La vida es sueño; Calderón de la Barca

Literatura española del siglo XVII. Teatro barroco. Drama. Argumento. Personajes. Vocabulario. Recursos. Figura literarias

  • Enviado por: MDC
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 25 páginas
publicidad

La vida es sueño

Análisis

Autor: Calderón de la Barca

Asignatura: Comunicación

INTRODUCCIÓN

Esta obra es una comedia y me ha gustado mucho, me ha costado un poco entenderlo, pero he logrado comprender el mensaje que se desea transmitir.

Es una de las mejores obras de Calderón de la Barca, el tema fundamental de la obra es la libertad del hombre para escoger su destino. Este libro esta dividido en tres jornadas, que se dividen en escenas. En la primera jornada se presentan a los personajes y la situación. En la segunda jornada se podría decir que se cuenta el nudo de la historia. En la tercera jornada se cuenta el desenlace de la historia y como Segismundo puede perdonar a su padre. Esta obra tiene un valor literario muy importante porque nos ayuda a aprender como se expresaban las personas del siglo XVII.

TÍTULO: “La vida es sueño”

Significado:

Creo que la obra lleva este título ya que trata de “La existencia humana entre la vida y el sueño”.Trata de una visión pesimista de la vida humana, se reduce al enfrentamiento entre el destino y la doctrina del libre albedrío plantea el problema de la oposición entre la realidad y la ficción, la lucha del padre y el hijo, con el triunfo de éste, es una tragedia cristiana; Segismundo triunfa sobre sus propias pasiones; la obra está fundada sobre una aparente contradicción entre una tesis escéptica y una tesis religiosa, contradicción que se salva con el “soñar despierto”.

ARGUMENTO

Primera jornada

Rosaura se encuentra muy molesta por su mala fortuna y porque había sido derribada por su caballo. Ella y su empleado Clarín están en Polonia y a lo lejos divisan una fortaleza que tiene las puertas abiertas, escuchan ruidos de cadenas se van acercando al lugar y entonces oyen lamentos de un hombre (Segismundo), él se quejaba de su falta de libertad, ya que su único delito era haber nacido. Cuando Segismundo se dio cuenta de que lo estaban viendo trato de matar a Rosaura pero enseguida pensó que no era lo correcto; decidió contarles todo lo que le pasaba pero en eso ingresó Clotaldo (guardián de Segismundo). Clotaldo les dice que no deberían estar ahí porque estaba prohibido, les ordena desarmarse o de lo contrario los matará.

Rosaura le muestra una espada a Clotaldo, él la reconoce, ya que es la espada que entregó a Violante para su hijo.

Astolfo y Estrella (sobrinos del rey) están dialogando en el palacio, Astolfo dice que quiere suceder a su tío Basilio, ya que enviudó sin tener hijos, ellos son primos, parece que son amantes y se van a casar. Entra el rey y ellos empiezan a elogiarlo. Después de un rato el rey les cuenta como nació Segismundo, les dice que su madre murió en el parto, que ella ya había presagiado los males que traería su hijo, dice que las estrellas predijeron que él sería el rey mas cruel de toda la historia y que vencería a su padre. Cuando el príncipe nació pasaron cosas extrañas: terremotos, un eclipse de sol, lluvia de piedras. Entonces el rey mando construir una torre para que allí viviera Segismundo.

Segunda jornada

Al día siguiente el rey manda a dormir profundamente a Segismundo y lo lleva a su trono para ver cual sería su reacción al verse allí.

Basilio deja libre a Rosaura y Clarín.

Cuando Segismundo despierta no puede creerlo, Clotaldo le explica que es el príncipe, y que el rey le contaría lo demás, Segismundo se amarga y trata de matarlo, pero logran calmarlo. Clarín, le cae bien a Segismundo. Éste tiene una discusión con Astolfo. Segismundo se queda admirado por la belleza de Estrella, un criado se le interpone y él lo arroja al mar. Basilio le dice que iba a darle un abrazo pero que ya no lo hará porque tiene miedo.

Segismundo comenta con Rosaura la belleza de Estrella, el príncipe no quiere dejar ir a Rosaura, Clotaldo sale en su defensa y pelean, en eso entra Astolfo y salva a Clotaldo.

Estrella le pide a Astolfo que le entregue el retrato de Rosaura que traía antes colgado en el cuello y que si quiere se valla con ella.

A Clarín lo llevan a una celda con Segismundo porque consideran que sabe mucho.

Segismundo es regresado a su celda despierta y cree que todo fue un sueño, Clotaldo le dice que desde su última conversación solo ha dormido, Basilio que presencio esa escena se va enternecido. Segismundo dice que esta enamorado de una mujer que cree que es real, pero Clotaldo lo convence de que todo fue un sueño. Segismundo piensa y dice: “la vida es sueño y los sueños, sueños son”.

Tercera jornada

Clarín se queja de su encierro y en eso aparecen soldados que quieren liberar a Segismundo, confunden a Clarín con el príncipe, pero en eso ingresa Segismundo. Los soldados le explican que el es el príncipe y que ellos quieren que el tome el trono, Segismundo comprende, les agradece su lealtad y les promete que los ayudará. Aparece Clotaldo y le dice a Segismundo que lo mate, pero el lo perdona. Rosaura le pide a su padre (Clotaldo) que mate a Astolfo, el le dice que no, entonces ella le dice que lo hará. Rosaura le ofrece ayuda a Segismundo su ayuda y le pide protección. Basilio y Segismundo tienen una batalla. Una bala perdida mata a Clarín, pero sus últimas palabras hacen recapacitar a Basilio sobre el error que había cometido con su hijo. El rey se arrodilla ante su hijo, Segismundo le ayuda a levantarse. Clotaldo dice que Rosaura es su hija y Astolfo decide casarse con ella. Segismundo que casará con Estrella, y promete ser u buen rey. El final es feliz para todos excepto para Clarín.

VOCABULARIO

Jornada primera

Hipogrifo.- Animal fabuloso compuesto de caballo y grifo.

Medrosa.- Temerosamente, con miedo.

Lumbre.- Esplendor, lucimiento, claridad.

Peñasco.- Peña grande y elevada.

Galeote.- Hombre que remaba forzado en las galeras.

Trémulos.- Dicho de una cosa: Que tiene un movimiento o agitación semejante al temblor; como la luz de una vela.

Rigor.- Excesiva y escrupulosa severidad.

Docto.- Que a fuerza de estudios ha adquirido más conocimientos que los comunes u ordinarios.

Ovas.- Huevos juntos de algunos peces.

Bajel.- Condenarle a servicio forzado en los buques de guerra, pena usada antiguamente.

Albedrío.- Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho.

Etna.- Perteneciente o relativo al volcán Etna, en Sicilia.

Membrudos.- Fornido y robusto de cuerpo y miembros.

Ponderado.- Dicho de una persona: Que procede con tacto y prudencia.

Importuna.- Instancia porfiada y molesta.

Vedado.- Campo o sitio acotado o cerrado por ley u ordenanza.

Coto.- Mojón que se pone para señalar la división de los términos o de las heredades, y especialmente el de piedra sin labrar.

Prodigio.- Suceso extraño que excede los límites regulares de la naturaleza.

Áspid.- Víbora que apenas se diferencia de la culebra común más que en tener las escamas de la cabeza iguales a las del resto del cuerpo. Es muy venenosa y se encuentra en los Pirineos y en casi todo el centro y el norte de Europa.

Agravies.- Ofensa que se hace a alguien en su honra o fama con algún dicho o hecho.

Despojo.- Acción y efecto de despojar o despojarse.

Ultrajes.- Ajamiento, injuria o desprecio.

Arrogantes.- Altanero, soberbio.

Cimientos.- Principio y raíz de algo.

Jaspe.- Piedra silícea de grano fino, textura homogénea, opaca, y de colores variados, según contenga porciones de alúmina y hierro oxidado o carbono.

Agora.- Ahora.

Infame.- Que carece de honra, crédito y estimación.

Rigores.- Excesiva y escrupulosa severidad.

Desdichas.- Desgracia, suerte adversa.

Marcial.- Perteneciente o relativa a la guerra, la milicia o los militares.

Lisonjas.- Alabanza afectada, para ganar la voluntad de alguien.

Vulgo.- El común de la gente popular.

Albedrío.- Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho.

Bizarría.- Generosidad, lucimiento, esplendor.

Holgar.- Estar ocioso, no trabajar.

Quejoso.- Dicho de una persona: Que tiene queja de otra.

Prolijo.- Largo, dilatado con exceso.

Vasallo.- Súbdito de un soberano o de cualquier otro gobierno supremo e independiente.

Prodigio.- Suceso extraño que excede los límites regulares de la naturaleza.

Sepulcro.- Obra por lo común de piedra, que se construye levantada del suelo, para dar en ella sepultura al cadáver de una o más personas.

Presagios.- Señal que indica, previene y anuncia un suceso.

Valla.- Obstáculo o impedimento material o moral.

Horrendo.- horrible.

Eclipse.- Ocultación transitoria total o parcial de un astro por interposición de otro cuerpo celeste.

Anegado.- Ahogar a alguien sumergiéndolo en el agua.

Parasismo.- Exaltación extrema de los afectos y pasiones.

Mísero.- Desdichado, infeliz.

Impío.- Falto de piedad.

Parcial.- Perteneciente o relativo a una parte del todo.

Furor.- Cólera, ira exaltada.

Congoja.- Desmayo, fatiga, angustia y aflicción del ánimo.

Obelisco.- Pilar muy alto, de cuatro caras iguales un poco convergentes y terminado por una punta piramidal muy achatada, que sirve de adorno en lugares públicos.

Vedado.- Campo o sitio acotado o cerrado por ley u ordenanza.

Opresión.- Acción y efecto de oprimir.

Tirano.- Dicho de una persona: Que obtiene contra derecho el gobierno de un Estado, especialmente si lo rige sin justicia y a medida de su voluntad.

Tirano.- Dicho de una persona: Que obtiene contra derecho el gobierno de un Estado, especialmente si lo rige sin justicia y a medida de su voluntad.

Esquivo.- Desdeñoso, áspero, huraño.

Impío.- Falto de piedad.

Albedrío.- Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho.

Osado.- Ciertamente, en verdad.

Atlante.- Persona que es firme sostén y ayuda de algo pesado o difícil.

Infame.- Que carece de honra, crédito y estimación.

Dádiva.- Cosa que se da gratuitamente.

Bruñido.- reluciente.

Moscovita.- Natural de Moscovia, antiguo principado que dio su nombre, en el inicio del régimen zarista, a toda Rusia.

Venero.- Origen y principio de donde procede algo.

Enigma.- Dicho o conjunto de palabras de sentido artificiosamente encubierto para que sea difícil entenderlo o interpretarlo.

Jornada segunda

Apacible.- Manso, dulce y agradable en la condición y el trato.

Tirano.- Dicho de una persona: Que obtiene contra derecho el gobierno de un Estado, especialmente si lo rige sin justicia y a medida de su voluntad.

Enajena.- Pasar o transmitir a alguien el dominio de algo o algún otro derecho sobre ello.

Beleño.- Planta de la familia de las Solanáceas, como de un metro de altura, con hojas anchas, largas, hendidas y vellosas, flores a lo largo de los tallos, amarillas por encima y rojas por debajo, y fruto capsular con muchas semillas pequeñas, redondas y amarillentas.

Retórica.- Arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o conmover.

Presteza.- Prontitud, diligencia y brevedad en hacer o decir algo.

Caudalosa.- De mucha agua.

Menester.- Falta o necesidad de algo.

Incita.- Mover o estimular a alguien para que ejecute algo.

Letargo.- Síntoma de varias enfermedades nerviosas, infecciosas o tóxicas, caracterizado por un estado de somnolencia profunda y prolongada.

Galardón.- Premio o recompensa de los méritos o servicios.

Influjo.- Acción y efecto de influir.

Mitiga.- Moderar, aplacar, disminuir o suavizar algo riguroso o áspero.

Rigor.- Excesiva y escrupulosa severidad.

Magnánimo.- Que tiene magnanimidad.

Alabardero.- Soldado armado de alabarda.

Despejado.- Dicho del entendimiento o del ingenio: Claro y desembarazado.

Clemencia.- Compasión, moderación al aplicar justicia.

Agravios.- Que implica o causa agravio.

Liviandad.- Acción liviana.

Acrecienta.- Hacer mayor, aumentar

Ocasión.- Oportunidad que se ofrece para ejecutar o conseguir algo.

Prevención.- Anticipadamente, de antemano,

Diligencias. Cuidado y actividad en ejecutar algo. Prontitud, agilidad, prisa.

Albor.- Luz del alba.

Espanto.- Terror, asombro, consternación

Lucidos.- Claro en el razonamiento, en las expresiones, en el estilo

Desengaño.- Conocimiento de la verdad, con que se sale del engaño o error en que se estaba.

Fantasía.- Facultad que tiene el ánimo de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas o lejanas, de representar las ideales en forma sensible o de idealizar las reales

Facultad que tiene el ánimo de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas o lejanas, de representar las ideales en forma sensible o de idealizar las reales

Facultad que tiene el ánimo de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas o lejanas, de representar las ideales en forma sensible o de idealizar las reales

Discurrir.- Inventar algo.

Melancólico.- Tristeza vaga, profunda.

Suspenso.- Admirado, perplejo. |

Confusión.- Perplejidad, desasosiego, turbación de ánimo.

Inclemencia.- Rigor del tiempo, especialmente del frío.

Magnánimo.- Que tiene magnanimidad.

Infame.- Que carece de honra, crédito y estimación.

Traición.- Fallar a alguien, abandonarlo.

Lisonjero.- Que agrada y deleita.

Diligencia.- Cuidado y actividad en ejecutar algo.

Entremetido.- Dicho de una persona: Que tiene costumbre de meterse donde no la llaman.

Mequetrefe.- Hombre entremetido, bullicioso y de poco provecho.

Arrebol.- Color rojo de las nubes iluminadas por los rayos del Sol.

Alarde.- Ostentación y gala que se hace de algo.

Prefiere.- Dar la preferencia.

Eminente.- Que sobresale y aventaja en mérito, precio, extensión u otra cualidad.

Postra.- Rendir, humillar o derribar algo.

Candores.- Sinceridad, sencillez, ingenuidad y pureza del ánimo.

Cortesano.- Perteneciente o relativo a la corte.

Enfado.- Impresión desagradable y molesta que hacen en el ánimo algunas cosas.

Entereza.- Rectitud en la administración de justicia.

Homicidio.- Muerte causada a una persona por otra.

Soberbios.- Que tiene soberbia o se deja llevar de ella.

Sangriento.- Teñido en sangre o mezclado con sangre.

Instrumento.- Conjunto de diversas piezas combinadas adecuadamente para que sirva con determinado objeto en el ejercicio de las artes y oficios.

Ingrata.- Desagradecido, que olvida o desconoce los beneficios recibidos.

Atrevimiento.- Acción y efecto de atreverse.

Albedrío.- Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho.

Caduco.- sumamente viejo

Deudor.- Que debe, o está obligado a satisfacer una deuda.

Desvanecido.- Soberbio, vanidoso, presumido.

Desengañado.- Desilusionado, falto de esperanza.

Heredero.- Dicho de una persona: Que por testamento o por ley sucede en una herencia.

Suspendido.- Detener o diferir por algún tiempo una acción u obra.

Ocaso.- Puesta del Sol, o de otro astro, al transponer el horizonte.

Síncopa.- Figura de dicción que consiste en la supresión de uno o más sonidos dentro de un vocablo.

Persuado.- Inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo

Emperatriz.- Soberana de un imperio.

Oráculo.- Contestación que las pitonisas y sacerdotes de la gentilidad pronunciaban como dada por los dioses a las consultas que ante sus ídolos se hacían.

Reverencio.- Respetar o venerar

Retórico.- Perteneciente o relativo a la retórica.

Grosero.- Descortés, que no observa decoro ni urbanidad.

Resistencia.- Acción y efecto de resistir o resistirse.

Empeñando.- Obligación en que alguien se halla constituido por su honra, por su conciencia o por otro motivo.

Tiranía.- Abuso o imposición en grado extraordinario de cualquier poder, fuerza o superioridad.

Abuso o imposición en grado extraordinario de cualquier poder, fuerza o superioridad.

Estorbarlo.- Molestar, incomodar.

Apacible.- Manso, dulce y agradable en la condición y el trato.

Bárbaro.- Inculto, grosero, tosco.

Generoso.- Dadivoso, franco, liberal.

Desdichas.- Pobreza suma, miseria, necesidad.

Astrólogo.- Persona que profesa la astrología.

Amago.- Señal o indicio de algo.

Evidentes.- Cierto, claro, patente y sin la menor duda.

Requiebros.- Persona que tiene relaciones amorosas con otra.

Temerosa.- Que causa temor.

Descuente.- Acción y efecto de descontar.

Galán.- Hombre de buen semblante, bien proporcionado y airoso en el manejo de su persona.

Prudente.- Que tiene prudencia y actúa con moderación y cautela.

Inclemente.- Falto de clemencia.

Disimular.- Ocultar, encubrir algo que se siente y padece.

Evidente.- Cierto, claro, patente y sin la menor duda.

Turbación.- Confusión, desorden, desconcierto.

Falsedad.- Falta de conformidad entre las palabras, las ideas y las cosas.

Altivo.- Orgulloso, soberbio.

Desairado.- Menospreciado, desatendido.

Persuasiones.- Aprehensión o juicio que se forma en virtud de un fundamento.

Neciamente.- Con necedad.

Villano.- Ruin, indigno o indecoroso.

Fingida.- Simulada, insincera o falsa.

Reducido.- Estrecho, pequeño, limitado.

Tiranos.- Dicho de una persona: Que abusa de su poder, superioridad o fuerza en cualquier concepto o materia, y también simplemente del que impone ese poder y superioridad en grado extraordinario.

Afrenta.- Vergüenza y deshonor que resulta de algún dicho o hecho.

Deshecha.- Disimulo con que se pretende ocultar algo o desvanecer una sospecha.

Albricias.- Regalo que se da por alguna buena nueva a quien trae la primera noticia de ella.

Enternecido.- Mover a ternura, por compasión u otro motivo.

Padece.- Soportar agravios, injurias, pesares, etc.

Lisonjero.- Que agrada y deleita.

Frenesí.- Violenta exaltación y perturbación del ánimo.

Ficción.- Invención, cosa fingida.

Jornada tercera

Ignoro.- No saber algo, o no tener noticia de ello.

Chirimías.- Instrumento musical de viento, hecho de madera, a modo de clarinete, de unos siete decímetros de largo, con diez agujeros y boquilla con lengüeta de caña.

Embelecos.- Embuste, engaño.

Sacrilegio.- Lesión o profanación de cosa, persona o lugar sagrados.

Desplantado.- Desviar algo de la línea de la plomada.

Contrahechos.- Que tiene torcido o corcovado el cuerpo.

Vulgo.- El común de la gente popular.

Plebeyos.- Dicho de una persona: Que no es noble ni hidalga.

Bosquejos.- Traza primera y no definitiva de una obra pictórica, y en general de cualquier producción del ingenio.

Almendro.- Árbol de la familia de las Rosáceas, de raíz profunda, tronco de siete a ocho metros de altura, madera dura, hojas oblongas y aserradas, flores blancas o rosadas, y cuyo fruto es la almendra. Florece muy temprano. Su corteza destila una goma parecida a la arábiga.

Ornamento.- Adorno, compostura, atavío que hace vistosa una cosa.

Fingimientos.- Simulación, engaño o apariencia con que se intenta hacer que algo parezca distinto de lo que es.

Distintamente.- Que distingue o caracteriza esencialmente algo.

Burla.- Acción, ademán o palabras con que se procura poner en ridículo a alguien o algo.

Lealtad.- Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien.

Diestro.- Hábil, experto en un arte u oficio.

Crueldad.- Inhumanidad, fiereza de ánimo, impiedad.

Aciertos.- Habilidad o destreza en lo que se ejecuta.

Blasón.- Arte de explicar y describir los escudos de armas de cada linaje, ciudad o persona.

Prudente.- Que tiene prudencia y actúa con moderación y cautela.

Desgajado.- Despedazar, romper, deshacer algo unido y trabado.

Lisonjero.- Que agrada y deleita.

Arrogancia.- Cualidad de arrogante.

Infalible.- Que no puede errar.

Tumulto.- Motín, confusión, alboroto producido por una multitud.

Escarlata.- Color carmesí fino, menos subido que el de la grana.

Altivo.- Orgulloso, soberbio.

Competir.- Dicho de dos o más personas: Contender entre sí, aspirando unas y otras con empeño a una misma cosa.

Liviandad.- Cualidad de liviano.

Temeridad.- Cualidad de temerario.

Ultraje.- Ajamiento, injuria o desprecio.

Desvarío.- Monstruosidad, cosa que sale del orden regular y común de la naturaleza.

Liberal.- Generoso, que obra con liberalidad.

Despecho.- Malquerencia nacida en el ánimo por desengaños sufridos en la consecución de los deseos o en los empeños de la vanidad.

Desatino.- Falta de tino, tiento o acierto.

Frenesí.- Violenta exaltación y perturbación del ánimo.

Espuela,- Espiga de metal terminada comúnmente en una rodaja o en una estrella con puntas y unida por el otro extremo a unas ramas en semicírculo que se ajustan al talón del calzado, y se sujetan al pie con correas, para picar a la cabalgadura.

Restaura.- Reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía.

Luciente.- Que luce.

Rigurosa.-Estrecho, austero, rígido.

Dispongas.- Colocar, poner algo en orden y situación conveniente.

Gentil.- Colocar, poner algo en orden y situación conveniente.

Persuadida.- Inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo.

Menester.- Falta o necesidad de algo.

Pretensión.- Solicitación para conseguir algo que se desea.

Caudillo.- Hombre que, como cabeza, guía y manda la gente de guerra.

Desvanecida.- Soberbio, vanidoso, presumido.

Invicto.- Nunca vencido, siempre victorioso.

Inhumano.- Falto de humanidad.

Inclemencia.- Rigor del tiempo, especialmente del frío.

Intrincado.- Enredado, complicado, confuso.

Cerviz.- Parte dorsal del cuello, que en el hombre y en la mayoría de los mamíferos consta de siete vértebras, de varios músculos y de la piel.

Linaje.- Ascendencia o descendencia de cualquier familia.

Borrasca.- Perturbación atmosférica caracterizada por fuertes vientos, abundantes precipitaciones y, a veces, fenómenos eléctricos.

Templanza.- Una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en moderar los apetitos y el uso excesivo de los sentidos, sujetándolos a la razón.

Atropellado.- Que habla u obra con precipitación.

Infamia.- Maldad, vileza en cualquier línea.

Ingenio.- Facultad del hombre para discurrir o inventar con prontitud y facilidad.

Prudente.- Que tiene prudencia y actúa con moderación y cautela.

PERSONAJES

SEGISMUNDO, príncipe

BASILIO, rey

ROSAURA, dama

CLOTALDO, viejo

ASTOLFO, príncipe

CLARÍN, gracioso

ESTRELLA, infanta

SOLDADOS

GUARDIAS

Segismundo

Es el personaje principal de la obra, él es un hombre que toda su vida ha vivido solo, encerrado y encadenado sólo porque su padre creía en que el destino podía verse a través de las estrellas y ellas le indicaban que su hijo lo vencería y que sería un rey malvado. Con la única persona que trata es con Clotaldo y él sufre mucho; en la obra lo describen como una fiera que cree que simplemente su vida es un sueño.

Cuando él perdona a su padre y se convierte en príncipe toda esa furia que llevaba a dentro desaparece y se convierte en un príncipe muy bueno.

Basilio

Es el rey y padre de Segismundo, tiene la personalidad del hombre intelectual. Cree en el destino que puede preverse a través de las estrellas y que él sabe descifrar.

Basilio es un hombre muy orgulloso y que comete muchos errores, pero que gracias al perdón de Segismundo los sabe reconocer. Relaciona su comportamiento con Segismundo como medio de evitar desgracias a su país y a él mismo. Es la justificación que intenta dar a sí mismo y a los demás por haber seguido sus propios impulsos disfrazados por una pseudociencia.

Rosaura

Es el segundo personaje en orden de importancia, es la cooperadora de Segismundo en el proceso de su triunfo. Ella misma se caracteriza como desdichada, es energética, audaz, sutil, pesimista. Rosaura hace su aparición bajando de una montaña después de haber sido derribada por su caballo. La caída del caballo en el lenguaje dramático representa las pasiones desembocadas que no ha podido refrenar el jinete, el alma. No sufre desengaños ni ha de pagar errores como los otros personajes de la obra.

NIVEL DEL LENGUAJE

Calderón es uno de los genios del Barroco. Con el lenguaje empleado en esta obra (y supongo que en el resto) pone de manifiesto todo el esplendor del Barroco.

En esta obra suya podemos encontrar destacadas características de las dos corrientes de la época. Del conceptismo podemos mencionar a la paradoja, el razonamiento y la antítesis como principales representantes. Del culteranismo mencionaré la gran cantidad de metáforas, ya sensoriales, ya las normales, que podemos encontrar adornando a toda la obra.

El lenguaje empleado en la vida es sueño es fruto de una esmerada elaboración retórica donde se ponen de manifiesto una gran variedad de recursos estilísticos propios del Barroco

Por último debo mencionar que en el libro hay abundantes monólogos pero predomina el dialogo estando secundado a veces por algún aparte.

MENSAJE DE LA OBRA

El mensaje de la obra es muy amplio creo que Calderón de la Barca trata de enseñarnos muchas cosas en esta obra: que la libertad del hombre es muy importante ya que así el puede elegir su destino; que no debemos dejarnos vencer por el dolor que estemos padeciendo, si no que por el contrario tratemos de superarlo, y que pensemos que en este mundo siempre habrá personas que sufran más que nosotros; que el perdón y el arrepentimiento son muy poderosos ya que cuando se perdonan padre e hijo, todo cambia, los dos se sienten mejor consigo mismo y pueden lograr que su reino progrese; todos los bienes terrenales son pequeños, pues la vida llega a equiparse con el sueño. La vida no es sino una preparación para un despertar trascendente. APRECIACIÓN CRÍTICA

Esta obra tiene muchas enseñanzas y me ha gustado mucho, ya que trata de explicar que la libertad de una persona es muy importante; que los Astrólogos no pueden predecir lo que pasará, ya que no conocen la voluntad de Dios. Creo que el mensaje de esta obra es muy grande y debemos tenerlo en cuenta, ya que siempre habrá en el mundo personas que sufran más que nosotros y debemos aprender a ser solidarios.

FIGURAS LITERARIAS

Símil:

  • “Había de hallarme

amoroso como hijo.”

  • “Señora,

como a su reina las balas.”

servida como una reina

  • “Pues que salís como el sol.”

  • “Bien como el florido almendro.”

  • “En fin, pasa como sueño.”

Anáfora:

  • “Ni sé qué pueda decirte,

ni qué pueda preguntarte.”

  • “Mis penas y confusiones,

mis ansias y mis pesares.”

  • “La pasión a mis enojos,

la suspensión a mis ojos,

la admiración al oído.”

  • “¿Qué he de hacer? ¡Válgame el cielo!

¿Qué he de hacer? Porque llevarle”

  • “Al Rey es llevarle, ¡ay triste!,

al Rey no puedo, conforme.”

  • “Los pinceles de Timantes

los mármoles de Lisipo.”

  • “Por quien al tiempo le quito,

por quien a la fama rompo.”

  • “Esos círculos de nieve,

esos doseles de vidrio,

esos orbes de diamantes,

esos globos cristalinos.”

  • “Esto como padre os pido,

esto como sabio os ruego,

esto como anciano os digo.”

  • “Con qué respeto te miro,

con qué afecto te venero,

con qué estimación te asisto.”

  • “Por mi nobleza gallarda,

por mi sangre generosa,

por mi condición bizarra.”

  • “Cumpla el hado su homenaje,

cumpla el cielo su palabra.”

Hipérbaton:

  • “De una parte el amor propio y la lealtad de otra parte me rinden”.

  • Si quien la trae por favor/ para su muerte la trae/ pues que sentenciado a muerte/ llega a mis pies?”

  • “Va a los ojos a asomarse/ que son ventanas del pecho/ por donde en lágrimas sale.”

  • “En el traje de fiera yace un hombre/ de prisiones cargado.”

  • “Sólo de la luz acompañada.”

  • “Pues huir no podemos.”

  • “Desde aquí sus desdichas escuchemos.”

  • “Si sabes/ que aquestas prisiones son/ de tus furias arrogantes/ un freno que las detenga/ y una rienda que las pare.”

  • “Que por verle/ llama al pecho, y en él llama al pecho y en él bate/ las alas, y no pudiendo/ romper los candados, hace/ lo que aquel que está encerrado/ y oyendo ruido en la calle/ se arroja por la ventana.”

  • “Que con una acción se quiebra.”

  • “Mi hijo es, mi sangre tiene.”

Hipérbole:

  • “Nace el pez, que no respira.”

  • “Quisiera sacar del pecho

pedazos del corazón.”

  • “Siendo un esqueleto vivo.”

  • “Siendo un animado muerto.”

  • “Tengo de despedazarme

con las manos, con los dientes.”

Personificación:

  • “Que el sol apenas a mirar se atreve.”

  • La puerta abierta

está, y desde su centro

nace la noche”

  • “Ramillete con alas.”

  • “Gracias al docto pincel.”

  • “Son de tus furias arrogantes”

Metáfora:

  • “Va a los ojos a asomarse/ que son ventanas del pecho/ por donde en lágrimas sale”.

  • “Vuélvete a tu patria, pues/ y deja el ardiente brío/ que te despeña.”

  • “¿Qué confuso laberinto/ es éste, donde no puede/ hallar la razón el hilo?”

  • “Es todo el cielo un presagio/ y es todo el mundo un prodigio.”

  • “La virtud de algunas hierbas/ cuyo tirano poder/ y cuya secreta fuerza/ así el humano discurso/ priva, roba y enajena/ que deja vivo cadáver/ a un hombre, y cuya violencia/ adormecido, le quita/ los sentidos y potencias...”

  • “La muda naturaleza/ de los montes y los cielos/ en cuya divina escuela/ la retórica aprendió/ de las aves y las fieras.”

  • “De una águila caudalosa/ que despreciando la esfera/ del viento, pasaba a ser/ en las regiones supremas/ del fuego, rayo de pluma/ o desasido cometa.”

  • “Y dijo: /"¡Que en la república inquieta/ de las aves también haya/ quien les jure la obediencia!”

Epíteto:

  • “Hermosa Violante, notable confusión, triste hado, noble sangre.”

  • “Estrecha cárcel.”

  • “Obscura habitación, notable confusión, noble sangre”.

  • “Breve luz, caduca exhalación, pálida estrella, trémulos desmayos, obscura habitación, vivo cadáver.”

BIBLIOGRAFÍA

Calderón de la Barca. La vida es sueño. Editorial Navarrete. Lima. 165 páginas.

Inés Gárate Camacho. Literatura Pre San Marcos. Lima, 2002. Páginas: 120-130

http://html.rincondelvago.com/la-vida-es-sueno_calderon-de-la-barca_27.html

http://www.ucm.es/info/especulo/numero32/estebarr.html