La Vida es Sueño; Calderón de la Barca

Drama calderoniano. Relación de personajes: Basilio y Segismundo

  • Enviado por: Marc Y Otros.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

RELACIÓN ENTRE SEGISMUNDO Y BASILIO EN:

LA VIDA ES SUEÑO

REALIZADO POR:

Barcelona Junio 2000

11ª Clase A

A continuación se va a realizar un breve estudio de la relación entre el protagonista (Segismundo) y su padre(Basilio) en una de las obras más representativas de Pedro Antonio Calderón de la Barca: La Vida es Sueño”.

El argumento principal de esta obra, gira alrededor de la relación entre Basilio y Segismundo. Basilio rey de Polonia tiene un hijo(Segismundo) futuro heredero del trono. Los astros pronostican mal porvenir para este futuro príncipe: será una persona tirana, cruel y posiblemente dividirá al país.

... un monstruo en forma de hombre,

y entre su sangre teñido,

le daba muerte, naciendo

víbora humana del siglo.

Llegó de su parto el día,

y los presagios cumplidos

(porque tarde o nunca son

mentirosos los impíos),

nació en horóscopo tal,

que el sol, en su sangre tinto, ...

Basilio ante estas predicciones, ordena encerrar a Segismundo en una torre alejada entre valles con la única vigilancia de un hombre de confianza: Clotaldo.

Un día Basilio revela la existencia de Segismundo ante sus vasallos, y decide llevarlo drogado a corte. Esta reacción es justificable según el pensamiento de la época; se pensaba que la elección de los reyes era divina y por ello Basilio confiesa no querer hacer delito y decide brindarle una oportunidad:

... A Segismundo, mi hijo,

el influjo de su estrella,

(vos lo sabéis), amenaza

mil desdichas y tragedias;

quiero examinar si el cielo

(que no es posible que mienta,

y más habiéndonos dado

de su rigor tantas muestras,

en su crüel condición)

o se mitiga, o se templa

por lo menos, y, vencido,

con valor y con prudencia

se desdice; porque el hombre

predomina en las estrellas.

Esto quiero examinar,

trayéndole donde sepa

que es mi hijo, y donde haga

de su talento la prueba.

Si magnánimo se vence,

reinará; pero si muestra

el ser crüel y tirano,

le volveré a su cadena. ...

Segismundo es llevado a palacio, vestido como príncipe se merece y tratado con respeto rodeado de lujo. Ante dicha situación Segismundo no sabe como reaccionar:

... Clotaldo es. Pues, ¿cómo así

quien en prisión me maltrata,

con tal respeto me trata?

¿Qué es lo que pasa por mí?...

Al no reconocer la situación se comporta de forma tirana, cruel y amenazante hasta el extremo de arrojar a un criado por una ventana:

... ¿También oíste decir

que por un balcón, a quien

me canse, sabré arrojar?

*

Con los hombres como yo

no puede hacerse eso.

*

¿No?

¡Por Dios que lo he de probar!

(Cógele en los brazos y éntrase, y todos tras él, y torna a salir) ...

Basilio tras ver dichos acontecimientos, decide deportar a su hijo hacia la torre en la que había permanecido encerrado. Toda la verdad es revelada a Segismundo pero de forma que todo pueda tratarse de un sueño y es de nuevo conducido a la torre:

... Y aunque sepas ya quién eres,

y desengañado estés,

y aunque en un lugar te ves

donde a todos te prefieres,

mira bien lo que te advierto:

que seas humilde y blando,

porque quizá estás soñando,

aunque ves que estás despierto. ...

En la torre Segismundo encerrado despierta y concluye que todo se ha tratado de un sueño:

... ¿Soy yo por ventura? ¿Soy

el que preso y aherrojado

llego a verme en tal estado?

¿No sois mi sepulcro vos,

torre? Sí. ¡Válgame Dios,

qué de cosas he soñado! ...

El pueblo al ver que el heredero será el duque de Moscovia(Astolfo) decide revelarse y liberar a Segismundo que no sabe como reaccionar:

... ¿Otra vez? ¿Qué es esto cielos?

¿Queréis que sueñe grandezas

que ha de deshacer el tiempo?

¿Otra vez queréis que vea

entre sombras y bosquejos

la majestad y la pompa

desvanecida del viento?

¿Otra vez queréis que toque

el desengaño os el riesgo

a que el humano poder

nace humilde y vive atento?

Pues no ha de ser, no ha de ser.

Miradme otra vez sujeto

a mi fortuna; y pues sé

que toda esta vida es sueño,

idos, sombras, que fingís

hoy a mis sentidos muertos

cuerpo y voz, siendo verdad

que ni tenéis voz ni cuerpo;

que no quiero majestades

fingidas, pompas no quiero,

fantásticas ilusiones

que al soplo menos ligero

del aura han de deshacerse,

bien como el florido almendro,

que por madrugar sus flores,

sin aviso y sin consejo,

al primero soplo se apagan,

marchitando y desluciendo

de sus rosados capillos

belleza, luz y ornamento.

Ya os conozco, ya os conozco,

y sé que os pasa lo mismo

con cualquiera que se duerme;

para mí no hay fingimientos;

que, desengañado ya,

sé bien que la vida es sueño. ...

Segismundo es liberado y tras dura batalla, Basilio se rinde ante Segismundo, pero este en lugar de matarlo por venganza como todos se esperaban se rinde a sus plantas, gesto que enorgullece al padre que lo reconoce como príncipe heredero:

... dame tu mano, que ya

que el cielo te desengaña

de que has errado en el modo

de vencerle, humilde aguarda

mi cuello a que tú te vengues;

rendido estoy a tus plantas.

*

Hijo, que tan noble acción

otra vez en mis entrañas

te engendra, príncipe eres.

A ti el laurel y la palma

se te deben; tú venciste;

corónente tus hazañas. ...

Tras estudiar las relaciones entre ambos personajes a lo largo de la obra, se concluye que la relación entre padre e hijo cambia y mejora durante su transcurso.

La relación entre ambos comienza siendo reacia ya que por predicciones astrológicas, Segismundo es encerrado y aislado de la sociedad. Este hecho provoca que Segismundo adquiera un carácter frío y desolado. Con este encierro, se nos muestra la profunda creencia hacia la astrología impuesta por la época en la que está ambientada la obra. Basilio personifica esta superstición y encierra a su hijo por miedo a la posible certeza de estas predicciones.

Basilio en un momento de reflexión decide liberar e incorporar a Segismundo al trono. Segismundo con su carácter frío y poco sociable, se muestra amenazante ante la sociedad, llegando a tirar a un criado por una ventana. Basilio ante estos sucesos retira la confianza depositada sobre Segismundo y decide encerrarlo de nuevo. Basilio busca un nuevo heredero para el trono: Astolfo duque de Moscovia. Este nuevo heredero no gusta al pueblo que más adelante se revelará en contra de este.

Segismundo tras la explicación de Basilio no entiende la situación, odia a su padre por haberlo encerrado de pequeño, llevarlo a corte más adelante y volverlo a encerrar. Tras la revolución campestre, Segismundo llega al poder pero no mata a su padre, se arrodilla ante él. Este hecho demuestra un importante cambio en la mente del príncipe, que contenta a Basilio y acaba aceptando a Segismundo como hijo suyo.

Se concluye que la relación entre padre e hijo sufre constantes cambios a lo largo de todo el transcurso de la obra.

La relación empieza siendo dudosa por parte de Segismundo ya que este se cuestiona constantemente sus orígenes. Por otra parte Basilio mantiene una actitud indiferente respecto a la situación de su hijo. Esta actitud la mantiene hasta que se cuestiona si tiene el derecho de reprimir una decisión divina. Por ello da un voto de confianza a Segismundo liberándolo, esto conlleva a una mejora en la relación entre ambos.

Segismundo traiciona esa confianza y la relación empeora notablemente. Se repite la situación primera con la privación de libertad para Segismundo. En él se despierta una gran confusión que asume como que todo se ha tratado de un sueño. Basilio decide abandonar a su hijo pero el destino no lo permitirá ya que tras la revuelta del pueblo en contra de Astolfo, Segismundo volverá a entrar en su vida.

Al ganar Segismundo la revuelta y arrodillarse ante su padre, la relación mejora acabando respetándose mutuamente.

  • BIBLIOGRAFÍA

    • Calderón de la Barca, Pedro Antonio. La vida es sueño. Edición: Ana Suárez Miramón. Biblioteca Didáctica Anaya.

    • V.V.A.A. Nueva Enciclopedia Larousse. Editorial: Planeta. 1ª Edición (1980).

    • Calderón de la Barca, Pedro Antonio. La vida es sueño. Clásicos Selección. Edición: Santiago Pérez Minnocci. Madrid

Nótese que dicha liberación es como anteriormente se ha citado por la creencia divina en la elección de los reyes.

LA VIDA ES SUEÑO

Pág. 2

2310

[Segismundo].

[Segismundo].

2085

[Basilio].

1530

1525

[Basilio].

[Segismundo].

[Segismundo].

[Segismundo].

[Criado] 2.

1425

1265

1115

1110

1105

1100

2315

2320

2325

2330

2335

2340

[Segismundo].

[Basilio].

3245

3250

[Basilio].

675

680