Las Revoluciones Burguesas

Historia universal. Restauración europea. Congreso de Viena. Santa Alianza

  • Enviado por: Iago
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Habilidades Directivas en Hostelería
Estudios Superiores Abiertos de Hostelería, ESAH
El sector túristico en España requiere profesionales muy bien formados. En una industria tan importante para el...
Solicita InformaciÓn

Golf Management Program
Structuralia
Golf Management Program es el programa en formato on-line de Formación Superior de Dirección y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Las Revoluciones Burguesas

La Restauración Europea (1814 - 1830 [para algunos historiadores 1814 - 1848]) y el Congreso de Viena (1814 - 1815). -

En la Restauración se quiere volver a la situación política anterior a 1789, borrando la Revolución.

En 1814, Napoleón es derrotado. Los reyes europeos van a reorganizar Europa, para lo que se reúnen en el Congreso de Viena (1814 - 1815). En él se trató de poner orden después de la invasión napoleónica. El Congreso de Viena tiene un planteamiento, que va a ser el de cambiar el mapa europeo para frenar el expansionismo francés. Esto va a causar problemas, ya que establece unas nuevas fronteras artificiales, uniendo países distintos sin nada en común, lo que a la larga va a provocar incomodidad entre la población.

El nuevo mapa europeo.-

Los países absolutistas crean los llamados "estados - tapón". Consiste en rodear a Francia de estados absolutistas para impedir que la Revolución de 1789 vuelva a suceder. El mapa queda así:

  • Aparece el Reino de los Países Bajos, que une Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Ahí está el primer problema, ya que Bélgica tiene un idioma, una cultura, una tradición y una religión diferentes de Holanda y, lógicamente, sus habitantes no quieren esa unión.

  • Prusia consigue la región de Renania.

  • Austria se hace con el poder en Venecia y Lombardía, donde se forma el Reino Lombardo-Véneto bajo soberanía austríaca. También consiguen la región de Toscana. Estas zonas van a rechazar el dominio austríaco y a desear la independencia.

  • Gran Bretaña no recibe territorios en el continente, sino que se hace con varias islas que, posteriormente, van a desempeñar un papel fundamental en su expansión colonial. Estas islas son: Heligoland, en el Mar del Norte; Malta, en el Mediterráneo y las Jónicas, también en el Mediterráneo.

  • Desde el siglo XV, Turquía tenía territorios en los Balcanes, Grecia... Los griegos tampoco querían estar en el Imperio Turco.

Personalidades en el Congreso de Viena.-

En el Congreso de Viena estuvieron presentes representantes de los países absolutistas. Por parte de Austria, Metternich; de Francia, Talleyrand; de Rusia, Nessirode y de Gran Bretaña, Castlereagh y lord Wellington. Vamos a entrar en detalle en dos personajes, Talleyrand y Metternich:

  • Talleyrand: En principio, Francia quedó fuera de las negociaciones del Congreso, pero gracias a su ministro consiguió entrar en las mismas. Talleyrand logró convencer a los otros ministros de que en Francia no era un enemigo de la Restauración y del absolutismo, sino que es la propia Restauración en sí, porque es allí donde se produjo la Revolución y es allí, más que en otros sitios, donde debe restaurarse el absolutismo. Dice que Luis XVIII gobernará según la política tradicional, defendiendo el absolutismo. También dice que no se dará otra revolución y que Francia debe participar en las decisiones internacionales.

  • Metternich: Es el canciller de Austria. Defiende la teoría intervencionista y, por encima de todo, el absolutismo. Insiste que si el absolutismo se ve en peligro en cualquier lugar de Europa, el resto de los países deben defenderlo con ejércitos. Debido a esta teoría intervencionista, después del Congreso de Viena, los países europeosse reunen una vez al año en un congreso, para analizar la situación y mirar si en algún país hay problemas.

La Santa Alianza (1815). -

Es la asociación de los principales monarcas europeos (Zar de Rusia, Emperador de Austria, Emperador de Prusia). Fue una iniciativa del Zar Alejandro I.

Puede parecer una unión sorprendente porque no es un pacto entre naciones, sino entre personas: es una unión de príncipes cristianos que anima no a la cooperación, sino a la fraternidad, como hermanos. Si alguno tiene dificultades, los otros dos deben ayudarle.

Inglaterra no entra porque, al ser una unión personal, el Parlamento no se lo permite al rey, temiendo una vuelta al absolutismo. Más adelante, Talleyrand consigue la entrada de Francia (1816). España también entra, aunque más adelante.

La Santa Alianza creó un brazo armado, una fuerza militar llamada Triple Alianza, que se convierte en Cuádruple Alianza al entrar G. Bretaña. Acaba llamándose Quíntuple Alianza al entrar Francia. España no entra por no poseer un ejército lo suficientemente potente para ello.

Las ideologías burguesas: liberalismo y nacionalismo (1ª mitad siglo XIX).-

La Europa de la Restauración no permite ninguna ideología política más que la del absolutismo. Cualquier otra está en la clandestinidad. En la primera mitad del siglo XIX podemos distinguir dos ideologías principales y clandestinas:

  • Liberalismo: doctrina que defiende los derechos y libertades individuales. Defiende la igualdad jurídica y, rechazando el absolutismo, desea una monarquía constitucional o limitada. El liberalismo presenta dos tendencias:

  • Liberalismo doctrinario (moderado).- es el liberalismo de la alta burguesía. Limita las libertades individuales. Defiende el voto restringido y la monarquía parlamentaria. Además cree que la soberanía debe pertenecer a las Cortes y al Rey. Sostiene que debe haber una Constitución.

  • Liberalismo democrático (progresista).- es el liberalismo de la pequeña burguesía y los asalariados. Defienden las libertades individuales sin restricciones, el sufragio universal y la República. Sostienen que la soberanía debe ser nacional y creen en la Constitución.

  • Nacionalismo: se desarrolla en la clandestinidad hasta 1848. El nacionalismo del siglo XIX es una ideología compleja. Podemos hablar de un nacionalismo liberal, hasta 1848 y de un nacionalismo autoritario y conservador a partir de ahí.

El nacionalismo puede ser independentista (Grecia, Bélgica) o al contrario, unificador (Alemania, Italia), que busca la formación de una nación a partir de la unión de varios territorios.

Nace como un sentimiento, no como una ideología, el sentimiento de ser una nación. Se basa en poseer una lengua, tradiciones, folclore..., comunes que hacen que las personas se sientan unidas. Se convierte en ideología cuando se aspira a formar una nación independiente.

Los orígenes de las ideas nacionalistas están en la Universidad. El nacionalismo surge como reacción a algo: a la invasión francesa de toda Europa y, posteriormente, a los resultados del Congreso de Viena.

En 1807, Fichte publica su obra "Discursos a la nación alemana": en ese año, Alemania se encontraba invadida por los franceses. Fichte anima a su pueblo a expulsar a Francia de su territorio. Curiosamente, la Revolución Francesa afirmaba que "todos los pueblos tienen derecho a disponer de sí mismos", cosa que no ponía en práctica al invadir territorios. Fichte se basa en esta frase para publicar su libro sin que peligre su seguridad.

A partir de entonces, los alemanes comienzan a recordar en sus obras literarias y culturales a la Edad Media, para que la gente del pueblo recuerde su época de máximo esplendor.

Romanticismo (1ª mitad siglo XIX).-

Movimiento cultural que se manifiesta en el arte (escultura, pintura, literatura) y que tiene por ideal principal la libertad individual. Es un sentimiento, una manera de ver la vida que se identifica con la burguesía de su tiempo. Se manifestó también en la ópera. La cultura romanticista es utilizada como un instrumento de propaganda política para dar a conocer el liberalismo y el nacionalismo.

La independencia de Grecia (1820).-

En 1820 hubo una oleada revolucionaria en toda Europa, que fracasó en casi todos los sitios. La excepción la protagonizó Grecia que, con su insurrección contra el Imperio Turco en 1820, consiguió la deseada independencia.

La Revolución Griega es nacionalista porque busca la independencia. Es liberal porque se basa en las libertades y derechos individuales.

Grecia consigue la independencia gracias al apoyo de Rusia y Francia. Esto puede sorprender, ya que estos dos países son absolutistas y están apoyando una revolución de tipo liberal. Lo hacen para que Turquía pierda sus territorios en Europa. Austria y Rusia buscan una salida al mar que no tienen y, al ayudar a Grecia, estos se la darán en caso de necesidad. Este apoyo ruso va a hacer peligrar la Santa Alianza, como ya veremos más adelante.

El apoyo de Francia es por otra causa: en 1820, hubo allí una revolución liberal que hizo que Luis XVIII abriera la mano en cuanto a las ideas revolucionarias.

La Revolución de 1830 en Francia.-

En 1814, en Francia se restaura la monarquía borbónica. Luis XVIII, el nuevo monarca, se da cuenta de que la Revolución había calado en el pueblo, esto es, que el pueblo no había olvidado las conquistas revolucionarias. Para mantener tranquilo al pueblo, el Rey va a conservar algunos logros revolucionarios: la igualdad jurídica, la libertad de prensa, de religión... Estas concesiones fueron hechas en la Carta Otorgada, conjunto de leyes que establecen el marco legal. Se diferencia de la Constitución en que ésta se la da el pueblo a sí mismo y la otra es una concesión del Rey al pueblo.

En 1824, Luis XVIII es sucedido por Carlos X. Este rey es muy diferente a Luis. Quiere ejercer el absolutismo pleno: pretende quitar la Carta Otorgada porque la considera demasiado liberal

En 1830, Carlos X saca unos nuevos decretos: “Las Cuatro Ordenanzas de julio de 1830. En ellas se suprime la Asamblea Nacional y se suspende la libertad de prensa. Hay una situación de crisis económica en Francia debido a la sobreproducción. Además de esta crisis industrial, también hay una crisis agrícola.

La burguesía ve una solución: establecer en el poder un régimen liberal. Para ello estalla una revuelta en las calles, encabezada por la burguesía, los periodistas, los estudiantes y los asalariados.

Tras tres días de barricadas, 27, 28 y 29 de julio, el ejército decide no reprimir la sublevación y Carlos X abdica, dejando el trono. La Revolución triunfa y la burguesía, por miedo a que la revolución se le escape de las manos, no proclama la República y entrega el trono a Luis Felipe de Orleáns. Esto supone el derribo de la dinastía de los Borbones.

Este éxito de la Revolución en Francia anima a otros países a intentar la revolución, como Bélgica y Polonia.

La Revolución de 1830 en Polonia.-

Polonia quedara sometida a Rusia en el Congreso de Viena, lo que generó una situación de incomodidad entre los polacos. La Revolución en Francia los animó a intentar conseguir la independencia. Piensan que pueden contar con el apoyo exterior de Francia y comienzan una sublevación contra Rusia. Al final, Francia no prestó el apoyo esperado y la Revolución Polaca fue durísimamente reprimida por Rusia.

La Revolución de 1830 en Bélgica.-

Bélgica constituye, junto con Holanda y Luxemburgo, el Reino de los Países Bajos. Los belgas son católicos y de lengua francesa y los holandeses, protestantes y de lengua neerlandesa. Aunque la población belga es muy superior a la holandesa (4.500.000 frente a 2.000.000), el número de diputados es igual para ambas y sólo un ministro era de nacionalidad belga.

A partir de 1823, la situación empeora. El gobierno decreta que la única lengua oficial de los tribunales y de la administración sería el neerlandés. Poco después se suprime la libertad de prensa y de enseñanza. Estas circunstancias, sumadas al éxito de la Revolución en Francia, animan a los belgas a intentarlo. El 25 de agosto de 1830, en Bruselas se produce un estallido revolucionario que, con el apoyo de Francia y Gran Bretaña, llevó a la independencia belga. Leopoldo I subió al trono e impuso una monarquía parlamentaria y constitucional.

La Revolución de 1848.-

Esta nueva oleada revolucionaria va a dar al traste con la Restauración. Las causas son varias:

  • Políticas - ideológicas: el poder absoluto por parte de los reyes. La aspiración de la burguesía a conquistar el poder y colocar un régimen liberal. Las ideologías, nacionalistas y liberales.

- Económicas: crisis económica. Es también una crisis financiera, debida a que se invirtió mucho dinero en el ferrocarril e incluso algunos pidieron el dinero prestado.

Inglaterra entró sólo en la unión militar, no en la Santa Alianza propiamente.

Vídeos relacionados