Las mujeres de Mayo 1810

Revolución de Mayo. Feminismo. Guerra de la Independencia. Mariquita Sánchez. Mujeres Destacadas

  • Enviado por: Elisabet
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Las sombras de mayo

Uno de los factores exteriores que intentó intervenir en la Revolución de Mayo fueron las mujeres, pero estas estaban sometidas a no poder criticar con respecto a decisiones políticas, por que su genero no era tomado en cuenta , ya que yodos los derechos y privilegios los poseía el hombre.

La Independencia de Norte América y la Revolución de Francia habían declarado los derechos del hombre pero excluía totalmente a las mujeres. Por lo que durante un movimiento de independización aparecieron conjuntos de mujeres que pedía insistentemente igualdad de derechos. Para así iniciar un largo proceso que disminuyera la diferencia que había social y políticamente entre hombres y mujeres.

Una importante persona del Consulado, Manuel Belgrano, destacó la preocupante situación de las mujeres en ese momento.

Encausada la revolución, uno de los propósitos era la emancipación femenina, esta quiere decir que querían la libertad de derechos de las mujeres. Pero, todo el genero de vista, degradado ya que continuo sus labores en el hogar y atendiendo al hombre.

Hasta mediados del siglo xx las mujeres no podían desempeñar cargos políticos, ya que era una actividad exclusiva para los hombres. Pero de todas las mujeres ayudaron a la causa revolucionaria, por ejemplo: realizaba donaciones a los ejercicios patriotas; la ayuda provenía de porteñas y mujeres del interior del país. Pero así y todo, la política, literatura y educación seguían negando para las mujeres.

Todo esto tuvo un pequeño cambio en 1823 cuando Rivadavia fundó una sociedad de beneficencia, que fue el primer lugar público en el que pudieron participar a las mujeres libremente.

Mujeres a la batalla!

Nadie las invitó al Cabildo Abierto del 22, cuando se depuso al virrey Cisneros. Arriesgaron su reputación el histórico día 25 y se apiñaron entre soldados patricios y vecinos que, reunidos frente al Cabildo, querían saber de qué se trataba
Para pensar a las mujeres de Mayo hay que retroceder a 1801 en Buenos Aires. La aldea colonial (donde las cuentas del rosario y los días pasan, para las recluidas damas de sociedad, con igual monotonía) se estremece con un escándalo.
María de Todos los Santos Sánchez, muchacha de 14 años que la historia conocería como Mariquita, se había nagado a casarse con Diego del Arco, un distinguido caballero español mucho mayor que ella, riquísimo comerciante criollo, el hombre que su padre designó para ella. Estaba todo listo para la ceremonia: todo menos la novia. Ni los gritos ni las amenazas consiguieron que la chica dijera el "sí" y el novio tuvo que salir de la casa tan soltero como había entrado. Poco después Mariquita también salió como había entrado del convento donde había sido internada en castigo: salió resuelta a no dar el brazo a torcer y a casarse con su amor, su primo segundo, Martín Jacobo Thompson. Probablemente, Mariquita Sánchez, que sería de Thompson, no sabía que esta escena en la que se fundaba a sí misma como mujer no sólo afirmaba sus derechos en la vida privada sino que daba un paso precursor para la lucha pública.

Mariquita Sánchez de Thompson tuvo una participación directa en la revolución, ya que en su casa se realizaron tertulias, que eran como reuniones en las que se ponía en discusión temas importantes. Mariquita era una mujer imponente e inteligente. Su padre se había opuesto a su boda con Thompson, pero ella hizo caso omiso a ese hecho y no escuchó a su padre e inclusive levantó su propio negocio, en el cual tuvo mucho éxito.

Nos conviene partir de esta escena para hablar de las mujeres de Mayo en general, y de Mariquita en particular, es porque para una mujer revolucionaria suponía como tarea reclamar los derechos morales de la sociedad.

En ese entonces las mujeres no sabían cómo actuar, como tener derecho a ser una ciudadana, como tener el derecho a ser solo un individuo.

La acción legal que Mariquita Sánchez y Martín Thompson emprendieron en 1804 para poder casarse tuvo una repercusión la sociedad del genero femenino porteño: era parte de los efectos de las nuevas ideas en las mentes jóvenes. Por eso, cuando el virrey Sobremonte le dio permiso a los enamorados, ellos se convirtieron en marido y mujer luego de 4 años de lucha, muchos sintieron que el triunfo no era sólo personal

Cumplió un papel fundamental en la tormentosa historia argentina. Sus cartas, diarios y demás escritos no sólo son hoy magníficos y lúcidos testimonios sino que funcionaron como una importantísima informaciones para nuevas generaciones.
En las conspiraciones contra Cisneros, otras Señoras participan en la causa con igual valor. La tradición guarda las palabras con que Casilda Igarzábal, esposa de Nicolás Rodríguez Peña, le ruega a Cornelio Saavedra, que no dude, cuando acudió a su casa a la cabeza de un grupo de señoras. El comandante del Cuerpo de Patricios dicen que dudaba en ponerse al frente del movimiento contra Cisneros. Ella venía, junto con las demás, a presionarlo para que se decidiera y lo invitara a ir a su quinta en la que Juan José Castelli, Manuel Belgrano y otros rebeldes estaban conspirando. Saavedra aceptó ir. La estrategia para el Cabildo Abierto del 22 de mayo se planeó allí ese 18.

Una mujer reconocida ,María Guadalupe Cuenca, la esposa de Moreno, discutía estrategias con su marido. Juntaba dinero de sus herencias y dotes, organizaba actividades sociales lucrativas, prestaba sus casas para reuniones clandestinas, cosía. Sus obras tenían riesgo, pero no llevaban firma. Son pequeños hechos que sostienen, invisibles, grandes hechos espectaculares.
Otra mujer que participó durante las invasiones inglesas, fue Martina Céspedes. Que usó la estrategia de hacer pasar uno en uno a los ingleses y les ofrecía aguardiente y luego los tomaba prisioneros. En premio, Liniers nombró a Martina sargento mayor. Detalle romántico: ella entregó sólo once prisioneros. El restante se terminó casando con Josefa, una de las hijas.

En las Invasiones, las ollas de agua arrojadas por mujeres desde las terrazas son más conocidas que algunas actuaciones individuales. Manuela Pedraza, una humilde soldada tucumana, combatió codo a codo con su marido por las calles de Buenos Aires en 1806. Cuando él cayó muerto a su lado, mató al soldado que le había disparado. Y continuó peleando.

María Ana Perichon de Vandeuil de O'Gorman, logró disfrutar de la vida, ya que fue amante de Liniers, en la Reconquista de Buenos Aires de 1806 fue figura central y tuvo poder político.

La salteña Juana Moro de López que sedujo a realistas como parte de su espionaje. Y entre todas, Juana Azurduy, que descolló por sus dotes militares. Esta huérfana de sangre mestiza nació en Chuquisaca en 1780. Luchó contra los españoles al frente de su tropa: primero junto con su marido y , Manuel Ascensio Padilla y luego sola. El 25 de mayo de 1809, la sublevación de Chuquisaca sacudió el Virreinato del Río de la Plata desde el Alto Perú, Juana y Manuel colaboraron con entusiasmo con los rebeldes. Aunque el movimiento fue derrotado, toda la zona ingresó en una "guerra de republiquetas"(grupos guerrilleros independentistas), que no cesaría hasta la definitiva independencia de la América hispana, en 1824.

En ese lugar combatió Juana, la guerrillera, desde el día en que dejó a sus cuatro hijitos al cuidado de una india y salió a reunirse con su marido al campo de batalla. Allí la encontraron las dos expediciones que envió Buenos Aires al Alto Perú, que fracasaron en el intento de extender la Revolución. Las tropas de Juana y Manuel prestaron servicios muy importantes. Se cuenta que fue ella quien tomó el cerro de la Plata y se apoderó de la bandera realista, hazaña que Padilla no le reconoció. Como muestra de gratitud, el gobierno de Buenos Aires la nombró teniente coronel.
Durante el resto de los años, Juana continuó su resistencia en una guerra de guerrillas sangrienta y desastrosa en la que vio morir a sus cuatro hijos, combatió embarazada de la quinta hija, que luego dio a luz a orillas del río Grande, mientras su marido peleaba, y escapó con ella en brazos, a caballo, recién parida, porque sus enemigos había aprovechado su convalecencia para intentar apoderarse de los caudales de la tropa.

Entonces, la estrategia que proponía San Martín se impuso en Buenos Aires: abandonar la vía altoperuano y acceder a Lima cruzando los Andes y el mar. Esto fue exitoso para la causa, pero dejó a Juana y a su tropa “Dinero”,o sea, liberados a la suerte del destino. Cuando el enemigo capturó y mató a Padilla, ella rescató de una pica de la plaza pública la cabeza de su hombre. Viuda y con una sola hija, después de desesperados y vanos intentos por continuar la causa revolucionaria, se puso al servicio del general Martín Miguel de Güemes y participó activamente en la defensa del Norte patriota.

Manuel Belgrano era partidario de las mujeres y fue quien emancipo, y les otorgo el derecho a la educación.

Proyecto Carlotista:

Carlota Joaquina de Borbón quería ocupar el cargo que su hermano, Fernando VII, había dejado vacío. Tenía un grupo de “seguidores”, el partido carlotista, quienes formaban una gran parte de los cuadros revolucionarios.

A fines de 1810, Carlota y sus diplomáticos seguían insistiendo en cuanto al cargo vacío del rey en el Río de la Plata, pero sus manifiestos fueron ignorados, aunque Martín de Álzaga, consideró la candidatura de Carlota Joaquina.

Por otra parte, cuando Saavedra triunfó sobre Moreno, admitió que era carlotista y pensaba dejar la Revolución en manos de Brasil, ya que Elío, virrey de Montevideo, estaba en contacto con Carlota.

Luego de muchos años, el carlotismo fue finalmente abandonado, ya que era un Sistema de gobierno odiado por todos.

En las guerras de la Independencia, se movilizaban mujeres de todas las clases sociales. Y los métodos de combate variaban.

Así eran las mujeres argentinas en aquellos tiempos: bellas, inteligentes y algo liberales.

Este trabajo Muestra Lo valientes, hacendosas, guerreras y sacrificadas que eran las argentinas en la época de batalla y en cualquier situación.

Un vivo ejemplo fue Juana Azurduy que vio morir a sus hijos, al amor de su vida, y a su esperanza, pero siguió luchando con mucha fuerza hasta el final, tomó las decisiones que creyó correctas para la única hija que le quedaba y para ella.

Fue una de las tantas mujeres admirables que lucharon codo con codo junto a los hombres pero que en la historia no son tan mencionadas, mejor dicho no son mencionadas.

Uno no dice que los hombres no hayan sido importantes, porque lo fueron y mucho, pero habría que reconocer más el trabajo arduo que tuvo y tiene la mujer para ser escuchada, para que los causales que esta se propone sean escuchados y no desprestigiados por el solo hecho de ser del género femenino. Tiene que llegar el tiempo en el cual hombres y mujeres sean tratados por dos seres iguales y que ninguno tengas prestigio o desprestigio por ser lo que es, ya que todos necesitan ser escuchados y valorados.

Bibliografía:

Recalde Héctor, Historia V, Ed.: Mapu

Lanusse Agustina, Diario la Nación

Goldman Noemí, Historia oculta de la revolución de Mayo, Ed.:Sudamericana

Quesada Saénz María, Diccionario Biográfico de Mujeres argentinas

Vídeos relacionados