Las revoluciones burguesas; Eric Hobsbawm

Revolución francesa. Revolución industrial. Modernidad. Antiguo Régimen. Conservadores. Radicales. Progreso. Clase social. Movimiento obrero. Nacionalismo. Guerra. Ciencia

  • Enviado por: Dionicio
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 22 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

HOBSBAWM, Eric J.

Las revoluciones burguesas

Ed. Guadarrama, 2 vols., 3ª ed., Madrid 1974, pp. 572.

(t. o.: The Age of Revolution. Europe 1789-1848)

INTRODUCCIÓN

La obra es un manual de historia —en palabras del autor, "lo que los franceses llaman haute vulgarisation" (p. 11)— que cubre la época comprendida entre 1789, fecha inicial de la Revolución francesa, y 1848, año en que se comienza un segundo periodo revolucionario de menor entidad —de nuevo principalmente en Francia—, a la vez que viene a coincidir con el fin del primer periodo de la llamada "revolución industrial" inglesa.

Piensa acertadamente el autor que estas dos revoluciones, la francesa en lo político y la inglesa en lo económico, son los acontecimientos más influyentes en la configuración de una nueva sociedad que desbanca al "antiguo régimen" y marca el inicio de una nueva era. En cierto modo, esta obra es una historia universal, que centra su atención en estos dos acontecimientos por ser considerados como el principal motor de la dinámica histórica universal. Por eso, engloba a todo el mundo, pero dedicando a cada zona una atención proporcional a la influencia que en este periodo acusó estas dos revoluciones.

Hobsbawm aclara, desde el principio, que "este libro no es una narración detallada, sino una interpretación" (p. 11). La línea principal sobre la que va a basar su interpretación queda trazada cuando señala que, del periodo inmediatamente anterior al aquí contemplado, "sólo necesitamos observar que las fuerzas sociales y económicas, y los instrumentos políticos e intelectuales de esa transformación ya estaban preparados" (p. 17). Es decir, que el verdadero protagonismo de la historia queda en manos de la dinámica —"las fuerzas"— social y económica, siendo los demás acontecimientos, incluidos las corrientes intelectuales, meros instrumentos de aquélla. Hobsbawm se acerca más a la teoría marxista que considera a las relaciones de producción como único factor generador del cambio histórico —siendo todo lo demás "superestructura"—, cuando, a lo largo de su obra, tiende a identificar a "las fuerzas sociales y económicas" como fuerzas "de clase".

Es el mismo acontecer histórico el que se identifica totalmente con esta visión de Marx. La explícita reducción de lo social a lo económico —la división en clases como primera manifestación de la "alienación económica"—, aunque apuntada someramente en algún lugar, no se pone de manifiesto, pues impide toda explicación del hecho de que los focos de las revoluciones política y económica fueron distintos, y en cierto sentido contrapuestos: el foco de la revolución política —Francia— fue, y así consta en la obra, una de las naciones occidentales en las que más lentamente se abre paso el cambio económico; mientras que el foco de la revolución industrial —Inglaterra— es una de las naciones en la que los cambios sociopolíticos van sucediéndose con más lentitud.

Siguiendo su propia línea argumental, Hobsbawm ya desde el principio quiere hacer notar, adelantando conclusiones, que dentro de la incipiente nueva sociedad burguesa ya estaban apareciendo, y provocadas por ella, las fuerzas de signo opuesto —"las fuerzas e ideas que buscaban la sustitución de la nueva sociedad triunfante" (p. 20)—: la "reacción". Parece asumirse aquí la dialéctica histórica —noción hegeliana recogida por Marx— que propugna que todo momento histórico lleva en sí el germen de su contradicción.

Hobsbawm identifica esa reacción con "la ideología socialista revolucionaria y la comunista". Pero, si en 1789 las fuerzas del cambio estaban ya preparadas en al menos dos naciones, medio siglo no bastaba para preparar las nuevas fuerzas. A eso atribuye el autor el fracaso de los levantamientos de 1848: era demasiado pronto.

CONTENIDO

I. El mundo en 1780-90

Al trazar los rasgos característicos, en este capítulo introductorio, de la sociedad preindustrial, Hobsbawm dedica particular atención al estudio de las formas de producción y propiedad agrarias. Para él, de esto depende fundamentalmente todo: "el eje del problema agrario era la relación entre quienes poseen la tierra y quienes la cultivan, entre los que producen su riqueza y los que la acumulan (p. 33).

El juicio general que le merece el panorama agrario es un tanto simplista: una minoritaria clase dominante, constituida en poco menos que casta cerrada, que se aprovecha del cultivador. Clase dominante que se constituye por la propiedad del medio de producción, la tierra: "La condición de noble e hidalgo (que llevaba aparejados los privilegios sociales y políticos y era el único camino para acceder a los grandes puestos del Estado) era inconcebible sin una gran propiedad" (pp. 38-39). Completa el cuadro general una baja nobleza, que —nótese— no constituye una clase media, sino un sector de la alta que comparte, si no su riqueza, sí su mentalidad: "Además de los magnates, otra clase de hidalgos rurales, de diferente magnitud y recursos económicos, expoliaba también a los campesinos" (p. 38).

Hobsbawm aprecia así mismo una "reacción feudal" que, al intentar acaparar más el poder, propiciará de modo inmediato la Revolución.

Sin embargo, cuando se analiza más de cerca la situación, puede apreciarse con los mismos datos con que se ilustra el libro, que la situación real no era tan sencilla ni encajaba tan cómodamente en estos clichés. Si, por ejemplo, la "reacción feudal" hizo que en Suecia la proporción de oficiales plebeyos en cargos provechosos dependientes de la corona bajase del 66% en 1719 al 23% en 1780 (p. 39), resulta difícil seguir sosteniendo que "la condición de noble o hidalgo...era el único camino para acceder a los altos puestos del Estado". Asimismo, señala Hobsbawm, en Inglaterra, donde "la gran propiedad estaba muy concentrada, una gran cantidad de pequeños propietarios, habitantes en chozas, embrollaba la situación" (p. 40). La realidad era que esa gran cantidad de pequeños propietarios existía en otras zonas de Europa occidental.

Es correcto señalar que en los extremos europeos se daban los más agudos contrastes y donde con más propiedad podrá hablarse de miseria y de explotación: en el Este se conservaba un régimen de servidumbre, y en el extremo predominaba un latifundio caciquil (Hobsbawm llega a aventurar, quizá impulsado por la tendencia marxista, a homogeneizar lo "feudal", que quizá algunas grandes propiedades en Sicilia y Andalucía fueron "descendientes directos de los latifundios romanos" (p. 37); en España es bien sabido que se formaron en la Reconquista).

Sin embargo, al examinar al resto de Europa, Hobsbawm tiene que reconocer que "la sociedad rural occidental era muy diferente. El campesino había perdido mucho de su condición servil en los últimos tiempos de la Edad Media, aunque subsistieran a menudo muchos restos irritantes de dependencia legal" (p. 39). Y aunque algunos aspectos sociales se exageren —como la minimización de la posibilidad de ingresar en la nobleza— sí resulta adecuado el hincapié que hace de las trabas sociales y sobre todo jurídicas que tendían a inmovilizar la propiedad y necesitaban ser barridas si se pretendía establecer un capitalismo agrario.

Una vez examinada la economía, Hobsbawm pasa revista a las corrientes de pensamiento, para detenerse principalmente en las de más peso: la Ilustración, de la que considera que "debió su fuerza,ante todo, al evidente progreso de la producción y el comercio" (p. 46), lo cual resulta una visión un tanto parcial. Disimula poco su simpatía por esa ideología y su principal foco, que sitúa —con acierto— en las logias masónicas. De éstas afirma que su objetivo era "liberar al individuo de las cadenas que le oprimían: básicamente el tradicionalismo ignorante de la Edad Media" y "la superstición de las Iglesias" (p. 47); llega a decir —lo que aparte de falso resulta insólito para un marxista— que en ellas "no contaban las diferencias de clases" (p. 47).

Analiza a continuación, a grandes rasgos, la situación política. Es, en resumidas cuentas, la de un absolutismo sostenido por la Iglesia (término éste un tanto ambiguo, porque el mapa religioso europeo no era precisamente uniforme), que para Hobsbawm puede resumirse en una palabra: feudalista —no es la única vez en que se abusa de este término—. Era una sociedad dispuesta a modernizarse, "pero sus horizontes eran los de su historia, su función y su clase" (p. 50). Por lo tanto era precisa una revolución. El conferir el protagonismo en exclusiva a la clase, dejando a un lado a los individuos le hace olvidarse del protagonismo que tuvieron en la ideología revolucionaria, y aún en la misma ejecución de la revolución, muchos miembros de la "vieja" clase nobiliaria. Desde su punto de vista sólo un "latente conflicto" entre las fuerzas de la vieja y la nueva sociedad era capaz de operar un cambio.

Finalizando el capítulo, hay también —como en la introducción— una referencia al futuro: como cada cosa lleva consigo su contradicción, también el naciente capitalismo, que hará posible la expansión europea, proporcionará al resto del mundo, los medios para el "contraataque" (p. 55). Hobsbawm saca a relucir de nuevo la dialéctica, esta vez en apoyo de la tesis —leninista— de la lucha imperialista del siglo XX.

II. La revolución industrial (pp. 57-102).

Se analiza en este segundo capítulo el despertar de la industrialización en la Gran Bretaña y su desarrollo hasta la mitad del siglo XIX. De este modo esquemático, puede decirse que abarca la "etapa del algodón" y la "etapa del ferrocarril". Es en general un capítulo de carácter descriptivo, con pocas connotaciones ideológicas. Quizás sea ello debido a una cierta simpatía que se aprecia en la obra hacia ese proceso industrial. Hobsbawm piensa —a pesar de los inconvenientes que trajo y él reconoce— que "por primera vez en la historia humana, se liberó de sus cadenas al poder productivo de las sociedades humanas" (p. 59), lo cual es algo exagerado.

Para Hobsbawm, el motor inmediato de la revolución industrial es el algodón. Comparte así la opinión más generalizada, sujeta hoy a revisión por quienes ven en el carbón y en el acero —aplicados, eso sí, por primera vez masivamente en la construcción de maquinaria por la industria algodonera— los auténticos impulsores. En todo caso, la agricultura extensiva del algodón en el sur de Estados Unidos y en la flota y comercio británicos, junto con la tradición fabril inglesa en el campo textil, hicieron posible que en el Lancashire surgiera el primer gran foco industrial y capitalista en el mundo.

Lo que sí queda claro tras el examen de la situación científica y educativa inglesa, es que no fue una superioridad científica —localizada está más bien en Francia— la que motivó la revolución. Los inventos ingleses se debieron más bien a un desarrollo empírico que a investigaciones de laboratorio. Los inventores británicos eran más mecánicos que físicos.

Se examina a continuación el proceso industrializador y las convulsiones sociales que llevó consigo. Se examina el enriquecimiento capitalista y su contrapartida en la aparición de nuevos focos de miseria; la aparición del proletariado industrial y el primer éxodo masivo del campo a la ciudad. Para Hobsbawm, "la explotación del trabajo que mantenía las rentas del obrero a un nivel de subsistencia... suscitaba el antagonismo del proletariado" (p. 78). Sin embargo, más adelante dirá que la emigración del campo a la ciudad se produjo por el afán de "liberarse de la injusticia económica y social... al que se añadían los altos salarios en dinero y mayor libertad de las ciudades" (p. 97). Esta afirmación, unida a los datos de oscilación de salarios en un sentido o en otro —por ejemplo hubo tras la primera explosión industrial una baja del beneficio y por ende del salario, al aumentar la competencia más rápidamente que la demanda—, pone en entredicho la anterior afirmación, demasiado simplista y ligada a las tesis de Marx. Hubo descontento, aunque en muchos casos era debido, más que al salario bajo, a las condiciones de trabajo —horarios, insalubridad, etc— y de vida en las nuevas edificaciones urbanas, a menudo construcciones masificadas hechas apresuradamente, sin servicios mínimos e incluso sin sentido estético alguno. Esta tesis podría deducirse hasta de los datos que proporciona Hobsbawm, pero no aparece explícitamente.

En el campo puede apreciarse un doble fenómeno. Por una parte, el nuevo capitalismo deriva de una estructura que, si bien era un factor de anquilosamiento, también lo era de seguridad. Por otra, la maquinización y un rápido crecimiento demográfico, generaban un excedente de mano de obra. Hobsbawm analiza correctamente esta situación, que era la principal causante de la verdadera hambre. Con todo no puede tomarse al pie de la letra la cifra que da de "500.000 tejedores muertos de hambre" (p. 83). Era pues el desempleo mayor causa de la miseria que el bajo salario; así como los brotes de violencia anticapitalista no surgían por lo general en el proletariado urbano, sino que corrían a cargo de los "destructores de máquinas" en zonas rurales, cuyos protagonistas solían ser gente desplazada por el nuevo maquinismo.

La segunda fase de este incipiente capitalismo viene caracterizada por la inversión de los beneficios —cuantiosos— de la explosión algodonera en el ferrocarril. Hobsbawm aporta datos que evidencian que en este caso no resultaba rentable la inversión. ¿Por qué, entonces, se invierte tan masivamente? La respuesta del autor es que lo motivó la necesidad de dar alguna salida al capital acumulado (cfr. p. 90). Sin embargo, hubiera sido posible encontrar alguna salida en el gasto mutuario, o sea, gastar en vez de invertir. Hobsbawm mismo señala que "el conjunto de la clase media, que formaba el núcleo principal de inversionistas, era ahorrativo más bien que derrochador" (p. 91). Una visión fuertemente influenciada por el determinismo económico —como es la doctrina de Marx— difícilmente podrá ver un factor decisivo del desenvolvimiento histórico en una mentalidad, como en este caso se hace preciso reconocer.

Con todo, tampoco es muy congruente con el determinismo económico esta afirmación, que esta vez hace el mismo autor a modo de resumen: "De esta manera casual, improvisada y empírica se formó la gran economía industrial" (p. 101). Hobsbawm en este capítulo es más bien descriptivo, con poca carga ideológica, y esta ligada sobre todo a las escasas valoraciones globales. En su conclusión, empero, deja entrever una ideología materialista: "Los dioses y los reyes del pasado estaban inermes ante los hombres de negocios y las máquinas de vapor del presente"(p. 102).

III. La revolución francesa.

Toca ahora el turno a la otra gran revolución. Su escenario será Francia. Buscando en primer lugar un fundamento de que sea ése precisamente el país donde sucede, Hobsbawm cree encontrarlo cuando afirma que "el conflicto entre el armazón oficial y los inconmovibles intereses del antiguo régimen y la subida de las nuevas fuerzas sociales era más agudo en Francia que en cualquier otro sitio"(p. 108). Afirmación ésta que, como se veía, debe interpretarse en clave económica y de lucha de clases. Por ello, en la interpretación de la situación se trata de forzar los antagonismos de clase. Se pinta así a la nobleza como detentador del poder económico (cfr.pp. 109-110), y, junto con ella aunque en menor medida, al clero (del que se dice el dato erróneo de que "hacia 1780...todos los obispos eran nobles" (p. 110), a la vez que ignora al bajo clero, a veces en la miseria), mientras que más adelante, al recoger los datos de propiedad del suelo, resulta que la nobleza tenía la quinta parte de la tierra y el clero tan sólo un 6%. Se refiere a los intentos de reforma de Turgot como motivados por un deseo de racionalizar el y de reforzar a la monarquía (cfr.p. 108) —es decir, de consolidar el dominio oligárquico—, cuando, siendo ésta una verdad a medias, el motivo que urgió a esos intentos era la casi ya consumada banca-rota estatal, a la que se alude más adelante (cfr. pp. 111-112). Incluso el fundamento mismo que da queda en cierto entredicho como verdad completa cuando afirma que "la victoria sobre Inglaterra (en la guerra de Independencia norteamericana) se obtuvo a costa de una bancarrota final, por lo que la revolución americana puede considerarse la causa directa de la francesa" (p. 112).

Es cierto que, por diversas circunstancias, Francia era la nación más propicia para sufrir una revolución. Decir, sin embargo, que, el tercer estado triunfó frente a la resistencia unida del rey y de los órdenes privilegiados, porque representaba no sólo los puntos de vista de una minoría educada y militante, sino los de otras fuerzas mucho más poderosas: los trabajadores pobres, especialmente de París, así como el campesinado revolucionario" (p. 116) es simplista, desenfocado en varios puntos, y, en lo referente al "campesinado revolucionario", sencillamente falso. La "minoría educada militante era quien tenía la verdadera fuerza revolucionaria —y el poder cuando la Revolución triunfó—, y quien manejaba a las masas aprovechándose del centralismo francés y de que París era la mayor ciudad de Europa: la Revolución se hizo en París, y París la exportaba al resto de Francia. Tampoco parece fijarse aquí en el mundo intelectual, a pesar de que Hobsbawm, lo analiza correctamente (cfr.pp. 113-114). Y, además el tercer estado triunfó, porque encontró frente a sí una nobleza resquebrajada. Más de un noble pertenecía al bando constitucional; Hobsbawm, que prefiere ver a la nobleza como bloque compacto, parece ignorarlo, y cuando cita a Mirabeau, lo califica de "ex-noble" (p. 116). Queda marginada, como otra causa que contribuyó al triunfo revolucionario, la personalidad —poco decidida y más bien de escasa voluntad— de Luis XVI: la tendencia de esta obra es dar la menor relevancia posible —con muy pocas excepciones— a las personas singulares.

Mayor protagonismo es concedido a las masas. Lo cierto es que, como suele suceder en las revoluciones, hubo masas, pero también es cierto que, en la Revolución francesa, sólo un pequeño porcentaje de franceses intervino activamente. Hobsbawm no afirma lo contrario, pero es la impresión que deja al leer estas páginas. Así pues, cuando afirma que "la contra-revolución (contra el antiguo régimen) movilizó a las masas de París, ya hambrientas, recelosas y militantes... y la caída de la Bastilla extendió la revolución a las ciudades y los campos de Francia" (p. 118). Lo más cierto es que, cuando actuaron masas, actuaron sobre todo en París. En las demás ciudades la actividad revolucionaria fue mucho más limitada. Y en el campo, las revueltas populares solían tener signo anti-revolucionario, como en la Vendeé. No es esta la visión de Hobsbawm. Ve los años de la "Grande Peur" como el triunfo de un campesinado revolucionario levantado en armas, y comenta que las revoluciones campesinas "son movimientos amplios, informes, anónimos, pero irresistibles" (p. 118). La realidad es que triunfó la anarquía, porque en m uchos casos habían huido los propietarios importantes y faltaba la protección pública, convirtiéndose muchas fincas en tierra de nadie y el campo en dominio de algunas bandas, que en más de una ocasión resultaron ser auténticos forajidos con disfraz de "revolucionario". En cuanto a las masas urbanas, estas eran agitadas y movidas por focos localizados en los "clubs" revolucionarios, sobre todo los jacobinos. Para Hobsbawm las masas van más allá "de los burgueses que las utilizan" (p. 119) ¿Por qué entonces no triunfaron éstas sobre la burguesía? La respuesta que da es que "les faltaba identidad de clase": la revolución es vista como tránsito hacia otra del "proletariado" todavía inmaduro (cfr. p. 120). "La única alternativa frente al radicalismo burgués... eran los 'sans culottes', un movimiento informe y principalmente urbano de pobres trabajadores, artesanos, tenderos, operarios, pequeños empresarios, etc" (p. 121) (en ese "etcétera" habría que incluir también a delincuentes). Hobsbawm mismo aclara que no presentaban "verdadera alternativa", para añadir que "fue un fenómeno de desesperación" (p. 122) lo que es más lógico de explicar como fruto de una exaltación, con buena dosis de irracionalidad, fenómeno que no es extraño a las revoluciones. Parece tratarse aquí de acercar los episodios revolucionarios a la lucha de una clase explotada —inmadura, sin solución, pero clase— contra otra opresora. Por eso, concederá a los "sans-culottes" un protagonismo autónomo y a partir de ahora se referirá al "sans-culottismo" como a algo con identidad e ideas propias. Al referirse por ejemplo a la caída de los girondinos dirá que la causa fue "un rápido golpe de los 'sans-culottes'"(p. 128) cuando sería más correcto decir que el golpe fue de los jacobinos, que utilizaron a aquellos.

El aparato legal de los nuevos dirigentes es contemplado con una notable falta de objetividad. El examen de las constituciones revela demasiado las simpatías de Hobsbawm, por los más radicales.

Afirma también que el feudalismo "no se abolió finalmente hasta 1793" (p. 119) refiriéndose a la abolición de las "leyes feudales", algo que en la realidad fue poco más que un golpe de teatro que ni siquiera tenía aplicación... porque no se sabía a qué disposiciones precisas afectaba. Otro ejemplo sirve para ilustrar este desenfoque: "señala que la Constitución Civil del Clero (era) un mal interpretado intento de destruir, no a la Iglesia, sino su sumisión al absolutismo romano" (p. 123). Aparte de desconocer la naturaleza de la Iglesia, no es precisamente una mala interpretación ver en la génesis de esa ley un espíritu alimentado por pensadores como Voltaire, que vaticinaba, unos veinte años antes de su muerte, que la Iglesia Católica en Francia no duraría más de veinte años.

El fanatismo radicalizador que suelen desatar las revoluciones pasado un primer período también alcanzó a ésta, y así llegó el Terror. Resulta sorprendente el esfuerzo de Hobsbawm por ensalzar y justificar este periodo: para él era un esfuerzo sobrehumano por salvar la República. De entrada, la juzga necesaria por el acoso a que se sometía al nuevo régimen: además de la presión exterior (en realidad, en este momento las monarquías europeas estaban todavía a la expectativa), en junio de 1793, sesenta de los ochenta departamentos de Francia estaban sublevados contra París"(p. 130) (aquí ha desaparecido la escena del "campesinado revolucionario" antes aludido). Por tanto —continúa— "durante aquel heroico periodo, el dilema era sencillo: o el Terror con todos sus defectos desde el punto de vista de la clase media, o la destrucción de la revolución, la desintegración del Estado nacional, y probablemente la desaparición del país" (p. 131). Las hipótesis no se pueden comprobar, pero el dilema planteado es difícil de sostener; parece más sostenible lo contrario, es decir, que pocos esfuerzos desintegradores como este periodo ha conocido Francia, e incluso la propia Revolución, que vio en la guillotina a muchos más revolucionarios que enemigos de la República. Tampoco se entiende la necesidad del Terror, dentro del esquema de Hobsbawm, si de verdad "el régimen era una alianza entre la clase media y las masas obreras" (p. 134) (nótese que la composición que da de los "sans culottes" no coincide con esas "masas obreras"), su primera tarea fue "movilizar el apoyo de las masas" (p. 131), y su constitución era "la primera genuinamente democrática" (p. 132). Con tal supuesto apoyo popular, es difícil entender la gravedad de las amenazas y la necesidad ("con todos sus defectos desde el punto de vista de la clase media" : ¿quiere decir que no desde el del "proletariado"?) de hacer rodar tantas cabezas.

Además, para Hobsbawm, el precio que se pagó no fue tan alto: 17.000 ejecuciones en 14 meses, aparte de que haya habido "represiones conservadoras" peores. Desde luego, "ejecuciones oficiales" no quiere decir ejecuciones reales, y es lógico pensar que éstas fueron bastantes más. Además, no resulta sencillo poner un ejemplo de "represión conservadora" más sangrienta, y menos en un periodo de tiempo tan breve. Insinuar, como aquí se hace, que lo fue la de 1848 es dar un dato falso. Y ninguna ha pasado a la Historia con un nombre tan significativo: el Terror.

Robespierre, principal protagonista de este periodo, es visto por Hobsbawm como un idealista recto e íntegro (cfr. pp. 133-34). Todos los rasgos señalados son positivos, apareciendo como modelo de honradez quien en realidad era egocéntrico, neurótico y acomplejado por una mal disimulada sífilis, que no vacilaba en pasar por la vida de quien se manifestara o sólo pareciera contrario a sus idas. Su caída, en palabras de Hobsbawm, provocó un "desbarajuste económico y de corrupción" (p. 131), y fue pronto lamentada por las "masas jacobinas" (cfr. p. 137), provocando un "acoso reaccionario" de la aristocracia. También justifica la condena de sus propios camaradas: la de Danton, por ejemplo, porque éste "había proporcionado cobijo a numerosos delincuentes, especuladores, estraperlistas y otros elementos corrompidos y enriquecidos" (p. 135).

El Terror acabó con la llegada del Termidor. Robespierre cayó y acabó donde había llevado a tantos: en la guillotina. ¿Por qué cayó? Hobsbawm señala varias causas: "las exigencias económicas de la guerra le enajenaron el apoyo popular" (p. 135), "la clase media jacobina atacó a derecha e izquierda" (pp. 134-35), y otros motivos que hicieron que Robespierre quedara solo. Resulta difícil, si se toman en sentido estricto, hacer compatibles estas razones. Es un esfuerzo por evitar una realidad que no concuerda con su visión: Francia estaba harta del Terror y el fanatismo revolucionario agotado. Así lo supieron ver hasta los mismos jacobinos, con la excepción del obstinado Robespierre. Por eso quedo éste solo, y cayó.

Poca atención merece para Hobsbawm lo que sucedió después. Para él no es más que el esfuerzo estabilizador burgués (cfr. p. 137), aunque resulta difícil considerar a Napoleón como un elemento "estabilizador". Se detiene a considerar lo que en su opinión impidió el triunfo reaccionario: el ejército. Considerado como "el hijo más formidable de la República jacobina" (p. 138) —sin querer ver que debía su consistencia a los profesionales que procedían del ejército real—, es retratado con una idealización desfiguradora: "se desdeñaba la verdadera disciplina castrense... y los ascensos por méritos (los hubo) producían una simple jerarquía de valor"(p. 138); "ganaba sus batallas tan rápidamente que necesitaba pocas armas" (p. 139). De todos modos, se le reconocen limitaciones —insuficiencia de intendencia y mandos—, a la vez que se acepta el particular talento militar de Napoleón. A éste Hobsbawm lo considera como la figura ideal para la consolidación burguesa. "Napoleón —añade— sólo destruyó una cosa: la revolución jacobina, el sueño de libertad, igualdad y fraternidad y de la majestuosa ascensión del pueblo para sacudir el yugo de la opresión" (p. 143). Es una afirmación significativa, pero no acertada. Cuando llegó Napoleón la "revolución jacobina" ya estaba enterrada, y antes aún lo estaban la libertad, la igualdad, y la fraternidad, víctimas, como muchos franceses, de la guillotina.

El balance de todo este periodo es, para Hobsbawm, la creación de una "fuerte clase media de pequeños propietarios, políticamente avanzada y económicamente retrógrada, que dificultará el desarrollo industrial, y con ello el ulterior avance de la revolución proletaria" (p. 133). Han transcurrido muchos años, y con ellos la industrialización francesa, pero la augurada "revolución proletaria" ha sido lo que no ha avanzado. La visión de un acontecimiento histórico —aquí, la Revolución Francesa— desde una perspectiva cargada de prejuicios motivados por razones ideológicas, sólo puede desembocar en una apreciación parcial con juicios erróneos, y a unas conclusiones que la misma Historia se encarga de desmentir.

IV. La guerra.

Se pasa ahora revista a las guerras napoleónicas. Estas son vistas en una doble vertiente, que las diferencia del siglo anterior: son a la vez la guerra entre estados y guerra entre sistemas sociales. Francia no aspiraba sólo al dominio territorial y la hegemonía continental —como era lo usual—, sino también a implantar el nuevo sistema surgido de la Revolución, aunque no en su versión radical de corte jacobino, sino en la napoleónica. Hobsbawm, de acuerdo con su visión histórica, parece conceder más peso a la vertiente social —lo que con respecto a algunos contendientes, como Inglaterra, Rusia o España, parece al menos bastante discutible— y, desde luego, bastante más espacio en su obra. Apenas narra la evolución militar del conflicto, limitándose a las líneas generales. De las personas singulares, sólo una merece algo más que la referencia: Napoleón, a quien justamente se reconoce un sobresaliente genio militar y organizativo.

El papel preponderante de guerra entre sistemas sociales obliga a Hobsbawm a difuminar las fronteras de los contendientes. Francia contaría así con más apoyo de lo que podría parecer fuera de sus fronteras. Respecto de las clases medias, afirma que "en sentido amplio puede decirse que, virtualmente, cualquier persona de talento, educación e ilustración simpatizaba con la Revolución" (p. 197) , y por tanto con Napoleón. A pesar de que más adelante se encuentran indicios de que no debe tomarse esta sentencia al pie de la letra (cita una serie de personajes de la cultura a quienes se concede la ciudadanía honoraria francesa, "no todos simpatizantes de la Revolución" —p. 148—, y es lógico pensar que la distinción se otorgase a los más afines a la causa francesa), ni siquiera matizadamente puede sostenerse. Por una parte, porque sólo en algunos ámbitos geográficos concretos —sobre todo alemanes e italianos— contó con un apoyo de identidad. Por otra parte, porque incluso estos apoyos fueron más bien iniciales, que acabaron desertando de la causa napoleónica; es conocido, por ejemplo, la exaltación que de Napoleón hicieron personajes como Hegel y Beethoven, pero igualmente conocido es cómo celebraron su derrota. Por lo demás, resulta un tanto demagógico y poco ajustado a los hechos el estudio que Hobsbawm hace en las pp. 148-152 del jacobinismo fuera de Francia.

Más alejado de la realidad se sitúa cuando desciende de la clase media a la baja. La pregunta es obligada: ¿Por qué, si tan fuerte era la simpatía hacia la Revolución, no dejó signos de eficacia? Donde más podía triunfar —dejando aparte a Irlanda, a la que se reconocen con razón circunstancias muy peculiares— era, a juicio de Hobsbawm, en Nápoles, por la gran actividad de círculos revolucionarios en los que se reconoce acertadamente el papel de la masonería. ¿Por qué no triunfó? Porque "fracasó totalmente en establecer contacto con las masas social-revolucionarias" (p. 152). Y aquí surge el primer error: el querer ver a las clases bajas como a una masa "social-revolucionaria". En el reino de Nápoles, por ejemplo, dichas masas no aparecen siquiera en la guerra de reunificación italiana, y el reino se suma a la causa revolucionaria más por ocupación de tropas del Norte que por una dinámica propia. Pero la insistencia de querer ver así la realidad, junto con unos datos aportados por la Historia que se resisten a ser encajados en ese sistema, lleva a Hobsbawm a afirmaciones tan sorprendentes como ésta: "En los espontáneos movimientos de resistencia popular contra las conquistas francesas, no se puede negar su composición social-revolucionaria, aun cuando los campesinos enrolados en ellos se expresaran en términos de conservadurismo militante eclesiástico y monárquico" (p. 154).

Con estos supuestos, y considerando estas guerras como la última fase de la Revolución, la consecuencia de estas guerras es clara para Hobsbawm: "Ahora se sabía que la Revolución social era posible; que las naciones existían como algo independientes de los Estados, los pueblos como algo independiente de los gobernantes, e incluso que los pobres existían como algo independiente de las clases —en rigor habría que decir "hacia"— la lucha de clases. Más adelante intentará explicar cómo puede encajar el nacionalismo en este esquema.—

Finaliza el capítulo (pp. 170-182) con un análisis de las consecuencias económicas de la guerra. Resulta un estudio objetivo, que puede resumirse diciendo que aunque los daños y sobre todo los gastos fueron considerables, no supusieron un quebranto de grandes dimensiones. Incluso si se examinan las dos potencias que más dinero tuvieron que gastar, para Inglaterra no supuso más que un paréntesis en su desarrollo industrial y una crisis limitada; y aunque la economía de la otra, Francia, quebró, se reconoce —afirmación sorprendente si se la contrasta con otras del capítulo III— que "la quiebra de la economía francesa se debió a la década de revolución, guerra civil y caos" (p. 180) más que a la guerra. Se pone de manifiesto asimismo que el precio humano que se pagó tampoco supuso una gran catástrofe para las naciones, ni siquiera para la que sufrió mayores pérdidas, absoluta y relativamente: Francia.

V. La paz.

Siguiendo el orden de los acontecimientos, se dedica este capítulo al nuevo mapa europeo y el nuevo equilibrio europeo surgido del Tratado de Viena. El tratamiento del tema corresponde al que puede encontrarse en cualquier manual clásico, sin que se encuentren discordancias de entidad ni reparos. De conformidad con el estilo del autor, se detalla más el resultado de las negociaciones que el desarrollo de éstas. Si hubiera algún punto que destacar, podría ser el escaso que dedica el artífice del tratado, Metternich; no parece atribuible el decisivo papel que le conceden otros historiadores.

VI. Las revoluciones.

Tras la aventura napoleónica comienza un periodo de paz. Pero si en la esfera internacional europea ésta durará bastantes años —y, desde luego, un conflicto de la escala de las guerras napoleónicas no se conocerá hasta un siglo después—, no ocurrirá lo mismo con la paz social. A nivel nacional, hay tensiones de tipo variado que desembocarán en una serie de revueltas alrededor de 1830.

Es cierto que, a pesar del esfuerzo de los vencedores por conservar el viejo régimen absolutista, la sociedad evoluciona hacia una configuración distinta, lo que necesariamente deberá chocar con ese esfuerzo. Resulta por ello acertado Hobsbawm cuando dice que "detrás de estos grandes cambios en política hubo otros en el desarrollo económico y social" (p. 205). Lo que no resulta tan legítimo es partir de esta realidad para considerar estos conflictos, de manera estereotipada, como una lucha social generalizada, internacional; y esto es lo que parece deducirse de la visión que ofrece Hobsbawm (pp. 201-206), que relega los factores locales a elementos secundarios.

Elementos internacionales los hubo, y quedan bien identificados. Por un lado, está la Santa Alianza, resolutiva, por ejemplo en la España de 1823. Por otro, un elemento conspirador de actuación nacional pero con contactos supranacionales, que representan sociedades secretas como masones y carbonarios, que constituye un elemento impulsor decisivo de las revueltas y, en algún caso como el español, de pronunciamientos militares. Es acertado así señalar que las revoluciones de 1830 marcaron la separación, en las filas liberales, entre moderados y radicales; Hobsbawm lo interpreta, en la jerga panfletaria que a veces asoma en esta obra, como que, al hacer estos la revolución, aquellos "los traicionaron", reprimiendo a "las izquierdas" (p. 214). El protagonismo no corrió a cargo de una clase obrera organizada, por la sencilla razón de que ésta no exista. Hobsbawm no lo niega: "Todavía no existía una clase trabajadora revolucionaria, salvo en Inglaterra" (p. 209) donde, por otra parte, no hubo revolución. Llama la atención, en ésta y en otras afirmaciones, la axiomática calificación de la clase trabajadora, cuando la considera con identidad de clase, como socialista y revolucionaria.

El error está en querer considerar estas revoluciones como populares en el más pleno sentido del término. Precisamente por no serlo fracasaron, salvo que los revolucionarios contaran con el apoyo del ejército. Caracteriza las revoluciones de 1830 como "de barricadas", aparte de parecer una extrapolación de lo ocurrido en Francia y algún foco aislado más a toda Europa, no obliga a deducir que toda la masa popular estuviera tras ellas. Los presupuestos ideológicos de Hobsbawm le hacen verlo de otra manera: "con el progreso del capitalismo, el "pueblo" y el "trabajador pobre" —es decir, los hombres que levantaron las barricadas— se identificaron cada vez más con el nuevo proletariado industrial como la clase trabajadora. Por tanto, un movimiento revolucionario proletario-socialista empezó su existencia" (p. 214); "Cuando las revoluciones estallaban, el pueblo, naturalmente, se sumaba a ellas" (p. 231). Una vez más parece que el proletariado es revolucionario y socialista por el hecho de serlo, al menos cuando hay masas. Hobsbawm se detiene a examinar los movimientos proletarios urbanos (pp. 221-27), en un análisis certero pero de consecuencias exageradas; decir que a principios del s. XIX "la clase trabajadora o la revolución urbana y socialista aparecían como peligros reales en la Europa occidental" (p. 224) parece desorbitado: la realidad fue más modesta, y más aún la componente específicamente socialista. En el examen de la Europa campesina (pp. 227-30) también hay tendencia a tomar muy alegremente por revolución lo que no pasó de ser una revuelta campesina, fenómeno frecuente en la historia de la Europa oriental.

Los resultados fueron escasos: sólo triunfó —y gracias al fuerte componente nacionalista, lo que se silencia— en Grecia. No pueden exagerarse los resultados, y Hobsbawm debe conformarse con magnificar los símbolos: el filohelenismo "representó un papel análogo para reunir a las izquierdas europeas en aquel bienio al que representaría en 1936-39 la ayuda a la República española" (p. 213). Por lo demás, parece que sólo en Francia —y con reservas— pudo hablarse de intento de revolución. Hobsbawm describe bien los hechos, pero no puede decirse lo mismo al evaluar los resultados: hay contradicciones (pp. 219-20: se enfrió el internacionalismo —no se da la razón—; pp. 230-38: se aclara el panorama revolucionario y aparecen los inicios del internacionalismo, resultaría cierto si admitiese que el primer "internacionalismo" tenía poco de proletario), y afirmar que "las condiciones (para la espontánea agitación de masas) no se daban fuera de Inglaterra y los Estados Unidos" (p. 231) sumen en la perplejidad a quien compruebe que estas dos naciones gozaron de una particular tranquilidad social en esa época.

Habría que esperar para ver triunfar una revolución de signo socialista. Para Hobsbawm, quien no ahorra elogios hacia esa causa, el significado estaba claro: faltaba "liberar" Europa.

VII. El nacionalismo.

El s. XIX, si por un lado ve nacer los movimientos obreros internacionales, ve también surgir, con anterioridad, una fuerte corriente nacionalista, con especial vilurencia en naciones políticamente fragmentadas, como Alemania e Italia. Sobre este tema versa el capítulo que cierra esta primera parte.

Una filosofía de la Historia centrada en los conflictos de clase difícilmente puede ofrecer una explicación razonable de este fenómeno. Hobsbawm no la ofrece. Se limita a dejar constancia —y brevemente— de la existencia de los movimientos nacionalistas, añadiendo una interpretación que intenta dejar a salvo las teorías vertidas en anteriores capítulos, para añadir después un análisis del estado de la instrucción en Europa, las migraciones y el nacionalismo fuera del continente europeo.

Para Hobsbawm, los nacionalismos "señalan la desintegración del movimiento revolucionario europeo en segmentos nacionales" (p. 240). El movimiento revolucionario posterior de carácter socialista tendrá carácter internacional —aunque tal carácter no resistió la prueba de la guerra de 1914-18— y cuajará en las "internacionales". El aludido aquí debe tener otro carácter y, si se quiere dar una explicación de esa desintegración, esa explicación llevaría consigo el admitir oscilaciones de mentalidad que niegan la dirección uniforme que Hobsbawm quiere ver en la Historia. La realidad es algo más compleja: el "movimiento revolucionario europeo" no fue ni tan extendido ni tan supranacional como pretende, y entran en juego además nuevos factores que alteran la política y provienen necesariamente de condicionamientos económicos —piénsese, por ejemplo, en el romanticismo con su fuerte carga nacionalista, que sólo pocos años antes no existía—.

Al analizar el nacionalismo decimonónico, Hobsbawm ve sus principales causas motrices en descontentos de clase (pp. 241-44). Sería, en este marco, promovido por pequeños terratenientes, campesinos y miembros de la clase media y baja, teniendo como portavoces a los intelectuales, contra grandes propietarios y comerciantes, para quienes las fronteras son un obstáculo a sus intereses. Esta explicación tiene poco sostén para casos como el alemán o el italiano, en los que se trataba de suprimir fronteras, no de crear las nuevas. Supondría además una inesperada e inexplicada permuta de posiciones respecto a la década napoleónica. Deja sin explicar el origen de los recursos de los revolucionarios: ¿es sostenible, por ejemplo, que las clases modestas italianas fueran quienes financiaron las expediciones de Garibaldi? y supone, al parecer, que la intelectualidad era de extracción social media o baja mayoritariamente —lo cual no es cierto—, a menos que quede sin explicar la "conversión" de la intelectualidad a la causa "proletaria". Por encima de todo queda desconocida la razón por la cual el conflicto social —las clases sociales no son una entidad nacional— se fragmenta y se nacionaliza. El nacionalismo encaja mal en el esquema de Hobsbawm: por eso ocupa pocas páginas.

El estudio sobre la instrucción —sobre todo la universitaria— y la emigración se limita a exponer, con abundancia de datos y ejemplos, la situación de hecho, sin que aparezcan reparos de entidad, así como tampoco los tiene la teoría, al hablar de los nacionalismos en el resto del mundo, según la cual son conflictos de religión más que de nación y por tanto no eran verdaderos nacionalismos; aunque resulta discutible en más de un caso, y más si se pone como condición para el nacionalismo la existencia de una estructura social moderna, máxime si ésta es de clase. Una vez más la realidad aparece demasiado simplificada.

SEGUNDA PARTE

La primera parte de esta obra está centrada en el desarrollo de los acontecimientos que, comenzando con la Revolución Francesa, ocupan el primer tercio del s. XIX. La segunda parte trata, más que de la evolución histórica, del resultado de la misma. Es una descripción de la nueva sociedad que adviene con la ascensión de la burguesa. Es más descriptiva y, en general, con menor carga ideológica que la primera.

VIII. La tierra.

La segunda parte comienza con un capítulo dedicado a la nueva estructura agraria, quedando reflejados los subsiguientes cambios de población además de los de propiedad y explotación. Quedan bien reflejadas las exigencias jurídicas que exigía la nueva dinamicidad agraria —sobre todo donde existió un verdadero capitalismo agrario— y las variaciones que, aunque en un grado menor que el anteriormente, se encuentran entre los distintos sectores europeos. La exposición es bastante objetiva, y puede apreciarse cómo las situaciones extremas de miseria correspondían más a los desplazados del campo sin ocupación que al nuevo proletariado urbano.

El único reparo que ofrece este capítulo se encuentra al tratar del papel de la Iglesia (pp. 283-85), vista con un criterio temporalista como fuerza social conservadora.

IX. Hacia un mundo industrial.

Este es un nuevo capítulo descriptivo, con escasos juicios de valor y sin objeciones, que versa sobre la población —crecimiento y nueva distribución— y el desarrollo industrial, deteniéndose más detalladamente en las nuevas configuraciones urbanas y en los focos industriales, como el británico y el belga. Hobsbawm sólo destaca la idea de que este desarrollo marca la división entre países avanzados y atrasados, señalando que "ningún otro hecho determinaría la historia del siglo XX más firmemente que éste" (p. 323).

X. Carrera abierta al talento.

Es quizá éste el mejor capítulo de la obra. Pasa revista al cuadro social de la época y a la nueva burguesía, examinando las ciudades, forma de vida y gustos, ascenso social —en un momento de dinamismo que abría posibilidades claras al emprendedor e ingenioso— y mentalidad. Muestra con acierto las influencias de diversa procedencia que inciden en la nueva mentalidad —algo poco propio del marxismo—, destacando la acertada visión de la influencia del protestantismo "pietista" (de origen calvinista) en la formación de la nueva mentalidad capitalista. Como dato aislado discutible, califica a Marx como "la mayor inteligencia judía del siglo XIX".

XI. El trabajador pobre.

Al pasar de la burguesía al proletariado se acentúan los rasgos ideológicos de Hobsbawm. Sin embargo, tras confirmar las bases de partida del marxismo ortodoxo, el estudio más detallado de la situación le lleva a señalar, aparte del fracaso de esta época del primer fracaso de primer capitalismo de las organizaciones obreras, el hecho de que éstas ni surgían tan espontáneamente ni se sustentaban por sí solas como defiende la teoría clásica marxista.

Con estas características, el punto de partida no constituye una sorpresa: "el trabajador era explotado y empobrecido por el rico, que se hacía más rico mientras el pobre se hacía más pobre" (p. 372). La explotación sin duda existió, pero afirmaciones tan simplistas como éstas difícilmente pueden resistir la confrontación con los hechos, si al menos no se matizan. El propio Hobsbawm examinaba en el capítulo II cómo, tras un momento inicial de euforia de beneficios, los industriales tuvieron que bajar el margen de beneficio por la creciente competencia, y cómo el aumento de capital provocó la inversión en sectores de dudosa rentabilidad, como el ferrocarril. Sin embargo, la miseria existía, y, al analizarla (pp. 357-65), Hobsbawm es certero al considerar no sólo el salario —que en ocasiones no era estrictamente miserable—, sino también otros factores como la instalación del trabajador, la salubridad y la jornada de trabajo; muestra el carácter repelente de las nuevas ciudades "negras" surgidas alrededor de las ciudades, cuyo prototipo era Manchester.

La segunda característica de este estrato social era su nueva conciencia de clase: "lo verdaderamente nuevo es la conciencia de clase y la ambición de clase" (p. 373). El marxismo completa, para llegar al resultado de la lucha de clases generalizada, los presupuestos objetivos con los subjetivos: "lo que mantenía firme al movimiento (obrero) eran el hambre, la desgracia, el odio y la esperanza" (p. 386). Corresponde a la idea de Marx según la cual el proletariado, que sólo puede perder sus cadenas, movido por el odio colectivo se organiza para acabar violentamente con la clase dominante, explotadora por necesidad.

El análisis de la realidad no cuadra exactamente con estos presupuestos. En lo ideológico, es cierto que las ideas socialistas fueron prendiendo en la clase trabajadora a lo largo del S.XIX ,pero más como ideal vago que como adhesión firme y masiva a una ideología, y más como rechazo a un individualismo generador de un egoísmo feroz —que produce un movimiento "pendular", de simpatía hacia el extremo contrario—, que movida por una mentalidad de odio y de lucha de clases. Así, Hobsbawm indica la aspiración a una nueva sociedad: "Sería cooperativista y no competidora, colectivista y no individualista. Sería 'socialista'" (p. 374). Y más adelante añade que "todo el que se sentía confuso... se inclinaba hacia el socialismo como la única crítica intelectualmente válida y alternativa" (p. 380-81). Así se explica que el "socialismo" fuera un conglomerado de teorías e ideologías, que la mayoría de las veces surgieron como intento de racionalizar un sentimiento, en vez de ser un provocador, y entre las que se impuso, no la "científica" sobre la "utópica", sino la que contaba con mejor y más despiadado aparato organizativo. En esta época, ni siquiera podía ofrecer el socialismo un entramado teórico completo, y es necesario extraer principios de otras partes. Por esta razón "la conciencia proletaria estaba combinada con y reforzada por la que muy bien puede llamarse conciencia jacobina" (p. 375). La Historia dice —Hobsbawm no— además que los forjadores de las ideologías socialistas no solían ser proletarios.

Tampoco en el aspecto organizativo podía verse un proletariado unido y autónomo. No eran obreros los que aglutinaban a sus compañeros en el movimiento laborista. Hobsbawm admite que "la clase media liberal y radical le proporcionaba inspiración y jefes" (p. 380), o sea, creaba las instituciones. Tampoco parece que sea la extrema miseria la que impulse la acción, por cuanto añade que, cuando existían liderazgos en manos de obreros, no los ostentaban proletarios fabriles, sino artesanos y gente de ocupaciones similares (p. 381), es decir, obreros más acomodados y cultos. Además, la adhesión del proletariado industrial, conforme avanza el desarrollo de las fábricas, disminuye —sin haber sido nunca masiva la actitud militante—, lo que, lejos de probar el progresivo empobrecimiento del asalariado, parece demostrar lo contrario. "Por otra parte —explica Hobsbawm—, a medida que los avances de la industria destruían aquella fortaleza del sentido de 'clase trabajadora', seminaba fatalmente la fuerza de los primitivos movimientos labora-les" (p. 381).

Suele afirmarse que el primitivo movimiento obrero de estos años fracasó en su empeño. Hobsbawm lo admite, añadiendo que la agitación radical y "jacobina" (que, dicho sea de paso, tenía sus principales focos lejos de los centros fabriles) era más eficaz (p. 376-77). Quizá sea más acertado decir que lo que fracasó fue el intento de construir ese movimiento, allí donde lo hubo. Es cierto que existieron desórdenes, pero el mismo Hobsbawm afirma que "bajo la clase trabajadora y la tradición jacobina yace el sustrato de una tradición más antigua que refuerza a una y a otra: la del motín o propuesta pública ocasional de gentes desesperadas" (p. 379). Esto queda bien lejos de una continua y homogénea beligerancia de clase.

XII. Ideología religiosa.

En el estudio del mundo religioso de la época, aparece con claridad que está escrito por quien no comparte credo alguno. Hobsbawm no se muestra injurioso: se muestra descreído. Por eso considera algo positivo todo retroceso de la religión; al describir la secularización de masas, sobre todo de las clases altas y medias (pp. 388-90) —de una manera excesivamente generalizadora—, el calificativo que otorga a tal fenómeno es el de "beneficioso". En consecuencia, serían factores sociológicos —o mejor dicho, socioeconómicos— los que para Hobsbawm determinen la expansión o regresión de las diversas creencias.

Era una minoría racionalista libre-pensadora la que iba imponiendo la secularización. Y, según Hobsbawm, fue seguida por la nueva burguesía porque el cristianismo no servía bien a sus fines, necesitando para el nuevo orden social que querían una nueva moral racionalista: "los ejércitos de la clase media ascendente necesitaban la disciplina y la organización de una fuerte e ingenua moralidad para librar sus batallas" (p. 390). Es decir, que sus intereses reclamaban una nueva moral que les "dejase hacer" a la vez que garantizase el orden necesario para poder llevarlo a cabo. Tomado al pie de la letra, esta interpretación hubiera debido provocar una deserción en masa de la religión, pero no fue así: hubo abandonos, aunque también conversiones; en las letras abundaba más el ateísmo que en las finanzas.

Hubo otros sectores en crisis. El de las ciencias, por ser pretendida —para Hobsbawm, cierta— pugna con la fe: "La ciencia entraba en abierto y creciente conflicto con las Escrituras" (p. 395) en terrenos —aclara— como la evolución (que como teoría es posterior a esta época) o el historicismo exegético. También la religión pierde terreno en los suburbios urbanos, donde empieza a predominar la indiferencia; aquí las razones que se dan son dos, no siendo ninguna de ellas, sorprendentemente, la agitación. La primera responde a la realidad, y es la falta de adaptación de la estructura eclesial a la nueva geografía urbana. La segunda es falsa: "las Iglesias establecidas desdeñaron a estas comunidades y clases, abandonándolas (especialmente en los países católicos y luteranos)" (p. 394).

Una panorámica general de todo el mundo hará concluir a Hobsbawm que progresaban el Islam y las sectas protestantes, mientras que se daba un "marcado fracaso de otras (incluye la católica)... para extenderse" (p. 397). En todo caso, soplaban por todas partes vientos de renovación, incluido el islamismo. Se dedican varias páginas a describir —con bastante objetividad, aunque marcado demasiado los condicionamientos sociales— esta revitalización (pp. 401-08). La diferencia principal entre el campo protestante y el católico es vista acertadamente en que, mientras en el primero el renacimiento se produce fuera de lo que podríamos llamar la estructura oficial —o sea, mediante sectas—, en el catolicismo, las novedades permanecen siempre "dentro del armazón".

Cuando pasa a juzgar el papel jugado por la religión es donde mejor se aprecia la ideología de Hobsbawm. Tras citar la frase de Marx, según la cual es el "opio del pueblo", detalla su propia explicación de ello. Así, para las clases medias suponía un "apoyo moral", "justificación de su existencia social" y "palanca de expansión" (p. 408). Para la clase alta sería algo más: "proporcionaba la estabilidad anhelada" (p. 408), lo cual no pasaría desapercibido a sus miembros, pues "habían aprendido de la Revolución francesa que la Iglesia es el más fuerte apoyo del trono" (p. 409); serviría, por tanto, para ahogar todo descontento. En resumen, para Hobsbawm, la religión era "un método de rivalizar con la sociedad, caracterizado por un literalismo, emocionalismo y superstición, frente a una sociedad racionalista, y las clases elevadas que deformaban la religión a su propia imagen" (y, en contraste con lo señalado anteriormente, si la deformaban habría que concluir que no la abandonaban) (p. 408), y nada más.

A pesar de estos epítetos, Hobsbawm debe reconocer que se produjo una "patente reviviscencia del catolicismo romano entre los jóvenes sensibles de las clases altas" (p. 411). No encontrando una explicación satisfactoria, se contenta con descalificar el fenómeno con términos insultantes. El más conocido de estos nuevos focos, el movimiento de Oxford, es descrito así: "jóvenes fanáticos que expresaron así el espíritu de la más oscurantista y y reaccionarias de las universidades" (p. 412), que, si fueron bien acogidos, ello se debió solamente al hecho de que sus exponentes pertenecían a familias influyentes.

XIII. Ideología secular.

El mundo filosófico no se libra tampoco de los prejuicios con que se enjuician las creencias religiosas: para Hobsbawm lo que no es materialismo —o una aproximación a éste— es, en el fondo una tapadera de intereses, racionalmente descalificable. En esta clave debe interpretarse su visión general de la época, zanjada con esta simplista sentencia: "Sobre este problema clave hubo dos opiniones contradictorias: la de quienes aceptaban el rumbo que el mundo seguía, y la de quienes no lo aceptaban; en otras palabras, los que creían en el progreso y lo otros" (p. 416).

Las ideologías "progresistas" pueden reunirse en dos grupos. El primero lo constituiría el liberalismo racionalista. Hobsbawm lo contempla con simpatía, aunque, al parecer, le parecen poco radicales las conclusiones a que llegan doctrinas como el enciclopedismo francés o el materialismo empirista inglés, puesto que achaca el que no llegase hasta sus últimas consecuencias a "poderosos instintos de la conducta de la clase media" (p. 419). Aunque lo cierto es que el análisis de estas corrientes es más bien el de sus aplicaciones económicas y políticas que el de las ideas en sí (pp. 415-27). En el estudio del segundo grupo, el socialista, también es más descriptivo que metafísico, abundando, lógicamente, más en expresiones de simpatía, y acudiendo a las teorías de Ricardo sobre el trabajo —que efectivamente influyeron en Marx— como ropaje científico (pp. 427-35).

Por otra parte, las ideologías de "resistencia al progreso" "eran más bien actitudes faltas de un método intelectual" (p. 435). Hobsbawm no parece entender que en un sistema los presupuestos teóricos puedan tener preferencia sobre sus consecuencias sociales, y por eso caracteriza a este sector del pensamiento como poniendo el acento en el elemento del "orden", por ser el que salvaguardaba a quienes ocupaban los escaños superiores de la jerarquía social, contra los que estaban en los inferiores (p. 436): o sea, una "super-estructura" al servicio de las clases dominantes;y todo, por supuesto —opinión de Hobsbawm— contra la razón.

Mención especial merecen algunas corrientes, como la filosofía alemana, y el idealismo en particular, que no encajan bien en el esquema precedente, y que Hobsbawm denomina como ideologías equilibradas entre progresismo y antiprogresismo. En esos "equilibrios" figuran nombres como Hegel y Rousseau. Como "deben" ocupar un puesto en la escala social los defensores de estas teorías, Hobsbawm les asigna la clase media-baja, quizás porque era la que quedaba vacante, ya que la tónica general del libro adscribe a esa clase el "jacobinismo", desde luego más radical. Es francamente original, por ejemplo, su interpretación de Hegel: "Al menos inicialmente, es evidente que sus abstracciones son intentos de pactar con la sociedad burguesa" (p. 444). Esta explicación se expone porque Hobsbawm cree que, aunque de forma abstracta —y ese es el "pacto"— en el fondo habla lo mismo que Ricardo y Marx; de todos modos, admite que era idealista, y que en el fondo de su filosofía había un latente conflicto entre individuo y sociedad. Esta última afirmación no es desafortunada como objeción, pero Hobsbawm debería comprender que con ella está criticando a la dialéctica.

XIV. Las artes.

El primer tercio del s. XIX es la época del romanticismo. Es éste una mentalidad presente en todos los aspectos de la vida —incluso de filosofía—, pero sus manifestaciones más genuinas e intensas corresponden al arte. Y del tratamiento que hace Hobsbawm del romanticismo se desprende algo que coincide con lo que podría deducirse de sus presupuestos: que no puede entender sus raíces, ya que no encaja en sus esquemas. Este capítulo, en consecuencia, será claro en los hechos y confuso en las explicaciones.

Como movimiento de mentalidad, debería ser de clase; como movimiento de reacción, debería provenir de las "clases explotadas", o al menos del sector "radical jacobino". No ocurría así, y a Hobsbawm no se le ocurre otra solución que la de marginarlo. "Sin duda —escribe— una gran parte de la apasionada y confusa, pero profunda, reacción del romanticismo contra la sociedad burguesa se deba a los intereses egoístas de los grupos que le proporcionaba sus fuerzas de choque: los jóvenes socialmente desplazados y los artistas profesionales" (pp. 460-61). Pero personajes como Lord Byron o el Duque de Rivas no eran pobres bohemios, ni los teatros se llenaban para satisfacer intereses egoístas de "jóvenes socialmente desplazados". El romanticismo caló en toda la sociedad culta.

Analizando lo elementos integrantes de corriente romántica, Hobsbawm es aún más confuso. En resumen, ve dos elementos: el medievalismo —que Hobsbawm califica de "conservador"— y el primitivismo —calificado de "izquierdista"—. Lo que no aclara es cómo pueden coincidir elementos de esa índole dentro de unos mismos "intereses de clase". La única "reacción" que conoce es contra la explotación, y aquí nos encontramos más bien con una reacción contra el racionalismo deciochesco, difícilmente reducible a un mero interés de clase. Completa el capítulo una descripción del arte popular, sin implicaciones ideológicas.

XV. La ciencia.

Concluye, con este apartado, la segunda parte de la obra. Contiene, por lo general, una descripción del estado, descubrimientos y medios de la ciencia de la época. Pormenoriza por naciones, mostrando a una Francia especulativa, una Inglaterra predominantemente de técnicos e ingenieros, y una Alemania sentando las bases para poder ocupar un lugar científico de alto rango.

Pero, aunque no abundan demasiado, hay también expresiones que muestran las ideas particulares del autor al respecto. Una primera dice así: "A pesar de que se superó el gran obstáculo para el progreso —la creencia de que la materia viva obedece fundamentalmente a las leyes naturales diferentes de las de la materia inerte— ni el estudio de la mecánica ni el de la química permitieron al biólogo avanzar mucho" (p. 500). Es la expresión del reduccionismo último al que conduce todo materialismo coherente. Ciertamente, un gran avance de la biología se ha realizado mediante la química orgánica. Pero también es cierto que la vuelta masiva de la biología en el s.XX al que considera "gran obstáculo para el progreso" no ha representado un inconveniente a los principales artífices de ese progreso. Pero no se trata sólo de que en la biología moderna los mecanicistas sean minoría; Hobsbawm es historiador, y quizás no llegue a darse cuenta de que, si acepta estrictamente su afirmación, la misma noción de biólogo no tiene razón de ser.

Lógicamente, con más claridad emerge el materialismo cuando se trata de la sociología. Hobsbawm parece no resistir la tentación de salirse del período estudiado para poder hablar de Marx, que para él era "el más formidable teórico contemporáneo en materia sociológica" (de Comte no se cita ni el nombre), por haber producido una "coherente teoría de la evolución social" (p. 513). Con todo, tampoco se libra Marx de ser considerado producto de su tiempo, ya que, en opinión de Hobsbawm, "hubo dos revoluciones cuyos cursos convergen para producir el marxismo como la síntesis más amplia de las ciencias sociales... La primera... establecía el equivalente de las leyes físicas para las poblaciones humanas... La segunda... fue el descubrimiento de la evolución histórica" (pp. 501-502). El evolucionismo es considerado como dogma indiscutible. En cuanto a la primera "revolución", se ponen varios ejemplos, sin advertir que son leyes estadísticas que concluyen en probabilidades, al contrario de lo que ocurre en las leyes físicas.

Más gratuitas aún son las afirmaciones de Hobsbawm cuando él mismo esboza su "sociología de la ciencia". Frases como "la lucha entre una combativa izquierda procientífica y anticlerical... y una derecha anticientífica... no ha terminado todavía" (p. 517) son tópicos que rayan en la estupidez si se abren los ojos a la realidad de los hechos. Y no hay que avanzar mucho para encontrar algo que suponga su contradicción: puede verse al leer que fuera de los países católicos (los científicos) demostraban una notable capacidad para combinar la ciencia con una tranquila ortodoxia religiosa que sorprende al que estudia la era posdarwiniana" (p. 518). Sorprendería menos si se conociera bien la ortodoxia religiosa, en vez de obstinarse en ver, como hace Hobsbawm, a la Biblia como un obstáculo a las ciencias (pp. 507-13). En cambio, lo sorprendente es esta exclusión del mundo católico. A la hora de combinar, en el s. XIX, un carácter científico de altura con una observancia religiosa intachable, resulta difícil encontrar un ejemplo mejor que el del católico Mendel, padre de la genética y abad cisterciense. Lo difícil es encontrar un ejemplo paralelo en el campo marxista.

XVI. Conclusión: hacia 1848.

Como indica el título de este breve capítulo conclusivo, la tesis final de Hobsbawm es que el período estudiado cumple la función de preparar el terreno para las revoluciones proletarias de 1848. Por una parte, porque "sus condiciones de vida (de las masas)... les impulsaban inevitablemente hacia hacia la revolución social" (p. 539), por odio a la riqueza y sueños de un mundo mejor. Por otra,porque "el gran despertar de la Revolución francesa les había enseñado que el pueblo llano no tiene porqué sufrir injusticias mansamente" (p. 539).

Hobsbawm quiere así considerar a las masas populares como el auténtico protagonista que subyace en los acontecimientos estudiados. El pueblo llano no es visto como instrumento, sino como protagonista. "Suya, y casi sólo suya —afirma—, fue la fuerza que derribó los antiguos regímenes desde Palermo hasta las fronteras de Rusia" (p. 540). Dejando de lado lo discutible que puede resultar tal generalización a la luz de los acontecimientos concretos, el desenfoque principal aquí resulta del hecho de que la principal cuestión para la Historia no es la fuerza que interviene: la principal cuestión es quién la maneja.

VALORACIÓN CIENTÍFICA

En líneas generales, puede decirse que Las revoluciones burguesas resultaría una buena obra de Historia si se prescindiera de su carga ideológica y "política", aunque, lógicamente, ello no es posible. Es verdad que la tendenciosidad incide mucho más sobre la interpretación global del curso histórico, que sobre el criterio de selección de los hechos y ejemplos traídos a colación. Pero también es cierto que la Historia, por su carácter de ciencia, no es una mera exposición de sucesos, sino que se pregunta por la razón de los mismos. No se presenta la Historia sin interpretar los hechos, y la interpretación de Hobsbawm es reduccionista y tendenciosa, y por tanto, de valor científico mermado, aunque puedan resultar ilustrativos —para quien tenga ya cierta familiaridad con la época— bastantes párrafos descriptivos.

En la parte positiva de la balanza figura, en primer lugar, su buen acopio de material informativo sobre la sociedad que estudia, que ayuda a comprender su estilo de vida. Quien rechazara la visión simplista con que Hobsbawm enjuicia los hechos y se quedara con el estudio pormenorizado de éstos y las conclusiones que los mismos sugieren, con frecuencia puede obtener una información útil para comprender aspectos de la vida europea del primer tercio del s.XIX. Encuentra, además, una exposición ágil, bien redactada, de lectura agradable y sentido didáctico.

El reduccionismo procede del carácter ideológico impreso en esta obra, que se examina en el siguiente apartado. Una concepción falsa del sentido de la Historia lleva consigo el que los mismos hechos desmientan la teoría. Ante ello, caben dos opciones si se quiere mantener esas teorías: o tergiversar los mismos hechos —dándoles un significado distinto al que dieron sus protagonistas—, o traer a colación sólo aquellos aspectos de la realidad que encajan en la cosmovisión del autor. Lo más frecuente es hacer las dos cosas, dosificando así la falsedad y otorgando mayor credibilidad a lo escrito. Esta obra no es una excepción. Piénsese, por ejemplo, en la noble figura de bienhechores y amantes del progreso con que presenta a revolucionarios radicales o a pensadores materialistas, o en el papel de perjudiciales enemigos de todo avance social y científico con que aparecen aristócratas y creyentes religiosos; o, en el segundo aspecto, en la ocultación de los efectivos humanos reales que protagonizaron las revoluciones, o de la procedencia de muchos ideólogos e impulsadores de las mismas.

Pero, por encima de aspectos parciales, el reduccionismo más profundo lo encontramos en lo que podríamos llamar "economicismo": una visión de la Historia en que todo se reduce a economía en último extremo, aunque permita una cierta autonomía superficial de comportamiento —algo similar a la espontaneidad natural del animal, compatible con que su motivación última sea siempre satisfacer el instinto—. Se pondrá mas de manifiesto la parcialidad de esta visión en los capítulos que se refieran más directamente a la vida del espíritu: la religión (XII) y las artes (XIV); no tanto en lo referente a la filosofía (XIII) y la ciencia (XV), porque en estos casos más bien se reduce mucho el campo de visión al relatar preferentemente lo relativo a la filosofía social y sociología —en las humanidades— respectivamente.

En aparente paradoja, este economicismo hará también que la mayor carga de tendenciosidad se encuentre en los capítulos dedicados a la política que a la economía. El estudio de la Revolución Industrial (II) es claramente más objetivo que el de la Revolución Francesa (III), siendo este último capítulo el que mayor número de consideraciones desenfocadas contiene. La razón de esto estriba en que evidentemente en economía los hechos hablan mayoritariamente de relaciones económicas, mientras que en las decisiones políticas la economía juega un papel más o menos importante según los casos, pero no exclusivo.

Por último, aunque en un plano más secundario, también contribuye a rebajar el valor científico de esta obra la terminología de Hobsbawm, que, aunque por lo general es la normal del historiador, en ocasiones resulta más propia de la literatura panfletaria que de un manual de Historia. Hobsbawm no se recata de manifestar sus simpatías personales abierta y frecuentemente —aunque con cierta sutileza—, lo que puede resultar sospechoso de cara a la objetividad de su obra. Pero, además, no es infrecuente que utilice para ello términos contemporáneos que resultan anacrónicos al aplicarlos a la época estudiada: "las izquierdas", "progresista", "campesinado revolucionario", etc. Tampoco dicen mucho a favor del rigor científico calificativos que, en la forma y en el fondo, resultan más pasionales que objetivos, y por ello verdaderas caricaturas: el "heroico período" revolucionario, Robespierre "íntegro y recto", la derecha anticientífica", el que faltara "liberar a Europa", etc.

VALORACIÓN DOCTRINAL

En ningún lugar de Las revoluciones burguesas Hobsbawm se declara marxista, ni se encuentra expresión alguna equivalente. Pero lo cierto es que las ideas centrales con las que enfoca el acontecer histórico coinciden con el esquema trazado por el marxismo. En síntesis, las principales son:

a) La posición de los protagonistas de la Historia queda fijada siempre por intereses de clase social. Un repaso de los diferentes capítulos muestra cómo todo encuentra su explicación última en función de intereses de clase: la economía, la política —incluyendo nacionalismos—, la religión, la filosofía, el arte, la mentalidad e incluso la ciencia ven determinadas las diferentes posiciones de los hombres según la clase social a la que pertenecen. En ocasiones, queda suficientemente claro que no se trata tan sólo de que la pertenencia a una clase social decida la adhesión del sujeto a tal o cual postura, sino que, además, son los intereses de clase los que crean esas posturas; un buen ejemplo puede ser esa nueva ética arreligiosa que, según Hobsbawm, intentaba crear la nueva burguesía.

b) Con la anterior premisa, es fácil deducir que los antagonismos sus citados en los diferentes sectores se resuelven en luchas de clase. La época estudiada es contemplada como de revoluciones, y éstas como conflictos cuyos bandos son delimitados por la clase social. Ello conlleva necesariamente agrandar la extensión e importancia del fenómeno revolucionario, como aquí se hace. Incluso las guerras napoleónicas son vistas bajo ese prisma, minimizando otros aspectos, e incluso las beligerancias nacionalistas son desfiguradas —a veces con patentes contradicciones— para acomodarlas a esta visión. Las clases sociales traspasan las fronteras, y de ahí esa tendencia a internacionalizar todo conflicto en la medida en que se pueda sin sustituir la Historia por la fantasía. Menos explícito queda el que el origen de la lucha de clases se encuentre en los medios de producción, aunque Hobsbawm lo deja entrever cuando define todo trabajo asalariado o similar con términos como "explotación", "expolio" o similares. Como ocurrió con Marx, queda a la vista el hecho, inexplicable con su teoría, de que no sufrieran apenas convulsiones sociales de importancia precisamente las naciones más avanzadas industrialmente, como Inglaterra; la explicación posible "imperialista" que en algún momento asoma no soluciona nada, pues queda bien patente que no se trataba de un país de aristócratas o burgueses solamente.

c) Siendo protagonistas las clases, necesariamente pierden protagonismo los individuos singulares. El equilibrio entre el protagonismo individual y el social que debe tener un historiador que desee ser fiel a la verdad, queda aquí roto en favor del último. Sólo dos personajes, en toda la obra, merecen algo más que la simple referencia: Robespierre y Napoleón. El primero quizá por admiración que suscita en Hobsbawm, y el segundo porque resulta imposible hacer otra cosa. Con todo, en el estudio de ambos no faltan alusiones que los señalan como producto de su época y de su clase: Hobsbawm no quiere dar otra noción que la del hombre social como sujeto básico —activo y pasivo— de la Historia.

d) El acontecer histórico, por debajo de episodios más o menos contingentes, obedece a unas leyes de necesario cumplimiento: hay un determinismo histórico. De modo más global, las mismas revoluciones estudiadas y las futuras —de mitad de siglo pasado— son vistas como el término de un proceso que en ellas debía culminar necesariamente—. Para señalar un motivo de la detención actual del movimiento social revolucionario, acude —en la introducción: no cabía en otro sitio— al expediente de Lenin de verla revolución a escala mundial entre el mundo desarrollado y el subdesarrollado. De modo más concreto, también las situaciones particulares son tratadas de forma que puede deducirse del contexto —aquí Hobsbawm suele ser menos explícito— que no podría haber sido de otro modo. E incluso en el plano teórico, da por sentado que un importante avance de la ciencia de la época es el descubrimiento de la evolución —en sentido darwiniano— histórica, colocando como ejemplo de "coherente teoría" a este respecto a la de Marx. Indirectamente también puede deducirse el determinismo cuando Hobsbawm quiere presentar actuaciones de masas como un fenómeno espontáneo; y en estos casos el dilema es claro: o existe un actuar libre, y por ello una decisión única para un comportamiento unitario —una cabeza rectora—, o se obedece a las leyes necesarias.

Con todo, Las revoluciones burguesas no es una obra completamente marxista. Falta lo que podríamos llamar el elemento más "metafísico: la dialéctica, tal como la entendían Hegel y Marx. Sólo en capítulo I, y al hacer apreciaciones sobre toda la edad contemporánea, aparece la idea de que cada cosa lleva en sí misma su propia contradicción, al referir que el capitalismo proporciona los medios para el "contraataque" de sus enemigos en los actuales imperialismos. Pero la idea no vuelve a aparecer. Hay constantemente una "dialéctica", pero es la de la lucha de clases simplemente, sin que se aprecie esa "triangulación" de la Historia —tan propia del marxismo— para acomodarla al juego de tesis-antítesis-síntesis. Este último elemento no se encuentra ni terminológica ni conceptualmente. Y esto hace perder cierta continuidad histórica al libro. De su lectura se desprende que no hay auténtico enfrentamiento hasta la toma contemporánea de conciencia de clase por el proletariado, que la nueva tensión social sustituye a un antiguo conformismo generalizado, y que la realidad anterior contaba con revueltas e insurrecciones locales, no propiamente con revoluciones. No se afirma explícitamente, pero la impresión que deja es la de que la lucha de clases, como tal, es un fenómeno nuevo propio de la edad contemporánea, al menos en escala generalizada.

El motivo parece encontrarse en un rechazo por parte de Hobsbawm de la filosofía, entendida ésta como un aparato teórico. El marxismo considera la filosofía como "filosofía de la praxis" —siendo "alienante" la que no cumple esa propiedad—, y esta noción es entendida por Hobsbawm, siendo en este punto más radical que el propio Marx, en el sentido de que debe sustituirse la filosofía por la sociología si se quiere proporcionar la explicación última de la Historia. Así se explica que no se refiera nunca a Marx como filósofo sino como sociólogo —"el más formidable teórico contemporáneo en materia sociológica" (p. 513)— , defina al marxismo como "la síntesis (el término no parece tomado en sentido dialéctico) mas amplia de las ciencias sociales" (p. 501), e incluso llegue a afirmar, sorprendentemente, la evidencia de que las abstracciones de Hegel no son más que "intentos de pactar con la sociedad burguesa" (p. 444). No es difícil, por otra parte, que una visión sociológica de corte materialista se decante hacia el marxismo, ya que encuentra en él un dúctil esquema teórico con el que coincide en partir de la consideración del hombre como un animal, que por tanto debe ser estudiado principalmente como especie y no como individuo.

En conclusión, si hubiera que trazar a grandes rasgos la ideología con que Hobsbawm contempla la Historia, podríamos definirla como un sociologismo de tipo marxista.

Vídeos relacionados