Laicismo

Religiones. Cristianismo. Catolicismo. Iglesia. Papado. Reforma. Lutero

  • Enviado por: Gurutzemari
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

EL LAICISMO EN LOS ORÍGENES DE LA QUERELLA

Índice

Trono y altar pág. 3

Rechazo a la diversidad religiosa pág. 4

La Iglesia está junto al poder pág. 4

Una nación en construcción pág. 5

Se desarrollan las querellas entre el rey y el papa pág. 5

El giro de la reforma y la diversidad pág. 6

Se impone el hombre nuevo pág. 6

El nuevo Dios de la revolución pág. 7

El documental comienza en la capilla del antiguo palacio de los arzobispos, en Reins, que data del año 1220.

En ella fueron entronizados todos los reyes franceses salvo Enrique IV.

La ceremonia de entronización comenzaba al amanecer. Al nuevo rey se le practicaban unciones con los elementos precisos, se le colocaban los adornos, era entronizado y homenajeado; entonces se celebraba la misa mayor. Tras ésta, el rey se dirigía a la mesa, junto con sus doce pares de Francia, que eran el apoyo del rey en el trono.

Esa figura, del rey juntos con sus doce pares, representaba la imagen de Cristo con sus apóstoles.

Durante los últimos quince siglos, el poder político y el de la Iglesia caminaron juntos. En el principio, tanto el Estado como la Iglesia eran débiles, de ahí la necesidad de coexistir; el individuo no contaba, contaba el grupo, la comunidad, la argamasa era la religión. La separación entre el Estado y la Iglesia no comenzó hasta la Edad Media.

Trono y altar

La religión estaba omnipresente. El oralismo religioso estaba ausente al principio. Se trataba de una religión de Estado.

El Estado no permitía pensar de otro modo que del que marcase la religión, por lo que existió el martirio para los que pensasen de otra forma. Al principio los que recibían este tipo de castigos eran los cristianos, y, posteriormente, estos fueron precisamente los que los impartieron hacia los que no profesaban su misma fe (cristianismo).

La religión se encontraba en todas partes. La mentalidad de la época no concebía la existencia sin la religión. Cicerón incluso llega a decir que los romanos son los más religiosos de todos. La idea de que una persona no creyese en Dios era inconcebible, ya que esto (el creer) era un ideal, y no se puede vivir sin ideales. Esta idea fue repetida por la autoridad eclesiástica.

La sociedad estaba totalmente impregnada de religiosidad. La Iglesia católica rige la vida de la gente, pero especialmente las fiestas. Esta religión se vio unida desde los orígenes a la nación francesa, de hecho, todo empezó con el imperio romano.

En el año 331 se prohíbe el culto pagano en Roma, y en el 337 el emperador Constantino se convierte al cristianismo. El obispo o papa sale de la clandestinidad. En el año 392 se da la unión entre la Iglesia y el Estado. La Iglesia es considerada como persona jurídica y posee el mismo rango que los militares, tiene los bienes protegidos; este enaltecimiento de la Iglesia se da en gran medida por el hecho de que la Iglesia le da al pueblo la imagen de paz y de seguridad.

Los obispos compran a los fieles con los bienes de la Iglesia. La Iglesia va adquiriendo cada vez mayor importancia, por lo que el rey comienza a intervenir en la elección episcopal. El Estado comienza a intervenir en la Iglesia en el año 614.

Europa comienza a evangelizarse, con la conversión de Clodoveo I. El rey realmente no hace más que convertirse a la religión de sus súbditos. La Iglesia comienza a estar presente en el Estado, y el Estado a su vez en la Iglesia.

Rechazo a la diversidad religiosa

La catedral de Reins representaba el poder de Francia.

La ceremonia de la coronación servía para recordar el bautismo de Clodoveo. Se dice que cuando Clodoveo se convirtió al cristianismo, una paloma blanca le trajo volando un óleo, que al considerarse esta paloma blanca como el espíritu santo, era el óleo que se utilizaba para ungir a los reyes en su coronación. Tal era la creencia de esta leyenda, que durante la guerra de los 100 años, se llegó a decir que el rey no había sido ungido con este óleo, si no con uno “de la tienda de la esquina”. Se consideraba al rey, tras se ungido por el óleo divino, como un ser capaz de hacer milagros, por lo que multitud de enfermos de todo tipo iban a visitarle.

El gran rey fue inventado en España, y, posteriormente, en Francia.

El rey que no era capaz de hacer los milagros, se consideraba que lo había abandonado Dios, por lo cual había que asesinarlo.

Si no era así, como todo poder viene de Dios, el rey era protegido, ya que se consideraba que su poder también venía de Dios. Estas teorías tuvieron gran existo en tierra francesa, ya que se dio una gran osmosis entre la religión y la política.

Un rey es asesinado por un monje. Tras este escabroso suceso, desaparece totalmente el regicidio.

La Iglesia está junto al poder

Francia no siempre fue cristiana. Estas creencias religiosas le vienen de Roma. En Francia también había judíos, hacia los cuales existían diferentes posturas, de simpatía y de antipatía, por parte del Estado y de la Iglesia. Se construyó la primera sinagoga en Lyon.

Luis I el piadoso tenía magistrados encargados de proteger a los judíos de la intolerancia del clero.

La tolerancia hacia los grupos minoritarios va en detrimento. Estos son obligados a participar en las cruzadas cristianas. Finalmente, los judíos comienzan a ser expulsados de Francia, por el rey Felipe IV el hermoso. Se requisan todos sus bienes. El país sin embargo, empobrece con la expulsión de estos hombres, aunque finalmente, en el años 1394, son expulsados totalmente mediante el Decreto de destierro de Carlos VI.

La Iglesia le pide entonces al Estado un juramento de fe. La razón política y social son importantes. Se sigue persiguiendo a las minorías religiosas.

Se da entonces en Francia una división monárquica entre la fe y el rey.

En la Edad Media se expresa un claro y rotundo no a la diversidad religiosa, y el estado comienza a quedarse con los bienes de quien practique otra religión que no sea la legalmente establecida (cristianismo).

Una nación en construcción

Francia se convierte prácticamente en un desierto, y el rey ya casi no tiene poder. Retrata de una época de debilidad de poder.

Los monjes desbrozan las tierras y dan trabajo a los campesinos. Eran los monjes los que suplían en estos momentos al Estado. Por todo esto, no pretenden menos que ser reconocida su labor.

La vida religiosa marca la vida del campo. El ambiente en el que se vive era regular y pacífico. Los monasterios también influían en esto.

Los cartujos se preguntaban de que vivir. Las praderas, pastos y animales eran muy importantes. Existían necesidades para mantener un monasterio tan grande como la Cartuja.

Desbrozaban terreno para gestionarlo mejor. Transformaban madera en carbón para obtener combustible. Era muy importante el hecho de que poseían mineral, mano de obra, y energía hidráulica de los ríos (agua).

Los cartujos crearon en Marsella una importante fábrica de vidrio.

En los monasterios, los bienes era importantes para ayudar a los pobres. Se trataba de una especia de seguridad social. Con estos bienes se creaban hospitales y se garantizaba salud y seguridad así como ayuda a los pobres.

Los hospitales procedían de la caridad, de ahí su nombre, que viene de la palabra hospicio. En los primeros orígenes de los hospitales, estos eran gestionados por laicos o por religiosos, aunque era la Iglesia la encargada del hospital. La medicina apenas existía, por lo que la Iglesia influía en pobres, indigentes, enfermos, etc. para curar sus almas.

Los hospitales al principio eran sólo para indigentes, aunque posteriormente pasaron a poder utilizarlo gentes de todas las clases sociales, incluso ricos que acudían a clínicas privadas.

El hecho de que los hospitales estuviesen principalmente dirigidos por monjas y monjes era una muestra más del dominio religioso. A la superiora de la comunidad se la consideraba muy importante, así como la jefa del hospital.

Las salas de los hospitales eran comunes, y tenían nombres de santos, como San José la de los hombres o el nombre de una santa la de las mujeres. Cuando un laico visitaba los hospitales, pensaba que la madre superior era lo más importante que había.

Se desarrollan las querellas entre el rey y el Papa

Se instaura el papado en Aviñón en el año 1307. Felipe IV el hermoso obliga a los papas a ir a esta ciudad. El rey quiere controlar a los obispos. Sobre el pueblo, en ocasiones es el rey el que manda, mientras que en otras lo hace el Papa.

Felipe IV el hermoso rechazó convertir a Francia en un estado teocrático.

San Luis fue el primer religioso anticlerical: afirmaba que la Iglesia no se trataba únicamente del clero, si no que también formaban parte de ella todos los bautizados.

Felipe IV el hermoso realizará diversas evaluaciones y devaluaciones, por lo cual será reprendido por el papa Bonifacio VIII, que era un papa autoritario, a lo que Felipe IV el hermoso responde alegando que su elección no es justa, por lo que manda a Bonifacio VIII a detener. Éste muere de una crisis de apoplejía la misma noche de su detención.

Con los papados de Aviñón comienza la caída de poder. Se da un cisma en Occidente, ya que todos querían ser papa.

En el papado de Aviñón, los cardenales serán angidogianos (o algo así).

El aspecto de la institución se desarrolla más. Según los beneficios del papa, la Iglesia se desarrollaba más o menos. Finalmente toda estainstitución estalla en el siglo XVI.

El giro de la reforma y de la diversidad

En el año 1517, Lutero propone una reforma de la Iglesia, basada en el diálogo directo con Dios. Esto suponía mayor libertad, por lo que Roma no esta dispuesta a aceptar la reforma propuesta. Este hecho da lugar a una ruptura y al comienzo de guerras religiosas.

Surge entonces la idea de varias religiones yuxtapuestas, para lo cual comienza a existir una realidad inexistente hasta el momento: la tolerancia. Se dan fundamentalmente tres religiones:

· Oriental - ortodoxa.

· Católica - romana.

· Una que contenía a parte de Occidente.

Se dan entonces multitud de Reformas: calvinista, luterana, etc.

Es considerado Alemania como el país donde existe un mayor pluralismo religioso, ya que son muchas las religiones que allí conviven.

Calvino oyó hablar acerca de un estado en el que el 100% de la población era de creencia protestante, y le entró curiosidad por saber cómo funcionaba.

El concepto de tolerancia comienza en el siglo XVI. Antes de esto fue cuando tuvieron lugar las guerras religiosas. Quizás por la crudeza y lo despiadado de estas guerras es que se empezó a implantar una cierta tolerancia entre personas que profesaban distintas religiones.

Cuando Enrique IV se convierte al catolicismo, implanta una especie de obligatoriedad de la tolerancia entre religiones mediante el Edicto de Nantes, aunque realmente se trataba en parte de tolerancia por la fuerza. Luis XIV, en una decisión equivocada, revoca el edicto de Nantes porque creía en la verdad del catolicismo, y quería destruir todo lo que no fuese cierto, como por ejemplo otras religiones.

Se impone el hombre nuevo

Las polémicas religiosas se vieron apoyadas por el nacimiento de la imprenta. El hombre, al leer e informarse, pasa a decidir su propia opinión. Se da un cambio radical en la libertad de pensamiento con la publicación de enciclopedias y obras de todo tipo.

Las ideas religiosas pasan al plano político.

Entre la libertad de conciencia en religión y la libertad de conciencia en política, hay sólo un paso, lo que degeneró en una revolución.

Surge una nueva rama religiosa, denominada Jansenismo, la cual es criticada y condenada por la Iglesia, mientras que el parlamento se encarga de defenderla.

Un súbdito puede tener una conciencia religiosa diferente a la de su soberano.

Los jansenistas promueven una doctrina de silencio respetuoso, que realmente no era nada más lejos que pasar de todo. Reclamaban la libertad de conciencia igual que los protestantes. Los primeros curas demócratas fueron jansenistas, que promovieron la libertad de conciencia para todos.

Algunas personas fueron encarceladas por declaraciones que realizaron.

La religión católica retrocede y se ve empequeñecida.

El nuevo Dios de la revolución

Al principio, el catolicismo era un religión importante, que contaba con un cierto privilegio. Entonces comenzó un periodo denominado como “descristianización”, cada vez había menos gente dispuesta a llevar vida religiosa: menos curas y monjes, menos libros religiosos, menos misas, menos gente que acudía a los sacramentos...

En París, únicamente la mitad de los parisinos celebraban la pascua, mientras que durante el Antiguo Régimen, acudir a estos sacramentos era obligatorio. La revolución suprimió la religión católica. Se empezó a considerar entonces al matrimonio como algo laico también. Se legalizó el divorcio. Se comenzó a rendir culto a las letras.

Si todo ha cambiado con la revolución, ¿por qué no la religión? La religión también cambia, ya que existe necesidad de que todo se encuentre en armonía.

Los obispos comienzan a ser elegidos por los ciudadanos, y los curas se escogen en las parroquias, sin consultar a Roma.

Antes de la ley de laicidad decretada en el año 1905, se dieron diversos conflictos. Los judíos y los protestantes se vieron bien protegidos por la república,

En entonces cuando se da la definitiva ruptura religiosa.

5