Las Guerras Mundiales

Historia universal contemporánea. Siglo XX. Primera y Segunda guerra mundial. Bandos, frentes y desarrollo. Consecuencias

  • Enviado por: Damian
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 23 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Primera y Segunda Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial

INTRODUCCIÓN

La Primera Contienda Mundial fue en realidad una verdadera Guerra Civil Europea: casi todas las Naciones se alistaron en uno de los dos bandos rivales, dispuestos a determinar a quien correspondería la primacía. El vencedor (el militarista Imperio Alemán o los Imperialistas Aliados) impondría su Régimen al Continente, y por lo mismo, al resto del mundo.

Pero los hechos no ocurrieron así: la lucha fue total y tan prolongada que en realidad toda Europa perdió la guerra.

Los únicos y verdaderos vencedores fueron dos Potencias Internacionales: el Capitalismo, encargado en los Estados Unidos y el Comunismo triunfante en Rusia, y ambos regímenes de inmediato se aprestaron a dominar al mundo.

LOS BANDOS ANTAGÓNICOS

Durante todo el último siglo, los Balcanes fueron la manzana de la discordia en Europa. Estos pueblos Eslavos, antiguas posiciones del Imperio Turco, habían logrado recientemente su independencia, pero seguían siendo codiciados por sus dos poderosos vecinos:

  • Austria necesitaba expandirse a costa de ellos ya que sus otras fronteras lindaban con Francia y Alemania; y de hecho ya había comenzado a hacerlo al adueñarse en 1908 de Bosnia y Herzegovina.

  • Rusia, por su parte, dada su condición de “nación eslava” se consideraba por ello con mayores derechos sobre esos mismos pueblos.

Ambas Potencias contaban con poderosos aliados.

Por lo cual se dividieron en dos grandes bloques antagónicos: la Triple Alianza (Alemania, Imperio Austro-Hungaro, e Italia) y la Triple Entente (Francia, Gran Bretaña y Rusia).

EL CRIMEN DE SARAJEVO

El 28 de junio de 1914, un terrorista serbio asesinó en Sarajevo, al archiduque austríaco y heredero de la corona, Francisco Fernando y a su mujer. Entre este episodio y el comienzo de las hostilidades transcurrió cerca de un mes. El ultimátum que Austria-Hungría, con el acuerdo de su aliado alemán, había enviado al gobierno serbio considerado responsable del atentado, era muy severo, pero servía acepto casi todos sus puntos excepto la participación de la policía Austríaca en las investigaciones. El 28 de julio Austria declaró la guerra a Serbia.

Comenzó a funcionar el mecanismo de las alianzas: Rusia decretó la movilización para apoyar a Serbia

Ante la inminente intervención rusa, Alemania le envió un ultimátum exigiéndole el retiro de sus tropas, y vencido el plazo el primero de agosto, le declaró la guerra lo mismo que a Francia que ese mismo día, había también ordenado la movilización general. Así comenzó la Guerra Mundial.

Los alemanes contaban con deshacerse enseguida de Francia y dirigir luego sus golpes contra Rusia. Su confianza se basaba en el Plan Schlieffen para rodear el poderoso sistema francés de fortificación. El plan preveía que el ala derecha, que concentraba el grupo de las fuerzas alemanas, efectuara un avance arrollador a través de Bélgica, mientras el ala izquierda, mucho menos potente, iniciaría al enemigo al ataque. Al pasar los franceses a la ofensiva contra el ala izquierda, harían funcionar el dispositivo como una puerta giratoria: cuanto más presionara, con tanta mayor violencia giraría el ala derecha a la zaga. Para ello pidieron autorización al Gobierno de Bélgica, para pasar sus tropas por su territorio. Los Belgas se negaron rotundamente, por lo que el 4 de agosto, los alemanes cruzaron sus fronteras y en poco tiempo ocuparon todo el país. Ante este atropello, Inglaterra intervino declarando la guerra a Alemania. De esta manera, los campos rivales quedaron bien delineados:

Los Imperios Centrales reunían a Alemania, Austria, Bulgaria y Turquía. Italia, por su parte, aunque integraba la Triple Entente, por el momento decidió no intervenir.

Los Aliados a su vez, agrupaban las fuerzas de Francia, Inglaterra y Rusia, mas los países Balcánicos, Serbia, Grecia, Montenegro, Albania y Rumania. Japón también se declaró a su favor al poco tiempo.

Las fuerzas de ambos bandos eran parejas: los ejércitos imperiales, estaban perfectamente armados y entrenados, pero no disponían de suficiente apoyo marítimo. Las fuerzas aliadas, por el contrario, aunque más numerosas, no eran tan eficientes como sus adversarios, pero los superaban en marina.

Vencida la resistencia de los Belgas, los ejércitos alemanes, se volcaron sobre el norte de Francia. Los franceses no pudieron aguantar el choque e iniciaron un repliegue general.

La situación parecía perdida y el mismo Gobierno abandonó la capital, pero los franceses se afianzaron en las orillas del Marne, dispuestos a defender la ciudad. La gigantesca batalla duro una semana, y al final, los alemanes debieron replegarse: allí perdieron la Guerra.

Inicióse de inmediato, una precipitada carrera hacia la frontera belga. Allí ambos bandos sostuvieron, en medio de pantanos, las furiosas batallas del Iser y del Ipres, de esta manera, hacia fines del año el frente de combate logró estabilizarse desde el mar del norte hasta Suiza, a lo largo de 700km. Y así quedó durante los cuatro años de la guerra.

EL FRENTE RUSO

En Gummbinnen (agosto 1914) el avance ruso por Prusia Oriental, Hindenburg y su jefe de Estado Mayor, Ludendorff, lograron aplastar a las fuerzas del Zar en Tannenberg (26-30 agosto).

El otro ejército, enviado contra Austria, tuvo mas suerte: tras un rápido avance, ocupo Galitzia, y llegando hasta los Cárpatos amenazó apoderarse de Hungría. Entonces los alemanes acudieron en ayuda de su aliada: sus tropas comandadas por Von Mackensen rechazaron a los rusos hacia sus fronteras y luego de cruzarlas, iniciaron a su vez la invasión de Imperio. En poco tiempo los alemanes se apoderaron de Varsovia, Vilna y Riga, adueñándose así de Polonia, Lituania y toda la región fronteriza, en la que detuvieron el avance.

EL FRENTE SERBIO

En el sur, también se luchaba con todo furor: los austríacos se habían apoderado de Belgrado, pero los serbios lograron detener su avance, hasta que a las pocas semanas, más de 400.000 búlgaros, comandados por oficiales alemanes se les echaron encima y acabaron con su resistencia. Los serbios, emprendieron con sus familias una calamitosa huida hasta alcanzar las fronteras de Albania.

EL FRENTE ITALIANO

Italia, al principio de la guerra se proclamó neutral. Pero ante el avance de los austríacos en los Balcanes, se relacionó con Francia e Inglaterra y en mayo de 1915 entró en el conflicto, declarando la guerra y a sus antiguos aliados.

De inmediato sus tropas iniciaron un lento avance sobre la frontera austriaca, y aunque los primeros mese lograron varias victorias parciales, en octubre de 1917 fueron totalmente descalabrados en Caporetto donde tuvieron que retirarse hasta el río Piave. Austria así, quedo dueña de todo el Véneto.

LA ESTABILIZACIÓN: GUERRA DE TRINCHERAS

En el oeste dominaron el escenario bélico las trincheras, las alambradas de púas, la artillería, las ametralladoras y el barro. La guerra móvil se convirtió en una guerra de desgaste; esta espantosa lucha de desgaste, prolongada durante meses, consumió ejércitos enteros, alternándose con terribles ofensivas: en febrero del 16, soldados alemanes comandados por el hijo del Káiser atacaron sorpresivamente en el frente francés, en la región de Verdún no fue tomado. Allí por primera vez, los ingleses emplearon carros acorazados (tanques), que desde entonces fueron adoptados por todos los ejércitos.

De contragolpe a las pocas semanas los Aliados atacaron con todo su poderío en el Río Somme, y durante otros cinco meses se repitió el infierno de Verdún, con idéntico resultado.

LA GUERRA MARITIMA Y AEREA

La lucha también se extendió a los cielos, donde el puñado de aviones de reconocimiento de 1914 dio lugar a aviones caza, bombarderos y detectores de artillería. Con el Zepelín y el bombardero Gota de largo alcance, los alemanes introdujeron el bombardero estratégico de las ciudades enemigas. Los aliados por su parte, recurrieron a los bloqueos navales para paralizar las industrias y matar de hambre a la población de las Potencias Centrales. Alemania replicó con ataques de submarinos a la flota inglesa.

LA REVOLUCIÓN RUSA

En octubre de 1917 comenzó la revolución rusa, que culminó con el establecimiento del primer estado socialista de la historia. Rusia fue hasta 1917 un país predominantemente agrario, aunque con cierto desarrollo industrial en las principales ciudades. Desde el punto de vista político, Rusia era un gran imperio gobernado por emperadores llamados zares, que ejercían un poder autocrático. La intervención rusa en la Primera Guerra Mundial tuvo como consecuencia un grave deterioro de la economía y una crisis política que culminó con la caída del zar Nicolás II en febrero de 1917. Éste fue reemplazado por un gobierno de coalición, encabezado por el mariscal Kerensky, que se reveló incapaz de resolver los problemas del hambre y de la guerra. En estas circunstancias, el partido bolchevique, liderado por Vladimir Lenín (hasta entonces minoritario) consiguió llegar al poder. Después de firmar la paz con Alemania, cerrando así la participación rusa en la Primera Guerra Mundial, Lenín llevó adelante la construcción de un nuevo estado. La estructura del estado se apoyaba en los soviets, que eran consejos de obreros y soldados organizados durante la revolución.

EL NUEVO MAPA EUROPEO

Los tratados de paz se fueron ajustando separadamente con cada uno de los países derrotados. El primero se firmó en el mes de julio con Alemania, en el Palacio de Versalles.

Las condiciones fueron sumamente duras: Alemania quedaba desarmada, con su cuenca minera del Sarre ocupada militarmente y obligada a pagar una cuantiosa suma en reparación de los daños ocasionados. Perdía, además, toda sus Colonias que se repartían las Potencias Vencedoras y para colmo de males entregaban importantes territorios a sus vecinos rivales:

  • A Francia tuvo que devolver Alsacia y Lorena, de las que se había apoderado en la guerra del 70', mientras que Polonia cedió una parte de Prusia y una salida al mar denominada “Corredor de Danzig”. De esta manera la Paz de Versalles desarmó y empobreció a Alemania, sembrando en su pueblo el odio hacia sus vencedores y un ardiente deseo de venganza.

  • Peor aún fue la suerte que dos meses después sufrió su gran aliada. Por el Tratado de San Germán, el antiguo Imperio Austro-Húngaro, quedó totalmente desarticulado, y su territorio dividido entre varios Estados:

  • Austria, reducida a su mínima expresión, fue comprimida en apenas 80.000km

  • Hungría, disminuida también en superficie, obtuvo su completa independencia.

  • Los Eslavos del Sur se agruparon y entre los Serbios, Croatas y Eslovenos constituyeron la nueva Nación de Yugoslavia.

  • Los Eslavos del Norte, por su parte, entre ellos Bohemia y Moravia, formaron Checoslovaquia.

  • Polonia, finalmente, recuperó los territorios perdidos a lo largo de los siglos, e independizándose una vez más de Rusia, obtuvo una salida al mar, a expensas de Alemania. De esta manera, se liquidaba definitivamente el Imperio de los Habsburgos.

  • Al año siguiente, el Tratado de Sevres ajustaba las cuentas con Turquía, que sufrió en esta oportunidad su último desmembramiento: varias de sus posesiones en Arabia se convirtieron en reinos independientes, debiendo, además, ceder a Francia la administración de Siria, y a Inglaterra sus derechos sobre Palestina, Mesopotamia y Transjordania. De esta manera, expulsada Turquía definitivamente de Europa, en la que sólo conservó Constantinopla, su territorio se redujo a sus actuales límites del Asia Menor.

  • Bulgaria, otros de los países derrotados, se vio obligada a su turno, a correr sus fronteras en provecho de sus vecinos Grecia y Rumania.

  • Rusia, finalmente, que al rendirse a Alemania se había desprendido de Polonia, Letonia, Lituania y Estonia, y, además, reconocida la independencia de Finlandia y Ucrania, con la paz definitiva sólo pudo retomar esta última provincia.

Las demás conservaron su autonomía. Como se ve, los vencedores rehicieron totalmente el Mapa Europeo, respetando las nacionalidades, es decir, haciendo tantos Estados como Naciones podían diferenciarse, pero a pesar de este buen propósito, el resultado fue fatal: Europa dividida en un mayor número de países, quedó mucho más debilitada, y se alejó definitivamente del ideal de su unidad, convirtiéndose en un campo propicio para nuevos conflictos.

En efecto, las nuevas fronteras no contentaron ni siquiera a los vencedores, ya que todos esperaban obtener mayores ventajas: Italia resultó la mas, pues creyéndose engañada a no cumplirse las promesas que le había hecho al entrar en guerra, fue descartándose de sus aliados hasta convertirse al poco tiempo en abierta enemiga.

Muchos menos satisfechos aún quedaron los países derrotados que de ninguna manera se resignaron a perder sus territorios y colonias.

De un modo particular, la Paz de Versalles fue en adelante en permanente que tuvieron los Nacionalistas Alemanes para mantener despierto el descontento popular y preparar su desquite.

De esta manera, nadie en el mundo auguraba una larga paz al Continente Europeo que de hecho vivió un agitado período de 20 años de posguerra y que a la larga no fue sino un Armisticio concertado hasta la siguiente contienda.

RESUMEN CRONOLOGICO 1º GUERRA MUNDIAL

28 de junio de 1914, el archiduque austro-húngaro, Francisco Fernando y su esposa mueren en un atentado en Sarajevo, capital de Bosnia. Este Asesinato desencadena los conflictos bélicos.

1 de agosto de 1914, comienza la movilización general en París y en Berlín. Dos días más tarde, Alemania declara oficialmente la guerra a Francia

23 de agosto de 1914, Japón se suma a las potencias europeas que se declararon en guerra.

10 de septiembre de 1914, el ejército francés derrota a las tropas alemanas en la batalla de Marne. Comienzan los enfrentamientos navales entre todos los países del conflicto.

7 de mayo de 1915, un submarino alemán U-20 hunde al trasatlántico británico Lusitania cerca de la costa sudeste de Irlanda.

9 de septiembre de 1915, los alemanes refuerzan la ofensiva desde el aire: sus dirigibles bombardean Londres.

21 de febrero de 1916, Francia derrota a Alemania en la batalla de Verdún, punto estratégico de los franceses para conquistar territorio alemán. Mueren 700000 soldados.

6 de abril de 1917, los EE.UU. le declaran la guerra a Alemania. La hostilidad había empezado con el hundimiento del crucero Lusitania. A su vez, otros países americanos se suman al conflicto.

28 de junio de 1919, la firma del tratado de paz de Versalles, impuesto por las potencias vencedoras, pone fin a la guerra cinco años después del asesinato del archiduque de Austria.

La Segunda Guerra Mundial

INTRODUCCIÓN

El triunfo de los gobiernos nacionalistas totalitarios en Alemania y en Italia, opuestos a la democracia capitalista y al comunismo soviético, completó el panorama político europeo de la posguerra.

La rivalidad extrema entre estos tres Bloques, hizo que durante este período el mundo viviera en un clima de armisticio, convencido de que era imposible mantener indefinidamente la paz.

Y así ocurrió en 1939: las inadmisibles pretensiones de los nacionalistas provocaron la guerra contra las democracias. El comunismo, por su parte, actuando con cinismo y magistral diplomacia, apoyó sucesivamente a ambos rivales: primero se alió con los Regímenes Totalitarios contra las Potencias Democráticas, y luego convertido en aliado de estas últimas, contribuyó poderosamente al aplastamiento final de los Nacionalistas.

De este modo, concluida la contienda, quedaron nuevamente victorioso los mismos regímenes que en 1918, aunque fundamentalmente modificados.

EL ENTREACTO

Como se ha visto, la Paz de Versalles no dejó satisfecho a nadie. Sus graves fallas exigían una revisión de sus cláusulas, y ello pudo haberse realizado mediante arreglos políticos o por intermedios de la Sociedad de las Naciones. Pero lamentablemente, la desmedida ambición de las Grandes Potencias y la falta de agilidad de este Organismo, hizo que Europa viviera 20 años de terrible tensión bordeando peligrosamente la guerra.

  • Fueron años de paz, pero jamás el mundo estuvo tan armado. En todas las conferencias internacionales se hablaban permanentemente del desarme, pero nadie quería comenzar dando el ejemplo; por el contrario, todos los países compitieron en una desenfrenada carrera armamentista que arruinó muchos presupuestos y encareció terriblemente la vida.

  • Otra causa que mantuvo al mundo sobre ascuas fue la permanente provocación de los países Totalitarios. En verdad, muchas de los reclamos tanto de Italia como de Alemania eran justas ya que sólo pedían una mejor distribución del “Espacio Vital”, así como también la devolución de sus antiguas colonias, necesarias para su desarrollo, pero no pueden aceptarse que emplearan la agresión y la intimidación pública para conseguir sus propósitos. Y así ocurrió en numerosas oportunidades, entre otras:

  • El asalto del Japón sobre la Manchuria, en 1931 y su posterior ataque a China prolongaba hasta la terminación de la contienda mundial.

  • La invasión Italiana a Etiopía en 1935 y cuatro años después, la ocupación de Albania empleada como base para su posterior acción en los Balcanes.

  • La intervención de todas las Potencias -sobre todo de Italia, Alemania y Rusia- en la Guerra Civil Española, a pesar de la expresa prohibición de la Sociedad de las Naciones.

  • Pero indudablemente, lo que más afecto la paz europea, constituyendo la causa directa de la guerra, fue las sucesivas y cada vez mayores exigencias del Gobierno Nazi de Alemania, su colosal rearme con el pretexto de cuidar su seguridad, sus ataques a Austria, los Sudeste y Checoslovaquia y finalmente sus reclamos sobre el “Corredor Polaco”. Al final la invasión de Polonia colmó la medida y el primero de septiembre de 1939 estalló el conflicto.

LOS BLOQUES RIVALES

Los tres Bloques rivales entre los que se tironeaban el mundo tenían sus líneas bien definidas:

  • Los países Democráticos Capitalistas, integrados por los EE.UU., Francia e Inglaterra.

  • En el Bloque opuesto los países Nacionalistas Totalitarios, la Alemania Nazista, la Italia Fascista, y el Japón gobernado por una camarilla ultra militarista, unidos por el Pacto Tripartito.

  • El Bloque Comunista representado por Rusia y apoyado por todas las organizaciones marxistas.

Una semana antes de iniciarse la guerra, mientras los embajadores de Francia y Gran Bretaña se hallaban en Moscú discutiendo un Tratado de ayuda mutua, sorpresivamente se anunció que los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia y Alemania -Molotov y Von Ribentrop- acababan de firmar un Pacto de no-agresión. De esta manera, las dos Potencias, enemigas irreconciliables hasta entonces, se unían contra el Bloque Democrático; y el precio inmediato era una nueva partición de Polonia.

LA DERROTA POLACA

El pacto germano-sovíetico dejó libre el camino para que Hitler invadiera Polonia. Este hecho se produjo el 1º de septiembre de 1939: fue el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. El 3 de septiembre, Inglaterra y Francia declararon la guerra a Alemania.

En menos de un mes, Alemania en posesión de una abrumadora superioridad militar y utilizando una táctica de “guerra relámpago”, con sus tanques de la división Panzer y su aviación -la Luftwaffe- dominó a Polonia. Varsovia cayo en manos del Tercer Reich el 28 de septiembre y la población polaca fue sometida a una brutal política de germanización.

CAMPAÑA DE FINLANDIA

Después de su poco glorioso triunfo, Rusia exigió a su vecina y antigua Provincia Finlandia la entrega de algunas bases, demasiado cercana a la ciudad de Leningrado. El 30 de noviembre, cinco ejércitos rusos cruzaron la frontera, iniciando así la invasión del país.

Las tropas Finlandesas comandadas por el Mariscal Mennerhein ocasionaron cuantiosas pérdidas, hasta que aplastados por la superioridad numérica, en marzo del año siguiente debieron rendirse.

RAPIDAS VICTORIAS ALEMANAS EN OCCIDENTE

En 1940, él ejército alemán invadió sorpresivamente a Dinamarca y Noruega que hasta entonces habían permanecido neutrales. Mientras el primero de esos países no ofreció resistencia, el segundo, con el apoyo anglo-francés se opuso tenazmente aunque finalmente resulto vencido.

Esta derrota tuvo sus efectos en Inglaterra: cayó el gobierno de Chamberlain y asumió como Primer Ministro Sir Winston Churchill.

El Führer ordeno una fulminante ofensiva sobre Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Topas inglesas y francesas acudieron en su auxilio pero fueron derrotadas. Los aliados se replegaron sobre el puerto de Dunkerque donde lograron evacuar 300.000 combatientes hacia Inglaterra.

Mussolini, por su parte, declaró la guerra a Francia y Gran Bretaña (10 de junio de 1940): El Eje Roma-Berlín entraba en acción.

El ejército alemán invadió Francia y el gobierno de ese país, dirigido en ese momento por el mariscal Petain, aceptó Francia fue dividida: una parte pertenecía a Alemania; otra, con capital en Vichy, quedó gobernada por franceses (en realidad se trataba de un gobierno colaboracionista encabezado por Petain quien aceptó la dominación nazi). Si embargo, no todos los Franceses, aceptaron la rendición y muchos organizaron la resistencia contra el invasor. El general Charles De Gaulle se trasladó a Londres y desde allí mantendría encendida la llama de la resistencia.

LA BATALLA DE INGLATERRA

Una vez dominada Francia Hitler intentó conquistar Inglaterra, la fuerza aérea alemana bombardeó las ciudades inglesas. A pesar de las grandes pérdidas, debidos a los ataques marítimos y aéreos alemanes, y de la destrucción parcial de varias ciudades Inglaterra no se rindió. La Batalla de Inglaterra fue finalmente ganada por los británicos.

En el frente oriental, la Unión Soviética iba ampliando su dominación: ocupó Estonia, Letonia y parte de Finlandia y Rumania.

Mussolini, por su parte, invadió Grecia y el norte de África pero fracaso en las dos operaciones. Este fracaso militar italiano obligó a Hitler a ir en socorro de su aliada. Los ejércitos alemanes dominaron Yugoslavia y Grecia; y forzaron a los gobiernos de Rumania, Bulgaria y Hungría a aliarse a Alemania.

EL ATAQUE A RUSIA

A mediados de 1941 Hitler penso asegurar su abastecimiento de petróleo y cereales, y entonces decidió apoderarse de Rusia. El 22 de julio de ese año, y sin previa declaración de guerra mas de 3.000.000 de soldados alemanes comandados por el mariscal Von Brauchitsch, y los generales Von Leeb, Von Bock, y Rundstedt, apoyados por una impresionante maza de tanques y millares de aviones, iniciaron la invasión.

Su avance inicial fue arrollador: tras las grandiosas victorias de Minsk y de Smolensk los alemanes llegaron a la vista de Leningrado y de Moscú, mientras que en el sur, Von Rundstedt lograba el triunfo más impresionante de la guerra, al capturar en el bolsón de Kiev mas de 650 prisioneros y millares de tanques y cañones.

Moscú tenazmente defendida no cayó. Tan rota la alianza Ruso-Germana, se iniciaron conversaciones entre los Países Democráticos y la Unión Soviética que a los pocos días concluyeron con la firma de un Pacto Militar: Capitalistas y Comunistas se unían así para hacer frente a las potencias Nacionalistas.

ESTADOS UNIDOS EN LA GUERRA

Japón ya había invadido China y luego hizo lo mismo con la Indochina francesa. La intención nipona era contar con abastecimiento seguro de petróleo y caucho indispensables para su aparato bélico.

Los EE.UU., proyectados como potencia asiática a partir de su dominio de Hawai, presionaron a Japón para que replegase su ejército. El gobierno japonés respondió con un sorpresivo ataque en la base de Pearl Harbour en Hawai (diciembre de 1941), al tiempo que inicio una ofensiva contra las Filipinas. Dos días después Alemania e Italia declararon la guerra a los EE.UU.. Comenzó a operar entonces, el Eje Roma-Berlín-Tokio.

LA “GRAN ALIANZA” DE LAS POTENCIAS ANTIFASCISTAS

EE.UU., Gran Bretaña y la Unión Soviética formalizaron su alianza. Sus líderes trazaron la estrategia de la guerra hasta la victoria final.

Ya en 1941, Roosevelt y Churchill habían firmado la Carta del Atlántico en la cual se fijaba la política a seguir luego de la guerra.

En 1943 los tres lideres se reunieron en Teherán (Irán) y en 1954 lo hicieron en Yalta (Crimea). En esta última se acordó que una vez terminada la guerra se dividiría Alemania en cuatro zonas que ocuparían la Unión Soviética, EE.UU., Gran Bretaña, y Francia.

En febrero de 1945, los jefes de estados de los “Tres grandes” países vencedores (EE.UU., Inglaterra, URSS) se reunieron en Yalta (Crímea, Rusia).

En la Conferencia de Yalta se acordó la división del mundo en dos zonas de influencia: una para el sistema Capitalista y otra para el sistema Comunista. También se acordó una nueva organización internacional que reemplazara a la Sociedad de las Naciones: la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Roosevelt murió en 1945 y Churchill fue derrotado en las elecciones, por la oposición del Partido Laborista de su país. Por lo tanto en la última reunión de los lideres aliados celebrada en Postdam (Polonia), se encontraron Stalin, Clement Atlee (quien reemplazo a Churchill) y Harry Truman (que asumió la presidencia de los EE.UU. a la muerta de Roosevelt). Allí se renovaron los recelos de Yalta.

EL NUEVO ORDEN TOTALITARIO: LA EUROPA DE HITLER

Los fulminantes éxitos militares de Hitler registrados entre 1939 y 1941 sirvieron para que la propaganda oficial nazi sobre los países ocupados y la acción desplegada sobre los mismos instaurara lo que se dio en llamar el “Nuevo Orden”, que al decir de esa propaganda extendería la vigencia del Tercer Reich.

Los campos de exterminio no fueron una improvisación de Hitler: nacieron bajo un nombre fríamente administrativo (Solución final al problema Judío en Europa) fueron largamente planeados, y su férrea y bien aceitada organización interna funcionó como un ágil ministerio de la muerte. El horror no se detuvo sólo en los fusilamientos masivos, la asfixia colectiva en las cámaras de gas disimuladas bajo la forma de luchas, los hornos crematorios y la rapiña de cadáveres para aprovechar los dientes de oro. Georing y Himmler (dos altísimos jefes usaron a criminales como el médico Joseph Mengele para ejercer sobre los prisioneros experimentos genéticos tendientes a “mejorar la raza”. Hubo 900 campos de concentración en Europa. Murieron en ellos 6.000.000 de judíos. Los juicios, condenas y ajusticiamiento de Nuremberg quebraron todos los limites del mal sobre la especie humana.

DE LOS TRIUNFOS DEL EJE A LA CONTUNDENCIA DE LOS ALIADOS

En el inicio del año 1942, Alemania controlaba gran parte de Europa y sus ejércitos continuaban cercando los grandes centros soviéticos y avanzando en el norte de África en dirección a Egipto, con la finalidad de dominar el Canal de Suez. En el Extremo Oriente, Japón tenía sometida a Filipinas, Malasia, Birmania, Indonesia y amenazaba a Australia y la India.

Sin embargo, por este mismo año, el poderío japonés comenzaba a flaquear con la derrota sufrida en las batallas navales Midway y Mar del Coral. Los ejércitos alemanes del norte de África comandados por Rommel fueron vencidos por las tropas británicas de Montgomery al tiempo que la marina anglo-norteamericana estaba superando el poder de los submarinos alemanes. Hacia el final del año se inicio la batalla de Stalingrado, una gran ofensiva rusa que culminó con la derrota alemana (febrero de 1943) y con el avance del ya poderoso ejército soviético en dirección a Alemania.

EL DERRUMBE TOTALITARIO

Los aliados en el año 1943 iniciaron el asalto de la Europa dominada por el Eje, comenzando por su parte más débil, la Italia Fascista.

El victorioso ejército de Montgomery apoyado por cuantiosas tropas norteamericanas, inició la invasión de Sicilia. Tomada la isla, tras un mes de lucha, pasaron de inmediato a la península.

La llegada a Italia de los aliados produjo una conmoción terrible: el 25 de julio, Mussolini, convencido de su fracaso tras una dramática reunión del Congreso Fascista, fue llamado por el Rey, quien le exigió su renuncia y ordenó su detención. En su lugar el general Badoglio asumió la jefatura del Gobierno y a los pocos días solicitó la paz: el 3 de septiembre se firmó el armisticio con el que oficialmente Italia se retiraba de la guerra.

DEL DÍA “D” A LA CAÍDA DEL TERCER REICH

El año 1944 fue determinante para la conclusión de la guerra. Armas, combatientes y toda clase de recursos estaban a favor de los aliados. Era previsible, pues, una ofensiva aliada:

  • Los soviéticos, luego de Stalingrado, empujaron a los alemanes fuera de su territorio y movieron sus tropas hacia Rumania y Bulgaria.

  • Alemania y algunos de los países ocupados sufrieron los efectos de un sistemático y devastador bombardeo que restó operatividad a las fábricas de armamentos.

  • El 6 de junio (el día D) se produjo el desembarco aliado en Normandía. Fue una operación militar gigantesca que inicio la liberación de Francia.

  • El 20 de julio el Führer sufrió un atentado planeado por altos jefes alemanes que fueron fusilados.

  • El 25 de agosto culminó la liberación de París con la entrada del general De Gaulle y al día siguiente se restauró la legalidad republicana en Francia. Poco después toda Francia sería liberada, lo mismo que Bélgica, y las tropas aliadas, luego de rechazar una última ofensiva nazi, transpusieron las fronteras de Alemania.

  • Hitler desde Berlín dictaba medidas desesperadas e intensificaba los bombardeos a Londres con las nuevas bombas V1 y V2, de fuertes efectos destructivos, pero no consiguió cambiar el giro de los acontecimientos.

  • En marzo de 1945 las tropas Rusas comenzaron el ataque a Berlín. Algunos jefes alemanes conscientes del desastre intentaron negociar la Paz. Hitler se negó y dio órdenes de arrasar el país.

  • El 30 de abril, cuando los rusos estaban muy cerca del búnker fortificado donde se hallaba refugiado, Hitler se suicidó.

  • El 7 de mayo, el almirante Doenitz firmó la rendición incondicional a los aliados.

EL FIN DEL JAPÓN: “LA BOMBA ATÓMICA”

La derrota de Italia y Alemania no impidió que el Japón continuara la guerra aún con mayor encarnizamiento.

A principios de 1945 en el Pacífico se libraron las Batallas de Iwo Jima y de Okinawa, con las que los japoneses demostraron que iban a defender al Imperio mediante una resistencia desesperada.

Decidido a ahorrar millares de vidas americanas el presidente Truman, el 6 de agosto ordenó arrojar la primera Bomba Atómica sobre la ciudad de Hiroshima. En una fracción de segundo perecieron más de 150.000 de sus habitantes; tres días después, un segundo artefacto nuclear arrojado sobre Nagasaki reveló al mundo el terrorífico poder de la nueva arma.

Ante esta demostración, el emperador Hirohito, el día 15 de agosto solicito la paz. Con ello se ponía fin a la Guerra Mundial.

LAS CONSECUENCIAS DE “LA MÁS TERRIBLE GUERRA CONOCIDA POR LA HUMANIDAD”

La terrible contienda que envolvió al mundo entre 1939 y 1945 dejó un saldo trágico de muertos: entre 55 y 60 millones.

Ciudades enteras fueron arrasadas y junto con ellas tesoros artísticos celosamente guardados por la civilización y tragados por el furor bélico.

El juicio de Nuremberg fue el resultado del plan acordado por los tres grandes. A través de él los más importantes jerarcas nazis fueron sometidos a proceso, acusados de “crímenes de guerra o genocidios, o crímenes contra la humanidad”.

  • Alemania, tal como se había acordado, resultó dividida en cuatro zonas de ocupación: la oriental quedó en manos soviéticas y el resto se repartió entre los EE.UU., Gran Bretaña y Francia. La ciudad de Berlín (ubicada en la parte concedida a los Soviéticos) también fue dividida en cuatro zonas.

  • En Italia cayó la monarquía, reemplazada por un régimen republicano. Japón permaneció temporalmente ocupado por los vencedores aunque subsistió el Imperio de Hirohito

  • La Unión Soviética proyectó su influencia política sobre la parte central y oriental de Europa donde se instalaron “democracias populares” pro soviéticas.

  • En la ciudad de San Francisco tomó forma la ONU (marzo de 1945)

  • Dos naciones salen fortalecidas después de la contienda: los EE.UU. y la URSS. Representantes de regímenes políticos diferentes (democracia liberal uno y comunismo el otro) ambos países se proyectaron con un rol dirigente sobre la sociedad mundial.

RESUMEN CRONOLOGICO 2º GUERRA MUNDIAL

1 septiembre de 1939, el ejército alemán del Tercer Reich invade Polonia. Algunos días después, el 17 de septiembre, la Unión Soviética también invade territorio polaco, esta vez por el lado este. Tres días más tarde, Polonia se rinde y los invasores se dividen el territorio. Un país desaparece y se desencadena la 2º Guerra Mundial.

10 de mayo de 1940, Alemania comienza una ofensiva general en el oeste, ataca Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Dos días más tarde, la reina Guillermina de Holanda se refugia en Londres.

4 de junio de 1940, 300.000 soldados aliados logran escapar del puerto de Dunkerque. El que podría haber sido un golpe definitivo para las fuerzas agredidas, se transforma en un revés para Alemania.

14 de junio de 1940, las tropas alemanas invaden París. El ejército francés, que era considerado por algunos como el mejor de la Tierra es vencido en pocas semanas. El propio Hitler acude casi en plan de turismo a la capital francesa.

13 de agosto de 1940, Hitler ordena invadir las islas británicas por mar. Pero antes envía a sus tropas a destruir los aeropuertos y los aviones ingleses. La respuesta es letal. Un puñado de pilotos ingleses derrota por primera vez a las fuerzas del Führer. La batalla de Inglaterra marca un hito en la 2º Guerra.

7 de diciembre de 1940, los japoneses atacan la flota americana del Pacífico concentrada en Pearl Harbour en las Islas Hawai. La agresión provoca la entrada de los EE.UU. en la guerra. Este hecho contribuyó decisivamente el triunfo de los aliados.

12 de enero de 1943, los ejércitos alemanes del general Von Paulus se han rendido en Stalingrado.

6 de junio de 1944, las fuerzas aliadas desembarcan en Normandía. Los duros combates en la playa de Omaha manifiesta la importancia de la operación. El día D marca el comienzo del fin para los alemanes.

20 de julio de 1944, una bomba estalla en el cuartel general de Alemania en Prusia Oriental, en un atentado contra Adolfo Hitler. La explosión causa cuatro víctimas, pero el Führer sala ileso.

22 de abril de 1945, las fuerzas soviéticas (aliadas) recuperan la invadida ciudad de Berlín. El triunfo aliado es un hecho y Hitler sólo espera un milagro. La guerra llegaba a su fin.

6 de agosto de 1945, cae la bomba atómica sobre Hiroshima. Esto provoca la rendición incondicional del Japón y el fin de la 2º Guerra Mundial.

INDICE

PRIMERA GUERRA MUNDIAL 2

Introducción 2

Los bandos antagonicos 3

El crímen de Sarajevo 3

El frente Ruso 5

El frente Serbio 5

El frente Italiano 5

La estabilización: Guerra de trincheras 6

La guerra marítima y aérea 6

Revolución Rusa 6

El nuevo mapa Europeo 7

Resumen Cronológico 1º Guerra Mundial 10

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL 11

Introducción 11

El entreacto 12

Los bloques rivales 13

Derrota polaca 13

La campaña de Finlandia 14

Rápidas victorias alemanas en occidente 14

La batalla de Inglaterra 15

El ataque a Rusia 15

Estados Unidos en la guerra 16

La gran alianza de las Potencias Antifascistas 16

El nuevo orden totalitario: la Europa de Hitler 17

De los triunfos del Eje a la contundencia de los Aliados 17

Derrumbe totalitario 18

Del día “D” a la caída del Tercer Reich 18

El fin de Japón: la Bomba Atómica 19

Las consecuencias de “La más terrible guerra conocida por la humanidad” 20

Resumen cronológico 2º Guerra Mundial 21

APÉNDICE 23

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Grimberg, Carl. Primera Guerra Mundial. Santiago de Chile, Editorial Abril, 1986.

Villani, Pasquale. “Guerra y Revolución” en La edad Contemporanea. Barcelona, Ariel, 1997.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Grimberg, Carl. Primera Guerra Mundial. Santiago de Chile, Editorial Abril, 1986.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Grimberg, Carl. Primera Guerra Mundial. Santiago de Chile, Editorial Abril, 1986.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Anónimo. Atlas de la Historia Universal Clarín. Buenos Aires, Editorial de Arte Grafico,1994.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Anónimo. Atlas de la Historia Universal Clarín. Buenos Aires, Editorial de Arte Grafico,1994.

Ediciones Santillan. Manual Esencial Bonaerense Santillana7. Brasil, Ediciones Santillana, 1994.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Gente y Actualidad. “Las guerras: `El hombre enemigo del hombre'” en Gente testigo del Siglo. Buenos Aires, Atlántida, 1999.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Idem.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Drago, Alfredo. Historia Moderna y Contemporánea 2º. Buenos Aires, Stella, 1970.

Bustinza, Juan; Bavio, Alicia. Historia 3, Buenos Aires, A-Z editora , 1994.

Gente y Actualidad. “Las guerras: `El hombre enemigo del hombre'” en Gente testigo del Siglo. Buenos Aires, Atlántida, 1999

1

23

1

23

Vídeos relacionados