Las personas: el recurso más importante de la organización

RRHH (Recursos Humanos). Creatividad. Capacitación. Responsabilidad. Efectividad. Capital intelectual

  • Enviado por: Ingrid
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso Básico de Negociación Bursátil
Curso Básico de Negociación Bursátil
Este curso va dirigido a aquellas personas con interés y curiosidad en aprender sobre los mercados financieros. Este...
Ver más información

Curso de Finanzas para no Financieros
Curso de Finanzas para no Financieros
Este programa le enseñará a personas del común, gerentes, ejecutivos y empresarios que sientan la necesidad de...
Ver más información

publicidad

¿Por qué las personas son el recurso mas importante de la Organización?

No existe un negocio que pueda funcionar sin un mínimo de una persona, las personas son el esqueleto de cualquier organización y de las capacidades de estas depende el éxito de la empresa.

La economía esta en un proceso de transformación de aquella basada en la manufactura y en la explotación de recursos naturales, a una fundamentada en el valor del conocimiento, la información y la innovación. Tan solo las empresas que colocan los recursos humanos en el lugar prioritario dentro de su estrategia de negocios, tendrán las fortalezas para permanecer en primer lugar.

La competencia intensa y global existente en el mundo dificultan enormemente la diferenciación entre los productos. Es en los individuos y no en la compañía donde se encuentra la fuente de ventaja competitiva. La supremacía competitiva esta en función de innovar, aprender, reaccionar rápidamente y diseñar infraestructura apropiada para responder a esta demanda. Y esto no se logra si la empresa no cuenta con el personal adecuado para poder desarrollar una sostenibilidad corporativa que nos permita desarrollar un capital intelectual.

El activo mas valioso con el que puede contar una empresa hoy en día es el capital intelectual de sus empleados. La nueva conciencia empresarial consiste en reconocer que los valores de la empresa no son las maquinas ni los edificios ni ningún activo fijo sino en reconocer que sus valores consisten en activos inmateriales como la fidelidad del cliente, la capacidad de colaborar con otros socios comerciales, la propiedad intelectual, las infraestructuras electrónicas, el potencial innovador y los conocimientos técnicos y especializados del personal. En otras palabras el mayor de los activos de una empresa es el capital intelectual. Los conocimientos son un activo y al igual que todos los activos tiene que administrase. El reto del capital intelectual es encontrar lo que se tiene y usarlo.

Una empresa vale por sus ideas. El agregado del intelecto en una organización constituye un recurso mas poderoso que los tradicionales recursos de la producción (propiedades, plantas y equipos). Cada día se considera el Capital Intelectual como una de las partes mas importantes de cualquier compañía, por encima de los activos financieros, inventarios y otros activos.

Es por esto que las empresas buscan atraer a las mejores personas y les entregan herramientas necesarias para su trabajo. Los empleados deben beneficiarse al máximo de la infraestructura organizacional para así aplicar en la mejor forma sus conocimientos. La creatividad y el conocimiento son la razón de ser del individuo en la organización. Junto con la tecnología, estos han sido los elementos estratégicos de las empresas japonesas, para lograr su reconocida competitividad internacional.

Lo que cada día están necesitando mas las organizaciones de toda su gente y no solo del grupo de los especialistas o profesionales, es su capacidad para ver problemas donde nadie los ha visto, es decir, no solo hábiles para encontrar respuestas, sino para hacer preguntas. La necesidad de explorar, salir hacia lo desconocido son características de las personas creativas y de los ambientes organizacionales donde predomina la creatividad.

Transformar la creatividad individual en creatividad corporativa es el gran reto de la gerencia moderna. La tarea consiste en optimizar el capital intelectual y materializarlo en nuevos productos, servicios y procesos que a su vez, aumenten el valor patrimonial de la empresa. La idea es convertir el capital humano en capital estructural.

Para poder usar y desarrollar el capital intelectual de una empresa es necesario que la organización se comporte como un todo y que ese todo tenga una dirección única en el negocio. Es muy importante que la empresa sepa en que negocio esta y cual es su norte, de esta forma puede aprovechar al máximo el capital intelectual de sus trabajadores.

Los conocimientos individuales se pueden convertir en conocimientos organizacionales mediante la interacción de los individuos con el grupo, a través de diálogos, discusiones e intercambio de experiencias. El conflicto y el desacuerdo natural que surge de las sesiones de grupo es lo que conduce al cuestionamiento del pasado, para crear nuevos conocimientos a partir de la experiencia.

En la creación de nuevos conocimientos se da especial atención a los mandos intermedios de las empresas que sirven de puente entre la posición visionaria de la alta gerencia ( que aporta olfato y percepción) y la caótica realidad de quienes directamente hacen las operaciones o interactúan con los clientes (ejecutan las tareas). Son el puente entre “lo que debe ser” y lo que “efectivamente es”. Los mandos medios se posicionan estratégicamente en la intersección entre el flujo vertical y horizontal de la organización.

Para desarrollar el capital intelectual dentro de una organización es necesario permitir la autonomía, la creatividad y la capacidad de pensar de la gente. Las empresas que permitan el desarrollo del capital intelectual tendrán una fuerza de trabajo muy valiosa , debido a sus conocimientos. Quienes ayuden a la Organización a satisfacer las necesidades del cliente se convertirán en valiosos activos para la organización. Los activos humanos valiosos son aquellos que apoyan a la Organización y responden al tirón del mercado. En una situación de crisis los activos humanos más valiosos son capaces de generar nuevas estrategias, productos, servicios y tecnologías con las que la empresa pueda reaccionar y volver a la normalidad.

El mundo empresarial se mueve entre la solución de problemas y la identificación de oportunidades. El ser humano, por naturaleza o por educación, tiene las posibilidades de desarrollar habilidades creativas y convertirlas en conocimientos corporativos. Constituyéndose este en el mas valioso recurso de la producción de la empresa moderna, se debe optimizar su potencial, para lograr su satisfacción personal y el beneficio corporativo.

Capital Intelectual. El mas valioso recurso de la Organización. Fernando Suescún Mutis. Revista Avianca. El mundo al vuelo. No. 212 Septiembre de 1996. Pág. 61

La Gerencia de lo humano o el arte de lo irracional. Raúl Nieto Echeverri. Centro Editorial Javeriano, CEJA. 2000 Pág. 71

El Capital Intelectual. Annie Brooking. Paidos. 1997. Pág. 19

El Capital Intelectual. Johan Roos. Revista Clase Empresarial. Marzo de 1998. Pág. 87

El Capital Intelectual. Johan Roos. Revista Clase Empresarial. Marzo de 1998. Pág. 87

Capital Intelectual. El mas valioso recurso de la Organización. Fernando Suescún Mutis. Revista Avianca. El mundo al vuelo. No. 212 Septiembre de 1996. Pág. 61

La Gerencia de lo humano o el arte de lo irracional. Raúl Nieto Echeverri. Centro Editorial Javeriano, CEJA. 2000 Pág. 65

Capital Intelectual. El mas valioso recurso de la Organización. Fernando Suescún Mutis. Revista Avianca. El mundo al vuelo. No. 212 Septiembre de 1996. Pág. 61

Capital Intelectual. El mas valioso recurso de la Organización. Fernando Suescún Mutis. Revista Avianca. El mundo al vuelo. No. 212 Septiembre de 1996. Pág. 64

Capital Intelectual. El mas valioso recurso de la Organización. Fernando Suescún Mutis. Revista Avianca. El mundo al vuelo. No. 212 Septiembre de 1996. Pág. 64

Capital Intelectual. El mas valioso recurso de la Organización. Fernando Suescún Mutis. Revista Avianca. El mundo al vuelo. No. 212 Septiembre de 1996. Pág. 65