Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez

Literatura española contemporánea del siglo XX. Teatro y ambiente de posguerra. Historia. Guerra Civil española. Batalla del Ebro. Brigadas internacionales. Racionamiento. Gil Robles. Calvo Sotelo. José Castillo. Miaja. Dolores Ibárruri

  • Enviado por: Antonio Pinto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

Introducción a la Guerra Civil Española:

Se incrementan las conspiraciones de derechas y militares, y en julio del 36, una parte de la oficialidad del ejército y algunos grupos sociales se alzan en armas, dando pie a una guerra civil. El intento de marchar sobre Madrid y tomar el Gobierno fracasa ante la resistencia de la población. Los nacionalistas permanecerán leales a la república, mientras, la guerra oscila hacia la revolución social por parte de la clase obrera industrial y del campesinado que ocupa las tierras.

Quedarán en manos gubernamentales las zonas desarrolladas (Cataluña, Aragón, Levante, Cornisa Cantábrica y Madrid), formándose por ello varios frentes: uno alrededor de Madrid y otro en la Cornisa Cantábrica. Será, una larga guerra, con un fuerte coste en vidas, infraestructuras y tejido económico. En cuanto a la reacción extranjera, pese a la no-intervención internacional, Alemania e Italia apoyarán decisivamente a los sublevados con dinero, equipamiento y tropas, haciendo del conflicto su campo de pruebas para la Guerra Mundial. Es el caso de ciertas innovaciones tácticas; como son el uso combinado de artillería y aviación, y el bombardeo de poblaciones civiles como acción desmoralizadora (ej. Guernica). El resto de las potencias occidentales se inhibe, incluida Francia, sólo la Unión Soviética se implicará, enviando material y soldados, sin olvidar el papel de las Brigadas Internacionales.

Esta guerra supuso el fin de la República, con la derrota de las bases sociales que la apoyaban (clase obrera y media). Los sindicatos y partidos fueron ilegalizados, conjuntamente con las instituciones y reformas surgidas durante el mismo. Con ello el estado torna al centralismo e inicia una etapa de purgas y depuraciones ideológicas, que forzará a muchos al exilio ante el peligro de su libertad e incluso de su vida.

  • Pág. 81. Casa del Pueblo

Las Casa del Pueblo, predominantemente socialistas, tuvieron en un principio un propósito cultural y de enseñanza, como los Ateneos Libertarios de los anarquistas; trataban de suplir la carencia de la enseñanza para las clases trabajadoras. Se concebía la cultura popular como un arma.

Se toman los gobiernos civiles y ayuntamientos y se neutraliza la actividad en los centros cívicos y sindicales que, como las Casas del Pueblo, se convierten en baluartes contra la insurrección.

  • Pág. 88: Levantamiento del ejército en Marruecos

Alzamiento del 17 de julio de 1936.

El levantamiento se inició en Marruecos el 17 de Julio de 1936 y provocó la guerra civil, ya que no triunfó en todo el país, pues Madrid, parte de Andalucía, el Norte peninsular, Levante y Cataluña se mantuvieron adictos al gobierno republicano.

No fue un levantamiento militar por dos razones:

1. - Una gran parte del Ejército español se levantó en armas, pero otra gran parte o bien se opuso al levantamiento o bien se mantuvo a la expectativa.

2. - Una gran parte de la población se mantuvo contra el levantamiento, pero una gran parte también se levantó en armas junto al Ejército. Si se niega lo anterior sería como afirmar el absurdo de que ningún español, salvo que fuera militar, era partidario del levantamiento.

El Alzamiento triunfó en Galicia, Castilla-León, Navarra, Álava, La Rioja, casi todo Aragón, algunas zonas de Andalucía, Cáceres, Baleares, Canarias y el Marruecos español. El control naval correspondió inicialmente a la República, que, además, controlaba Castilla-La Mancha, Madrid, Cataluña, Valencia, Murcia, Badajoz, la mayor parte de Andalucía y la cornisa cantábrica entre Asturias e Irún.

Así, los principales recursos económicos quedaban del lado republicano (tenía todas las principales ciudades, salvo Sevilla y Zaragoza), las zonas industriales y mineras, la huerta de Levante, las reservas del Banco de España, la aviación y dos tercios de la escuadra. El Ejército alzado lo compensaba con un Ejército más preparado y una oficialidad plenamente adicta a los nacionales.

  • Pág. 91. Himno de Riego

Marcha militar del batallón de Riego; en 1931 se convirtió en himno oficial de la II República española.

  • Pág. 96. Cuartel de la Montaña

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'

En el cuartel de la Montaña ( Montaña del Príncipe Pío, Madrid) se asesina a la mayoría de los rendidos, en total más de 170, unos 50 de tropa, en el resto de cuarteles son asesinados decenas de militares, no en combate. Hoy ahí se encuentra el Templo de Debod. Hay un homenaje a sus defensores.

  • Pág. 97. Las embajadas

Numerosas embajadas practicaron el derecho de asilo, y acogieron en sus edificios a personas perseguidas. Nunca fueron asaltadas. Muchas veces se permitió la salida de los refugiados hacia el extranjero en coches protegidos por la bandera del país asilo.

  • Pág.105. El Tratado de No-Intervención

El acuerdo de No Intervención fue firmado el 24 de Agosto de 1936 por 28 países. Obligaba a los pactantes a no participar en la guerra de España bajo ningún concepto. En la zona republicana se consideró ¨ en sentido único ¨, aludiendo a que Alemania, Italia y Portugal siguieron combatiendo directamente junto a Franco, mientras las democracias abandonaban a la República.

Las potencias diplomáticas se refugiaban en la política de No Intervención para no apoyar a los republicanos y atajar la conversación del conflicto en una guerra europea. Sólo la Unión Soviética acudió finalmente en auxilio de la República, lo que permitió su supervivencia a corto plazo, pero agudizó los recelos de las democracias occidentales en cuanto a la naturaleza del régimen republicano.

  • Pág. 122. Congreso Internacional de Escritores

Se inauguró en Valencia el 4 de Julio de 1937, para trasladarse a Madrid, ya cercado, donde continúa en la residencia de estudiantes en la calle del Pinar, mientras a unos kilómetros sucedía la batalla de Brunete.

  • Pág. 123. El traslado del Gobierno de la República a Valencia

El día 6 de Noviembre de 1936 el Gobierno adopta la decisión de abandonar Madrid e instalarse en Valencia. Miaja y Rojo al frente de la Junta de Defensa, toman la capital a su mando. Esta decisión, en apariencia improvisada, es en realidad fruto de una planificación rigurosa, cuyo principal defecto es el de no haber sido convenientemente transmitida a la nación y a la población de Madrid, dejando la puerta abierta a la interpretación popular de que el Gobierno huye.

El gobierno de la República se traslada a Valencia mientras Madrid se dispone a impedir su ocupación por las fuerzas nacionalistas al grito de ¨no pasarán¨.

Las tropas nacionales, bien equipadas y apoyadas con carros blindados, ametralladoras y la escuadra aérea de la alemana Legión Cóndor, habían lanzado un poderoso ataque sobre el Jarama con el propósito de ocupar la carretera de Valencias, donde se hallaba el Gobierno republicano, y cortar las comunicaciones con Madrid.

  • Pág. 130. Varsoviana

Himno revolucionario eslavo, convertido con la letra traducida y adaptada en el de los libertarios españoles.

  • Pág. 140. CNT

CNT fue el título de un diario fundado en la guerra civil que correspondía a la ideología del sindicato libertario. ABC, el viejo periódico monárquico, fue incautado por el Partido Socialista y no interrumpió nunca su publicación.

  • Los bombardeos en Madrid

Los bombardeos a que es sometida la ciudad y la presión de las fuerzas nacionalistas, los defensores, que muy pronto son apoyados por nuevas fuerzas republicanas y la 11ª y 12ª brigadas internacionales, logran resistir y rechazar a los atacantes, que llegaron a ocupar parcialmente la Ciudad Universitaria. La defensa de Madrid pasará a la historia como un modelo de coordinación militar y organización de los servicios de atención hospitalaria de intendencia.

Los rusos podrían haber aprovechado la experiencia de sus militares, pero muchos de ellos fueron purgados por Stalin. La aviación experimentó un gran avance, debido el interés muy especial que mostraron los alemanes con su Legión Cóndor para ensayar nuevas tácticas y como campo de entrenamiento de pilotos. Sin embargo nadie pareció aprender la lección de que el bombardeo de objetivos civiles, como por ejemplo Madrid en Diciembre de 1936, fue completamente inútil.

  • Pág. 182. Lanzamiento de pan de aviones

El bombardeo de pan existió en la realidad: pequeñas barras de las llamadas de Viena envueltas en papel con la bandera llamada entonces monárquica, hoy nacional. Fue fabricado especialmente para esta ocasión, para dar la sensación a la población cercada y hambrienta de la abundancia de los sitiadores, pero en realidad ya no existe en sus filas. Fue el último pan blanco que vieron los madrileños hasta pasados muchos años. La victoria tampoco trajo el pan.

  • Pág. 190. ¨Depuraciones¨

Las ¨depuraciones¨ trataron de discriminar los comportamientos durante la guerra en las zonas republicanas. Generalmente consistía en las respuestas juradas a un cuestionario, al que había que añadir avales de persona de garantía. Eran una forma menor de la represión, aunque la palabra ¨depuración¨ puede aplicarse, también, con un carácter general a todas las medidas de castigo.

Con el apoyo de los periódicos y con su cese ratificado en la Gaceta (actualmente Boletín Oficial del Estado, BOE) fueron cesadas, depuradas y enviadas al desempleo numerosas personas en empresas privadas y en la administración sólo por su condición política, religiosa o social o por supuesta desafección al régimen. Además, esa publicación les convertía en blanco fácil de checas, paseos o de otras represalias.

  • Pág. 195. Billetes y monedas sin valor

Los billetes y monedas acumulados por la República fueron declarados sin valor; fueron admitidas, con diversos porcentajes, series de billetes inmediatamente anteriores a la Guerra Civil. Las cuentas bancarias y de Caja de Ahorros sufrieron el mismo tratamiento, en relación con las fechas de losa ingresos efectuados.

  • Pág. 196. La Batalla del Ebro

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
La decisiva batalla del Ebro comenzó el 24 de Julio de 1938, cuando siete divisiones republicanas cruzaron el río, sorprendiendo a las fuerzas nacionales que tuvieron que ceder en pocas horas más de 50 Km de terreno.

Franco aceptó el reto y dirigió personalmente las operaciones del Ebro. Aquélla fue una batalla típica de desgaste, muy encarnizada, que consumió material y vidas en proporciones hasta entonces desconocidas en la guerra española. La batalla del Ebro, que duró tres meses y medio, costó más de 100000 bajas a los españoles de los dos bandos. Los republicanos volvieron a cruzar el río el día 16 de Noviembre completamente derrotados y desmoralizados.

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
Todo esto permitió al general Franco lanzar una ofensiva contra Cataluña que a principios de Febrero de 1939 estaba totalmente en manos de ¨nacionales¨.

La batalla terminó el 15 de Noviembre del mismo año.

  • Pág. 198. Exámenes anulados

Todas las papeletas de examen y títulos académicos expedidos durante la guerra civil fueron anulados.

  • Las Brigadas Internacionales

El 21 de julio de 1936 tuvo lugar en Moscú la primera reacción seria referente a la crisis española: se celebró una reunión del Komintern y del Profintern (era la sindical de la Internacional Comunista), durante el curso de la cual se decidió ayudar a la pública española de una manera discreta y encubierta. A tal fin se acordó celebrar una nueva reunión fuera de Moscú, de la que se daría como único organizador el Profintern. La reunión tuvo lugar el 26 de julio en Praga y allí se aprobó crear un fondo de mil millones de francos franceses para ayudar al Frente Popular español, novecientos mil de los cuales serían aportados por los sindicatos de la Unión Soviética. La administración de estos fondos se puso a cargo de un comité de cinco miembros formado por Maurice Thorez, Palmiro Togliatti y José Díaz, secretarios generales de los partidos comunistas francés, italiano y español respectivamente, además de Dolores Ibárruri y Largo Caballero. El último acuerdo de la reunión de Praga fue formar una brigada de 5.000 hombres, reclutados entre las izquierdas de cualquier país, que dispondría de un grupo de aviones y de todo el armamento necesario para combatir como unidad independiente. Así nacieron las Brigadas Internacionales."

"Seguidamente, se inició una intensa campaña internacional de ayuda a la España republicana dirigida por el "apparat" soviético y que tuvo como centro el Socorro Rojo Internacional de París. El 29 de agosto llega a Barcelona Luigi Longo, en calidad de representante del Comité Antifascista de Italia, y que con el nombre de Luigi Gallo, pasará a ser nombrado comisario inspector de las Brigadas Internacionales.

La Unión Soviética ya en agosto, había decidido ayudar a la República española con más energía: el general de brigada Goriev había llegado a Madrid, y poco después, el 29 de agosto de 1936, Moses Rosenberg, primer embajador soviético en España, presentaba sus cartas credenciales.

  • Racionamiento en toda España

Acabada la guerra, la falta de alimentos mueva a las autoridades a imponer el racionamiento. El Gobierno de Franco instituye cartillas individuales de primera, segunda y tercera categorías para obtener cantidades tasadas de los productos primera necesidad en la comisaría de Abastos. Simultáneamente florece un mercado clandestino en el que es posible conseguir toda clase de alimentos a altos precios. Popularmente, ese mercado negro es conocido como ¨estraperlo¨, nombre que deriva de un juego fraudulento de azar. La ley sancionada por el Gobierno para combatirlo no evita su propagación.

Final de la Guerra Civil Española:

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'

Con la retransmisión radiofónica del famoso parte de guerra firmado por Franco, el 1 de Abril de 1939, se da por finalizada la guerra civil.

Las tropas nacionales ocupan los últimos reductos republicanos mientras miles de personas inician el camino del exilio. Consumada la victoria militar, el cuartel general del generalísimo Francisco Franco emite el último parte, cuyo texto dice: ¨En el día de hoy cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.¨ Los vencedores desatan de inmediato una implacable persecución de todas aquellos que combatieron o simpatizaron la con República. Las penas de muerte y de prisión serán el triste epílogo de la contienda civil.

Personajes históricos nombrados en el libro:

  • Pág. 165. Gil Robles

José María Gil Robles y Quiñones

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
(Salamanca, 1898-Madrid,1980) Líder de Acción Popular (derechas) formó la coalición derechista CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) con la que ganó las elecciones durante la República. El nombramiento de ministros de la CEDA desencadenó que las izquierdas iniciasen la antidemocrática Revolución de octubre de 1934. Fue Ministro de la Guerra con Lerroux. Con el inicio de la guerra y habiendo perdido capacidad política abandonó España durante años.

  • Pág. 78. José Calvo Sotelo

José Calvo Sotelo

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
(Túy, Pontevedra, 1893-Madrid,1936) Economista y jurista. Era secretario de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, del Ateneo Mercantil de Madrid, Catedrático de la Universidad Central y afiliado al Partido Conservador de Maura. En 1919 fue elegido diputado a Cortes por el distrito de Carballino (Orense). En 1921, a los 28 años, fue Gobernador Civil de Valencia. En 1925 hasta 1930 fue nombrado Ministro de Hacienda con Primo de Rivera. Como ministro logró pasar el presupuesto de Instrucción Pública de 134 millones de 1922 a 213 en 1929, con la creación de 6.000 escuelas nuevas. Cuando entró de ministro el déficit general anterior era de 1.101 millones de pesetas, y él lo dejó con un superávit de 232 millones. Con la República hubo de huir por una persecución (en 1931 fue elegido diputado pero el parlamento republicano anuló su elección). Pudo regresar por una amnistía como diputado con Renovación Española y después del Bloque Nacional, y así, desde 1933 se opuso rotundamente al Frente Popular, que llevó a que miembros de la policía republicana lo asesinasen en Madrid el 13/7/36, lo que aceleró el levantamiento contra la República.

En la intervención parlamentaria del 16 de junio de 1936 Casares Quiroga, presidente del gobierno, y el Ministro de la gobernación manifiestan que "la violencia contra el jefe del partido monárquico -Calvo Sotelo- no sería un delito", ante lo que ante esta amenaza de muerte del propio gobierno republicano contestó que "Yo tengo las espaldas anchas, señor Casares Quiroga. Usted es un hombre fácil, pronto al gesto de desafío o a la palabra amenazadora; yo he oído tres o cuatro discursos suyos en mi vida, y todos eran violentos. Muy bien; tomo en cuenta su amenaza; usted me hace responsable no solamente de mis actos, sino pasivamente también de no sé qué hechos que pueden producirse. Yo tengo las espaldas anchas. Acepto con alegría la responsabilidad de mis actos, y no rehuyo ninguna de ellas, acepto igualmente responder de los actos de otros cuando concurren al bien de la Patria y a la gloria de España. ¡Pues no faltaría más! Así, yo repito lo que Santo Domingo de Silos respondió a un rey de Castilla: "Señor, vos podéis quitarme la vida, pero más no podéis", y vale más morir con honor que vivir en la indignidad." El 11 de julio pronunció una intervención hablando del caos ciudadano y "La Pasionaria" manifestó "éste hombre ha hablado por última vez". Fue asesinado 2 días después. Su cadáver fue abandonado en el cementerio por la policía republicana.

  • Pág. 81. Castillo

José Castillo

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
Teniente de Infantería que prestaba servicios en la Guardia de Asalto en el Cuartel de Pontejos. En abril de 1936 dirigió a los guardias de asalto que reprimieron los disturbios en el entierro del teniente de los Reyes, de la guardia civil, muerto durante la celebración del quinto aniversario de la República. Después actuó como instructor de las milicias socialistas. Se casó en junio y su mujer, la víspera de la boda, recibió una carta anónima en la que le preguntaban por que se casaba con un futuro cadáver. Fue asesinado al salir de su casa por cuatro falangistas el 12 de Julio de 1936. Como consecuencia inmediata de este asesinato, oficiales de Asalto y militantes socialistas, dirigidos por el capitán Condés que era amigo personal de Castillo, dieron muerte como represalia al diputado José Calvo Sotelo. Su entierro, el 14 de Julio, junto con el de Calvo Sotelo fue el último acto civil, preludio de la tragedia.

  • Pág. 123. Miaja

José Miaja Menant

'Las bicicletas son para el verano; Fernando Fernán-Gómez'
Militar español nacido en Oviedo en 1878. Antes de alcanzar el generalato en 1932 había participado en la guerra de Marruecos. Durante el Gobierno de Azaña ocupó provisionalmente el ministerio de la Guerra a principios de 1936, y al producirse el alzamiento contra la República en Julio de ese mismo año era jefe de la I Brigada de Infantería de guarnición en Madrid. Al trasladarse el Gobierno republicano a Valencia, Miaja fue encargado de la defensa de la ciudad, cosa que hizo durante dos años y medio y asistido por V. Rojo. En marzo de 1939 participó en el golpe de Estado encabezado por el coronel casado que destituyó al presidente Negrín. Poco después pasó a Marruecos y de allí a México, donde siguió integrando diversos organismos republicanos hasta su muerte en ese país en el año 1958.

  • Pág. 123. Ibárruri

Dolores Ibárruri Gómez, "La Pasionaria"

(Gallarta, Vizcaya, 1895-Madrid,1989) Dolores Ibárruri era miembro del Comité Central del PCE desde 1930. Nació en una familia minera y carlista, de espíritu religioso. Entró en la política por la influencia de su marido, el socialista Julián Ruiz. En 1923 participó en el primer congreso del PCE. Con escasa preparación intelectual ni obra literaria o política, fue diputada por Asturias en 1936. Se enfrentó con Indalecio Prieto al intentar La Pasionaria que su amante, Francisco Antón, no fuera a luchar al frente, dándole un cargo político, pese a carecer de preparación política. La relación de La Pasionaria con Stalin permitió que a petición de éste, Hitler liberase al amante cuando tras la guerra civil fue apresado en Francia. Al parecer, tras el último discurso de José Calvo Sotelo en julio de 1936 dijo a sus compañeros "Este hombre ha dicho su último discurso", y casualmente Calvo Sotelo murió asesinado unos días después. Tras la guerra huyó bajo el amparo de José Stalin a la URSS, sin acompañar a sus partidarios en los campos de refugiados. Alabó el pacto de Stalin y Hitler para el reparto de Polonia antes de la guerra mundial. Siendo presidente del PCE volvió a España en 1977 y fue diputada por Asturias en las actuales Cortes monárquicas. Tras regresar a España y a la Europa Occidental nunca denunció la terrible represión soviética ni justificó sus constantes alabanzas al tiránico gobierno genocida de Stalin. Su imagen se caracterizaba por ir siempre con traje negro. En 1909 participó entre los huelguistas, incendiarios de iglesias y saqueadores de conventos, mostrándose la más elocuente, osada y violenta (así aparece en el antifranquista Hugh Tomas, "La guerra civil española", vol.1, pag.32).

Otros conceptos utilizados en el libro:

  • Pág. 174. Las lentejas

Las lentejas se convirtieron en e l símbolo de la resistencia: ¨Píldoras de la resistencia del Dr. Negrín¨, fueron llamadas. Bien porque en la zona republicana continuaba su cultivo, bien por importaciones masivas, fueron la alimentación básica del Madrid cercado, junto con las ¨chirlas¨ (almejas pequeñas), los ¨chicharros¨ (pescados de baja calidad) y algunas hortalizas.

  • Pág. 179. Obús

Es una pieza gruesa de artillería, palabra de origen francés. En la guerra civil se aplicó al proyectil de obús, y en esa aceptación está admitida por la Real Academia.