Las señoritas de Avignon; Pablo Picasso

Descripción de la Obra. Tema. Composición. Estilo y Movimiento Pictórico. Contexto Historico

  • Enviado por: Laura
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Nº6

2ºC

“Las señoritas de Avignon”, Pablo Picasso

'Las seoritas de Avignon; Pablo Picasso'
1. Descripción de la obra (50 % del valor del ejercicio)

  • Observación detenida de la obra y breve descripción de lo que se ve en la imagen

Se trata de un cuadro de grandes dimensiones, lo que parece indicar que Picasso había proyectado hacer una obra importante.

En el cuadro aparecen cinco mujeres desnudas, que parecen ofrecerse a la contemplación de un posible cliente en un burdel, aunque éste no esté presente en el cuadro. Dos de ellas son las de aspecto más cubista de los cinco, que asemejan máscaras, debido a la influencia del arte africano que comenzó a ser conocido en Europa a principios de siglo. Las dos mujeres del centro son más afines a las caras de los frescos medievales y las primitivas esculturas ibéricas, en cambio la mujer de la izquierda es más parecida al arte egipcio. En la parte inferior se muestra un bodegón compuesto por algunas frutas: una raja de sandía, un racimo de uvas, una pera y una manzana, todo ello sobre una mesa tapada con un mantel arrugado de color blanco

Da la sensación que el cuadro está lleno de "citas" de otros estilos y autores. La figura central sigue los modelos tradicionales de representación del desnudo femenino.

Las figuras de la izquierda presentan posiciones de frente y de perfil, subrayando quizás algún tipo de oposición o sirviendo para la construcción de la profundidad espacial, o para establecer una relación diferente con el espectador. En la figura de la derecha, que está en cuclillas, la cara y la espalda son visibles simultáneamente

Parece como si el espectador del cuadro y el cliente del burdel fuesen la misma persona: ambas miradas coinciden y ambos ocupan el mismo espacio; pero tienen percepciones distintas de lo que ven. La experiencia visual del cliente (aspecto erótico, dominio masculino...) no coincide con la experiencia visual del espectador.

  • Tema representado (asunto): Aspectos del tema que capta el pintor. El valor del tema dentro de la obra

El tema de Las Señoritas de Aviñón es la mujer, pero no sólo la mujer europea sino la mujer en su multiplicidad racial. La verdadera mujer universal. No obstante, por la posición en que se hallan distribuidas las cinco protagonistas de esta obra en el espacio del lienzo, se deduce la ideología eurocentrista de Picasso: La mujer europea se encuentra en el centro de la pintura. En cambio, esta distribución no responde al mapamundi, pues si así fuera la figura de mujer africana debiera ir debajo de la europea y la asiática hacia el oriente. En el mapa mundial Europa no está en el centro del mundo. Eso fue deliberadamente pensado. Eurocentristamente pensado. O quizás haya sido otro de los trastoques del pintor con la intención de cambiar el orden del mundo que buscaba subvertir.

  • Género: religioso, histórico, mitológico, retrato, género (costumbres, vida cotidiana) bodegón paisaje. Razona la respuesta.

Es una representación de la vida cotidiana de la época como es el prostíbulo en la calle Avignon y también un bodegón.

  • Composición: Distribución de las figuras y movimientos en un esquema organizado.

La composición rompe radicalmente con las leyes de la perspectiva. A la izquierda, la composición está impostada en una sucesión de figuras rectas, de ritmo tenso; a la derecha, la composición se deshace, las caras de las dos mujeres se transforman en máscaras absurdas, fetiches.

Las figuras se sitúan en un marco irreal: no hay luz ni sombras, ni diversidad de planos. La única realidad es la superficie del cuadro. Los fondos geometrizados de color ocre, blanco y azul no sugieren la idea de la tercera dimensión.

Los tonos azules parece que quieren herir la sensibilidad del espectador y, al aparecer contorneados de blanco, remarcan el planismo general de la obra.

Las figuras centrales tienen los ojos en posición frontal, y la nariz de perfil. La perspectiva es sólo un recurso que se puede utilizar con total libertad; en el siglo XX pueden hacerse servir (como lo hacía El Greco) diversidad de perspectivas en una misma figura.

El uso del color es también totalmente libre: el ocre de los cuerpos podría referirse al color de la tierra y establecer un interesante juego de ritmos de gran expresividad al contrastar con los colores del fondo. Los contornos están reducidos a configuraciones básicas, como las "V" repetidas en el entrepiernas, codo, pecho y formas dentadas del fondo. En los rostros destacan las rayas de color verde y azul en un impulsivo intento de descomponer las superficies de las caras.

La figura de la derecha está en posición de tres cuartos, desde atrás (con el pecho y el muslo visibles entre la pierna y el brazo más altos). Picasso ha roto o abierto el cuerpo a lo largo del eje central de la columna y ha retorcido hacia arriba la pierna y brazo posteriores para que estén sobre el plano de la pintura, sugiriendo una visión directamente posterior y anormalmente estirada; la cabeza también ha sido retorcida para que mire al espectador de cara. Es como si Picasso hubiese dado una vuelta de 180 grados alrededor de su modelo y hubiese sintetizado sus impresiones en una sola imagen. La ruptura con la perspectiva tradicional desembocaría en lo que se ha convenido en llamar "visión simultánea".

Todo tiende a producir el efecto de que la superficie sobre la que trabaja el pintor es plana, sensación que en Las Señoritas viene acentuada por el hecho de que el cortinaje está tratado de la misma angular que las figuras.

Crea en esta composición uno de los aspectos más nuevos y revolucionarios: el espacio corpóreo (muy distinto del espacio perspectivo del Renacimiento). El espacio ya no es el factor común que armoniza los elementos del cuadro, sino un elemento como los demás, real, concreto, que se deforma y descompone de la misma manera que las figuras: expresa al mismo tiempo volumen y espacio. En la figura sentada se rompen todos los cánones de la perspectiva lineal y tridimensional: cara y espalda son visibles al mismo tiempo. Es una ruptura de la perspectiva que había condicionado el arte a partir del Renacimiento. Significa también la introducción de otro elemento, que desarrollarán otras corrientes contemporáneas: el movimiento. En el cuadro no hemos de ver tanto lo que significa sino cómo funciona.

  • Perspectiva: El cuadro dos dimensiones (ancho y alto) o han tratado de reproducir a tercera dimensión (profundidad)

En cuanto a la forma, Las señoritas de Avignon presenta un fondo generalmente acorde o respetuoso de la tradición. Son las figuras planas y negadoras de la perspectiva, junto a las sombras blancas o lumínicas que dan la sensación de un espectro cristalino, lo que constituyen la propuesta-apuesta estética.

  • Formas, volúmenes: las figuras son realistas o se han alterado las formas...

Aparecen cinco mujeres de tonos rosáceos enmarcadas por unas cortinas. Sus cuerpos no tienen redondeces, sino que priman los ángulos agudos, las aristas, una dura geometría. A sus pies un frutero que muestra una sexualidad elocuente en la porción de sandía, unas uvas testiculares, una manzana y una pera.

La relación que mantienen las figuras con el espacio en el que se enmarcan también es profundamente novedosa, ya que rompe de forma total con la herencia de la representación tridimensional heredada del Renacimiento. Aquí todo se rompe en planos, los elementos de la composición están aplanados, apenas si hay sensación de profundidad, que si bien origina deformación, al mismo tiempo se mantiene dentro de un esquema todavía figurativo.

  • El color, el dibujo: predominio de dibujo o color, cómo son los colores naturales, reales...; cómo es el tono (intensidad de un color)... La luz: Iluminación, intensidad o forma; contrastes de luz; focos de luz...

Picasso en esta obra juega frecuentemente con los rosas y blancos apastelados. Picasso introduce un nuevo elemento para plasmar la textura de las máscaras en los rostros de las mujeres: la respiración en blanco, deja una zona en blanco, un límite entre dos colores sin pintar, de forma que se ve el lienzo, pasando a convertirse el lienzo en elemento plástico en si mismo. Esta herramienta le permite así introducir la sensación de profundidad utilizando el cuadro.

  • Técnica: Soporte de la pintura: óleo, temple, fresco, acuarela, acrílico, mezcla…

La técnica es óleo sobre lienzo. Sus medidas son 243,9 x 233,7 cm.

  • La factura: Distribución del color: toques ligeros y difuminados, o pinceladas espesas y contrastantes.

Picasso a dados pinceladas espesas y contrastantes, se diferencian los colores y apenas hay relieve n las figuras dibujadas.

  • Materia. Textura: materia táctil con que se ha hecho el cuadro

2. Estilo y movimiento pictórico al que pertenece (20 % del valor del ejercicio)

  • Identificación del pintor (autor) y la obra (título) y localización en el tiempo (fecha) y en el espacio (lugar)

Picasso realizó Las señoritas de Avignon entre la primavera y el verano de 1907 a los 25 años de edad, en un momento de crisis sentimental ya que estaba a punto de separarse de Fernande Olivier, su compañera sentimental desde hacía varios años. Antes de llegar a realizar la pintura que hoy conocemos, Picasso hizo cientos de dibujos preparatorios, en los que aparecen multitud de figuras femeninas que presentan rasgos que las emparentan con modelos africanos y oceánicos, además de con la escultura íbera.

  • Identificación del estilo y la escuela a que pertenece la obra. Razónalo

El cuadro es cubista, porque en el cubismo no es el color, sino la línea la que crea la figura y compone el cuadro. Sus obras no son producto de la casualidad sino de un proceso de creación meditado y consciente. El cubismo se pregunta por los problemas del volumen y del espacio. Se preocupa por la representación del movimiento y por lo tanto del tiempo: de la cuarta dimensión. El color ceniza, el blanco y el negro, ayudan a la reconstrucción del cuadro.

3. Relación de la obra con su época histórica y como se refleja ésta en el cuadro (30 % del valor del ejercicio)

  • Relaciona la obra y sus características con la época a la que pertenece, observando aspectos económicos, sociales, políticos o culturales de las personas que viven en el momento de su realización

Las señoritas de Avignon se considera el inicio del arte moderno y una nueva etapa en la pintura.

En Europa durante el siglo XX, la cultura tuvo que valorar el impacto que generaba en las ideas del espectador: reformar los mecanismos de consumo.  El mundo se encontraba en procesos  contrarios, Picasso en el momento de la creación de “las señoritas de Aviñón”, se encontraba en París por eso conoció la abstracción.

Picasso quiso ser reconocido, en el verano de 1907. Reunió a un selecto grupo de pintores cuyo criterio le importaba, para mostrarles en privado su primera gran composición. Una tela al óleo de casi dos metros y medio de altura y anchura, preparada con centenares de dibujos y bocetos: «Las señoritas de Avignon».

La opinión de aquellos modernistas fue conforme, decían que la obra era una burla al arte moderno. Harto y furioso, Picasso escondió la tela.

Muchos años después, en plena gloria de Picasso, la crítica vió en «Las señoritas de Avignon» la primera fuente del cubismo, contra la evidencia de que la geometría dominante no es cúbica, sino triangular, y de que aquel estilo fue iniciado en su versión analítica por Braque y en su versión sintética por Juan Gris.

  • Si la escena fue inventada por el pintor o pertenece a la realidad de la vida de su época. Si el pintor tuvo intención de reflejar la problemática histórica de su tiempo.

La escena pertenece a la realidad, en el cuadro aparecen retratadas unas prostitutas que trabajaban en un burdel de la calle Avignon de Barcelona.

  • Nivel social al que pertenecen las personas, objetos que aparecen en el cuadro.

Suponiendo que las mujeres retratadas son prostitutas serian de una clase baja.

  • Forma de ir vestidos y adornos, y actividades artesanales que han contribuido a ello.

Las mujeres no están vestidas, simplemente aparecen algunas agarrando unas cortinas y dos de ellas como he mencionado antes con la cara cubierta con máscaras africanas.

4

Vídeos relacionados