Las codornices y el otoño; Naguib Mahfuz

Literatura árabe contemporánea. Narrativa política. Vida y obra. Argumento

  • Enviado por: Félix
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

Las codornices y

el otoño

Naguib Mahfuz

Breve biografía del autor

Naguib Mahfuz es un escritor egipcio conocido por ser el primer escritor árabe en recibir el Premio Nobel de Literatura (1988). Empezó por traducir obras literarias del inglés al árabe y, terminados sus estudios médicos, ya había publicado obras de ficción y ochenta relatos.

Sus obras más famosas son su Trilogía de El Cairo e Hijos de nuestro barrio. Falleció en agosto del 2006 como «padre de la prosa árabe».

Resumen del argumento

La narración sigue a un personaje protagonista llamado Isa Ibrahim al-Dabbag, quien fuera un funcionario del gobierno con un cargo considerable hasta que llega a El Cairo en medio de la revolución del «sábado negro» para derrocar el Gobierno y el Partido. Isa sufre un doloroso y deshonroso fracaso político y todos los suyos son trasladados a puestos de menor rango. Isa se promete con Salwa, una joven con la que se había concertado desde su infancia, con la promesa de que juntos conseguirían que él volviera a ser alguien en la política. Realmente sentía que la había llegado a querer, cuando ella le planta cuando Isa es despedido enfrentándose a varios cargos de corrupción tras el golpe de Estado de los Oficiales Libres que acaba con el rey y disuelve el Parlamento. Le comunican que gozaría de dos años más de sueldo —unido a los regalos y favores de los umdas que había reunido desde su cargo—. Ante esto, Isa, con el orgullo herido, siente que deberá vivir con dignidad durante esos dos años hasta ser ofertado algún cargo importante: no desea por nada del mundo volver a empezar por abajo.

Su primo, Hasán, que había sido uno de los beneficiados por la revolución, le ofrece un puesto en una Compañía importante. Pero Isa ha decidido que no quiere trabajar, y mucho menos tener que deberle algo a su primo. Tiene, además, la sospecha de que Hasán le piensa casar con su hermana. Entonces, Isa decide marcharse a Alejandría, donde no conocería a nadie, ni nadie a él. Sus hermanas se turnarían para hacer compañía a su madre.

En Alejandría, Isa reflexiona sobre la quietud de su vida y su soledad, únicamente evadida con la visita de su amigo Samir y por la relación que entabla con la joven Riri. Esta chica, que en un primer lugar se presenta casi como prostituta, se convierte en su criada y amiga. Isa sentía que sus vidas habían tomado un mismo camino con los mismos tormentos y que se podían apoyar mutuamente, pero Isa hacía todo lo posible por no parecer demasiado amable. Riri resulta haberse quedado embarazada de él, e Isa cree que ella le arrastrará a un escándalo público y le pide que aborte y que nunca más se vuelvan a ver.

Isa regresa a El Cairo tras recibir la noticia de la defunción de su madre. En el entierro se reencuentra con sus amigos, su primo Hasan, sus hermanas y demás condolientes. Hasan no desaprovecha la oportunidad para volver a ofrecerle un puesto en su Compañía. Isa vuelve a negarse antes de descubrir que Hasan había contraído matrimonio con Salwa, quien no apareció por el entierro.

Vendió la casa de su madre a Inayat Hanem y a su hija Qadriyya, con la que contrajo matrimonio con la mirada más puesta en su fortuna que en su corazón. Ella le trata como a un rey sin preocuparse por la política que tanto pierde a su marido.

Estalla la guerra y la ciudad de El Cairo se ve amenazada con bombardeos de lo que resultan ser aviones británicos. En «la bodega», donde tienen lugar las conversaciones de Isa y sus amigos, reflexionan, como durante toda la obra, sobre su lugar en el mundo, sobre la muerte, el trabajo, su desgraciada situación, la frustración de Egipto...

Veraneando en Ras al-Barr, Isa tiene una fuerte discusión con Qadriyya acerca del aburrimiento del primero y su ciega afición al póquer. Tras una forzosa reconciliación, deciden terminar sus vacaciones en Alejandría. Isa se cuestiona hora tras hora la absurdez de su vida con Qadriyya: una relación sin amor, un matrimonio sin hijos y un marido sin trabajo. Promete ponerse a trabajar en cuanto volvieran a El Cairo, pero un delirante reencuentro con Riri le hace replantearse su futuro. Descubre que la joven se ha convertido en una mujer de provecho, que está casada con un buen hombre y que en realidad no abortó de Nimat, la hija que le dio Isa. Se plantea una reconciliación que acaba en un rechazo rotundo por parte de Riri. Isa renuncia a su vida con Riri y con Nimat para volver con su falsa vida con Qadriyya.

Un encuentro casual con un joven al que él mandó a la cárcel hacía años cambia el rumbo de sus pretensiones. Este joven le ofrece cambiar su actitud por una más positiva y lejos de la sombra del pasado. Isa, finalmente, decide escuchar sus filosofías.