Laguna de Gallocanta. Aver acuáticas

Documentación. Tipos de especies

  • Enviado por: RAXAO SA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

1. INTRODUCCIÓN: ¿QUÉ ES LA LAGUNA?

Es una de las zonas húmedas más extensas de Europa, ocupa el fondo de una gran cuenca endorréica resultante de un hundimiento tectónico en el interior del Sistema Ibérico.

2. FAUNA

La fauna en la laguna es verdaderamente rica y heterogénea. Buena prueba de ello son las 253 especies de vertebrados inventariados hasta la fecha, de las que 10 corresponden a mamíferos, 213 a las aves (91 de ellas nidificantes), 10 a reptiles y 7 a los anfibios.

3. DOCUMENTACIÓN: ESPECIES DE AVES ACUÁTICAS EN LA LAGUNA.

  • CIGÜEÑUELA: Es la limícola más numerosa como reproductora, aunque sus efectivos están sujetos a grandes fluctuaciones.

En Gallocanta, destaca el gran núcleo reproductor con varios cientos de parejas en temporadas favorables. Aunque escasa, ya se cita como nidificante desde la década de los 70 en Gallocanta y otras localidades del valle del Ebro.

Como migrador se puede ver desde la segunda quincena de marzo hasta finales de septiembre. En invierno sus registros son muy escasos.

  • AVOCETA: La avoceta es migradora en la región y cuenta con una pequeña población nidificante de forma regular. El núcleo fundamental de cría se sitúa en Gallocanta, donde en años favorables se puede alcanzar el centenar de parejas.

Ésta especie puede ser observada en Aragón todos los meses del año. Es más abundante en el paso primaveral. Como invernante es mucho más rara.

  • ALCARAVÁN: Nidificante de forma regular y todavía en número apreciable. Ave esteparia habitual en primavera y verano en terrenos abiertos con poca vegetación. También puede ser visto en zonas húmedas y lagunas. Observada en área de Gallocanta.

Algunas pequeñas poblaciones son sedentarias, aunque dada su amplia distribución su status real resulta insuficientemente conocido.

Existe n notable paso migratorio de ejemplares provenientes del norte, detectable en los meses de febrero, marzo, septiembre y noviembre.

  • CHORLITEJO CHICO: Habitual en primavera y verano. La nidificación en Gallocanta es de forma irregular.

  • CHORLITEJO GRANDE: Es ave común en lagunas con orillas despejadas de todo Aragón. En Gallocanta es muy común en los pasos y pueden ser vistos pequeños bandos, incluso de unas cuantas decenas. Existen observaciones estivales en Gallocanta que hacen referencia a su posible nidificación en Gallocanta en 1973.

La migración primaveral se concentra en los meses de marzo y abril. En paso otoñal se observa en septiembre y octubre, hasta 150 ejemplares en Gallocanta.

  • CHORLITEJO PATINEGRO: Ha nidificado y nidifica en Gallocanta (hasta 120 ejemplares en abril de 1982). Se cita desde finales de febrero a mediados de octubre. Como invernante es muy escaso.

  • CHORLITO GRIS: Migrador e invernante reducido y distribuido muy irregularmente. En Gallocanta es algo más común, se ha citado a mediados de marzo y en el mes de noviembre. Suele ser habitual observar ejemplares que aún conservan plumaje de verano.

  • AVEFRÍA: Nidificante antigua en Gallocanta y observada regularmente como estival. Como invernante puede ser vista en la práctica totalidad de la región. Se observa desde finales de septiembre hasta finales de marzo y se pueden detectar entradas masivas avanzado el mes de octubre.

  • CORRELIMOS GORDO: Es ave de presencia regular, aunque no demasiado abundante. Ha sido citado en Gallocanta (88 ejemplares en mayo de 1987). En primavera se observa desde principios de marzo a principios de mayo y especialmente en abril. Como invernante es excepcional.

  • CORRELIMOS MENUDO: Se observa fundamentalmente como migrador y en número apreciable. Habitual como invernante, es el correlimos más común en la región y son varios centenares los que atraviesan Aragón. Observado en Gallocanta, se contempla desde mediados de agosto hasta bien entrado el mes de mayo. Meses preferentes del paso migratorio son abril para la primavera y septiembre y octubre en el paso otoñal, con concentraciones importantes (182 ejemplares en septiembre de 1993 en Gallocanta).

  • CORRELIMOS ZARAPITÍN: En Aragón se observa exclusivamente en migración. En Gallocanta (hasta 50 ejemplares en mayo de 1992) es algo más común y numeroso.

El paso primaveral de esta especie se encuentra muy concentrado en los meses de abril y mayo. En otoño se le ve pronto, ya desde agosto, hasta finales de octubre.

  • CORRELIMOS COMÚN: Migrador en número apreciable y habitual en invierno, puede ser visto en bandos nutridos especialmente los años en que Gallocanta mantiene condiciones favorables.

En paso primaveral se observa en marzo y mayo, y en otoño desde agosto a principios de noviembre.

  • COMBATIENTE: Ave frecuente en migración y común en invierno. En Gallocanta se han visto bandos importantes (750 ejemplares en mayo del 92). Se concentra sobre todo en marzo, abril y mayo. En otoño mayoritariamente en septiembre y octubre.

  • AGACHADIZA CHICA: Bastante común en los meses de otoño e invierno. En Gallocanta es bastante regular aunque escasa (máximo de siete ejemplares en abril de 1992).

Se observa desde finales de septiembre hasta comienzos de abril, pero es especialmente en la segunda mitad de octubre cuando tiene lugar la mayor entrada de migrantes procedentes del norte de Europa.

  • AGACHADIZA COMÚN: Invernante habitual y abundante en los meses de otoño e invierno. Cuantitativamente es una de las limícolas más abundantes en Aragón y como invernante se distribuye ampliamente en lagunas. Su amplísima distribución dificulta el conocimiento de su número exacto.

Escasísimas observaciones estivales, con algunos registros de ejemplares aislados a mediados de julio y principios de agosto, en Gallocanta y otras áreas. Se observa fundamentalmente desde la segunda quincena de agosto hasta mediados de abril.

  • AGUJA COLINEGRA: Ave común sobre todo en los pasos migratorios. Existen varios datos en época y algunas citas aisladas en invierno. Ha sido vista en Gallocanta aunque siempre de forma muy irregular y aislada.

  • AGUJA COLIPINTA: Migradora que atraviesa Aragón en número muy reducido, aunque de forma bastante regular al menos desde mediados de la década de los 80 (se observa prácticamente todos los años). Registrada en Gallocanta, se trata de pequeños grupos que rara vez superan los 20 ejemplares. En paso primaveral se observa desde marzo a principios de mayo y en el otoñal, sobre todo en septiembre y a comienzos de octubre.

  • ZARAPITO TRINADOR: Migrador en muy escaso número, aunque relativamente común y regular todos los años. En Gallocanta y en el resto de la región parece escasa y de presencia más irregular.

El paso primaveral se concentra sobre todo en los meses de marzo y abril. Rarísimas observaciones invernales.

  • ZARAPITO REAL: Invernante regular en cifras reducidas y de forma muy localizada. Se presenta en pequeños bandos y también de forma aislada, aunque en ocasiones pueden verse grupos de varias decenas. Registrada en Gallocanta, donde la especie es regular como invernante, es la localidad más favorable de todo Aragón y allí se pueden encontrar los bandos más nutridos.

  • ARCHIBEBE COMÚN: Migrador en número apreciable, es un invernante habitual aunque escaso. Como nidificante es muy escaso e irregular y la mayoría de las observaciones deben de corresponder a ejemplares no reproductores.

Común en los pasos migratorios en todo tipo de zonas húmedas. A veces en concentraciones nutridas, incluso de varios cientos, especialmente en zonas apropiadas como Gallocanta.

Abril y septiembre son los meses con mayor número de datos. Como invernante es prácticamente regular, aunque bastante escaso y localizado.

  • ARCHIBEBE CLARO: Migrador en número apreciable. Rarísimas citas de aves veraneantes y siempre ejemplares aislados. En invierno pueden localizarse pequeños grupos. En los pasos suelen verse grupos más grandes, de hasta unas cuantas decenas, especialmente en Gallocanta.

En migración primaveral puede verse ya en marzo y hasta mediados de mayo. En otoño puede verse algún raro ejemplar en julio y agosto.

  • VUELVEPIEDRAS: Se observa especialmente en los pasos migratorios y siempre su número es muy reducido. Migrante de presencia prácticamente anual, aunque sus cifras son absolutamente irrelevantes. Unos pocos registros corresponden a la segunda mitad de abril y primera de octubre, pero gran parte son de mayo y septiembre, excepto los 23 observados en Gallocanta en la primavera de 1981.

  • LOS PORRONES: Típicos habitantes de aguas dulces, se diferencian rápidamente de los patos de la superficie, sobre todo por su rechoncha figura.

El aspecto del Porrón Común, se reconoce rápidamente por su dorso grisáceo, así como por su pecho negro. El moñudo, por su contrastado plumaje blanco y negro, además de contar con un moño colgante en la nuca. El pardo, por sus tonos generales pardo- achocolatados. Y el bastardo, por sus plumas grises sobre el dorso.

Se alimenta de crustáceos y materia vegetal.

Por todo ello, la laguna de Gallocanta es hoy considerada, con todo merecimiento, como una de las escasas “Zonas húmedas de importancia internacional para las aves acuáticas” existentes en el viejo continente. Su conservación es de una especial trascendencia, al constituir un eslabón fundamental en las largas rutas migratorias de las aves acuáticas y supone, en definitiva, para los aragoneses, el orgullo de contribuir al esfuerzo común para la protección del patrimonio natural de Europa.

  • EL ANSAR COMÚN: Se observan cada año llegado el otoño en paso migratorio hacia el sur, en busca de los sitios preferidos para invernar. Vuelan siempre ordenadamente, en escuadra, incluso por la noche, casi siempre van agrupados.

La población de éstas bellas aves, está disminuyendo debido a las numerosas batidas que realizan cazadores sin escrúpulos.

Su alimentación es herbívora y su aspecto es de plumaje grisáceo, con una zona blanca bajo la cola visible, el pico y las patas son rosas.

  • EL PATO CUCHARA: Debe su nombre a su extraño y enorme pico aplanado con el extremo en forma de cuchara, que utiliza para filtrar el agua y extraer los alimentos. Éstos patos son muy numerosos.

El plumaje de esta especie muestra dos variedades en función del sexo: El macho es muy vistoso, con verdes, ocres blancos y negros en contrastado diseño; la hembra es totalmente parda. Su alimentación se compone del zooplancton y fitoplancton que se encuentra en el agua.

  • EL ANADE RABUDO: Está escasamente representado como nidificante, aunque en migración se observa cada otoño, dispuesto a quedarse o seguir hacia África.

Éste bello y elegante pato tiene un aspecto inconfundible, gracias a sus particulares formas, con el cuello largo y la cola estrecha. El plumaje con dimorfismo sexual patente, a favor del macho, que tiene el plumaje muy contrastado, con la cabeza oscura, el cuello y las partes inferiores blancas, el dorso y los flancos grises, con la cola blanca y negra. En la hembra es parda con manchas negras.

Normalmente se alimenta de materia vegetal acuática y terrestre.

  • EL ANADE SILBON: Especie migradora, se desplaza en grandes bandadas que atraen rápidamente la atención de los observadores debido precisamente al tumultuoso silbido que les caracteriza.

Ésta especie es fácilmente reconocible por su bello colorido en el macho, que presenta la cabeza y el cuello de color castaño, con la frente crema y el resto del plumaje grisáceo en el dorso, blanco en el vientre y negro bajo la cola. El pico es azulado, muy característico, con la uña del extremo de color negro.

Su alimentación se compone de vegetales y plancton acuático.

  • EL ANADE REAL: Gracias e su alta tasa de natalidad, su población puede aguantar no sólo la presión de muchos depredadores naturales, sino, además, la influencia de cientos de miles de cazadores humanos, que les producen elevadísimas bajas cada temporada.

El aspecto de éste Anade, como sus anteriores tiene un dimorfismo sexual; el macho tiene la cabeza y el cuello de color verde metálico, un collar blanco muy estrecho y el pecho pardo rojizo. La hembra, al igual que las otras clases de Anades, es totalmente parda y moteada.

Se alimenta de vegetales.

  • EL PATO COLORADO: Vive generalmente en la superficie, pero se sumerge frecuentemente, tanto para buscar alimento como para escapar al ataque de los enemigos.

En su aspecto destaca por ser fácil de identificar, sobre todo cuando no se encuentra en plumaje de eclipse. Dimorfismo sexual; el macho tiene toda la cabeza castaño rojiza, los flancos blancos y el pecho negro. La hembra es mas apagada, es prácticamente parda, con las mejillas más claras.

La alimentación es especialmente vegetariana, aunque también incluye muchos animalillos acuáticos.

LAGUNA DE GALLOCANTA

“Aves Acuáticas”