Las olvidadas; Ángeles Caso

Literatura. Ensayo. Mujeres. Costumbres. Épocas

  • Enviado por: Martus
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

1) HILDEGARDA DE BINGEN Y LAS MONJAS SABIAS:

FRASE:

TEXTO:

Nos situamos hacía el siglo XII, donde corría una situación de incesantes conflictos. Los altos dirigentes de la época luchaban por lugares católicos.

Situemos a la mujer en este contexto. La primera preocupación de sus vidas era la elección del matrimonio o de la vida religiosa. Esto suponía un encadenamiento a un hombres con cualquiera de las dos opciones, ya para empezar era su padre o tutor quien se encargaba de elegir por ellas. El matrimonio era algo donde la familia se jugaba el honor y por eso el padre debía de optar bien. Algo raro para esos tiempos era que los bienes del matrimonio pertenecían a la mujer, aunque el marido siempre se encargaba de intentar arrebatárselo. Se necesitaba mucho dinero para que una boda fuera decente, por lo que las familias solían optar por internar a las mujeres en conventos.

Hay que mencionar que para un hombre ingresar en una Iglesia era bueno pues allí podía seguir con su carrera como obispo o abad y disponer de numerosos bienes, mientras que la mujer estaba en la pobreza, y lo monasterios de monjas estaba subordinados a los de hombres. Disponían de muchas prohibiciones y fue debido a las ideas de San Pablo.

Se crearon: los monasterios dúplices.

Allí convivían ambos sexos pero en distintos edificios. Esta ¨buena¨ situación duró muy poco, pues lentamente los monjes se fueron sobreponiendo a las mujeres utilizándolas como esclavas y prohibiéndoles acercarse a los altares. Tenían cada vez más restricciones.

Pero cabe destacar también dos beneficios de las religiosas: disponían de más libertad que con un marido y podían seguir con su vida intelectual, algo que una mujer casada no podía hacer. Surgieron entonces las primeras universidades donde las mujeres estaban recluidas hasta bien entrado el s.XX, se conocen raras excepciones. Se sabe también que la mujer cumplió un papel muy importante en los aspectos de transmisión de conocimientos.

-En cuanto al ámbito musical...

Ambos sexos podían cantar, pero a partir del s.IV se les prohibió esto a las mujeres, y sólo fue en las iglesias reformadas donde se les volvió a permitir. Fueron sustituidas por los niños y los castratti, y se les permitió cantar sólo en los ámbitos profanos como eran las celebraciones populares y las juglarescas. Las monjas por el contrario si tenían permiso para cantar pero solo porque la música vocal formaba parte de sus oficios.

-En cuanto a la medicina....

Puede parecer extraño que una mujer fuese médica por las restricciones que había, pero lo que no era raro es que una monja lo fuera. Esto era porque los monasterios antes eran lugares donde se cuidaban a los enfermos sobretodo de clases pobres. Se conocen a lo largo de la historia muchos nombres de médicas: unas bien formadas y otros con apenas algunas prácticas. Pero la actividad femenina se vio limitada únicamente a los partos. Pero algunas continuaron al filo de la ley con medicina empírica (hierbas, brebajes...) que les llevó a muchas a la hoguera. Fue a partir del s.XIX cuando volvieron a ser aceptadas.

MONJAS DESTACADAS.

Como hemos visto a las mujeres no se les otorgaba el reconocimiento de sus obras, ni respetos de ningún tipo. Pero en la época de Hildegarda todavía podían las mujeres tener algún reconocimiento por sus escritos, destacan entonces:

  • Egeria: que era una abadesa de Galicia. A quien su espíritu inquieto y enérgico le llevó a realizar un largo viaje a las Tierras Santas, desde donde fue mandando cartas a sus hermanas contándoles todas las aventuras y costumbres de esos lugares.

  • Ende: primera pintora conocida. Su nombre aparece en los escritos de un abad asturiano (Beato).

Lo que esto demuestra es que las mujeres también trabajaban en los scriptorium al lado de los hombres, y que en aquella época el machismo estaba más relajado que en épocas anteriores y posteriores.

Pero son sin duda las más destacadas Hildegarda y Eloisa ambas del siglo XII.

  • Eloisa de Paracleto. Se enamoró de un filósofo de prestigio que tenía 25 años más que ella y tuvieron una bonita relación. Que un filósofo de la época se casara con una mujer estaba muy mal visto porque su tiempo debía empeñarse en el saber. Por eso decidieron casarse en silencio. Su tío Abelardo no lo soportaba por lo que su matrimonio duró muy poco y tuvieron que separarse. Él creó un monasterio donde ella fue abadesa. Su obra más conocida es ¨el Epistolario¨ donde escribe sobre la fuerza del amor. Recibió bastantes críticas.

  • Hildegarda de Bingen. Provenía de una familia noble. Y desde los tres años comenzó a tener visiones (aunque aún no era consciente). Su familia la ingresó en el monasterio benedictino de Disibodergen, y ella no disponía de otra opción. Personalmente era muy modesta, y siempre sabía disimular su talento. Eso le ayudo, porque lo hombres temían que una mujer fuese más lista que ellos, y como era tan callada los hombres no se le echaban encima. Algo sorprendente fue que vivió hasta los 81 años (en la época era raro llegar a los 40). Se dedicó a la medicina, teología y música. Se dedicaba también a escribir sus visiones, y los hombres no sabían si eran reales o si estaba poseída por el demonio. Recibió felicitaciones del papa, lo que hace pensar que se convirtió en una mujer prestigiosa que se codeaba con clases altas. Creó un nuevo monasterio sólo de mujeres, pero fue el abad Kuno quien se opuso porque si ella se iba, se iba su fama y el gran número de peregrinos y de donaciones que se recontaban allí. Como música hizo magníficas composiciones y como médica una gran labor al acercarse a estudiar el organismo femenino sin prejuicios, y sobre el acto sexual de forma científica. Creó recetas basadas en remedios naturales (ahora medicina natural). Se conocen sus últimos momentos: la excomunión. Fue muy duro para ella, pero finalmente se la perdonó. Murió a los 6 meses. Fue para la iglesia demasiado poderosa e independiente por lo que no pudo considerarla Santa.

  • LAS MUJERES DEL HUMANISMO:

  • FRASES:

    TEXTO:

    El humanismo es una corriente muy cercana al renacimiento, que disponía al hombre como ser autónomo y libre frente a fechas anteriores, hubo un menor teocentrismo si atendemos también a una comparación con lo anterior. Hubo en general un cambio en la mentalidad social, pero que no afectó a las mujeres. Las mujeres eran seres marginados, se les consideraban seres inútiles, inferiores, peligrosos incluso. Una preocupación típica de la época era: si la mujer debía instruirse o no. Algunos humanistas creían que si, algo que puede parecer raro en la mentalidad de un hombre de esa época; y efectivamente así era, pues estos lo que querían realmente era que la mujer se formase para que fueran mejores amas de casa, esposas...etc., pensamiento que no era raro pues se basaban en su interés personal.

    Los HOMBRES.....

    A lo largo de este periodo ha habido hombres y mujeres que escribían. Algunos hombres serían: Erasmo de Rotterdam quien escribió texto que ponían a la mujer en buen nivel, pero como era de esperar más tarde él mismo se contradecía exponiendo frases en su contra. Otro fue: Juan Luis Vives quien fue un moralista muy importante de la época que exponía ideas semejantes y hacía comparaciones de Eva (como pecadora) con las mujeres, quienes para él lo único que hacían si predicaban era llenar el mundo de falsas opiniones. Para Fray Luis de León la mujer era lo mismo, Dios la había creado para oficio simple y doméstico. Gasparo Pallavicino sentía rabia de que se le pudiera otorgar a la mujer conocimientos que al hombre le habían costado poseerlos.

    Cabe destacar enormemente a Giuliano de Médicis y Cornelius Agrippa von Netteshein, los únicos nombrados que tenían un pensamiento completamente paralelo a los demás, pues defendían la igualdad moral de las mujeres, y proclamaban su debido respeto y dignidad, estos se puede decir que tuvieran una mentalidad bastante adelantada para la época, al alcance de muy pocos.

    Tal son las cosas, que las ideas que tuvieron más peso en la sociedad fueron los ¨disparates¨ de Erasmo o de Vives. Pero también hubo ciertos logros de importante mención ya que algunas mujeres de altas clases sociales sí pudieron acceder a la educación (muy limitadamente) y siempre con controles masculinos.

    El Pensamiento que predominaba, pues poco eco tuvieron las tesis de Pallavicino y Giuliano, siguió siendo el mismo, la nulidad intelectual femenina. Los hombres se aprovechaban de ellas, y las veían como un objeto sexual al que podían explotar a sumo gusto. Se produjo por el entonces una oleada de mujeres cultas, algo de gran importancia, pues con pequeños pasos la mentalidad va cambiando. Esto ocurría gracias a sus padres, quienes desafiando las leyes del poder, inculcaban a sus hijas sabiduría para que no fueran despreciadas en un futuro. Todo esto es muy ventajoso, pero la cruda realidad llegaba cuando dejaban de ser unas niñas y tenían que enfrentarse a los demás, pues no eran aceptadas y recibían burlas tanto de hombres como de mujeres envidiosas. En la vida de toda mujer había una dura elección: seguir formándose intelectualmente o recibir el don de matrimonio, algo que evidentemente era incompatible en la época. Muchas acababan escondidas en su propia casa en soledad o monasterios.

    MUJERES:

    Destacables son muchas mujeres, algunas vencidas por el exterior, otras inseguras, de familias nobles... mucha variedad tanto a nivel social como personal, pero ningún factor externo influía en su éxito o fracaso, pues son no se si alguna excepción, el fracaso dominaba en este sexo tan despreciado:

    • Isotta Nogarola: se declinó por el saber. Intentó incorporarse con hombres, pero fue velozmente rechazada. Fue muy humillada incluso por algunas mujeres, que se reían de su fracaso. Se quedó encerrada en su palacio porque no quería dejar abandonado al saber.

    • Laura Careta: detestaba a los hombres que se hacían pasar por eruditos y a las mujeres que únicamente se entregaban al cuidado del marido. Esta también se encerró en casa.

    • Lucrezia Cornaro Piscopia: fue la primera mujer con un título en filosofía, pero ella lo que de verdad quería era otro doctorado ella misma fue la que se dio por vencida, esto quiere decir que se veía incapaz por ser mujer. Carecía de autoestima Lucrezia y muchas otras, y no es de extrañar pues la sociedad le impedía lo contrario.

    • Olimpia Morata: fue una de las pocas humanistas que siguió con su actividad erudita después del matrimonio. Al igual que le ocurría a muchas mujeres, Olimpia no se atrevía a dar a luz sus obras, quizás por temor a las burlas, al rechazo

    • Lucrezia Tuornabuoni: destacó en el terreno de la poesía (que era un mejor campo para el sexo femenino). Participó en la política, en las artes, la filosofía entre otras.

    • Vitoria Colonna: quizás la noble más famosa, se quedó viuda y a partir de eso sólo se dedicaba al saber. Algo inusual era su amistad con muchos hombres importantes, que llegaron a dedicarle algunos versos pero siempre tratándola por un sujeto masculino y con respeto pues estos la veían igual que ellos. Pero hubo quienes se burlaron de sus poesías al marido.

    CORTIGIANE ONESTE:

    Surgieron por Italia durante en s.XVI las << cortigiane oneste >> que eran poetas cortesanas que vivían de sus conocimientos y de su cuerpo, y reclamadas por los hombres más importantes de la época. La sociedad las consideraba prostitutas, pero esto no era así pues la única diferencia de estas con las esposas convencionales radica en la ley, es decir, que hacían más o menos lo mismo pero las esposas dentro de las condiciones aceptadas.

    Pero claro, la prostitución en en s.XVI no posee el mismo enfoque que en la actualidad, ya que antes era un oficio como otro cualquiera, era legal e incluso el privilegio de las mujeres de las clases más altas. También podían elegir a sus amantes, pero una desventaja era que se les requería unas obligaciones: como por ejemplo llevar un velo amarillo para no confundirlas con mujeres honestas, controles médicos.... Fue en Venecia donde había más prostitutas (10%), y eran definidas como aquellas mujeres solteras o separadas que tenían comercio o práctica con uno o más hombres. Si a tendemos a esta definición se puede interpretar que ser prostituta era algo relativamente bueno pues eran más respetadas, disponían de más libertad, llegaban a codearse con gente importante, aunque su tiene un contra y es que muchas de ellas perdían su dignidad. Pero algo sorprendente alejándose de esta linea de análisis, es la antítesis que hay con la actualidad, donde para empezar no es legal, se trafica con ellas, se las miente y son rechazadas y marginadas por algunos núcleos sociales.

    Las siguientes mujeres fueron severamente acusadas de prostitución, esto no quiere decir que todas lo fueran, pues en la época se las acusaba de ello muchas veces sin razón:

    • Louse Labé: era hija de una artesano muy humilde que se preocupó enormemente por la educación de su hija. Era famosa en su pueblo por su talento musical, y muchas personas la hacían visitas. También fue muy criticada, pero esta al contrario disponía de una autoestima elevada. Siguió la voz de Cristina de Pisan (se rebeló contra la ignorancia de los hombres hacia las mujeres) y en sus obras pretendía lograr la igualdad de las mujeres. Una frase muy interesante que aparece en sus sonetos es ¨ la mujer debe exhibir su honor, no ropas finas¨, con esta frase plasma muy bien la ocupación primordial de las mujeres de entonces, es decir, vestirse y trabajar para contentar al marido perdiendo así toda su dignidad, todo su honor.

    • Barbara Strozzi: mujer sobre la que corrieron esos rumores y que no supo encajarlos bien, al contrario que Louse, a esta le faltaba autoestima y no es de extrañar pues rara era la mujer que lo tuviese. Nunca quiso participar en actos públicos puede que debido a un periodo de su infancia (15 años) en el que hombres de bien querían verla actuar, consecuencia de esto surgieron rumores sobre su vida sexual.

    • Gaspara Stampa: fue perseguida por sus numerosos amantes, pero nunca se supo con certeza si lo hacia por dinero. Sus poemas generalmente estaban dedicados al hombre de su vida, tanto en el sentido del placer como de sus ausencias. Sus obras se publicaron tras su muerte, pues como ya se ha visto las mujeres no publicaban sus obras.

    • Tullia D´Aragona: era cortesana, y se sabe que su madre también. En aquella época que su madre fuese prostituta en la mayoría de los casos significaba que ella sería educada para ello, y más aún si no había los recursos necesarios como para modificarlo. Algo curioso fue la autorización que le fue concedida: podía no ponerse el manto amarillo, y todo por ser poeta, aparentemente parece un cambio, lento, pero cambio en el pensamiento. Fue una mujer que consiguió ganarse el respeto de muchos hombres, algo que podía ser imposible en aquella época. Murió en el olvido.

    • Verónica Franco. Su principal preocupación había sido la de conseguir un lugar donde acoger a las prostitutas enfermas, que caían en el olvido, pobres..., fue una mujer muy importante en la época, y fue respetada y como no es de extrañar también repudiada. Tenía un enemigo (hombre) debido a que esta le rechazó, y lo peor que podía hacer un hombre de aquella época es ser humillado. La institución también la atacó pero supo salir adelante. En una carta que escribió ya cerca del final de sus días, fue aquella en la que aconsejaba a una amiga a que su hija no fuera prostituta, ¨pues no hay cosa peor que obligar al cuerpo y al alma a tal servidumbre¨ decía. Lo sorprendente de esto es el cambio de opinión que experimentó, no se sabe a que fue debido pero pudo ser por una mala experiencia, o a que llegando a su vejez se dio cuenta de la realidad.... no se sabe, lo que si se conoce con certeza es que murió cuando el humanismo llegaba a su fin, esto supuso un retroceso para lo que estas mujeres habían luchado y puesto tanto esfuerzo, pues la mujer ocupó un puesto más inferior aún.

    En resumidas lineas, lo que expresan todos estos relatos, es que la vida de mujer era demasiado dura y difícil de llevar, y de lo que se requería para poder superarla, que era la autoestima, carecían. Y si ni ellas podían ser capaces de dar a valer su talento, difícilmente podrían esperar que un hombre lo hiciese.

  • LAS PRIMERAS ESCRITORAS DE ESPAÑA:

  • FRASES:

    TEXTO:

    España fue un lugar muy difícil para emprender una vida dedicada a escribir y publicar novelas sobre todo para el género femenino. Desde en s.IV con los escritos de la monja Egeria hasta el s.XV con textos ya firmados por mujeres, es el periodo clave para ejemplificar este hecho. No se sabe con certeza si hubo escritoras entre ambos periodos, pues por haber las habría, pero puede que no se atreviesen a publicar o bien que no se conservan sus obras. En España las mujeres fueron menos investigadas que en otros países, pues sí se conocen escritos femeninos de otros países.

    El primer escrito data el año 1402, son unas memorias de Leonor López Carrillo de Córdoba. Su vida está perfectamente plasmada en la obra, y se puede observar una vida sorprendente. Leonor pertenecía a la alta nobleza, y fueron sus padres quienes la casaron a los 7 años con un caballero rico. A consecuencia de la Guerra Civil y debido a enemistadas de su padre, éste fue decapitado. Toda la familia fue encarcelada, y en sus memorias cuenta la crueldad con la que en aquella época te trataban, como los tenían días y días sin comer, como vio morir a su familia pues sólo sobrevivieron ella y su marido que fueron liberados posteriormente. Ella afirma en la obra que era muy astuta y ambiciosa de una manera muy natural.

    Se conocen también otros textos del s.XV de dos monjas: Teresa de Cartagena y Isabel de Villena, para ellas no podía haber nadie que se impusiese a ellas, pues lograrían lo que se propusiesen, que era comunicar vivencias e ideas al exterior.

    • Teresa de Cartagena: además de ser mujer, era sorda. Y es ¨además¨ (no en tono despectivo) sino debido a que en aquellos tiempos ser mujer era un castigo, y si a eso le sumamos el hecho de ser sorda, era no un castigo si no una maldición. Los minusválidos estaban muy mal vistos, tanto que hasta tu propia familia te abandonaba. Y esto fue lo que le pasó a Teresa. Le costó mucho superarlo, pues fue abandonada también por sus amigos y familiares, pero ella sola supo salir adelante y estaba muy segura de sí misma y de sus capacidades. En sus obras exponía que ser un minusválido, concretamente ella (ser ciega) ayudaba a acercarse a Dios por el camino del sufrimiento; no se si lo creía verdaderamente, era una fantasía o lo hacía para autoayudarse. Supuso muchas admiraciones y como no es de extrañar también críticas porque se enaltecía mucho y criticaba enormemente a la sociedad. Por lo que decían debió ser sorprendente porque hasta los hombres lo aceptaban como tal, lo que no aceptaban era que lo hubiera escrito ella: ¨una mujer era incapaz de escribir algo así¨. Escribió también otro libro en defensa a esas críticas, fue como se ha dicho una mujer muy, muy valiente.

    • Isabel de Villena: llegó a ser abadesa, procedía de la alta nobleza también, e ingresó en el primer convento fundado por una mujer, algo muy extraño para la época. Fue la primera escritora catalana, y su obra representante es religiosa. Esta obra no trata la vida de Jesús sino la de la Virgen María y María Magdalena. Tiene un enfoque femenino y es una obra muy exquisita. Como ya se había visto pocas mujeres se atrevían a exponer sus obras y mucho menos enalteciendo a la mujer.

    Fue Margarita de Navarra quien se atrevió a exponer su obra frente a un público, fue muy valiente, pues con ello se exponía a cantidad de burlas. Pero su obra en la mayoría de los casos, circuló con éxito.

    En España reinaron algunas mujeres: Urraca de Castilla fue la primera y por lo tanto a la que mas trabajo le costó pues las mentalidades eran más cerradas, lo tuvo muy difícil debido a su sexo, por ello fue duramente criticada y rumoreada. Otras fueron Isabel II y su hija Juana de la que se cree que no llegó a reinar del todo por su estado mental. Pero esto no es raro pues la mayoría de los reinados sucedían en circunstancias extremas como podía ser que no hubiese descendencia masculina, por conveniencia de los varones, y como algunas conseguían llegar se formaba un caos y estallaban pequeñas guerras y peleas entre reinos.

    Muy importante es mencionar en detalle a Isabel la Católica, pues fue una mujer formidable. Cuando empezó con su mandato todos pensaban que duraría poco porque las mujeres eran débiles, pero eso no fue así pues fue muy inteligente. Consiguió ganarse la confianza de todos, y era nombrada habitualmente como la hombre-mujer, es decir, que en su vida externa actuaba con modos masculinos para las guerras y demás, y en su vida personal (madre y amante) era muy femenina. Su reinado fue magnífico en todos los aspectos, sobrepasó en muchos sentidos a cualquier reinado de un hombre, pero eso la población no lo veía. Educó a sus hijos de maravilla, y el rasgo más caritativo fue la protección que dio a muchas humanistas posteriormente citadas, mujeres tanto hispanoárabes como españolas. Es entonces que si las mujeres lograron tener mas éxito, fue gracias a Isabel.

    Algunas poetas hispanoárabes destacadas:

    • Walláda bint al-Mustakfí. Esta fue la más conocida. Fue conocida no por su destacada obra sino por determinados escritos a su amado sobretodo, tanto con amor como con odio al éste irse con otra mujer.

    • Hafsa bint al-Hàÿÿ ar-Raku. Fue una poeta que se escribía versos románticos con su amado, y él la respondía. Vivió feliz hasta que el gobernador se interpuso porque se enamoró de ella, y acabó matándole a él porque ella no le quiso entregar su amor. Reitero: le mató a él, no a ella, un aspecto bueno si atendemos al análisis del ¨aprisionamiento¨ femenino.

    Florencia del Pinar fue de las primeras poetas femeninas españolas, era la dama de la reina, y sus poemas fueron tan admirados que llegaron a ser recopilados por un hombre, dato sorprendente, el de que un hombre llegué a calificar de bueno algo hecho por una mujer, se puede ir apreciando un ligero cambio, o también cabe pensar que disponía de un pseudónimo para no ser conocida como mujer.

  • SOFONISBA ANGUISSOLA Y LAS PINTORAS OLVIDADAS

  • FRASE:

    TEXTO:

    Durante un periodo largo de tiempo los pintores fueron considerados de una forma muy distinta a la actual. Eran respetados sí, pero la iglesia y las clases altas los veían como trabajadores manuales. No poseían libertad en cuanto a sus pinturas, pues le exigían como debían ser sus obras (tamaño, tema...), esto ahora no es así, cada pintor hace las obras que quiera. Eran algo así como marionetas, pues las clases altas los manipulaban a su antojo. Fue en el Romanticismo cuando empezaron a disponer de libertad temática. Eran considerados como artesanos. Tenían talleres que eran negocios familiares, sus casas estaba junto a ellos. A los niños humildes con talento se los llevaban al taller, y allí iban creciendo como artistas. En cuanto a los matrimonios, se solían casar hijas de maestro con hijos de otro maestro, es decir, entre ellos, con personas del mismo círculo.

    La MUJER colaboraba en el taller, dependiendo de su talento realizaba unas tareas u otras. Algunas de ellas llegaban a ser pintoras, más o menos importantes.

    Una injusticia es que en los libros de arte no salen nombres de pintoras, porque sus obras se les atribuían a sus padres o a sus maridos. Actualmente están investigando algunas obras para verificar su autoría, ya que con la mentalidad actual si se puede reconocer si una obra es de una mujer. Y también se está intentando divulgar sobre estas injusticias, para que se haga público. Un ejemplo es el de Judith Leyster, a quien sus obras se atribuyeron al conocidísimo autor: Frans Hals.

    Hay que citar también que a los HOMBRES también se les ha privado de parte de su obra. Pero no para atribuírselo a una mujer claro está, sería imposible; sino para otro hombre. Esto ocurrió siempre en el panorama del arte, los pintores y escultores han luchado por obras y por autorías. La forma en la que la MUJER ha sido borrada fue diferente, tubieron mucho peso y siempre han querido ¨quitársela del medio¨. Dicen autores que fue porque no han sido lo suficientemente importantes, pero esta frase claramente es machista y falsa, porque fueron tan importantes como cualquier hombre. Las pudo haber mejores y peores (cuestión de gustos), pero eso igual que con los hombres. Un ¨peor¨ pintor es expuesto en galerías, pero ni la mejor mujer aparece en una galería. Mismamente, en la educación actual, en cualquier instituto se estudian pintores (Velázquez, Miró...), pero nunca a mujeres, o en raras excepciones a muy pocas.

    En general, era este género (artistas) fue bastante despreciado. Hay que tenr en cuenta como era la sociedad de la época. Donde la MUJER estaba subordinada al hombre, y este le ordenaba como realizar su obra, a ella no la dejaba hacer nada y eso repercutía en su autoestima. Era muy raro que una mujer destacara en el panorama, algunas lo conseguían pero su recuerdo duraba poco tiempo, es el caso de Sofonisba. Una mujer no podía cobrar por sus obras, porque estaba muy mal visto, por lo que como artista no podía ganarse la vida, sería para ella un ¨hobby¨. Al ser considerada la pintura como algo vulgar, las duquesas no se atrevían a pintar, ni esculpir, pues si no se les consideraría artesanas.

    MUJERES PINTORAS:

    Muchas mujeres dejaron huella por sus actos:

    • Dorotea y Margarita Joanes Massip: aprendieron el negocio de su padre. Y se les fueron encargadas obras de alto prestigio (fachadas de Iglesias...).

    • Isabel Sánchez: retratista muy afamada y de buen nivel social. También era música muy conocida. Ayudó mucho a su padre con las obras.

    • María Blanca, Jesualda Sánchez, Josefa de Ayala,

    • María Eugenia de Beer: quien firmó todas sus obras, algo muy inusual que demuestra su gran valentía.

    • María de la Concepción Valdés, María Menéndez: miniaturistas importantes.

    • Josefa María Larraga: creó su propio taller de pinturas religiosas, y también creó una escuela para mujeres.

    • María de Rosario Weiss: fue muy importante. Fue alumna y no se sabe si hija bastarda de Goya, quien estaba muy orgulloso de su talento. Tuvo una importante carrera y dio clase a Isabel II, murió a los 29 años, sin poder demostrar al mundo su talento.

    Todas ellas, tienen algo en común y es que aprendieron el oficio de sus respectivos padres, que eran pintores importantes, seguramente pintores de cámara de los reyes. También lo aprendían de sus maridos. Destacaron muchas mujeres, y conocidas, la mayoría de ellas vivieron dignamente, algo que puede resultar extraño pues un mujer siempre vivía en malas condiciones.

    SOFONISBA ANGUISSOLA

    Pintora de muchísimo éxito, pero del cual poco se recuerda, pues siempre se la ha querido intentar olvidar. Hoy en día se conoce su arte, pero no se sabe con certeza cuales son sus verdaderas obras. Un dato curioso, es que Sofonisba no pertenecía a una familia de pintores, como era lo habitual, si no que fue su padre quien la intentó inmiscuir en esta rama. No se sabe porque lo hizo, si por intereses personales o porque quería lo mejor para ellas. A los 13 años, su padre estuvo pagando a Bernardino Campi (pintor afamado) para que Sofonisba y su hermana fueran instruidas, y pasó algunos años en casa de él.

    Se dedicaba a retratar a miembros de su familia, pues que una mujer retratase a los modelos del taller estaba mal visto. De su pintura se podía decir que pintaba con naturalidad y con ternura, le gustaba retratarse a sí misma y se tiene retratos suyos desde los 14 hasta los 90 años. Tuvo siempre muy buena fama. Algo de prestigio fue ser la alumna del conocido Miguel Ángel en Roma, su padre siempre le estuvo muy agradecido. A Miguel le gustaban mucho sus obras. Había quien negaba su talento y a quien le costaba reconocerlo, pues se trataba de una mujer y no podía destacar ante un hombre.

    En Roma conoció a Giorgio Vasari (arquitecto y pintor), un hombre que no despreciaba a las mujeres y que las incluía en sus obras, como por ejemplo a Luca Nella, a Properzia de´Rossi (despreciada por los hombres por envidia). Pero por encima de todas situaba a Sofonisba que destacaba enormemente.

    Sofonisba fue gran amiga de Isabel II, que era la esposa de Felipe II, con quien también se llevaba muy bien. Contrataron a Sofonisba como dama de honor, y tuvo una vida de lujos, con grandes bailes, paseos a caballos...etc. Fueron muy amigas y permanecieron siempre juntas: eran mujeres cultas, compartían gustos y aficiones, eso bastaba.

    Al morir su amiga Isabel, su porvenir se puso en duda, pero Felipe se apiadó de ella. Este se caso con Ana de Austria, que repercutió a Sofonisba pues la casaron con Fabrizio. Felipe le otorgó una casa real y mucho dinero. No se sabe nada de su matrimonio, si fueron felices o no, lo que si se sabe es que duró 5 años. Tuvo otro matrimonio (no se sabe si por interés o como protección) con un capitán de un barco al que conoció mientras regresaba de su Italia. Sofonisba necesitaba ganarse la vida y al ser mujer su única opción era ingresar en un convento porque no podía ganarse la vida como pintora porque no le estaba permitido cobrar por sus obras. Su segundo matrimonio fue feliz, mantenía aún contacto con la corte española, y permaneció activa como pintora hasta los 90 años, ahí lo dejo por problemas con la vista. Al morir, su nombre fue borrado de la historia y los cuadros atribuidos a los pintores.

    Su trabajo se ha puesto en duda a lo largo del tiempo. Pintaba retratos de toda la corte si, pero algunos se han perdido y otros fueron expuestos con autoría masculina. La razón de la duda sobre su trabajo se debe a que falta documentación de los pagos (regalos con joyas y telas ya que no podían aceptar dinero), y porque sus cuadros eran copiados por pintores famosos y mandados a cortes extranjeras, y por ello se les atribuían a ellos. Un incendio arrasó todas las obras de Sofonisba, y fueron retocadas por Juan Pantoja a quien también se le atribuyeron. Estas razones hicieron que la pintora fuera olvidada de esa manera, la mayoría de las pintoras se lo callaban por miedo a la sociedad.