La voluntad de vivir; Arthur Schopenhauer

Vida. Moral. Libertad. Autonomía. Derecho. Bién. Método. Profesionalidad. Religiones. Revolución moral

  • Enviado por: Pogo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

Capitulo 1

Nuevas preguntas sobre el valor de la vida

Este capitulo, en principio habla del primer caso público de denuncia de

eutanasia en 1970, en Nueva Jersey, y también tratan el nacimiento por

reproducción artificial en 1976 en Reino Unido. Estos dos hechos son las

principales razones de la creación de la “bioética” que es la forma de

proteger de alguna manera los problemas de la vida y la muerte.

En principio la bioética trata de conjurar dos características

imprescindibles: la interdisciplinariedad y la laicidad. Primero la bioética

aparece como una actividad que transita a lo largo de diversas disciplinas:

la filosofia, la medicina, la biología, el derecho, la sociología o la

antropología.

La segunda característica, tiene que tener una perspectiva laica. La bioética

intenta desarrollar un punto de vista moral aceptable para todos. El respeto

y el reconocimiento de la persona es el valor moral mas importante.

Capitulo 2

¿Qué etica necesitamos?

En este capitulo plantea que la etica trata de responder a una pregunta

característica de la condicion humana:¿qué debo hacer? Kant respondio a

esta pregunta con dos grandes imperativos que aun siguen: a)debo hacer lo

que cualquier ser humano haria en mi situación y b) debo hacer lo que no

ofende sino respeta la dignidad de cada undividuo.

La dignidad de la persona se expresa en los valores básicos de la

modernidad: libertad, igualdad y fraternidad. Que son sustratos de los

derechos humanos, el codigo etico mas universal de nuestro tiempo. Los

principios de la bioética no son sino una manera de interpretar y subrayar

algunos aspectos de los derechos humanos. La moral tiene que ver con las

actitudes de las personas, con la manera de ser. La ley moral solo es eficaz

si las personas quieren acatarla.

Capitulo 3

¿Una o muchas eticas?

Este capitulo comenta que es intrínseca a al etica la pretensión de

universalidad. La expresión “todos los seres humanos” que encabezan las

declaraciones de derechos da a entender que deben reconocerse unos

valores intrínsecos a la vida humana sin excepciones de ningun tipo. La

justicia, la paz, la igualdad, la libertad han de acabar teniendo un mismo

sentido basico para todos.

La universalidad etica es un ideal que los hechos se empeñan en falsear y

desmentir. La distancia permanente entre el ser y el deber ser produce

escepticismo y actitudes negativas, alienta la tentación a aceptar como

inevitable el “todo vale”. Una actitud reforzada en nuestro tiempo por la

pujanza del relativismo y la diversidad cultural. La dificulta, sin embargo,

no esta en afirmar tales verdades abstractas, sino en mostrar que implica

afirmarlas en la practica.

Capitulo 4

¿Qué añade la etica al derecho?

La molar y el derecho se necesitan y se alimentan mutuamente. El derecho

da mayor concreción a la ley moral, e impone coercitivamente su

cumplimiento. El derecho positivo es la garantia jurídica de los principios

morales, que se expresan en los derechos humanos.

La etica es inspiradora y fuente del derecho. Pero tambien constituye una

instancia crítica que pone en cuestion y plantea interrogantes ante una

legislación insatisfactoria o interpretable. Ajustarlo a los casos concretos

requiere una dosis de buen juicio y buen sentido.

Los problemas tienen que ver con la vida de las personas son difíciles de

regular. La vida es compleja, cada situación tiene singularidades que la

distunguen de otras situaciones parecidas, y las cuestiones mas vitales

pertenecen a la vida privada. El derecho no debe regularlo todo, sino

permitir que los individuos y los colectivos se autorregulen.

Capitulo 5

¿Qué es hacer el bien?

Aquí, en este capitulo habla de que actuar en beneficio de los enfermos es

uno de los principios de Juramento Hipocratico, al que hoy llamamos

principio de beneficencia. La consideración de lo que es bueno para el otro

siempre comporta un riesgo de subjetividad y de choque con otro de los

principios de la bioética: la autonomia del paciente que quiza entienda lo

que es su bien de otra manera.

Característico de la etica laica que intentamos construir es la idea de que el

derecho a la vida tiene versiones distintas. Dar valor a la vida puede

significar desear la muerte.

El bien del paciente puede ser incompatible con una concepción tradicional

e inflexible de la practica sanitaria. Puede ser incompatible con intereses

internos de la ciencia o de la sociedad, pero no del individuo que sufre.

Capitulo 6

¿A que nos referimos comprometer la autonomia?

El capitulo trata de que la libertad como autonomia: capacidad de decidir

por nosotros mismos. Una capacidad cuyo unico limite moral es el daño a

otros. Ser libre no es facil ni comodo, por lo que la construcción de la

libertad no puede ser una empresa individualista sino comunitaria. El

individualismo egoísta es una de las perversiones de la autonomia. Lo

demuestran la burocratización de ciertas practicas, como la de requerir del

paciente el consentimiento informado. Tambien constituyen una perversión

de la autonomia una concepción puramente libertaria de la eutanasia o de la

eugenesia, dado que las decisiones del individuo no estan extensas de

responsabilidad. Social.

El principio bioético de la autonomia esta en conflicto permanente con el

de beneficencia y justicia. Tanto el bien del paciente como la obligación de

distribuir equitativamente un bien tan basico como el de la asistencia

sanitaria, constituyen sentidos limites eticos a la autonomia del individuo.

Capitulo 7

¿Qué asistencia sanitaria merecemos?

El capitulo trata de que la justicia que defendemos significa libertad e

igualdad, es decir: sin unas condiciones de igualdad suficiente, las

libertades solo son formales, no son reales porque no pueden ejercerse. Una

de las condiciones de igualdad es la asistencia sanitaria universalizada.

No es facil decidir cual es el criterio mas adecuado de justicia distributiva.

Como les ocurre a todos los conceptos eticos, al de justicia le falta

concreción. Intentar concretarlo, por otra parte, provoca posiciones

contrarias, como la libertad de Rober Nozick y la igualitaria de John Rawls.

Las discrepancias sobre la justicia distributiva no nos autorizan a poner

entre paréntesis la pregunta por la distribución mas justa de los bienes

básicos.

Capitulo 8

¿Quién cuida a los incurables?

Los fines de la medicina ya no se resumen en los dos objetivos de curar la

enfermedad y aplazar la muerte. Son mas complejos. Incluyen, entre otras

cosas, la obligación de cuidar a los mas dependientes y necesitados. El

bienestar que quiere el paciente no es estrictamente fisico. No solo quiere

sobrevivir a la enfermedad, sino seguir viviendo con una cierta calidad.

El valor del cuidado se ha introducido en la etica gracias a ciertas

investigaciones feminista. Algunas filosofia han puesto en cuestion la

centralidad dada a la justicia y, con ella, una concepción racionalista,

legalista y poco emotiva de la etica. Contra ella, sostiene que el cuidado es

un valor socialmente tan importante como la justicia. La defensa del

cuidado no significa alinearse en las filas de un feminismo de la diferencia

esencialista y radical. Cuidar no debe ser una tarea esencial ni

exclusivamente femenina, ni reclamar el valor del cuidado implica apostar

por la mujer como esencialmente cuidadora. Lo que se reclama es la

universalizacion del valor del cuidado como, en su momento, se

universalizo la justicia.

Capitulo 9

¿Necesitamos un metodo?

La introducion y la deducción son los dos metodos clásicos del

razonamiento. La inducción nos lleva de los hechos a los principios y a las

leyes generales; la deducción, de las leyes generales al caso particular.

Ninguno de ambos metodos funciona bien en etica: ni los hechos nos

permiten lógicamente inferir prescripciones o normas morales, ni de los

principios generales de la moralidad podemos derivar automáticamente

aplicaciones o comportamientos correctos. La pregunta etica ¿qué debo

hacer? Carecer de respuestas estrictamentes logicas o racionales.

La distancia entre el razonamiento moral y el científico produce

desconfianza y frustración con respecto a la utilidad de la etica para

resolver los casos mas difíciles. El metodo causistico trata de sustituir a la

etica de principios. El análisis de casos y la jurisprudencia se proponen

como un metodo mas cercano a la practica clinica y mas comprensible para

el no filosofo. En realidad, sin embargo, ningun metodo es la panacea para

la solucion correcta de los casos difíciles o trágicos que han dado lugar a la

reflexion bioética.

Capitulo 10

La profesionalidad como virtud

La profesionalidad bien entendida es una virtud cívica. Llegar a ser un buen

profesional tiene un componente etico, significa desarrollar un etos, un

carácter o una manera de ser, consistente en la disposición a no cerrarse

sino abrirse a los problemas eticos.

La medicina ha sido definida secularmente como ciencia y arte. Conseguir

conjugar ambos aspectos es una forma de luchar contra la especialización

del saber y la tecnificación del conocimiento, una forma de procurar la

síntesis de las dos culturas: científicas y estadísticas, hasta ahora

incomunicadas.

Las profesiones no son estadísticas, deben adaptarse a los cambios sociales

y culturales. La bioética y los problemas que plantea exige quienes

construyen su discurso un carácter especial, una actitud novedosa frente a

problemas que tambien son nuevos.

Capitulo 11

Las religiones y la revolucion moral

La moral religiosa y la moral laica se sustentan en razones distintas. La

moral religiosa se vincula a un orden moral natural y, en consecuencia,

inalterable. Una moral natural no sugre cambios, por lo que no se puede

adaptarse a los nuevos tiempos. La moral laica, por el contrario, no se

sustenta en una racionalidad divina o natural, sino en la razon humana sin

mas.

Una moral laica ha de fundamentarse en razones compartidas y

compartibles por todos. Por eso ha de ser una moral de minimos, que eluda

todo aquello que sea susceptible de provocar divisiones. Una moral laica es

aceptable por todos porque pone entre paréntesis las doctrinas religiosas

que solo son validas para el creyente.

Conviene distiguir la laicidad del laicismo. El laicismo convierte a la

laicidad en una confesión mas, no en el crisol donde pueden fundirse lo

comun de las distintas creencias religiosas y no religiosas.

LA VOLUNTAD DE VIVIR