, una de las pocas cosas que me han desagradado es que no nos dice cuándo es grande o pequeño y, por lo tanto no sé en qué momento de su vida le pasa cada cosa. Todo lo demás de la novela, que más bien es una autobiografía, está bastante bien. Por ejemplo, a lo largo de toda la historia te refleja exactamente cómo era la vida en aquella época, y, en el caso de los niños como Lázaro, te cuenta muy bien las diferentes travesuras que tenían que hacer para quitarle la comida a su amo y no morir de hambre.

En general muy bien, me ha gustado mucho.

LENGUAJE

REFRANES

  • “Más da el duro que el desnudo”: Significa que más da el que tiene algo que el que no tiene nada. (Pág.61).

  • “San Juan y ciégale”: El Lazarillo utilizó éste refrán para expresar su deseo de que el clérigo no logre ver su artilugio, y se lo pide a San Juan, que es el Santo de los criados. (Pág.77).

  • “Escapé del trueno y di en el relámpago”: El Lazarillo usó ésta expresión para dar a entender que salió del ciego que era muy cruel y se fue con el clérigo que aún era peor que el anterior. (Pág.70).

  • “no hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena”: Significa que todos los libros te enseñan algo nuevo. (Pág.45).

  • “La honra cría las artes”: Significa que los autores quieren que sus obras sean reconocidas. (Pág.46).

EXPRESIONES POPULARES

  • “Marido y señor mío”: Significa Dios mío. (Pág.109).

  • “Beso la mano de Vuestra Merced”: Significa, beso las manos de usted. (Pág.112)

  • “Manténgaos Dios”: Se solía decir cuando no querías tener nada que ver con alguien y es como si se dijera “ya te apañarás”. (Pág.112).

  • “Andá con Dios”: Significa lo mismo que la expresión explicada anteriormente. (Pág.113).

  • “El Señor le socorra y valga”: La gente decía esto porque tenían sentimientos de lástima y querían que Dios le ayudara. (Pág.125).