Las Crisis Económicas: 1929, 1973 y 2008

Origen. Superproducción Especulación. Consecuencias. Soluciones

  • Enviado por: VERONICA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

ECONOMÍA CONTEMPORANEA

ÍNDICE

LA CRISIS DE 1929:

  • Origen 3 – 4
  • Consecuencias 5 – 6
  • Soluciones 7 – 8

LA CRISIS DE 1973:

  • Origen 9 – 10
  • Consecuencias 11
  • Soluciones 11 – 12

LA CRISIS DE 2008:

  • Origen 13
  • Consecuencias 14
  • Posibles Soluciones 14 – 15

LA CRISIS DE 1929:

ORIGEN:

Para entender el origen de la crisis hay que remontarse a la Primera Guerra Mundial. Para los Estados Unidos la contienda fue una fuente de grandes beneficios al convertirse en proveedores de sus aliados y, posteriormente, de los demás. Tras la guerra, muchos dólares fueron a parar a Europa como préstamo para la necesaria reconstrucción. En Alemania, por ejemplo, hubo mucho dinero estadounidense invertido.

La primera Guerra Mundial, conocida como ”Guerra Fria”, que se produjo entre 1914 y 1918. En esta guerra se enfrentaron dos bandos: 1º “Las Potencias Centrales” (Imperio Austrohúngaro, alemán y otomano) y 2º “Los Aliados” (Francia, Reino Unido, Rusia y EEUU)

Los gobiernos eran los que controlaban la actividad económica para poder disponer de los máximos recursos letales para ser utilizados en el frente. Mucha parte de la mano de obra, materias primas, y todo tipo de imputs estaban bajo el control del gobierno. Hubo creación de dinero y una apremiante solicitud de préstamos por parte de los gobiernos, y esto provocó una gran inflación.

La intervención del Estado en la economía, para que se concentre el la Guerra los máximos recursos posibles, como por ejemplo:

  • Creación de Comisiones de Control de precios.
  • Suspensión de cotizaciones en los mercados de capitales (Bolsa).
  • La suspensión del Patrón Oro
  • Financiación inflacionaria del conflicto y endeudamiento de los gobiernos.
  • Deuda pública.
  • Solicitud de préstamos.
  • Creación de dinero.

Las consecuencias económicas que hubo para que surgiera esta crisis son:

  • Pérdidas materiales en Europa y otros continentes.
  • Alteración del comercio y de los medios de pago internacionales a raíz de la suspensión del Patrón Oro.
  • Traslado de la hegemonía financiera de la City de Londres a Wall Street.
  • Aumento de la tasa de inversión.
  • Reparaciones de Guerra.

El 24 de octubre de 1929, conocido como Jueves Negro o Big Crack, se inició la mayor crisis mundial que el capitalismo haya conocido jamás. Todo empezó con la caída en picado del precio de los valores que se cotizaban en la Bolsa de Wall Street en Nueva York. La bajada masiva del valor de las acciones arruinó a muchísimos inversionistas, cerró empresas y bancos, condenó al paro a millones de personas y, debido al efecto dominó hubo un colapso del sistema de pagos internacionales, además de que este problema se trasladó a muchas naciones.

En la crisis de 1929 hay 2 elementos clave que ayudan su explicación:

  1. Superproducción.
  2. Especulación.

Superproducción: Acabada la guerra, EE.UU. no puede vender tanto como antes a los países ex beligerantes. Los gastos de reconstrucción económica en las zonas asoladas por la guerra impiden la compra masiva de productos a los EE.UU. Los países afectados adoptan medidas proteccionistas para lograr la recuperación de sus economías. En consecuencia, EE.UU. se queda sin colocar en el mercado enormes contingentes de productos. Aparecen los stocks. Se da pues una situación de superproducción o, si se prefiere, un exceso de oferta. Aunque por otra parte, otros autores afirman que esta superproducción era consecuencia más de un subconsumo, es decir, el problema no es el exceso de oferta sino más bien el problema está en la demanda, al mostrar bajos niveles de consumo, no consume todo lo que podría.

Especulación: Hay un boom especulativo. El valor de los títulos cotizados en Bolsa continuamente sube a pesar de la baja demanda de productos existente. ¿Cómo es posible esto? La explicación está en los bajos tipos de interés. El dinero barato prestado por los Bancos se invierte en Bolsa con la seguridad de que va a reportar grandes beneficios.

Los motivos de la caída de la Bolsa:

  • Durante los años 1928 y 1929, el mercado bursátil básicamente venía siendo comprador.
  • La demanda de inversión cayó.
  • Comenzaron a bajar las altas tasas de beneficio de 1927 – 1928.
  • Los tipos de interés en el mercado de NY subieron por el motivo de que era el deseo de la Reserva Federal de cortar el boom especulativo, que se financiaba con crédito barato.
  • Revisión general de las expectativas sobre rendimientos futuros.

El crack de 1929 tuvo claros precedentes en Europa y también en EEUU. En 1927 se produjo la caída del mercado de valores de Alemania, en 1928 esto se repite en Gran Bretaña, y en febrero de 1929 en Francia. El carácter espectacular del hundimiento de la Bolsa de Nueva York no debe eclipsar, sin embargo, otro tipo de manifestaciones que dan cuenta de la difícil situación por la que atravesaba el capitalismo.

La deflación, la caída de la producción, la acumulación de stocks, el desempleo masivo, la contracción del comercio mundial y la ruptura del sistema de pagos internacionales marcaron la coyuntura en la mayoría de países capitalistas avanzados. El paro superó los 12 millones en EEUU, siete millones en Alemania y tres millones en Gran Bretaña. La producción industrial cayó entre 1929 y 1932 un 38 por ciento a escala mundial, y un 50 por ciento en EEUU.

CONSECUENCIAS:

La economía entra en 1929 en un periodo de serios problemas y en un momento determinado, con las circunstancias especulativas que se encuentran en Wall Street.

Las consecuencias de la caída de la Bolsa:

  • Suspensión de la inversión y consumo planeado.
  • Perdidas de capital para los tenedores de títulos.
  • Interrupción del protagonista de la Bolsa en su función de mercado de capitalización de empresas.

Los motivos de la expansión de la crisis a Europa fueron:

  • Retirada de capitales norteamericanos invertidos en Europa. En este continente hubo un gran recorte de la inversión exterior, la dependencia de la economía internacional respecto a EEUU.
  • Falta de liquidez originada en los bancos Europeos ante la retirada del dólar
  • Reducción del comercio internacional.

Consecuencias Sociales:

a) El paro. Constituye la primera y más terrible consecuencia de la gran depresión. En 1932 había en el mundo 40 millones de desempleados. En los Estados Unidos, el paro total y el paro parcial: el primero va acompañado de mendicidad, enfermedad y hacinamiento en la Ciudades de lata (llamadas Hoovervilles irónicamente en Estados Unidos) y en los arrabales de las grandes ciudades; el paro parcial, aunque menos dramático también afectó a la vida diaria. En los Estados Unidos se calcula que el 63 por 100 de los trabajadores industriales estaban contratados a tiempo parcial, con lo que los salarios, ya de por sí bajos, se convertían en salarios de hambre. La juventud sufrió con mayor dureza aún esta situación, pues la búsqueda de un primer empleo sé hacia totalmente inútil y los centros docentes no podían soportar la prolongación de la escolaridad.

b) Descenso demográfico. Se produce por la disminución de la nupcialidad, la natalidad y las migraciones, unida al aumento de la mortalidad infantil y senil. Los distintos regímenes políticos establecieron distintas medidas demográficas para afrontar la crisis; las democracias liberales tendieron a restringir la natalidad para paliar los efectos sociales de la crisis (paro), mientras que los regímenes totalitarios, sobre todo el alemán, fomentaron el crecimiento de la población por razones ideológicas. En cuanto a las migraciones, los Estados Unidos se negaron a la entrada de emigrantes. En este aspecto la crisis también contribuyó a cambiar el statu quo imperante en el mundo.

c) Desigualdad en la estructura social. La crisis acentuó las desigualdades sociales, pues aunque se produjeron importantes quiebras en sus negocios, los patrimonios personales de los ricos no mermaron mucho, mientras que la depresión afectó de lleno a las clases medias y bajas.

La burguesía media y pequeña (rentistas, profesionales liberales, medianos y pequeños comerciantes) sufrieron de manera muy especial los embates de la crisis, empobreciéndose y proletarizándose. Muchos buscaron la solución en los fascismos.

Pero sobre quien más recayó el peso de la crisis fue sobre el proletariado, que incluso llegó a subdividirse en estratos diferentes según fuera industrial, rural, parado, semiparado o con trabajo fijo.

Consecuencias en las Teorías Económicas:

La doctrina del liberalismo económico salió malparada de la crisis, pues ésta supuso la necesidad de la intervención del Estado en la economía, Idea opuesta al liberalismo.

La fórmula de intervención estatal fue propuesta por John Maynard Keynes en su “Teoría general de la ocupación. El interés y el dinero”. Las medidas keynesianas establecían la corrección del sistema capitalista mediante la intervención del Estado para incrementar el consumo y la inversión; además propugnaban la ayuda a empresas expansivas, el fomento de obras públicas por el Estado y el proteccionismo.

Las teorías de Keynes no alcanzaron plena vigencia hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

El intervencionismo se puso en práctica mediante la aplicación de diferentes métodos, tales como: medidas monetarias, acción sobre los salarios y los precios, proteccionismo, fomento de la política de austeridad, autarquía, desarrollo del sector público,... según los casos y los distintos países.

Consecuencias Políticas:

Puede decirse que a partir de 1930 se plantea una crisis de los partidos socialdemócratas, que tuvieron que transformar sus principios y preparar los planteamientos ideológicos que surgirían tras la Segunda Guerra Mundial. El triunfo del comunismo en Rusia y la creación de la III Internacional habían desplazado al socialismo a posiciones más moderadas; en la crisis estos partidos socialistas tuvieron que colaborar con el capitalismo y renunciar a algunas de sus conquistas sociales. De esta forma, la separación entre socialismo y comunismo se hace más manifiesta.

Pero la consecuencia política más importante de la crisis va a ser, sin duda, el auge que alcanzaron los movimientos fascistas y la ascensión de otro partido de este talante al poder: el Nacional-Socialista en Alemania.

SOLUCIONES:

Estrategias para afrontar la crisis:

  • Mayor intervención estatal en los asuntos económicos que incluyeron, por ejemplo:

    • Intentos de elevación de precios.

    • Programas para disminuir o mitigar el desempleo.
    • Apoyo estatal a los sectores en mayores dificultades.
    • Moratorias en el pago de préstamos, etc…
  • Adopción de medidas unilaterales (no de criterios comunes entre países) y puesta en práctica de respuestas de represalia como mecanismo de defensa frente a otros países provocó la 2º Guerra Mundial.
  • Extensión a un exagerado proteccionismo en el comercio exterior. Se desarrolló mediante políticas de sustitución de importaciones que incluían:

    • Cupos de importación

    • Trabas administrativas a la importación.
    • Control de cambios.
  • Intento de reorganización del sistema monetario internacional, mediante la convocatoria de una Conferencia Económica Mundial en Londres, en 1933.

No se llegaría a un acuerdo. Se desarrollarán tres modelos de políticas diferentes basadas en:

  • Tipos de cambios flotantes  Se abandonó el Patrón Oro, su moneda se fue devaluando, lo que estimuló la exportación.
  • Controles de cambio.
  • Convertibilidad.

Además, una serie de elementos psicológicos y teóricos se conjugaron de forma desfavorable para incidir más en la crisis:

  • El miedo a la inflación de los años 20.
  • El deseo por mantener la ortodoxia del presupuesto equilibrado
  • El desconocimiento teórico de que el déficit público podría generar efectos multiplicadores sobre la demanda.

En tales circunstancias, sólo gobiernos totalitarios, como la Alemania nazi tras 1933 u otros dispuestos a experimentar, cómo los EEUU de Roosevelt, llevarían a cabo programas realmente ambiciosos para tratar de hacer menos malos los efectos de la crisis.

En el caso de EEUU, con el llamado NEW DEAL puso en marcha lo siguiente:

  • Evitar la caída de la demanda, reactivando el consumo y la inversión.
  • Evitar la caída de beneficios empresariales, con prerrogativas en beneficio de las empresas privadas y procediendo a la devaluación del dólar.
  • Desarrollar grandes programas de infraestructuras, aumentando el gasto público.
  • Publicación de la Ley de Ajuste Agrario, para mantener el precio y la rentabilidad agrícola.
  • La creación de empleo con obras públicas y reducción de jornada.
  • Mejorar la cobertura de la Seguridad Social.

En definitiva, y con múltiples matizaciones, la recuperación de la economía mundial se lograría en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, hacia 1939, cuando parecían haberse alcanzado los índices macroeconómicos anteriores a la crisis de 1929.

LA CRISIS DE 1973

Las causas de esta grave crisis, que se prolongó hasta la década de los noventa, fueron interpretadas de distintas formas: por la crisis del petróleo (Aumento del precio), por los avances tecnológicos que provocaron desocupación y hasta por la creencia de que los salarios habían aumentado demasiado. Es decir, se trató de una crisis provocada por el funcionamiento del propio sistema capitalista, después de más de veinte años de crecimiento sostenido se produjo un estancamiento y los empresarios (para no dejar de ganar tanto) transfirieron la disminución de sus ganancias a los otros sectores de la sociedad: los trabajadores, el Estado, etc. La crisis fue causada por la propia estructura del sistema, influida por causas coyunturales, como las mencionadas anteriormente.

ORIGEN:

  1. Cargas del sistema.

Hasta entonces gracias a las ganancias de productividad (tecnología, especialización,…) se podían sufragar programas sociales y había crecido el Estado del bienestar (pleno empleo, programas sociales, educación, vivienda,…).

  1. Fin del consenso en las relaciones laborales a partir de 1968.

Conflictividad social, laboral y política.

  1. Crecimiento salarial, entre 1968 y 1973 que provocó:
  • Mayor capacidad de consumo y alza de precios por aumento de la demanda del consumo.
  • Caída de los excedentes empresariales, provocando el descenso de la tasa de inversión empresarial.
  1. Subida del precio de las materias primas desde finales de los 60 y principios de los 70.

En las décadas de los 50 y 60 tanto el combustible como la energía fueron baratos. Y el encarecimiento de las materias primas provocaría un desgaste de la renta en los países que producen manufacturas. Lo que originó un movimiento de renta de los países industrializados a los productores de materias primas.

  1. Cambios de la política monetaria.

Tras 1968 – 1969 se incrementaron los tipos de interés, lo que originó que en un año se duplicasen los tipos de interés y se encareció la financiación para empresas y consumidores.

  1. Quiebra del sistema Bretton Woods.

El sistema comenzó a tambalearse durante la Guerra de Vietnam, cuando Estados Unidos enviaba al exterior miles de millones de dólares para financiar la guerra. Además, en 1971 el país tuvo un déficit comercial por primera vez en el siglo XX. Los países europeos comenzaron a cambiar los dólares sobrevalorados por marcos alemanes y por oro. Así, Francia y Gran Bretaña demandaron a EE.UU. la conversión de sus excedentes de dólares en oro. Por tanto, las reservas de Fort Knox, donde está depositado el oro de Estados Unidos, se contrajeron. Como respuesta, el presidente Richard Nixon impidió las conversiones del dólar y lo devaluó (para hacer que las exportaciones estadounidenses fuesen más baratas y aliviar el desequilibrio comercial). Asimismo, Nixon impuso un arancel temporal de 10% y tuvo éxito en forzar a estos países a revalorizar su moneda, pero no en crear un nuevo sistema de tipos cambiarios estables. De hecho, el valor de las monedas empezó a variar.

En definitiva, lo que había a comienzos de los años 70 en Europa era abundancia de dólares.

  1. Competencia ejercida por las industrias básicas.

Se basaban en tecnología media o baja desarrolladas en algunos países del llamado tercer mundo, como eran el sector textil, el siderometalúrgico, la construcción naval o minería.

Eran países de nueva industrialización, con mucha y dócil mano de obra, con ventajas fiscales sin casi regulación laboral y ecológica que entraban fácilmente en los circuitos comerciales de occidente y originaba una pérdida de competitividad de occidente ante las nuevas economías.

  1. La subida del precio del petróleo.

Dos días después de iniciada la Guerra del Yom Kippur (6 de Octubre de 1973), los países miembros de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPAEP) decidieron un incremento espectacular del precio del petróleo y el 16 de Octubre comenzaron un gradual embargo en las exportaciones.

Con relación al precio del petróleo del 1 de Octubre de 1973 supuso un aumento del 400% y una reducción de la producción del 25%.

En enero de 1974 decidieron aumentar la producción pero mantuvieron la subida del precio.

CONSECUENCIAS:

  1. Efectos de la salida del dólar del sistema monetario internacional.
  • Pérdida de capital internacional (entorno al 10 o 15 por ciento).
  • Incertidumbre en el marco económico y monetario internacional, que no sucedía desde 1945.
  • Arrastre de otras monedas. Entre 1971 y 1973 todos los países suspendieron la convertibilidad de sus monedas en dólares a precio fijo (cayó el sistema establecido por Bretton Woods).
  • Los tipos de cambio ocasionarían fuertes movimientos de capital especulativo.
  1. Efectos de la crisis en general.
  • Evaporación de los beneficios empresariales.
  • Caída de las tasas de inversión.
  • Aumento del paro.
  • Inflación (aparición de la estanflación).
  • Cierre de empresas, incapacidad para crear empleo por las empresas de nueva creación.
  • Aumento del sector público, al hacerse cargo los gobiernos de empresas privadas en dificultades.

SOLUCIONES:

Se desarrollaron desde comienzos de los años 80 una serie de políticas para combatir la crisis, como fue el caso de Gran Bretaña con Margareth Thatchen o de EEUU con Ronald Reagan. La solución trató de buscarse en algo que el Estado de bienestar parecía haber olvidado: la vieja ortodoxia financiera.

Se desarrollaron diversas terapias de choque, de carácter deflacionario y de enfriamiento de la economía:

  • La desregulación para acabar con la rigidez de las economías.
  • La subida de tipos de interés.
  • La reducción del gasto público.
  • La subida de tarifas impositivas.
  • La devaluación y el establecimiento de obstáculos a la variación monetaria.
  • Una nueva definición de bienes y funciones públicas, se pondría en cuestión tanto el estado de bienestar como el papel del estado como empresario directo. (Iniciándose la privatización de empresas públicas).

De lo que se trataba era de que las leyes del mercado (oferta y demanda) actuasen libremente. Estas políticas se llamaron NEOLIBERALISMO.

Se pretendía, mediante políticas de reconversión industrial y de reindustrialización, el fomento de sectores tecnológicos punta, que tratasen de generar las rentas y el empleo anteriormente creado por las industrias tradicionales ahora en decadencia.

Durante la segunda mitad de los 80 tendrían cierto éxito, dando lugar a una situación relativamente favorable en occidente. Esto daría lugar a tasas de inflación y déficit en descenso o en la recuperación de la tasa de inversión, beneficios, producción industrial y comercio exterior.

Se asistiría a comienzos de los 90, a la aparición de proyectos de formas novedosas y flexibles de creación de empleo tales como, el contrato a tiempo parcial, el contrato de aprendizaje o la reducción de jornada laboral.

LA CRISIS 2008

ORIGEN:

La crisis económica tiene sus orígenes en el sector inmobiliario. Durante varios años, los bancos han otorgado préstamos hipotecarios a personas insolvente, y para obtener liquidez han transformado en acciones los créditos.
Pero todo empieza en Estados Unidos: Para fomentar la economía en el 2001, la reserva federal (FED) bajo de forma considerable el tipo de Interés (el equivalente del EURIBOR en Europa), de 6% a 1.75%. La historia ha demostrado que el primer efecto de esta medida es que la actividad económica del sector inmobiliario crece al alza. Así fue hasta 2004.
Pero los bancos cometieron el error irreparable: Atraído por el dinero fácil, concedieron hipotecas a familias con rentas bajas, y con un tipo de interés variable, aunque bajos al principio pero pudiendo alcanzar los 18% en 3 años y con muy malas condiciones en contrato (Los créditos Suprime) Los bancos sin ningún tipo de restricciones han seguido dando un crédito muy peligroso para las familias pobres, pero estaban lejos de imaginarse el desastre que iba a producir.

Mientras tanto, la FED estaba observando cómo estaba creciendo la burbuja inmobiliaria. El miedo a que explotara hizo que la FED subió en 17 ocasiones el tipo de interés en estados unidos hasta alcanzar el 5.25% en Junio de 2006, es decir, un aumento de 425%. Pero ya era tarde, y las caídas en bolsa de las empresas inmobiliarias, impagos e caída libre en venta de pisos fueron el resultado del estallido de la burbuja, que contamino también a Europa.

CONSECUENCIAS:

En la Zona euro, las consecuencias directas e indirectas de la crisis actual han multiplicado los elementos de riesgo. Cabe destacar, sobre todo, la inesperada continuidad de las perturbaciones y de la falta de confianza en el mercado monetario, la revisión a la baja del Crecimiento en Estados Unidos y la reciente apreciación del euro

  1. Cierre de empresas.

La falta de pedidos y de exportación de productos fabricados ha hecho que baje la demanda de materia prima y a llevado a los ERE a muchas empresas y otras directamente al cierre.

  1. Aumento considerable del paro.
  2. Precariedad laboral.

El miedo al paro ha hecho que los trabajadores acepten contratos de trabajo precarios.

  1. Desconfianza popular hacia los bancos.

Siendo acusados de haber provocado la crisis y sabiendo las inyecciones de dinero que reciben de los países y de los Bancos Centrales ponen muchas dificultades a la hora de conceder préstamos tanto a pequeñas y medianas empresas como a particulares.

  1. Embargos por parte de los bancos de viviendas.

POSIBLES SOLUCIONES:

  1. GARANTIA DE LOS PRESTAMOS INTERBANCARIOS

    Numerosos Estados europeos anunciaron la garantía de los préstamos interbancarios para relanzar este mercado totalmente bloqueado por el temor a una quiebra de las entidades.
  1. AYUDAS DIRECTAS PARA LA RECAPITALIZACION DE LOS BANCOS

    Para reconstituir los capitales de los bancos y permitirles recuperar su papel de financiadores de particulares y empresas, varios países europeos prevén contribuir a su recapitalización.
  1. NACIONALIZACION PARCIAL O TOTAL DE LOS BANCOS

    Algunos bancos han sido parcial o totalmente nacionalizados, a través de su compra por uno o varios Estados, una medida presentada como temporal.
  1. INYECCIONES DE LIQUIDEZ:

    Los principales bancos centrales europeos prestan diariamente a las entidades miles de millones de euros suplementarios desde el inicio de la crisis financiera.
  1. GARANTIA DE DEPOSITOS

    La Unión Europea decidió elevar, durante un periodo inicial de un año, de 20.000 a 50.000 euros el umbral mínimo de garantía bancaria de los depósitos personales en caso de quiebra de la entidad.
  1. Incrementos en aranceles, nuevas medidas no arancelarias y más países recurren a medidas de defensa comercial como acciones anti dumping.
  1. Ayudas a empresas automovilísticas.
  1. Reducción del gasto público.