La vuelta al mundo en 80 días; Julio Verne

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Narrativa fantástica y de aventuras. Argumento y personajes

  • Enviado por: Themax
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Resumen

Todo empezó en una discusión sobre la posibilidad de dar la vuelta al mundo en ochenta días en el Reform Club de Londres, como podemos imaginar era la típica discusión inglesa en la que solo podían participar los hombres.

En ella se entablaba el tema de la imposibilidad de realizar dicho viaje en tan breve periodo de tiempo, pero era una discusión desigualada porque solo había un defensor de la idea; Phileas Fogg, defensor hasta el punto de apostar toda su fortuna a que era capaz de realizar semejante hazaña. La apuesta se acepto, y emprendió el viaje con su nuevo criado francés llamado Picaporte.

Durante los primeros días del viaje todo sen presentaba muy favorable, pero con la llegada al Cairo apareció la primera contrariedad, porque se encontraron con el detective Flix, el cual había confundido a Fogg con un ladrón que había robado cincuenta y cinco mil libras al banco de Inglaterra. Este va siguiendo a Fogg y a su criado por todos los lugares que recorren, pero con la mala suerte de no recibir nunca a tiempo la orden de detención.

De este modo llegan a Bombay, después de hacer tiempo por la ciudad, subieron al convoy del tren que les correspondía para llegar a Calcuta, pero se encontraron con que la vía del tren no estaba acabada. Necesitaban llegar a Hong-Kong el día veinticinco y estaban a veintidós. Ante tal imprevisto Fogg decidió comprar un elefante con el que prosiguieron el viaje junto a un viejo general que llevaba la misma dirección que ellos y un guía parsi. Tras un rescate peligroso por romper ciertas tradiciones locales llegaron a Calcuta acompañados de la joven que rescataron, la bella y joven viuda Aouda.

Tras nuevos incidentes embarcaron en un buque con destino a Hong-Kong, otra vez con el policía Flix tras sus pasos. Aouda siguió el viaje junto a ellos.

En Hong-Kong, Picaporte se encontró con Flix, el cual consiguió emborracharlo con la consecuencia de perder el barco en el que se dirigían a Japón, Fogg y la bella Aouda. El joven Picaporte se encontraba solo y sin dinero en Hong-Kong, hasta que por suerte encontró un grupo de tirititeros que actuaban en Japón y se unió a ellos. Llegaron a Yokohama donde actuaron, Picaporte salió a escena con sus nuevos compañeros. Una vez allí todo la escena se derrumbo porque Picaporte diviso a su amo. Otra vez juntos se embarcaron hacia San Francisco de California, allí tomaron un tren que debía atravesar todo el continente en diagonal y dejarlos en New York. Pero en pleno duelo a pistola con un tal coronel Proctor, se vieron atacados por una banda de indios sioux que estaban asaltando trenes. Era necesario poner fin a la lucha que llevaba diez minutos, y si el tren no paraba ganarían los indios. La estación del Fuerte Kearney estaba a menos de dos millas, y allí se encontraba un destacamento Americano, pero si pasaban del fuerte los salvajes serian los dueños del tren. Al final, Picaporte, con su maravillosa destreza llego a la cabeza del tren y con increíble destreza consiguió soltar el enganche que unía el tren a la máquina con la fortuna de detener el tren a menos de cien pasos de la estación de Kearney.

Los soldados del fuerte al oír los disparos, acudieron rápidamente, pero los indios no les esperaron. Al finalizar la aventura los viajeros se dieron cuenta de que faltaba gente, entre ellos Picaporte. Se llego a un acuerdo con el capitán del fuerte y echando a perder toda su fortuna, a causa de la apuesta, Fogg marcho en busca de su amigo, junto a treinta soldados americanos. Flix accedió a quedarse con Aouda, mientras esperaban su regreso.

Pasaron casi dos días hasta que llegaron de vuelta Fogg junto a Picaporte, en este momento Fogg llevaba veinticuatro horas de retraso por lo que Picaporte, con sentimiento de culpabilidad, estaba desesperado.Tras mucho pensar Fogg se entero que había un vehículo que podía llevarlos a falta de tren. Fogg examino el extraño vehículo, tenia un alto mástil y una enorme vela cangreja, como se ve era un trineo aparejado en balandra. Al final Fogg llego a un acuerdo con el patrón de la embarcación y partieron en un duro viaja hasta poder montarse en tren.

Al día siguiente, diez, a las cuatro de la tarde llegaron a Chicago, rápidamente tomaron otro tren que atravesó rápidamente los Estados de Indiana, Ohío, Pensilvania y Nueva Jersey hasta detenerse en la estación, al margen derecho del rió Hudson, a las once y cuarto de la noche del día doce a las siete de la mañana. Ahora tenían nueve días, trece horas y cuarenta y cinco minutos para llegar a Londres, Ya se consideraba fracasado en su empeño, pero diviso un buque mercante llamado Henrietta, al cual se dirigió.

Después de mantener una acalorada discusión con el capitán que estaba a bordo, consiguió contratar los servicios del buque mediante una gran cantidad de dinero. Una hora después partieron. En su viaje costearon Long Island y se dirigieron rápidamente hacia el Este.

El día siguiente, trece, a mediodía, subió un hombre al puente para tomar la situación, parece lógico suponer que ese hombre fuera el capitán del barco, pero no lo era, era el propio Fogg, que había encerrado al capitán del barco en la cámara. Este dirigió el barco hacia Liverpool. Durante ese mismo día doblaron la punta del banco de Terranova, todo parecía ir muy bien, pero el tiempo empezó a empeorar.

Los viajantes no parecían preocuparse, ya que si el tiempo fallaba les quedaba la opción del vapor. Así fue, tuvieron recurrir al vapor por que la velocidad del Henrietta había disminuido considerablemente. La maquina funcionaba a todo gas, pero para, variar en esta historia, algo tenia que fallar, y esta vez era la escasez de carbón. Dos días después, el maquinista notifico que no había carbón para terminar la jornada. Fogg, tomo una importante decisión y mando soltar al capitán, al que le compro el barco, una vez fue el barco suyo, empezó a aprovechar toda la madera del mismo, dejándolo sin camarotes, toldilla, carroza, entrepuente, etc. El día veinte, el barco quedo plano como un pontón, pero aquel día se diviso la costa irlandesa.

A la una de la madrugada llegaron al puerto de Queenstown y todos los tripulantes bajaron enseguida y tomaron el tren hacia Dublín al alborear el día, cuando llegaron embarcaron en un barco de vapor y a las doce menos veinte del día veintiuno, Fogg desembarco en Liverpool, solo faltaban seis horas para llegar a Londres, pero en ese momento Flix aprovecho para intentar detenerlo, pero Fogg tuvo suerte de que le anunciaran, a Flix, justo un momento antes que se había encontrado al verdadero ladrón del banco de Londres.

A pesar de su suerte, Fogg, da por perdida su apuesta por un retraso de minutos. Pero entonces descubren, felizmente sorprendidos, que habían llegado veinticuatro horas antes, a causa de haber dado la vuelta al mundo en la dirección del Sol, o sea, de occidente a oriente. Al final Fogg gana la apuesta y ¿cómo no?, se casa con la bella Aouda.