Las ratas; Miguel Delibes

Literatura española de posguerra. Novela (narrativa) contemporánea. Argumento y personajes. Época. Marco histórico

  • Enviado por: Ariadna
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

MIGUEL DELIBES

Miguel Delibes nació en 1.920 en Valladolid. En 1936, terminó el bachillerato y, al encontrarse cerrada la Universidad, ingresó en la escuela de comercio de Valladolid. Al mismo tiempo estudió modelado en la escuela de Artes y Oficios de su ciudad. En 1.938 en vista de que la guerra civil española no terminaba, y temiendo que le llamasen a Infantería, se enroló voluntariamente en la marina.

En el 1941 trabajó como dibujante en el periódico "El Norte de Castilla", donde empezó su vocación de dibujante caricaturista. Cuatro años más tarde pasó a formar parte de la plantilla como redactor. Llegó a ser Director de este periódico en 1958 y realizó una labor redentora del campo castellano que le supuso la expulsión del rotativo castellano.

En el 1945 ganó las oposiciones a la Cátedra de Derecho Mercantil y obtuvo plaza en la escuela de Comercio de Valladolid. Un año más tarde se casó con Ángeles Castro.

Se dio a conocer como novelista con “La sombra del ciprés es alargada”, premio Nadal 1947.

En el 1974 murió su esposa, con la que había tenido siete hijos y un año después Miguel ingresa en la Real Real Academia Española (RAE)

En el 1983 recibió el premio Cervantes y en 1984 se le concedió el "Libro de Oro" de los libreros españoles como autor del año, además de recibir el Premio de las Letras de Castilla y León.

A lo largo de su vida tuvo varias profesiones, fue profesor, periodista y novelista.

Los libros de Delibes han sido traducidos en más de 20 idiomas.

Ha adaptado al teatro tres de sus novelas: “Cinco horas con Mario”, “La hoja roja” y “Las guerras de nuestros antepasados”; y otras al cine: “El camino”, “El príncipe destronado”, “Los santos inocentes”, “Cinco horas con Mario”, “El disputado voto del Señor Cayo”, “La guerra de nuestros antepasados”, “Las ratas”...

Ha recibido los más importantes premios de literatura en lengua castellana, entre ellos:

  • Nadal en 1948 por La sombra del ciprés es alargada.

  • Fastenrath de la Real Academia en por Siestas con viento sur.

  • Premio de la Crítica por Las ratas.

  • Príncipe de Asturias.

  • Premio de las Letras de la Junta de Castilla y León.

  • Nacional de las Letras.

  • En 1999 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de narrativa por El Hereje, premio que también se le concedió en 1955 por la obra Diario de un cazador.

  • Premio Cervantes

Prácticamente todas las novelas de Delibes transcurren en el campo o ciudades de Castilla. Su auténtica dimensión literaria es la de creador de personajes. Delibes pinta Castilla a través de los ojos de los personajes que él mismo va creando, el reflejo de las gentes de esas tierras.

RESUMEN

En un pequeño y humilde pueblo del ayuntamiento de Torrecillórigo, vivían el Tío Ratero y su hijo, el Nini, cuya madre era Marcela, la hermana de su padre, que tras su embarazo había enloquecido y tuvo que ser ingresada en un hospital psiquiátrico.

Ellos dos habitaban en una cueva, junto a Fa, la perrita. Se dedicaban a cazar ratas para luego venderlas en la taberna del Malvino y, este, a su vez, se las vendía a sus clientes para que les sirviese de sustento, pues el pueblo era muy pobre y solo se podía alimentar de ratas y de la cosecha anual.

Justo Fadrique, el alcalde, quería acabar con la cueva del Tío Ratero y del chico. Justito, que así le llamaban, les decía que la cueva estaba en muy mal estado y que cualquier día ocurriría una desgracia en el pueblo, más esa no era la verdadera razón para acabar con las cuevas. Fito Solórzano, el gobernador de Torrecillórigo, le había obligado al alcalde a terminar con esas moradas para siempre, pues estaban desfavoreciendo a la imagen que los turistas tenían sobre el pueblo.

Justo le dijo al Ratero que, a cambio de su cueva, él le alquilaba una casita por solo veinte duros al mes, pero él no disponía de tal cantidad y tampoco quería abandonar su morada por nada en este mundo. Varias veces tuvieron que marcharse de allí el alcalde y el Frutos en un intento de volarles la cueva.

Llegaron malos tiempos para el pueblo, y las ratas escasearon, además, Luisito, uno de Torrecillórigo, se acercaba a menudo hasta allí para cazarlas, por lo que el Nini y el Ratero se quedaban sin venderlas. Las cosas iban empeorando cada vez más. El Nini y su padre tuvieron que conformarse con vender lagartos y lecherines, pero estos no se los compraban los vecinos porque eran muy poca cosa como para servirles de sustento. Además el tiempo empeoró y la cosecha fue muy mala. Todos los ciudadanos se acercaban al Nini para que este les diese una solución, pues el chico era muy inteligente, pero la cosa estaba muy mal.

Para más desgracias, murió el Centenario, gran amigo del Nini gracias a su gran inteligencia y sabiduría, además su hija enfermó porque se arrepentía de la mala vida que le había hecho pasar a su padre.

El Tío Ratero no hacía más que echar las culpas de la escasez de las ratas, el sustento del pueblo, al chico de Torrecillórigo.

Un día, cuando este se le cruzó en medio del camino, empezaron a pelearse y no terminaron hasta que Luisito resultó herido mortalmente.

Ante lo ocurrido, el Tío Ratero no supo dar más razones que -las ratas eran mías-, pero el Nini le entendió, Luisito solo cazaba las ratas por deporte, mientras ellos se morían de hambre.

Nadie más en el pueblo entendió su actuación.

PERSONAJES

El Nini: Es el hijo del Tío Ratero, un chico muy observador e inteligente. Le encanta aprender y para ello recurre con frecuencia a gente con mayor sabiduría que él, se puede decir que tiene mucha cultura, aunque no va a la escuela y vive en un pueblo donde sufre las consecuencias del hambre. Es un chico muy amable y encantador, principal amigo de los animales, hasta el punto de llegar a vivir con un zorro, por lo que es el principal rival del Furtivo, ya que este se dedica a sacrificar a los animales.

Tío Ratero: padre del Nini, al cual lo ha tenido con su propia hermana. Vive en una cueva junto a su hijo. Es un hombre muy amable, aunque poco inteligente porque no sabe decir más de cuatro palabras sin confundirse. Es muy pobre, vive en la más absoluta miseria.

La Fa: Perro del Nini y su mejor amiga, buena cazadora de ratas.

Loly: Cachorro de la Fa, muy juguetón y alegre.

Sr.Rufo, el “Centenario”: Es un señor muy viejo, de ahí que le llamen Centenario y, aunque los niños del pueblo, se creen que es un tonto y un inculto y solo se acercan a él para verle temblar la mano a causa de los nervios, el Nini le quiere porque dice que es muy sabio.

Tiene aspavientos nerviosos, sabe predecir el tiempo, a menudo utiliza los refranes para hablar y padece de cáncer.

Simeona: es la hija del Centenario, al cual no le guardaba ninguna consideración. Es una muchacha fácilmente irritable, roñosa y tacaña. Es enterradora de profesión.

Iluminada: Era la abuela del Nini, pero ya ha fallecido. Era una señora muy limpia e inteligente.

Sr. Clo: Es la dueña del estanco, contiene bastantes riquezas. Es una señora gruesa, campechana y efusiva, le encanta conversar y se desvive por su pareja de camochuelos, a los cuales trató como a sus propios hijos, y por Virgilio, su marido.

Don Antero: Apodado “El poderoso” por ser el más rico de todo Torrecillórigo. Quiere que el Nini llegue a ser un peón ejemplar.

Frutos, el jurado: deja pasar las tardes jugando al dominó, esta es su única dedicación.

La Sabina: Amiga de la Sra. Clo, mujer del Pruden, madre del Mamerito.

Abundio: Otro de los abuelos del Nini, que también ha fallecido.

El Pruden: Labrador que trabaja de sol a sol, es muy suspicaz, alegre y risueño.

Guadalupe: Gitano de origen extremeño, muy optimista.

Mamerito: Hijo del Pruden, de trabajo, monaguillo, muy valiente.

La Vito: Sirvienta de Doña Resu.

Rabino Grande: El pastor, el más grande de los dos hermanos.

Rabino Chico: Otro pastor, hermano del Rabino Grande.

Doña Resu: apodada como el “Undécimo Mandamiento”. Es una señora rica, enjuta, regañona y acre, le encanta prejuzgar a la gente del pueblo. Se cree una sabionda, es una sabelotodo y se mete en los problemas de todo el pueblo. Es una mujer inflexible y dominante, además de ser muy orgullosa.

Virgilio. Marido de la Señora Clo. Ha venido de la ciudad para casarse con la misma. Al principio fue menospreciado por todos, pero luego adorado por todo el pueblo, entre otras cosas, por sus dotes para la música. Físicamente es un señor rubio, fino e instruido.

Matías Celemín “Furtivo”: odia al Nini, al cual delata de bergante, este es su mayor rival, aunque muchas veces, gracias a su gran ignorancia, a tenido que recurrir a él. Es un ignorante, un vago y un maleante, un chico sin escrúpulo, su única dedicación es el sacrificio de animales.

Mita: Es la perra del furtivo, acompañante de caza del mismo. Es un galgo cobarde y bastante bobo.

Román: abuelo del Nini, padre del Tío ratero.

José Luis: “El Alguacil” no es más que un mandado del Justito.

Justo Fadrique o Justito: alcalde de Torrecillórigo que detesta la violencia. Su rostro se caracteriza por una mancha colocada en la frente, que cambia de tamaño y de forma según su estado anímico. Quiere acabar con las cuevas en su pueblo, pero solo porque el gobernador le obliga, pues al fin y al cabo es un buen hombre.

Malvino: dueño de la taberna donde se comen las ratas.

Fito Solórzano: gobernador de la ciudad, llamado “El Jefe”. Este es en realidad el que le obligaba al alcalde a terminar con las cuevas para poder dar una bonita imagen de Torrecillórigo, sin preocuparse por los demás, los habitantes de esas cuevas, es una persona muy cruel. De estado físico regordete y con una gran calva muy rosada.

La Columba: Es la mujer del justito, una señora muy cruel y que se cree que puede hacer lo que quiera porque su marido es el alcalde, además, dice que para ella, un pueblo tan primitivo como Torrecillórigo, está a muy poca altura.

Don Ciro: Párroco del pueblo, joven y tímido. Es una persona muy humilde y débil, por ello, los habitantes del pueblo, no le consideran un buen párroco.

El Yayo: herrador de Torrecillórigo, de sangre fría, como se mostró cuando mató a su madre a palos y luego la enterró en estiércol.

Don Zósimo: Antiguo párroco, muy alto, casi gigantesco, mide dos metros y medio.

Los extremeños: Eran doce hombres de Extremadura que siempre iban al pueblo cuando empezaban las fiestas y, con esta, las fiestas.

Chuco: Perro del Malvino.

El Mamés: era un mudo que siempre que se alegraba decía <<je, je>>

Luisito: era un chico de Torrecillórigo que le robaba todas las ratas al Ratero, el cual le mató.

ÉPOCA

El libro transcurre en un tiempo de escasez y pobreza, donde los habitantes de Torrecillórigo se alimentan de ratas, para poder sustentarse. Aún hay gente que vive en cuevas porque no tiene el dinero suficiente como para alquilar una mísera casita. Viven en la más remota miseria, para comer deben ganarse la vida, como es el caso del Nini y su padre que se dedican a cazar ratas para luego venderlas.

MARCO HISTÓRICO

El libro se ambienta en un lugar de Castilla y León, al cual M.Delibes le dió el nombre de Torrecillórigo. Este es un pueblo muy humilde, pero también muy pobre, aún hay gente que vive en cuevas y se alimenta de ratas.

VALORACIÓN DEL LIBRO

Al principio me resultó un libro desagradable, muy difícil de entender por el léxico que emplea y, para mi gusto, demasiado descriptivo. A medida que iban pasando los capítulos me empezó a gustar un poco más, aunque no es del todo mi estilo, ya que solo los últimos capítulos son realmente interesantes, pues, el autor, se pasa todo el libro describiendo acontecimientos secundarios y sin importancia.