Las sustancias de los sueños; Simón Brailowsky

Sistema nervioso central. Cerebro. Neurofármacos. Características biológicas. Psicofármacos. Anestésicos. Droga Legal

  • Enviado por: Dushka
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Índice

Introducción……………………………….….2

Exposición y argumentación
del libro…….…….…………………….…….3

Conclusión………..……………………….….6

Referencias……………………………………7

Introducción

Mi intención al realizar éste ensayo, es analizar y exponer las ideas principales que se me presentan en el texto, dando mis puntos de vista y citando aquellos del autor cuando sean requeridos. Comenzaré por dar una breve explicación del libro y de su autor.

Este libro fue publicado en 1995, tan solo tres años antes de su muerte, por el Dr. Simón Brailowsky, médico cirujano graduado de la Universidad Nacional Autónoma de México, y doctor en ciencias de la vida y de la salud graduado de la Universidad de Paris, Es un libro que por su contenido informativo es utilizado en toda América Latina como texto de estudio, por las universidades.

“Las sustancias de los sueños” nos habla principalmente, de los efectos de los psicofármacos y los neurofármacos en el sistema nervioso. Cada sustancia ya sea producida por nuestro cerebro o no, reacciona de distinta manera dentro de nuestro cuerpo, y este libro nos indica las múltiples diferencias entre cada una de éstas y sus efectos, tanto positivos como colaterales.

También nos habla más adelante de las sustancias alucinógenas, el problema del abuso de las drogas, y la dependencia que éstas crean en un sujeto que acostumbra a consumirlas. Nos incluye al final un apéndice donde nos enseña que podemos hacer en caso de sobredosis y las bases generales del tratamiento de intoxicaciones por neuropsicofármacos.

Exposición y argumentación del Libro

“Este libro trata sobre los agentes químicos, fármacos, medicamentos o drogas que tienen efectos en el cerebro, es decir, en el sistema nervioso central (SNC)”

Éstas son las primeras palabras que nos expone el autor en la introducción, y desde entonces, nos da por entendido que el propósito de éste libro será la explicación de las consecuencias producidas en el sistema nervioso central (SNC), tanto por las sustancias internas como externas a él.

Pero por supuesto, no podemos proponernos entender los efectos que dichas sustancias puedan tener en el cerebro, si no conocemos primero su funcionamiento físico y orgánico, y que mejor forma de entenderlo, que conociéndolo. Brailowsky, teniendo en cuenta este detalle primordial, ha dedicado la primera parte de su libro a la anatomía del SNC.

En ésta primera parte, el autor nos explica las múltiples maneras de estudiar el SNC. La técnica que en mi opinión es la más común, es la inyección de colorantes especiales dentro de una unidad a estudiarse, por ejemplo, una célula. La coloración tiene por objeto, fijar el colorante sobre el objeto a colorear de tal manera qué, después de sucesivos lavados con solventes, el objeto quede coloreado, y se pueda apreciar mejor sus características físicas. Con las sales de plata, podemos ver las ramificaciones neuronales, es decir el axón y las dendritas. Con otras técnicas de coloración, el tamaño, forma y hasta densidad de los cuerpos celulares. Por supuesto, existen otras técnicas de estudio del SNC, aparte de la coloración, como los métodos electrofisiológicos, los neuroquímicos, o la reciente Imagenología, pero como mencioné anteriormente, la coloración es la más utilizada para la observación de la fisiología del SNC, aunque las otras técnicas anteriormente mencionadas pueden utilizarse si el propósito es estudiarlo desde fuera.

Una vez que tenemos un método elegido para estudiar nuestro SNC, podemos comprobar su organización. Cada pequeña parte de él, tiene funciones específicas, y por eso, en el libro nos viene dividida la explicación de cada una de ellas. No las mencionaré una por una, pues sería hacer de éste ensayo un resumen, por ello, generalizaré y mencionaré nada más las dos principales divisiones: el cerebro y la médula espinal. El grupo de células que se encuentran dentro del cerebro, son las neuronas, que son las células funcionales del tejido nervioso. Ellas se interconectan formando redes de comunicación que transmiten señales por zonas definidas del sistema nervioso. Las funciones complejas del sistema nervioso son consecuencia de la interacción entre redes de neuronas, y no el resultado de las características específicas de cada neurona individual. La conexión que ocurre entre las neuronas, se llama sinapsis, y conduce el impulso nervioso.

En la siguiente parte, nos habla de la farmacología, ¿pero que es la farmacología? Pues sencillamente, es el estudio de las características físico-químicas y los efectos bioquímicos, fisiológicos y terapéuticos de los fármacos y las drogas. Pero regresando de nuevo a la pregunta, ¿Qué es un fármaco? o ¿Qué es una droga? Citando a la Organización Mundial de Salud, un fármaco es toda sustancia química que introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar las condiciones físicas o químicas de éste. Por supuesto, en este libro el Dr. Brailowsky nos señala dos clases de sustancias: las que produce el SNC, y las fabricadas por el hombre (Aquí el autor nos incluye aquellas que provienen de fuentes naturales, es decir, originadas por la naturaleza, como las plantas. A pesar que éstas no son producidas por el hombre, es él quien las ingiere).

Mas adelante nos presenta una serie de neurofármacos: sus características biológicas, Sería un descuido de mi parte no mencionar los dos tipos de neurofármacos más importantes, pero tomando en cuenta que mi intención es hablar sobre el propósito del libro, más que del contenido (el cual tenemos que mencionar ocasionalmente para poder entenderlo), simplemente los señalaré: anestésicos locales y anestésicos generales. Fácilmente entendemos la diferencia de cada uno, pues es algo con lo que nos topamos en la vida diaria; Cuando nos sometemos a alguna cirugía, nos aplican anestesia general, y cuando vamos al dentista, nos aplica anestesia local, solo para bloquear la conducción nerviosa de la encía. Dentro de éste mismo capítulo, nos habla sobre los fármacos con propósitos medicinales, aquellos que sirven para curar o controlar alguna enfermedad causada por una alteración. Todos hemos padecido alguna vez una enfermedad en la que nos han tenido que recetar medicinas comunes, pero Brailowsky nos habla de las enfermedades que van mas allá de una simple gripe, enfermedades que no deben ser llamadas realmente enfermedades, sino síndromes, que son producidos por una alteración física en el SNC.

En el capítulo de Psicofármacos, el autor nos dice que el capítulo trata sobre las sustancias que nos llevan o nos traen a la locura. Yo diría que nos traen de ella, aunque eventualmente se vuelve una rutina, y uno puede perder la cordura al vivir en la rutina de estar tomándolos constantemente. Estos psicofármacos, son capaces de controlar enfermedades mentales, como la esquizofrenia, o alteraciones del estado de ánimo, como la depresión. Alguna vez en nuestra vida, nos hemos sentido muy tristes, y pensamos en la pastillita mágica que nos hará sentirnos mejor. Pero en lo que no pensamos es en los cambios biológicos que ésta produce en nuestro sistema. Estos cambios pueden llegar a ser tan bruscos, que nos pueden crear una dependencia a ella; si tomamos pastillas para combatir la depresión todo el tiempo, llegará un momento en que no podremos sentirnos bien si no consumimos una diaria. Ésta dependencia puede llegar a dañina para nuestra salud, por lo cual es recomendable siempre estar bajo la supervisión de algún médico psiquiatra.

El autor nos dice al principio de la quinta parte, “Todo el mundo conoce a alguien que abusa de las drogas.” Creo que todos podemos concordar con él. Todos conocemos al menos a una persona que abusa del alcohol, o que consume café sin parar, ya sea por adicción o por sed, o a aquél primo que secretamente nos confiesa que alguna vez probó la marihuana. Cuando una persona consume drogas, se modifica y altera su comportamiento psicológico, físico y social, además de ocasionar dependencia física y emocional. La droga ilegal más común aquí en México, es la marihuana, y aunque algunas investigaciones nos dicen que no crea adicción, uno no se debe confiar, pues sigue teniendo riesgos muy altos. Aunque existen otras drogas muy populares entre las personas que si son adictivas, como por ejemplo el opio, la cocaína, etc., no las mencionaré para no entrar en detalles. Los consumidores pueden desarrollar una irresistible ansiedad por ciertas drogas, y sus cuerpos responder a la presencia de drogas de manera que los conduzcan a aumentar su consumo. Al igual que el ejemplo de las píldoras antidepresivas, estas personas necesitan las drogas para lidiar con los problemas de la vida cotidiana, y a esto le llamamos dependencia. Pero la dependencia no solo es a las drogas, puede ser también a un estimulante, como por ejemplo el café. Muchos de nosotros sentimos a veces la necesidad de tomarnos un café cuando hace mucho frío, con el propósito que se nos quite, pero las personas adictas al café lo toman a diario, porque necesitan la cafeína, o quizá porque sienten que les falta energía sin él.

Otra sustancia que siendo una droga legal, es de los problemas más grandes en nuestro entorno socio-cultural es el etanol, o más comúnmente llamada: el alcohol. Esta sustancia en dosis bajas actúa como un ansiolítico, y es por esto que es utilizada por un gran número de personas para controlar la ansiedad y la tensión; en dosis altas produce problemas no sólo al individuo sino también a la sociedad porque se asocia con accidentes y hechos de violencia. El alcoholismo puede ser de origen genético, pero se necesita un incentivo para caer en él.

Por último, mencionaré el problema del tabaquismo, que aunque sus efectos graves son de largo plazo, también es representa uno de los problemas de adicción mas grande de nuestros tiempos. Las personas empiezan desde edades muy tempranas a fumar, quizá por presión de grupo, por placer, o quizá por estar en la onda, pero estos jóvenes ignoran los problemas que pueden llegar a padecer mas adelante. El que más escuchamos siempre es el cáncer y aunque debería ser motivo suficiente para no fumar, la gente continúa haciéndolo. Si se desea dejar de fumar, hay varias ayudas que se tienen al alcance de la mano, el más común es el parche o los chicles de nicotina.

Al final del libro, Brailowsky nos agrega un apéndice donde nos indica que podemos hacer en caso de una emergencia por sobredosis. Esto resulta útil si no sabemos que hacer, aunque lo más recomendable es llamar a un médico o a un servicio de emergencias, como el 911, por dar un ejemplo. De igual forma, algunas técnicas deberían ser de cultura general para las personas, en caso de alguna emergencia aunque no sea causada por una sobredosis.

Conclusión

Este libro ha cumplido con todos los requisitos necesarios que debe tener un libro informativo de género científico. Es directo al mismo tiempo que entretenido; incluye un poco de historia para que entendamos el origen del objeto y menciona todo lo referente a él. Desde la explicación detallada de nuestro Sistema nervioso central, hasta la descripción de cada una de las “sustancias de los sueños”, nos habla de la importancia de ellos en nuestro ser.

El contenido de éste libro puede resultar de gran utilidad para todos, no solo para los médicos; cualquier persona que lea este libro tendrá una base para el futuro. Todos deberíamos estar al corriente de lo que ocurre dentro de nosotros. ¿Qué mejor forma de prevenir algunas de éstas adicciones que estando al corriente de sus consecuencias? Si tomamos en cuenta todo lo leído en este libro, puede ser que alguno de nosotros lo piense dos veces antes de tomarnos esa segunda copa de vino, o esa pastilla para conciliar el sueño.

Referencias

  • Simón Brailowsky, Las sustancias de los sueños

México, Primera reimpresión, 2003

Fondo de cultura económica.

  • http://escuela.med.puc.cl/paginas/Cursos/segundo/histologia/HistologiaWeb/paginas/ne37022.html

  • http://vulcano.lasalle.edu.co/~docencia/propuestos/cursoev_def_mod_metodo_9.htm

  • http://www.manant.unt.edu.ar/Departamentos/Ecologia/microbiologia/examen_coloracion.htm

6