Laringe y Faringe

Anatomía. Cartílagos. Cuerdas Vocales. Músculos. Nervios. Articulaciones. Ligamentos. Divisiones. Mucosa. Palabra. Fonación. Deglución. Nasofaringe. Bucofaringe. Laringofaringe. Enfermedades laríngeas, faríngeas

  • Enviado por: María Teresa García
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Cálculo Julioprofe
Cálculo Julioprofe
Tutoriales paso a paso de cálculo diferencial e integral producidos por el ingeniero colombiano Julio Alberto Ríos...
Ver más información

Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Serie de ejercicios resueltos de Ecuaciones Diferenciales Este curso va ligado al curso actual de Ecuaciones...
Ver más información


Laringe

Cámara hueca en la que se produce la voz. Es una porción modificada de la tráquea con tres estrecheces en su interior. Es fácil de observar externamente, ya que es la llamada manzana, nuez o bocado de Adán (el nombre surge del relato del Génesis, según el cual al comer Adán de la manzana, un pedazo se le quedó atascado en la garganta). Sube en la espiración y particularmente durante la deglución; por el contrario, baja en la inspiración y mucho más en la succión o al bostezar.

Forma

Es un tubo corto formado por esqueleto cartilaginoso, unido por tejido fibroso y ligamentos, con una serie de músculos, casi todos simétricos, vinculados con la fonación. El tamaño varía con la especie animal y su función. En el caso del humano, la laringe del hombre es un tercio más larga que la de la mujer.

Ubicación

En mamíferos y anfibios se encuentra en la parte frontal o superior de la tráquea. En los mamíferos une la porción inferior de la faringe con la tráquea y ocupa una posición frontal o ventral en relación con el esófago, por detrás de la piel y el tejido conectivo de la garganta. La laringe está sujeta por medio de ligamentos al hueso hioides, situado en la base de la lengua.

Funciones

Permitir que el aire entre a los pulmones

Producción de sonidos. Fonación y palabra

Durante la deglución, la laringe sube y comprime la epiglotis y la raíz de la lengua, y de este modo se evita que el alimento penetre en las vías respiratorias.

Anatomía y Componentes

CARTÍLAGOS

El bastidor esquelético de la laringe es un conjunto de tres grandes estructuras cartilaginosas —epiglotis, cartílago tiroides y cartílago cricoides— y varios pares de pequeños cartílagos, los más importantes de ellos son los llamados aritenoides. Su cara interior se halla tapizada por una mucosa de epitelio cilíndrico ciliado con glándulas mucosas que y se estratifica en el borde libre de las cuerdas vocales verdaderas. La secreción de estas glándulas es permanente y funciona como lubricante de las cuerdas vocales.

La epiglotis es un cartílago ancho situado por delante del tiroides que se extiende hasta la parte superior de éste. Bascula sobre la apertura de la faringe hacia el interior de la laringe.

Justo por debajo de la epiglotis se encuentra el cartílago tiroides angular, formado por dos placas verticales que se unen en la parte delantera del cuello formando un ángulo diedro. La unión de estas placas forma la proyección llamada nuez de Adán. La inserción de la parte anterior de las cuerdas vocales se realiza en esta unión. Se une mediante membranas y ligamentos, abajo con el anillo cricoides y arriba con el hueso hioides, así resulta el sostén de la laringe.

Las porciones posteriores del cartílago tiroides abrazan el cartílago circular cricoides, que mantiene la laringe siempre abierta. Es el ubicado en la parte más baja de la laringe y se considera una modificación de la tráquea. Sobre el borde superior se articulan dos cartílagos aritenoides, de forma piramidal. Se pueden alejar o acercar entre sí y rotar sobre un eje vertical. Tienen dos apófisis, una para la inserción de la cuerda vocal verdadera y otra muscular.

CUERDAS VOCALES

La laringe humana tiene dos pares de cuerdas vocales formadas por tejido conectivo elástico cubierto por pliegues de membrana mucosa.

Las dos cuerdas vocales verdaderas se conocen con el nombre de glotis. Nacen en el ángulo agudo del cartílago tiroides y se dirigen horizontalmente hacia atrás, para terminar en la apófisis vocal del cartílago aritenoides respectivo. De vista frontal son triangulares con una superficie superior plana y una inferior cóncava y se enfrentan por sus bordes libres. En su interior poseen un ligamento y los haces internos del músculo tiroaritenoideo. Los bordes libres forman un ángulo agudo hacia atrás, la parte anterior se llama glotis vocal o ligamentosa y mide 18 mm de largo en los hombres y 13 mm en la mujer. La parte posterior se denomina glotis cartilaginosa y mide de 7 a 8 mm.

Por encima se encuentran las cuerdas vocales falsas que se extienden desde la epiglotis hasta el ángulo del cartílago tiroides; estas cuerdas estrechan la glotis (la apertura faríngea de la laringe) durante la deglución. Limitan también, junto con las paredes de la laringe los ventrículos laterales de Morgagni (sacos de aire que se inyectan en los pulmones en caso de necesidad y sirven como caja de resonancia para la voz). La mucosa aquí es adenoidea y se infiltra líquido con facilidad. En casos patológicos esto puede causar asfixia.

MÚSCULOS

Todos los músculos son pares, excepto el ariaritenoideo. Fisiológicamente todos tienen que ver con el movimiento de las cuerdas vocales.

Para los movimientos de abducción o separación de las cuerdas o dilatación de las glotis están los cricoaritenoideos posteriores que hacen rotar a los aritenoides alrededor de un eje vertical.

Para los movimientos de aducción o de acercamiento de las cuerdas vocales o de constricción de la glotis existen tres grupos: los cricoaritenoideos laterales (rotación de los aritenoides), el ariaritenoideo (deslizamiento de los mismos cartílagos hacia la línea media) y los tiroaritenoideos (que rotan los aritenoides y completan el cierre de la glotis).

Para aumentar la tensión y los movimientos intrínsecos de las cuerdas están los cricotiroideos (al bascular el cartílago tiroides mueven su cara anterior hacia arribas y adelante y separan los puntos de inserción) y los tiroaritenoideos (que corren por el interior de las cuerdas; es llamado el músculo vocal porque al estar dentro de la cuerda, de la tiroides a la aritenoides, afila el borde, disminuye la superficie de contacto o crea muescas que alteran la forma de la glotis y en consecuencia su cierre; es el músculo de respuesta más rápida del organismo que se conoce)

NERVIOS

Los nervios laríngeos provienen del vago y son dos, el laríngeo superior y el laríngeo inferior o recurrente. Tiene sus centros en el bulbo raquídeo.

El laríngeo superior emite dos ramas, una externa que enerva el músculo cricotiroideo y una interna que presta sensibilidad a toda la laringe; también contiene filetes vasomotores y sectores de glándulas mucosas. Su corte anestesia la mucosa laríngea, suprime la tos y enronquece la voz (por suprimirse el músculo cricotiroideo)

Los nervios recurrentes son motores de todos los demás músculos laríngeos, existe uno a cada lado de la laringe. El corte provoca la aducción y parálisis de la cuerda vocal del lado del corte, y la voz se vuelve bitonal. El corte de ambos lleva a la afonía y provoca dificultades respiratorias.

ARTICULACIONES

Existen dos, la cricotiroidea (uniendo el tiroides con el cricoides, realiza movimientos horizontales del tiroides y algunos movimientos de desplazamiento); y la cricoaritenoidea (entre el cricoides y el aritenoides, evitan "que se caiga" la laringe y permiten la rotación y desplazamiento de los aritenoides).

LIGAMENTOS

Membrana tirohiodea (une el cartílago tiroides con el hueso hiodes); cricotiroideo (une el cartílago cricoides con el tiroides y las apófisis vocales de los aritenoides); ligamento vocal (del tiroides al aritenoides); vestibular o ventricular (por arriba del ligamento vocal); ligamentos de la epiglotis (unida al hueso hioides, ligamento hioepiglótico, a la base de la lengua, ligamento glosoesptoglótico medio, la parte lateral de la faringe, pliegues faringoespiglóticos).

DIVISIONES

Algunos autores consideran dividir la laringe en vestíbulo (comprendido entre la epiglotis y la glotis), ventrículos(el sector de las cuerdas vocales o glotis) y cavidad infraglótica (debajo de la glotis hasta la tráquea), con respecto a las cavidades que se forman por las separaciones horizontales y las cuerdas vocales.

MUCOSA

Epitelio plano estratificado en el vestíbulo y vocales, y cilíndrico seudoestratificado ciliado en el resto, con abundantes glándulas mucosas.

IRRIGACIÓN SANGUÍNEA

La laringe recibe sangre de las arterias laríngeas superiores y ramas de las arterias tiroideas superior e inferior. Las venas acompañan a las arterias y los vasos linfáticos desembocan en nódulos cervicales profundos.

La laringe se puede explorar gracias al laringoscopio, que básicamente es dirigir un haz de luz hacia la laringe para poder observar las estructuras con la ayuda de un espejo o una cámara de vídeo.

FONACIÓN Y PALABRA

En la forma hablada del lenguaje se utiliza la voz producida durante la espiración por la estrecha colaboración de los aparatos respiratorio y digestivo. Ésta experimenta modificaciones en la boca y faringe que origina una serie de sonidos elementales o fonemas (vocales o consonantes) que al combinarse crean las palabras. La formación mecánica de la voz consta de: una fuerza motora que pone en función el mecanismo (los pulmones y la tráquea), una parte vibrante (la laringe y las cuerdas vocales), y un resonador para reforzar las vibraciones (laringe, faringe y boca).

LA FUERZA MOTORA

La voz se produce por acción del soplo expiatorio al pasar por la glotis laríngea. Inmediatamente antes de hablar la glotis se cierra por acercamiento de las cuerdas vocales. Los pulmones y la caja torácica se contraen y envían el aire hasta que la glotis se abre y se produce la voz. Esto se denomina posición de fonación, se cierra la glotis, aumenta la presión intratraqueal, los músculos se encargan de contraer, separar y ubicar a las cuerdas bucales en posición, hasta que sale el aire y con las vibraciones de los bordes libres, el sonido. La intensidad (sonido fuerte o débil) es directamente proporcional a la vibración de las cuerdas, que a su vez vibran más cuando existe mayor presión (mayor emisión de aire de los pulmones). Ésta se mide en decibeles, una conversación corriente oscila entre los 40 y 50 db.

LA PARTE VIBRANTE

La laringe constituye la parte vibrante que produce el sonido de la voz. La vibración que en el par de cuerdas vocales verdaderas provoca el aire procedente de los pulmones determina la formación de sonidos que amplifica la naturaleza resonante de la laringe. La corriente expiatoria se presenta en forma intermitente y provoca remolinos en las cavidades supraglóticas. Dos teorías pretenden explicar el paso del aire a través de las cuerdas vocales para la formación del sonido, la mioelástica que dice que todo depende de la cantidad de aire que pase y la neurocronáxica, que involucra al sonido como respuesta a una serie de rápidos e intensos impulsos nerviosos. Ambas fueron propuestas por Husson.

El tono (altura: grave o agudo) del sonido depende del número de vibraciones por segundo. Se controla de forma voluntaria por medio de músculos que giran los cartílagos aritenoides hacia el centro del cuerpo (relajando y alargando las cuerdas) para emitir tonos bajos y hacia los lados (acortando y tensando las cuerdas) para los altos. La magnitud del ángulo formado por las placas del cartílago tiroides determina la gravedad de la voz. Los tonos graves tienen una apertura mayor de la glotis que los agudos. Durante la pubertad, este ángulo disminuye en los varones y, al reducir la tensión de las cuerdas vocales, hace que la voz sea más grave; en casi todas las mujeres aumenta y acentúa la tensión de las cuerdas, haciendo que el tono sea una octava más agudo.

LA CAJA DE RESONANCIA

Son todas las cavidades por donde circula el aire expirado (parte de las vías aéreas y digestivas: el pulmón y la tráquea, la laringe, la faringe, la boca, la nariz y sus cavidades anexas). El papel de la caja de resonancia es modificar su forma para cambiar así el timbre de voz (como suena). Esto se logra mediante una serie de partes móviles como la lengua (que puede agrandar o cerrar la faringe), el velo del paladar y la úvula (que permiten o impiden la comunicación con la nariz), los labios, las mejillas, etc. unidas a otras inmóviles como el paladar óseo y las fosas nasales. Le dan así el timbre característico a cada persona, refuerzan sus armónicos y aumentan el volumen del sonido laríngeo. Estas representan un papel muy importante en la formación de los fonemas.

Faringe

También conocida como garganta, en un tubo único que conduce el aire a la laringe y el alimento al esófago. Se cuentan por lo menos siete conductos que coinciden en este punto (dos coanas nasales, la conexión posterior con la boca, la laringe, el esófago, dos trompas de Eustaquio). Esto, a veces, ocasiona problemas, como atragantarse con los alimentos.

Forma

Es un órgano hueco, en forma de cilindro ensanchado o de embudo abierto para delante cuyo techo corresponde al occipital.

Ubicación

Se encuentra en la parte anterior del cuello, por encima de la laringe, la tráquea y el esófago. Detrás de la boca (el paladar blando) y por debajo de la cavidad nasal. Se extiende de la base del cráneo al borde inferior del cartílago cricoides, frente a la sexta vértebra cervical, se relaciona hacia arriba con el cuerpo del esfenoides y la porción basilar del occipital y hacia abajo se une con el esófago.

Función

Unir las vías aéreas superiores con la tráquea

Conectar la boca con el esófago

Impedir que el alimento se vaya por las vías respiratorias mediante el cierre de la epiglotis.

Anatomía y Componentes

Es un tubo muscular de unos 13 cm de largo. Está formada por una parte superior (nasofaringe o rinofaringe), un parte media (orofaringe o bucofaringe) y una parte inferior (hipofaringe o laringofaringe). La faringe está revestida por una membrana mucosa compuesta por células que producen moco y tienen cilios que atrapan las partículas extrañas. Y constituida básicamente por músculos (constrictores: superior, medio e inferior; y elevadores: estilofaríngeo y faringopalatino)

NASOFARINGE

Es la parte posterior de la cavidad nasal, y básicamente un componente del aparato respiratorio. Se comunica con la bucofaringe por el istmo faríngeo, que se cierra durante la deglución para evitar que la comida pase a la concha. Es sede de la amígdala faríngea, una masa de tejido linfoide que cuando se inflama produce "adenoides". Las trompas de Eustaquio se encuentran adheridas a las paredes de la nasofaringe, aproximadamente a 1 o 1.5 cm. del techo de la misma; son las encargadas de regular presión de la cavidad timpánica con el exterior. Por eso cuando bostezamos se "destapan" los oídos, al igual con la deglución en los aviones.

BUCOFARINGE

Se extiende del velo del paladar al borde de la epiglotis, se comunica con la boca por el istmo bucofaríngeo. Se caracteriza por estar rodeadas de un anillo de masa linfoidea, las amígdalas. Está unidas por dos músculos al paladar y el espacio que queda entre estos pilares se denomina fosa amigdalina. El término fauces abarca estos cuatro componentes.

LARINGOFARINGE

Se extiende del borde superior de la epiglotis al borde inferior del cartílago cricoides, desde donde se prolonga al esófago. Por delante es la apertura a la laringe.

MÚSCULOS

Son fibras esqueléticas en dos estratos, la capa externa es circular y comprende tres músculos constrictores; la interna es longitudinal y comprende dos músculos elevadores.

El constrictor inferior es una especie de esfínter que impide el paso del aire al esófago, pero se relaja durante la deglución; también ayudan en el movimiento de las cuerdas vocales. El constrictor medio sirve como unión y protección de la forma de la faringe. El constrictor superior ayuda en la deglución. Todos estos estrechan las paredes faríngeas obligando al bolo alimenticio a dirigirse al estómago.

Los músculos elevadores son el palatofaringeo que forma el pilar inferior del velo del paladar; y el estilofaringeo que recorre toda la faringe y es el principal encargado de elevar la laringe al tragar.

NERVIOS

La mayor parte de la faringe se encuentra enervada por el plexo faríngeo, formado por las ramas faríngeas del vago y glosofaríngeo

IRRIGACIÓN SANGUÍNEA

La faringe es regada principalmente por las arterias faringea ascendente y tiroidea inferior, ramas de la arteria carótida externa y subclavia, los plexos venos se encuentra en la parte posterior y el sistema linfático desemboca en ganglios cervicales profundos.

Orificios de Entrada y Salida

En su parte superior se encuentra la desembocadura de las fosas nasales (a través de las coanas, ventanas posteriores nasales, y es sede de la amígdala faríngea). Su parte media se comunica con el fondo de la cavidad bucal (mediante las fauces). Su parte inferior anterior comunica con la laringe y la posterior se prolonga en el esófago. La faringe se comunica con el oído mediante las trompas de Eustaquio (junto al orificio de cada una se encuentra una amígdala) con el fin de equilibrar las presiones a cada lado de los tímpanos.

Tejidos Estructurales

Epitelio pavimentoso, cubierta membranosa y mucosa que recubre toda la faringe, excepto en las rinofaringe. Cilíndrico seudoestratificado (nasofaringe), y plano estratificado (bucofaringe y laringofaringe).

Fibras para evitar deformaciones y mantener unidas las partes, y fibras musculares estriadas en dos capas.

Relación con la Laringe

Esta ubicada directamente sobre la laringe, comunica a esta con las vías respiratorias superiores (fosas nasales y boca) y evita que la comida se dirija a ésta en la deglución.

DEGLUCIÓN

¿Qué pasa cuando tragamos?

Se entiende por deglución el paso de los alimentos de la boca al estómago. Según F. Magendie, se puede dividir en tres tiempos: el bucal, el faríngeo y el esofágico.

En el tiempo bucal se forma el bolo alimenticio y es completamente voluntario. Una vez formado el bolo es comprimido por la lengua y las mejillas contra el velo del paladar dejándolo en posición casi vertical entre la lengua y la pared diagonal que forman el paladar blando y los pliego palatofaríngeos. Una vez iniciado este proceso se detiene momentáneamente la respiración para evitar el paso irregular de los alimentos a las vías aéreas.

En el tiempo faríngeo se suceden una serie de movimientos con el fin de habilitar ciertos conductos (digestivos) y cerrar otros (respiratorios). Este segundo tiempo es involuntario, las contracciones involuntarias han hecho que el bolo se dirija a la pared posterior, y así impiden que regrese. Este progreso se asocia con una elevación de las paredes laríngeas y el hueso hiodes. El cierre de las fosas nasales se logra mediante la elevación del velo del paladar. Como resultado de la contracción muscular la laringe también se eleva hacia delante. El orificio superior se aplica contra la base de la lengua y la epiglotis termina de sellar dicho orificio; la glotis también se cierra. Así, el alimento se ve forzado a bajar por la hipofaringe hacia el esófago, caso contrario, se produce un acceso de tos. Todos estos movimientos suceden con gran rapidez (de 0.2 a 0.3 seg.). El esfínter del esófago (grupo de fibras circulares) se abre al llegar el bolo. Este músculo impide el paso del aire al esófago.

El tiempo esfágico transporta el bolo a través del esófago hacia el estómago.

ENFERMEDADES

Los trastornos más comunes comprenden inflamaciones e infecciones, formaciones no cancerosas como pólipos y nódulos en las cuerdas vocales, úlceras de contacto, cáncer, parálisis de las cuerdas vocales y laringoceles. La afección más común de la laringe humana es la inflamación o laringitis, que constituye un síntoma común del resfriado, a menudo acompañada de disminución o pérdida completa de la voz. Otras patologías que afectan con frecuencia a la laringe son el crup, la difteria y el cáncer.

Faringitis

La faringitis es una inflamación de la garganta (faringe), causada por lo general por un virus pero también, y con frecuencia, por bacteria. Puede producirse en caso de infecciones víricas como el resfriado común, la gripe y las mononucleosis infecciosa, así como en las infecciones estreptocócicas (faringitis estreptocócica) y algunas enfermedades de transmisión sexual (la gonorrea, por ejemplo). Los síntomas incluyen dolor de garganta y molestia al tragar, en ambas infecciones víricas y bacterianas. La membrana mucosa puede estar inflamada y cubierta por una membrana blanca o pus. La fiebre, la inflamación de los ganglios linfáticos del cuello y un alto recuento de glóbulos blancos. Los analgésicos comunes y tabletas para la garganta pueden aliviar el malestar. También las gárgaras con agua sal tibia. No se deben administrar antibióticos a menos que se este seguro de que es una infección bacteriana, en este caso, el más usado es la penicilina. En algunos casos extremos, la faringitis puede desembocar en infecciones y afecciones renales, como la fiebre reumática o el síndrome nefrítico agudo. También, por la bacteria alojada en la garganta, puede ser la causa de meningitis.

Laringitis

Inflamación de la caja de la voz (laringe). La causa más común es una infección de las vías respiratorias superiores, como el resfriado común. Puede ser síntoma de complicaciones más graves como la bronquitis, pulmonía, tos ferina, sarampión, gripe, difteria o cualquier otra inflamación de las vías respiratorias. El uso excesivo de la voz, las acciones alérgicas o la inhalación de irritantes como el tabaco pueden ocasionar laringitis crónica (recurrente) o aguda (de corta duración). El síntoma más común es un cambio poco natural en la voz (ronquera) o la pérdida de la misma. Se siente un cosquilleo, o bien dolor, y la necesidad constante de aclarar la garganta. Los síntomas varían según la gravedad de la enfermedad, puede haber fiebre, malestar general, dificultades para tragar y respirar. La membrana mucosa que recubre la laringe puede inflamarse. El tratamiento incluye el descanso de la voz y las vaporizaciones. El uso de antibióticos en caso de infección bacteriana.

Cáncer de laringe

Es el más frecuente de los cánceres de cabeza y cuello, y después del cáncer de piel es el más frecuente en los varones. Se ha demostrado que el cáncer de laringe, en la mayoría de los casos, es consecuencia del tabaquismo y de la ingesta de grandes cantidades de alcohol. Se origina frecuentemente en las cuerdas vocales y provoca ronquera (si una persona permanece ronca por más de 2 semanas debería solicitar asistencia médica). En otras partes causa dolor y dificultad en la deglución. Otras veces, se detecta un bulto en el cuello, cuando el cáncer se ha extendido a los vasos linfáticos. Éste se trata con radioterapia, sobre todo si se diagnostica con tiempo, y cirugía; las intervenciones más comunes son la ablación parcial o total de la laringe (laringucectomía). En caso de ablación total, el paciente debe aprender un nuevo método de fonación basado en la inhalación y expulsión de aire. Se han desarrollado otras técnicas quirúrgicas para sustituir los tejidos extirpados y restaurar un habla de calidad casi normal; la implantación de una prótesis por medio de punción traqueoesofágica ha arrojado resultados prometedores en quienes se ha probado. El índice de supervivencia es del 90% para cáncer en estado I (inicial) y del 25% en estado IV (muy avanzado) en 5 años.

Cáncer de Nasofaringe

Cáncer en la parte alta de la faringe que se produce en niños y jóvenes adultos. Es raro en este hemisferio pero muy frecuente en Oriente. El virus de Epstein-Barr, que ocasiona la mononucleosis infecciosa, se ve involucrado en este tipo de cáncer. El primer síntoma es una obstrucción permanente de las vías respiratorias o las trompas de Eustaquio (puede acumularse líquido en el oído medio). Puede existir pus o sangre en las secreciones de la nariz, inclusive hemorragias nasales. Raras veces se paraliza parte de la cara. El cáncer puede extenderse a los vasos linfáticos del cuello. Se detecta mediante biopsia y se trata con radioterapia. El índice de supervivencia es de 35% después de 5 años del diagnóstico.

Laringocele

Son una especia de bolsas de membrana mucosa que se forman en la laringe. Pueden protruir hacia dentro, causando ronquera y obstrucción de las vías respiratorias; o bien hacia fuera y crear una protuberancia visible en el cuello. Están llenos de aire y pueden expandirse cuando la persona expira con la boca cerrada y los orificios nasales tapados con los dedos. Se ven como una superficie lisa y con forma de huevo y puede infectarse o llenarse con un líquido similar al moco por lo que se los extrae quirúrgicamente.

Pólipos en las Cuerdas Vocales

Son formaciones no cancerosas que se desarrollan debido a un abuso de la voz, a reacciones alérgicas crónicas o inhalación recurrente de irritantes (emanaciones industriales o humo de cigarrillo). Los síntomas son ronquera y voz entrecortada. El examen se hace mediante un espejo y una biopsia para tener la certeza de que no se trata de cáncer. Se extirpa el pólipo y se establece la causa de su origen, para así evitar la recurrencia de los mismos.

Nódulos en las Cuerdas Vocales

También llamados nódulos del cantante, son formaciones no cancerosas similares a cicatrices ubicadas en las cuerdas vocales, más consistentes que los pólipos pero desaparecen con el reposo de la voz. Son causados por el abuso crónico de la voz, como los alaridos o gritos repetidos, o el canto enérgico. La ronquera y la voz entrecortada son los síntomas más comunes. Se extirpan y realizan una biopsia para prevenir el cáncer; en los niños se curan con tratamientos de terapia de voz y en los adultos se extraen quirúrgicamente. El único método para prevenirlos es no abusar de la voz.

Úlceras de Contacto

Son llagas en carne viva localizadas en la membrana mucosa que cubre los cartílagos a los que están unidos las cuerdas vocales. Suelen ser causadas por un abuso de la voz, son típicas de los predicadores, representantes de ventas y abogados. El tabaquismo, la tos persistente y la expulsión de ácido del estómago también pueden causarlas. Los síntomas incluyen dolor leve al tragar o hablar y grados leves de ronquera. Se realizan biopsias para determinar si la úlcera es cancerosa. La voz debe reposar por lo menos seis semanas para curar efectivamente las úlceras. Para evitarlas hay que aprender a conocer las limitaciones de la voz y respetarlas. Si las úlceras son ocasionadas por ácidos, se corrigen tomando antiácidos, no comer dos horas antes de dormir y mantener la cabeza elevada al descansar.

Parálisis de las Cuerdas Vocales

Es la incapacidad de mover los músculos que controlan las cuerdas vocales. Puede ser producida por trastornos cerebrales (tumores, ataques cerebrovasculares, enfermedades desmielinizantes) o lesiones en los nervios que llegan a la laringe (causadas por tumores, virus, o neurotoxinas como el plomo o las producidas por la difteria). Puede afectar al habla, la respiración y la deglución. Pude también permitir el paso de los alimentos y bebidas a la tráquea. Si la parálisis es unilateral (una sola cuerda) la voz es entrecortada y ronca, por lo general la respiración no se ve afectada porque la otra cuerda puede abrirse lo suficiente para permitir el paso del aire. Cuando es bilateral (ambas cuerdas paralizadas), la voz reduce su fuerza pero suena normal, la vía respiratoria se obstaculiza y provoca una respiración ronca y aguda. El tratamiento intenta mejorar el habla y proteger las vías respiratorias durante la deglución. Puede ser necesario realizar una traqueotomía (cirugía que crea un orificio en la tráquea a través del cuello) para permitir el paso del aire a los pulmones. Otra operación quirúrgica es la aritenoideactomía que separa las cuerdas vocales permitiendo el paso del aire pero empeorando la voz.

Crup

El Crup es una infección vírica contagiosa de los conductos respiratorios superiores e inferiores que causa dificultad para respirar, sobretodo al inspirar. El virus de la parainfluenza suele ser la causa más probable, aunque también lo ocasionan el del sarampión o la gripe. Afecta los niños entre 6 meses y 7 años de edad. Los síntomas son similares a los del resfriado. Inflama la membrana de los conductos respiratorios por lo que se hace difícil el respirar. Estos síntomas se presentan primero en la noche, junto con ronquera y tos fuerte. La respiración es acelerada y profunda y la mitad de los casos presenta fiebre. Puede durar de 3 a 4 días, pero si es recurrente constituye una patología mayor llamada crup espasmódico. El crup leve puede ser tratado en casa con reposo y humidificaciones del ambiente. En caso de deshidratación y que la piel se torne azul por falta de oxígeno, se debe hospitalizar. Inmediatamente se procede a oxigenar la sangre (ventilación artificial o mecánica) y humidificar las vías respiratorias. Se pueden inhalar medicamentos que expandan las vías respiratorias (adrenalina en un nebulizador). No se recomienda el uso de antibióticos, salvo infección bacteriana, ni de corticoesteroides.

Difteria

Es una infección contagiosa y a veces mortal causada por la bacteria Corynebacterium diphtheriae. Se encuentra principalmente en las gotas de humedad que se expulsan con la tos. Se multiplican en las superficies mucosas de la boca o garganta donde causan inflamación. Algunos tipos de esta bacteria pueden generar toxinas que dañan el cerebro y el corazón, son transportadas por el flujo sanguíneo a todos los tejidos, especialmente el nervioso. Puede, en muy raras ocasiones, afectar a la piel o la vista. Los síntomas suelen comenzar con un dolor leve al tragar y una inflamación de garganta, de tres a cuatro días después de haberse expuesto a la bacteria. Existe algo de fiebre, frecuencia cardiaca acelerada, náuseas, vómitos, escalofríos y dolor de cabeza. Los ganglios linfáticos del cuello pueden inflamarse. Puede existir mucosidad en la nariz, pero sólo en un orifico. La infección puede proseguir hasta la laringe y así ocasionar dificultad al respirar. Generalmente se forma una seudomembrana (compuesta de glóbulos blancos muertos, bacteria y otras sustancias) de color gris sucio y áspera; alrededor de las amígdalas y otras áreas de la garganta. Al extraerla se puede producir una hemorragia, pero puede crecer y bloquear completamente las vías respiratorias. El diagnóstico se realiza con un cultivo de bacteria de la seudomembrana. Se debe hospitalizar y administrar una antitoxina tan pronto como sea posible, cuidando de las reacciones alérgicas. Se administran antibióticos como penicilina y eritromicina para erradicar la bacteria. El buen funcionamiento del corazón y la respiración es constantemente observado. El método más eficaz contra la difteria es la vacunación. Se administra una dosis denominada DTP que inmuniza contra el tétanos, la pertussis (tos ferina) y la difteria; y sus refuerzos periódico. Cualquier persona en contacto con un infectado debe realizar un cultivo de bacteria y tomar antibióticos por 7 días, reforzar su vacunación.

Epiglotitis

Infección de la epiglotis producida por virus o bacteria, también llamada supraglotitis. Las epiglotitis víricas son causadas por virus respiratorios, entre ellos el virus de la gripe. Casi todas las epiglotitis bacterianas son debidas al Haemophilus influenzae tipo b. La aparición brusca de síntomas como dolor de garganta, ronquera y fiebre alta se continúa con el desarrollo de dificultad respiratoria. Para respirar con menos dificultad, el paciente se inclina hacia delante, estirando el cuello. Se trata de una urgencia médica, ya que la epiglotitis puede producir una obstrucción completa de la vía aérea. El tratamiento consiste en la oxigenoterapia, la humidificación del aire, y la administración de antibióticos en las epiglotitis bacterianas. En ocasiones, el paciente debe ser intubado debido a la obstrucción respiratoria, e incluso en situaciones de extrema urgencia puede ser necesaria la realización de una traqueotomía. La epiglotitis se presenta principalmente en niños de dos a cinco años, pero puede aparecer a cualquier edad. La vacunación frente a la gripe ha reducido la incidencia de epiglotitis.

Papilomas juveniles

Tumores benignos en la laringe que ocurren en niños de 1 año de edad pero desaparecen en la pubertad, son víricos y ocasionan ronquera o inclusive dificultad al hablar y respirar. Pueden crecer lo suficiente como para tener que extraerlos quirúrgicamente o vaporizarlos con láser.

Disfagia

Es la dificultad para tragar y muchas veces la causa está originada en la garganta, ya sea por acción muscular o nerviosa. Cuando una persona la padece generalmente regurgita los alimentos por la parte posterior de la nariz o los aspira por la tráquea originando un acceso de tos.

OBSTRUCCIÓN DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS

En raras ocasiones la epiglotis no cierra bien el conducto laríngeo y sucede lo que comúnmente se llama atorarce. La primera reacción del organismo frente a la intromisión de partículas extrañas (en este caso alimentos o líquido) en las vías respiratorias es la tos. Esta es un movimiento de aire, súbito, ruidoso y violento con el se elimina moco y las partículas extrañas. En caso de que la obstrucción no se cure con un acceso de tos, se realiza una Maniobra de Heimlich, técnica de primeros auxilios para el ahogamiento. La fuerza necesaria para desalojar un cuerpo extraño de los pulmones de una víctima de asfixia puede provocar lesiones en los órganos. Esta técnica sólo se debe emplear si las palmadas en la espalda no son útiles. Como primera medida la persona consciente se debe inclinar de manera que la cabeza quede por debajo de sus pulmones. La persona que administra los primeros auxilios da un golpe brusco entre los omóplatos, hasta cuatro veces si es necesario. El socorrista se coloca de pie o de rodillas detrás del paciente inconsciente, le pasa un brazo alrededor de la cintura de manera que el puño quede entre las costillas y el ombligo, con el pulgar dirigido hacia dentro en el punto de contacto. La otra mano se coloca sobre la primera y se la utiliza para ejercer la mayor fuerza posible hacia dentro y hacia arriba con el fin de expulsar el aire rápidamente de los pulmones de la víctima. Se repite la maniobra un máximo de cuatro veces.

En un caso extremo se practica una traqueotomía (abrir una vía directa para el paso del aire mediante la perforación de la tráquea) aunque para quien no es cirujano tal vez es preferible realizar una cricotirotomía: se coloca una almohada bajo las espátulas, se estira ligeramente la cabeza y se localiza el espacio cricotiroideo con los dedos pulgar y medio de la mano izquierda y el índice señala el ligamento cricotiroideo. Se toma la piel que cubre este sector y se realiza un corte transversal de más o menos 1 cm. , luego se corta y dilata el ligamento en sentido transversal y se coloca una cánula adecuada. Si después de esta operación sigue la dificultad en la respiración se ha de practicar una traqueotomía en un lapso de 48 horas.

BIBLIOGRAFÍA

  • ATLAS VISUAL DE LAS CIENCIAS: Anatomía. Editorial Océano. 1999. España

  • CD ROM. Enciclopedia Microsoft® Encarta® 98 © 1993-1997 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

  • MERK SHARP & DOHME: Manual Merk de Información Médica para el Hogar: Editorial Océano 1997. España.

  • BERNABÉ ORTEGA, Enric Gil: Atlas de Anatomía. 1997. Mundilibros S. A. España

  • MENTOR, Enciclopedia temática Estudiantil: Anatomía. Editorial Océano. 1997. España

  • AUDESIRK, Teresa: Biología, La Vida en la Tierra. Editorial Prentice-Hall Hispanoamericana. Cuarta Edición. !996. México

  • CD ROM The Ultimate Human Body. Versión 2.0. Copyright 1996. Dorling Kinderley. All rigths reserved.

  • AUTODIDACTA OCÉANO COLOR: Anatomía. Editorial Océano. 1995. España.

  • ÁREAS, Consultor Didáctico: Ciencias Naturales. Ediciones Nauta. 1991. Colombia.

  • VILLÉ, Claude: Biología. Editorial McGraw-Hill. Cuarta Edición Revisada. México.

  • HOUSSAY, Bernardo: Fisiología Humana. Cuarta Edición 1971. Editorial El Ateneo. Argentina

LARINGE Y FARINGE

La LARINGE es un tubo corto hecho de cartílago. Está ubicada en la parte frontal y superior del cuello, por sobre la tráquea y delante del esófago. Une la faringe con la tráquea. Sus funciones son básicamente tres: permitir que el aire entre a los pulmones, producir sonidos y durante la deglución, la laringe sube y comprime la epiglotis y la raíz de la lengua, y de este modo se evita que el alimento penetre en las vías respiratorias. Sus componentes son cartílagos, cuerdas vocales, músculos y nervios. Dentro de los cartílagos están la epiglotis (que cierra la tráquea al tragar), el tiroides angular (forma la manzana de Adán), el cricoides (une la laringe con la tráquea) y el aritenoides (movimientos de las cuerdas vocales). Las cuerdas vocales son de tejido conectivo elástico y generan la voz con una serie de vibraciones. Los músculos tienen que ver básicamente con el movimiento de las cuerdas vocales (existen: 2 cricoaritenoideos posteriores y 2 laterales; 1 ariaritenoideo; 2 tiroaritenoideos, 2 cricotiroideos). Los nervios nacen del vago y son el laríngeo superior y 2 recurrentes, tienen su centro en el bulbo raquídeo. En la forma hablada del lenguaje se utiliza la voz producida durante la espiración por la estrecha colaboración de los aparatos respiratorio y digestivo. La formación mecánica de la voz consta de: una fuerza motora que pone en función el mecanismo (los pulmones y la tráquea, que proporcionan el aire), una parte vibrante (la laringe y las cuerdas vocales, que hacen el sonido), y un resonador para reforzar las vibraciones (laringe, faringe y boca, que crean los fonemas).

La FARINGE, también conocida como garganta, en un tubo único hueco y muscular que conduce el aire a la laringe y el alimento al esófago. Se cuentan por lo menos siete conductos que coinciden en este punto (dos coanas nasales, la conexión posterior con la boca, la laringe, el esófago, dos trompas de Eustaquio). Esto, a veces, ocasiona problemas, como atragantarse con los alimentos. Esta recubierta de una membrana mucosa y tiene unos 13 cm. de largo. Se encuentra en la parte anterior del cuello, por encima de la laringe, la tráquea y el esófago. Detrás de la boca (el paladar blando) y por debajo de la cavidad nasal. Sus funciones: unir las vías aéreas superiores con la tráquea, conectar la boca con el esófago e impedir que el alimento se vaya por las vías respiratorias mediante el cierre de la epiglotis. Se divide en nasofaringe (superior), orofaringe (media) y laringofaringe (inferior). Sus músculos principales son tres constrictores (superior, medio e inferior) y dos elevadores (palatofaringeo y estilofaringeo) y enervada principalmente por el plexo faríngeo proveniente del vago. Durante la deglución en la boca se forma el bolo alimenticio, que es impulsado hacia atrás por la lengua. En el tiempo faríngeo sube la laringe y se sella con la epiglotis, sube el velo del paladar para sellar las fosas nasales y el bolo es impulsado muscularmente hacia el esófago desde donde baja al estómago.

Las ENFERMEDADES más comunes comprenden inflamaciones e infecciones, formaciones no cancerosas como pólipos y nódulos en las cuerdas vocales, úlceras de contacto, cáncer, parálisis de las cuerdas vocales y laringoceles. La afección más común es la inflamación o laringitis o faringitis, que constituye un síntoma común del resfriado, a menudo acompañada de disminución o pérdida completa de la voz. Otras patologías que afectan con frecuencia a la laringe son el crup, la difteria y el cáncer. La incapacidad de deglutir se denomina disfasia.